Noticias

Oportunidades y retos ante el desarrollo de la red panasiática de ferrocarril

Enero - 2019 | European Union External Action | Comentarios (0)

La Unión Europea ha manifestado su interés por la estrategia para conectar Europa y Asia, consciente de que la mejora de las comunicaciones trae consigo un incremento de oportunidades en la región, gracias al acceso y al desarrollo de los nuevos mercados. Sin embargo, Asia engloba diferentes países muy diversos en lo referente a sus modelos y niveles económicos, lo que dificulta la puesta en práctica de la estrategia de acuerdo a los valores de sostenibilidad de la UE. En este contexto, China quien ha tomado la delantera en el desarrollo de la nueva red de ferrocarriles panasiática.

Oportunidades y retos ante el desarrollo de la red panasiática de ferrocarril

El proyecto ferroviario Singapur -Kunming aspira a conectar, mediante trenes de alta velocidad, los países continentales de ASEAN (Tailandia, Laos, Camboya, Vietnam, Myanmar, Malasia y Singapur) y China. El plan consta de tres grandes rutas que toman como nudo de comunicación la ciudad de Bangkok:

  • - La ruta central, que conecta Kunming (China) con Singapur, a través de Laos, Tailandia y Malasia.
  • - La ruta occidental, que conecta Kunming y Bangkok a través de Myanmar.
  • - La ruta oriental, que conecta Kunming y Bangkok a través de Vietnam, Laos y Camboya. Se espera que la ampliación y la modernización de las infraestructuras de la zona contribuyan al crecimiento de la economía de estos países. Este trazado, podría afectar a la situación geopolítica en la región, dados los intereses de China en el desarrollo de estas líneas.

Mapa de las líneas de ferrocarril Singapur-Kunming

Liderazgo de China
En particular, la línea central que conectaría Kunming y Singapur, permitiría cubrir el trayecto en algo más de diez horas. Esto supondría un impulso para la influencia de China en la región, incluido el Mar de la China Meridional, en el que en 2016 vio frustradas por el tribunal de La Haya sus reivindicaciones respecto a islotes de Filipinas. Singapur es la puerta al Estrecho de Malaca, que conecta los mercados asiáticos con los del Golfo Pérsico, del que tanto China como Japón dependen para las importaciones de crudo.

El fortalecimiento de China en la zona supondría un revés doble para Japón, líder histórico de la inversión directa en la región, que ha visto, sin embargo, cómo en los últimos años sus empresas perdían competitividad frente a las compañías chinas en la adquisición de proyectos de alta velocidad. Ejemplo de ello son las propias líneas de la red Singapur – Kunming, que están siendo construidas con una gran presencia de empresas chinas, y financiadas en buena medida por este país y por deuda comprada por él.

Laos y Tailandia
Se desconoce la fecha en la que la totalidad de la red estará operativa, sobre todo tras las elecciones de mayo, en el que el presidente malayo paralizara la construcción en busca de una renegociación de los términos con China. Sin embargo, tanto Laos como Tailandia han comenzado las obras de sus respectivos tramos, lo que mejorará en buena medida sus redes de suministro en los próximos años.

Laos comenzó la construcción a finales de 2016, y planea que su tramo esté operativo en diciembre de 2021. Se trata de 417 kilómetros de vías, 167 puentes y 75 túneles que, se espera, reduzcan los costes del transporte y atraigan inversión al país, además de fomentar el turismo (mucho menos explotado que en sus vecinos Tailandia o Vietnam). Sin embargo, se han levantado también voces críticas dado que el coste total de la obra, de 6.000 millones de dólares (5.286 millones de euros), equivale a más del 35 % del Producto Interior Bruto (PIB) del país. Si bien el 70 % estará sufragado por China, existen dudas respecto a la capacidad de Laos de hacer frente a la deuda contraída para el pago del 30 % restante, lo que amenazaría su soberanía sobre las infraestructuras.

Tailandia, por su parte, comenzó las obras de una sección piloto de 3,5 km en diciembre de 2017, tras años de retrasos debidos a cuestiones relacionadas con la adquisición de tierras, la financiación y la aprobación reglamentaria. Además de los beneficios asociados a la modernización y ampliación de las líneas, el plan coloca a Bangkok como un punto clave al convertirlo en el nudo de unión de las tres rutas y favorecerlo como centro neurálgico de ASEAN.

La fecha de finalización del total de las líneas tailandesas aún no está fijada, ya que parte de las mismas se encuentran pospuestas o en estado de licitación, a la espera de ver cuál será la postura del nuevo gobierno tailandés tras las elecciones: inclinado hacia China, como durante el periodo de la Junta, o si Japón logrará recuperar parte del terreno perdido.

Estudio de mercado. El mercado de equipos e infraestructuras ferroviarias en Tailandia 2018


Añadir un comentario

ICEX se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que, entra otras cuestiones:

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex