Noticias

Sudáfrica se enfrenta a los grandes proyectos energéticos

Febrero - 2019 | Engeneering News | Comentarios (0)

Sudáfrica se plantea llevar a cabo un proyecto energético de gigantes dimensiones pese a atravesar un momento complicado económicamente, ya que la empresa eléctrica de titularidad estatal, Eskom, tiene grandes dificultades financieras.

El gobierno central ha manifestado su interés en adquirir 5 000 megavatios (MW) de energía de un proyecto hidroeléctrico de 18 000 millones de dólares (15.964 millones de euros) en la República Democrática del Congo, el doble de lo acordado. Además el Gobierno sudafricano baraja traer gas natural desde el norte de Mozambique hasta Gauteng, el epicentro industrial de Sudáfrica mediante un oleoducto de 2 600 kilómetros que podría costar hasta 6 000 millones de dólares (5.321 millones de euros), según Engeneering News.

Según los indicadores, la economía sudafricana no pasa por su mejor momento, al igual que los países con los que trata de hacer negocio tales como Mozambique y el Congo, que ahora mismo se encuentran en plena inestabilidad política. Sin embargo, cerrar estos proyectos y que no se llevasen a cabo, supondría un paso atrás para Sudáfrica que busca de manera desesperada solucionar su complicada situación energética.

Déficit presupuestario
Los proyectos de energía a gran escala dentro de Sudáfrica, han sido un obstáculo para la economía. Eskom, que suministra más del 90 %, está construyendo dos de las centrales eléctricas de carbón más grandes del mundo que deberían agregar 9 600 MW a la red nacional una vez terminadas.

El proyecto Grand Inga del Congo está destinado a aprovechar hasta 40 000 MW de electricidad del río Congo. Sin embargo, este proyecto parece que se ha estancado, ya que comenzó hace más de una década y se interrumpe constantemente. Es por esto, que el gobierno congoleño decidió en octubre del año pasado nombrar como co-desarrolladores a empresas españolas y chinas para realizar la primera fase. La primera fase supondría una instalación de 11 000 MW conocida como Inga 3. Se deberán construir aproximadamente 3 000 km de líneas eléctricas que atravesarán múltiples fronteras hasta llegar a Sudáfrica.

Respecto al proyecto de canalización del gas desde la costa norte de Mozambique ha sido y es un tema controvertido, ya que hace cinco años fue respaldado por el ministro de Energía sudafricano, Jeff Radebe, sin embargo, no experimenta avances significativos para prosperar.

De acuerdo con el economista Mike Schussler, “Sudáfrica debería dejar de lado los proyectos externos en los que intervengan otros países para así captar inversión extranjera”. Según los datos del Banco Mundial, los flujos de inversión extranjera directa en Sudáfrica cayeron a 1.370 millones de dólares (1.215 millones de euros) en 2017, la cifra más baja desde 2006. Esto se debe a las deficientes medidas políticas y desarrollo y los altos niveles de corrupción que han asolado Sudáfrica durante el mandato de Zuma (2008-2018). El Gobierno actual obligó a Zuma a dimitir en febrero del año pasado y este fue remplazado por Ramaphosa, quien parece haber hecho revitalizar la economía, otorgándole la máxima prioridad. A pesar del repunte económico, el crecimiento sigue siendo débil y ha habido una pérdida de confianza por parte de los inversores. Por otro lado, los flujos de IED mostraron una mejora en los tres primeros trimestres de 2018.

Arranca una nueva planta de energía solar de 100 MW de potencia en Sudáfrica

La Asociación Sudafricana de Energía Eólica llama a la atención en la regularización para la contratación de energía eléctrica


Añadir un comentario

ICEX se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que, entra otras cuestiones: