Noticias

El Gobierno suizo quiere aumentar el número de estaciones de carga para impulsar los automóviles eléctricos

Marzo - 2019 | NZZ | Comentarios (0)

En el año 2022, el 15 % de los coches suizos de nueva matriculación serán eléctricos. Sin embargo, las estaciones de carga siguen siendo insuficientes. En este contexto, el Gobierno federal se ha fijado el objetivo de promover este método de movilidad en el país helvético.

Suiza aumentará las estaciones de carga para impulsar los automóviles eléctricos

Los ambiciosos objetivos de ahorro energético y protección del medioambiente de Suiza fomentan el cambio de vehículos convencionales con motor de combustión por coches eléctricos. La evolución de la tecnología en los motores eléctricos se ha visto aún más acelerada por el escándalo de los gases de varios fabricantes de automóviles, sobre todo del Grupo Volkswagen (y el caso de la instalación ilegal de un software para alterar los resultados de los controles técnicos de emisiones contaminantes). Además, se espera que aumenten las tarifas de los combustibles en los próximos años.

Por ello, informa el diario ‘Neue Zürcher Zeitung’ (NZZ), Suiza quiere sumarse al cambio utilizando su alta producción de energía renovable hidráulica, solar, eólica y a partir de la madera y el biogás. Sin embargo, este cambio únicamente se conseguirá implantar de forma eficiente si todos los sectores de la economía se implican realmente.

Las todavía bajas cifras de ventas de vehículos eléctricos pueden atribuirse al hecho de que la expansión de la infraestructura de las estaciones de carga en el mercado helvético y en los países europeos vecinos ha sido hasta ahora lenta. Aun así, la ‘Hoja de Ruta 2022’ del Consejo Federal prevé alcanzar una proporción de vehículos eléctricos del 15 % de todas las nuevas matriculaciones anuales en un plazo de cuatro años.

La Oficina Federal de Carreteras (Astra) quiere crear una infraestructura para las estaciones de carga rápida completa y densa como parte de dicho programa en el horizonte temporal de 2022. Para ello, la entidad ha seleccionado mediante licitación cinco empresas concesionarias para un total de 100 plazas. Astra prefinancia la infraestructura eléctrica necesaria para que las estaciones de carga puedan instalarse rápidamente: medio millón de francos suizos (algo más de 435 000 euros al cambio actual) por área de servicio para un plazo de 30 años.

El Grupo ABB, con sede en Zúrich, es un referente en el área de la electromovilidad y, en concreto, de las estaciones de cargas eléctricas. Con 10 500 puntos de recarga rápida instaladas en 73 países, ABB es el líder mundial en el segmento de la carga rápida de baterías para vehículos eléctricos.

Por otra parte, otras áreas de negocio en la carga de los automóviles eléctricos surgen en el sector privado. Por ejemplo, se están creando ofertas para propietarios de viviendas con el fin de aprovechar los largos períodos de inactividad de este tipo de vehículos durante la noche. Los puntos de carga también son muy solicitados por los empresarios. El número de proveedores es considerablemente mayor que el de las estaciones de carga rápida en espacios públicos, y las soluciones son a menudo mucho más personalizadas.

La firma Komponente, del grupo Volkswagen, anunció un enfoque completamente nuevo hace unas semanas: un pilar móvil de carga rápida que se puede instalar allí donde sea necesario, independientemente de la red eléctrica. Sirvan de ejemplo los aparcamientos públicos, los grandes eventos o lugares donde no hay red eléctrica disponible para cargar vehículos eléctricos.

Thomas Schmall, ejecutivo de la marca automovilística Volkswagen, ve la flexibilidad de la estación de carga móvil como un nuevo camino para la rápida expansión de la infraestructura de recarga: “Por ejemplo, las ciudades pueden saber dónde se encuentran los lugares más adecuados para un punto de carga fijo antes de que se realicen grandes inversiones en la expansión de la red. También es posible instalar temporalmente un mayor número de estaciones cuándo y dónde se necesite”.

Por último, a modo de comparación, desplazar un vehículo con motor de combustión cuesta una media de 10 francos suizos por cada 100 kilómetros, más del doble que un coche eléctrico. Sin embargo, la electricidad de los automóviles también podría ser más cara, sobre todo cuando el Estado empiece a aplicar nuevos impuestos. Esto parece inevitable, ya que, con unos motores de combustión más eficientes, el sector público está perdiendo cada vez más ingresos en concepto de cánones sobre la gasolina y el gasóleo. Estas pérdidas se compensarán, por ejemplo, instalando contadores de electricidad en los coches eléctricos y pagado los correspondientes impuestos a final de año.


Añadir un comentario

ICEX se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que, entra otras cuestiones:

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex