Noticias

El sector de la construcción francés se prepara para reducir su huella de carbono

Noviembre - 2019 | Le Monde | Comentarios (0)

En el país galo, casi la mitad del consumo energético y un tercio de las emisiones de efecto invernadero tienen como origen la construcción y ocupación de edificios. Todo esto a pesar de que, actualmente, los proyectos de nueva construcción son hasta cinco veces más eficientes en materia de consumo energético de lo que es el parque inmobiliario actual.

Con la implementación de una nueva reglamentación en 2020, las empresas constructoras tendrán que analizar no solo la eficiencia energética del edificio, sino también la huella de carbono originado en la producción de los materiales utilizados. Esta nueva legislación ya ha despertado las primeras reticencias a la hora de poder cumplir los plazos, ya que calcular la energía utilizada para producir cada material, llevar a cabo un análisis de su ciclo vital y homologar los resultados puede resultar complejo.

Esta revolución se ha visto ya reflejada en el Salón Internacional de Batimat, celebrado la semana pasada en París. Los objetivos del mismo son apostar por la innovación en el desarrollo de materiales más respetuosos con el medio ambiente. Tanto es así, que la irrupción de la madera como material principal en la construcción es ya una realidad. Si bien el hormigón sigue siendo el rey de los materiales de construcción, más de 25 000 viviendas fueron construidas principalmente a partir de madera, un 20 % más que en 2016, representando el 6,3 % del total de edificios construidos.

Por otro lado, los fabricantes de hormigón se han concienciado en limitar su impacto en el medio ambiente. Tanto es así que el hormigón ya permite construir edificios bajos en carbono. Así lo corroboran desde el sector y aseguran haber reducido sus emisiones en un 40 % en 30 años. El objetivo para 2050 es reducir el impacto de carbono en un 80 %. Una de las medidas para alcanzar esta meta es de reducir la cantidad de clínker utilizada para la producción de cemento. La tecnología ya ha permitido inventar ya el cemento “verde” (sin dicho componente), algo que podría poner en jaque a los gigantes del sector.

Por último, otra de las tendencias del sector es de afrontar la demolición como una deconstrucción del edificio, aprovechando para reutilizar y reciclar todos los materiales posibles y así limitar los residuos y hacer un uso más responsable de los mismos.

Las construcciones de madera en Francia remontan tras tres años de caída continua


Añadir un comentario

ICEX se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que, entra otras cuestiones:

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex