Noticias

Luxemburgo participará en proyectos internacionales de parques eólicos

Diciembre - 2019 | LUXEMBURGER WORT | Comentarios (0)

Luxemburgo y otros ocho Estados del Mar del Norte (Alemania, Bélgica, Dinamarca, Francia, Irlanda, Noruega, Países Bajos y Suecia) han acordado en Bruselas un nuevo programa de trabajo para energía eólica en alta mar.

Este se basará en una serie de proyectos internacionales dedicados a parques eólicos marinos que, posteriormente, podrían conectarse simultáneamente en varios países. En la reunión, los ministros presentes acordaron desarrollar una visión común para el futuro de la energía eólica marina antes del 2050.

Según comunicó Claude Turmes, ministro de Energía y Planificación Espacial, Luxemburgo está "listo para desempeñar un papel inteligente en los proyectos eólicos paneuropeos en el Mar del Norte y el Báltico". El objetivo final para el país que, sin embargo, no tiene acceso directo a estos mares, es utilizar la electricidad producida en alta mar. Según la Comisión Europea, la región que incluye a Luxemburgo a través del Benelux (unión aduanera y económica junto a Bélgica y Países Bajos), tiene suficiente brisa marina para producir alrededor del 12 % de la electricidad total de Europa para el 2030.

Con el fin de alcanzar los objetivos de neutralidad climática antes del 2050, la UE debería aumentar su producción de electricidad eólica en un 30 %. Además, según se expuso en la reunión, "los países deben trabajar en estrecha colaboración, ser más rentables, dar suficiente alcance a esta nueva industria y ser conscientes de los posibles impactos ambientales".

La iniciativa de cooperación entre los nueve estados en el campo energético comenzó a gestarse en junio 2016. En ese momento, se firmó una declaración política conjunta con el fin de crear buenas condiciones para el desarrollo de energía eólica marina y garantizar un suministro de energía sostenible, seguro y asequible.

Esta cooperación regional se lleva a cabo dentro del marco de la North Sea Offshore Grid, una colaboración entre Estados miembros de la UE y Noruega, de diciembre 2009, que vincula los parques eólicos y otras fuentes de energía renovable en los mares del norte de Europa.

En términos generales, dicha iniciativa eólica del Mar del Norte tiene como objetivo facilitar la construcción de las conexiones eléctricas que faltan, ampliar los intercambios de energía y seguir integrando los mercados energéticos a nivel europeo. El objetivo final es reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y garantizar la independencia energética de Europa.

En esta área, Turmes también enfatizó la importancia de ESPON, el Observatorio Europeo de Planificación Espacial. Con sede en Luxemburgo y bajo la autoridad administrativa del Departamento de Planificación de la Organización del Territorio de Luxemburgo (DATer), esta agencia europea está cofinanciada por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) y cuenta con un programa de investigación aplicada en el campo de la planificación espacial. El dispositivo reúne a los 28 estados miembros de la Unión y a los cuatro países de la AELE (Suiza, Noruega, Islandia y Liechtenstein).

Su misión es proporcionar a los responsables políticos europeos, tanto a nivel nacional como regional, nuevos conocimientos sobre estructuras territoriales, tendencias y perspectivas, así como sobre el impacto de las políticas ya aplicadas a las regiones y territorios europeos. En febrero de 2015 se lanzó el programa ESPON 2020 de electrificación inteligente para el período de programación 2014-2020, una herramienta de información territorial para la formulación de políticas.

Según el ejecutivo de la UE, un enfoque coordinado para el desarrollo de la red energética en alta mar permitiría ahorrar hasta 5100 millones de euros, especialmente mediante el uso de cables cada vez más cortos y en menos cantidades, que conecten las instalaciones eólicas en alta mar con la tierra.

Para Claude Turmes, "la electrificación inteligente es el camino para seguir en Europa", incluso para la industria, el transporte por carretera y la calefacción.”

Plan Nacional Integrado de Energía Clima (PNEC)
Así, el 29 de noviembre, el Consejo de Gobierno aprobó el proyecto de ley sobre el clima. El texto es el marco para la implementación de un Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNEC). También establece objetivos nacionales para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (-55 %) antes del 2030.

El PNEC ilustra las políticas y las medidas que permitan alcanzar los objetivos nacionales previstos. Constituye un manual, que se pondrá en práctica mediante la adopción de reglamentos y programas en áreas específicas. Durante su presentación a la prensa el viernes pasado, los dos ministros encargados de su implementación -Claude Turmes y Carole Dieschbourg, ministra del Medio Ambiente, Clima y Desarrollo Sostenible- comunicaron que "el PNEC se someterá a consulta pública, la cual será entregada a la Comisión Europea a principios del próximo año", para su revisión y validación.

Luxemburgo funda el Centro de Innovación de Recursos Espaciales con la Agencia Espacial Europea
 


Añadir un comentario

ICEX se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que, entra otras cuestiones: