Noticias

La situación favorable de la industria fotovoltaica en Francia

Abril - 2021 | Xerficanal | Comentarios (0)

La industria fotovoltaica (al igual que la mayoría de las industrias de la energía) se divide en dos grandes sectores: el upstream, que corresponde a la fabricación de los componentes; y el downstream, la instalación y distribución de los dispositivos.

En Francia, ambos sectores empiezan a florecer y se están beneficiando de las nuevas políticas medioambientales que se han visto propulsadas por la crisis del coronavirus, aunque el dowstream cuenta con una ventaja mucho mayor en el país galo y en Europa que el upstream, dominado por las empresas asiáticas, tal y como asegura Cathy Alegria directora de estudios en la consultora Xerfi.

En este último sector, Europa tan sólo representa el 0,2 % de la producción mundial de células y el 2 % de la fabricación de paneles. Pero hay varios factores que auguran un posible refuerzo de la industria en este continente, como la importancia creciente de las cuestiones de soberanía y medio ambiente, y el impuesto sobre el carbono en las fronteras de Europa para 2023, que favorecería la instalación en Europa de industriales procedentes de China e incluso la creación de una innovadora industria fotovoltaica con la aparición de nuevas tecnologías como la heterounión. La mayoría de las instalaciones de este tipo se encuentran en Alemania, pero ya se ha anunciado la construcción de fábricas en Francia como la planeada por el grupo noruego REC en Sarreguemines.

En cuanto al sector dowstream, la situación actual es claramente favorable para el despegue del mercado fotovoltaico francés. En primer lugar, factores como la afluencia de liquidez, los bajos tipos de interés y la atención sin precedentes de los bancos y los fondos de inversión por los activos verdes han acelerado el cierre financiero de proyectos al mismo tiempo que han reducido los costes. Por otro lado, la competitividad de la fotovoltaica sigue mejorando gracias a la caída del precio de los paneles procedentes de Asia. Por último, el segmento del autoconsumo se ve beneficiado del creciente interés de particulares y empresas por la instalación de paneles en tejados para ser energéticamente autónomos.

La transición energética se acelera, los proyectos en desarrollo en Francia alcanzaron un nivel récord a finales de 2020 y el apoyo público garantiza la licitación de algo más de 3 gigavatios cada año hasta 2024. El sector avanza hacia un mapa empresarial más estructurado y cada vez más concentrado en manos de grandes actores con fuerte poder financiero, como son Engie, EDF y Total que intentan aumentar rápidamente el tamaño de su flota combinando el crecimiento orgánico y la adquisición de activos. Tienen previsto aumentar considerablemente sus inversiones en la construcción de parques solares en Francia, sobre todo para satisfacer la creciente demanda de contratos de compraventa de electricidad verde (PPA).

No obstante, hay que mencionar importantes actores independientes, como Neoen, Photosol, Reden y CVE, los cuales desempeñan un papel destacado en Francia en el mercado de las centrales eléctricas instaladas en el suelo, y sobre todo en el segmento del autoconsumo, donde la actuación de las grandes compañías energéticas es menor.

Elisabeth borne afirma que es necesario mantener el rumbo de la transición energética

Francia estudia ofrecer ayudas fiscales para inversiones medioambientalmente sostenibles


Añadir un comentario

ICEX se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que, entra otras cuestiones:

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex