Brasil vuelve a exportar carne a sus principales mercados
Aunque la mayor parte de los países ya han levantado las barreras a las importaciones brasileñas, el sector está pagando un alto peaje por el escándalo de carne contaminada.
Fuente:  The Fence Post  -  12/04/2017
Hong Kong fue el último cliente de relieve en aliviar las restricciones

Tras dos años de investigaciones, la policía federal brasileña llevó a cabo el pasado 17 de marzo una serie de redadas en 194 puntos con el objetivo de desmantelar varias tramas organizadas en las que directivos de la industria sobornaban a inspectores sanitarios y políticos para conseguir certificaciones para carnes en malas condiciones o caducadas.

Una vez conocido el fraude, el impacto en la industria fue inmediato. Así por ejemplo, el Ministerio de Industria, Comercio Exterior y Servicios de Brasil calcula que solo en la semana inmediatamente posterior a los arrestos las ventas de vacuno se desplomaron un 18%.

Las investigaciones de la Policía Federal han llevado al cierre de seis plantas de procesamiento de las 21 que están siendo analizadas y las 15 restantes no están autorizadas para exportar, pero sí para vender en el mercado doméstico.

The Fence Post señala que el mayor productor de proteínas del mundo, JBS SA, ha suspendido temporalmente la producción en 33 de las 36 instalaciones que tiene en un país que cuenta en la actualidad con cerca de 5.000 plantas de procesamiento de carne.

Las prohibiciones y restricciones a la importaciones de los principales países clientes de la carne brasileña, como Canadá, México, Japón, la Unión Europea, Sudáfrica, Arabia Saudita o Uruguay, comenzaron de forma prácticamente inmediata, pero la mayoría ya han procedido a levantarlas.

El principal destino de la ternera brasileña, Hong Kong, fue el último cliente de relieve en aliviar esas restricciones y la propia China anunció a finales de marzo la reapertura total de su mercado.

“China nunca cerró sus fronteras a nuestros productos, solo tomaron medidas preventivas hasta que hemos tenido la oportunidad de ofrecer las explicaciones necesarias y garantizar la calidad de nuestras inspecciones sanitarias”, apuntó al respecto el ministro de Agricultura del país sudamericano Blairo Maggi.

De acuerdo con ese ministerio, ninguna de las 174 muestras recogidas en 22 estados desde que se pusiera en marcha la operación “Carne Fraca” ha dado resultados negativos para el consumo humano.

A pesar de ello, un total de 45 países adoptaron una serie de restricciones a sus compras de ternera brasileña y el día 29 de marzo 13 de ellos permanecían todavía cerrados a estos productos, aunque solo representaban el 5% del total de venta.

La Unión Europea sigue pidiendo más información sobre la investigación y ha solicitado nuevas regulaciones, “pero la atención se centra más que en temas sanitarios en la corrupción denunciada tras el escándalo”, recalca el propio ministro.

El subsecretario del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, Mike Young, destacó por su parte que la seguridad de los consumidores es la máxima prioridad. La Administración de su país ha reforzado “las garantías existentes para proteger el suministro de alimentos como medida de precaución y están siguiendo de cerca las investigaciones que realiza el Gobierno brasileño”, subrayó Young.