La economía de Singapur frena su crecimiento en 2019
El crecimiento de la economía singapurense podría verse afectado por la guerra comercial emprendida entre Estados Unidos y China, con la desaceleración de su Producto Interior Bruto (PIB), con un 3,2 % en 2018, a un intervalo de crecimiento entre el 1,9% y el 2,1% en 2019.
Fuente:  Oficina Económica y Comercial de España en Singapur  -  14/06/2019

Los objetivos de crecimiento anuales proyectados por el Banco Central de Singapur, la Monetary Authority of Singapore (MAS) se sitúan en los últimos años en el intervalo 1,5 %-3,5 %, habiendo sido recortado recientemente para 2019 a 1,5 %-2,5 %, de manera que para este año el crecimiento de la economía de Singapur, se enmarcaría en la parte más baja del intervalo planteado.

El pequeño tamaño del país, con gran dependencia de las exportaciones, los aranceles previstos para la entrada de productos extranjeros en las dos economías más grandes del mundo, convertirían a Singapur en uno de los países más dañados. La bajada de actividad industrial y comercial en dichos países, especialmente China con la que Singapur mantiene un superávit comercial total de 4 000 millones de euros, disminuirá las importaciones origen Singapur en aquellos países. Además, el tráfico aeroportuario y portuario de mercancías a través del país puede verse dañado.

Las expectativas menos halagüeñas pronostican una caída de hasta el 17 % en el comercio mundia, como consecuencia de la guerra comercial, si esta se extendiese hasta un punto en el que los aranceles que quedasen fijados fueran tan altos como los que existían antes de las rondas multilaterales de reducción de los mismo lideradas por la OMC.

El comercio bilateral entre China y Estados Unidos contribuye de manera indirecta al PIB de Singapur, con aproximadamente un 1,1 % del total, por lo que cualquier ruptura comercial entre ambos tendrá repercusiones negativas para la ciudad-estado asiática. Además, Estados Unidos es el principal inversor de Singapur, mientras que China es el mayor socio en términos de comercio. En este sentido, una mayor incertidumbre en territorio chino puede desembocar en un impacto positivo en las inversiones en Singapur, el país más estable en lo económico y político en la zona del sudeste asiático.

Si bien es cierto que muchas de las medidas tomadas por China y Estados Unidos no le afectan de manera directa, sí que tienen repercusión directa dado el papel de este último en el suministro global y sus cadenas de producción. Desde principios de año, las exportaciones singapurenses se han visto reducidas, lo que se ha traducido en un crecimiento del PIB interanual durante el primer trimestre del año de un 1,2 %, la tasa más baja desde hace diez años.

Sectores
Con respecto a sectores, el manufacturero sufrió una contracción del 0,5 % (la primera en años) en el dato interanual de marzo, arrastrado por la industria de los semiconductores y electrónica, mientras que el sector retail comercial también se contrajo un 1,8 %. Por su parte el sector de la información y la comunicación creció un 6,6 % y el de la construcción un 2,9 %. Para el dato anual 2019 se esperan contracciones mucho menores para estos sectores de entre el 0,2 % y el 0,3 %.

A medida que aumentan las tensiones entre los dos gigantes, Singapur se prepara para llevar a cabo planes que minimicen su impacto en la economía a largo plazo. Una de las medidas consiste en los acuerdos de libre comercio que el país está firmando con otros socios comerciales (recientemente con la Unión Europea) de “mayor calidad y más inclusivos con economías digitales”, según el Mr. Chan, Ministro de Industria y Comercio.

La guerra comercial también impactará directamente sobre los consumidores, pues si los costes de producción en China aumentan, se trasladará en mayores precios para los compradores finales singapurenses, que importan en gran medida de este país.

Economistas de la entidad bancaria UOB aseguran que Singapur es una de las economías asiáticas “que se encuentran en una situación fiscal sólida y preparada para implementar políticas contra cíclicas en caso de que sea necesario”, lo que arroja esperanza a la economía y las previsiones sobre la situación comercial.

Este panorama estable puede desembocar en una situación favorable, ya que el país puede tomar provecho y convertirse en un lugar “seguro” para albergar finanzas, talento, logística y tecnologías y así consolidarse como hub y socio global en términos de comercio para otros países del sudeste asiático. De este modo, la preocupación de políticos y de gran parte de la población de ver reducido el empleo a causa de la guerra comercial entre las dos principales potencias mundiales se vería contrarrestado, creando nuevos puestos de trabajo.

La expectativa de inflación por otro lado se desacelera también para 2019, situándose en 0,9 % respecto al 1,1 % esperado con anterioridad

Singapur rebaja sus expectativas de crecimiento para 2019 y 2020

La economía de Singapur crecerá entre el 1,5 % y un 3,5 % en 2019

Añadir un comentario

ICEX se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que, entra otras cuestiones: