La industria del calzado italiana acusa una caída del 25,2 % en la facturación en 2020
El sector de la moda ha sido uno de los más afectados por la situación sanitaria, tanto por los paros en la producción de los primeros meses del 2020, como por las restricciones, que no han permitido a las tiendas minoristas ejercer su actividad.
Fuente:  Il Sole 24 Ore  -  13/04/2021

Según los datos publicados por la Asociación italiana de Productores de Calzados (Assocalzaturifici), de los que se hace eco Il Sole 24 Ore, en 2020, el sector del calzado en Italia sufrió una disminución del 27,1 % en la producción nacional y del 25,2 % en la facturación. De la misma manera, experimentaron una contracción el comercio internacional, que registró un descenso del 18 % en volumen tanto para las exportaciones como para las importaciones, y los consumos internos, que no obstante el crecimiento del 17 % del canal online, registraron un descenso del 23 %. A este descenso, deben añadirse las compras que hubieran realizado los turistas que visitan el país de manera tradicional.

En consecuencia, el número de operadores del sector ha disminuido de 174 unidades y el de los empleados de 3000, bajando ambos en un 4 % con respecto al 2019. Además, en 2020 han sido autorizadas 83 millones de horas de Cassa Integrazione, diez veces más que en 2019.

2021, por su parte, no presenta mejores expectativas, según fuentes del sector. Tal y como ha declarado Siro Badon, presidente de Assocalzaturifici, las empresas del sector ya están preparadas para un ulterior año desastroso, y avisa que en cuanto termine la paralización de los despidos decidida por el Gobierno, sin que se actúen medidas de ayuda a las empresas eficaces, se espera que sean 30 000 los puestos de trabajo directos en riesgo, a los cuales se suman los sectores proveedores y clientes.

Como consecuencia, la Asociación de sector pide que la reducción de la contribución por empleado del 30 % prevista solo para las empresas del sur pueda aplicarse en todo el territorio nacional, y que se dé actuación al artículo 48 del Decreto Ristori, que prevé un crédito fiscal igual al 30 % del valor de las existencias. Además, solicita que las ayudas directas se parametrizasen teniendo en cuenta, además de la facturación, los costes fijos no compensados con otras ayudas, para no penalizar los sectores industriales, que son aquellos con la tasa más alta de ocupación.

Por último, desde Assocalzaturifici se solicita al Gobierno italiano que permita la reanudación de la actividad ferial, siendo estas de importancia preeminente para las operaciones internacionales de las pymes italianas y para la promoción del Made in Italy, y que se creen corredores en entrada y salida para los operadores comerciales, para poder permitir su presencia en los encuentros B2B.

Caída del comercio minorista de moda en Italia, con el cierre de numerosos establecimientos