Las importaciones de 'pellets' de los Países Bajos podrían duplicarse en 2020
La reanudación del apoyo gubernamental para su utilización en la generación de energía ha servido para impulsar la demanda en los dos últimos ejercicios.
Fuente:  Biomass Magazine , Dutch News  -  09/07/2020
Sin embargo, el apoyo al uso de 'pellets' de madera para generar electricidad está disminuyendo y recibiendo muchas críticas

Los Países bajos duplicaron sus importaciones de pellets de madera en 2019 hasta suponer casi 1,2 millones de toneladas y 232 millones de dólares, según informa el medio especializado Biomass Magazine a partir de los datos facilitados por la Red Global de Información Agrícola del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos

De acuerdo con esta fuente, las compras en el exterior de este producto podrían duplicarse de nuevo este año, en el caso de que los planes de generación eléctrica de las compañías locales holandesas sigan adelante, y alcanzar 2,5 millones de toneladas.

Las importaciones de pellets de los Países Bajos se estancaron entre 2013 y 2017 debido a la finalización de los programas de apoyo gubernamental para el uso de biomasa leñosa para la generación de energía, pero la reanudación de los subsidios a partir de 2018 relanzó notablemente una demanda que se ha visto satisfecha principalmente a través de compras a Letonia, Estonia, Lituania, Rusia y Estados Unidos.

Los requisitos de sostenibilidad forestal son un factor principal que limita las ventas de pellets de madera a este mercado, al exigirse certificados con los que normalmente no cuentan los pequeños productores de algunos países.

Para facilitar las importaciones, el Gobierno local desarrolló un protocolo de verificación como alternativa a la certificación, pero muchos importadores siguen mostrándose reacios a utilizar el sistema debido al temor de que se determine después de la entrega que el producto no cumple con los requisitos.

En este sentido, según se apunta en otra noticia del mismo medio, conviene recordar que, en los Países Bajos, los árboles normalmente no se talan para producir astillas, puesto que su precio, de unos 35 a 40 euros por tonelada, es muy inferior al que se puede obtener con otros destinos.

Además, los árboles cortados no suelen tener como destino final una empresa de trituración, sino que se utilizan en aserraderos o en la industria del papel.

La biomasa destinada a las pequeñas plantas de generación eléctrica (con menos de 20 megavatios térmicos) proviene normalmente de podas, del mantenimiento de parques y carreteras o de plantas de compostaje.

En el caso de la madera podada utilizada, esta siempre estará certificada con el sello de sostenibilidad NTA8080 emitido por un auditor independiente y reconocido por la UE.

Este certificado garantiza que la madera se produce, procesa y comercializa de manera sostenible y hace que el control sea diferente al de la biomasa destinada a la combustión conjunta en centrales eléctricas de carbón o en calderas de pellets, que suele ser importada.

En todo caso, tal como ya reflejó el medio local Dutch News, el apoyo al uso de pellets de madera para generar electricidad está disminuyendo y recibiendo muchas críticas por parte de expertos y políticos, que consideran que la madera puede ser incluso más contaminante que el carbón al que está sustituyendo en muchas centrales.

La economía circular en los Países Bajos 

Cambios en los hábitos de consumo en Países Bajos

Países Bajos, vocación comercial 

Añadir un comentario

ICEX se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que, entra otras cuestiones: