La IED mundial se redujo a la mitad en el primer semestre por la pandemia
Los interrogantes sobre la duración de la crisis sanitaria y la eficacia de las respuestas de los Gobiernos plantean un escenario con una caída global de la inversión de entre el 30% y el 40% durante 2020.
Fuente:  UNCTAD  -  12/11/2020
Los flujos de inversión hacia China se mantuvieron relativamente estables

El último informe Global Investment Trends Monitor de la UNCTAD revela que los flujos de inversión extranjera directa (IED) descendieron un 49% en los primeros seis meses de este año en comparación con 2019 debido a las consecuencias económicas de la pandemia del coronavirus. 

El director de la división de Inversiones y Empresas del organismo multilateral, James Zhan, señaló que “la caída de la IED es más drástica de lo que esperábamos”. “Esto se debió a los bloqueos en todo el mundo, que ralentizaron los proyectos de inversión existentes, y a las perspectivas de una recesión más profunda que originó que muchas multinacionales reevaluaran sus nuevos proyectos”, recalcó el experto.

Todas las figuras principales de IED -incluyendo fusiones y adquisiciones transfronterizas, financiación de proyectos internacionales e inversiones corporativas en iniciativas greenfield en el extranjero-, y todas las regiones sufrieron una desaceleración.

Pero fueron las economías desarrolladas las más afectadas, con una reducción cercana al 75% respecto al mismo período del año anterior y unas cifras totales que apenas alcanzaron los 98.000 millones de dólares en esos seis meses.

Mientras tanto, la disminución del 16% de los flujos de IED hacia las economías en desarrollo fue menor de lo esperado, debido principalmente a los resultados de China. Así, las entradas de inversión en Asia apenas descendieron un 12%, mientras que las de África se redujeron un 28% y las de Latinoamérica y el Caribe un 25%.

De hecho, los flujos de IED hacia China se mantuvieron relativamente estables en unos 76.000 millones de dólares en la primera mitad del año, mientras que Hong Kong recuperó su posición como destino prioritario en la región después de un mal desempeño en 2019. Este cambio de tendencia descansó en el hecho de que este país fue uno de los primeros en controlar la pandemia y en reanudar su actividad productiva.

“El Gobierno chino desarrolló medidas efectivas para retener la inversión y dar servicio a las operaciones de las multinacionales que operan en el país e implementó nuevas iniciativas para atraer nuevas inversiones”, destacó James Zhan.

Sigue la incertidumbre
Las perspectivas de la UNCTAD en este último informe sobre la evolución de los flujos de inversión para este año siguen planteando una disminución de entre el 30% y el 40% frente a 2019, debido a las incertidumbres ocasionadas por la evolución de la pandemia y por la eficacia de las respuestas políticas.

No obstante, el estudio apunta como probable que la disminución de la IED en las economías desarrolladas se mitigue, gracias a los mejores resultados del tercer trimestre, mientras que los flujos hacia las economías en desarrollo podrían estabilizarse, debido a los signos de una recuperación inminente en Asia Oriental.

A pesar de la caída de la IED en 2020, está seguirá siendo la fuente más importante de financiación externa para los países en desarrollo, por encima de las remesas, los préstamos bancarios o la asistencia para el desarrollo en el exterior. 

Añadir un comentario

ICEX se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que, entra otras cuestiones: