Las islas croatas necesitan impulsar su transición energética
En los últimos años, la transición energética se ha convertido en una de las mayores preocupaciones de las islas croatas, especialmente en las de mayor tamaño, como Krk, Losinj y Korcula. Esta última isla ha acogido recientemente una conferencia sobre proyectos de energía renovable.
Fuente:  Hina  -  23/10/2021

La República de Croacia tiene una extensión de 56 594 km2, incluidos 1185 islas e islotes, de los que solo 66 están habitadas. El clima en la costa adriática es de tipo mediterráneo, con inviernos fríos y lluviosos y veranos secos y cálidos.

Estas islas, que durante el invierno están casi vacías, ven multiplicada su población por dos, tres o cuatro durante la temporada turística. El sector turístico supone casi el 20 % del PIB croata y el 25 % del empleo total. En 2020, llegaron unos 16 millones de turistas y se espera que la cifra continúe creciendo en el futuro. Esto supone multiplicar por cuatro la población del país durante el periodo estival.

En los últimos años, publica Hina, la transición energética se ha convertido en una de las mayores preocupaciones de las islas croatas, especialmente en las de mayor tamaño. Sin embargo, actualmente existe falta de información sobre este tema, como se ha evidenciado en la última conferencia sobre este tema que se celebró la pasada semana en la isla de Korcula.

Aunque se enfrentan a otros muchos problemas, las islas se encuentran en una posición única para ser los pioneros en el esfuerzo de conseguir la transición energética, gracias a la abundancia de los recursos de energía renovables. El tema de discusión es ahora las herramientas de financiación y los mecanismos, así como conseguir el compromiso de la ciudadanía para con la transición energética.

La implementación de energías limpias en el sector agrícola y turístico, dominantes en las islas, reduce los costes operativos y fomentan la competitividad de los negocios en estos sectores. Además, la mejora en la gestión de los residuos se puede conseguir con el uso de esta energía no contaminante.

El gran reto es la falta de concienciación de los habitantes de las islas y una educación inadecuada. A pesar de ello, existen proyectos de éxito.

Uno de estos ejemplos es la isla de Samso, en el área marina de Kattegat, entre Dinamarca y Suecia, que ha conseguido aprovecharse de las energías renovables desde 1997, con varios parques eólicos pertenecientes a la comunidad local. Actualmente, el 100 % de la electricidad proviene de esta fuente energética y de biomasa.

En el año 2000, la comunidad local estableció la Academia Energética de Samso, que funciona hoy en día como un centro para el desarrollo de tecnologías y un punto de encuentro para el conocimiento y soluciones energéticas.

Al final de la conferencia, las participantes en la conferencia pidieron a las autoridades croatas la organización de nuevos seminarios sobre transición energética, así como charlas y actividades de formación para la población local.

En 2020, el 29 % de las necesidades energéticas de Croacia fueron cubiertas con energías renovables, superando así las metas marcadas en el Plan Europa 2020. La principal fuente sigue siendo la hidroeléctrica, si bien el Gobierno pretende impulsar en los próximos años la eólica, solar, biomasa y geotérmica. Para ello, está impulsando las licitaciones para las cuotas de renovables. Muchas empresas están interesadas en este sector energético, tanto croatas como extranjeras.

La empresa pública croata de electricidad firma un acuerdo para el desarrollo de siete plantas fotovoltaicas

Croacia planea invertir alrededor de 1000 millones de euros para el desarrollo de las islas hasta 2027