Noticias Multilaterales

El BEI respalda una nueva financiación para reforzar su enfoque de desarrollo global

Fuente:  Banco Europeo de Inversiones  -  15/09/2021
hombre con realidad aumentada y la palabra INNOVATION en una colmena digital sobre fondo negro
Gracias a nuevos centros regionales, podrá desarrollar estrategias y servicios más específicos y adecuados para sus socios
Se crea una nueva sucursal del Banco Europeo de Inversiones para el desarrollo de países fuera de la Unión Europea.

El Consejo de Administración del Banco Europeo de Inversiones (BEI) ha aprobado la financiación de 4800 millones de euros para financiar 24 proyectos destinados a apoyar a la acción climática, las vacunas contra la COVID-19 y la resiliencia económica, el transporte sostenible y la educación.

En aras de reforzar el impacto que el BEI tiene en el desarrollo, su Consejo de Administración ha aprobado la creación de una sucursal de desarrollo, tal y como se desprende de la información publicada por el organismo. Esta nueva sucursal está llamada a incrementar el impacto que las acciones del BEI tienen fuera de la Unión Europea, reorganizando y aumentando sus actividades sobre el terreno. De esta forma, gracias a nuevos centros regionales, podrá desarrollar estrategias y servicios más específicos y adecuados para sus socios.

Intensificando la cooperación con los bancos multilaterales de desarrollo, con las instituciones financieras de desarrollo nacionales y con los socios locales se espera que la eficacia de sus acciones aumente. El primer centro regional tendrá la sede en Nairobi. Asimismo, un nuevo grupo asesor, que incluirá a los responsables de las políticas de desarrollo de la UE asignados por los Estados miembros, la Comisión Europea y el Servicio Europeo de Acción Exterior, se encargará de asesorar al BEI en las operaciones que realice fuera de la UE.

El BEI destinará 2200 millones de euros a la acción por el clima, las energías limpias y los hogares energéticamente eficientes y ha acordado la financiación para:

  • • el aumento la producción de energía eólica y solar en España y Portugal;
  • • la actualización de la red energética polaca;
  • • la mejora de la eficiencia energética y la reducción las facturas de calefacción en Hungría y Finlandia;
  • • la aprobación de un esquema financiero específico para acelerar la inversión en proyectos relacionados con la acción climática y las energías renovables en Austria y Polonia, así como en América Latina y África.

Otra prioridad del BEI es el desarrollo de la vacuna COVID y el despliegue de nuevos programas para financiar la compra de vacunas contra la COVID-19 para distribuirlas en Argentina y el sur de Asia, incluyendo países como Bangladesh, Bután, Nepal, Sri Lanka y Maldivas.

En términos educativos, también se ha acordado el despliegue de tecnología del aprendizaje digital en las escuelas de primaria y secundaria, y mejorar la investigación científica en Croacia. Para ello, el BEI va a destinar 647 millones de euros a financiar dichos proyectos.

El Banco también va a respaldar proyectos de transporte, regional, aéreo y marítimo sostenible urbano: aportará fondos para inversiones en los tranvías de ciudades eslovacas, moldavas y polacas que tienen como objetivo modernizar y mejorar los enlaces de transporte. Los puertos italianos de Génova y Savona también obtendrán financiación para mejorar el acceso ferroviario y proteger los puertos con nuevos rompeolas. Asimismo, en Hungría, financiará el reemplazo y la mejora de los equipos de navegación y control del tráfico aéreo para mantener los estándares de seguridad en el espacio aéreo. Para todo ello, ha dispuesto de un fondo de financiación de 752 millones de euros.

Finalmente, el consejo del BEI también ha aprobado nuevos programas de financiación destinados a la inversión del sector privado y a la resiliencia económica para paliar las consecuencias económicas de la COVID-19. Los 500 millones de euros dedicados a tales fines serán gestionados por la banca local y los socios de inversión para respaldar la inversión de empresas en España, Polonia y el sudeste asiático que enfrentan los desafíos de la COVID-19.