Noticias Multilaterales

El BERD se pone como objetivo asegurar hasta el 2021 financiación por valor de 21.000 millones de Euros para hacer frente al coronavirus

Fuente:  Oficina Económica y Comercial de España en Belgrado  -  07/05/2020
El BERD proporcionará un "apoyo puente" a sus clientes.
El BERD proporcionará un "apoyo puente" a sus clientes.
El Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo (BERD, EBRD por sus siglas en inglés) ha reforzado con urgencia el apoyo que ofrecía sus regiones frente a la pandemia de coronavirus, y confía en poder dedicar la totalidad de sus actividades a ayudar a las 38 economías emergentes donde invierte a combatir el impacto económico de la crisis.
La actividad realizada por el BERD en el contexto COVID-19 es de interés para las empresas españolas que buscan proporcionar bienes y servicios a los proyectos financiados por el Banco, ya que el incremento en financiación bien pudiera representar por lo tanto una oportunidad para consultores, contratistas, fabricantes y proveedores que buscan identificar nuevas oportunidades de negocio.
Los accionistas del BERD acordaron hoy una serie integral de medidas de respuesta y recuperación que fortalecen el Paquete de Solidaridad que el Banco presentó el pasado 13 de marzo. 
El BERD está adaptando y ampliando instrumentos existentes, así como desarrollando nuevas iniciativas para proporcionar apoyo financiero y fiscal con el objetivo de ayudar a evitar la amenaza inmediata del virus.
Un pilar clave del Paquete de Solidaridad del BERD es el denominado Marco de Resiliencia que proporcionará financiación para satisfacer las necesidades de liquidez y capital de trabajo circulante a corto plazo de los clientes existentes.
La demanda ha sido elevada, de manera que como parte de la respuesta ampliada, el Banco aumentará la financiación disponible bajo el Marco pasando de los mil millones iniciales a 4 mil millones de Euros hasta la realización de una evaluación adicional de las necesidades antes de fin de año. El BERD ha ampliado su alcance para incluir a los afiliados de clientes existentes.
De igual manera, el BERD aumentará la financiación disponible en virtud de su Programa de Facilitación del Comercio, respondiendo así a la creciente demanda de financiación transaccional necesaria para mantener abiertos los canales comerciales habida cuenta de estas difíciles circunstancias. También ofrecerá un mecanismo de reestructuración acelerada para los clientes vulnerables con más dificultades.
El BERD fortalecerá los marcos preestablecidos a los que podrían acceder especialmente las pequeñas y medianas empresas (PYMEs) así como corporaciones que aún no son clientes del Banco, haciendo que la economía real sea más resiliente al disponer de financiación facilitada directa e indirectamente a través del sistema bancario. Otro elemento en el Paquete Solidario es un nuevo mecanismo de emergencia para hacer frente a los requisitos de infraestructuras esenciales.
El enfoque que todos estos instrumentos tienen en común es dar velocidad a la respuesta del BERD a través de procedimientos eficaces y simplificados.
Las economías en las regiones del BERD, que se extienden desde Europa central y oriental hasta Asia central y África del norte, están ya no sólo sufriendo los efectos de las medidas implementadas para contener el virus, sino también otras perturbaciones externas tales como las fuertes caídas en los precios de los productos básicos, la interrupción de las cadenas de valor, el colapso del turismo y la caída de las remesas.
El BERD se centrará principalmente en la rápida provisión de deuda necesaria para responder a estos desafíos en esta fase de la crisis. Y a medida que la situación evolucione, el Banco redoblará sus ofertas de moneda local, en los mercados de capitales y de capital.
El paquete de resiliencia económica ofrecido por el BERD complementa las ya destacadas medidas de naturaleza sanitaria y de apoyo presupuestario implementadas por otras instituciones financieras internacionales (IFI) en estas regiones. Al brindar su apoyo, el BERD trabajará en estrecha colaboración con otras IFI, incluso a nivel país, para así garantizar respuestas eficientes y coordinadas para las economías y los clientes en este momento de necesidad.En paralelo al mayor apoyo financiero, el BERD se centrará aún más de lo habitual si cabe en ofrecer apoyo regulatorio para así poder responder a las consecuencias a corto y largo plazo del Covid‐19. 
A corto plazo, el BERD proporcionará un "apoyo puente" a sus clientes para ayudarles a desarrollar respuestas efectivas a la pandemia que preserven su valor y garanticen su supervivencia. Ya se está ofreciendo asesoramiento y capacitación virtual para ayudar a los gobiernos a identificar soluciones innovadoras y a los clientes a planificar la fuerza laboral y gestionar la crisis.
Esta pandemia tiene el potencial de ahondar y exacerbar desigualdades sociales, así como de poner en peligro los compromisos difícilmente conseguidos en el ámbito de la lucha contra el cambio climático.
Finalmente, en respuesta al aumento inevitable del peso del sector público en las economías, el BERD trabajará con los gobiernos para dar forma a sus intervenciones, minimizar las distorsiones y la competencia desleal, y proteger la efectividad de la apertura de los mercados.