Logística verde, avanzando hacia el transporte sostenible

27/06/2023 l CRISTINA PÉREZ

Sostenibilidad | Impact+


Cada vez más procesos empresariales se están transformando para ser más respetuosos con el medioambiente y al mismo tiempo dar valor a sus productos o servicios ante el cliente internacional. Uno de ellos es el transporte y distribución de las mercancías, la denominada logística sostenible, de la que hablamos en este reportaje. 

Una distribución eficiente de materias primas y productos entre los diferentes países convendremos que es clave para que el comercio internacional funcione. Y cada vez más se valora que esa movilidad desde los centros de producción hasta el cliente final tenga el menor impacto ambiental posible, para paliar los efectos del cambio climático. 

No en vano, según ha alertado la Agencia Internacional de la Energía, el transporte de mercancías es responsable del 10 % las emisiones globales de CO2, y de ellos, los traslados por carretera suponen el 75 % del total. El crecimiento del comercio electrónico tras la pandemia de la COVID-19, y la concienciación medioambiental creciente de los clientes provocan que cada vez más empresas se planteen implementar la sostenibilidad en sus procesos logísticos.


Ventajas de la logística y movilidad sostenible para las empresas

Por todos los motivos expresados anteriormente, “la derivada verde y sostenible está cobrando cada vez más importancia en la logística internacional” según afirma Ramón Boixados, experto del Centro Español de Logística (CEL)  y profesor en la Escuela de Organización Industrial (EOI). Se trata de un modelo de negocio que busca encontrar el equilibrio entre lo ecológico, implantando medidas y políticas medioambientales sostenibles en sus procesos para reducir al máximo el impacto negativo de sus actividades en la naturaleza, y lo económico, ya que con un uso más racional y eficaz de los recursos se mejora la competitividad, pero sobre todo la imagen de las compañías, y eso puede repercutir en beneficios para sus accionistas. Como explica Boixados, “permite a las empresas diferenciarse de sus competidores, teniendo en cuenta que hay países y clientes que valoran mucho que una marca aplique una estrategia de logística verde”.


Iniciativas internacionales en logística verde

Tal es la importancia que está cobrando el interés de reducir la huella de carbono en los procesos de distribución, que en los últimos años han aparecido proyectos de colaboración internacional  para reducir las emisiones de CO2 en la cadena de suministro.

Concretamente, en 2017, en los Países Bajos se creaba la plataforma europea Lean & Green, de la que ya forman parte más de 600 compañías del continente y norteamericanas, más de 80 de ellas, españolas. La misión de esta organización es conseguir que las empresas de todos los sectores cumplan con las metas de reducción de sus emisiones de gases de efecto invernadero en sus actividades logísticas, con el fin de que puedan alcanzar los objetivos fijados por la Cumbre del Clima de París (COP21) para el año 2050. 

Para conseguirlo, cada nuevo miembro accede a un programa de asesoría con el compromiso de realizar un  estudio sobre la huella de carbono de su actividad logística y un plan de acción para reducirla. Así se accede al Premio Lean & Green, certificado en España por la Asociación de Fabricantes y Distribuidores AECOC. La empresa se compromete a reducir en un 20% sus emisiones en un plazo máximo de cinco años y recibe una Estrella Lean & Green hasta un máximo de cinco, hasta conseguir las cero emisiones

La multinacional alemana Lidl es un caso de éxito en la aplicación de este programa europeo y ha sido una de las empresas líderes en implantar la logística verde en España. La compañía ha logrado reducir la huella de carbono de su distribución en un 20 % entre 2016 y 2018 y ha obtenido la segunda estrella Lean&Green.



La participación en este tipo de proyectos tiene una serie de beneficios empresariales, aparte de los medioambientales. Según afirma la escuela de negocios IOE, permite la ampliación de contactos y el networking, tanto de clientes como proveedores comprometidos, recibe información sobre normativas nacionales e internacionales en materia de medioambiente, y puede ayudar a los procesos de transparencia de las empresas o en la optimización de costes operativos.

Otra iniciativa, en este caso más amplia y asociada a la política de la Unión Europea es el New Green Deal o Pacto Verde Europeo, en el que se sientan las bases desde el punto de vista energético en toda la UE para conseguir las cero emisiones en esa fecha emblemática de mitad del siglo XXI. Es una especie de hoja de ruta dividida en 10 ejes de actuación, algunos de ellos relacionados con la logística y el transporte.


¿En qué partes de la cadena se puede aplicar la logística verde?

Los procedimientos sostenibles de organización de materias primas y productos en las operaciones internacionales pueden aplicarse en todos los eslabones de la cadena de suministro, desde el almacenamiento hasta el transporte, distribución, carga y descarga y empaquetamiento, según el criterio del experto de CEL y EOI Ramón Boixados. Optimizar el espacio de las naves para el depósito, carga y descarga reduciendo el consumo de energía por sistemas más eficientes, apostar por nuevos embalajes menos contaminantes o nuevas formas de colocar o manipular cargas o materiales son importantes. 



Pero quizá es en el propio transporte de mercancías donde más se pueden reducir las emisiones de C02. Se pueden utilizar sistemas de gestión de flotas o sistemas de seguimiento y localización para optimizar las rutas y reducir el consumo de combustible. Pero también invertir en nuevas tecnologías, utilizando vehículos eléctricos, híbridos, que usan biocombustibles o bien motores de hidrógeno.


Radiografía de la movilidad sostenible de mercancías

Tal y como se encuentra el nivel de desarrollo de las tecnologías o motores “limpios” y con el compromiso de descarbonización del transporte para 2050 adquirido por Europa y Estados Unidos, para 2060 en el caso de China, se tiende a pensar en los vehículos eléctricos como “los más adecuados para la distribución de última milla, porque tienen menor alcance y tienen la necesidad de recargar con frecuencia”, apunta Ramón Boixados. 

La necesidad de establecer una red amplia de puntos de recarga eléctrica o sistemas de carga rápida, o bien adquirir camiones con baterías de alta capacidad para recorrer distancias más largas, limitan sus posibilidades de empleo para rutas internacionales. Asimismo, los proyectos de aviones o barcos de mercancías eléctricos como el Eviation Alice que quiere emplear DHL Express o el buque noruego Yara Birkeland todavía se encuentran en un estadio de proyecto piloto y de autonomía reducida.    

Según apunta Ramón Boixados, los motores movidos por biocombustibles o hidrógeno verde también son opciones interesantes para reducir la huella de carbono del transporte de larga distancia.


Nuevas formas de transporte sostenible


Motores eléctricos

“Los vehículos eléctricos están ganando popularidad en todo el mundo debido a su bajo impacto ambiental y su eficiencia energética” afirma Boixados. Los trenes eléctricos son especialmente eficientes desde el punto de vista energético y una forma eficiente y sostenible para el transporte de mercancías y personas. 

La infraestructura de carga eléctrica para carretera sigue mejorando. Según el Observatorio Europeo de Combustibles Alternativosya se han instalado en la UE más de 432.000 puntos públicos y accesibles de recarga. Y se están desarrollando cada vez más vehículos industriales y de transporte de mercancías, como camiones, furgones o furgonetas, cuyo principal hándicap sigue siendo la autonomía en número de kilómetros y la amortización de los costes de las baterías. Algo en lo que discrepan organizaciones no gubernamentales como Transport and Environment cuando afirman que “si bien durante algunos años más el coste de venta de vehículos eléctricos a batería seguirá siendo más alto que el de los camiones diésel, lo importante es tener en cuenta el coste total del vehículo”, que incluye también los costes del  combustible y el mantenimiento, y en estos “el camión eléctrico de galería gana por goleada”.

Para Ramón Boixadoss, el reto para el transporte eléctrico está “en conseguir los minerales necesarios para cubrir los objetivos de producción a futuro. Ahora mismo un porcentaje importante del origen de estos minerales, y sobre todo del tratamiento que estos necesitan, están en manos de China”, explica.


Hidrógeno verde

Estos motores tienen ya una larga trayectoria en altos hornos industriales. El hidrógeno es un vector energético que no emite gases de efecto invernadero ni partículas contaminantes. El problema hasta ahora era su extracción, porque se obtenía de la combustión de combustible fósil, los denominados como gris y azul. Hoy ya es posible conseguirlo a partir de energías renovables. Por eso lo llamamos hidrógeno verde y la Unión Europea está liderando el impulso para generarlo a gran escala a un precio asequible y almacenarlo a través del Plan Industrial del Pacto Verde Europeo, una apuesta pionera a nivel mundial, dotado con casi 20.000 millones de euros en ayudas público-privadas para el transporte, que tiene en España uno de sus principales desarrolladores, por su alta generación de electricidad a partir de renovables.



Muchas empresas internacionales están llevando a cabo iniciativas para transportar, almacenar o empezar a utilizar vehículos movidos por hidrógeno verde. Por ejemplo, Cepsa está impulsando el primer corredor por mar de hidrógeno verde para unir España y Europa, entre los puertos de Algeciras y Rotterdam. La alianza con ACE Terminal en es el primer paso hacia un futuro acuerdo comercial vinculante que facilite el transporte marítimo de hidrógeno y amoniaco verde.

Por su lado, la empresa de logística internacional Maersk quiere producir el 10 % del hidrógeno verde para sus barcos en Galicia y Andalucía, para lo cual invertirá junto con el Gobierno de España 10.000 millones de euros hasta 2030. Air Liquide, suministradora mundial de gases, invertirá en contenedores de hidrógeno y los explotará alquilándolos a fletadores de buques. Los clientes serán armadores o compañías navieras que necesitan recibir hidrógeno regularmente. El consorcio aspira a tener al menos 12 barcos impulsados por este gas para 2026.

El hidrógeno verde y el amoniaco para impulsar barcos es una tecnología emergente que podría tener un gran impacto en la reducción de las emisiones del sector marítimo, según afirma Ramón Boixados, pero esta tecnología ya está siendo probada en otros medios de transporte. Así, Airbus presentaba su primer prototipo de avión comercial a comienzos de 2023. Mercedes, Renault o Toyota ya están realizando sus primeros prototipos para conseguir camiones propulsados por hidrógeno que recorran largas rutas comerciales.


Motores de biocombustibles

Los biocombustibles son carburantes renovables que se producen a partir de materia orgánica, como cultivos energéticos o residuos agrícolas y forestales. Pueden utilizarse en motores de combustión interna y en otros medios de transporte. Reducen las emisiones de CO2 respecto a los combustibles fósiles y permiten la reutilización de residuos. Empresas como Cepsa están realizando pruebas piloto para ser utilizados en la aviación comercial o rutas ferroviarias, con el fin de expandir su uso a todo tipo de vehículos.


Los caminos de la logística sostenible pasan por la intermodalidad

Crear una cadena de suministro de productos y servicios donde se combinen e integren diversos medios de desplazamiento para llegar a un destino que puede ser internacional es hablar de intermodalidad, una de las soluciones que hace el transporte logístico más sostenible



La importancia del transporte intermodal radica en que actualmente la utilización de la carretera es cada vez menos sostenible y eficiente. En cambio, la combinación de varios medios permite que el transporte se lleve a cabo de forma más sostenible y responsable, además de ser más eficiente en todo el proceso de logística”, afirma Ramón Boixados.

El experto pone un ejemplo de intermodalidad sostenible internacional y que ahorra costes logísticos: combinar camión eléctrico para el transporte de mercancías hasta el barco movido con energía verde, recogerla en el puerto de destino y transportarla en un camión eléctrico hasta el tren, realizar una ruta ferroviaria eléctrica, para luego recuperar la carga y distribuirla utilizando un vehículo eléctrico de última milla hasta su destino final. Es solo un caso en el que se pueden optimizar recursos y procesos.


Recomendaciones para empresas internacionalizadas

Las empresas que utilizan logística para distribuir sus productos en diferentes mercados mundiales pueden iniciarse en procedimientos más sostenibles siguiendo estos consejos:


Realiza un estudio de la huella de carbono

El responsable de la cadena de suministro de la empresa, apoyado o no por una firma externa, puede medir y valorar el impacto medioambiental de las actividades logísticas de la compañía. Su cuadro de mando puede recoger indicadores para medir y confirmar que la cadena sea eficiente, efectiva, verde y brinde valor al consumidor final. 


Optimiza los procesos logísticos de tu empresa

Gestiona las flotas de transporte, monitoriza los movimientos de carga, provisión y descarga del almacén para hacerlos más eficientes, mejora la gestión del stock, habilita medidas de reducción y reciclaje de los residuos y practica la logística inversa, recuperando y, en su caso reutilizando, los residuos generados en la práctica logística.


Establece objetivos de sostenibilidad en la cadena de suministro

Tras la realización del estudio de la huella de carbono, se puede plantear un plan de actuaciones a partir de los indicadores recogidos, con una serie de metas claras a cumplir en un límite temporal. Si no se alcanzan los objetivos fijados, hay que replantearse las acciones emprendidas y realizar los cambios necesarios para alcanzarlos.


Colabora con proveedores comprometidos con el medioambiente

Trabajar con partners que persiguen nuestros mismos objetivos de reducción del impacto de su actividad en la naturaleza beneficia a las dos partes en lo que respecta a la imagen ante el cliente internacional. También puede generar sinergias e intercambio de conocimiento en procesos más eficientes y sostenibles. Puedes acudir a iniciativas colaborativas como Lean & Green, antes nombrada, para acceder a comunidades de contactos y networking.



El reto de la sostenibilidad en la actividad empresarial, como vemos, es una tendencia imparable. No ya solo para cumplir formalmente con compromisos como la Agenda 2030 de Naciones Unidas, sino que todos, compañías, instituciones y particulares de todo el mundo estamos implicados en el reto de paliar el cambio climático y encontrar una nueva forma de desarrollarnos respetando el planeta. 

La logística es solo una de las patas de la actividad de una compañía internacionalizada que puede ser revisada para hacerla más sostenible y obtener también beneficios económicos.

ICEX, comprometido con la sostenibilidad medioambiental

A pesar de que, por la naturaleza de su negocio, la actividad de ICEX no tiene impactos ambientales significativos sobre el medioambiente, la institución se siente plenamente comprometida con la protección del planeta. Consulta nuestros principios y objetivos en materia de sostenibilidad.

Si bien la estrategia de sostenibilidad de ICEX es transversal a toda la organización, contamos con un Departamento específico para acompañar a las empresas españolas en el reto de la sostenibilidad en aspectos sociales, ambientales y de gobernanza, e impulsando la sostenibilidad como palanca para la internacionalización de las empresas.  

En el ámbito concreto de la movilidad sostenible, el Departamento ha elaborado contenidos de interés para las empresas, como el webinario sobre este asunto, y una publicación colectiva que incluye un resumen de este webinario de movilidad sostenible, tituladaSostenibilidad e Internacionalización. Retos y oportunidades desde una aproximación sectorial’.

Además, cuenta con un departamento específico para ayudar a las empresas en el reto de la sostenibilidad.







Resuelve tus dudas sobre comercio internacional

¿Tienes dudas? Para cualquier aclaración o solicitar información, puedes contactar con nuestro servicio de Ventana Global: