Mercado de Trabajo

Régimen de contratación laboral

Existe libertad entre las partes contratantes, siempre que se respete el derecho obligatorio contenido en el Código de Obligaciones. Aunque las disposiciones de obligado cumplimiento de ámbito estatal y cantonal prevalecen sobre los convenios colectivos, es posible adoptar otras disposiciones favorables al trabajador si no son disconformes con la legislación.

El contrato laboral debe quedar formalizado por escrito en el plazo de un mes. Las empresas pueden establecer en el contrato laboral una cláusula de no competencia, tanto para el período de la relación laboral como una vez concluida ésta, en general, con un plazo inferior a los tres años.

Por lo que se refiere a la rescisión del contrato laboral, existen unos plazos mínimos de preaviso, tanto para el trabajador como para el empleador: un mes en el primer año de trabajo, dos meses entre el segundo y el noveno año y de tres meses a partir del décimo año. En el contrato se pueden establecer plazos mayores de preaviso.

La rescisión empresarial no necesita ser justificada en relación con la capacidad o conducta del trabajador o con las necesidades de funcionamiento de la empresa (Suiza no es parte firmante del Convenio 158 OIT). En caso de despido que respete el periodo de preaviso legal o contractual, si éste es superior, y no se trate de un despido abusivo (basado en la edad, color, religión o afiliación sindical o política), no hay indemnización, ni posibilidad de recurso contra la decisión empresarial. En caso de despido abusivo, se puede solicitar indemnización por vía judicial. El despido durante enfermedad, accidente, embarazo o servicio militar es nulo.

Suiza cuenta con una población activa de aprox. 4,7 millones de personas (en el 2.° trimestre de 2016), de las cuales unas 2,2 millones son mujeres. La tasa de actividad, es decir, el porcentaje de personas ocupadas y personas desocupadas de la población de más de 15 años, es del 69,2% y se encuentra entre las más altas de Europa. El porcentaje de extranjeros entre la población activa asciende a casi el 25%.

Volver a índice de Mercado de Trabajo

Régimen de trabajadores extranjeros

Como ya se ha puesto de manifiesto, el porcentaje de trabajadores extranjeros entre la población activa suiza es del 25%.
En el caso de los trabajadores procedentes de algún país miembro de la UE, existe  libre circulación de personas y trabajadores entre ambos socios, al amparo del Acuerdo bilateral sobre Libre Circulación de Personas (ALCP). Ahora bien,  lo cierto es que, desde su entrada en vigor en 2002, el gobierno federal ha ido introduciendo una serie de medidas y requisitos que afectan a la prestación de servicios por parte de empresas extranjeras sin establecimiento permanente en Suiza, que constituyen importantes barreras de entrada para la prestación de servicios por parte de profesionales comunitarios no residentes en Suiza. Se trata de todo un sistema de requisitos de notificación, autorización, etc. (“Swiss Flanking Measures”) que ha sido denunciado por la UE, en el último examen de política comercial realizado en el marco de la OMC. Estas medidas son:
1. Requisito de pre-notificación: las empresas UE que presten servicios en Suiza o cuenten con trabajadores desplazados en el país, deben notificarlo en cada cantón, con 8 días de antelación, con un coste de 25CHF por notificación. Las empresas deben esperar a recibir la confirmación. En caso de incumplimiento, se aplican sanciones que pueden alcanzar hasta los 5.000 CHF y en caso de impago, las autoridades suizas pueden prohibir la actividad durante cinco años.
2. Aplicación universal de acuerdos colectivos: las empresas UE deben aplicar a sus trabajadores desplazados las condiciones establecidas en los acuerdos colectivos de una región, área y/o sector (i.e Cantones suizos): salarios, horarios...etc. La administración suiza ejerce periódicos controles y aplica cuantiosas sanciones, especialmente en empresas de servicios.
3. Depósito exigido para las empresas de servicios: gran parte de los acuerdos colectivos suizos exigen la creación de un depósito de alrededor 10.000€ como garantía operativa, que no depende del periodo de prestación del servicio y que debe abonarse en efectivo o con aval bancario. Se trata de una carga financiera frecuentemente inasumible para las PYMEs UE, por lo que desalienta la prestación de servicios.
4. Requisitos de documentación para trabajadores autónomos: los trabajadores autónomos están obligados a llevar consigo la documentación que demuestren su estatus de trabajadores por cuenta propia (Documento A1, confirmación de la notificación de entrada en Suiza para prestación de servicios y el contrato de obra). La mayoría de empresas opinan que esto supone una fuerte carga burocrática, especialmente para las empresas que vienen a realizar pequeños trabajos. En caso de no llevar consigo la documentación y no presentarse ésta en el plazo de dos días, pueden llegar a prohibir que se realice la prestación
5. "Blacklisting": Suiza elabora dos "listas negras" de empresas extranjeras sancionadas. Puede ser consultada, de manera gratuita en la web (http://www.seco.admin.ch/themen/ ), dado que incluye información particular (i.e. nombres y direcciones). Esta información permanece en la lista, incluso varios años después de que las empresas hayan sido multadas. No existe una lista equivalente sobre empresas/negocios suizos objeto de sanciones. En esta lista figuran más de una decena de empresas españolas, si bien, las más afectadas son las empresas de países limítrofes: Alemania, Austria, Francia e Italia. Los tres primeros negocian actualmente de forma bilateral soluciones al respecto. En mayo de 2015, más de 3.000 empresas de la UE figuraban en la lista. España ha constituido un grupo de trabajo para analizar los casos de las empresas españolas.
6. Mecanismos de control: Suiza ha establecido un complicado sistema para controlar el cumplimiento de todas estas medidas de acompañamiento ("flanking measures"), tanto a nivel federal como cantonal. Si bien parte de estos requisitos se aplican también a las empresas suizas, las europeas se encuentran en el "punto de mira". Así, en el caso de los trabajadores desplazados, Suiza establece un objetivo de control del 50%, frente al 2% de las empresas locales.
Suiza aplica desde el 1 de julio de 2010 el denominado “Principio del Cassis-de-Dijon”, que se refiere a la sentencia del Tribunal de Justicia Europeo de 20 de febrero de 1979, por la cual “Todo producto legalmente fabricado y comercializado en un Estado miembro, de conformidad con la reglamentación y los procedimientos de fabricación leales y tradicionales de este país, debe ser admitido en el mercado de cualquier otro Estado miembro”. El comienzo de la aplicación de este principio por parte de Suiza en 2010, supuso un hito importante en la abolición de las barreras arancelarias entre Suiza y los países de la UE y del EEE. En junio 2015 el Parlamento suizo rechazó una propuesta para excluir los alimentos de la aplicación del principio.
 
Con la aprobación el pasado mes de diciembre de 2016 de la nueva Ley de Migración, los empresarios deberán informar a las autoridades cantonales de empleo las vacantes en sus plantillas, siendo obligación del empresario entrevistar a tres candidatos remitidos por las propias autoridades de empleo, antes de optar por la efectiva contratación de su mejor candidato. Esta nueva normativa aunque resulta compatible con al LCP, no deja de ser una nueva restricción que dificulta la libre circulación de los trabajadores de la Unión.  

 

 


 

Volver a índice de Mercado de Trabajo

Jornada laboral y permisos

La jornada laboral habitualmente recogida en los contratos o convenios colectivos es de 40 a 44 horas semanales; la máxima legal es de 43 a 45 horas semanales según el tipo de trabajo. Los empleados a tiempo completo trabajan una media de 41,7 horas semanales.
 
Suiza ocupa el segundo puesto, tras Holanda, en el contexto de la UE y EFTA en lo referente a las contrataciones a tiempo parcial en el mercado de trabajo. (2014 ø UE: 20%, Holanda: 50% y Suiza: 36%).
 
Con respecto a las vacaciones remuneradas la norma general es de 4 semanas, salvo para jóvenes hasta 20 años, que es de 5 semanas. Muchos convenios colectivos reconocen 5 semanas a partir de los 50 años. Los trabajadores a tiempo completo tienen derecho a un mínimo de 20 días laborables por año de vacaciones pagadas. Es menos que en otros países europeos. Además, los días feriados (fiestas nacionales) varían de cantón a cantón, pero no suelen ser más de ocho o nueve.
 
Los índices de desempleo varían según las regiones. En las zonas suizas de idiomas francés e italiano es más alto que en las de habla alemana. Las mujeres tienden a ser más afectadas que los hombres y los extranjeros más que los suizos. A pesar de lo anterior las tasas nacionales de paro son históricamente muy bajas en estándares internacionales. Recientemente esa tasa se ha situado en máximos del 3,5%.

Volver a índice de Mercado de Trabajo

Costes laborales. Salarios

No existe salario mínimo regulado por ley. El salario medio bruto anual en los sectores industria y servicios en 2015 fue de 72.700 euros (España: 26.259 euros); pero los niveles varían mucho dependiendo del sector (finanzas y seguros, los más altos).
 
Una encuesta realizada por el banco suizo en 2015 sobre precios y salarios en 71 ciudades del mundo refleja que Zúrich y Ginebra ofrecen los salarios más altos y, tras Luxemburgo, el mayor poder adquisitivo.
Hay grandes diferencias regionales de salarios. La encuesta más reciente de la Oficina Federal de Estadística sobre el ingreso nacional por cantones (2005) registra una diferencia anual de casi 77.000 francos suizos en el sueldo per cápita entre las áreas mejor y peor pagadas. El salario anual en la ciudad de Basilea era entonces de 115.178 francos suizos al año, mientras que el del Jura llegaba apenas a los 38.070 francos.
 
La justificación de esa desigualdad está en el tipo de actividad económica de las distintas zonas. La industria farmacéutica explica los altos salarios en la región de Basilea. Zúrich y Ginebra disfrutan también de salarios per cápita relativamente elevados y de un considerable poder adquisitivo.

Volver a índice de Mercado de Trabajo

Seguridad social

El sistema de la Seguridad Social en Suiza se sustenta sobre la aportación de las administraciones públicas, las empresas y los particulares. El grado de responsabilidad y de aportación a la previsión social asumido por los individuos es alto, por lo que la carga total de impuestos y cotizaciones sociales es bastante moderada en comparación con otros países. Básicamente hay tres pilares en el sistema de seguridad social suizo: seguro de vejez y supervivencia/seguro de invalidez, plan de previsión profesional y los planes privados voluntarios de jubilación.
 
Primer pilar: Un 50 % se detrae por el empleador de la nómina del trabajador y el 50% restante lo aporta el empleador. El primer pilar es un plan estatal de pensiones que consta de varios esquemas de seguros, entre ellos el Seguro de Vejez y Supervivencia (AHV/AVS), Seguro de Invalidez (IV/AI) y Seguro de Desempleo (ALV/AC). Los seguros AHV/AVS e IV/AI son obligatorios para todos los residentes en Suiza.
 
Los hombres a los 65 años y las mujeres a los 64 tienen derecho a una pensión de vejez. Las prestaciones pueden obtenerlas uno o dos años antes, pero se paga un gravamen por cada año adelantado. De la misma forma, es posible postergar el desembolso de las prestaciones de 1 a 5 años, lo cual permite aumentar la suma de la jubilación de acuerdo al número de meses postergados. Los beneficiarios de una pensión de vejez pueden recibir en algunos casos una pensión para su hijo y/o su esposa.
 
Las prestaciones por desempleo giran en torno al 70% del salario medio cobrado en los últimos seis meses o un año. El tope de la media salarial es 10.500 francos por mes y hay que haber ganado al menos 500 francos mensualmente. Las personas aseguradas con hijos pueden recibir hasta un 80%.
 
El segundo pilar. La aportación suele significar un porcentaje del salario superior que el primer pilar, especialmente para las rentas más altas. Al igual que el anterior se descuenta un 50% de la retribución bruta del trabajador y el 50 % restante lo aporta el empleador. Se trata de un plan complementario de previsión profesional y seguro de accidentes. Los empleados que ganan más de 20.520 francos por año están automáticamente asegurados por el fondo de pensiones del segundo pilar. Los seguros UVG y BVG son obligatorios para todos los trabajadores desde hace más de 25 años. El empleado autónomo puede adherirse voluntariamente. El segundo pilar combinado con las prestaciones del primer pilar permite a la persona contar con el 60% de su salario para mantener la calidad de vida que tenía antes de jubilarse. Las personas que trabajan por cuenta propia, así como los asalariados con contrato de empleo de no más de tres meses, miembros de una familia agrícola o las personas que según el seguro de invalidez tienen una discapacidad de al menos el 70% pueden hacer aportaciones voluntariamente al segundo pilar, pero -a diferencia de los otros empleados-, no es obligatorio que lo hagan.
 
Para más información sobre la seguridad social en Suiza visite la web de la Oficina Federal de la Seguridad Social.
 
Tercer pilar: Es privado y voluntario. Se trata de una opción personal que los trabajadores pueden tomar para reforzar sus ingresos si los dos pilares anteriores no cubren lo esperado. Esos medios de ahorro complementarios están igualmente protegidos por la ley y a menudo ofrecen ventajas tributarias. El tercer pilar tiene comúnmente la forma de una cuenta de ahorro de jubilación (con desgravación fiscal) o de una cuenta de ahorro flexible (con una desgravación fiscal mucho menor).
 
Desempleo: Todos los trabajadores en Suiza que aún no han llegado a la edad de la jubilación están asegurados contra el desempleo. Las aportaciones se dividen entre el empleador y el empleado. Para recibir las prestaciones deben cumplir los siguientes requisitos:
 
•        Haber cotizado al menos durante 12 meses en los dos años de trabajo anteriores al desempleo
•        Residir en Suiza
•        Tener un permiso de trabajo
•        Estar inscrito en las oficinas de empleo locales que gestionan las ofertas de trabajo
•        Buscar trabajo por cuenta propia
 
Seguro médico: El seguro médico básico es obligatorio para toda persona domiciliada en Suiza. Las primas del seguro no se calculan con base en los ingresos del contratante. Existen subvenciones públicas destinadas a las personas con bajos ingresos.
 
Todo residente debe obligatoriamente suscribir una póliza de seguro de enfermedad con una compañía privada establecida en Suiza, pero en condiciones y tarifas controladas por el gobierno.
El Ministerio de Empleo y Seguridad Social de España publica en castellano información pormenorizada sobre la Seguridad Social en Suiza en su página web: www.empleo.gob.es.

 

 

Volver a índice de Mercado de Trabajo

Relaciones colectivas; sindicatos; huelga

Las relaciones laborales pueden ser calificadas de “pacíficas”: pocos conflictos, que en la mayoría de los casos son solucionados por medio de negociación y la huelga, aunque legal, es infrecuente. Los dos principales sindicatos son UNIA, que con 200.000 afiliados es el sindicato más grande y con mayor fuerza y SYNA, que cuenta con 60.000 afiliados y a diferencia de UNIA es confesional (sindicato cristiano).

Las confederaciones sindicales asumen competencias a nivel federal de carácter político-económico y social. Un claro ejemplo de ello, es el papel central que juegan en las inspecciones laborales realizados en el marco de las Medidas de Acompañamiento del ALCP. Los sindicatos, junto con los trabajadores y los empresarios (Comisiones tripartitas y bipartitas) tienen competencia para controlar el cumplimiento de esta normativa y, en su caso, imponer y recaudar las sanciones, así como los costes de las inspecciones (de aquellas empresas que no están afiliadas- esto es, de las empresas extranjeras). Este sistema, por el que Ministerio de Economía (SECO) delega en estas Comisiones el cumplimiento de esta normativa (Flanking Measures- FlaM) representa una importante fuente de financiación para los sindicatos y refleja el poder político que éstos actualmente mantienen.

Volver a índice de Mercado de Trabajo

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex