Régimen fiscal

Estructura general del sistema fiscal

Los impuestos en Eslovaquia se pueden clasificar en directos e indirectos. Los indirectos son el IVA (DPH en eslovaco) y los impuestos especiales: Impuesto sobre el vino, alcohol, cerveza, tabaco; hidrocarburos. Los directos son el Impuesto sobre la renta (de personas físicas o de empresas); Impuestos locales/municipales (sobre el uso del espacio público, alojamiento, máquinas de juego, bienes inmuebles, etc.).

Volver a índice de Régimen fiscal

Sistema impositivo (estatal, regional y local)

El sistema impositivo en Eslovaquia es similar al de otros Estados Miembros de la UE. El sistema fiscal eslovaco incluye los siguientes tipos de impuestos:

- Impuesto de Sociedades (21%)
- Impuesto sobre la renta (19% o 25%)
- IVA (tasa estándar de 20%, la tasa especial de 10% para determinados bienes y servicios)
- Cotizaciones obligatorias a la seguridad social y seguro de asistencia sanitaria
- Impuestos al consumo (tabaco, vino, alcohol, aceites minerales, cervezas, electricidad, gas)

Los impuestos municipales comprenden los siguientes:

a) Impuesto sobre Bienes Inmuebles,
b) Impuesto sobre el perro,
c) Impuesto sobre el uso de zonas comunes,
d) Impuesto sobre el alojamiento,
e) Impuesto sobre las máquinas expendedoras,
f) Impuesto sobre máquinas de juego no premiadas,
g) Impuesto sobre la instalación nuclear.


Los municipios
imponen tasas locales para los residuos municipales y los residuos de construcciones menores.


 

Volver a índice de Régimen fiscal

Resumen de la imposición sobre la renta de las personas físicas

Están sujetas al impuesto sobre la renta por su renta mundial, aquellas personas físicas con residencia permanente en Eslovaquia y toda aquella persona que resida en Eslovaquia por un periodo superior a los 183 días durante el año fiscal. En el caso de que residan en Eslovaquia por un periodo inferior a 183 días por motivo de estudios, tratamiento médico o trabajo regular, solo se considerarán sujetas a este impuesto aquellas rentas que tengan su origen en Eslovaquia.

Además de los salarios, se considerarán ingresos cualquier otra compensación adicional en dinero o en especie. Los ingresos por inversiones, incluso aquellas procedentes de esquemas planes de pensiones, están sujetos al impuesto sobre la renta (aunque en el caso de los planes de pensiones se pueden considerar como pagos a cuenta).

Los siguientes ingresos serán susceptibles de ser gravados por el impuesto sobre la renta:

a) ingresos de actividades dependientes
b) ingresos de empresas, otras actividades lucrativas independientes, y el arrendamiento
c) ingresos derivados del capital
d) otros ingresos.

Los residentes fiscales en Eslovaquia están sujetos al impuesto sobre la renta que será del 19% o del 25% sobre su renta mundial. Cuando sus ingresos anuales no excedan los 36.256,38 € se aplicará un tipo impositivo del 19%. Cuando el ingreso anual supere esa cantidad, el 25%.

Los no residentes que reciban sus ingresos de una empresa extranjera por trabajos realizados en la República Eslovaca están exentos del impuesto sobre la renta siempre que estos ingresos no sean recargados en Eslovaquia o pagados por una empresa con establecimiento permanente y que la persona en cuestión permanezca en el país por un periodo de menos de 183 días. En cualquier caso, es de aplicación el convenio de doble imposición. Esta norma no se aplica a actores, deportistas, etc.

Los contribuyentes del impuesto sobre la renta tienen derecho a una deducción personal. Si la base imponible anual no supera 20.507 €, se puede aplicar una deducción de 3.937,35 € anuales. Cuando la base imponible anual supere los 36.256,38 €, el importe deducible será 0. Si la base imponible anual se mueve entre los dos límites arriba indicados, el importe deducible se calculará como la diferencia entre 9.064,09 € y un cuarto de la base imponible.

Asimismo, existe una deducción aplicable por cada hijo viviendo en el hogar familiar, que asciende a 22,17 € mensuales.
 

Volver a índice de Régimen fiscal

Resumen de la imposición sobre sociedades

Se aplica sobre los ingresos netos de todas las sociedades eslovacas y sobre los ingresos de las empresas extranjeras obtenidos en Eslovaquia (sucursal o establecimiento permanente).

Por establecimiento permanente, la legislación eslovaca entiende: un lugar o instalación a través de la cual, los no residentes sujetos al impuesto desarrollan sus actividades en Eslovaquia. Se exige que las actividades se lleven a cabo de forma continua o repetidamente; durante un periodo de seis meses (continuadamente o en varios periodos durante doce meses).

La tasa impositiva es del 21% desde el 2017 (anteriormente era del 22%). Tras esta reducción, en 2018 se eliminó el “impuesto mínimo”, que se recaudaba desde 2014 a las empresas que hubieran sufrido pérdidas el año anterior.

Además de la tasa general del 21%, existen impuestos especiales para algunos sectores:

Industrias reguladas (energía, seguros, telecomunicaciones, tráfico ferroviario, tratamiento de aguas…): las empresas de estos sectores con resultado contable derivado de estas actividades de más de 3 M. € deben hacer frente a una tasa del 0,545%, que bajará en 2021 al 0,363%.

• Desde 2012, los bancos se han visto obligados a pagar un 0,4% de los depósitos de personas físicas. Desde 2015, el porcentaje se ha reducido al 0,2% y se procederá a su eliminación en 2021.

• Las compañías de seguros deben pagar la tasa introducida en 2017 del 8% de todas las primas que reciban, salvo aquellas por seguros de vida.

• Tasa por el comercio minorista de alimentos: en 2019 se ha tratado de introducir un impuesto del 2,5% sobre las ventas de alimentos al consumidor para ciertas compañías. Estarían exentas las PYMES, las compañías presentes en menos del 15% de distritos de Eslovaquia, las empresas que solo vendan un tipo de alimentos y las que sean productoras y a la vez vendan al por menor todos sus productos. Este impuesto va, por tanto, dirigido a las grandes cadenas de supermercados, principalmente. Por ello, en abril de 2019 ha sido suspendido por la Comisión Europea. 

 

Tratamiento fiscal de dividendos y deducibilidad de gastos

En el impuesto de sociedades eslovaco los socios deben incluir sus beneficios en su declaración sobre la renta de manera separada. Los dividendos tributan a la tasa del 21%.

En general, todos los gastos son deducibles, salvo que aparezcan expresamente señalados por la ley como no deducibles. Por ejemplo, los gastos legales y de consultoría, o de alquiler sólo son deducibles si se pagan estos servicios. Los intereses y otros gastos relativos a préstamos con entidades vinculados serán deducibles hasta el límite del 25% del EBITDA del ejercicio.

Destaca el incentivo a las actividades de I+D, ya que, desde 2015, se puede deducir de la base imponible: el 25% de los costes de I+D imputables al ejercicio, el 25% de los gastos laborales que genere un graduado con contrato indefinido, y el 25% del excedente de la suma de los anteriores conceptos, que corresponda al ejercicio anterior.

Entre otros gastos deducibles reseñables están las contribuciones a la Seguridad Social (obligatorias por parte de la empresa), o los gastos operativos generados por instalaciones utilizadas para proteger el medio ambiente. Las bases imponibles negativas pueden ser trasladadas a los siguientes ejercicios hasta un máximo de cuatro periodos a partir del periodo en el que se incurren.

 

Volver a índice de Régimen fiscal

Resumen de la imposición sobre la el patrimonio

El impuesto sobre bienes inmuebles lo recauda la autoridad municipal en función de la propiedad y de la ocupación del bien inmueble.

Por ley, existen en Eslovaquia tres tipos de impuestos sobre bienes inmuebles:
Impuesto sobre la tierra
Impuesto sobre la construcción
• Impuesto sobre el apartamento

 El impuesto sobre la tierra es generalmente del 0,25% sobre el valor de la tierra, según la evaluación de la municipalidad. Las tarifas varían en función del tipo de terreno y su ubicación.

La tasa del impuesto general sobre los edificios es de 0.033 por cada metro cuadrado que ocupe el edificio terminado. La tasa del impuesto general sobre los apartamentos es 0.033 por cada metro cuadrado de superficie de la planta.

El contribuyente por el impuesto de bienes inmuebles es el propietario del inmueble o el administrador de un inmueble propiedad del Gobierno central, regional o local. Para todos estos impuestos el período impositivo es de un año. La declaración de la renta debe presentarse el 31 de enero del periodo impositivo en el que se originó la deuda tributaria. El impuesto vence el 31 de mayo.

El impuesto de transmisiones patrimoniales fue abolido el 1 de enero de 2005.

Sin embargo, en la venta de bienes inmuebles, la diferencia entre el precio de venta y el precio de adquisición está sujeta al Impuesto sobre la Renta por las ganancias de capital. Las plusvalías obtenidas por la venta de bienes inmuebles tributan a un 19% o al 25%.

Si bien, quedan exentos del impuesto sobre las ganacias de capital:

- Los pisos o casas unifamiliares en los que el contribuyente tuvo su residencia permanente durante al menos los dos años anteriores a la venta (salvo que la propiedad fuese utilizada para negocios en los últimos cinco años).

- Los inmuebles que se venden cinco años después de la fecha de adquisición (salvo que la propiedad fuese utilizada para negocios en los últimos cinco años).

 

 

Volver a índice de Régimen fiscal

Resumen de la imposición sobre el consumo

Este impuesto está regulado por los principios de la Directiva del Consejo Europeo 2006/112/EC sobre el Sistema Común del Impuesto sobre el Valor Añadido (DPH).

El tipo general del impuesto es del 20%; mientras que el tipo reducido es del 10%, y aplica a libros, medicamentos, ciertos materiales sanitarios y alimentos básicos.

Aunque la Ley declara que la prestación de servicios es un hecho gravable, establece también un gran número de exenciones. Están exentos, entre otros, los siguientes servicios: financieros, seguros, postal, radio y televisión, transferencia de inmuebles de más de dos años de antigüedad, educación, servicios médicos y servicios turísticos y de viaje destinados a no residentes en Eslovaquia. También están exentos los alquileres de inmuebles o sus partes, traspasos de apartamentos, ventas de participaciones en negocios y premios de lotería.


Operaciones intracomunitarias

Desde el 1 de mayo de 2004, tras la adhesión a la UE, la normativa aplicable en Eslovaquia es la de la UE. En consecuencia, para las operaciones intracomunitarias, se aplica el principio de gravamen en destino y se utilizan normas de inversión del sujeto pasivo del impuesto.

El IVA eslovaco se aplica a la adquisición de bienes de otros Estados Miembros, si la empresa vendedora está registrada a efectos de IVA en cualquier otro Estado Miembro. Por otro lado, están exentas de IVA eslovaco las ventas de bienes de Eslovaquia a la UE.

El mecanismo de inversión de sujeto pasivo del impuesto se aplica a todas las ventas que realicen las empresas extranjeras a empresas establecidas en Eslovaquia. Por tanto, las empresas extranjeras no aplicarán el IVA eslovaco en sus facturas, que será autorrepercutido por sus clientes en el país.


Registro en el IVA eslovaco

Desde 2009 las empresas eslovacas cuyas ventas anuales superen 49.790 € deberán registrarse a efectos del IVA. En cambio, para las empresas extranjeras el registro será obligatorio siempre que se cumplan alguna de las siguientes condiciones:

  • si desarrollan de actividades económicas en Eslovaquia que estén sujetas a IVA
  • si la facturación de las ventas a distancia supera 35.000 €
  • si la empresa vende bienes sujetos a IS. Esta condición aplica si el comprador es un eslovaco que no es sujeto pasivo del impuesto, y destina el bien a su uso personal

Desde 2016 se exime del registro a las empresas extranjeras cuyas únicas actividades en Eslovaquia sean el suministro de bienes y servicios a empresas establecidas en Eslovaquia. Esta novedad no es aplicable a las ventas a distancia.


Régimen de pagos y deducciones
El régimen de pagos y deducciones de IVA seguirá este esquema:

  1. El proveedor deberá solicitar al comprador si está inscrito como declarante de IVA y su número de identificación (DIC). El comprador presentará la factura de esos bienes en su declaración de IVA con el tipo de IVA que corresponda (IVA repercutido), y al mismo tiempo se deducirá el mismo importe (IVA soportado).
  2. Si el cliente no es declarante del IVA, deberá asumir el IVA que haya soportado, sin posibilidad de reembolso.


Reembolso del IVA para empresas (pers. físicas y jurídicas) no residentes en Eslovaquia

Se pueden beneficiar del reembolso del IVA empresas o empresarios extranjeros que, estando registrados como declarantes del IVA en sus países de origen, no estén registrados como tales en Eslovaquia y adquieran bienes o servicios de particulares o empresas que sean sujetos pasivos del IVA en Eslovaquia.

Todas las mercancías y servicios pueden ser objeto del reembolso, con la excepción de: gasolinas, (salvo el diésel para camiones), bebidas alcohólicas, tabaco y labores del tabaco, servicios hoteleros y de catering, servicios de ocio, transporte de pasajeros, alquiler de vehículos, propiedad inmobiliaria, y pagos basados en contratación administrativa (concursos y licitaciones).
 

 

Volver a índice de Régimen fiscal

Otros impuestos y tasas

Impuesto sobre Bienes Inmuebles

Es un impuesto de carácter local; lo aplican los ayuntamientos de los municipios eslovacos. La tasa del impuesto variará dependiendo del edificio, ya que se grava sobre el metro cuadrado y cada ayuntamiento lo aplicará respetando los márgenes establecidos. El impuesto sobre bienes inmuebles lo recauda la autoridad municipal en función de la propiedad y de la ocupación del bien inmueble.

Por ley, existen en Eslovaquia tres tipos de impuestos sobre bienes inmuebles: sobre la tierra, sobre la construcción y sobre el apartamento.

El impuesto sobre la tierra es generalmente del 0,25% sobre el valor de la tierra, según la evaluación de la municipalidad. Las tarifas varían en función del tipo de terreno y su ubicación. La tasa del impuesto general sobre los edificios es de 0.033 € por cada metro cuadrado que ocupe el edificio terminado. La tasa del impuesto general sobre los apartamentos es 0.033 € por cada metro cuadrado de superficie de la planta.

El contribuyente por el impuesto de bienes inmuebles es el propietario del inmueble o el administrador de un inmueble propiedad del Gobierno central, regional o local. Para todos estos impuestos el período impositivo es de un año. La declaración de la renta debe presentarse el 31 de enero del periodo impositivo en el que se originó la deuda tributaria. El impuesto vence el 31 de mayo.


Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales

El impuesto de transmisiones patrimoniales fue abolido el 1 de enero de 2005. Sin embargo, en la venta de bienes inmuebles, la diferencia entre el precio de venta y el precio de adquisición está sujeta al Impuesto sobre la Renta por las ganancias de capital. Las plusvalías obtenidas por la venta de bienes inmuebles también tributan, al 19% o al 25%.

Quedan exentos del impuesto sobre las ganancias de capital:

- Los pisos o casas unifamiliares en los que el contribuyente tuvo su residencia permanente durante al menos los dos años anteriores a la venta (salvo que la propiedad fuese utilizada para negocios en los últimos cinco años).

- Los inmuebles que se venden cinco años después de la fecha de adquisición (salvo que la propiedad fuese utilizada para negocios en los últimos cinco años).


Impuesto de vehículos a motor

Debe ser pagado anualmente por todos los vehículos utilizados con fines comerciales. Este impuesto ha pasado en 2015 de ser regional a ser estatal con lo que la tasa pasó a ser uniforme en toda la República Eslovaca (50 € al año para los vehículos de menos de 3,5 toneladas).
Actualmente el gravamen va aumenta en función de la antigüedad del vehículo. También se ha reducido la carga impositiva para vehículos eléctricos o híbridos.

Desde 2010 entró en vigor un nuevo sistema de recaudación de peaje electrónico aplicado a vehículos de motor con un peso total superior a 3,5 toneladas. Se puede encontrar información más detallada en la página web de la Oficina de Transporte (https://www.emyto.sk).


Impuestos sobre el producto

La Ley de impuestos sobre el producto se divide en cinco partes que fijan las condiciones bajo las cuales estos serán recaudados y los clasifica en impuestos sobre hidrocarburos, alcoholes, cerveza, vino y labores de tabaco. El sujeto pasivo del impuesto son las personas físicas y jurídicas que producen o consumen estos productos. A continuación, se facilita una tabla con los impuestos sobre el producto aplicables en Eslovaquia y actualizados a marzo de 2019:

Tabla 14. Impuestos sobre el producto en Eslovaquia.

Impuestos sobre el producto Tipo
Derivados del petróleo
Gasolina (con o sin plomo) 597,49, 550,52 € o 514,5 € / 1000 l
Gasóleo intermedio 368 € / 1000 l
Gas oil 368 € / 1000 l
Gasóleo de calefacción 111,50 € / 1000 Kg
Combustible 182 € / 1000 Kg
Calefacción 0 € / 1000 Kg
Alcoholes destilados
Tipo básico 1.080 € / Hl de 100% de alcohol etílico
Tipo reducido 540 € / Hl de 100% de alcohol etílico
Vino
Vino 0 €
Vino espumoso 79,65 € / Hl.
Vino espumoso (< 8,5º) 54,16 € / Hl.
Producto semiacabado 84,24 € / Hl.
Cerveza
Tipo básico 3,587 € / en % sobre el volumen de alcohol
Tipo reducido (pequeña fábrica) 2,652 € / en % sobre el volumen de alcohol
Tabaco
Tabaco en rama 71,11 € / kg.
Cigarros 77,37 € / 1.000 piezas
Cigarrillos (tipo combinado) 77,37 € / 1.000 piezas
Parte especifica 59,50 € / 1.000 piezas
Parte porcentual 23% sobre el precio

Fuente: Ley 98/2004 del Impuesto Especial sobre Aceites Minerales, Ley 104/2004 del IE sobre el Vino, Ley 105/2004 del IE sobre el Alcohol, Ley 106/2004 del IE sobre Productos de Tabaco, Ley 107/2004 del IE sobre la Cerveza.

 

Volver a índice de Régimen fiscal

Tratamiento fiscal de la inversión extranjera

Protección de inversiones

España tiene firmado un acuerdo de protección mutua de inversiones con la Federación Checoeslovaca al que se subrogó Eslovaquia a raíz de la separación de República Checa y Eslovaquia. Se encuentra publicado en el Boletín Oficial del Estado de 7 de febrero de 1992.

El Gobierno eslovaco fomenta la inversión extranjera, ya que es uno de los principales motores de la economía. También ha establecido incentivos financieros, como los créditos fiscales y sistemas auxiliares. Estas ayudas se conceden en función del tipo de proyecto, la ubicación geográfica y el sector de actividad que se trate. La baja tasa de impuestos en el país es uno de los elementos claves a la hora de atraer inversión extranjera. Además, Eslovaquia se beneficia de numerosas ayudas de la Unión Europea y muchos inversores ya se están beneficiando de los grandes proyectos de renovación y modernización del país.

Para poderse llevar a cabo una expropiación en Eslovaquia es preciso que se den una serie de circunstancias, como son: el carácter o interés público, la delimitación exacta del objeto a expropiar, el ajuste a una necesidad, y el derecho a una compensación. No obstante, es posible el recurso a los tribunales.

 

Volver a índice de Régimen fiscal