Demanda y Coyuntura

Estructura del PIB por sectores y por componentes del gasto

Montenegro es una economía en transición de ingreso mediano alto, lo que se refleja en la estructura del PIB desde la perspectiva de la demanda. Su economía se caracteriza por un elevado nivel de consumo privado, un bajo nivel de inversión y una contribución negativa del sector exterior al crecimiento económico. El sector primario representa el 6,7% del PIB mientras que la industria representa alrededor del 16% y el sector servicios algo menos del 60%.

 

 

 

 

 

 

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de PIB por sectores de actividad y por componentes del gasto

MONTENEGRO. PRODUCTO INTERIOR BRUTO

  EUR mill. (precios corrientes) % s/total % variación
  2018 2019 2020 2019 2020 2019 2020
PIB POR COMPONENTES DEL GASTO
Consumo final, del cual: 4.287,50 4.414,73 4.282,70 89,17% 102,13% 2,97% -2,99%
Consumo final de los hogares 3.424,60 3.533,60 3.336,30 71,38% 79,56% 3,18% -5,58%
Consumo final del sector público 862,9 881,12 946,40 17,80% 22,57% 2,11% 7,41%
individual 410,5 410,4   8,29%   -0,02%  
 colectivo 452,39 470,72   9,51% 0,00% 4,05%  
Formación bruta de capital fijo 1.363,90 1.351,81 1.157,80 27,31% 27,61% -0,89% -14,35%
Variación de existencias 124,3 229,47 210,70 4,64% 5,02% 84,61% -8,18%
Exportaciones 1.999,30 2.163,41 1.079,90 43,70% 25,75% 8,21% -50,08%
Importaciones 3.111,90 3.208,71 2.538,10 64,81% 60,53% 3,11% -20,90%
Producto Interior Bruto (PIB) 4.663,10 4.950,72 4.193,20 100,00% 100,00% 6,17% -15,30%
Fuente: Oficina de Estadística de Montenegro

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

   

MONTENEGRO. PRODUCTO INTERIOR BRUTO
  EUR mill. (precios corrientes) % s/total % variación
  2018 2019 2020 2019 2020 2019 2020
PIB POR COMPONENTES DE OFERTA
Agricultura, sector forestal y pesca 313,9 316,54   6,39%   0,84%  
Minería 50,4 61,76   1,25%   22,54%  
Total sector primario 364,4 378,3   7,64%   3,81%  
Manufacturas 185,8 184,07   3,72%   -0,93%  
Electricidad y gas 164,2 151,22   3,05%   -7,90%  
Aguas y tratamiento de aguas 76,3 83,18   1,68%   9,02%  
Construcción 266,4 318,29   6,43%   19,48%  
Total sector secundario 692,6 736,76   14,88%   6,38%  
Comercio mayorista y minorista 589,3 619,83   12,52%   5,18%  
Transportes y almacenaje 194,5 200,54   4,05%   3,11%  
Hoteles y restauración 341,7 386,29   7,80%   13,05%  
Información y comunicaciones 172 181,05   3,66%   5,26%  
Servicios financieros y seguros 186,1 156,55   3,16%   -15,88%  
Sector inmobiliario 251 274,01   5,53%   9,17%  
Servicios profesionales, científicos y técnicos 139,2 153,6   3,10%   10,34%  
Servicios administrativos y auxiliares 98,1 103,61   2,09%   5,62%  
Administración Pública y defensa 314,7 332,08   6,71%   5,52%  
Educación 178,3 181,35   3,66%   1,71%  
Sanidad y servicios sociales 165,5 166,61   3,37%   0,67%  
Artes y espectáculos y servicios de ocio 84,4 71,05   1,44%   -15,82%  
Otros servicios 44,4 50,69   1,02%   14,17%  
Total sector terciario 2.759,20 2.877,26   58,12%   4,28%  
TOTAL VAB 3.816,10 4.022,35   81,25%   5,40%  
Impuestos netos subsidios a los productos 847 928,37   18,75%   9,61%  
Producto Interior Bruto (PIB) 4.663,10 4.950,70   100,00%   6,17%  
Fuente: Oficina de Estadística de Montenegro

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Evolución de las principales variables económicas: crecimiento, inflación…

Montenegro es una economía pequeña y muy vulnerable a shocks externos debido a su dependencia del turismo internacional y de la inversión directa extranjera, a la ausencia de una política monetaria autónoma, al elevado nivel de deuda pública y sus desequilibrios de balanza de pagos. Hasta la pandemia de la COVID-19, la economía de Montenegro se encontraba en una fase expansiva, con una tasa de crecimiento del 5,1% y del 4,1% en 2018 y 2019. Sin embargo, la COVID-19 ha tenido un impacto muy significativo en la economía montenegrina, con un crecimiento negativo del 15,3% en 2020, posicionándose como el país de Europa con peor desempeño económico.  Sin embargo, en 2021 ha experimentado una rápida recuperación, con un crecimiento del 12,4%. 

El sector primario representa alrededor del 6,7% del PIB mientras que la industria representa alrededor del 16% y el sector servicios algo menos del 60%.

La demanda interna es el principal motor del crecimiento económico de Montenegro, con un especial peso del consumo privado y de la inversión. La demanda exterior, por su parte, tiene en Montenegro un fuerte componente contractivo. En 2021, el valor de las importaciones de bienes fue de 2.504,4 millones de euros (un 19% más que en 2019), mientras que las exportaciones fueron 437 millones (un 19,4% más que en 2019). El consiguiente déficit de la balanza de bienes (-2.067,3 millones de euros) se ha deteriorado con respecto a 2020 (-1.739,1 millones) a pesar del incremento de las exportaciones, propio de un contexto de recuperación internacional. 

En cuanto a la política fiscal de Montenegro, el déficit público se ha reducido en 2021 al 2,1%, un descenso mayor del esperado después de alcanzar el 9,8% en 2020 y la deuda pública el 105% en 2020, debido fundamentalmente al coste de la autopista Bar-Boljare, que es la autopista más cara de Europa por kilómetro cuadrado debido al terreno montañoso del país. De hecho, solo el tramo Smokovac-Matesevo ha costado 895 millones de euros, para lo cual han firmado un préstamo de 809 millones con Eximbank chino (con un tipo del 2%, un periodo de amortización 20 años y 5 de gracia). Eximbank es el principal acreedor, con un tercio de la deuda de Montenegro.

Por otro lado, con la adopción unilateral del euro, Montenegro carece de una política monetaria autónoma. En diciembre de 2021 la inflación alcanzó el 4,6%, en el marco de la crisis energética de finales de año y dejando atrás la deflación experimentada en 2020 (0,9%).

 En cuanto al mercado de trabajo, la tasa de desempleo, aunque ha disminuido ligeramente en los últimos años, sigue siendo alta debido a la escasa movilidad de la mano de obra y a la preferencia por el uso de mano de obra extranjera en los proyectos de construcción. La tasa de desempleo en 2020 fue del 18,4% y se redujo en 2021 al 15,8%.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de principales indicadores macroeconómicos

          MONTENEGRO. PRINCIPALES INDICADORES ECONÓMICOS
 201920202021
PIB (EUR mill.) 4.907,94.193,24.911,6
PIB, t.c. (%) 3,1-15,212,4
Exportaciones (EUR mill.)415,5366,1437
Exportaciones , t.c. (%)3,9-11,9 19,4
Importaciones (EUR mill.)2.600,42.105,22.504,4
Importaciones, t.c. (%)1,8-26,7 19
Tasa de cobertura (X/M, %)16,0 19,917,5
Tasa de apertura (X+M, % PIB)61,5 58,659,5
Tipo de interés de referencia (%)0,000,00 0,00
Precios de consumo, t.c. ( %)1,0-14,6
Población 627.988621.873 622.812
PIB per cápita (EUR)7.487,16.749 n.d
Tasa de desempleo (%)15,718,415,8
Salario bruto medio (EUR)781786802
Salario neto medio (EUR)520527 537
Tipo de cambio EUR:USD (final)1,111,221,13
Deuda externa (% PIB)180,0n.d. n.d.
Reservas de divisas (EUR mill.)1.366,81.7381.748,9
Balanza corriente (EUR mill.) -744,1-1.089 -453,4
Balanza corriente (% PIB)-15,2-25,93 -9,2
Déficit público (% PIB)-310 2,1
Deuda pública (% PIB)77,2105 n.d.
Fuente: Monstat, Central Bank of Montenegro

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Principales objetivos de política económica

En los próximos años, las prioridades de política económica girarán en torno a los siguientes ejes: 

  • Política fiscal. De conformidad con el Programa Nacional de Reformas Económicas presentado a la Unión Europea antes del comienzo de la crisis de la COVID-19, Montenegro se ha comprometido a llevar a cabo un proceso de consolidación que le permita estabilizar el nivel de deuda pública. El Programa incluye la aplicación de medidas de ajuste, tales como la reducción del gasto corriente en salarios y subsidios; la racionalización del empleo público; la mejora del marco fiscal de las empresas y de las inversiones; la lucha contra el fraude y la economía sumergida y el aumento de la transparencia fiscal. El objetivo fijado era alcanzar en 2020 un equilibrio presupuestario aunque la pandemia ha provocado un importante repunte del déficit y de la deuda público, constituyendo su control la máxima prioridad de política económica del gobierno. 
  • Política monetaria. Las autoridades se han comprometido a mantener el uso del euro como moneda propia, pese a que Montenegro no pertenece al Sistema Monetario Europeo.
  • Sector bancario. Montenegro tiene previsto continuar su estrategia de reestructuración voluntaria de los créditos morosos. La Ley para la Reestructuración Financiera de la Deuda con Entidades Bancarias establece procedimientos para resolver los créditos problemáticos y facilitar la aplicación de provisiones y la venta de activos.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Previsiones macroeconómicas

En lo que respecta a las previsiones macroeconómicas, Montenegro sufrirá un menor crecimiento económico en 2022 como consecuencia de la guerra en Ucrania y de la menor afluencia de turistas rusos, que se gasta en el país alrededor del un 1-2% del PIB montenegrino. El BERD, que estimaba un crecimiento del 5,7% en 2022 ha rebajado esa estimación al 3,7%, alcanzando el 4% en 2023.

Tras experimentar deflación del 0,9% en 2020, Montenegro ha experimentado un repunte de la inflación del 4,9% en 2021 en el marco de la crisis energética, y la evolución en 2022 estará a la volatilidad de la coyuntura internacional. 

Existía consenso antes de la crisis en la gradual caída de la tasa de paro, aunque lentamente. Sin embargo, la COVID-19 ha acelerado la tasa de desempleo. alcanzando el 18,4% en 2020, que ha comenzado a moderarse en 2021, con una tasa del 15,8%.

Por último, el déficit de la balanza corriente en 2020 alcanzó 1,089 millones de euros, registrando así un considerable incremento debido al deterioro de la balanza de servicios (turismo). Sin embargo, la mejora de la coyuntura internacional en 2021 ha permitido una considerable reducción del déficit de esta balanza en 2021.

El déficit público aumentó hasta el 10% en 2020 debido a la COVID-18. Sin embargo, en 2021, el gobierno montenegrino ha logrado un resultado mejor del esperado, con un déficit de tan solo el 2,1%. Con respecto a la deuda pública, en 2019 alcanzó el 77,2% del PIB y en 2020 superó el 100%.  El considerable incremento del endeudamiento en 2019 refleja el préstamo chino para la construcción de la autopista Bar-Boljare y a esto se ha añadido en 2020 la financiación de las medidas derivadas de la crisis de la COVID-19. Esto sitúa Montenegro en una delicada posición macroeconómica, con un escaso espacio fiscal que se reflejará en menores oportunidades comerciales en el país a corto y medio plazo. 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política fiscal y presupuestaria

A pesar de los importantes esfuerzos de consolidación fiscal de los últimos años, Montenegro continúa registrando desequilibrios fiscales significativos. El Fondo Monetario Internacional y la Comisión Europea recomiendan avanzar en el proceso de consolidación fiscal, corrigiendo el bajo nivel de ingresos tributarios, limitando las iniciativas de gasto no presupuestadas, liquidando atrasos pendientes y controlando la ejecución de garantías públicas.

El nivel de gasto público consolidado es elevado, situándose en 2021 alrededor del 49% del PIB, aunque se ha reducido en comparación con el año 2020. Este nivel elevado se debe no solo al importante peso que tienen las pensiones y los salarios públicos en el gasto sino también al impacto de la reestructuración del sector público empresarial y las inversiones de capital. Además, el Estado se enfrenta a un importante gasto derivado de los subsidios y de la ejecución de garantías otorgadas a favor de empresas estatales, que no han logrado privatizar todavía. En todo caso, y a pesar de las reformas estructurales acometidas recientemente por el Gobierno, el gasto público debería reducirse de forma gradual a medio plazo. 

Del mismo modo, Montenegro tiene un nivel de ingresos públicos relativamente elevado, en torno al 41,1% del PIB en 2021. La principal fuente de ingresos son los impuestos indirectos y, en segundo lugar, las cotizaciones sociales, rasgo distintivo de la economía montenegrina que penaliza la creación de empleo. Sin embargo, los impuestos directos sobre la renta tienen un peso marginal debido a la falta de mecanismos de control tributario y al importante papel de la economía informal. Además, Montenegro se ha promocionado como un destino de inversión, haciendo bandera de su favorable marco impositivo, lo que afecta especialmente a los impuestos directos sobre la renta de las personas físicas y de sociedades, y a las ganancias del capital. También destacan los ingresos no tributarios que, por su naturaleza, tienden a ser más volátiles. En cualquier caso, todos estos ingresos no bastan para cubrir el elevado nivel de gasto, resultando en un déficit estructural, en ocasiones elevado. 

La deuda pública ha crecido notablemente en los últimos cinco años, alcanzando en 2029 el 105% del PIB y neutralizando así las mejoras obtenidas por los acuerdos previos de condonación de deuda. Este incremento se debe, en gran medida, al endeudamiento incurrido para la construcción de la autopista Bar-Boljare. Aunque la demanda de deuda en el mercado nacional ha mejorado recientemente, todavía es insuficiente para cubrir estas necesidades, lo que expone a Montenegro a la volatilidad de los mercados internacionales. 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política monetaria

Debido a la inestabilidad monetaria sufrida en la década de los noventa, Montenegro decidió en 1999 autorizar la circulación paralela del dinar yugoslavo y del marco alemán, el cual reemplazó formalmente al dinar en noviembre de 2001, y fue sustituido, a su vez, por el euro en 2002. Por consiguiente, Montenegro carece desde entonces de política monetaria propia. Sin embargo, cabe recordar que el uso del euro por parte de Montenegro es una decisión unilateral y no disfruta de ningún respaldo ni de la Unión Europea ni del Banco Central Europeo. De hecho, Montenegro no cumple las condiciones para acceder a la Unión Económica y Monetaria, ya que ni siquiera es miembro de la Unión Europea. Las entidades bancarias montenegrinas no pueden acceder al Banco Central Europeo y sus depósitos no están protegidos por el Sistema Europeo de Garantía de Depósitos. Por lo tanto, las condiciones monetarias de Montenegro vienen determinadas exclusivamente por los flujos de balanza de pagos. No obstante, aunque se han mantenido los instrumentos de la política monetaria convencional a disposición del banco Central de Montenegro -operaciones de mercado abierto, operaciones de crédito, capacidad de prestamista de último recurso y requerimientos de reserva- en la práctica, el Banco Central sólo hace uso del último instrumento referido.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Políticas estructurales (programas, reformas, etc.)

Montenegro y otros países de los Balcanes se han incorporado recientemente a un proceso, inspirado en el Semestre Europeo, que supone una mayor coordinación de las políticas estructurales entre Montenegro y la Unión Europea, y que exige la presentación con periodicidad anual del Programa Nacional de Reformas Económicas, que recoge las medidas económicas que adoptarán las autoridades montenegrinas a lo largo del año. En otoño de cada año, el Consejo (ECOFIN) revisa los progresos realizados por Montenegro y realiza observaciones de cara a la elaboración del Programa Nacional de Reformas del año siguiente.   

El actual Programa Nacional de Reformas Económicas 2021-2023 en febrero de 20201 y establece como objetivo prioritario del nuevo Gobierno montenegrino asegurar la recuperación económica del país tras los efectos negativos de la pandemia de COVID,  impulsando al mismo tiempo el crecimiento económico del país, manteniendo una disciplina fiscal y adoptando las reformas estructurales necesarias para reforzar la competitividad de la economía. Las reformas propuestas para este período son:

  • Utilizar la política fiscal responsable para mitigar el impacto negativo de la crisis causada por COVID sobre el crecimiento económico y empleo.
  • Apoyar recuperación económica y asegurar una gestión responsable de la inversión pública.
  • Vigilar los desafíos a la estabilidad financiera.
  • Prestar apoyo al sector privado.
  • Mantener un diálogo continuo y coordinado con los actores relevantes en el país (tanto sociales como económicos).
  • Guardar empleos.

Además, el gobierno montenegrino ha aprobado tres paquetes de medidas por un valor total de 1.900 millones de euros para hacer frente al impacto económico de la COVID-19. Los dos primeros paquetes y parte del tercero se refieren a medidas a corto plazo para garantizar la liquidez en el mercado, apoyar a pequeñas y medianas empresas, y preservar el empleo. Consisten en subsidios a empresas, incentivos fiscales o a asistencia colectivos vulnerables.

Sin embargo, una parte muy relevante del tercer paquete se refiere a un ambicioso conjunto de medidas de largo plazo destinado impulsar la transformación digital de la economía y a reforzar sectores estratégicos, especialmente los sectores turístico, agrícola y energético. Para ello, se adoptará un nuevo marco legislativo, que incluirá la aprobación de la "Ley de actividades innovadoras" y la "Ley de Fomento de Investigación, Desarrollo e Innovación".

Volver a índice de Demanda y Coyuntura