Estructura de la oferta

Resumen de la estructura de la oferta

Cabo verde es un país de renta media con un PIB y PIB per cápita estimado de 1.636 millones USD y 3.078,33 USD en 2016 respectivamente, según los ultimos datos disponibles (WEO FMI, Abril 2017) no llega al 0,3% del PIB de la CEDEAO, pero la duplica en términos de PIB Per cápita (alrededor de 1535 USD/ media de la CEDEAO).

Su economía está altamente concentrada en dos sectores de actividad: el inmobiliario y turismo (los ingresos por turismo supusieron alrededor de 21,2%-21,6% del PIB en 2015-2016 según datos del BCCV) y la economía marítima (incluyendo industria transformadora de la pesca). Sus vulnerabilidades vienen dadas por la escasa diversificación de la actividad económica, su reducida competitividad ( a las restricciones propias de una economía poco desarrollada se une el elemento estructural de su condición insular); la debilidad de su sistema financiero (muy vinculado al sistema portugués); la dependencia de la coyuntura exterior por la importancia de las remesas de emigrantes como fuente de financiación (12%-11,6% del PIB en 2015-2016 según datos del BCCV), y el excesivo peso de su deuda pública/ externa (127,47% del PIB según la última actualización del FMI, abril 2017).

Volver a índice de Estructura de la oferta

Precios (minoristas y mayoristas)

 


En el año 2018 el BCV sitúa la inflación, medida por el deflactor del PIB, se situó en 1,3%. Los componentes más deflacionistas fueron el agua y electricidad (trasladando al consumidor reducciones en el coste del suministro por la buena coyuntura internacional), el gas y otros combustibles, el transporte y los productos de alimentación y bebidas.



En el año 2018 las estimaciones del FMI sitúan la inflación en un 1,4% y la proyección para 2019 es de 1,5%. 


 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Infraestructuras económicas (transporte, telecomunicaciones y energía)

Transporte

Cabo Verde ha desarrollado sus infraestructuras de transportes condicionado por su carácter insular y su difícil orografía. El gobierno tiene intención de poner en marcha un Sistema Integral de Transporte, que se convierta en un factor clave de competitividad económica.
En materia de transporte terrestre, el archipiélago cuenta con una red de carreteras y con unas infraestructuras portuarias y aeroportuarias de una calidad aceptable. Existen 1.437 km. de carreteras, según la Cámara de Comercio de Cabo Verde, de los cuales 932 km. están asfaltados, según datos del CIA World Factbook. Un tercio de la red viaria se encuentra repartido en las islas de Santiago y San Vicente que concentran a su vez a dos tercios de la población.
En materia de infraestructuras y servicios de transporte aéreo, el país dispone de cuatro aeropuertos internacionales en Praia, Boavista, Santiago y Sal. Cuenta también con aeródromos en la isla de Fogo, Maio, Sao Nicolau y Sao Vicente. Aeropuertos y Seguridad Aérea de Cabo Verde (ASA) es la empresa encargada de la gestión del tráfico aéreo en el archipiélago. La compañía aérea nacional, Transportes de Cabo Verde (TACV) ha sido adquirida en un 51% por la aerolínea islandesa Loftleidir Cape Verde (subsidiaria de Icelandair Group).
Las acciones prioritarias del programa de gobierno van dirigidas a:
- Reorganización de la gestión aérea nacional e internacional de la compañía aérea nacional. A este respecto, Binter Cabo Verde (participada por el gobierno caboverdiano en un 49% de su capital) continúa siendo la única empresa que gestiona los vuelos entre islas con obligaciones de servicio público. Por su parte, TACV, ahora gestionada en un 51% por Loftleidir Cape Verde, pasa a asumir la gestión de negocio internacional de la compañía caboverdiana. Icelandair adoptará la estrategia de convertir Cabo Verde en un centro de conexiones entre África, Europa y Sudamérica debido a su privilegiada ubicación.

- El siguiente proceso de privatización será el de ASA, previsto en 2019. Por el momento se desconoce si se tratará de una adjudicación directa o licitación de una concesión. Se escindirá la gestión de los derechos de sobrevuelo del espacio aéreo y lo constituirán como un ente público independiente
- Inversión y modernización en infraestructuras aeroportuarias, con especial atención al aeropuerto de Boavista, la isla en la actualidad con mayor potencial turístico, y donde algunos tour-operadores como TUI (con la cadena hotelera RIU) tienen importantes planes de expansión.
- Continuar la liberalización del mercado, fomento de la entrada a nuevos operadores, incluido low cost.
Infraestructuras y transporte marítimo: el país cuenta con puertos en todas las islas habitadas. Porto Grande, en la isla de San Vicente, y el puerto de Praia, en la isla de Santiago, constituyen las infraestructuras más importantes de carga mercancías y pasajeros. Ambos puertos tienen capacidad para recibir barcos de gran calado, cuentan con terminal de contenedores y disponen de servicios de reparación naval y una terminal de cruceros en Porto Grande. El sistema portuario es responsabilidad de la empresa publicapública ENAPOR.
Aunque en general no existen barreras comerciales ni obstáculos no arancelarios significativos, existe una referencia constante tanto por los exportadores como inversores a la deficiente conectividad marítima entre las islas, con ausencia de frecuencias fijas y escasa eficiencia, lo que fragmenta fuertemente el mercado y dispara los costes logísticos.
Las acciones del gobierno se dirigirán en los siguientes frentes:
- Renovación del transporte marítimo a través de la revisión del modelo de concesiones para las líneas marítimas actuales, para la entrada de nuevos operadores en el tráfico inter islas y/o internacional. En este sentido, desde octubre de 2018, la empresa portuguesa Transinsular gestiona y explota el transporte marítimo interinsular.- Revisión profunda del modelo de gestión portuaria. ENAPOR, empresa pública encargada de la gestión portuaria, está actualmente definiendo un nuevo modelo de negocio, mediante la posible privatización de la gestión operacional, y atracción de operadores privados, especialmente en el marco de la gestión de contenedores. Se espera un proceso de privatización para 2020. En él se pretende otorgar concesión a través de concurso abierto por un plazo de 10 años. Se dividirá en tres partes: gestión portuaria, gestión de los estibadores, terminales roll on-roll off.
- Desarrollo de un plan estratégico para el sector portuario, centrado en la renovación de las infraestructuras portuarias. En este marco, el gobierno ha expresado reiteradamente su interés en potenciar a Cabo Verde en el circuito de cruceros del Atlántico.
- Aprovechar la situación geoestratégica de cabo verde para el fomento y tránsito marítimo y desarrollo de sectores asociados como: registro internacional de navieras, servicios de soporte asociado al tráfico marítimo (reparación, aprovisionamiento de carburante).
 

Telecomunicaciones


El sector de las telecomunicaciones, representa el 3,3% del PIB, emplea el 1,8% de la población activa. Desde que la compañía portuguesa Portugal Telecom (PT) adquirió el 40% de Cabo Verde Telecom en 1995, las inversiones en el sector no han cesado y el número de líneas se ha incrementado en un 70%. Se ha instalado un sistema de cables de fibra óptica entre las islas; en 1997 se implantó el acceso a Internet y en 2001 se completó el anillo de fibra óptica en todas las islas. Desde que el mercado se liberalizó en 2005, las tasas de penetración en móvil e internet han aumentado exponencialmente.
Actualmente dispone de dos compañías que ofrecen telefonía fija, móvil y acceso a internet que son CV Movel y Unitel+. El 74% de la población (394.114 subscripciones) dispone de acceso a internet con una tasa de penetración del 73%. En cualquier caso, el coste de las telecomunicaciones se estima entre los más altos del mundo (referencias del CSP de la BAD 2014-2018)


Energía


Cabo Verde carece de recursos energéticos. El sector energético se caracteriza por la dependencia del exterior, el elevado consumo de combustibles fósiles (un 76,5% del consumo total), y un arraigado uso de la biomasa. El país importa un 76,5% de sus necesidades de petróleo fundamentalmente de Portugal y de algunos países africanos (2.600 barriles diarios). Las empresas Enacol y Shell Cabo Verde son las encargadas de distribuir los productos derivados del petróleo cuyos precios están fijados por el gobierno.
La energía eléctrica se produce, casi en su totalidad, mediante centrales térmicas de gasóleo o fuel. De hecho, estas dos fuentes de energía suponen el 41% y el 16% del consumo nacional de combustible, respectivamente. Por otra parte, el uso de biomasa en forma de leña para cocinar, representa el 19,4% del consumo, lo que crea un serio problema ecológico tanto por la deforestación como por las emisiones de CO2. Las energías renovables se están desarrollando considerablemente, esencialmente a través de instalaciones eólicas y fotovoltaicas. que suponen ya un 23,5% del consumo total.
La empresa pública ELECTRA tiene el monopolio del transporte y distribución. La producción puede ser realizada por operadores privados, si bien no hay un marco claro de venta de energía a la red. Estas circunstancias, junto con la falta de infraestructuras de redes y almacenamiento, unido al elemento insular, generan un sector fuertemente ineficiente, cuyos costes de producción de energía son un 70% superior a los de la media de la Unión Europea.

El anterior gobierno elaboró un Plan Nacional de Acción para las Energías Renovables que incluye un Plan Nacional de Acción para la Eficiencia Energética (PNAEE) y una Agencia de Acción para las Energías Renovables, si bien está pendiente de elaboración el nuevo Plan desarrollo Marco del sector energético con las líneas del nuevo programa de gobierno; por un lado, continuar potenciando las energías renovables y por otro, la reforma de ELECTRA.
En el marco de las energías renovables, la apuesta tecnológica es la energía eólica a gran escala; pequeñas centrales fotovoltaicas para las zonas remotas, iluminación pública y explotaciones agrícolas; energía solar térmica para hoteles, edificios públicos y escuelas; y por último, utilización de sistemas híbridos de eólica- solar – diésel para las desaladoras. La mala calidad de las redes puede convertirse en un factor condicionante del desarrollo de las energías renovables, por lo que JICA, BAD y AFD están focalizando parte de su financiación en este ámbito.

En lo que se refiere a ELECTRA, la empresa necesita una profunda reestructuración, que permita a su vez el desarrollo de un nuevo modelo tarifario que permita la descremación para grandes clientes, y una reglamentación clara y transparente que incentive la producción privada para autoconsumo- venta a la red e incluso distribución directa a los grandes clientes. Se prevé su privatización mediante concurso abierto para 2020.
Otro de los retos del país es el de la producción de agua potable: el 10% de la energía eléctrica se utiliza en labores de desalinización. El aumento del turismo y el crecimiento de la demanda interna han provocado un aumento del consumo al que ELECTRA debe dar respuesta mediante formas más eficientes de producción, distribución y almacenamiento. Es destacable que a este respecto la red de agua potable se limita al 50% (90% en Praia). El nuevo modelo pretende focalizar además a los operadores comunales, mediante cesiones del servicio por parte del monopolista ELECTRA, sea de la producción y distribución; sea solo de la distribución.

 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Población activa y mercado de trabajo. Desempleo

Según los últimos datos del INE de Cabo Verde, la población activa ascendía en 2018 a 222.028, un 12,2% de la misma en condiciones de desempleo.
La tasa de actividad es de un 55,6%, un 60,2% en el medio urbano. Por sexos varía entre el 62,5% de los hombres y el 48,7% de las mujeres. La tasa de ocupación es de 48,8%, pasando de un 36,1% de media en los niveles de formación básica a un 15,8% en los niveles superiores de educación. Según el Global Competitiveness Report del World Economic Forum 2018 Cabo Verde se sitúa en el puesto 111 de 140 en el ranking general y en el puesto 103 en el ranking de salarios/productividad, al parecer debido a desajustes en la adecuación entre oferta y demanda de empleo ya que mientras entorno al 20% de la oferta laboral cualificada (universitaria) está desocupada el sector de la construcción y la ingeniería continúa empleando a trabajadores extranjeros mediante contratos temporales de corto plazo.
La población ocupada se divide en el sector primario que emplea el 12,5%; el sector secundario, que engloba la construcción, emplea al 21,1%; y el sector servicios, incluyendo los servicios públicos, emplea al 66,1%.
En lo que se refiere al desempleo, como hemos mencionado, en 2018 se situó en un 12%. Esta tasa se reparte en un 12,4% en los medios urbanos, y un 6,2% en los niveles de educación universitarios. El desempleo se concentra esencialmente en la población joven: entre 15-34 años asciende a un 18,7%.
 

Volver a índice de Estructura de la oferta

PIB per capita y distribución de la renta

La población se situó en 546.388 habitantes en 2017 (Banco Mundial, mayo 2019). El PIB per cápita de Cabo Verde es de 3.244 USD en 2017 (Banco Mundial mayo 2019) Según un estudio publicado por el INE de Cabo Verde en noviembre 2016, un 35% de la población vivía en 2015 en condiciones de pobreza (en términos absolutos). En lo que se refiere a la distribución de la renta, el índice de Gini se situó en 2015 en 0,46, con el 20% de la población más pobre realizando el 5,2% del total de gasto y el 20% de la población más rica el 52,2%.
 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector primario

En 2018, el sector primario daba empleo al 2,5% 35% (PEDS) de la población, aunque significa sólo el 8,3% de su PIB, según estimaciones del Instituto Nacional de Estadística de Cabo Verde en 2018.
Agricultura: Según  estimaciones de la FAO en 2016, la superficie total de Cabo Verde es de 403.000 hectáreas, repartidas en 79.000 hectáreas de superficie agrícola y 90.860 hectáreas de superficie forestal.
Las 79.000 hectáreas de superficie agrícola, están distribuidas en 50.000 hectáreas de tierras cultivables (14% de la superficie total), 4.000 hectáreas de cultivos permanentes (1% de la superficie total) y 25.000 hectáreas de pastos permanentes y praderas (6,2% de la superficie total). Solamente 3.500 hectáreas están irrigadas y la producción, al margen de la agricultura de subsistencia, apenas está diversificada. Gran parte de la ayuda internacional se destina al aprovechamiento de corrientes subterráneas y plantas de desalinización. Los principales cultivos son el tomate, el plátano, el mango, el coco, la patata dulce, la caña de azúcar, el maíz y las judías. Otros productos son la piña, papaya, el café y la yuca.
Cabo Verde es capaz de producir un 15% de las necesidades anuales en materia de alimentación, distribuido en pequeñas explotaciones familiares de menos de 2Ha e importa las 4/5 partes de su consumo de judías verdes, maíz y patatas. A este respecto, los principales problemas vienen dados, por un lado, por las sequías recurrentes; y por otro, por la sobrepoblación de las áreas cultivables y el consiguiente minifundismo. Por eso, la política agraria se centra en dos ámbitos: la reestructuración del sistema de propiedad de la tierra y la optimización de los escasos recursos de agua del país, con la introducción de sistemas de riego por goteo, sobre todo para bananas, legumbres y frutas. Según estimaciones, las reservas de agua explotables serían suficientes para abastecer 8.600 hectáreas, frente a las 3.500 hectáreas que se abastecen en la actualidad.
La ganadería cubre el 95% del consumo interno de carne. La producción de leche es bastante modesta y apenas satisface el 25% de las necesidades del país.
La pesca en Cabo Verde es una actividad sobre todo artesanal que representa sólo el 1% del PIB y genera aproximadamente 10.000 puestos de trabajo directos (5% de la población activa).
Se estima que la pesca artesanal está compuesta por 1.688 embarcaciones (90% de las cuales están motorizadas) y 4736 pescadores. El sector de la pesca artesanal produce 4400 toneladas anuales, (30% atún, 54% otros peces, 16% marisco.
La pesca industrial está compuesta por 91 embarcaciones, principalmente atuneros, con una captura aproximada de 9.840 toneladas (casi el 70% atún), destinada en casi su totalidad a la exportación.
Las capturas actuales (10.000 toneladas) solo representan un tercio del potencial del sector, estimado en 36.000 toneladas/año. La Zona Económica Exclusiva de Cabo Verde ocupa aproximadamente 734.265 Km2.
Ahora bien: la pesca en Cabo Verde es una importante fuente entrada de divisas. Las exportaciones de pescado representan aproximadamente 40 millones de euros, siendo los principales productos la langosta y el atún. Las capturas de la flota industrial son casi en su totalidad destinadas a la exportación.
Sao Vicente tiene el mayor potencial pesquero y cuenta con un puerto de aguas profundas, servicios y facilidades de refrigeración. Por otro lado, Cabo Verde está ampliando su área de pesca a través de la firma de acuerdos con otros países, como Senegal o Guinea, que le permiten pescar en sus aguas.
Cabo verde cuenta con acuerdos internacionales de pesca: -Acuerdo de reciprocidad con Senegal (con una flota en la Zona Económica Exclusiva de Cabo Verde); Convención con Mauritania y Acuerdo de pesca con la Unión Europea (2014-2018). Renovado por un período de 5 años, hasta 2023
 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector secundario

La adopción de medidas legales destinadas a promocionar el sector privado y a atraer las inversiones extranjeras ha dado un cierto impulso al sector industrial caboverdiano. A pesar de ello solo emplea el  21,1% de la población activa en 2018 y su contribución al PIB (17%) es relativamente escasa, según estimaciones del Instituto Nacional de Estadística de Cabo Verde. Esto se debe  fundamentalmente a la configuración geográfica del país, a una legislación insuficiente y al coste relativamente alto de algunos de los factores de producción como el agua, las telecomunicaciones, el transporte y la energía.
El subsector de la construcción se encuentra en crecimiento y supone un 40,6% del sector gracias a las inversiones realizadas en el sector turístico.
El subsector manufacturero se está expandiendo lentamente destacando y supone un 40% del sector secundario. Destaca la industria de alimentación y bebidas, procesado de pescado, textil y del calzado, reparación de barcos, las destilerías de ron, los materiales de construcción y medicamentos.
Los subsectores de energía y agua aportan el 20% restante al sector secundario.
En lo que se refiere a la industria extractiva, Cabo Verde dispone de recursos minerales limitados. La minería contribuye muy escasamente a la economía caboverdiana las industrias extractivas representan menos de un 1% del PIB). El principal mineral es la sal; además, otras industrias extractivas son las canteras de piedra y arena, el caolín, la arcilla, el yeso y el basalto.
 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector terciario

El sector servicios es esencial en la economía caboverdiana. Dentro del sector servicios destacan el comercio, el turismo, el transporte, las telecomunicaciones y la banca, concentrando el 62% del PIB. En 2018 este sectorha dado empleo al 66,1% de la población activa.
Destacan, por orden de aportación al PIB, los servicios de administraciones públicas, inmobiliarios, comercio, transportes, financieros de alojamiento y restauración, y de servicios a empresas.
Entre ellos, cabe destacar el subsector de servicios financieros. La mayor parte de entidades bancarias son sucursales de bancos portugueses. Los bancos comerciales del país son: Banco Africano de Investimentos; Banco Cabo-Verdiano de Negócios; Banco Comercial do Atlântico; Banco Espírito Santo; Banco Inter-Atlântico; Bank of Cape Verde; Caixa Económica de Cabo Verde; Ecobank; Green Bank; Novo Banco de Cabo Verde. Sin embargo, el sistema se caracteriza por una altísima concentración. Según el Country Strategic Pape (CSP) de la BAD 2014-2018, dos únicas instituciones concentran el 70% del total de los activos bancarios. Presenta dos particularidades importantes: fuerte concentración en inmobiliario y construcción y persistentes excesos de liquidez. La falta de información financiera empresarial se convierte en un factor fuertemente limitativo del crédito interno, uno de los frentes que el gobierno quiere abordar a través de la puesta en marcha de fondos de garantías para el desarrollo de las PYMES locales. Hay que tener en cuenta que el número de bancos corresponsales activos disminuyó a 33 en 2017, de 38 en 2015 y el valor de los flujos de pago disminuyó en un 27% entre 2014 y 2016. La pérdida de relaciones de corresponsalía bancaria representa una vulnerabilidad mayor dada la dependencia de Cabo Verde de las remesas y depósitos de los migrantes. Cabo Verde ha acordado con la UE adoptar una serie de normas de buen gobierno fiscal para evitar ser catalogado como una jurisdicción no cooperativa a efectos fiscales.
Según la última prueba de estrés del sistema bancario del BCV, en el caso de la materialización del riesgo de crédito (shocks en el crédito a sectores como vivienda, consumo, turismo, construcción y obras públicas), la mayoría de los bancos experimentarían pérdidas significativas, pero podrían continuar operando cómodamente bajo la proporción de capital mínimo del 10%.
 

Volver a índice de Estructura de la oferta