Estructura de la oferta

Resumen de la estructura de la oferta

La descomposición sectorial del PIB ghanés se ha mantenido casi inalterada los últimos años y es la propia de un país subdesarrollado exportador de materias primas, aunque con características particulares. Debe tenerse en cuenta que la economía sumergida es dominante y, como no hay datos para estimarla, el cuadro real seguramente será algo distinto del que presentamos a continuación.

Conviene destacar que, debido al peso del cacao, el peso del sector agrario es en Ghana casi el doble del que tiene en países africanos comparables, y además cae lentamente. No es que haya que "vaciar" este sector (como se pensaba en los años 60 y siguen pareciendo pensar las autoridades ghanesas, obsesionadas con la industrialización): es que su productividad está creciendo muy lentamente, lo cual es síntoma de unos serios problemas estructurales. Ghana tiene una clara ventaja comparativa en agricultura, pero no la está sabiendo aprovechar. Y una de las claves de este país es, precisamente, que el crecimiento no está creando puestos de trabajo, pues está siendo impulsado por sectores intensivos en capital (la minería del oro o la extracción de petróleo).

Volver a índice de Estructura de la oferta

Precios (minoristas y mayoristas)

Ghana es una economía de mercado y, en consecuencia, los precios vienen determinados por la confluencia de la oferta y la demanda. Las únicas excepciones son los precios de la electricidad, el agua y los productos petrolíferos, fijados respectivamente por la Comisión Reguladora de Suministros Públicos (PURC) y la Autoridad Nacional del Petróleo (NPA). Una de las claves político-económicas de los últimos años está siendo el alza de las tarifas del combustible y la electricidad que, en algunas ocasiones, ha sido considerablemente alta, más allá de la ya de por sí elevada inflación.

Como corresponde a un país en vías de desarrollo, en Ghana, los precios de numerosos bienes y servicios son bajos. Sin embargo, hay fuertes signos de dualismo en multitud de sectores y grandes límites a la oferta, de modo que no es extraño encontrar bienes y servicios muy caros en términos nominales y prohibitivos en términos de poder adquisitivo. Hay varias explicaciones: algunas coyunturales (malas cosechas) y otras estructurales (protección arancelaria, cárteles e ineficiencias en la distribución). Como se ha destacado previamente, en Ghana no hay una comisión nacional de competencia.

La inflación es un problema endémico en Ghana, lo que ha motivado diferentes crisis y redenominaciones de la moneda. Históricamente ha sido mayor que en otros países africanos y el país ha sufrido varios brotes de hiperinflación. La explicación básica de este rasgo estructural es la habitual en estos casos: el banco central ha estado "imprimiendo" más dinero del que necesitaba la economía con el objetivo de pagar las facturas del Estado. A esta razón fundamental se han sumado en algunos años las perturbaciones externas (encarecimiento del petróleo y de los alimentos), los vaivenes del cedi y los excesos de demanda (no satisfechos adecuadamente a causa de las rigideces de la oferta).

De hecho, la lucha contra la inflación ha sido uno de los objetivos del último programa del FMI que se ha conseguido con notable éxito, puesto que se ha pasado del 17% en 2015 hasta unas tasas inferiores al 10% desde el año 2018. El control de la monetización del déficit público por parte del Banco Central ha sido, sin duda, una medida fundamental para conseguir una mayor estabilidad de precios y lograr que la inflación se encuentre dentro del objetivo de política monetaria. Sin embargo, la depreciación continuada del cedi está poniendo en peligro los objetivos de inflación.
  

inflación Ghana 2020

  Fuente: Ghana Statistical Service (GSS). Última actualización marzo 2020

 

A diferencia de otros países, en Ghana no se publican datos de inflación subyacente (es decir, excluidos precios de los alimentos y de los combustibles), pero sí se publica un índice para “Alimentos y bebidas” y otro para el resto de artículos. Sistemáticamente, la inflación del grupo “Alimentos y bebidas” es muy inferior a la del resto de artículos que suele estar representado por dos dígitos.

En el gráfico anterior se han mostrado tres indicadores de inflación (IPC, deflactor del PIB e IPrI) porque el análisis del IPC no revela en toda su dimensión el problema de la inflación. ¿Qué nos aportan los otros dos indicadores?

El índice de precios industriales (IPrI o, como se llama en Ghana, el Producer Price Index) refleja parte de la inflación de costes que sufren los productores ghaneses. Su evolución es alarmante, incluso antes del repunte espectacular de 2014. El país ha perdido competitividad a un ritmo elevado durante años debido a la continua depreciación de la moneda que no ha compensado en general los aumentos de precios.

Con respecto al deflactor del PIB, es importante compararlo con el IPC: cuando el deflactor del PIB es superior al IPC, Ghana importa estabilidad de precios del exterior. Ha sido así hasta finales de 2012; desde entonces, la evolución de precios internacionales y luego la depreciación del cedi ha revertido la situación. Actualmente, la política monetaria del Banco de Ghana consiste en un objetivo de inflación (8% con un +/-2%) que tiene en cuenta el empleo.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Infraestructuras económicas (transporte, telecomunicaciones y energía)

Dependiendo de con qué se comparen, las infraestructuras ghanesas de transporte pueden resultar decentes o deficientes. En general, las infraestructuras han sido identificadas como probables cuellos de botella en el crecimiento del país. El MoF estima las necesidades en unos 1.600 millones de dólares anuales hasta 2023.

La prioridad del gobierno de Akufo-Addo es el transporte por ferrocarril, que cuenta con varias líneas de financiación ofrecidas por Sudáfrica, China, India y Malasia.

Carreteras

El transporte por carreteras es la modalidad interna dominante y la inversión en carreteras ha aumentado considerablemente en los últimos años, con énfasis en la mejora de las ya existentes. Según algunas estimaciones, alrededor del 95% de todo el tráfico de pasajeros y mercancías dentro del país se realiza por carretera. La longitud de la red de carreteras ghanesa es de alrededor de 67.000 km, cubre casi todo el país y está compuesta por diferentes tipos de vías que se clasifican de la siguiente forma:

a) Carreteras troncales o trunk roads (13.367 km), cuya gestión y mantenimiento depende de la Ghana Highway Authority (GHA). Estas carreteras están clasificadas, a su vez, en:

  • Carreteras nacionales: son la columna vertebral del resto de la red, uniendo las principales ciudades del país. Este tipo de carreteras se designan con la letra N seguida de un número que indica la ruta específica. Los números impares indican rutas de Este a Oeste, mientras que las pares van de Norte a Sur.
  • Carreteras regionales: compuestas por rutas primarias y secundarias que unen núcleos urbanos de menor categoría y hacen de conexión entre distintas carreteras nacionales. Están designadas por la letra R seguida de dos dígitos para las carreteras regionales principales, y de tres dígitos para las carreteras regionales secundarias.
  • Carreteras inter-regionales: son aquellas carreteras que conectan los puntos menos frecuentados así como zonas de difícil acceso. Están designadas por las letras IR junto con un número impar si para los trayectos Este-Oeste y número par si son Norte-Sur.

b) Carreteras urbanas o urban roads (12.400 km), gestionadas por el Department of Urban Roads (DUR).

c) Carreteras de acceso o feeder roads (42.192 km), gestionadas por el Department of Feeder Rads (DFR).

Las tres agencias mencionadas anteriormente (GHA, DUR y DFR) son dependientes del Ministerio de Autopistas y Carreteras ghanés.

El estado de estas carreteras es diverso y solo 7.700 km están asfaltados (alrededor de 20.000 km son de grava y el resto son caminos de tierra). El mantenimiento se financia mediante el Ghana Road Fund, cuyos ingresos principales se nutren en su casi totalidad de un recargo sobre la gasolina.

Por un lado, la inversión realizada en los últimos años ha permitido tener una red relativamente decente de carreteras nacionales uniendo los principales puntos del país. De este modo, entre otras mejoras, se ha conseguido facilitar el flujo de tráfico en las salidas de la capital, Accra, mediante la construcción de interconexiones a diferentes niveles. Por otro lado, siguen existiendo importantes cuellos de botella en determinadas zonas próximas a los principales núcleos urbanos, pavimentos seriamente deteriorados por falta de mantenimiento en muchas de las carreteras principales, y núcleos urbanos que siguen sin contar con acceso por carretera asfaltada por lo que el acceso a algunas áreas es casi imposible durante la época de lluvias. Este último caso es especialmente grave en el norte del país, donde la población se encuentra muy dispersa en una amplia superficie.

Por consiguiente, son aún necesarias múltiples inversiones para desdoblar las carreteras, gestionar el caótico tráfico en las principales ciudades, aumentar la seguridad y extender la red a comunidades aisladas. No obstante, las carreteras de Ghana, aunque malas desde un punto de vista europeo, son mejores que las de otros países menos desarrollados.

Se han firmado numerosos contratos y MoU con empresas de varios países para ejecutar muchos de los proyectos prioritarios, algunos en BOT.

Puertos

Tema y Sekondi-Takoradi son los principales puertos del país, situados a 30 km y 180 km de Accra respectivamente. Tema es el puerto de importación y Takoradi, el de exportación y, aunque ambos están clasificados entre los mejores de África occidental, sufren problemas interno debido a la corrupción y la ineficiencia. Ambos adolecen de problemas de calado para barcos de gran tonelaje y están prácticamente colapsados, especialmente Tema.

La congestion en ambos puertos ha ido en aumento y, por lo tanto, los tiempos de espera aumentan, suponiendo un incremento en los costes. Los principales cuellos de botella radican en la capacidad limitada de manejo de cargas, escasa capacidad de almacenamiento y unas conexiones terrestres insuficientes alrededor de las zonas portuarias.

Con un tráfico marítimo de mercancías en alza para los próximos años, las necesidades de ampliación son evidentes. Además, el puerto de Takoradi está sufriendo actualmente un aluvión de importaciones de materiales destinados a la industria petrolera y gasística en esa zona del país, cuando antes apenas se encargaba de gestionar una cuarta parte de todo el comercio marítimo.

El organismo público encargado de la planificación, construcción, gestión, mantenimiento y operación de los puertos del país es el Ghana Ports and Harbours Authority (GPHA). Dicho organism es el que, desde el año 2012 ha estado firmando contratos con diversas empresas privadas para realizer diversas obras de ampliación de los puertos de Tema y Takoradi, obras que siguen en ejecución. También se prevé la construcción de un nuevo Puerto en Keta (los estudios de viabilidad comenzaron en 2019), en parte ante la previsión de que se produzcan en los próximos años exploraciones petrolíferas en la zona. Debido a la falta de recursos públicos y a la envergadura de estos proyectos, se busca que las obras se lleven a cabo mediante partenariados público privados (PPP).

También se ha hablado en los últimos años de la intención de aumentar la eficiencia del Puerto de Tema mediante la creación de puertos secos en Accra y el foment de la intermodalidad que permita poner en funcionamiento el puerto seco cercano a Kumasi (Boankra) que debería servir al centro-norte del país y a todas aquellas mercancías con destino hacia Burkina Faso o Níger

Aeropuertos

En Ghana, la aviación civil es competencia exclusiva del Ministerio de Aviación que articula en diferentes autoridades cada una de sus competencias.

Solo hay un aeropuerto internacional, el de Accra (Kotoka) y hay otros dos regionales en Kumasi y Tamale, a los que añadir uno exclusivamente militar en Sunyani y otro civil-militar en Takoradi. Sin embargo, la pretensión de Ghana de convertirse en el nodo del transporte regional implica que se van a acometer ambiciosos proyectos en este campo.

Por aeropuertos, la situación actual es la siguiente:

  • Accra-Kotoka: actualmente es el segundo aeropuerto de África occidental en tráfico de mercancías y el tercero (después de Lagos y Dakar) para pasajeros. El tráfico de pasajeros ha venido creciendo en los últimos años a tasas cercanas al 10% anual, si bien por distintas circunstancias. En los últimos años ha crecido el número de aerolíneas internacionales que vuelan a Accra.  Debido al crecimiento económico, la propensión importadora, la entrada de nuevas aerolíneas y la apertura en febrero de 2012 de una terminal de carga para productos perecederos es de esperar que también crezca significativamente el tráfico de mercancías.
  • Tamale: avanzan los planes de convertir Tamale en un nuevo aeropuerto internacional, que da salida a los peregrinos musulmanes que van a La Meca y, según pretende el Gobierno ghanés, a productos perecederos procedentes tanto del norte de Ghana como de los países limítrofes, en especial Burkina Faso.
  • Takoradi: actualmente es una base militar y el desarrollo de la ciudad como consecuencia del descubrimiento del petróleo requiere un replanteamiento total de su aeropuerto.
  • Kumasi: desde hace varios años se encuentran en proceso las obras de ampliación (la primera fase acabó en 2014).

El Gobierno tiene planes para construir aeropuertos o pistas en otros lugares (Ho, Cape Coast, Paga, Wa...). Ho y Cape Coast están a unas dos horas en carretera de Accra, de modo que esta pretensión no parece razonable, sobre todo si mejoran las comunicaciones por ferrocarril y carretera.

Sistema ferroviario

El sistema ferroviario es muy deficiente y se basa en una red triangular que conecta Accra, Kumasi y Sekondi-Takoradi. Cuenta con solo 947 kilómetros de vía estrecha heredados de la época colonial y actualmente las únicas líneas que funcionan son la Takoradi-Nsuta, de 61 kilómetros y utilizada para el transporte de manganeso, y la Tema-Accra-Nsawam, vía Achimota, de 67 kilómetros. El Estado cuenta con siete locomotoras, 161 vagones de carga y 20 vagones de pasajeros operativos. El ancho de vía es diferente del que existe en sus países vecinos pero el mismo que hay en Nigeria, aunque también se planea trabajar para hacerla compatible con la del resto de países de la zona siguiendo las directrices de la CEDEAO/ECOWAS.

La falta de un sistema ferroviario adecuado es un problema serio en un país relativamente extenso como Ghana, en el que la población aumenta rápidamente y las ciudades crecen a lo ancho y no a lo alto y, sobre todo, en el que la minería desempeña un importante papel.

Ciertamente, Ghana necesitará replantearse a fondo sus carencias ferroviarias (máquinas, vías, señalización, comunicaciones...) porque estas serán necesarias para solucionar los problemas del tráfico de mercancías y de pasajeros; sin embargo, el ferrocarril no ha recibido durante los últimos años la atención que requiere.

Existen ambiciosos planes de mejora, centrados en cuatro ejes:

1. Línea del oeste:

Esta línea abarcaría Accra-Takoradi-Kumasi, de unos 266 km más una secundaria de 76 km hasta Awaso. En esa zona hay una mina de manganeso que produce 2 millones de toneladas anuales, originalmente de propiedad ucraniana pero recientemente adquirida por una empresa china. Pretenden aumentar la producción hasta los 6 millones de toneladas y exportar el mineral a través del puerto de Takoradi. También hay una mina de bauxita y plantaciones de cacao a las que el ferrocarril les ofrece una vía de transporte más barata que la actual por carretera. Esta línea solo está operativa 60 km desde la mina de manganeso en Nsuta.

2. Línea del este:

La línea, de unos 300 km comenzaría en Accra, pasando por Tema para terminar en Kumasi también. Ahora mismo está operativa 30 km de Tema a Nsawam. También en esta zona hay producción de bauxita.

3. Dos líneas en la zona central

La zona del centro de Ghana, que abarcaría desde Kumasi hasta el norte del país, denominada la columna central, se extendería unos 700km hasta el límite con Burkina Faso. Dado la extensión del tramo pretenden dividirlo en dos: desde Tema hasta el lago Volta (desde aquí el transporte sería marítimo) y desde Buipe hasta Paga (límite con Burkina Faso)

En noviembre de 2018 se firmó un contrato entre Ghana y Burkina Faso para servicios de consultoría para el proyecto de la construcción de la conexión por ferrocarril desde Accra a Ouagadougou. El proyecto partiría del puerto de Tema a través de Ho, Hohoe, Yendi, Tamale y Paga hasta la frontera con Burkina Faso y se alargaría desde Dakola a Ouagadougou. La firma de este contrato permite la creación de un consorcio con Vision Consult Limited de Ghana y Team Engineering de Italia, para proporcionar apoyo técnico para la ejecución del proyecto. Los consultores ayudarán al proceso de selección. A principios de 2019 el Ministro comenta que están en marcha estudios de viabilidad.

Otro de los planes es abrir un corredor en la zona amplia de Accra (Greater Accra) que uniría las ciudades de los aledaños de la capital con ésta. Se está valorando las opciones de monorraíl, metro etc.

En cuanto a infraestructuras de telecomunicaciones y energía, se recomienda al lector acudir a los epígrafes sectoriales correspondientes.
 

 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Población activa y mercado de trabajo. Desempleo

En el mercado laboral ghanés se aprecian dos rasgos básicos de los países en desarrollo. En primer lugar, la existencia de una economía informal extensa y, en segundo lugar, el hecho de que una parte sustancial de la población empleada lo está en el sector primario.

En Ghana, como en la mayor parte de los países del África subsahariana, es muy complicado obtener estadísticas actualizadas y fiables del mercado laboral. No obstante, el Ghana Labour Force Report publicado en el año 2015 por el Ghana Statistical Service, refleja una tasa de actividad del  67,9% para la población mayor de 15 años. 

Por lo que respecta a la tasa de desempleo, esta es del 5,2%. Mayor entre las mujeres (57,2%) que entre los hombres (42,8%), y más elevada en las zonas urbanas (58,6%) que en las rurales (41,4%). La mayor parte de los desempleados se concentran en el rango de edad que va de los 20 a los 24 años.

Por sectores la mayor parte de la población ocupada se dedica a la agricultura (36%), seguido del sector servicios (63,86%), y en menor medida la industria (13,53%). Es destacable también el hecho de que dos de cada cinco mujeres empleadas se dedican a la venta al por mayor o al detalle, lo que más que duplica la proporción de hombres dedicada a este subsector.

En la interpretación de estas estadísticas conviene tener en cuenta el significativo tamaño de la economía informal, lo que puede distorsionar la representatividad de las mismas. La región de Gran Accra, sede de la mayor parte de las multinacionales, de las empresas públicas y sede administrativa del Gobierno, es un ejemplo representativo del tamaño de la economía informal. En esta región tan solo el 25% de los trabajadores cuentan con un contrato formal.

Volver a índice de Estructura de la oferta

PIB per capita y distribución de la renta

A la hora de imaginarse cómo de ricos son los ciudadanos de un país mucha gente acude al PIB per cápita. En Ghana es imposible dar una cifra exacta por las diferencias en las fuentes (FMI o Ghana Statistical Service), pero en la actualidad se encuentra por encima de los 2000 USD anuales. En cualquier caso, el PIB per cápita no siempre es un buen indicador de la riqueza de los habitantes de un país, y menos en Ghana, donde pesan mucho las remesas de los emigrantes y las repatriaciones de dividendos de las multinacionales, y donde la distribución personal de la renta es muy desigual. Por tanto, fijarse en el PIB y en su distribución per cápita puede llevar a conclusiones erróneas.

De hecho, el Banco Mundial prefiere la renta nacional bruta (RNB). Tras la revisión de la contabilidad nacional de diciembre de 2010, que entre otras cosas supuso una revisión al alza del PIB en un 60% (y con él, de la RNB), Ghana superó el umbral de la renta media fijado por el Banco Mundial. Lo de la renta media es más un gran titular que otra cosa, pues en realidad se trata de una categoría que sirve para clasificar a los países en función de qué financiación pueden conseguir del Banco Mundial (concesional o no concesional); la cuestión es que se convierte en un titular que cambia la escena, porque se altera la percepción que se tiene del país. 

El crecimiento en Ghana sí ha reducido la pobreza absoluta en los últimos años, cosa que no se ha constatado para el conjunto del continente.  Según los Indicadores de Desarrollo Mundial del Banco Mundial, en Ghana ha descendido enormemente la pobreza desde 2005 y ahora es menor que la prevalente en África subsahariana y en los países con niveles similares de renta: Ghana ha sido un caso de éxito. 

  

Sin embargo, esta reducción de la pobreza no se ha acompañado de una reducción de la desigualdad. Más bien al contrario: el índice de Gini en 2017 era 0,43 (cuanto más cerca de 1, más desigual la distribución; un país escandinavo puede estar en el 0,25 y España por el 0,33), superior a la cifra de 0,419 obtenida en el año 2006.

 

Además de las diferencias personales, hay diferencias regionales en la distribución de la renta, siendo las tres regiones del norte las más pobres del país con diferencia (se estima que en el norte más de la mitad de la población es pobre, mientras que en el sur solo debe de serlo cerca de la quinta parte). El hecho de que el crecimiento no esté siendo igualitario y esté concentrándose en las ciudades, está generando una importante migración rural, que es una de las claves socioeconómicas del país. El sur cuenta con varias ventajas naturales: las comunicaciones, la concentración urbana, la fertilidad del suelo y, en el caso de Accra, la capitalidad. Por el contrario, en el norte la población es rural, dispersa y agraria; al no haber regadíos, los campesinos dependen de las precipitaciones, lo que aumenta su vulnerabilidad.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector primario

El sector primario es crucial en la economía ghanesa sea cual sea la variable que miremos: PIB, ingresos por exportación del país y ocupados. Hay que destacar que, al igual que en España (pero al contrario que en otros países como Costa de Marfil y de lo que tradicionalmente se ha considerado), las estadísticas de Ghana incluyen la minería en el sector secundario, de modo que en el primario solo quedarían la agricultura, la ganadería, la pesca y la silvicultura. 

Para una visión completa de los datos de producción del sector se recomienda visitar la sección de estadísticas de la FAO (de donde se han sacado los datos para los siguientes gráficos) o, alternativamente, contactar con el Ministerio de Alimentación y Agricultura, que tiene una división de estadísticas. 


Agricultura

La agricultura en Ghana ha sido un caso de éxito en el contexto africano. Creció a un ritmo anual del 5% tras las reformas de los 80 (una de las mayores tasas en todo el mundo), década en la que se emprendieron unas políticas de reforma y liberalización que sentaron las bases para un mayor peso del sector privado. Ahora el crecimiento se ha ralentizado muy notablemente, pero el mayor peso del sector privado ha permitido contribuir a la reducción de la pobreza y lograr la autosuficiencia en determinados cultivos autóctonos base para la alimentación de la población (como la mandioca). El aumento de la producción desde mediados de los 80 se ha conseguido en el margen extensivo (roturando nuevas tierras) y en el intensivo (aumentando la productividad de las ya existentes); la productividad ha crecido a mayor tasa que la roturación.

Sin embargo, y como en tantos otros casos en Ghana, ese crecimiento ya no puede darse por descontado existiendo profundos problemas que deben resolverse, especialmente el del riego y el de la productividad, aunque el potencial sigue siendo considerable. Ahora, uno de los objetivos es disminuir las importaciones de arroz y aumentar las exportaciones de frutas tropicales (piña y mango en particular).

Es muy destacable que en toda Ghana sólo están irrigadas aproximadamente unas 10.000 hectáreas según el Centro de Promoción a la Inversión ghanés (GIPC por sus siglas en inglés), si bien esta superficie no dejará de crecer en los próximos años gracias tanto a la iniciativa privada como a los proyectos que varios donantes están financiando. Según el GIPC el potencial de terreno irrigable asciende hasta las 346.000 hectáreas. 

En Ghana coexisten dos grupos genéricos de sistemas de irrigación, uno de sistemas convencionales, que se inició hace décadas con el apoyo del Gobierno de Ghana y del que hacen uso principalmente los pequeños agricultores, y otro tecnológicamente más sofisticado que han iniciado inversores privados, tecnificando los sistemas de irrigación.

A pesar de que gran parte del país disfrute de un clima ecuatorial, con un régimen de lluvias de más de seis meses al año, lo cierto es que las diferencias son palpables entre el sur tropical y el norte más árido, donde el tipo de orografía permite cultivos más extensivos de cereal, pero donde son más acusadas las sequías, haciendo más ineficaces los cultivos.

A pesar de su dinamismo, la agricultura ha ido perdiendo peso en el PIB ghanés como consecuencia del crecimiento aún mayor de otros sectores. La necesidad de desarrollar el sector debido a su peso en el empleo y en las políticas de reducción de la pobreza, explica los numerosos y algunas veces cuantiosos programas y proyectos que se están poniendo en marcha por todo el país, a menudo con fondos públicos extranjeros. El Banco Mundial ha contribuido a financiar varias reformas del sector agrícola ghanés, las cuales han tendido a una mayor liberalización de la producción y comercialización agrícolas, y al levantamiento de las restricciones que afectan al comercio exterior, así como a crear un clima adecuado para que se produzcan mayores inversiones en el sector. El Gobierno también ha llevado a cabo varios programas encaminados a mejorar la situación del sector primario (el más reciente es el denominado "Planting for Foods and Jobs"). 

La producción agrícola está dominada por el cacao, los cereales tradicionales (maíz, mijo, sorgo) y, sobre todo, los tubérculos de zona tropical (mandioca, ñame, batata). A continuación se representa gráficamente la evolución de la producción agrícola ghanesa en volumen, desagregada por cultivos:

Cultivos Ghana 2 

Fuente: FAOSTAT. Última actualización: marzo 2020 (datos de 2018)

El 90% de las explotaciones son familiares y minúsculas, de menos de 2 hectáreas; la excepción son los cultivos para la exportación (cacao, aceite de palma, piña, caucho...). La productividad es bajísima, al igual que en el resto del África subsahariana  a pesar de su continuo y reseñable aumento desde los 80, de modo que existen importantes márgenes de mejora. Uno de los problemas fundamentales es el de la salida de la producción al mercado, pues no todas las comunidades rurales tienen las infraestructuras de transporte adecuadas y carecen de instalaciones de almacenamiento y refrigeración de la cosecha. Verdaderamente, aunque existe potencial para el aumento de la producción, el problema de la comercialización es mayúsculo, especialmente en determinados productos como la piña. 

Aunque no aparezca como relevante en el gráfico anterior, la clave de todo el sector primario es el cacao, del que viven (directa o indirectamente) unos cinco millones de personas (es decir, más del 15% de la población). Ghana es el segundo productor mundial de cacao, tras Costa de Marfil. Juntos representan el 60% de la producción mundial del cacao. 

El subsector del cacao está muy regulado y el organismo clave, el Ghana Cocoa Board (COCOBOD) está bajo el control del Ministerio de Finanzas, no bajo el del Ministerio de Agricultura y Alimentación. Aunque hay más de 20 compradores autorizados, el actor principal es la Produce Buying Company (PBC), filial de COCOBOD con más de un tercio de la cuota de mercado. El sector del cacao es una fuente de divisas para el Estado: el Estado es el comprador más importante de la mercancía (a un precio que fija él mismo, lógicamente por debajo del precio internacional) y tiene además prácticamente el monopolio de la exportación. Compra por tanto por debajo del precio de mercado y vende al precio de mercado, embolsándose un beneficio que solo parcialmente se redistribuye al sector del cacao a través de varios programas. 

El Gobierno argumenta que la liberalización del sector puede conllevar una disminución de la calidad del producto, que hoy por hoy es una de las más reputadas del mundo, y que con este esquema está protegiendo a los agricultores de los vaivenes de los mercados. La fijación anual del precio de compra es esperada con expectación.

En junio de 2019 Ghana y Costa de Marfil consiguieron un acuerdo histórico: la “Declaración de Abidjan”, en la que los Gobiernos de ambos países anunciaron la creación de un organismo gestionado por ambos países para gestionar la exportación de este producto, y tratar de influir en el precio internacional de esta materia prima.

La mayor parte de la producción de cacao es llevada a cabo por pequeños agricultores, principalmente en las regiones de Ashanti, Brong Ahafo, Central, Oriental, Occidental y Volta.

Ganadería 

Tras años de relativo estancamiento, el crecimiento de la ganadería ha repuntado en la última década. Las principales cabañas son la caprina y la ovina, que han crecido notablemente en los últimos tiempos.  

cabaña ganadera Ghana

 
 Fuente: FAOSTAT. Última actualización: marzo 2020 (datos de 2018)

Dentro del subsector domina la avicultura, que no está mecanizada, lo cual genera algunas oportunidades de negocio. La carne de pollo constituye un elemento fundamental en la dieta de los ghaneses que se pueden permitir la carne, pero, a pesar del incremento espectacular en el número de cabezas en las últimas décadas, la producción nacional de pollos es claramente insuficiente para abastecer el país, de modo que se importa mucho, sobre todo de Países Bajos, Bélgica y Estados Unidos. El importante aumento de las importaciones de pollo desde el año 2015 ha llevado a que la producción nacional se haya resentido, cayendo un 22% en 2018. Esto podría dar fuerza a las habituales reclamaciones de prohibir o limitar la importación de productos congelados, lo que por el momento no se ha llevado a cabo.

pollos ghana 2020

 Fuente: FAOSTAT. Última actualización: marzo 2020 (datos de 2018)

La pesca

La pesca ha sido uno de los sectores predominantes en la cultura ghanesa, estando las etnias Ga y Adangbe fuertemente orientadas al mar y a esta industria . Su importancia cultural es similar a su importancia económica (en empleo y porcentaje del PIB) y culinaria (aportando la mayoría de las proteínas presentes en la dieta ghanesa ante la considerable ausencia de carne en la misma).

Tradicionalmente, sólo se ha practicado pesca de bajura en la que los pescadores locales se desplazan en cayucos o pateras habitualmente equipados con un motor fueraborda. La pesca industrial en alta mar apenas ha gozado de cierta importancia histórica por el elevado valor de las inversiones requeridas, estando la flota limitada a unos ochenta navíos licenciados; todos, excepto ocho, ondean la bandera ghanesa.

Sin embargo, los caladeros ghaneses llevan siendo sobreexplotados desde 2011, cuando los pescadores chinos entraron en el mercado ghanés fruto de los pactos intergubernamentales entre China y Ghana. Desde entonces, las capturas han aumentado considerablemente, pero no los desembarcos en los puertos ghaneses (la normativa local exige que todo producto pescado en aguas ghanesas ha de ser cuantificado en los puertos de Tema o Takoradi) lo que proporciona una idea acerca del aumento de la práctica del transbordo de mercancía entre barcos en aguas internacionales. Estos transbordos son fuertemente perseguidos por la Marina de Ghana, si bien no cuenta con la capacidad suficiente para impedirlos.

Como consecuencia de esta sobreexplotación, los caladeros han disminuido por debajo de su umbral de recuperación natural, acercándose inevitablemente a su agotamiento. Las principales especies capturadas en alta mar son el atún y los cefalópodos (sepia, pulpo o calamar). Por su parte, la tilapia, el red fish, el star fish y el cassava fish representan las principales especies desarrolladas en acuicultura.


Silvicultura

Otro subsector primario de gran relevancia es la silvicultura, pues los productos de la madera y de la serrería han sido tradicionalmente la tercera exportación en importancia tras los productos minerales y el cacao. Junto con la exportación de productos de la madera, el otro causante de la deforestación es el uso de la madera como fuente de energía primaria, especialmente en los entornos rurales; se calcula que cerca del 60% de la energía primaria de Ghana procedía de la madera, un porcentaje que se pretende disminuir con la electrificación y el uso del gas. A principios de los 90 había más de 8 millones de hectáreas de selva en Ghana, pero en 2013 quedaban tan solo 1,6 millones. Anualmente casi se tala más del doble de lo que oficialmente está permitido. 

Institucionalmente, el sector depende del Ministerio de Tierras y Recursos Naturales y, en concreto, de la Comisión de Bosques de Ghana (Ghana Forestry Commission ). La ley fundamental es la Ley de Gestión de Recursos Madereros (Act 547 de 1998, enmendada en 2002).

La industria maderera y la del caucho se concentran fundamentalmente en el occidente del país. Solo hay una empresa con certificado FSC en toda Ghana. La principal empresa de caucho del país, Ghana Rubber Estates Ltd, tiene participación pública pero desde mediados de los 90 está controlada por SIPH, una empresa francesa vinculada a Michelin que es el mayor productor de caucho natural de África.

Merece la pena destacar que la exportación de madera en bruto está totalmente prohibida desde 1999, al igual que en otros países de África occidental. El objetivo claro de esta medida es el desarrollo de una industria de transformación de la madera. Las actividades madereras están divididas en tres sectores: primario (tala), secundario (aserraderos, contrachapado...) y terciario (muebles, puertas, parqué, etcétera). Sólo pueden ser exportados, pues, bienes procedentes del secundario y el terciario. Sin embargo, lo cierto es que, tal y como las propias autoridades reconocen, el capital humano en los estadios superiores de la industria es muy escaso.

Por otro lado, la deforestación está privando a los segmentos secundario y terciario de la industria de buena materia prima. La solución que las autoridades se están planteando pasa por dos vías: la utilización de materiales alternativos y de rápido crecimiento (como el bambú o la rota -ratán-) y la importación de madera de otros países como Camerún.

 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector secundario

Minería:

En la contabilidad nacional de Ghana, a semejanza de lo que se hace en España y la Unión Europea, la minería queda englobada en el sector secundario y no en el primario. Es importante recordar este hecho a la hora de hacer comparaciones, ya que otros países como Costa de Marfil incluyen la minería en el sector primario.

La minería es con diferencia el sector que más inversión extranjera atrae, el que más aporta a las exportaciones y el que más aporta al presupuesto público (el sector minero contribuyó al 5% de los ingresos públicos en 2018). 

Como en otros países africanos, tras la independencia, el sector minero fue nacionalizado para proteger el interés público. Sin embargo, este proceso de nacionalización no aportó buenos resultados, por lo que en la década de los 80 la regulación dio un giro hacia la privatización y la liberalización con la Ley Minera de 1986. Estas nuevas políticas llevaron a un rápido incremento de la inversión en el sector, así como a un aumento del valor añadido y a una mayor cuota de éste en el total de las exportaciones. La Ley Minera ha sido reformada varias veces, la última en 2006 (Minerals and Mining Law, Act 703), junto con una pequeña enmienda en 2016 (Minerals and Mining Law, Amendment 2014 y Minerals & Mining Amendment Act, 2015). Las disposiciones más importantes de esta ley son las siguientes:

  • Propiedad pública del suelo y del subsuelo
  • Necesidad de obtener una licencia para la explotación con 30 años (prorrogables una sola vez) de duración máxima
  • Al Estado le corresponde un 10% del capital de la concesión sin coste alguno para el mismo
  • Regalía del 5% 
  • Protección durante 15 años frente a cambios legislativos

Desde 1993, la regulación del sector minero corre a cargo de la Comisión de Minerales (Minnerals Commission), agencia que forma parte del Ministerio de Tierras y Recursos Naturales (Ministry of Lands and Natural Resources).

La minería en Ghana se divide en dos tramos: gran escala y pequeña escala. Los grandes productores se agrupan en la Cámara de Minas de Ghana (The Ghana Chamber of Mines) a la que pertenecen las mayores compañías mineras de oro del planeta, como Gold Fields, Newmont o AngloGold Ashanti. La minería a pequeña escala (cuyos protagonistas son llamados "galamsey", argot de "gather them and sell") puede ser legal, pero muchos galamsey infringen las normas del sector (hay aproximadamente 500.000 mineros a pequeña escala, de los que un 10% operan ilegalmente).

De acuerdo con el FMI (World Economic Report), Ghana es el sexto productor mundial de oro y el mayor de África. La mayor parte del oro ghanés se encuentra en las regiones Central, Ashanti y Occidental (en el sistema montañoso formado por las montañas Birimian, en el suroeste del país). Las ciudades mineras más importantes son Tarkwa y Obuasi. Las ventas de oro al exterior son la primera exportación del país, representando en torno al 40% de las exportaciones totales.

Una obsesión nacional es el aluminio. Ghana cuenta con importantes yacimientos de bauxita (los terceros de África) y el desarrollo de la industria del aluminio se encuentra detrás de parte de las políticas industriales de los 60 y de la creación del puerto de Tema y de la presa de Akosombo (bauxita, una fábrica de aluminio, una presa para dar electricidad al país y a la fábrica de aluminio, una cementera, una refinería y un puerto para sacar fuera la producción). A pesar del tremendo fracaso, el desarrollo de una industria nacional del aluminio está arraigado en muchas conciencias. La única gran minera de bauxita es Ghana Bauxite Company, que ha estado explotando desde 1941 la mina de Awaso, con reservas para durar más de tres décadas. Se estima que existen reservas de bauxita repartidas por el país para durar más de un siglo. En septiembre del año 2018 el gobierno de Ghana firmó un acuerdo de 2.000 millones de USD con la empresa china Sinohydro Group Limited mediante el cual esta consigue la explotación de los recursos de bauxita a cambio de inversión en carreteras, puentes, hospitales, viviendas y la mejora de la electrificación del país.

Ghana es también un importante productor de mineral de carbonato de manganeso, un elemento esencial para el procesamiento del acero inoxidable. La producción de manganeso no ha dejado de aumentar desde que se privatizó la compañía nacional en 1995. La empresa, Ghana Manganese Company, de capital australiano, extrae unos dos millones de toneladas al año de la única mina de manganeso explotada en el país. En el año 2016 se exportaron 2 millones de toneladas y en el 2018 la cifra aumentó hasta las 3 toneladas, Minerals Commission, 2018.

La falta de ferrocarriles y el consecuente uso de camiones para sacar a los puertos la producción aumenta considerablemente los costes de la bauxita y el manganeso, y en general afecta negativamente a todos los demás tipos de minería, por ejemplo, dificultando el traslado de la nueva maquinaria. No es de extrañar, pues, que la primera remodelación del sistema ferroviario ghanés vaya a ser la del corredor occidental, desde el puerto de Takoradi a las minas y a Kumasi, aunque todavía no hay fecha para el inicio del proyecto.

Ghana produce un promedio anual de medio millón de quilates de diamantes a partir de depósitos aluviales localizados en la cuenca del río Birim. La oferta de diamantes brutos proviene principalmente de empresas de extracción a pequeña escala, ya que sólo existe una empresa de explotación a gran escala, la Great Consolidated Diamond Ghana Limited (GCDGL). Los diamantes tienen un destino fundamentalmente industrial y en marzo de 2012 se inauguró la primera fábrica de cortado y pulido de diamante en Ghana.

El sector minero está últimamente en el punto de mira, pues muchos (incluidos UNCTAD y Banco Mundial, que estuvo involucrado en el proceso liberalizador de los 80) consideran que no contribuye suficiente al desarrollo del país: las mineras explotan y las poblaciones locales apenas obtienen beneficio, pero se quedan con los costes medioambientales. Es una tendencia generalizada en África, no sólo en Ghana. Precisamente, para tratar de compensar a las comunidades de las zonas mineras con inversiones en proyectos de desarrollo, se creó en 2016 el Mineral Development Fund. Además de las cuestiones medioambientales, son otros tres los frentes abiertos con las mineras: coste de la electricidad, contenido local y fiscalidad. Las mineras se encuentran entre los mayores consumidores de electricidad del país, y dada la estructura tarifaria imperante en Ghana, soportan unos costes muy altos. Con respecto al contenido local, el Gobierno está tratando de forzarlas a usar más proveedores locales, en el contexto de las políticas nacionales de industrialización. Con el fin de promover la creación de empresas mineras ghanesas, se creó en 2019 un instrumento financiero llamado "Minerals and Income Investment Fund". 

Y, finalmente, dentro de la política que el Gobierno llama eufemísticamente revenue mobilisation (movilización de ingresos), el sector minero es uno de los objetivos preferentes y se han estado reduciendo bonificaciones, aumentando tipos para todas las empresas (mineras, de explosivos, etcétera) y revisando acuerdos. En el presupuesto de 2012 se aumentó el tipo impositivo aplicable en el impuesto de sociedades del 35% junto con un impuesto extraordinario sobre beneficios del 10%. Posiblemente sea razonable, pues los tipos impositivos de los que disfrutaban en Ghana eran reducidos en comparación con otros países y, por otro lado, es posible que las mineras abusen de los precios de transferencia. En cualquier caso, este cambio en el entorno legal de un sector que se caracteriza por sus elevados costes irrecuperables debería constituir otro aviso para navegantes: las exenciones o bonificaciones fiscales que se consigan del Gobierno al plantear una inversión en Ghana se las puede llevar el viento.

No hay comparación entre el sector minero, especialmente aurífero, y el de los hidrocarburos en cuanto al número de trabajadores. En el sector minero trabajan legalmente más de 20.000 ghaneses (apenas unos pocos cientos de expatriados), mientras que en el de los hidrocarburos aún no llega a 2.000 el número de ghaneses. Estas cifras dan una idea, por otra parte, de lo exiguo que es su impacto para la mayoría de la población. Es importante mencionar que, como en otros sectores hay una enorme falta de capital humano cualificado, a pesar de que en Tarkwa se encuentra la Universidad de Minas y Tecnología (University of Mines and Technology, UMaT).

La Cámara de Minas de Ghana publica anualmente un informe sobre el sector, aunque su web no suele estar actualizada. 

Manufacturas:

Desde la independencia, y en línea con las teorías económicas dominantes en aquellos tiempos, en Ghana se ha asociado desarrollo con industrialización y, desgraciadamente muchas veces, y a pesar de los repetidos fracasos, la política ha sido vertical (es decir, seleccionando industrias) en vez de horizontal (creando condiciones propicias) y con un fuerte componente público. En los últimos años se están resucitando algunos proyectos estrella que recuerdan a las políticas industriales de los años 60, y en ocasiones las voces a favor del contenido local salen a relucir; a veces algunas asociaciones influyentes en el sector como presiones de la Asociación de Industrias Ghanesas (la CEOE local) tienen eco en el Ministerio de Comercio e Industria y en la prensa.

Lo cierto es que la base industrial ghanesa es muy débil y su propensión importadora, grande. La industria manufacturera no llega al 11% del PIB ghanés en el año 2017. O, dicho de otro modo, en Ghana se fabrica poco, lo cual genera, teniendo en cuenta el dinámico crecimiento, importantes oportunidades de negocio para los exportadores españoles. ¿Por qué esta cifra? Las razones son muchas, pero se resumen en costes y esfuerzo. Ghana, como otros países de su entorno, cuenta con una serie de factores que hacen complejo establecer una fábrica, sin perjuicio de que pueda haber oportunidades singulares: es muy difícil el acceso a la financiación, el mercado es pequeño y no está integrado regionalmente (recuerde que la economía de Ghana es similar a la de Galicia y no es fácil comerciar con otros países de la zona, a pesar de la CEDEAO), trabas burocráticas, la competencia local puede dificultar la entrada en algunos mercados, el suministro eléctrico es caro y poco estable, hay problemas con el suministro de agua, falta capital humano cualificado, la productividad es muy baja en relación con los salarios y las infraestructuras de transporte no son las adecuadas, entre otros. Parte de la industria local se ha beneficiado de los aranceles o algún otro tipo de protección fiscal.

El subsector manufacturero más importante es el de la alimentación y bebidas, seguido de la transformación de la madera. Entre ambos representan la mitad del valor añadido bruto (VAB) industrial. Si a estos se le suman ciertos productos químicos y la industria textil (que está decreciendo), se obtiene casi el 75% del VAB industrial.

Compañías como SAB Miller, Pepsi, Coca Cola o Nestlé han estado a la vanguardia de inversiones para iniciar la industrialización del sector, que ha animado a otras multinacionales, así como a medianos y pequeños inversores a apostar por el mercado de transformación de alimentos. Se trata de uno de los sectores prioritarios para la inversión del Gobierno de Ghana, que cuentan además con el apoyo de la agencia de promoción de inversiones del país, GIPC.

En este ámbito destaca la iniciativa del Gobierno, que acudió a las elecciones de 2016 con el proyecto denominado “One District One Factory”, que pretende establecer una fábrica por distrito en el país en este primer mandato (hasta 2020). El plan del Gobierno es incentivar, a través de diferentes políticas, e involucrando a distintas agencias estatales la inversión privada para instalar industrias y proyectos de transformación en distintas regiones del país, empujando con ello el mercado laboral y el desarrollo de la industria local.

Se detectan así oportunidades en los siguientes sectores agroalimentarios:

  • Procesamiento de productos agrícolas: el caso del cacao es el más representativo, pues Ghana es el segundo fabricante de cacao del mundo pero solo posee una fábrica de chocolate que solo comercializa sus productos nacionalmente. Sí que ha crecido el número de proyectos de transformación agrícola enfocados a la exportación, como por ejemplo el procesado de pasta de cacao, liderados principalmente por multinacionales como Touton, Cargill o Barry Callebaut. Otro caso de éxito es la exportación de frutas ya preparadas para su consumo. Empresas como Blue Skies que suministra diariamente por vía aérea frutas tropicales preparadas para su consumo a supermercados de Reino Unido, Holanda o Alemania (Tesco y Marks & Spencer).
  • Procesamiento de alimentos elaborados para la exportación: Uno de los casos más destacados es el de la exportación de atún enlatado, procesado en Ghana por multinacionales, y que se exporta principalmente a Europa.
  • Sector de bebidas: el mercado de bebidas, principalmente de refrescos y zumos está creciendo a altas tasas en los últimos años. Multinacionales e industrias locales están apostando por este mercado.

 

En el sector manufacturero también destacan fabricantes de materiales de construcción como la empresa Interplast, que exporta además a otros países de la región todo tipo de tuberías y perfiles fabricados de PVC y otros materiales, siendo además un suministrador habitual en proyectos de petróleo, gas o agua, lo que profundiza en la importancia del contenido local al que se hace referencia anteriormente.

Otros sectores destacados son el de pinturas, donde existen varios fabricantes locales de diversas calidades que fabrican localmente e incluso exportan a otros países de la región. En este sector se puede destacar la presencia de la empresa española Inesfly, que cuenta con una fábrica en Accra. Las fábricas de embalajes, destacando el metal, el plástico y el cartón, también están proliferando en los últimos años.

Construcción:

En la última década, el sector de la construcción ganó un peso considerable en la economía ghanesa. Este crecimiento ha pasado de estar liderado por la edificación comercial, residencial y de oficinas a tener un protagonismo en gran medida gubernamental, a través de importantes inversiones de infraestructuras (sobre todo, carreteras y generación energética). No obstante, varios agentes apuntan a un enfriamiento en el corto plazo, lo que no obstante podría revertirse en el año 2020, al tratarse de año electoral.

En cualquier caso, el sector sigue sufriendo por la existencia de un gran número de cuellos de botella que aumentan los costes y dificultan su actividad. En este apartado se citan frecuentemente la burocracia y los problemas endémicos de la construcción en Ghana como la necesidad de importar todo tipo de materiales y equipos ante la falta de suministro local.

No obstante, hay razones contundentes para ser positivos acerca de lo que depara el futuro en el medio-largo plazo. En primer lugar, la población y la economía van a seguir creciendo (2015 - 2020 Projected Populations by Regions, Districts and Sex). Especialmente esta última tiene delante grandes retos, sobre todo en las áreas de manufactura e infraestructuras, que van a tener que ser afrontados y que conllevarán actividad constructora. Por otra parte, la falta de vivienda es evidente, y, si bien a día de hoy el bajo poder adquisitivo del ciudadano ghanés medio dificulta la compra e inversión en vivienda, no cabe duda de que a medio plazo no deja de ser un gran mercado potencial. Con un 38% de la población menor de 15 años, y un 51.9% de población urbana pero una tasa de urbanización del 3.5%, es evidente que las necesidades de construcción no pueden sino aumentar en los años venideros. Además, el reciente inicio de la exportación de petróleo en la costa occidental de Ghana está fomentando la construcción de equipamientos industriales e infraestructuras en la ciudad de Takoradi, zona portuaria cercana a los pozos de petróleo.

Es destacable que las oportunidades en el sector de las infraestructuras también pueden provenir de las grandes empresas mineras, que abordan ciertos proyectos ante la falta de ejecución estatal o como consecuencia de sus políticas de RSC.

Electricidad
Hasta hace muy poco, gracias a los esfuerzos de los años 60 y a la creación de la presa de Akosombo, Ghana gozaba de un suministro eléctrico que, sin llegar a ser bueno (cortes de suministro, variaciones de tensión…), era de los más extensos y mejores (si no el mejor) de África occidental. Sin embargo, paulatinamente, la falta de inversiones y el enorme crecimiento económico y demográfico fueron convirtiendo la calidad del suministro eléctrico en un problema para el país y en una grave preocupación para empresarios, Gobierno y muchos ciudadanos. El exceso de demanda, al no ajustarse con un alza de los precios, se traducía en un racionamiento de la cantidad: los cortes de suministro eran frecuentes, causando un fuerte lastre al crecimiento y aumentando notablemente los costes de producción.

Ante este panorama, el Gobierno decidió llevar a cabo grandes proyectos tanto hidroeléctricos como térmicos, que lograron revertir la situación dando lugar desde el año 2016 a un exceso de oferta que se ha ido ampliando con el paso del tiempo.

Consecuentemente, los cortes del suministro ya prácticamente no existen pero, al mismo tiempo, existen numerosas empresas y particulares que no pueden hacer frente a sus facturas eléctricas. Se trata, por lo tanto, de un problema sistémico ya que todas las partes implicadas en el suministro eléctrico contribuyen al mismo: la generación es excesiva dada la demanda, la red de transmisión y la distribución nos son adecuadas y existen enormes dificultades de cobro. A continuación se analizan por separado:

Generación

En Ghana “electricidad” ha significado tradicionalmente “Akosombo” y “Volta River Authority” (VRA): la central hidroeléctrica de Akosombo es la mayor generadora de electricidad del país (su capacidad asciende a 1.020 MW). Con objeto de reducir esa dependencia, el Gobierno apostó por el gas y las centrales de ciclo combinado, dado que a Ghana llega un gasoducto desde Nigeria y porque posee importantes reservas de gas frente a sus costas. Al ritmo que va la planificación, el objetivo del 10% del suministro proveniente de fuentes renovables (Renewable Energy Act, 2011) sobre los 5.000 MW previstos para 2020 dista mucho de ser alcanzable.

Para ser conscientes de la fragilidad del suministro eléctrico ghanés, he aquí unos ejemplos: en 2013 hubo una crisis de primera magnitud cuando el gasoducto a Nigeria (el WAGP, por sus siglas en inglés) se rompió a la altura de Benín; en referencia al mismo gasoducto, se producen interrupciones frecuentes debido a la gran deuda del Gobierno ghanés frente a la empresa suministradora del gas.

En cuanto a los depósitos de gas, hasta hace poco no se habían empezado a explotar (simplemente se extraía el gas y se volvía a introducir en el yacimiento o bien se quemaba). Sin embargo, con la llegada de los dos buques extractores (FPSO, por sus siglas en inglés), que envían el gas a la planta de Atuabo para su tratamiento y distribución, se ha conseguido reducir la dependencia de otras fuentes. Además, la nueva estación de Sankofa del grupo Eni ha comenzado su funcionamiento durante el año 2018. De todas formas, el suministro sigue sin estar a la altura de las necesidades de las centrales, que frecuentemente se ven obligadas a parar o quemar petróleo ligero (light crude oil), con un coste mucho más elevado.

Hasta la reforma del año 2005 la VRA era el único agente en el mercado eléctrico, integrado verticalmente, ya que se encargaba de la generación, la transmisión y la distribución. Con la nueva regulación, que buscaba modernizar el sector y aumentar la competitividad mediante la entrada de inversión privada, la VRA vería sus competencias reducidas: dejaría de ostentar el monopolio de la generación (se daba vía libre a la entrada de Productores de Energía Independientes o IPP, por sus siglas en inglés); y perdía una parte importante de la distribución (la zona sur del país recaería sobre ECG, mientras que la VRA seguía controlando la zona norte a través de NEDCo). El objetivo deseado se consiguió en parte, ya que aunque la VRA sigue siendo la principal empresa generadora, ya hay un importante número de IPP registrados.

El problema es que, dado el gran exceso de capacidad instalada, hay diversas cláusulas que añaden costes al sistema, contribuyendo a su insostenibilidad financiera: los pagos por capacidad a algunas centrales eléctricas por su disponibilidad o los contratos “take or pay”, que obligan al pago de una cuantía fija independientemente del consumo.

Transporte

Actualmente el subsector del transporte de electricidad es monopolista, ya que la empresa pública Ghana Grid Company Limited (GRIDCo) es la única operadora, que además resulta ser uno de los pocos entes públicos bien gestionados. La red de transporte en el país es de poca capacidad, pues su base son líneas de 161 KV y 69 KV, además de una línea de 225 KV conectada con Costa de Marfil.

Tradicionalmente, Ghana ha sido un exportador de electricidad. No en balde, se encuentra en una zona geográfica privilegiada en la región y varios de sus vecinos, como Burkina Faso o Mali, no tienen capacidad hidroeléctrica ni hidrocarburos propios, de modo que importan el combustible para sus centrales térmicas por carretera desde Tema o Takoradi, con el enorme coste que ello conlleva. Los países de la CEDEAO/ECOWAS crearon el West African Power Pool para integrar el mercado y hay varias iniciativas de interconexión financiadas por donantes bilaterales o multilaterales. Las licitaciones asociadas a dichas iniciativas, de haberlas, se pueden encontrar en el sistema de Oportunidades de Negocio Internacionales de ICEX.

Distribución

Las entidades a cargo de la distribución eléctrica en Ghana son tres: la Electricity Company of Ghana (ECG), a cargo de la región sur del país; la Northern Electricity Distribution Company (NEDCo), filial de VRA encargada de la zona centro y norte; y la empresa privada Enclave Power Company (EPC), distribuidora en la zona franca del puerto de Tema.

La situación de ECG es catastrófica. Un mal sistema tarifario, una peor gestión, pérdidas superiores al 20% en la distribución y la falta de cobro son algunos de los problemas que el Gobierno intenta paliar a toda costa. Así, desde 2014 se ha establecido el prepago como norma general, aunque un gran número de entidades (muchas de ellas públicas) se retrasan en el pago (algo especialmente negativo en un país que sufre una elevada inflación).

Todo esto se agrava porque ECG, al no cobrar, no puede pagar a las empresas de generación, creando un entorno poco atractivo para la inversión en el sector de la generación. En este contexto, en el marco del Power Compact de la Millennium Challenge Corporation, agencia bilateral estadounidense, se otorgó la concesión de la gestión de ECG al consorcio Power Distribution Services Ghana Limited (PDS), con la intención de que la gestión privada de buena parte de la distribución eléctrica del país mejorase la competitividad y sostenibilidad financiera del sector. Sin embargo, en octubre de 2019, el Gobierno canceló la concesión alegando motivos de fraude en las operaciones de PDS, por lo que ECG ha vuelto a gestionar directamente su red de distribución.

La Public Utilities Regulatory Commission, que fija las tarifas, se halla en el punto de mira de todo el mundo, pues las tarifas en Ghana no cubren los costes pero el suministro tampoco es aceptable, de modo que la solución a largo plazo de subir las tarifas choca con la realidad a corto plazo. ¿Cómo aceptar una electricidad más cara cuando el suministro es ineficiente? De hecho, las grandes subidas de tarifas durante los últimos años (un 125% desde 2013, la última subida a principios del 2016, con un incremento del 59%), han sido posteriormente revisadas a la baja. El sistema de revisión periódica no se ha estado aplicando ni ha satisfecho a nadie. En cualquier caso, el precio de la electricidad tendrá que aumentar conforme crezca el peso de la generación térmica, de mayor coste, y se reduzca la dependencia de la hidroeléctrica. Todo ello, unido a la imperiosa necesidad de aumentar las tarifas para hacer frente a la ingente deuda generada por el sector, debería abrir la vía para opciones de autogeneración renovable y hacer más interesante la generación convencional para inversores.

Hay que destacar los siguientes puntos:
· El Gobierno de Ghana pretendía alcanzar la electrificación universal en el año 2020; Ahora, este objetivo se ha pasado al 2030. Actualmente, el porcentaje ronda el 85%, lo cual está muy por encima de la mayoría de países subsaharianos; por ejemplo Kenia tiene un acceso inferior al 65%. El Plan Nacional de Electrificación (National Electrification Scheme, NES) es el proyecto principal de electricidad del Ministerio desde hace años y en él colaboran varios organismos y donantes internacionales tales como el Banco Mundial, Banco Africano de Desarrollo y Estados Unidos.
· Es de destacar que, a diferencia del resto del mundo, en Ghana el consumidor residencial paga menos que el industrial, si bien hay planes para hacer que esto cambie. Lógico, pues, que la electricidad sea el principal problema que citan los industriales ghaneses.

Deuda en el sector eléctrico

A comienzos del año 2019, la deuda del sector eléctrico en Ghana se situaba en torno a los 3.000 millones de dólares. La depreciación del cedi respecto del dólar está convirtiendo la devolución en un problema importante para el Gobierno, al cual deben dedicarse cada vez mayores recursos públicos (en 2019, el deficit del sector energético en su conjunto representó en torno al 1,5% del PIB)

Energías renovables

El Gobierno persigue la estrategia de contar con una mayor proporción de renovables en la generación de energía del país. Con ello, se ha propuesto alcanzar el 10% de renovables del total del consumo.

Ghana está buscando diversificar sus recursos energéticos, ya que su dependencia actual de la energía hidroeléctrica lo hace particularmente vulnerable a las sequías.

Existen en la actualidad varios proyectos llevándose a cabo en el país, tales como, por ejemplo, el proyecto Scaling-Up Renewable Energy Programme, con una financiación de 230 millones de dólares para ser utilizados en el fomento de energía solar y eólica

Sin embargo, teniendo en cuenta el actual exceso de capacidad del sector, existen dudas acerca de cuándo se materializarán muchos de los proyectos llevados a cabo en materia de energías renovables.

Hidrocarburos:

La otra clave del sector energético son los hidrocarburos. En especial el gas, por estar cada vez más ligado a la política energética del país.

El petróleo y el gas comenzaron a ser explotados en diciembre de 2010. La adecuada gestión de los ingresos derivados de su explotación constituye uno de los principales retos a los que se enfrenta el Gobierno ghanés, no tanto por el volumen de los ingresos, sino por las señales sobre su compromiso con la ortodoxia macroeconómica y con la transparencia. El Gobierno insiste en que ha aprendido de los errores de otros países y quiere evitar la maldición del petróleo.

Petróleo

Hubo un tiempo en que pareció que Ghana iba a convertirse en una potencia petrolífera; de hecho Mahama, cuando era vicepresidente, llegó a afirmar que solo Nigeria, Angola y Libia producirían más que Ghana (en África). Muy lejos queda ese optimismo. La producción actual procede sobre todo de dos yacimientos: el Jubilee y el yacimiento que abarca Tweneboa-Enyenra-Ntomme, más conocido como TEN Field; ambos situados en el área de el Cabo de Tres Puntas/Western Basin.

Ahora bien, que Ghana nunca llegue a ser un gran productor mundial no quiere decir que el petróleo no llegue a provocar una profunda transformación del país. ¿Qué impacto a nivel nacional tiene la producción? Ahí comienzan los mensajes contradictorios. Por un lado, el petróleo es ya la segunda partida de exportación ghanesa en valor, por detrás del oro, y está atrayendo a muchas empresas, no solo energéticas y de servicios auxiliares, sino otras que acuden “al calor del petróleo” y la estabilidad y seguridad del país.

Al final, parte del debate está en la capacidad de la economía ghanesa de absorber el impacto, no solo desde el punto de vista de los ingresos y los gastos públicos, sino también desde el punto de vista microeconómico. En cualquier caso, debe recordarse que los hidrocarburos son una industria intensiva en capital, de modo que su capacidad para generar puestos de trabajo es muy limitada.

- Estado de las prospecciones

Aunque la existencia de hidrocarburos en tierras ghanesas se observó ya hace unos 100 años, la actividad de prospección no comenzó hasta 1970. Durante tres décadas la exploración se centró en tierra y zonas cercanas a la costa, con poco éxito; solo en Saltpond se extraía petróleo, y de modo no rentable. Recientemente la atención se centró en aguas profundas y desde 2007 se han perforado 33 pozos de exploración, resultando en 21 descubrimientos (una tasa de éxito importante). De esos descubrimientos, 11 han sido evaluados hasta la fecha, de forma que se han configurado 3 áreas de desarrollo, todas dentro de la cuenca de Tano, lindante con Costa de Marfil:

  • El Jubilee, en la costa occidental, es el mayor descubrimiento en el África occidental de la última década; se calcula que alberga unas reservas recuperables de entre 500 y 700 millones de barriles de petróleo. Comenzó a explotarse en 2010 y se agotará en unos 20 años. La angloirlandesa Tullow y la estadounidense Anadarko son las accionistas principales del consorcio. También forman parte GNPC, Kosmos y PetroSA.
  • TEN (Tweneboa-Enyenra-Ntomme). El plan de desarrollo fue aprobado en junio de 2013 y se puso en marcha en agosto de 2016. Tullow es la operadora principal la operadora, pero los inversores le están exigiendo que reduzca su participación.
  • OCTP-Sankofa. En 2015 se confirmó la explotación del yacimiento, del que ya se obtiene gas, y en los próximos meses se obtendrá también petróleo, ENI es la operadora principal. En agosto del mismo año se aprobó una garantía record de 700M USD del Banco Mundial para financiar el proyecto de extracción de gas.

Además de esta cuenca, que es donde hay más actividad, Ghana cuenta con otras tres: Saltpond-Central, Accra-Keta y Volta. En Saltpond se extraía algo de petróleo hasta 2014 que empezó a descender la producción hasta 2016 que finalmente se cerró. La cuenca de Accra/Keta (cerca de la frontera con Togo) apenas ha comenzado a explorarse. Se han licenciado dos bloques (TAP/Ophir y Vanco/Eni son los adjudicatarios), y al menos otros dos bloques están en negociación. Sin embargo, el riesgo es grande ya que aún no se ha probado que exista un sistema petrolífero en esta área. En Volta, que es la única cuenca terrestre, el Gobierno ha comenzado recientemente a publicar licitaciones para los estudios del terreno previos a la exploración.

- Marco legal e institucional y gestión de los ingresos del petróleo:

El marco regulatorio se ha articulado a través de tres leyes fundamentales: la Petroleum Revenue Management Act, la Petroleum Commision Act y la Petroleum Exploration and Production Bill, todas ellas promulgadas entre 2011 y 2013.
En abril de 2011 entró en vigor la Ley de Gestión de los Ingresos del Petróleo (Petroleum Revenue Management Act, Act 815), cuyas principales disposiciones se resumen a continuación.

En primer lugar, se crea un único fondo nacional (el Petroleum Holding Fund) donde van a parar todos los ingresos que recibe el Estado por este concepto: regalías, impuesto de sociedades, ingresos por participación en operaciones, dividendos de la GNPC, etcétera. El dinero recibido va a parar a otros tres fondos:

  • Ghana Heritage Fund: es un fondo de equidad intergeneracional. Actualmente se destina a él el 9% de los ingresos del petróleo.
  • Ghana Stabilisation Fund: es un fondo de estabilización cuyo dinero se usará cuando los precios del petróleo estén bajos, de modo que pueda mantenerse constante el nivel de gasto público. Actualmente se destina a él el 21% de los ingresos del petróleo.
  • Consolidated Fund: es el fondo que se usará para dotar a los presupuestos generales del Estado; es decir, para pagar gasto presente. De acuerdo con las fórmulas y procedimientos regulados por ley, antes del 1 de septiembre de cada año el Ministerio de Finanzas debe publicar los ingresos del petróleo que espera obtener el año siguiente (el benchmark revenue). Merece la pena destacar que uno de los puntos débiles de la ley es que no está claro el procedimiento para dicho cálculo. Cada año el Parlamento decidirá en la ley de presupuestos generales del Estado cuánto de dichos ingresos pasa a los presupuestos, estableciéndose limitaciones sobre la cuantía máxima (70% del benchmark revenue) y su utilización (como mínimo el 70% de lo destinado corresponderá a gasto en infraestructuras).

La ley, sin embargo, ha dejado grandes lagunas que han sido aprovechadas por las empresas del sector para eludir impuestos. Así, por ejemplo, no está bien regulado el gravamen de las plusvalías, asunto que se ha vuelto muy importante tras el cambio en la participación del accionariado del Jubilee y que podría volver a suscitarse en relación con el yacimiento TEN.

En cualquier caso, el punto fuerte de la ley es la transparencia, desconocida en el entorno regional. El Ministerio de Finanzas está obligado a publicar en papel (BOE y prensa) e internet los ingresos recibidos, los barriles sacados y el precio de referencia y se creó el Public Interest and Accountability Committee que hace públicos sus informes sobre el asunto (y que en algunas ediciones han sido críticos con el Gobierno).

En julio de 2011 también se promulgó la Ley de la Comisión del Petróleo (Petroleum Commission Act 2011, Act 821), que regula y gestiona el uso de los recursos petrolíferos de Ghana. La Comisión del Petróleo (Petroleum Commission) es el regulador upstream de Ghana (la institución que otorga las licencias de exploración y producción), pero aún está revisando el entramado institucional del sector. También hay que señalar a la Corporación Nacional de Petróleo de Ghana (GNPC, por sus siglas en inglés), que tiene intereses en todos los yacimientos y será el operador de la cuenca Volta si algún día llega a desarrollarse. Está también al frente de varias iniciativas de formación y contenido local.

Finalmente, en noviembre de 2013 se promulgó por fin la Ley de Exploración y Producción de Petróleo, ley esperada, debatida y polémica debido al contenido local. Los objetivos del Gobierno de Ghana en este ámbito son demasiado ambiciosos (80-90% en 10 años, frente a la media habitual del 35-50%, y que al menos el 5% de las participaciones en cada bloque estén en manos de ghaneses). Son ciertamente irreales y en ciertos campos podrían acabar paradójicamente lastrando el desarrollo de la industria petrolera nacional.

No cabe duda de que el petróleo es la gran incógnita. Afortunadamente, en Ghana existía estabilidad política y una cierta renta antes de su explotación. Desde luego, la transparencia (a través de distintas ONG como Ghana Oil Watch, la legislación o la publicación de los datos básicos de acuerdo con la ley) es loable. No obstante, sigue habiendo muchos puntos oscuros: los contratos no son perfectamente transparentes, los bloques no se asignan mediante subasta, la legislación fiscal tiene demasiadas lagunas que están privando al Estado de ingresos y hay dudas más que serias acerca de cuestiones medioambientales como los estudios de impacto ambiental o la (in)capacidad del país de responder ante un vertido. La Autoridad Nacional de Petróleo es el regulador y supervisor del mercado interno downstream.

Por último, señalar que Ghana carece actualmente de capacidad de refino. La actual y única refinería de Tema (TOR), pública, apenas puede procesar 43.000 bpd, con lo que el país, aunque exporte petróleo, debe importar productos refinados. La refinería de Tema constituye una auténtica sangría para las arcas públicas, pues su deuda supera los 300 millones de dólares, incluso tras haberse producido múltiples inyecciones de fondos públicos. En ocasiones las operaciones se han paralizado durante meses debido a un mantenimiento insuficiente. 

Gas

Como se ha mencionado, junto con el petróleo se ha hallado gas, y probablemente el gas vaya a tener un papel más importante que el petróleo. Si la idea básica con el petróleo es exportarlo para enjugar el déficit comercial, se pretende que el gas sea el combustible de centrales de ciclo combinado que den electricidad al país y desarrollar la industria petroquímica, aunque no parece que el gas dé tanto de sí.

En los próximos años el suministro de gas de Ghana puede provenir de las siguientes fuentes:

  • La producción de Nigeria, a través del gaseoducto West African Gas Pipeline (WAGP). Hasta ahora los suministros han resultado erráticos y los volúmenes muy por debajo del acuerdo comercial de 120 MMcfd (millones de pies cúbicos por día), lo que ha espoleado la búsqueda de soluciones autárquicas.
  • El gas del Jubilee, del TEN y del Sankofa (tiene potencial para convertirse en la mayor fuente de gas de Ghana).
  • Importaciones de gas natural licuado (GNL). Está estudiándose, sobre todo para garantizar la seguridad en el abastecimiento. En ese sentido destacar que desde 2020 va a entrar en funcionamiento en Tema una estructura flotante de almacenamiento y regasificación (FSU/FRU) para suministrar directamente a las plantas térmicas con un coste inferior al actual.

En 2011 se creó una empresa pública de gas llamada Ghana Gas (GNGC, Ghana National Gas Company), que llevó a cabo (con financiación china) el Western Corridor Gas Infrastructure, una infraestructura crucial dirigida a conectar el gas natural de los yacimientos de la cuenca Tano (Jubileo, TEN y Sankofa) con una planta de procesado en la costa, en Atuabo.

Sin embargo, se presentan varias dificultades para el desarrollo del sector gasístico:

  • La arquitectura institucional se complicó en 2013 cuando la Comisión de Energía adjudicó la licencia exclusiva para el transporte de gas a la empresa pública Bulk Oil Supply and Transport Company (BOST). De esta forma, GNGC será el propietario del gaseoducto y el comercializador del gas, pero no el operador. GNGC habrá de ser compensada por su inversión en el gaseoducto, y a la vez, tendrá que pagar a BOST para que transporte su gas. Además, existen dudas sobre la capacidad de GNGC y BOST para operar y mantener la planta de Atuabo y el gaseoducto.
  • Aún no se ha publicado la política de precios para el gas, que deberá reflejar las prioridades para el uso en los distintos segmentos: generación eléctrica, petroquímica, uso industrial y comercial.
  • En su voluntad de corregir el déficit gasístico, desde 2014 el Gobierno llegó a acuerdos de compra de gas de tipo “take or pay” con diversos suministradores. Esto ha generado un exceso de oferta de gran magnitud que, de forma similar a lo referente al sector eléctrico, está impactando negativamente sobre las cuentas públicas. Por ello, el Gobierno ha cancelado varios de esos contratos y está en proceso de renegociar el resto.

En definitiva, aunque el impacto económico potencial del gas ghanés sobre su economía es muy significativo, aún existen varios obstáculos que resolver para que se convierta en una realidad.
 

 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector terciario

Turismo.

Sobre el turismo se vuelve en su epígrafe correspondiente.

Transporte.

Las infraestructuras se tratan en epígrafe aparte. Recuérdese que hay un Ministerio de Transportes, un Ministerio de Carreteras y Autopistas y un Ministerio de Ferrocarriles.

- Por tierra

El transporte por carretera es el principal modo de transporte nacional, y representa cerca del 98% del transporte de mercancías. Es un problema por la situación de las infraestructuras, por la corrupción en los controles, por la peligrosidad y por el exceso de carga (consecuencia en parte de las deficientes infraestructuras ferroviarias).

El transporte ferroviario fue hasta los años 70 el principal medio de transporte, pero hoy apenas tiene importancia, lo cual es problemático dada la relevancia de la minería en el país. Se están haciendo esfuerzos para dar la vuelta a décadas de abandono, pero no hay dinero y sí muchas resistencias, tanto internas en los organismos y empresas públicas relacionadas como externas (transportistas por carretera, personas que ocupan las vías y terrenos colindantes...). Al igual que en otros sectores, se ha separado al operador de la red (Ghana Railways Development Authority, GRDA) y al de servicios (Ghana Railways Corporation Limited, GRCL) mediante la Railways Act, 2008 (no disponible en internet). La Ghana Railways Development Authority es, además del operador de red, el regulador.

El objetivo declarado es conseguir que el transporte de pasajeros pueda alcanzar los 120 km/h y el de mercancías, 80. La prioridad son las mercancías sobre los pasajeros.

Con el gobierno de Akufo-Addo, se está dando un nuevo empuje al ferrocarril, planificándose nuevas líneas internas y de interconexión con los países vecinos. El Gobierno cuenta con un Plan Ferroviario que abordaría 1.400 kms de ferrocarril, con un coste estimado total de unos 4.000 millones de dólares. El plan que están manejando incluye 4 grandes líneas (tanto de pasajeros como de mercancías): oeste, este y dos que atravesarían el centro del país. Aparte están también barajando varios corredores en la zona metropolitana de Accra.

  • Línea del oeste: Esta línea abarcaría Accra-Takoradi-Kumasi, de unos 266 km más una secundaria de 76 km hasta Awaso.
  • Línea del este: La línea, de unos 300 kms comenzaría en Accra, pasando por Tema para terminar en Kumasi también.
  • Dos líneas en la zona central: La zona del centro de Ghana que abarcaría desde Kumasi hasta el norte del país, denominada la columna central, se extendería unos 700km hasta el límite con Burkina Faso. Dado la extenso del tramo quieren partirlo en dos: Desde Tema hasta el lago volta (desde aquí el transporte se haría por agua) y desde Buipe hasta Paga (límite con Burkina Faso)

Otro de los planes es también abrir un corredor en la zona amplia de Accra (Greater Accra) que uniría las ciudades de los aledaños de la capital con ésta. Se está valorando las opciones de monorraíl, metro etc.

- Por mar

La Ghana Maritime Authority (GMA) es el organismo dependiente del Ministerio de Transporte creado en 2002 responsable del control, regulación y coordinación en el sector marítimo ghanés. Está dirigida por un director general con 12 consejeros representativos de las agencias más importantes del sector.

Por otro lado, la Ghana Ports and Harbours Authority (GPHA) es el organismo público encargado de la planificación, construcción, gestión, mantenimiento y operación de los puertos del país. Los dos principales puertos son Tema, en el este, y Takoradi, en el oeste. Tema es, con diferencia, el mayor; de Takoradi sale la mayoría de las exportaciones ghanesas. Si bien la GPHA pretende que Ghana sea la puerta marítima para África occidental, lo cierto es que los puertos se encuentran saturados (al igual que ocurre en casi todos los países africanos). Los barcos esperan una media de 3-5 días antes de ser admitidos en el puerto. Takoradi, por el contrario, continúa creciendo gracias a la industria del petróleo.

Actualmente están en marcha sendos ambiciosos proyectos de expansión para los dos puertos, que pretenden ampliar su capacidad para procesar más barcos y de más calado y su conectividad en los próximos años. Además, se han ido introduciendo progresivamente mejoras en la eficiencia de los puertos de Tema y Takoradi con la incorporación del sector privado en diversas facetas de la operación portuaria y la migración a las tecnologías de la información (TI) en algunas de las tareas a desempeñar .

El aumento del tamaño de los barcos es un reto para África, pues no hay ningún puerto preparado para las nuevas generaciones de buques, razón por la cual varios países, entre ellos Ghana, se han embarcado en una carrera para reformar sus puertos. Según GPHA, la principal competencia de Tema está en Kribi (Camerún), Monrovia (Liberia), Lekki (Nigeria), Abiyán (Costa de Marfil) y ciertos puertos sudafricanos, como Durban.

Para la gestión de la terminal de contenedores dentro del puerto de Tema, desde 2002 existe una concesión a 20 años a la empresa Meridian Port Services (MPS), que es un consorcio formado por la propia GPHA y la empresa Meridian Port Holdings Limited (MPH Ltd). Alrededor del 20% de la mercancía que llega a puerto suele requerir una inspección, que en el 80% de los casos significa que es necesario someter la mercancía a un escáner de rayos X. Para ello, tanto el puerto de Tema como el de Takoradi cuentan con sendos equipos de escaneo.

En cuanto al transporte fluvial, este se concentra únicamente a nivel comercial por el Volta, donde es marginal y poco eficiente, principalmente debido a las inadecuadas infraestructuras. Es incluso peligrosa: los troncos hundidos en el lago provocan hundimientos de barcazas que a veces tienen trágicas consecuencias. La empresa encargada de ello es filial de la VRA.

- Por aire

Con respecto al sector aéreo, Ghana ha seguido la estela regulatoria de otros países y Aviación Civil (Ghana Civil Aviation Authority, GCAA) y el operador aeroportuario (Ghana Airports Company Limited, GACL) fueron separadas en 2006.

Ghana no tiene aerolínea de bandera desde la quiebra en 2010 de Ghana International Airlines, pero conseguirla es objetivo del Gobierno. Varias aerolíneas cubren las rutas nacionales, algunas con capital ghanés y otras con capital extranjero, y decenas de aerolíneas internacionales vuelan a Accra. El crecimiento del interés por Ghana en los últimos años ha sido tal que el aeropuerto de Kotoka (Accra) no da más de sí en las horas punta.

Mucho se ha hablado de convertir Accra en un nodo para una aerolínea de bajo coste (al fin y al cabo, muchas capitales quedan a un máximo de dos horas de vuelo desde Accra), pero el entorno no parece propicio. De hecho, a finales de 2013, y tras el revuelo causado por el abandono de rutas por parte de varias grandes aerolíneas internacionales (entre ellas, Virgin Atlantic) los operadores domésticos ghaneses comenzaron una campaña de protesta por los elevados costes operativos. En cualquier caso, lo cierto es que cada año más aerolíneas vuelan a Accra y Airbus prevé que Kotoka se convierta en uno de los cinco aeropuertos principales de África

Telecomunicaciones.

Al igual que en otros países africanos, uno de los grandes motores de crecimiento ha sido el sector de telecomunicaciones, puesto que la aparición y popularización de la telefonía móvil ha supuesto un cambio revolucionario en el continente. Al facilitarse las comunicaciones, se difunde la información, de modo que los agentes pueden tomar mejores decisiones. El alza del 60% en el PIB debido a la revisión de la contabilidad nacional a finales de 2010 se debe en buena medida a que la telefonía móvil no aparecía en el anterior sistema (el SCN-68) mientras que sí que lo hace en el actual (el SCN-93).

La telefonía móvil ha permitido un salto tecnológico: se puede acceder a telefonía y a internet sin necesidad de abordar costosas inversiones en líneas fijas. Prácticamente todo el mundo tiene un móvil o vive en lugares donde hay móviles: la tasa de penetración es de 128%.

La mayoría de los clientes son de prepago. La competencia produjo sus efectos y los precios cayeron vertiginosamente en 2010 (un 40%), 2011 y 2012 aunque a un ritmo menor. La llamada nacional más cara ronda los 8 pesewas/minuto (es decir, menos de dos céntimos de euro) y no existe el coste de establecimiento de llamada. Muchos analistas consideran que ya no hay margen para más reducciones debido a la brecha fiscal de las llamadas: IVA, Impuesto sobre el Servicio de Comunicaciones, tarifa de interconexión, la aportación al Fondo de Inversión de Ghana para la Comunicación Electrónica (que extrae un 1% de los beneficios de las operadoras móviles para facilitar la interconexión de las zonas rurales), etcétera. Aproximadamente, un tercio del coste de cada llamada va a parar al Estado: la asociación sectorial se queja de que el Gobierno usa a las operadoras como fuente de ingresos (queja que repiten otras compañías que incurren en cuantiosas inversiones irrecuperables como las mineras). Con unos márgenes tan bajos, lo que se espera es que muchas operadoras comiencen a buscar fuentes de negocio más lucrativas que las llamadas de voz, como los servicios financieros móviles. Además, a causa de la gran penetración, en breve la clave del modelo de negocio no estará en atraer a nuevos clientes, sino en mantener los existentes.

Actualmente hay cuatro compañías con licencia en el mercado: MTN, AirtelTigo, Vodafone, y Glo. Aunque Vodafone compró buena parte del monopolio estatal (lo cual le permite dominar casi absolutamente el mercado de líneas fijas), el principal operador es la sudafricana MTN, cuya cuota de mercado suele rondar el 50%.

La telefonía fija está en franca decadencia, frente a los más de 35 millones de líneas móviles, no hay ni 300 000 fijas, cuya distribución regional está fuertemente sesgada, concentrándose prácticamente en la zona metropolitana de Accra. Solamente hay dos operadores en este segmento: Vodafone y Airtel.

La adopción de Internet en Ghana ha sido relativamente lenta debido a la deficiente infraestructura: la falta de competencia provocaba precios altos y poca calidad. Como consecuencia, según datos de la Autoridad Nacional de Comunicaciones, la tasa de penetración de internet apenas llega al 34% (año 2017). 2011 fue un año trascendental: se completaron los tendidos de cables de fibra óptica por parte de Main One, Glo y el SAT3/WASC. Ghana pasó a disponer de cuatro cables de fibra óptica en lugar de uno, se abrió la competencia en la banda ancha y mejoró el servicio, sobre todo en Accra y en el tramo de empresa.

La Autoridad Nacional de Comunicaciones está considerada como uno de los mejores reguladores del continente. La ANC se encarga de la regulación y la supervisión, mientras que el Ministerio de Comunicaciones diseña las políticas. A la ANC y el Ministerio hay que sumar la Agencia Nacional de Tecnología de la Información (National Information Technology Agency, NITA), que es el brazo del Ministerio para las TIC. La política a largo plazo para el sector se conoce como ICT4AD (Information and Communication Technology four Accelerated Development).

Uno de los grandes asuntos es si Ghana se convertirá o no en un centro regional de telecomunicaciones, como lo es Kenia en África oriental. A pesar de la existencia de algunos centros de formación de excelencia, como el Ghana-India Kofi Annan, lo cierto es que no sólo falta capital humano y contenido local (muchas empresas no tienen web o ésta es inútil, y la mayoría de la población ni siquiera sabe lo que es internet o no tiene medios para acceder), sino también infraestructuras y una mejor regulación, especialmente en lo que se refiere a la fiscalidad.

Aunque se volverá sobre el asunto, una de las oportunidades de negocio son los servicios financieros a través del móvil. En Ghana, al igual que en otros países africanos, la población no está bancarizada, de modo que el móvil puede llenar ese vacío. No obstante, hay que destacar que debido a la mayor urbanización y menores distancias, el dinero móvil está tardando en implantarse mucho más que en África oriental (Kenia en particular).

Distribución comercial.

Se analiza con más detalle en el epígrafe correspondiente.

Educación.

Como se ha mencionado, la educación es simultáneamente uno de los talones de Aquiles de la economía y una de sus fortalezas. Por un lado, el nivel medio de capital humano de la población es bajo y el analfabetismo, un problema real (cerca de un 30% de analfabetos y cerca de un 70% de analfabetos funcionales); por otro, existe una élite educada, a veces en las mejores universidades el mundo. La escuela en Ghana tiene un papel de inclusión social muy importante y es el vehículo de varias iniciativas de lucha contra la pobreza. Sin embargo, es innegable que la falta de recursos y el crecimiento demográfico están haciendo caer la calidad general de la educación.

La educación es universal y obligatoria durante nueve años, los seis años de la escuela primaria y tres de secundaria. A partir de ahí es voluntaria. En general el sistema educativo público es de mucha mejor calidad que el privado, desde la infancia hasta la universidad, con la única excepción de los caros colegios internacionales.

Las tasas de escolarización son altas, pero hay fuertes diferencias económicas, regionales y sexuales. Por ejemplo, se estima que una mujer pobre en el norte completa solo un año de escolarización; una mujer rica en otras regiones, 9; los hombres pobres en el norte completan poco más de un año, pero los ricos en otras regiones, 11. El abandono escolar es frecuente.

Completar un cierto número de años de escolarización no dota a los ghaneses del capital humano necesario. Buena parte de ellos adquieren sus habilidades laborales en sistemas informales, como aprendices. Ni la formación profesional ni la secundaria están dando buenos resultados, por esta razón el gobierno de Akufo-Addo cumpliendo con una de sus principales promesas de la campaña electoral, anunciaba en septiembre de 2017
el comienzo de un nuevo programa que ofrece una educación primaria y secundaria totalmente gratuita.

El país cuenta con 27 centros de educación superior; 18 privados y 9 públicos; 10 de ellos, politécnicos. La más prestigiosa universidad es la Universidad de Ghana (Legon), que es una de las más famosas de África occidental.

En teoría en la escuela los niños aprenden en lengua inglesa, y las lenguas locales se enseñan a partir de la secundaria, según la legislación local, aunque en la práctica el uso de los idiomas locales está muy extendido en ambas fases del proceso educativo. Al contrario que ocurre en países de influencia francófona en África occidental, en Ghana no existe la práctica de impartir de un idioma extranjero en primaria y centros de secundaria públicos.

Sanidad.

La sanidad es uno de los problemas de Ghana. Aunque el gasto público sanitario ha crecido paulatinamente (ronda el casi el 4% del PIB,), no es suficiente para cubrir las necesidades básicas de la población, aunque también es cierto que determinados indicadores, y en especial la esperanza de vida, no han dejado de mejorar. Aun así, las clases pudientes buscan tratamiento fuera del país en cuanto pueden permitírselo, o en su caso acuden, preferiblemente, a las clínicas privadas que hay en el país

Las dos instituciones claves son el Ministerio de Sanidad (Ministry of Health, MoH) y el Servicio de Salud de Ghana (Ghana Health Service, GHS), que es el organismo encargado de la ejecución de las políticas. Como se explica en el apartado correspondiente a la Seguridad Social, en Ghana hay un sistema nacional de seguro médico (National Health Insurance Scheme, NHIS). En principio el Gobierno está abierto a considerar opciones de PPP para el desarrollo sanitario.

La mejora de la sanidad ha sido uno de los proyectos prioritarios del Gobierno en la pasada legislatura (2012-2016), lo que se ha visto reflejado en las obras de construcción de nuevos hospitales, o en la actualización de los ya existentes.

Sin embargo, uno de los problemas a los que se enfrenta el sistema sanitario ghanés es la falta de personal cualificado. Incluso teniendo algunos hospitales los equipos y material sanitario adecuados, carecen de personal para manipularlos. Uno de los retos del gobierno es conseguir que los estudiantes especializados en diferentes campos de la medicina opten por quedarse en el país y no emigrar. Para ello es necesario modernizar el sistema sanitario para así hacerlo más eficiente y atractivo.

El sector farmacéutico de Ghana es relativamente importante: la industria local está compuesta por cerca de 40 empresas que fabrican sobre todo medicamentos que no precisan de prescripción médica. Aun con ello es una industria creciente organizada a través de la Pharmaceutical Manufacturers Association, siendo un grupo muy activo e influyente dentro del sector sanitario. Los principales países proveedores son India (con un 25% de las importaciones), seguido por Bélgica y Francia. No es de extrañar que se importen productos procedentes de Europa o EEUU, pues uno de los problemas que hay en el país es el de las medicinas falsas o de baja calidad, por lo que muchos consumidores prefieren pagar el sobreprecio por productos de mejor calidad.

Sector financiero.

Se puede encontrar más información en el epígrafe correspondiente.

Tratamiento de residuos.

Sin duda uno de los mayores problemas que comparten muchos países africanos es el tratamiento de residuos. Como dato, el Ayuntamiento de Accra (Accra Metropolitan Assembly) destina cerca de un 25% de su presupuesto a la gestión de residuos, y aun así se estima que el 30% de los residuos urbanos no son recolectados; es decir, acabaron en las alcantarillas, quemados o en vertederos irregulares. En Ghana, el 70% de los residuos urbanos son gestionados por la empresa Zoom Lion, que también se ha expandido a los países del entorno.

El debate sobre la gestión de los residuos es un tema recurrente cada año, especialmente cuando llega la estación de lluvias, cuando los medios y grupos sociales hacen presión para que la ciudadanía y los sistemas de limpieza mantengan el alcantarillado y las calles limpias.

En septiembre de 2017 el gobierno anunciaba la descentralización de los servicios de tratamiento de residuos, la intención es conseguir una mayor eficiencia introduciendo competencia en un sector que se encuentra monopolizado por la empresa Zoom Lion.

En el caso de residuos peligrosos o contaminantes, las empresas que los tratan deben contar con una autorización de la Agencia de Protección Medioambiental (Environmental Protection Agency o EPA).

Existen varias iniciativas y empresas que son activas en el campo del reciclaje:
• De plásticos, como Cyclus Elmina Plastic Recycling, empresa mixta entre una empresa holandesa y una ghanesa o City Waste Group, empresa mixta entre una empresa alemana y otra ghanesa.
• De residuos electrónicos, City Waste Recycling.
• De residuos urbanos, Accra Compost and Recycling Plant.
• De hidrocarburos y residuos del sector minero, Zeal Enviromental Technologies Ltd.

Sin embargo, aún no existe ninguna empresa que recicle el cristal, a pesar de que hay mucha cantidad de vidrio disponible para su reciclaje y todo el cristal que se utiliza en el país es importado.

En cuanto a los residuos sanitarios, existe una regulación promulgada por la Environmental Protection Agency que marca las líneas para la gestión de este tipo de residuos, aunque solamente los grandes hospitales del país la llevan a cabo y muchas veces deficientemente. Más difíciles son de controlar las numerosas clínicas privadas: mientras algunas de ellas llegan a acuerdos con los hospitales para que éstos últimos se hagan cargo de la gestión, muchas otras utilizan sus propios métodos. En cualquier caso, los residuos son tratados de forma autónoma por cada hospital, no existiendo ninguna empresa privada que se encargue de gestionar el total de estos desechos. Las formas más habituales de eliminar estos residuos es mediante incineradoras (de mala calidad) o directamente sepultándolos.

 

 

 

Volver a índice de Estructura de la oferta

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex