Estructura de la oferta

Resumen de la estructura de la oferta

Montenegro es una economía en transición de un sistema planificado a otro de mercado, con las correspondientes transformaciones de estructura productiva que entraña dicha transición. Durante las últimas dos décadas, Montenegro ha realizado notables avances en cuanto a liberalización del sistema de precios, reforma del comercio y del régimen de cambios y privatización de pequeñas y medianas empresas. A corto plazo, el principal reto de Montenegro es establecer un patrón de crecimiento más equilibrado, menos dependiente del turismo y de empresas industriales obsoletas y poco competitivas. Esto requiere el desarrollo de pequeñas y medianas empresas en sectores con mayor potencial de crecimiento y con un mejor acceso al sistema financiero. A medio plazo, Montenegro deberá impulsar reformas propias de economías en un estado más avanzado de transición. El Estado es todavía propietario de algunas grandes empresas y zonas con potencial turístico por desarrollar. Además, en algunos mercados se registran fallos de competencia. También se detectan problemas en los mecanismos de gobierno corporativo y en el procedimiento concursal, dos áreas particularmente complejas de reformar.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Precios (minoristas y mayoristas)

En Montenegro el sistema de fijación de precios se encuentra, con algunas excepciones, plenamente liberalizado. Todas las personas físicas y jurídicas que participen en el comercio de bienes y servicios están sujetas a la Ley de Protección de la Competencia y al escrutinio de la Comisión de Protección de la Competencia (www.azzk.me). La liberalización y la competencia han aproximado el precio de los productos montenegrinos a sus costes de producción, los cuales suelen ser superiores a los costes en la Unión Europea. Como consecuencia, las importaciones suelen disfrutar de una cierta ventaja en precios frente a los productos locales. El proceso de adhesión de Montenegro a la Unión Europea, en cuanto implica la apertura de los mercados regulados a los operadores europeos y la privatización de las empresas estatales que los operan, debería mejorar de forma progresiva la formación de precios. No obstante, cabe reseñar las peculiaridades de la fijación de precios en algunos mercados: 

  • Precios administrados. El Estado controla los precios de algunos servicios considerados de interés público, como electricidad, gas, agua y otros servicios municipales. Con frecuencia estos precios administrados se fijan por debajo del coste de producción debido a fines sociales o políticos, en cuyo caso el Estado debe cubrir las consiguientes pérdidas mediante subsidios o garantías a las empresas que prestan dichos servicios.
  • Monopolios y oligopolios. En algunos sectores la privatización de empresas públicas ha dado lugar a monopolios u oligopolios privados (p.ej. la privatización de fábricas azucareras, distribución comercial, etc.). Estas empresas están protegidas frente a la entrada de nuevos competidores por barreras estructurales o institucionales. En ocasiones su integración vertical les permite controlar producción y distribución. Estos problemas suponen un nivel de precios en el comercio mayorista y minorista superior a lo que sería de esperar con el nivel de renta de Serbia.
  • Mercado informal. Un importante volumen de bienes de consumo se distribuye a través de canales informales, especialmente en mercados al aire libre, a fin de evitar el pago de aranceles y otros impuestos. Los precios de estos productos son inferiores a los del mercado regulado.

 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Infraestructuras económicas (transporte, telecomunicaciones y energía)

Tras dos décadas de abandono, Montenegro está acometiendo importantes inversiones en sus infraestructuras económicas con vistas a impulsar la competitividad y el crecimiento. En Montenegro la financiación de estas inversiones suele correr a cargo de instituciones como el Banco Mundial, BERD o BEI o de la Unión Europea a través de las donaciones del Instrumento Preadhesión (IPA). Otros donantes bilaterales son China, Alemania (KfW) o Italia. En algunos casos el Gobierno montenegrino aporta cierta cofinanciación. No obstante, debido a su actual política de consolidación fiscal, el Gobierno montenegrino está impulsando la participación del sector privado en la financiación de estas infraestructuras mediante acuerdos público-privados (PPP) o concesiones.

Infraestructuras de transporte. La configuración de la red de transportes de Montenegro está condicionada por su carácter de estado litoral y montañoso. Las principales vías de comunicación son las rutas marítimas que conectan el litoral montenegrino con los puertos adriáticos de Croacia e Italia, mientras que la principal ruta terrestre se despliega hacia Serbia. En su condición de país candidato, Montenegro está adoptando de forma progresiva el acervo europeo en materia de Redes Trans-Europeas de Transporte (TEN-T). Más información sobre el desarrollo de estas redes en los Balcanes puede encontrarse en la Comunidad del Transporte (https://www.transport-community.org/)

La mejor fuente para conocer las prioridades de desarrollo de las infraestructuras de transporte es la Estrategia de Desarrollo de Transporte 2019-2035. Este documento recoge los proyectos de infraestructuras de transporte que el Gobierno montenegrino considera de interés general con un horizonte temporal de ejecución situado en 2035, además en el propio documento incluye un Plan de Acción para el año 2019-2020, incluyendo los proyectos a realizar y las fuentes de financiación correspondientes. La planificación de las inversiones en infraestructuras de transporte corresponde al Ministerio de Transporte. Los proyectos de inversión en sí suelen ser gestionados por empresas o agencias públicas dependientes de dicho departamento.

La red de carreteras de Montenegro cuenta con unos 5.907 kilómetros de longitud, de los cuales 884 km corresponden a carreteras de primera categoría, 963 km a carreteras de segunda categoría y los restantes 5.000 km a vías locales (European Stability Initiative, www.esiweb.org). Del total tan sólo 1.850 km de longitud, están pavimentados con asfalto. No hay ningún tramo de autopista construido. Debido al relieve accidentado de Montenegro, pueden encontrarse en estas carreteras alrededor de 312 puentes y 135 túneles.  Aunque esta red se ha beneficiado de una importante inversión en los últimos años, todavía presenta importantes deficiencias debido a su diseño con pendientes pronunciadas, falta de balizamiento, elevada degradación del pavimento, etc. Muchas carreteras tienen únicamente dos carriles. La velocidad media de circulación es bastante reducida, lo que limita la capacidad de los corredores logísticos; las carreteras principales con etiqueta M permiten una velocidad máxima de 80km/h, mientras que en las carreteras regionales con categoría R, la velocidad máxima permitida es de 50 km/h. Las inversiones más recientes se han producido entre Podgorica y la costa, tras la renovación de las carreteras a Budva, Bar y Cetinje; así como la conexión de Podgorica y Bar a través del túnel de Sozina, que ha reducido el trayecto entre estas dos ciudades en media hora. La principal inversión a medio plazo es la construcción del tramo montenegrino Corredor XI (Rumanía-Serbia-Montenegro) entre Bar y Boljare. Esta autopista no pertenece a la TEN-T y no se beneficia de apoyo europeo, pero el Gobierno montenegrino la considera prioritaria para la vertebración de su territorio. El acuerdo de financiación se cerró en marzo de 2015, con un coste total estimado en 809 millones de euros, de los cuales 689 son financiados por China (EXIM Bank) y 120 cofinanciados por el Gobierno montenegrino. La empresa constructora es CBRC (China Road & Bridge Corporation). Además, hay muchos proyectos vigentes para la reconstrucción de tramos de carreteras principales y regionales, todos ellos financiados por presupuesto estatal, por el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD) y por el Banco Europeo de Inversiones (BEI). El mantenimiento de la red nacional de carreteras y la construcción de las nuevas autopistas es responsabilidad de la Dirección de Transportes (http://www.msp.gov.me/en/ministry).

La red de ferrocarriles de Montenegro se extiende por 250 kilómetros a lo largo de tres líneas, de los cuales 225 kilómetros están electrificados. La línea Bar-Vrbnica (167 km electrificados) es la arteria central del sistema ferroviario y conecta el principal puerto de Montenegro con Serbia, una conexión que cuenta con obras de ingeniería como el viaducto de Mala Rijeka (el viaducto ferroviario más alto de Europa). La línea Podgorica-Niksic (56 km electrificados) tradicionalmente conectaba la mina de bauxita con la planta siderúrgica de KAP, una de las mayores industrias montenegrinas. Por último, la línea Podgorica-Tuzi (24 km no electrificados) conecta Montenegro con Albania a través de Shkoder. Estas infraestructuras se han ido renovando y electrificando gradualmente en los últimos años, por lo que, en términos generales, se encuentran en buenas condiciones.

Desde 2006 se han invertido 123,1 millones en rehabilitación y modernización de la estructura ferroviaria de Montenegro, para la revisión y electrificación de la línea Podgorica- Niksic y para la revisión de la línea Belgrado-Vrbnica-Bar. La parte norte de esta última ha sido rehabilitada, quedando pendiente 96 kilómetros y siendo la duración aproximada del proyecto 15 años. Entre 2006 y 2012, se gastaron 65 millones de euros en el proyecto de electrificación de la línea Podgorica-Niksic financiado a través de un crédito de Czech Export Bank (50 millones de euros) y préstamos del BERD (15 millones de euros). Desde 2008, se ha gastado en torno a 68 millones de euros en la actualización de la línea Vrbnica-Bar, financiados por préstamos del BERD (14 millones), BEI (7 millones) y Czech Export Bank (800 mil euros), así como por fondos garantizados del Marco de Inversión de los Balcanes (3,5 millones de euros) y por fondos IPA (43 millones de euros). El mantenimiento y ampliación de la red de ferrocarriles es competencia de la empresa pública Zeljeznicki Prevoz Crne Gore (www.zcg-prevoz.me), que también presta servicios de transporte de viajeros. La empresa pública Montecargo, que se dedica al transporte de mercancías, se encuentra actualmente pendiente de privatización así como la empresa pública que se encarga de la gestión de las infraestructuras y los servicios de transporte – Zeljeznicka infrastruktura Crne Gore (http://www.zicg.me/). 

Montenegro cuenta además con varios puertos adriáticos. El principal puerto de mercancías es el de Bar ((www.lukabar.me), que ofrece rutas con Ancona y Bari en Italia, mientras que el puerto de Kotor (www.portofkotor.co.me) acoge principalmente tráfico de viajeros y cruceros. Otros puertos de menor importancia que dan servicio a yates y embarcaciones de recreo son los de Tivat (www.portomontenegro.com), Budva (www.marinabudva.com), Percanj (www.marinapercanj.com), Zelenika, Lustica, Meljine Marina y Risan, entre otros. En la actualidad las marinas de Montenegro están recibiendo importantes inversiones, como parte del desarrollo turístico que experimenta el litoral. La marina mercante de Montenegro quedó prácticamente desmantelada durante los años noventa. En 2004 el Gobierno montenegrino estableció la sociedad pública Crnogorska Plovidba (www.crnogorskaplovidba.com) para revitalizar el comercio marítimo. Esta compañía hace funciones de armador, ofreciendo servicios de comercio nacional e internacional, agencia y representación. En 2012 recibió sus primeros cargueros, adquiridos a los astilleros de Shanghai.

Montenegro dispone de dos aeropuertos internacionales en Podgorica y Tivat. Las autoridades han anunciado inversiones para ampliar la capacidad de estos aeropuertos. La empresa pública responsable de operar estas infraestructuras y de realizar las inversiones necesarias es Aerodromi Crne Gore (www.montenegroairports.com).  El BERD ha sido un importante inversor en este sector, contribuyendo a la remodelación de los aeropuertos de Podgorica y Tivat con 49 millones (2018). A finales de 2019, se abrió la licitación para la concesión a 30 años de ambos aeropuertos, esperándose la firma del acuerdo para mediados de 2020.

Infraestructuras de telecomunicaciones. El mercado de las telecomunicaciones de Montenegro está abierto a la competencia desde 2005. El regulador de este mercado es la Agencia de Comunicaciones Electrónicas y Servicios Postales (www.ekip.me), la cual se encarga de promover la competencia en el sector, regular el acceso a las distintas redes, otorgar las licencias a los operadores y fijar las tarifas reguladas. El principal operador del mercado es la compañía Deutsche Telekom, que en 2005 adquirió la empresa pública de telefonía montenegrina. En la actualidad opera a través de sus marcas T-Com (telefonía fija) y T-Mobile (Telefonía móvil). Los principales operadores son Deutsche Telekom (T-Mobile); la compañía noruega Telenor y Serbia Telekom (M-Tel).

Infraestructuras energéticas. El sistema eléctrico está controlado por empresas estatales vinculadas a inversores italianos, lo cual se explica por la importancia de las inversiones en el cable submarino con Italia (v. más abajo). Por un lado, el principal actor es Elektroprivreda Crne Gore (EPCG, www.epcg.com), empresa propiedad del Gobierno de Montenegro (56,7% del total) y de la compañía italiana A2A (43,7%) que se encarga de la generación, transmisión, distribución y suministro de energía eléctrica. Por otro, la red de transmisión está en manos de Crnogorski Elektroprenosni Sistem (CGES, www.cges.me), participada por el Gobierno (55,0%), por la italiana Terna (22,08%) y por diversos fondos de inversión (como Kastodi Racuni, 11,64%).El tamaño del mercado eléctrico es reducido, con 285.000 usuarios y una demanda anual de 4.684,7 GW/h . Los principales consumidores de esta energía son la fábrica de aluminio KAP (42% del total), la fábrica de acero Zeljezara Niksic (3%) y la empresa estatal de ferrocarriles ZCG (1%), mientras que los hogares montenegrinos consumen un 52% del total. El 34% de la electricidad consumida se importa de Serbia, Suiza, Rumanía, República Checa y Eslovenia a través de la red de transmisión regional. Montenegro es miembro de la Comunidad Energética (www.energy-community.org) establecida con la Unión Europea y Albania, Bosnia-Herzegovina, Georgia, Macedonia del Norte, Moldavia, Serbia, Ucrania y Kosovo*. En aplicación del Acuerdo Energético de 25 de octubre de 2005, todos los mercados eléctricos de la región están abiertos a la competencia exterior.

La producción de energía depende enormemente de la planta térmica de Pljevlja. Esta planta fue originalmente planificada para comprender dos unidades, pero la segunda nunca se construyó. En 2018 la empresa PowerChina se mostró interesada en la contrucción de esta segunda unidad, pero finalmente el gobierno montenegrino canceló el proyecto en primer lugar para cumplir con sus obligaciones ambientales en virtud del Tratado de la Comunidad de Energía y la adhesión a la UE, y en segundo lugar por las insuficientes reservas de liginito para poder operar una segunda planta durante toda su vida útil. Actualmente, Montenegro posee un importante potencial hidroeléctrico ya que solo el 17% de la energía hidroeléctrica total está siendo aprovechada. También tienen gran relevancia las plantas hidroeléctricas de Perucica y Piva HPP en el río Zeta. También cuenta con siete pequeñas centrales hidroeléctricas. Como en el caso anterior, las autoridades desean aprovechar el potencial hidroeléctrico de Montenegro mediante la construcción de cuatro nuevas centrales hidroeléctricas (238 MW) en el río Moraca que generarían 693 GW/h al año. Las principales oportunidades de inversión a corto plazo se encuentran precisamente en estas nuevas centrales, que el Gobierno desea levantar mediante Partenariados Público-Privados. Aunque por el momento Montenegro no es capaz de cubrir su demanda de electricidad, el Gobierno está trabajando para transformar a Montenegro en un hub eléctrico regional a través del cual se canalizaría la exportación de electricidad a Europa occidental. La compañía italiana Terna junto con la compañía montenegrina Crnogorski Elektroprenosni Sistem (CGES) han construido un cable submarino de alta tensión entre Tivat y Pescara (1.000 MW y 455 kilómetros, de los cuales 433 están bajo el agua) que permite exportar a Italia la electricidad generada a bajo coste en los Balcanes occidentales. La inversión total se estima en 760 millones de euros, de los cuales 106 millones han sido financiados por Montenegro mediante préstamos internacionales (Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo e instituto de crédito alemán KfW) y el resto por la propia Terna. 

Las energías renovables apenas han comenzado a desarrollarse, aunque existe un potencial evidente en las energías mini-hidráulica y eólica, principalmente. Empresas como la petrolera Jugopetrol, planea ampliar su portfolio de energía, y examinar el potencial de Montenegro en el campo de la producción de electricidad a partir de fuentes de energía renovables.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Población activa y mercado de trabajo. Desempleo

Población total. Actualmente Montenegro cuenta con 619.700 habitantes, el crecimiento de población se encuentra estancado desde los últimos años. El 49,5% de la población es masculina, mientras que el 50,5% corresponde a mujeres.

Población activa. Montenegro cuenta con una población en edad de trabajar de 500.400 personas (Oficina de Estadística, 2019). La población activa es de 287.300 personas, lo que supone una tasa de actividad del 57,4%. En los últimos años esta tasa ha mejorado ligeramente, pero sigue siendo relativamente baja. Por otra parte, la población activa adolece de un elevado grado de envejecimiento.

Población ocupada. La población ocupada es de 243.800 personas, es decir, el 84,9% de la población activa. Aunque tradicionalmente las administraciones y las empresas públicas han sido el primer empleador de Montenegro, en los últimos años ha crecido rápidamente la ocupación en el sector privado, y principalmente en las actividades de turismo, puertos, navegación, transporte y manufacturas. Debido a la importancia que tiene el turismo en la economía montenegrina, el mercado de trabajo tiene un marcado comportamiento estacional. Los costes laborales en Montenegro no son tan bajos como en otras economías de los Balcanes. El salario medio neto asciende a unos 520 euros y el salario medio bruto a 781 euros. Las diferencias salariales entre sectores son significativas, con remuneraciones más elevadas en los sectores de telecomunicaciones y finanzas frente a otros peor pagados, como comercio y pesca. El salario mínimo se fija por un sistema bastante complejo y de acuerdo con el convenio colectivo general, este es de 222 euros al mes tras el ultimo incremento en Julio de 2019. Una característica singular del mercado de trabajo montenegrina es la presencia de un volumen significativo de trabajadores extranjeros, pese a la existencia de una cuantiosa población desocupada local. Los inversores extranjeros citan con frecuencia la falta de cualificación de la mano de obra como una de las explicaciones, así como la importancia de la economía informal. La ley ha simplificado el procedimiento de contratación de extranjeros y se ha reducido la carga fiscal de estos trabajadores para apoyar a las compañías con problemas para encontrar mano de obra cualificada.

Población desempleada. El número de desempleados asciende a 43.400, formando el 15,1% de la población activa. Este paro es mayor entre la población juvenil y grupos como la población gitana y mujeres. Montenegro mantiene un elevado nivel de desempleo estructural, consecuencia de la desindustrialización de la economía durante las últimas dos décadas. La falta de reformas del mercado de trabajo ha impedido que esta población fuera absorbida por otros sectores. En comparación con el año anterior el número de desempleados aumentó un 2,1%.

Políticas de empleo. La creación de empleo es una de las prioridades de cualquier Gobierno montenegrino. Tradicionalmente el mercado de trabajo ha presentado deficiencias institucionales que desincentivan la contratación y la reducción del desempleo de larga duración, p.ej. elevada carga fiscal del empleo; indemnizaciones por despido elevadas; regulación rígida de las jornadas laborales, vacaciones anuales y condiciones de empleo; cargas administrativas; limitación de la contratación temporal; y un sistema deficiente de negociación colectiva, que extiende los convenios nacionales y sectoriales a todas las empresas de un sector. Además, el proceso de resolución judicial de las disputas laborales es relativamente lento. Los analistas señalan la urgencia de mejorar la formación de la mano de obra para adecuarla a las exigencias del mercado y corregir las disparidades regionales en cuanto a oportunidades de empleo. El envejecimiento de la población activa supone un factor de riesgo para la sostenibilidad del sistema de pensiones. Montenegro modificó la Ley de Pensiones y Cuidado de Invalidez en 2011 para elevar la edad de jubilación hasta 67 años de forma gradual a partir de 2014 y hasta 2042.

MONTENEGRO. MERCADO DE TRABAJO

 

2017

2018

2019

PARO REGISTRADO (SERVICIO NACIONAL DE EMPLEO) (1)

Activos

272.500

235.463

236.182

Ocupados

224.200

194.085

198.566

Parados

47.000

41.378

37.616

Tasa de ocupación (%)

82,3%

82,4%

84,1%

Tasa de desempleo registrado (%)

17,2%

17,6%

15,9%

ENCUESTA DE POBLACIÓN ACTIVA (2)

Población mayor de 15 años

499.900

499.800

500.400

Activos

273.200

279.900

287.200

Ocupados

229.300

237.400

243.800

Parados

43.800

42.500

43.400

Tasa de actividad (%)

54,7%

56,0%

57,4%

Tasa de ocupación (%)

83,9%

84,8%

84,9%

Tasa de desempleo EPA (%)

16,1%

15,2%

15,1%

Tasa de desempleo juvenil

-

-

-

COSTES LABORALES

   

Salario bruto medio (EUR)

765,00

771,00

781,00

Salario neto medio (EUR)

510,00

513,00

520,00

Pro memoria. Población

618.500

618.700

619.700

Fuente: Banco Central de Montenegro a Diciembre 2019 (1).

Fuente: Oficina de Estadística de Montenegro. EPA 2019 (2).

 

Volver a índice de Estructura de la oferta

PIB per capita y distribución de la renta

El PIB per cápita de Montenegro se sitúa en términos nominales en 7.487,1 euros en 2019. En términos comparativos, se trata de una de las rentas más bajas de los Balcanes; se sitúa por encima de Serbia (6.592 €) o Bulgaria (6.800), pero por detrás de Croacia (11.990) y Eslovenia (20.490) 

Para analizar la distribución de la renta conviene apoyarse en el índice de Gini, indicador que mide el grado de desigualdad en el reparto de los ingresos, implicando un índice de 0 una perfecta igualdad en la distribución de la renta, e indicando un valor de 100 la máxima desigualdad (todos los ingresos los recibiría un único ciudadano). Desde esta perspectiva, Montenegro tiene una distribución de ingresos relativamente desigual, con un índice que se sitúa en 39 en 2015 (Banco Mundial, 2020). Se sitúa, por lo tanto, en una posición atrasada en el contexto de la región, siendo más igualitaria que Bulgaria (40,4) pero menos que Macedonia del Norte (34,2), Rumanía (36), Bosnia-Herzegovina (33), Serbia (36,2), Croacia (30,4) o Eslovenia (24,2). 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector primario

Montenegro mantiene una importante dependencia del sector primario, que supone un 7,8% del Producto Interior Bruto (PIB)  de su economía (Oficina de Estadística de Montenegro, 2018). Se trata de uno de los sectores clave para el mantenimiento del empleo.

Agricultura y ganadería. En la actualidad la agricultura aporta el 6,7% del PIB (Oficina de Estadística de Montenegro, 2018). No obstante la producción agrícola apenas está desarrollada, predominando las explotaciones ganaderas. Se trata todavía de un sector que opera por debajo de su frontera de posibilidades de producción debido al bajo nivel de tecnología aplicado. Montenegro, con su elevada biodiversidad, sus abundantes recursos genéticos en cultivos agrícolas y productos forestales, disponibilidad de pastos y tierra fértil y aguas no contaminadas, ofrece condiciones para una producción agrícola de alto valor añadido. La superficie agrícola de Montenegro asciende a 334.048,8 hectáreas, de las que se utilizan sólo 255.845,8 hectáreas, siendo las restantes jardines (1.922,4 ha) y tierras arables (7.103,9 ha) . No obstante, la mayor parte de los terrenos en uso están destinados a prados y praderas para el pasto del ganado (94,33% del total), mientras que el terreno cultivable (2,78%), los huertos de árboles frutales (1%), los viñedos (1,12%), los huertos (0,75%) y viveros (0,03%) representan una proporción minoritaria del uso del terreno. Los principales productos del agro montenegrino son el tabaco, las verduras (tomate, pimiento, pepino), las frutas (manzana, uva, cítricos), la aceituna y el vino. Otros productos de importancia son la miel, el pescado y las aguas minerales. La producción está estructurada en torno a granjas familiares que distribuyen sus productos en mercados tradicionales. En lo que respecta a la ganadería, el total está formado por 31.260  cabezas de ovino, 89.269 de bovino, 55.841 de porcino y 31.458 de caprino. Predominan las granjas de aves de corral, con 835.705 animales. La producción cárnica representa algo menos de dos tercios de la producción agrícola total. El Gobierno montenegrino está tratando de impulsar la modernización de la agricultura a la producción de productos de nicho (agricultura ecológica, regadío, etc.) para aprovechar la demanda de los turistas que visitan Montenegro.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector secundario

El sector secundario supone en torno al 14,9% del PIB de la economía montenegrina (Oficina de Estadística de Montenegro, 2018). 

Manufacturas. Aporta solo el 4% del PIB. El sector industrial montenegrino se vio muy afectado por la fragmentación de la cadena de suministro que supuso la desaparición de Yugoslavia. En la actualidad apenas existe actividad industrial en Montenegro, aunque todavía subsisten algunos productores de acero, aluminio, confecciones textiles, calzados, pieles, tabacos, maquinaria forestal, aparatos eléctricos para el hogar y alimentos procesados. En este sector manufacturero cabe mencionar especialmente a la empresa siderúrgica Kombinat Aluminijuma Podgorica (KAP), que en tiempos fue el mayor contribuyente a la economía local, y recientemente adquirida por el inversor local Uniprom.

Energía. Contribuye al PIB con el 5,1%. El sistema eléctrico está controlado por empresas estatales vinculadas a inversores italianos, lo cual se explica por la importancia de las inversiones en el cable submarino con Italia (v. más abajo). Por un lado, el principal actor es Elektroprivreda Crne Gore (EPCG), empresa propiedad del Gobierno de Montenegro y de la compañía italiana A2A que se encarga de la generación, transmisión, distribución y suministro de energía eléctrica. Por otro, la red de transmisión está en manos de Crnogorski Elektroprenosni Sistem (CGES), participada por el Gobierno (55%) , por la italiana Terna (22%) y por diversos fondos de inversión. El tamaño del mercado eléctrico es reducido, cuenta con una demanda anual de 5.738 GW/h. Los principales consumidores de esta energía son la fábrica de aluminio KAP (17% del total), la fábrica de acero Zeljezara Niksic (1%) y la empresa estatal de ferrocarriles ZCG (1%), mientras que los hogares montenegrinos consumen un 80% del total.Parte de la electricidad consumida se importa de Serbia, Suiza, Rumanía, República Checa y Eslovenia a través de la red de transmisión regional. La producción de energía depende enormemente de la planta térmica de Pljevlja. La importancia de la generación térmica se explica por las importantes reservas de lignito, que se estiman en 84 millones de toneladas geológicas y 57,9 millones de toneladas explotables. Sin embargo, estas reservas cada vez son más limitadas, lo que unido a las medidas que se están tomando  para cumplir con las obligaciones ambientales en virtud del Tratado de la Comunidad de Energía y la adhesión a la UE, apuntan a que el Gobierno monenegrino empieza a centrar su estrategia en las energías renovables. Tienen gran relevancia las plantas hidroeléctricas de Perucica y Piva. Como en el caso anterior, las autoridades desean aprovechar el potencial hidroeléctrico de Montenegro mediante la construcción de cuatro nuevas centrales hidroeléctricas (238 MW) en el río Moraca que generarían 693 GW/h al año. Las principales oportunidades de inversión a corto plazo se encuentran precisamente en estas nuevas centrales, que el Gobierno desea levantar mediante Partenariados Público-Privados. Por lo que respecta a las políticas públicas, y aunque por el momento Montenegro no es capaz de cubrir su demanda de electricidad, el Gobierno está trabajando para transformar a Montenegro en un hub eléctrico regional a través del cual se canalizaría la exportación de electricidad a Europa occidental.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector terciario

Los servicios representan el 59,2% del PIB de la economía montenegrina.

Comercio mayorista y minorista. La distribución comercial está formada por cadenas privatizadas a inversores extranjeros y pequeños competidores privados. El principal distribuidor es el grupo montenegrino Voli, que compite con los croatas de Agrokor (Konzum, Mercator), los húngaros de CBA y las cadenas locales Martinovic, Lakovic y Expo Commerce (Maxi). Los analistas esperan que el sector avance todavía más en su consolidación en los próximos años, proceso que aumentaría el atractivo para cadenas internacionales como Tesco, Carrefour o Lidl que hasta ahora se han mantenido al margen del mercado.

Telecomunicaciones. El mercado de las telecomunicaciones de Montenegro está abierto a la competencia desde 2005. El regulador de este mercado es la Agencia de Comunicaciones Electrónicas y Servicios Postales (www.ekip.me), la cual se encarga de promover la competencia en el sector, regular el acceso a las distintas redes, otorgar las licencias a los operadores y fijar las tarifas reguladas. El principal operador del mercado es la compañía Deutsche Telekom, que en 2005 adquirió la empresa pública de telefonía montenegrina. En la actualidad opera a través de sus marcas T-Com (telefonía fija) y T-Mobile (Telefonía móvil). La telefonía fija cuenta con 148 mil líneas y una tasa de penetración del 23,9% (EKIP, Annual Report 2016).

Volver a índice de Estructura de la oferta

Privatizaciones

Montenegro ha completado en su mayor parte el proceso de privatización de empresas públicas. El Estado, no obstante, conserva todavía la propiedad de un número reducido de compañías que pueden interesar a los inversores privados. En general, estas compañías operan en sectores que el Gobierno montenegrino considera estratégicos, como infraestructuras, transporte, energía o turismo. En términos generales el régimen de privatizaciones montenegrino es eficaz y transparente. La mayoría de privatizaciones se han completado de forma exitosa. No obstante, algunas operaciones se han encontrado con problemas por la falta de idoneidad de los inversores. En algunas ocasiones el Gobierno montenegrino ha recuperado la entidad privatizada por incumplimiento del contrato por parte del inversor. El Consejo de Privatizaciones e Inversiones de Capital (www.savjetzaprivatizaciju.me) es la institución oficial responsable de supervisar los procesos de venta de empresas públicas de acuerdo a lo establecido en la Ley de Privatizaciones (BO 23/1996, 6/1999, 59/2000 y 42/2004)). Esta entidad dispone de información sobre todas las empresas públicas a la venta y es, por tanto, el primer punto de contacto al que deben acudir los potenciales inversores. El Consejo de Privatizaciones e Inversiones de Capital es también responsable de establecer un plan anual con las empresas a la venta y el método de privatización seleccionado. 

Antes de realizar una oferta por una empresa pública, la Oficina Económica y Comercial de España en Belgrado recomienda realizar las diligencias apropiadas En particular, es recomendable contratar asesoramiento especializado de una consultora o despacho de abogados local, solicitar información al Consejo de Privatizaciones e Inversiones de Capital de Montenegro, visitar las instalaciones de dicha empresa y realizar entrevistas con gestores, proveedores y clientes antes de tomar una decisión. Nuestra Oficina puede acompañar al inversor en este proceso con plena protección de la confidencialidad del proceso. En particular, los inversores deben protegerse frente a tres tipos de contingencias: fraudes, propiedad colectiva de los activos y régimen de propiedad del suelo. En primer lugar, el fraude y la corrupción han sido la principal causa del fracaso de las privatizaciones. Algunos inversores han adquirido empresas públicas para vaciar sus activos y devolverlas luego al Estado una vez arruinadas. El método más común es utilizar una empresa privatizada como colateral de un préstamo. Hecho esto, la primera empresa podía ser devuelta al Estado dejando de pagar las cuotas de adquisición. En algunos casos los activos de una empresa se ha utilizado para adquirir el capital o la deuda de otra, conformando auténticos esquemas piramidales. En segundo lugar, la propiedad colectiva de los activos. El sistema yugoslavo otorgaba a los trabajadores más derechos sobre las empresas que en otros países socialistas. Este problema se solución posteriormente con la transformación de la propiedad social (propiedad colectiva e intransferible de los trabajadores) en propiedad del Estado. No obstante, todavía hoy en algunas empresas los trabajadores suponen una parte importante del accionariado. Finalmente, la propiedad del suelo. Este problema afecta a algunas empresas agrarias e industriales. El sistema yugoslavo no contemplaba la propiedad privada del suelo, sino meramente un derecho de usufructo. En muchas ocasiones la propiedad del suelo continúa siendo del Estado (municipio), lo que ha generado conflictos por la reubicación de algunas empresas. Además, los inversores que deseen construir nuevas plantas o inmuebles en suelo público deben adquirir antes la propiedad del mismo.

Volver a índice de Estructura de la oferta