Sectores de oportunidad

Sectores más interesantes para nuestra inversión

Desde el punto de vista comercial, el marco jurídico es de corte liberal y poco intervencionista, con bajos aranceles y tasas. Es de destacar el hecho de que Cabo debe a sus grandes avances en gobernanza, transparencia y garantías jurídicas una buena parte de su crecimiento económico de los últimos años según los organismos internacionales.

La industria del país para el abastecimiento interno esta poco desarrollada, por lo que el país es un gran importador en prácticamente todas las áreas, siendo con diferencia Portugal su principal suministrador, no solo a nivel europeo sino global.
Los altos costes logísticos intra islas hacen que la industria hotelera importe prácticamente todos sus suministros (alimenticios y otros). Por otra parte, el país es fuertemente importador de bienes de equipo, para la industria transformadora exportadora agroalimentaria, y/o cualquier otro sector de actividad industrial, incluido energía, agua y/o obra civil.


Pueden aparecer oportunidades de negocio interesantes en el ámbito de la administración electrónica, ya que la excesiva burocracia es uno de los principales lastres del funcionamiento del Estado, y pequeñas inversiones pueden generar significativas mejoras, muy especialmente en el marco de un país insular.
Aunque el gobierno espera realizar un amplio abanico de partenariados público– privados que inyecten IDE en materia de servicios públicos y concesiones, en algunos casos será difícil la rentabilidad y se seguirá apostando por proyectos llave en mano públicos, como agua y saneamiento, eficiencia energética y líneas eléctricas.

De acuerdo con el Plano Estratégico de Desenvolvimento Sustentável 2017/2021 (PEDS) los objetivos para el sector turístico son ambiciosos. Aumentar el número de turistas extranjeros a más de 1 millón hasta 2021 (de alrededor de 700,000 en 2017), teniendo la visión de alcanzar lo que se considera la capacidad máxima del país de 3 millones de turistas por año. Y de este modo aumentar la importancia del turismo en el PIB del país de alrededor del 21% en 2017 al 32% en 2021, casi una duplicación de los ingresos relacionados con el turismo, lo que significa un importante aumento del gasto por turista, mayor promedio de noches por turista y menos estacionalidad.


En referencia a la inversión, el nuevo gobierno ha definido una estrategia de crecimiento para el país basada en dos sectores: el turismo y la economía marítima, que va desde la gestión portuaria a la industria transformadora de pescado a la gestión portaría, pasando por la investigación oceánica. Asimismo, se está elaborando un nuevo régimen fiscal para el sector exportador, que tiene como objetivo convertir a Cabo Verde en una plataforma de IDE de industria ligera para la sub- región.


Dado que el PEDS finaliza en 2021, se plantea una nueva estrategia de desarrollo, el Plan Ambição 2030 (Ambición 2030), que mantiene los sectores considerados estratégicos, como el turismo y la economía azul, aunque integrando en el plan el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

 
Es de destacar el anuncio de la aceleración de los programas de privatización de más de 23 empresas públicas por la situación financiera del país y a instancias del BM y del BAD. Sin embargo, dada la reversión que se produjo en la privatización de los puertos, quedan dudas sobre si las privatizaciones finalmente se harán y si se honrarán. Los sectores en los que se han anunciado esas privatizaciones son puertos, electricidad y agua, aeropuertos y aerolíneas, gestión de la zona franca, correos, telecomunicaciones, farmacéutica, pesca, turismo y combustibles.

El modelo turístico del país es un resort, dirigido a un poder adquisitivo medio, con sol y playa. Sigue siendo una de las prioridades estratégicas y el gobierno espera prácticamente duplicar el número de turistas. Existen nichos que pueden ir desarrollándose en este marco y combinándose con otros modelos de turismo ecológico, deportivo o cultural, con toda la industria de arrastre (agroalimentaria, distribución, ocio) que ésta puede generar. Además, el gobierno ha puesto en marcha el desarrollo de una zona turística especial, intentando promover el turismo también en islas distintas a la de Sal, más particularmente Boavista (es la isla con más potencial del modelo resort) y Maio, dirigida a un turismo de lujo. Los objetivos pasan también por diversificar la actividad turística y orientarla también a islas menos integradas en los flujos (como las islas de Brava, São Nicolau, etc.) y a nuevas actividades relacionadas con el ecoturismo y el turismo de naturaleza.

 
Vinculado con lo anterior, el sector inmobiliario deberá recuperarse asimismo en paralelo a la economía mundial, incluida el peso que en este marco toman las remesas y retornos de emigrantes, calculados en más de 500.000 personas, es decir, una cifra similar a la de la población local.


El país sufre un déficit fortísimo en materia de infraestructuras energéticas, de agua (solo una de las islas posee agua) y de transporte, si bien todas ellas están muy vinculadas a la capacidad de inversión pública del Estado, condicionada a su vez por su capacidad de endeudamiento. El modelo pasa por el desarrollo de un marco legal apropiado para a puesta en marcha de partenariados públicos-privados en la producción o incluso la distribución a grandes clientes, que rompa el monopolio o cuasi monopolio legal o de facto que ejerce ELECTRA (producción y distribución de agua y electricidad).


En este sentido, el procedimiento de privatización de los puertos está listo y se ejecutará en dos partes: El primero de “remolque, pilotaje y atraque” referida al “buque” para los 9 puertos del país en la que mostró un gran interés la empresa BOLUDA; el segundo para los puertos de las islas de Sotavento. Por otro lado, en breves se pondrán en marcha las ampliaciones de los puertos de Sal, Maio, y la terminal de cruceros de Mindelo, para lo que Typsa ha presentado una oferta.

Tras la entrada de BINTER en el transporte de cabotaje aéreo nacional e Icelandair Air en el internacional (ambos comprando las respectivas divisiones de TACV), está prevista asimismo la revisión del modelo de transporte marítimo, que pudiera abrir nuevas oportunidades de negocio tanto en el tráfico internacional como el tráfico interno y gestión portuaria. Por su parte, la compañía portuguesa Transinsular se ha adjudicado el transporte interinsular.

En el sector pesquero, existe un interés por parte del gobierno de Cabo Verde en la creación de una flota de altura de bandera caboverdiana que consiga hacer innecesarias las continuas derogaciones temporales de la regla de origen para exportar pescado procedente de otras latitudes; sin embargo, la Ley de Pescas actual supone un obstáculo a este fin. En cualquier caso, los armadores españoles ya han confirmado su disponibilidad para abanderar barcos en Cabo Verde siempre y cuando se cumplan determinadas condiciones la disminución de las sanciones y exención de impuestos sobre capturas en alta mar. Se ha llegado a un acuerdo en cuanto a la ley de pesca tradicional y los armadores hicieron alegaciones a la ley de pesca de altura, las cuales, según confirmaba el gobierno, se incluirán en la nueva ley que saldrá a mediados de julio.

El gobierno también ha manifestado interés de promover el desarrollo de la agricultura local, de forma que se puedan reducir las importaciones de productos de primera necesidad. Sin embargo, esto no se ha visto trasladado a acciones concretas de promoción o inversión.