Sistema financiero

Sistema financiero

Hong Kong es uno de los centros financieros más activos del mundo, gracias a su economía abierta, libertad de movimiento de capitales, una estructura legal heredada en gran medida del sistema jurídico anglosajón, una infraestructura física eficiente, una gran base de capital humano, el extenso uso del inglés y una localización geográfica estratégica dentro de una zona del mundo económicamente dinámica.

El sector financiero de Hong Kong comprende una red integrada de instituciones y mercados que, bajo varias formas y regulaciones, provee una amplia gama de productos y servicios a un alto estándar internacional, tanto a clientes e inversores locales como internacionales.

El gobierno de Hong Kong mantiene oficialmente el principio de mínima intervención en los mercados intentando crear un ambiente propicio para el buen funcionamiento de los negocios. Se pone gran énfasis en la ley y el libre mercado: no hay barreras de acceso al mercado para los negocios extranjeros, ni restricciones a los flujos de capital hacia dentro o hacia fuera del territorio. Sin embargo, de forma esporádica se interviene en los mercados, con la intención públicamente manifestada de combatir movimientos especulativos contra el dólar de Hong Kong.

En 2016 (último dato disponible) el número de puestos de trabajo en el sector servicios financieros llegó a los 253.100 empleados, suponiendo un 3 % del empleo y el 18% del PIB. Evidentemente, la prosperidad de Hong Kong depende en gran medida del correcto funcionamiento del sector financiero.

El reconocimiento de Hong Kong como centro financiero internacional ha venido dado por la invitación a formar parte del Banco Internacional de Inversiones (BIS), que tiene oficina en Hong Kong, en septiembre de 1996, así como del New Arrangements to Borrow (NAB) diseñado por el Fondo Monetario Internacional (con suboficina en Hong Kong) en enero de 1997 para estabilizar el sistema monetario global.

La Declaración Conjunta Chino-Británica de 1984 y la Ley Básica de Hong Kong mencionan explícitamente que la R.A.E. de Hong Kong "retendrá su condición de centro financiero internacional". Además, el dólar de Hong Kong continuará circulando como moneda independiente y libremente convertible.

Durante 1996 la Autoridad Monetaria de Hong Kong (HKMA) consolidó y formalizó acuerdos con las autoridades chinas, mediante los cuales se reconoce la mutua independencia de los sistemas monetarios de China y Hong Kong después del 1 de julio de 1997. Las autoridades de Pekín han aceptado que bajo el principio de "un país, dos sistemas", haya dos monedas, dos sistemas monetarios y dos autoridades monetarias bajo dos diferentes sistemas económicos y sociales dentro de un único estado soberano y que las dos autoridades monetarias serán mutuamente independientes.

En concreto, las relaciones monetarias entre China y Hong Kong tienen las siguientes características:

1. Los sistemas monetarios y de divisas de China y Hong Kong quedan mutuamente independientes. El renminbi yuan y el dólar de Hong Kong circulan como monedas de curso legal en China y Hong Kong respectivamente, y son consideradas como divisas extranjeras en cada uno de los otros territorios.

2. La HKMA y el PBOC mantienen relaciones independientes entre ellos y la HKMA es únicamente responsable ante el Gobierno de Hong Kong.

3. Se mantiene la cooperación entre las autoridades de control de China y Hong Kong.

4. El PBOC dará todo su apoyo para el mantenimiento de la estabilidad de la moneda de Hong Kong en caso de que fuera necesaria su intervención y sólo a petición de la HKMA.

5. Las reclamaciones financieras y deudas entre Hong Kong y China son tratadas de acuerdo con las normas y prácticas internacionalmente aceptadas.

6. Las instituciones financieras de China que operan en Hong Kong son supervisadas por las autoridades correspondientes en Hong Kong.

7. Shanghai no asumirá el papel de Hong Kong como centro financiero internacional.

Uno de los temas más complejos que se plantearon para que Hong Kong mantenga en el futuro su posición como centro financiero internacional es el relativo a la información. En este sentido, el Secretario de Finanzas de Hong Kong aprobó la suscripción de Hong Kong al IMF Special Data Dissemination Standard y la inclusión separada de los datos económicos de Hong Kong en el IMF International Financial Statistics. La HKMA también ha puesto a disposición del público información sobre el organismo en la siguiente dirección de internet: http://www.info.gov.hk/hkma.

Hong Kong actúa como una plataforma muy importante para la inversión china en el exterior y para la salida a bolsa de empresas chinas. Para ello, ha sido necesario:

- mantener una interferencia mínima y practicar una política de mercado libre dentro de un marco de impuestos bajos, regulaciones sólidas e igualdad de oportunidades para todos los participantes en el mercado y conservar buenas infraestructuras financieras;

- fomentar la confianza del mercado mediante la toma de medidas que fortalezcan las instituciones sin caer en el exceso de normas;

- adoptar una actitud innovadora y profesional en cuanto al desarrollo del mercado, en áreas tales como la gestión de activos, derivados y seguros.

Sistema monetario

A diferencia de la mayoría de los países con una economía fuerte, en Hong Kong no existe banco central como tal. El papel de supervisión (incluyendo la supervisión del sistema bancario) y control monetario está en manos de la Hong Kong Monetary Authority, que depende directamente del Secretario de Finanzas y no es, por tanto, independiente. Desde 1983, y tras un período de gran inestabilidad en el tipo de cambio del dólar de Hong Kong, se autorizó la intervención del Exchange Fund, creado en 1935 y se estableció un sistema de paridad fija con el dólar americano del tipo "currency board".

Existen tres bancos emisores de billetes: The Hong Kong and Shanghai Banking Corporation, Standard Chartered Bank y Bank of China. Las monedas metálicas las emite directamente la Autoridad Monetaria. En septiembre de 2002, la Autoridad Monetaria de Hong Kong empezó la emisión y puesta en circulación del nuevo billete de 10 HKD para satisfacer la demanda interna de tal denominación.

El sistema funciona de la siguiente forma. La Autoridad Monetaria emite certificados de deuda en US$ que los tres bancos emisores de billetes compran. La deuda está emitida contra pago en dólares americanos, a un tipo de cambio fijo de 7,8 HKD = 1 USD, siendo esta deuda el soporte último del sistema monetario. En la práctica, cualquier aumento en la circulación de billetes y monedas en dólares de Hong Kong va acompañada de un pago en dólares americanos a la Autoridad Monetaria y cualquier disminución de ésta se corresponde con el pago de dólares americanos por parte de la Autoridad Monetaria al tipo de cambio fijado. En el caso de los saldos bancarios, en cambio, la simetría del sistema se rompe, porque mientras la conversión de dólares americanos en dólares de Hong Kong se produce al tipo de cambio fijo, la conversión de dólares de Hong Kong en dólares americanos se produce al tipo de mercado, con lo que el dólar de Hong Kong se puede apreciar por encima del tipo fijado, pero nunca depreciar y el sistema ha logrado que el cambio real siempre se aproxime mucho al fijado en la deuda.

La razón de adoptar este sistema es, claramente, la de ligar la política monetaria con la balanza de pagos de una manera automática.

En 1998 se estableció un Mecanismo de Convertibilidad, por el que todos los bancos de Hong Kong (no sólo los emisores de moneda) tienen acceso a cambiar cualquier cantidad de dólares de Hong Kong por dólares EE. UU. a un tipo fijo de 7,8 HKD/USD. El cambio de dólares americanos por dólares de Hong Kong se produce al tipo de mercado.

Desde la instauración del tipo de cambio fijo la economía de Hong Kong ha conocido un largo período de estabilidad económica que ha resistido las fuertes tensiones financieras que se desencadenaron tras los acontecimientos de Tiannanmen en junio de 1989 y, más recientemente, la crisis del peso mexicano en enero de 1995 y la tormenta monetaria desde finales de agosto de 1997 en torno a las monedas de la región, especialmente el baht tailandés y la rupia indonesia, o más recientemente la devaluación del yuan en agosto de 2015.

La estrecha relación entre el dólar americano y el de Hong Kong requiere una cuidadosa gestión de la economía y del nivel de reservas. En septiembre de 2017 se estima que el total ronda los 437.900 millones USD, que son equivalentes aproximadamente a siete veces la cantidad de moneda en circulación más los depósitos del sistema bancario en la Hong Kong Monetary Authority (HKMA). Hong Kong es vulnerable a crisis externas y estas reservas juegan un papel esencial para superarlas.

En varias ocasiones ha surgido la cuestión de la posibilidad de que el tipo de cambio fijo entre el dólar de Hong Kong y el americano pueda romperse. La opinión generalizada es que el sistema establecido en 1983 otorga un alto grado de confianza del mercado en la estabilidad de la relación del dólar de Hong Kong con el americano. A comienzos del 2016 las autoridades de Hong Kong reiteraron la continuidad del sistema, a pesar de que el impacto de la desaceleración china en la economía de Hong Kong haría recomendable, en opinión de algunos expertos, una política más expansiva que la que viene obligada a seguir tras el aumento de tipos en la Reserva Federal en diciembre de 2015.

Sistema bancario

La banca es la base para las actividades financieras. El crecimiento del comercio internacional a través de Hong Kong, sobre todo desde y hacia China, ha sido el factor determinante en el desarrollo de los bancos del territorio y ha provocado la atracción de gran cantidad de bancos internacionales.

Hong Kong ofrece una amplia variedad de servicios bancarios. Una de las actividades principales de la banca en Hong Kong es la financiación del comercio y de las inversiones, particularmente en China y en el sureste asiático.

Con sus más de siete millones de habitantes, la banca comercial de Hong Kong representa también un importante segmento del mercado.

Siguiendo el proceso de internacionalización, el sistema regulador de los servicios financieros ha evolucionado a lo largo de los años. Los principales agentes reguladores son:

- La Hong Kong Monetary Authority (HKMA)

Establecida en abril de 1993 a partir de la fusión del Office of the Exchange Fund con la Office of the Commissioner of Banking. Además de la supervisión bancaria otras funciones incluyen el velar por la estabilidad de la divisa y la promoción de la eficiencia, integridad y desarrollo del sistema financiero. Tales funciones y objetivos son los habituales de un banco central de cualquier país. Está directamente sometida a las directrices gubernamentales y no es independiente.

- Securities and Futures Comission (SFC)

Creada en mayo de 1989. Se trata de un cuerpo autónomo, fuera del gobierno de Hong Kong, encargado de la regulación de valores, futuros e industrias de inversión financiera; vela por el cumplimiento de la legislación en estas áreas. Supervisa la Bolsa y el Mercado de Futuros de Hong Kong.

- Insurance Authority (IA)

Encargada de la supervisión prudente de la industria de seguros de Hong Kong. El Office of the Commissioner of Insurance administra la legislación que regula los negocios de los seguros, implementando un sistema comprensivo de regulación y control. Además de la supervisión por la IA, existen otras medidas de autorregulación para fortalecer la disciplina profesional en el mercado de los seguros, siendo la propia industria la que realiza el control, con la aprobación de la IA.

Desde enero de 1990, Hong Kong mantiene, según establece la Banking (Amendment) Ordinance, un sistema de tres tipos de instituciones tomadoras de depósitos que se conocen como "instituciones autorizadas". Estas instituciones pueden operar como sociedades constituidas en Hong Kong o como sucursales de bancos extranjeros.

-Bancos con licencia (Licensed Banks). Son los únicos que pueden operar con cuentas corrientes y de ahorro y aceptar depósitos de cualquier cantidad y vencimiento. Actualmente hay 157, de los cuales 22 son de Hong Kong y el resto extranjeros.

-Bancos con licencia restringida (Restricted License Banks), que pueden tomar depósitos de cantidades no inferiores a 500.000 HKD y con cualquier vencimiento, dedicadas principalmente a la banca corporativa y a actividades del mercado de capitales. Actualmente existen 24 bancos con licencia restringida en Hong Kong, 17 hongkoneses y 7 extranjeros.

-Empresas tomadoras de depósitos registradas (Deposit-taking companies), que pueden aceptar depósitos no inferiores a 100.000 HKD y con un término de vencimiento original superior a tres meses. Sólo se registrarán empresas en las que un banco participe en más del 50%, y suelen tener funciones especializadas. Actualmente existen 18.

Además de todos estos operadores, otros 61 bancos extranjeros de más de 20 países diferentes tienen oficinas de representación en Hong Kong.

La autoridad para la supervisión de bancos, bancos con licencia restringida y compañías tomadoras de depósitos es la HKMA. Ésta se deriva de la legislación bancaria (Banking Ordinance). Los objetivos principales de la ordenanza son ofrecer una medida de protección a los depositantes y promover la estabilidad general y el buen funcionamiento del sistema bancario.

La supervisión del HKMA se basa en una política de revisión continua, que consiste en la aplicación de una serie de técnicas que intentan detectar cualquier problema lo antes posible. Como centro financiero internacional, Hong Kong sigue las políticas de supervisión que están en conformidad con los estándares internacionales, en especial aquellas recomendadas por el Basle Committee on Banking Supervision.

La Banking (Amendment) Ordinance 1997 promulgada el 8 de enero de 1997 introduce un marco legal que regula la emisión de tarjetas multifuncionales con valor acumulado (Multi-purpose stored value cards, o MPCs) y la regulación y aprobación de agentes (brokers) de dinero que ofrezcan servicios de intermediación en el mercado de divisas interbancario y en los mercados de depósitos.

Hong Kong se ha desarrollado como un centro financiero internacional de primer orden, tras haber ido consolidando su posición como segunda capital financiera de la región Asia-Pacífico, después de Tokio. La mayoría de los bancos más importantes del mundo tienen oficinas en el territorio. Hong Kong es después de Londres, la segunda ciudad del mundo en número de bancos extranjeros, y una proporción muy sustancial de las transacciones del sector bancario son de naturaleza internacional: el 53,5% de los activos y pasivos agregados del sector son externos, según los últimos datos de 2018. Los mercados financieros, particularmente el mercado de divisas y el mercado de oro, forman parte integrante de los correspondientes mercados globales. Hong Kong es además un centro muy importante para la intermediación de los flujos internacionales de ahorro e inversión.

Mercado de valores

La Bolsa de Valores y Futuros se desmutualizaron en 2000, pasando a tomar forma societaria (Hong Kong Exchanges and Clearing Limited o HKEx) y cotizar en la bolsa de Hong Kong, a la vez que parte de sus funciones reguladoras pasaban a ser subsumidas en la Securities and Futures Commission.

En 1999 se lanzó el Growth Enterprise Market (GEM) para dar cabida a empresas de tecnología y alto riesgo, imitando el NASDAQ. En 2017 se han contabilizado 324 empresas cotizadas y ha sido unos de los más exitosos en Asia en cuanto a fondos captados.

Al término de 2017 había 1.794 sociedades cotizadas en Hong Kong, que junto con las 324 GEM totalizan una capitalización bursátil de 4,33 billones de USD. Esto le convierte en el tercer mercado de valores de Asia, después del de Japón y Shanghai, y en el quinto a nivel mundial.

Entre los factores que más han contribuido al éxito de la Bolsa de Hong Kong es necesario destacar la exigencia de un estricto sistema de contabilidad, la ausencia de impuestos a las ganancias de capital, el alto grado de transparencia del mercado y la apertura del mercado a los inversores extranjeros. La ausencia de control de cambios y de entrada y salida de capitales así como la ausencia de políticas discriminatorias contra los inversores extranjeros han constituido un entorno atractivo para su fuerte presencia. Sin embargo, se debe tener en cuenta que el porcentaje del capital de las empresas que cotizan en Bolsa suele ser relativamente pequeño, estando la mayor parte en manos de magnates locales que controlan la mayor parte del mercado. En el caso de las acciones emitidas por empresas chinas (H shares) o por empresas controladas por empresas chinas (red chips), la mayor parte de la propiedad está en manos del Estado chino, y suelen ser muy volátiles y especulativos.

Mercado de derivados

El mercado de derivados de Hong Kong, integrado con el de acciones, es uno de los mayores de Asia, poniendo de relieve la creciente sofisticación de sus mercados financieros.

La HKEx espera introducir nuevos productos relacionados con acciones de empresas chinas cotizadas en la Bolsa de Hong Kong y con bonos emitidos por el Gobierno y el Hibor (Hong Kong interbank offered rate).

El fuerte crecimiento de China y de otros países de la zona va a proporcionar más oportunidades en el desarrollo del mercado de derivados.

Mercado de divisas

Hong Kong posee un mercado de divisas activo y maduro, que forma parte integrante del correspondiente mercado global. Las relaciones con otros centros extranjeros principales, permite al mercado de divisas del territorio trabajar 24 horas al día con todo el mundo. En la actualidad, el mercado de divisas de la R.A.E. de Hong Kong ocupa el cuarto puesto en el mundo.

Entre los factores que se citan para explicar el éxito del mercado de divisas de Hong Kong se encuentran referencias a las excelentes infraestructuras, excelentes equipos de telecomunicaciones, ausencia de control de capitales, ventaja en cuanto a los horarios de apertura y cierre de mercados y el no intervencionismo positivo del Gobierno de Hong Kong. El futuro de este mercado dependerá del mantenimiento de estas ventajas.

Con el fin de dar un mayor dinamismo al mercado de divisas, el gobierno de Hong Kong ha introducido un sistema de compensación en dólares americanos.

Mercado de dinero interbancario

Igualmente consolidado y activo, el mercado de dinero interbancario cuenta con un volumen de negociación mensual que rondó los 25.400 millones USD de media en 2017. El comercio al por mayor de depósitos en dólares de Hong Kong o en divisas (sobre todo USD) se realiza entre instituciones autorizadas en Hong Kong, así como entre instituciones locales y extranjeras. El mercado interbancario es un mercado a corto plazo con vencimientos que van desde un día a 12 meses, tanto para el HKD como para el USD. Los prestamistas tradicionales de HKD son los bancos locales mientras que los principales prestatarios son los bancos extranjeros que no cuentan con una base fuerte de depósitos de HKD.

Mercado de oro

La Sociedad China de Cambio de Oro y Plata- Chinese Gold and Silver Exchange Society -opera uno de los mayores mercados de oro del mundo. Se comercia con un oro de un 99% de pureza, medido en taels (equivalente a 1,2 onzas, aproximadamente) y cotizado en dólares de Hong Kong. Los precios son similares a los de otros grandes mercados de oro, como Londres, Zurich o Nueva York.

Mercado de deuda

Los mercados de deuda son una importante fuente de financiación para prestatarios corporativos. Se ha producido un espectacular desarrollo en el mercado de deuda nacional en los últimos años. Los dos principales tipos de instrumentos de deuda negociable con los que se trata en el mercado son: certificados y depósitos emitidos por instituciones autorizadas, y papel comercial emitido por otras organizaciones y compañías. Pese a que la mayoría de los emisores son instituciones con base local, en los últimos años, un número creciente de instituciones no residentes ha entrado también a intervenir los mercados locales de capitales.

Para promover y facilitar el desarrollo del mercado de deuda en dólares de Hong Kong, la Autoridad Monetaria de Hong Kong (HKMA) lanzó en diciembre de 1993 el Central Moneymarkets Unit (CMU) Service, cuyas operaciones como cámara de compensación empezaron en febrero de 1994. El servicio CMU, llevado por la HKMA, mejora el papel de custodia central de los agentes de compensación para los instrumentos de deuda en dólares de Hong Kong emitidos por prestamistas del sector privado. Maneja instrumentos de deuda, ya sea inmovilizado o inmaterial, y la transferencia de títulos se efectúa por entrada en libros informáticos a través de anotaciones en cuenta (computer books). El servicio CMU ofrece un eficaz, conveniente y seguro sistema de compensación, que conllevará a la reducción de los costes de transacción y riesgos.

El mercado de la deuda ha conocido un desarrollo reciente gracias a la introducción de emisiones de bonos en dólares de Hong Kong por parte de la Autoridad Monetaria y la adopción de medidas para la promoción de la liquidez del mercado secundario. En la actualidad, la mayor parte de la deuda viva en el mercado es privada.

El mercado de RMB offshore

Desde que en 1993, el Banco Popular de China permitiera a sus ciudadanos sacar divisa del país, se han acumulado reservas de yuanes (RMB) en el exterior. En 2004 el Gobierno de la República Popular, inmerso en una etapa de crecimiento de su comercio internacional, inició un proceso de internacionalización del RMB a través de una serie de reformas para incrementar el número de operaciones comerciales y financieras denominadas en RMB. Además, en octubre de 2016, el RMB se incluyó en la cesta de divisas de élite del Special Drawing Right (SDR) del FMI junto con el dólar, el euro, el yen y la libra esterlina, lo que representa un hito en el proceso de internacionalización del RMB. De esta forma, en 2015, alcanzó un 23% del comercio exterior de China en RMB, lo que aportó gran importancia al RMB como moneda de referencia en acuerdos comerciales. No obstante, este porcentaje se ha reducido en el último año.

Estos avances han convertido a Hong Kong en el primer centro financiero fuera de China continental en el que pueden realizarse operaciones financieras denominadas en RMB, es decir, la primera plataforma para el RMB offshore. Representa una oportunidad estratégica para que mantenga su posición como centro financiero internacional líder de Asia, lo cual permite a los comerciantes tener acceso a una gama de servicios en RMB mucho más amplia (seguros, préstamos de embalaje, financiación de facturas comerciales, descuentos de facturas de exportación, o factoring) de forma que se reducen los costes de transacción compra o venta en RMB y se permite intercambiar, recibir y mantener los recibos de negocios en RMB en un país extranjero.

Se encuentra disponible un estudio de mercado sobre servicios financieros en Hong Kong para ampliar esta información.

Volver a índice de Sistema financiero

Régimen de cobros y pagos al exterior. Control de cambios

En Hong Kong no hay control de cambios. No existe ninguna restricción para la entrada o repatriación de capital ni para la repatriación de beneficios, dividendos, royalties e intereses. En definitiva, los inversores pueden invertir en Hong Kong a través del mercado de libre cambio y retirar el capital por el mismo sistema.

Volver a índice de Sistema financiero

Repatriación de capital/control de cambios

En Hong Kong no hay control de cambios. No existe ninguna restricción para la entrada o repatriación de capital ni para la repatriación de beneficios, dividendos, royalties e intereses. En definitiva, los inversores pueden invertir en Hong Kong a través del mercado de libre cambio y retirar el capital por el mismo sistema.

Volver a índice de Sistema financiero