Inicio

Indonesia pasa a ser un país de renta media-alta, según el Banco Mundial.

Fuente:  The Jakarta Post  -  02/07/2020
Indonesia pasa a ser oficialmente un país de renta media-alta, una mejora de su estatus anterior (país de renta media-baja), según la última clasificación del Banco Mundial en 2020.

La clasificación, que se actualiza anualmente el 1 de julio, se basan en el ingreso nacional bruto (INB) per cápita. La economía más grande del sudeste asiático ha experimentado un aumento de su INB per cápita de los 3.840 dólares en 2018 a 4.050 dólares en 2019, superando el umbral de ingresos para la renta media-alta.

Los países con un INB per cápita de 4.046 dólares a 12.535 dólares tienen el estatus de país de renta media-alta, mientras que los estados con un INB per cápita de 1.036 dólares a 4.045 dólares son considerados países de ingresos medio-bajo. Los países con un INB per cápita de menos de 1.036 dólares se consideran países de bajos ingresos y aquellos con un INB per cápita superiores a 12.535 dólares se consideran países de ingresos altos.

La mejora de estatus de Indonesia puede fortalecer la confianza de los inversores y socios comerciales en la economía del país.

Indonesia ha progresado en la reducción de la pobreza en los últimos 15 años, con una tasa actual de pobreza inferior al 10%. Mientras tanto, la población de clase media ha crecido del 7% al 20%, con 52 millones de indonesios que actualmente pertenecen a este grupo, según el informe del Banco Mundial: Aspiring Indonesia-Expanding the Middle Class.

Sin embargo, el informe señala que el 45% de la población, o 115 millones de personas, todavía se consideran aspirantes a la clase media, libres de pobreza pero que aún no han alcanzado esa relativa seguridad económica.

La pandemia de coronavirus ha trastornado la economía del país este año y el gobierno espera que el crecimiento para 2020 alcance el 1% por ciento en un escenario de referencia y que la economía se contraiga un 0,4% en el peor de los casos. El Banco Mundial proyecta un crecimiento de 0% para la mayor economía del sudeste asiático en 2020.

Indonesia registró su menor crecimiento del PIB en 19 años (un 2,97%) en el primer trimestre de 2020, unido a las medidas de distanciamiento social a gran escala y la interrupción de la actividad económica causadas por el brote de Covid-19.

Según los datos del Ministerio de Recursos Humanos, más de 3,06 millones de indonesios han sido despedidos o suspendidos desde el 27 de mayo y el gobierno predice que hasta 5,5 millones de trabajadores podrían perder sus empleos, mientras que 4 millones podrían caer por debajo del umbral de pobreza.

El gobierno está decidido a continuar promoviendo reformas estructurales para impulsar la competitividad, mejorar las capacidades de la industria y reducir el déficit de cuenta corriente y a pesar de los desafíos planteados por el brote de coronavirus es evidente que ha habido una mejora significativa en la economía del país.