Demanda y Coyuntura

Estructura del PIB por sectores y por componentes del gasto

El sector primario que incluye la agricultura  y el sector forestal y la pesca ocupan a algo más del 20% de la población y la mayoría de las plantaciones son pequeñas, salvo las dedicadas a la producción de plátano, cítricos y caña de azúcar que son productos de exportación. El conjunto del sector representa el 10% del PIB.

En el sector secundario destacan las manufacturas que aportan algo más del 6% al PIB destacando la fabricación de ropa y de productos alimenticios y bebidas algunos para exportación como el azúcar y los concentrados cítricos. el sector de agua y electricidad contribuye con algo más del 4% y la construcción con un 2,3%.

El sector de servicios es el que más aporta a la economía destacando el comercio con algo más del 21%.

La administración pública aporta casi un 12% del PIB.

Por lo que respecta a la estructura del PIB por el lado del  gasto, el gasto privado representa casi el 69% del PIB el gasto público casi un 18%. La formación bruta de capital fijo representa el 19% y las exportaciones casi un 58%.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de PIB por sectores de actividad y por componentes del gasto

PIB POR SECTORES DE ORIGEN Y COMPONENTES DEL GASTO      
POR SECTORES DE ORIGEN      
  2016 2017 2018 2019
Sector Primario 9,5% 10,3% 9,7% 9,6%
  Agricultura y Forestal 8,5% 9,2% 8,7% 8,6%
  Pesca 1,1% 1,1% 1,0% 1,0%
Sector Secundario 15,0% 14,9% 14,4% 12,7%
  Manufacturas 6,3% 6,1% 6,1% 6,2%
  Electricidad y Agua 5,4% 5,6% 5,4% 4,1%
  Construcción 3,3% 3,2% 2,9% 2,3%
Sector Terciario 49,4% 50,2% 50,9% 51,9%
  Comercio 19,9% 20,9% 21,0% 21,3%
  Hoteles y Restaurantes 3,9% 3,9% 4,3% 4,3%
  Transporte y Comunicaciones 8,3% 8,3% 8,5% 8,9%
  Otros servicios no financieros 17,3% 17,0% 17,1% 17,4%
  Administración Pública 10,6% 10,8% 11,3% 11,7%
  Impuestos 15,5% 13,7% 13,7% 14,1%
TOTAL 100,0% 100,0% 100,0% 100,0%
         
POR COMPONENTES DEL GASTO      
  2016 2017 2018 2019
Consumo Público 15,6% 15,4% 16,2% 17,5%
Consumo Privado 71,1% 66,8% 63,5% 68,5%
Formación Bruta de Capital Fijo 20,5% 17,7% 17,4% 19,0%
Cambio de Inventario 0,1% 1,6% -2,9% -4,6%
Exportaciones de Bienes y Servicios 56,6% 59,0% 62,1% 57,7%
Importaciones de Bienes y Servicios 67,2% 65,6% 61,5% 58,0%
Errores 3,3% 5,1% 5,0% 0,0%
TOTAL 100,0% 100,0% 100,0% 100,0%

http://sib.org.bz/statistics/gross-domestic-product/
Última Actualización 20/07/2020  

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Evolución de las principales variables económicas: crecimiento, inflación…

Las perspectivas a corto plazo de la economía de Belice son muy negativas debido al enorme impacto que está teniendo la crisis provocada por el Covid-19 en el sector turístico (que representa alrededor del 20% del PIB) y en la inversión extranjera. Esto es especialmente relevante para una economía tan pequeña (la población de Belice apenas supera los 400.000 habitantes), y por ende tan dependiente de factores externos, y en particular de la evolución de la actividad económica en Estados Unidos, de donde procede cerca del 70% de turistas que llegan al país y que marca en gran medida el flujo de remesas. La economía de Belice también es muy dependiente de la evolución del precio de productos agrícolas como los cítricos, el banano o el azúcar, cuyas cosechas son muy sensibles a las condiciones climatológicas y a los desastres naturales, frecuentes en el país dada su ubicación geográfica.

La crisis del Covid-19 ha agravado además el problema de la deuda pública de Belice. Su enorme crecimiento durante los primeros años del siglo XXI obligó a acometer hasta tres procesos de reestructuración entre 2006 y 2017, y aunque desde 2017 hubo ligeros avances, el enorme aumento ocurrido en 2020 ha llevado a que los actuales niveles de deuda pública (de cerca del 86,5% del PIB en el caso de la deuda externa y del 125,8% del PIB en el caso de la deuda total) sean considerados insostenibles por el FMI.

PIB. El FMI estima que la caída del PIB en 2020 fue del 14,1%, tras haber crecido apenas un 1,8% en 2019, un dato muy modesto para un país con grandes necesidades básicas para su población (la renta per cápita en 2020 era de $3.917). Para 2021 y 2022 el FMI espera crecimientos del 1,9% y el 6,4%, respectivamente. Así, el PIB real pre-pandemia no se recuperará hasta 2025. La tasa de desempleo, por su parte, se sitúa en el 13,7%.

Precios. En 2020, el IPC aumentó en un 0,1%, en línea con el aumento de los dos años anteriores. En 2021 y 2022 el FMI espera que el IPC aumente en un 1% y en un 2%, respectivamente. 

Deuda Pública. Como resultado de una política fiscal expansiva durante los primeros años del siglo XXI, la deuda pública de Belice creció rápidamente y condujo a un primer proceso de reestructuración entre 2006 y 2007. En marzo de 2013, el Gobierno alcanzó un acuerdo con sus principales acreedores para una nueva reestructuración de la deuda. Desafortunadamente, la consolidación fiscal no fue la esperada y el Gobierno de Belice anunció que no iba a poder soportar el acuerdo por lo que, tras un largo proceso de negociación, se aprobó una tercera reestructuración de la deuda en marzo de 2017. En esta ocasión, el tipo de interés se fijó en 4,9375% y el vencimiento se adelantó cuatro años, hasta 2034, reprogramándose la devolución del principal en cinco pagos anuales entre 2030 y 2034. Adicionalmente, se establecieron penalizaciones en caso de que Belice no obtuviera resultados en su proceso de consolidación fiscal, obligándole a solicitar el apoyo y asistencia del FMI en caso de no alcanzar un superávit primario de al menos un 2% en los años 2019, 2020 y 2021.

Pese a todo lo anterior, la deuda pública se situaba en 2019 por encima del 97% del PIB, según el FMI, y en 2020 alcanzó el 125,8%. Las proyecciones del FMI para 2026 sitúan la deuda pública en un 128,5% del PIB. La deuda pública externa representaba en 2020 el 86,5% del PIB, y seguirá aumentando en 2021 hasta el 88,1%, para comenzar una senda descendente que la situaría en 2026 en el 72,1%. 

Cuentas Públicas. El déficit público se situó en 2020 en el 10,8%, frente al 4,6% de 2019 y el 1% de 2018. En 2021 el FMI espera que el déficit público aumente hasta el 10,9%, cayendo en 2022 hasta el 7,3%. 

El servicio de la deuda (principal más intereses) supuso en 2020 el 10,2% del PIB (equivalente a más del 36% de los ingresos públicos totales) y podría alcanzar en 2026 el 15,6% del PIB.

Sector Externo. El déficit por cuenta corriente se redujo ligeramente en 2020, desde el 9,2% del PIB hasta el 8%. En los próximos cinco años el FMI espera que el déficit por cuenta corriente se estabilice en torno al 7% del PIB.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de principales indicadores macroeconómicos

Principales Indicadores Macroeconómicos 2016 2017 2018 2019
PIB        
PIB (M$ a precios corrientes) 1.775 1.837 1.871 1.873
Tasa de variación real (%) 0,1% 1,9% 2,1% 0,3%
Tasa de variación nominal (%) 3,0% 3,5% 1,9% 0,1%
INFLACIÓN        
Media anual (%) 0,7% 1,1% 0,3% 0,2%
Fin de período (%) n.d. n.d. n.d. n.d.
TIPO DE INTERES BANCO CENTRAL        
Media anual (%) 9,7% 9,3% 9,0% 9,0%
Fin de periodo (%) ND ND ND ND
EMPLEO Y TASAS DE PARO        
Población 375.900 385.800 395.900 410.700
Población activa 146.918 150.112 155.100 164.800
% Desempleo Pob. Activa 8,0% 9,0% 9,4% 7,7%
DEFICIT PÚBLICO        
% de PIB -3,4% -2,8% -0,7% -3,5%
DEUDA PÚBLICA TOTAL        
en M$ 1.651 1.726 1.759 1.779
en % de PIB 93% 94% 94% 95%
EXPORTACIONES DE BIENES        
en M$ 201 223 197 207
% variación respecto a período anterior -12,7% 11,0% -11,6% 5,1%
IMPORTACIONES DE BIENES        
en M$ 953 913 958 966
% variación respecto a período anterior -4,4% -4,1% 4,9% 0,9%
SALDO B. COMERCIAL        
en M$ -752 -690 -761 -965
en % de PIB -42,4% -37,6% -40,7% -51,5%
SALDO B. CUENTA CORRIENTE        
en M$ -152 -144 -152 -178
en % de PIB -8,5% -7,8% -8,1% -9,5%
DEUDA EXTERNA        
en M$ 1.204 1.257 1.285 1.310
en % de PIB 68% 68% 69% 70%
SERVICIO DE LA DEUDA EXTERNA        
en M$ 83 86 86 0
ratio servicio deuda externa en % 6,1% 6,2% 6,1% 0,0%
RESERVAS INTERNACIONALES        
en M$ 377 312 294 286
en meses de importación de b. y s. 4,7 4,1 3,7 0,0
INVERSIÓN EXTRANJERA DIRECTA        
en M$ 267 274 275 277
TIPO DE CAMBIO FRENTE AL DÓLAR        
media anual 2 2 2 2
fin de período 2  2  2  2

Fuente: https://www.centralbank.org.bz y http://sib.org.bz 

Última actualización: 20/07/2020   

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Principales objetivos de política económica

Belice cuenta con un Marco de Desarrollo Nacional 2010-2030 denominado "Horizon 2030". En la elaboración de dicho marco participaron tanto el sector público como privado, siendo el Ministerio de Desarrollo Económico el que supervisa la aplicación del mismo. El citado marco engloba numerosas acciones que están basadas en cuatro pilares:

  1. Gobierno democrático con una administración pública efectiva – Incrementar la participación ciudadana, gestión sostenible de los recursos públicos, erradicación de la corrupción, etc 
  2. Educación para el Desarrollo – Mejoras en el acceso a educación, desarrollo de sistemas de apoyo a la educación, generar cultura de educación continua y para adultos, etc.
  3. Fortaleza económica – Mejora de la competitividad, incrementar la producción agrícola de manera sostenible, aumentar el valor añadido en el sector agroalimentario, desarrollar el turismo sostenible, apoyar a las PYME y la creación de puestos de trabajo, llevar a cabo inversiones públicas que aseguren infraestructuras que permitan el crecimiento a largo plazo, etc.
  4. Ciudadanos saludables y Medioambiente saludable – Fomentar el uso de energías renovables y la eficiencia energética, proteger las áreas naturales, expandir el servicio de salud a toda la población, promover estilos de vida saludables, etc.

En 2016 las autoridades adoptaron la Estrategia de Crecimiento y Desarrollo Sostenible (GSDS) que pretende ser la guía para el reto del desarrollo para el periodo 2016-2019.

Más allá de dicho marco, las autoridades de Belice tienen como objetivo mantener una política de consolidación fiscal que va en línea con el proceso de reestructuración de la deuda externa. Todo ello sin olvidar las inversiones públicas necesarias para el desarrollo socio económico del país que, a su vez, permita una reducción en las crecientes tasas de delincuencia. 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Previsiones macroeconómicas

Las perspectivas a corto plazo de la economía de Belice son muy negativas debido al enorme impacto que está teniendo la crisis sanitaria provocada por el Covid-19 en el sector turístico (que representa alrededor del 20% del PIB del país) y en la inversión extranjera. En 2020 se espera una caída del PIB del 9%, seguida de un crecimiento de apenas el 3,5% y el 3% en 2021 y 2022, respectivamente. Esta débil recuperación se explica por la debilidad de la demanda externa, especialmente relevante para la evolución de la economía beliceña.

Así, la evolución de la economía es muy dependiente de factores externos, y en particular de la evolución de la actividad económica en Estados Unidos, de donde procede cerca del 70% de turistas que llegan al país y que marca en gran medida el flujo de remesas. La economía beliceña también es muy dependiente de la evolución del precio de productos agrícolas como los cítricos, el banano o el azúcar, cuyas cosechas son muy sensibles a las condiciones climatológicas y a los desastres naturales, frecuentes en el país dada su ubicación geográfica.

La recuperación que se espera en 2021 y 2022 podría ser más robusta si las condiciones sanitarias permiten una recuperación del sector turístico más rápida de lo esperado.

El déficit de la cuenta corriente seguiría siendo elevado en 2021, al igual que el déficit fiscal, ya que la consolidación fiscal se retrasará debido a los mayores gastos y la menor recaudación por la pandemia.

Además, el enorme crecimiento de la deuda pública de Belice durante los primeros años del siglo XXI obligó a acometer hasta tres procesos de reestructuración entre 2006 y 2017, y aunque desde 2017 hubo ligeros avances, los actuales niveles de deuda pública (de cerca del 70% del PIB en el caso de la deuda externa y del 100% del PIB en el caso de la deuda total) dejan muy poco margen al país. En este sentido, se estima que la deuda pública alcanzará el 135% del PIB en 2020.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política fiscal y presupuestaria

Política Fiscal

Desde la independencia del país en 1981, los resultados económicos han sido cíclicos y han estado impulsados por el gasto público. Los elevados niveles de gasto público han llevado a grandes períodos de crecimiento, pero también a niveles insostenibles de deuda pública, con el resultado de que la reducción del gasto público ha significado un menor crecimiento. A ello se suma que las cuentas públicas se ven también afectadas por los esfuerzos realizados para la reparación de daños causados por fenómenos naturales.

Otra de las debilidades de las cuentas públicas es la continua dependencia de los impuestos aplicados al comercio internacional como fuente fundamental de ingresos públicos. Ello ha conducido a que en varios ejercicios no se cumpliesen las metas de recaudación y, por tanto, a no poder cumplir en algunas ocasiones con el servicio de una deuda pública que presenta niveles elevados para una economía pequeña como la beliceña. Así pues, las opciones de política fiscal del Gobierno han estado limitadas por sus niveles de deuda.

Uno de los graves efectos de la limitación existente, es la imposibilidad de ofrecer unos servicios públicos de calidad para la ciudadanía en general. Esto ha conducido, en los últimos años, a un descontento en parte de la población y a un incremento en los niveles de inseguridad.

En la actualidad, tras el proceso de reestructuración  de la deuda externa llevado a cabo en los últimos años, se ha abierto una oportunidad para que las autoridades apuesten por llevar a cabo la necesaria consolidación fiscal, con una reforma sustancial del sistema de ingresos tributarios y buscando el apoyo de la ayuda internacional para el desarrollo de sus programas de inversiones públicas. 

El Ministerio de Finanzas acaba de aprobar el Presupuesto para 2020/2021 en el que recoge más inversión pública lo que hace pensar en un ligero incremento del déficit fiscal.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política monetaria

Política Monetaria

El Banco Central de Belice se creó el 1 de enero de 1982, a través de la Central Bank of Belize Act Chapter 262. En dicho texto se establece que, dentro del contexto de la política económica del Gobierno, los objetivos del Banco son promover la estabilidad monetaria, la estabilidad del régimen cambiario, y unas condiciones de crédito adecuadas, todo ello para la consecución de un objetivo final que es el crecimiento sostenido de la economía del país.

Belice mantiene un régimen cambiario de tipo de cambio fijo. Este tipo de régimen condiciona en gran medida las actuaciones del Banco Central, que se dirigen principalmente a cumplir una meta de acumulación de reservas internacionales para asegurar una cobertura propicia ante posibles shocks internos y/o externos.

En el ámbito financiero y bancario, el Banco Central de Belice supervisa la banca nacional, elabora y aplica toda la reglamentación del sector y se encarga de conceder las licencias bancarias. Ciertas actuaciones del Banco Central requieren la aprobación del Ministro de Finanzas, como por ejemplo, la concesión y revocación de licencias, los cambios fundamentales en relación con los bancos y las adquisiciones, y los cambios en el control de esos bancos.  Además, el Ministro de Finanzas debe aprobar toda la reglamentación elaborada por el Banco Central con arreglo a la Ley de Bancos e Instituciones Financieras.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Políticas estructurales (programas, reformas, etc.)

Belice está clasificado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE) en la lista de territorios que se comprometen a mejorar la transparencia e intercambio de información. Dicha clasificación se debe a los esfuerzos realizados por el país desde su adhesión, en 2002, a los principios de transparencia e intercambio de información aceptados internacionalmente.

En 2009 Belice entró a formar parte del Foro Global sobre Transparencia e Intercambio de Información de la OCDE. El país se ha comprometido a implementar el proceso de intercambio de información bajo demanda (EOIR) del Foro Global que tiene altas exigencias, con el resto de los 154 países miembros del Acuerdo.

Desde entonces se considera que el marco legal y regulatorio de Belice cumple, de manera general, los estándares en términos accesibilidad a la información bancaria e información sobre la propiedad. Sin embargo, se han detectado serias deficiencias en relación a información contable y documentos subyacentes, información que en el caso de algunas entidades no es completamente accesible.

Para la implementación de los controles necesarios a las empresas que prestan servicios financieros existe la Comisión sobre Servicios Financieros Internacionales que busca promover, proteger y apoyar para que Belice se constituya como un centro de servicios financieros internacionales bajo los estándares internacionales.

Adicionalmente, mantiene los siguientes convenios bilaterales de intercambio de información tributaria en vigor: Australia, Bélgica, Dinamarca, India, Islas Feroe, Finlandia, Francia, Groenlandia, Islandia, Irlanda, Mexico, Holanda, Noruega, Polonia, Portugal, Reino Unido, Suecia y Sudáfrica.

Belice mantiene desde 1947, un convenio para evitar la doble imposición con Reino Unido. También mantiene este tipo de acuerdo con Suiza a través de la extensión del convenio para evitar la doble imposición entre Reino Unido y Suiza (1961). Desde 2002 existe también un convenio con Austria. Y, desde 1994, en el marco de la Comunidad del Caribe (CARICOM), está en vigor el Acuerdo para evitar la doble imposición, para prevenir la evasión fiscal, y para impulsar el comercio y la inversión.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura