Demanda y Coyuntura

Estructura del PIB por sectores y por componentes del gasto

En Finlandia, la importancia relativa del sector de servicios en el conjunto de la economía se combina con un pujante sector manufacturero exportador que ha mantenido, hasta la fecha su participación en la generación del valor añadido bruto del país. Aunque en los últimos periodos, la contracción de la demanda exterior, la falta de reformas estructurales y la obsolescencia de algunos sectores está minando esta capacidad.

En el sector de servicios destacan el comercio con un 13% de la formación de valor añadido y el sector inmobiliario con un 11%. El sector de la Administración Pública, defensa, educación, salud humana y actividades de trabajo social, destaca con casi un 18% del valor añadido. El sector de la información y las comunicaciones está en declive tras la desaparición de Nokia.

Conjuntamente, los sectores manufacturero y de la construcción suponen alrededor del 30% del tamaño de la economía nacional. Esta proporción, que se ha mantenido estable a lo largo de los últimos años, ha reflejado una fortaleza clara del sector industrial finlandés. Los datos sobre el desglose sectorial y por componentes de gasto se refieren al año 2018.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de PIB por sectores de actividad y por componentes del gasto

% Valor agregado de las industrias (enfoque de producción del PIB) 2015 2016 2017 2018
Agricultura, industria forestal y pesca 2,2 2,4 2,4 2,5
Manufacturas, minería canteras y otras industrias 17,8 17,6 18,2 18,4
Construcción 5,5 5,9 6,2 6,3
Comercio, transporte y almacenamiento, alojamiento y servicios de alimentación 13,8 13,5 13,5 13,4
Información y comunicación 4,9 5,0 5,0 5,0
Finanzas y seguros 2,5 2,5 2,5 2,3
Inmobiliario 10,9 11,0 11,0 10,9
Actividades profesionales, científicas, técnicas, de administración y servicios de apoyo 7,2 7,3 7,5 7,5
Administración pública, defensa, educación, salud humana y actividades de trabajo social 18,8 18,3 17,5 17,4
Otros servicios 2,7 2,7 2,6 2,6
Impuestos menos subsidios en productos 13,7 13,9 13,6 13,7
Actualizada toda la tabla: 12/04/2019. Fuente: StatFin

 

PIB por componente del gasto  (%) 2015 2016 2017 2018
CONSUMO 79,6 78,9 77,3 76,2
Consumo privado 55,2 55,1 54,3 53,5
Consumo público 24,4 23,9 23,0 22,7
FORMACIÓN BRUTA DE CAPITAL  20,9 22,1 22,6 23,7
Fomación bruta de capital fijo 20,3 21,7 22,1 22,5
EXPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS 36,4 35,9 38,5 39,0
IMPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS 36,8 36,9 38,2 39,5
Discrepancia estadística 0,0 0,0 -0,2 0,7
Actualizada toda la tabla: 12/04/2019. Fuente: StatFin

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Evolución de las principales variables económicas: crecimiento, inflación…

En 2018 el crecimiento del PIB se situó en 2,3%. La Comisión Europea prevé que la economía reduzca su crecimiento en los dos próximos años situándose las previsiones para 2019 en 1,6% y para 2020 en 1,2%. La inflación se ha mantenido baja siendo del 1,1% en 2018 La previsión para 2019 es de 1,4%.

La balanza comercial de bienes ha sido deficitaria durante los últimos años (entorno al 1% del PIB), en 2018 fue el 1,1% del PIB. La previsión de la balanza comercial es que se mantenga la tendencia negativa actual. El saldo de la balanza por cuenta corriente ha seguido una evolución de similar signo, con un déficit que ha oscilado entre el 2,2% y el 1,6% hasta los años 2015-16 que se redujo al 0,7%. El déficit por cuenta corriente se situó en 2017 en el 0,3% y en 2018 en el 1,4%.

Los acuerdos salariales de 2016 frenaron el crecimiento nominal salarial y permitieron recuperar productividad, y con ella la mejoría que se aprecia ahora.

En cuanto al sector público, se tomaron medidas tendentes a aumentar tipos de gravamen y a extender los impuestos especiales. Estas se reforzaron con recortes extraordinarios, en el año 2018, se situó el déficit público en el 0,7% del PIB. Con una deuda pública que se ha conseguido bajar al 58,9% del PIB en 2018.

El consumo privado se ha ido recuperando año tras año. En 2018 el crecimiento del consumo privado se situó en el 2,7%, llegando a suponer el 53,5% de PIB. El consumo privado y las exportaciones es lo que ha tirado de la economía los últimos años, en 2018 las exportaciones crecieron 5,5% situándose por encima de los 90 mil millones de euros. El consumo público en 2017 se redujo un 0,1% pero en 2018 volvió a crecer un 3%.

La inversión bruta en capital productivo fijo, que se contrajo durante la crisis (-4,9% en 2013), se recuperó sólo a partir de 2015. En 2018 creció un 6,1%.

El empleo se ha mantenido relativamente estable durante el último quinquenio con una tasa empleo del 71,7% en 2018. En 2018 el desempleo se situó en el 7,4% de la población activa. Las previsiones son que mejore en los años venideros.

La contracción de los márgenes permitió iniciar la recuperación y el pacto de competitividad moderó los crecimientos de los costes laborales unitarios por debajo de los aumentos de la productividad. A pesar de ello, el entorno político/económico incierto en relación con Rusia y las sanciones por la crisis ucraniana y las tensiones comerciales de Estados Unidos, han hecho que la demanda de algunos productos finlandeses se haya resentido.

El saldo negativo de la balanza de servicios fue del 1% del PIB en 2018, más de 2.300 millones de euros. La posición inversora internacional neta fue del -1,8% en 2018. La deuda externa bruta fue de 182,4% del PIB en 2017 y 207% en 2018.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de principales indicadores macroeconómicos

PRINCIPALES INDICADORES 2015 2016 2017 2018
PIB
PIB (M€ a precios corrientes) 209.952 216.073 223.892 232.096
Tasa de variación real (%) 0,5 2,8 2,7 1,7
Tasa de variación nominal (%) 2,2 2,9 3,6 3,7
INFLACIÓN
Media anual (%) -0,2 0,4 0,7 1,1
Fin de período (%) -0,2 1,0 0,5 1,2
TIPOS DE INTERÉS DE INTERVENCIÓN DEL BANCO CENTRAL (365)
Media anual (%) 0,17 -0,04 -0,15 -0,18
Fin de período (%) 0,1 -0,1 -0,2 -0,1
EMPLEO Y TASA DE PARO
Población 15-64 años (1.000 habitantes) 3.476 3.463 3.451 3.439
Población activa 15-64 años (1.000 habitantes) 2.619 2.615 2.635 2.665
Población desempleada 15-64 años (1.000 habitantes) 251 236 233 200
% Desempleo sobre población activa 9,6 9,0 8,8 7,5
DÉFICIT PÚBLICO
% de PIB -2,8 -1,7 -0,8 -0,7
DEUDA PÚBLICA
en M€ 133.206 136.150 137.278 137.545
en % de PIB 63,4 63,0 61,3 58,9
EXPORTACIONES (BP)
De bienes en M€ 53.880 51.878 59.711 63.864
% variación anual -3,7 -3,7 15,1 7,0
De bienes y servicios 76.342 77.500 86.228 91.005
IMPORTACIONES DE BIENES (BP)
en M€ 54.493 55.003 62.469 66.525
% variación anual -5,7 0,9 13,6 6,5
De bienes y servicios 77.304 79.736 85.577 92.329
SALDO B. COMERCIAL DE BIENES
en M€ -613 -3.125 -2.758 -2.661
en % de PIB -0,3 -1,4 -1,2 -1,1
SALDO B. CUENTA CORRIENTE
en M€ -1.510 -1.615 -727 -3.217
en % de PIB -0,7 -0,7 -0,3 -1,4
DEUDA EXTERNA
en M€ 448.576 421.443 408.293 483.352
en % de PIB 213,7 195,0 182,4 208,3
SERVICIO DE LA DEUDA EXTERNA
en M€ n.d. n.d. n.d. n.d.
en % de exportaciones de b. y s. n.d. n.d. n.d. n.d.
RESERVAS INTERNACIONALES
en M€ 5.721 6.171 5.302 5.334
en meses de importación de b. y s. 0,9 1,0 0,7 0,7
INVERSIÓN EXTRANJERA DIRECTA
en M€ 1.338 8.362 -630 n.d.
TIPO DE CAMBIO FRENTE AL DÓLAR
media anual 1,1095  1,1069 1,1297 1,1810
fin de período 1,0887 1,0541 1,1993 1,1450
Fuente: StatFin, Suomen Pankki y Tulli. Última actualización: octubre, 2019

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Principales objetivos de política económica

Actualmente, la política económica del Gobierno se ha marcado como prioridades el mantenimiento del crecimiento económico finlandés a largo plazo junto a un aumento de la competitividad exterior del país dentro de un contexto de estabilidad macroeconómica que contribuya a la reducción del desempleo a medio plazo así como a adaptar la economía finlandesa a los desafíos planteados por el envejecimiento y la reducción de la población a largo plazo. Para ello se han establecido un conjunto de reformas orientadas a mejorar la productividad de la economía finlandesa (políticas de oferta) a la vez que se trata de mantener un control estricto de las finanzas públicas, primando la reducción del gasto sobre la subida de los ingresos.

Para lograr unas finanzas públicas sostenibles, el Gobierno del presidente Sauli Niinisto implementará un paquete de política económica que consistirá, entre otras, en las siguientes medidas:

- una política fiscal que respalda el trabajo y el empleo

- fortalecer el espíritu empresarial y la propiedad, así como la financiación de las empresas

- Inversiones promotoras del crecimiento

- Ahorro de gastos y reformas estructurales para fortalecer las finanzas públicas rápidamente

- Reformas a más largo plazo para garantizar la sostenibilidad de las finanzas públicas

- Reformas que impulsan el empleo

 

a)    Mejora de la Competitividad:

La finalidad es reducir en cinco por ciento los costes laborales unitarios y aumentar la movilidad laboral.

-      Flexiseguridad: apoyar a los trabajadores de las empresas con más de 20 empleados a conseguir un nuevo trabajo: paga similar al salario medio de la compañía durante el periodo de formación de reciclaje profesional.

-      Igualdad de género: apoyar las bajas de maternidad con una transferencia de una vez por todas a la empresa de 2.500 euros.

-      Reducción de dos días festivos al año; reducción de los días de permiso por enfermedad (el primero no se paga y el resto hasta los nueve días, sólo se paga el 80%); los ingresos las horas extraordinarias se reducen al 50% y los de los días de trabajo en festivo se reducen en 25%.

-      Las cotizaciones sociales de las empresas se reducen en 1,72% a partir de 2017, que serán compensadas por una aumento de las cotizaciones delos empleados.

-      Las vacaciones de los empleados públicos se reducen de 38 a 30 días laborables.

 

 b)    Control del gasto Público.

Con el fin de reducir el “sustainability gap”, cifrado en 10.000 millones de euros, el Gobierno propone una serie de medidas:

-      Recortes del gasto público en 4.000 millones

-      Reformas estructurales (redistribución competencias administrativas) por valor de 4.000 millones

-      Medidas de fomento de competitividad (punto (a)), 2.000 millones de euros.

 Todas estas medidas están programadas para tomarse por parte del Gobierno si las negociaciones de los convenios colectivos no logran acuerdos significativos en la línea de mejora de la competitividad y reducción del “sustainability gap"

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Previsiones macroeconómicas

 

Finlandia está disfrutando del cuarto año de recuperación económica con un crecimiento real del 2,3%, tres decimas por encima del crecimiento medio de la Unión Europea y cuatro por encima de la zona euro. El crecimiento está respaldado por las exportaciones netas, la inversión y el fuerte consumo privado. Las previsiones macroeconómicas generales del Fondo Monetario Internacional señalan que el crecimiento económico finlandés reducirá su crecimiento hasta situarse en 2019 en 1,9% y en 2020 en 1,7%; principalmente debido a la desaceleración de la demanda global y las condiciones financieras contractivas.

La recuperación fue inicialmente impulsada por la inversión y el consumo privado. En 2016 la inversión aumentó un 8,5%, crecimiento que se ha mantenido durante los últimos años entorno al 3%. En relación con consumo privado, este aumentó un 2% en 2016 y se ha mantenido el crecimiento por encima del 1% en los últimos años. Sin embargo, la moderación salarial y la inflación sobre los ingresos reales de los hogares harán que se ralentice el consumo privado durante los próximos años. La inversión en construcción también se desacelerará y las condiciones proteccionistas globales podrían afectar la demanda de exportaciones finlandesas y dañar la confianza.

El crecimiento económico se ha recuperado considerablemente, ampliándose a las exportaciones y la inversión en equipos. Se espera que la recuperación económica permanezca fuerte a corto plazo, pero el crecimiento potencial se ve limitado por la rigidez y el envejecimiento del mercado laboral. Aun así, incluso asumiendo un mayor crecimiento de la productividad y una mayor participación en el mercado laboral, una reducción de la población en edad de trabajar limita el crecimiento a más largo plazo. Promover aumentos en el empleo y la productividad sería necesario para elevar esta tasa.

El alto y creciente endeudamiento de Finlandia, principalmente en forma de hipotecas, es una fuente de vulnerabilidad financiera y macroeconómica (aunque es menor que en el resto de los países nórdicos). En la actualidad, los precios de la vivienda son estables, pero podrían aumentar a medida que la economía cobra impulso. El conjunto de herramientas macroprudenciales se está ampliando para ayudar a prevenir el sobrecalentamiento del mercado de la vivienda. 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política fiscal y presupuestaria

Las finanzas del gobierno general incluyen el gobierno central, los municipios y las autoridades municipales conjuntas, el gobierno provincial de Åland, las compañías e instituciones de seguro de pensiones legales y otros fondos de seguridad social.

Las finanzas del gobierno central consisten en las finanzas dentro del presupuesto del gobierno central y los fondos fuera del presupuesto del gobierno central. El Fondo de Pensiones del Estado, sin embargo, está incluido en los fondos de seguridad social. En las cuentas nacionales, el sector del gobierno central también incluye las universidades, la empresa de inversión estatal Solidium y la Finnish Broadcasting Company.

El Ministerio de Finanzas también es responsable de preparar el Plan Fiscal del Gobierno General y la decisión de límites de gasto del gobierno central incluida para los próximos años. El Plan Fiscal del Gobierno General es el documento de decisión del Gobierno que consiste en decisiones relacionadas con la línea de política fiscal, todo el gobierno general y sus subsectores. Los límites de gasto establecen un límite para el gasto presupuestario del gobierno central y también aportan previsibilidad a la política económica.

Las finanzas del gobierno local cubren las finanzas de los municipios y las autoridades municipales conjuntas. La Constitución garantiza a los municipios un alto grado de autonomía, principalmente el derecho a recaudar impuestos y el derecho a decidir sobre sus propios gastos. Los municipios deciden independientemente la tasa del impuesto municipal sobre la renta, así como la tasa del impuesto inmobiliario dentro de un rango determinado por el Parlamento. Las disparidades económicas entre municipios se igualan utilizando el sistema de transferencias del gobierno central al gobierno local. Además, los municipios reciben una proporción del impuesto sobre la renta empresarial, según lo decidido por el Parlamento.

Una parte importante de la seguridad social de los ciudadanos se financia con la seguridad social y los sistemas de pensiones relacionados con los ingresos. Los beneficios se financian a través de las contribuciones a la seguridad social y al seguro social relacionadas con los ingresos y los ingresos fiscales generales. El gobierno central garantiza un nivel suficiente de financiación para los sistemas nacionales de pensiones, seguros de salud y pensiones para trabajadores independientes. La ley determina el nivel de las contribuciones a la seguridad social y la contribución al seguro de salud del empleador y la persona asegurada. El Ministerio de Asuntos Sociales y Salud confirma anualmente el nivel de las contribuciones. El sistema de seguridad y pensiones de desempleo tiene amortiguadores cíclicos incorporados que moderan el crecimiento de las contribuciones al seguro si el desarrollo económico se deteriora.

La política fiscal es parte de la política económica del gobierno. Los objetivos de la política fiscal, es decir, cómo la economía pública recauda y asigna fondos, se acuerdan en el Programa del Gobierno. Las decisiones sobre impuestos, beneficios de seguridad social, pensiones y su financiación cambian las estructuras económicas y, en consecuencia, dan forma a las oportunidades para los ciudadanos, los hogares y las empresas. Las decisiones de política fiscal son, por lo tanto, parte de la política social estructural y afectan a la economía en el futuro. El Plan Fiscal del Gobierno General (incluidos los límites de gasto del gobierno central) y el Presupuesto son los instrumentos por los cuales el Gobierno implementa su política fiscal.

El Presupuesto del año 2018 representó por la parte del gasto el 53,1% del PIB y en 2017 fue de 54,2% del PIB.

En 2017, último año de los que se disponen datos detallados del gasto del Gobierno finlandés, se dedicó un 10,5% de su gasto público a la educación, 13,1% a sanidad y 2,3% a defensa. Los ingresos tributarios y contribuciones a la seguridad social supusieron en 2017 el 43,2% del PIB, una bajada de 0,7 puntos porcentuales respecto al año 2016. En 2018, estos ingresos han disminuido 1,1 puntos porcentuales situándose en 42,3 % del PIB. La partida más importante de los ingresos de los últimos años es la referente a la imposición sobre renta y patrimonio, seguida de la imposición a bienes y servicios.

Finlandia destaca por ser el segundo país con mayor ratio de gastos sobre PIB (53,1% en 2018) y el tercero de ingresos sobre PIB (52,5% en 2018) de toda la UE. El déficit lleva reduciéndose desde 2014, situándose en torno al 0,6% del PIB en 2018. Según el FMI, el déficit estructural en 2017 fue de 0,1% del PIB y el déficit estructural primario se situó en el 1,1% del PIB (últimos datos disponibles en 2019).

La economía de Finlandia se encuentra en fase de expansión desde 2015. Este comportamiento se debe a una mayor actividad y empleo que repercuten positivamente en los ingresos y reducen, vía estabilizadores automáticos, el gasto público. Aun así, la recesión prolongada durante años anteriores ha revelado ciertas debilidades estructurales, como datos demográficos adversos y cambios tecnológicos, que siguen ejerciendo presión sobre la recuperación en la economía.

Para abordar los problemas de sostenibilidad a largo plazo, se planteó aprovechar la mejora económica para reducir los gastos, continuando con el programa de consolidación fiscal 2016-19 y la reforma de los servicios sociales y de salud. La prociclicalidad fiscal esperada para los próximos años se debe, en parte, al repentino crecimiento económico y a que los incrementos estructurales en los gastos relacionados con la edad automáticamente relajan el déficit fiscal estructural.

En el último decenio, los niveles de deuda/PIB han aumentado notablemente llegando su máximo histórico en 2015, situándose en el 63,4% del PIB. En 2016 comenzó una tendencia descendente que ha durado los últimos años situándose el nivel de deuda sobre el PIB en 58,9% en 2018. El pasado gobierno puso un gran empeño en consolidar las finanzas públicas. En este sentido, se llevaron a cabo algunas reformas, en el ámbito de la recaudación y gastos públicos (pensiones y subsidios).

Medidas de control del déficit:

El pasado gobierno efectuó recortes en los gastos públicos en un intento de dotar de mayor flexibilidad y competitividad a la economía finlandesa. La estrategia de reformas llevada a cabo tuvo como objetivo a largo plazo ahorrar hasta 3.000 millones de euros. El plan 2016-2019 previó unos recortes en gastos del 2%. Se pudo ahorrar un 1% con las reformas laborales como el Pacto de Competitividad y las reformas de beneficios de desempleo. Sin embargo, las reformas en sanidad y servicios sociales no se pudieron llevar a cabo por falta de consenso y es lo que desencadenó la salida del pasado gobierno.

La política fiscal del gobierno de Rinne

Según el Programa de Gobierno del Primer Ministro Antti Rinne las finanzas del gobierno general estarán en equilibrio en 2023. El Gobierno está comprometido con una meta de empleo del 75 por ciento. El gasto permanente del gobierno general en 2023 será de 1.300 millones de euros más que el pasado gobierno. Se asignarán nuevos gastos permanentes al fortalecimiento de la competitividad, la justicia social y a las medidas de política climática.

El gasto adicional se financiará con 700€ millones más de ingresos fiscales y 200€ millones más de ingresos presupuestarios (se incluirán 100€ millones de subsidios a empresas). Para alcanzar el monto restante, se confía en mantener el empleo en el 75%. Para ello, se esperan medidas que respalden la oferta y la demanda de mano de obra y que alivien el desajuste del mercado laboral.

Durante el período parlamentario, el Gobierno implementará un programa único de inversión orientada al futuro que respalde el logro de los objetivos del Programa de Gobierno y la sostenibilidad a largo plazo de las finanzas del gobierno general. Dentro de este programa de inversión, se destinarán hasta 3.000 millones de euros a inversiones puntuales y esquemas experimentales de importancia social. Las medidas no son recurrentes y no aumentarán el gasto del gobierno central en 2023. Las medidas se financiarán en su mayor parte a través de los ingresos de la propiedad para que no conduzcan a un aumento de la carga de la deuda en 2023. La sesión plenaria del Gobierno lo hará. decidir sobre el uso de estos fondos basándose en los preparativos del Comité Ministerial de Política Económica.

En su Programa de Estabilidad, Finlandia ha establecido como objetivo a mediano plazo un saldo financiero estructural de -0,5 por ciento del producto interno bruto. Este déficit cumple los requisitos mínimos del Pacto de Estabilidad y Crecimiento de la UE y la legislación nacional de Finlandia. Según la legislación, el Gobierno iniciará medidas correctivas si considera que no se alcanzará el objetivo a mediano plazo.  

GOBIERNO GENERAL: INGRESOS, GASTOS Y DÉFICIT
(% PIB) 2017 2018 2019* 2020* 2021* 2022*
INGRESOS 53,4 52,5 52,8 51,2 49,7 48,1
GASTOS 54,2 53,1 53,1 51,2 49,6 48,1
DÉFICIT -0,8 -0,6 -0,3 0,0 0,1 0,0

*Previsiones. Fuentes: Statfin y FMI

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política monetaria

La pertenencia de Finlandia al euro como moneda europea común implica que la política monetaria nacional sea aquella determinada por el Banco Central Europeo en todos sus aspectos. En consecuencia, Finlandia no puede adoptar ni medidas de política monetaria ni decisiones de política cambiaria de forma autónoma.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Políticas estructurales (programas, reformas, etc.)

Finlandia es un país de la UE que respeta las normas del mercado interno de la misma.

A pesar de que el marco institucional en Finlandia es relativamente eficiente en sus infraestructuras físicas e institucionales (justicia, administración y educación) y su población, en términos relativos, altamente cualificada, es necesario orientarlos hacia una estrategia de generación de empleo y crecimiento potencial apoyándose en una mayor competitividad internacional. Para alcanzar estos objetivos es necesario llevar a cabo un reajuste de los costes económicos que hoy día pasan por moderar el crecimiento salarial en los próximos años. En un sistema de negociación salarial altamente indexado y sectorializado, se impone una reforma en las estructuras de negociación que permitan ajustar los avances salariales al crecimiento de la productividad.

Adicionalmente, es necesario hacer ampliar la base de la población activa a la vez que dotarla de mayores cualificaciones (sobre todo a las poblaciones de mayor edad), con lo que se logrará una mayor base de crecimiento potencial con unos menores costes asociados al envejecimiento. En un entorno en el que la población envejece rápidamente, es necesario aumentar, en paralelo, la eficiencia de los servicios públicos, especialmente en los aspectos sanitarios y de atención de las poblaciones mayores.

Respecto a la estructura administrativa, Finlandia aparece con más municipios de los que, por población, resulta deseable. En este sentido, se están llevando a cabo reformas parciales que afectan también al sector sanitario, tratando de reagrupar la gestión municipal, especialmente la relacionada con el envejecimiento y hospitalaria (no necesariamente de atención) en entidades administrativas mayores para prestar eficientemente los servicios prestados y aprovechar, así, posibles economías de escala. Algunas instituciones (BCF y Gobierno) abogan, adicionalmente, para que se aumente la eficiencia de las administraciones locales en la puesta a disposición de suelo urbanizable para asignar más eficientemente los recursos urbanos. Todos estos elementos deberían apoyar un mayor crecimiento potencial.

En lo que se refiere a los aspectos relacionados con la competencia, se estima que Finlandia es un país con una estructura poco competitiva en general (aunque altamente productiva) pero, especialmente, en el sector de ventas al por menor. A pesar de que se han iniciado acciones legislativas para subsanar este aspecto, la costumbre, la estrechez del mercado, los intereses creados por las propias empresas y el gobierno (monopolio del alcohol, monopolio municipal de apertura de locales y declaración zona urbanizable, etc.) pueden hacer que los esfuerzos en este área resulten infructuosos.

Concerniente al ámbito de investigación e innovación, en 2017 la agencia nacional de innovación de Finlandia, Tekes, cambia su nombre a Business Finland después de fusionarse con Finpro, el organismo que ayuda a las pymes finlandesas en su internacionalización y fomenta la inversión extranjera directa en Finlandia. Las responsabilidades de Tekes y Finpro no cambiarán, pero la organización y la oferta de servicios se armonizarán, combinando las necesidades de las empresas locales con las oportunidades globales. En la actualidad, Tekes financia 1.500 proyectos de I+D industrial y 600 proyectos de investigación pública en universidades e institutos de investigación. Si bien la financiación de la investigación básica continuará como siempre, se espera que la reforma impulse las colaboraciones entre los institutos de investigación, las universidades y las empresas. Además, Finlandia se encuentra en medio de la reforma de sus servicios sociales y de salud, presentando otra oportunidad para los expertos en TIC. Se espera que la reforma cambie drásticamente la estructura de las instituciones públicas, reduciendo los costos y digitalizando los servicios.

Para hacer frente a todos estos compromisos, los distintos gobiernos han llevado a cabo un conjunto de reformas.

Reformas

Las líneas maestras del Gobierno finlandés en la conducción de su política económica, se van a centrar en medidas destinadas a mejorar la competitividad y en medidas que afectan al presupuesto del Estado.

a) Mejora de la Competitividad:

Los objetivos del Pacto de Competitividad de 2016 eran reducir en 5% los costes laborales unitarios y aumentar la movilidad laboral.

  • Flexiseguridad: apoyar a los trabajadores de las empresas con más de 20 empleados a conseguir un nuevo trabajo: paga similar al salario medio de la compañía durante el periodo de formación de reciclaje profesional.
  • Igualdad de género: apoyar las bajas de maternidad con una transferencia de una vez por todas a la empresa de 2.500 euros.
  • Reducción de dos días festivos al año; reducción de los días de permiso por enfermedad (el primero no se paga y el resto hasta los nueve días, sólo se paga el 80%); los ingresos las horas extraordinarias se reducen al 50% y los de los días de trabajo en festivo se reducen en 25%.
  • Las cotizaciones sociales se reducen en 1,72% a partir de 2017.
  • Las vacaciones de los empleados públicos se reducen de 38 a 30 días laborables.

El impacto del Pacto de Competitividad ya empieza a ser visible en la disminución de los costos laborales unitarios y en la recuperación de la competitividad nacional. Sus efectos a corto plazo sobre las finanzas públicas son negativos pero se prevé que a largo plazo el efecto sobre estas se neutralice con el aumento del empleo.

Las reformas del mercado laboral completadas hasta el momento incluyen: reforma de pensiones; reducción en la duración de beneficios de desempleo por 100 días; planes obligatorios de búsqueda de empleo y entrevistas regulares para todos los desempleados en busca de empleo; reformas al sistema de seguros por desempleo, aumentando los incentivos para la búsqueda activa de empleo y haciendo más atractivo el trabajo a corto plazo o a tiempo parcial.

Dado que la demografía limita cada vez más la oferta laboral, uno de los objetivos clave del Gobierno es elevar la tasa de empleo del 68% en 2015 al 72% en 2019. Si bien ya se han logrado algunos avances, el objetivo sigue resultando desafiante. La reforma de las pensiones continúa elevando la edad de jubilación. Los ajustes en los beneficios de maternidad y cuidado infantil están orientados a aumentar la oferta de trabajo de las mujeres en edad fértil. También se han tomado medidas para promover que los estudiantes tarden menos en graduarse de la educación terciaria.

Se está intentando la trampa de incentivos incorporando cambios en el sistema de beneficios de modo que una combinación de prestaciones de desempleo y pagos de transferencia más estrictos haría más atractivo aceptar un empleo en lugar de permanecer desempleado. La financiación para las políticas de activación aumentará en 2018-19. En relación con la reforma SOTE, los servicios públicos de empleo se reorganizarán en las 18 nuevas estructuras regionales de gobernanza que entrarán en vigor en 2020.

Se deben intensificar las medidas para mejorar la movilidad laboral. Un obstáculo importante es la falta de viviendas asequibles en los núcleos urbanos de crecimiento. Si bien la construcción de viviendas en el área metropolitana de Helsinki ha aumentado, tomará tiempo satisfacer la demanda de viviendas asequibles. Se continúan tomando medidas para abordar la situación de la vivienda.

En 2017 se iniciaron una serie de nuevos proyectos piloto con el objetivo de abordar los problemas de emparejamiento, los desafíos del emprendimiento y las nuevas formas de trabajo. También se centraron en una mejor utilización de la digitalización y el emparejamiento inteligente.

Se prolongan los convenios colectivos en vigor, con la novedad de mantener congelados los salarios durante todo el año 2017. Se empezarán a negociar los del año 2018. Adicionalmente y de acuerdo con el reparto de tiempo que se acuerde entre patronales y sindicatos, se aumenta la jornada laboral anual en 24 horas, sin remuneración.

En cuanto a las cotizaciones sociales, las relacionadas con las pensiones del trabajador aumentarán en 1,2% durante el periodo 2017-2020, reduciéndose en esa misma proporción la de los empleadores. La cotización por seguro de desempleo subirá en 0,85% entre 2017-2018 para el trabajador, con la reducción de ese porcentaje para el empleador. Además se establece una dinámica al proceso de forma que entre 2017 y 2019 las contribuciones de las empresas a la seguridad social han de disminuir al menos en 1%. La paga extra de vacaciones de los empleados públicos (50% de la paga de junio) se verá recortada en un 30% entre 2017 y 2019.

El gobierno se compromete a presentar un paquete legislativo encaminado a modificar el proceso de negociación colectiva.

b) Control del gasto Público.

Con el fin de reducir el “sustainability gap”, cifrado en 10.000 millones de euros, el Gobierno propone una serie de medidas:

  • Recortes del gasto público en 4.000 millones
  • Reformas estructurales (redistribución competencias administrativas) por valor de 4.000 millones
  • Medidas de fomento de competitividad (punto (a)), 2.000 millones de euros.

Todas estas medidas están programadas para tomarse por parte del Gobierno si las negociaciones de los convenios colectivos no logran acuerdos significativos en la línea de mejora de la competitividad y reducción del “sustainability gap”.

Como consecuencia del anuncio de estas medidas y la posibilidad de que se regulen directamente por el Gobierno, agentes sociales y políticos han anunciado el inicio de medidas de protesta en la calle y oposición parlamentaria, respectivamente.

Se espera que la reforma social, sanitaria y del condado reduzca el costo de los servicios públicos cerca de 3.000 millones de euros a más largo plazo.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex