Demanda y Coyuntura

Estructura del PIB por sectores y por componentes del gasto

Los datos consolidados de 2018 muestran que la mayoría de los sectores productivos crecen en comparación con 2017. Por sectores, la participación en el PIB ha sido la siguiente: sector agrícola 5,4, sector industrial 27,5% (distribuido entre industria manufacturera, 18,9%, electricidad y agua 3,5%, minería 2,2 y construcción 2,9%) y el resto, sector servicios que aportó un 67,1%.

 

Es importante destacar el desempeño negativo del sector de la construcción, que pasó de 4,23% en 2017 a 2,9% en 2018. Asimismo, la minería cayó de 2,32 a 2,2% en 2018 y el sector servicios cayó desde 70,56% a 67,1%.

 

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de PIB por sectores de actividad y por componentes del gasto

 

 

PIB (por sectores de origen y componentes del gasto)

2014

2015

2016

2017

2018

POR SECTORES DE ORIGEN (%)

AGROPECUARIO

3,8

3,68

3,79

4,01

5,4

MINERÍA

3

2,92

2,37

2,32

2,2

MANUFACTURAS

19

16,28

16,02

16,08

18,9

ELECTRICIDAD Y AGUA

2,6

2,57

2,76

2,81

3,5

CONSTRUCCIÓN

5,1

4,35

4,36

4,23

2,9

COMERCIO, HOTELES, BARES Y RESTAURANTES

10,9

9,31

9,27

9,17

9,7

TRANSPORTE, COMUNICACIONES

13,3

11,72

11,92

12,12

8,5

FINANZAS, PROPIEDAD DE VIVIENDA

20,2

18,02

18,53

18,65

22,6

ADMINISTRACIÓN PÚBLICA

22,1

31,15

30,98

30,62

24,6

POR COMPONENTES DEL GASTO(MUSD)

EXPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS

15.569

14.142

7.530

6.362

6.594

IMPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS

25.056

22.758

17.080

20.556

20.273

Fuente: Banco Central Jordano

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Evolución de las principales variables económicas: crecimiento, inflación…

Tras un periodo de importante crecimiento del PIB del 6,2% entre el 2001-2010, el crecimiento se redujo al 2,4% entre 2011-2018. Aunque este decrecimiento refleja debilidades macroeconómicas y estructurales, la desaceleración económica fue impulsada en gran medida por una serie de perturbaciones externas: imposibilidad de acceder a los tradicionales mercados de exportación jordanos y la acogida de 1,3 millones de refugiados -debido a conflictos en la zona-, la fuerte disminución de la IED, también el aumento de los precios del petróleo pagados por Jordania, etc.

En 2018 la cifra de crecimiento se redujo ligeramente al 1,9%. Los sectores que más crecieron fueron el del transporte y comunicaciones, un 3,6%, la agricultura, un 3,2%,el sector financiero y de seguros creció un 3,1%, mientras que hubo una disminución en minería del -3,1%.  Este año se está confirmando la disminución del crecimiento, ya que durante los 6 primeros meses del año el crecimiento registrado ha sido del 1,8%.

Conseguir aumentar el crecimiento mientras que el gobierno se ve obligado a llevar a cabo políticas económicas de consolidación fiscal, equilibrio presupuestario y reducción de deuda que exige el FMI y las instituciones internacionales es un problema de muy difícil solución, agravado por el contexto regional inestable política y económicamente.  

Principales indicadores macroeconómicos:

Ø  Deuda Pública.  La deuda pública neta alcanzó el 90% en el segundo trimestre de 2019, en comparación con el 89,7% de final de 2018. La deuda pública bruta se situó en 94,6% del PIB, un 0,2% por encima de la última cifra del año anterior.

Ø  Posición FiscalEn términos interanuales, los ingresos públicos crecieron un 5,6% en 2018, con respecto al año anterior, gracias al aumento de los ingresos domésticos y de las donaciones extranjeras, que alcanzaron los 985 millones de JOD, un aumento del 26,4% con respecto a 2017, y los ingresos domésticos, que registraron un aumento del 3,4% con respecto al año anterior.

El gasto público llegó a los 8.567 millones de dinares en 2018, creciendo considerablemente, un 4,8% en comparación con 2017. Sin embargo este incremento se debió exclusivamente al gasto corriente, que aumentó un 7,1%, mientras que el gasto de capital cayó un 10,6% durante el mismo periodo.

Por todo esto, el déficit presupuestario llegó a 728 millones de JOD en 2018, un 2,7% por debajo de 2017, incluyendo las donaciones. Si excluimos, sin embargo, donaciones, el déficit alcanzaría los 1.456 millones de dinares, un aumento del 11,4% en este periodo. Estos datos dan una idea de la importancia de las donaciones externas para la estabilización de la posición fiscal jordana.

En el segundo trimestre de 2019, por su parte, los ingresos públicos aumentado un 19,7% con respecto al mismo período del año pasado. Este dato, unido al aumento del gasto en un 21,346%, ha permitido aumentar el déficit presupuestario (sin incluir donaciones) un 30,62% -situándose en 670 millones de dinares- durante este período. Incluyendo donaciones, el déficit ha incrementado un 30,33%, alcanzando los 567 millones de dinares en este segundo trimestre.

Los ingresos fiscales aumentado un 10%, consecuencia de la aplicación de la nueva ley fiscal, mientras que los ingresos no fiscales lo han hecho en un 40%. Las donaciones extranjeras, sin embargo, han crecido un 32%. Por su parte, el gasto corriente público se ha incrementado en un 23%, mientras que el gasto en capital ha aumentado un 6%.

 Ø  El crecimiento continúa su tendencia a la baja y en el segundo trimestre ha sido del 1,8 %, cuando en 2018 fue 1,9%. El crecimiento registrado  es claramente insuficiente para crear empleo, y se concentró en el sector agrícola y el financiero. El banco central jordano esperaba para 2019 un crecimiento entorno al 2,2%, que no parece que se vaya a cumplir.

 Ø   Inversión Directa Extranjera  llegó a los 953M de dinares  jordanos en 2018, una cifra un 53,2% menor que en el mismo periodo del año anterior, un dato realmente preocupante, y que se debe sobre todo a la paralización de los grandes proyectos en energías renovables, teniendo en cuenta que hasta marzo fue de 253M de dólares.

Ø  Las reservas de divisas aumentaron un 6.5% hasta julio de 2019, hasta llegar a los 12.289 millones de dólares. Las previsiones de reservas, en cualquier caso, son positivas por el aumento de los ingresos por turismo, la recuperación de las remesas de los emigrantes en un 4,4% interanual y, además, la ayuda financiera prometida a Jordania en la Conferencia de Londres, que contribuirá a mantener un alto nivel de reservas en el 2019.  

Ø  La inflación ha sido sólo de un 0,6% de enero a agosto,  con  lo que parece que se  está moderando desde el  4,5% al que llegó en diciembre 2018, y se han absorbido ya las subidas de precios.

Ø  Las cifras oficiales de desempleo se han situado ya en el  de 19,2% en el segundo trimestre de 2019, un 0,5 décimas  por encima de la cifra final del 2018 (el paro masculino ha aumentado al 17,1 %, comparado con el 16,5% en 2018. El femenino también ha subido al 27,2%, respecto al 26,8% el año pasado).

Ø  Los ingresos por turismo han sido una buena noticia durante el 2018, aumentando un 14,6%, con respecto al año anterior. Se estima que esta tendencia va a continuar. Entre enero y marzo  los ingresos por turismo aumentaron un 5,2% .

 Ø  El déficit de la balanza comercial disminuyó un 4,2% en 2018 debido a una disminución de las importaciones del 1,4% y un aumento de las exportaciones del 3,5%. Este buen resultado se debe a la apertura de las fronteras con Siria y con Iraq y al aumento de las exportaciones a Arabia Saudí -un 13,4% el pasado año-, a EE. UU. y a los mercados asiáticos. En el 2019 sigue esta tendencia positiva para Jordania, con un incremento de las exportaciones del 4,3% en el segundo trimestre con respecto al mismo período de 2018, y descenso de las importaciones del 3,8%, reduciendo el déficit comercial en un 8%.

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de principales indicadores macroeconómicos

PRINCIPALES INDICADORES ECONÓMICOS

2015

2016

2017

 2018

2019

 

PIB

 

PIB (MUSD a precios corrientes)

37.652

38.764

40.182

42.350

 

 

Tasa de variación real (%)

2,4

2

2

1,9

 

 

Tasa de variación nominal (%)

4,7

3

4,4

3,7

 

 

INFLACIÓN

 

Media anual (%)

-0,9

-0,9

3,3

5,1

0,4 (abril)

 

Fin de período (%)

-0,9

-0,8

2,5

4,5

 

 

TIPOS DE INTERÉS DE INTERVENCIÓN DEL BANCO CENTRAL

 

Media anual (%)

2,5

2,5

3,75

4,25

4,75 (abril)

 

Fin de período (%)

2,5

2,75

4

4,75

 

 

EMPLEO Y TASA DE PARO

 

Población (x 1.000 habitantes)

9.500

9.798

10.053

10.309

 

 

Población activa (x 1.000 habitantes)

3.041 

5.995

6.151

6.278

 

 

% Desempleo sobre población activa

13,6

15,3

18,3

18,7

 

 

DÉFICIT PÚBLICO

 

% de PIB

-3,5

-3,2

-2,6

 -2,4

 

 

DEUDA PÚBLICA

 

en MUSD

32.270

34.010

 34.414

36.012

 

 

en % de PIB

85,7

87,7

 88,9

89,4

 

 

EXPORTACIONES DE BIENES

 

en MUSD

7.833

7.530

6.362

6.594

 1.885 (marzo)

 

% variación respecto a período anterior

 -7

-4

-0,5

3,5

 

 

IMPORTACIONES DE BIENES

 

en MUSD

20.475

17.080

20.556

20.273

 4.609 (marzo)

 

% variación respecto a período anterior

 -11,1

-6,6

6,2

-1,3

 

 

SALDO B. COMERCIAL

 

en MUSD

-10.362

-9.615

-10.725

-10225

 

 

en % de PIB

-27,5

-24,5

-26,3

-24,1

 

 

SALDO B. CUENTA CORRIENTE

 

en MUSD

-3.415

-3.699

-4.313

-2977

 

 

en % de PIB

-9

-9,4

-10,6

-7

 

 

DEUDA EXTERNA

 

en MUSD

13.263

14.547

16.762

17.073

 17.030 (enero)

 

en % de PIB

34,1

37,5

41,4

40,3

 

 

SERVICIO DE LA DEUDA EXTERNA

 

en MUSD

2.066

2.360

1.666

1.836

 

 

en % de exportaciones de b. y s.

14,6

17,3

11,7

12,2

 

 

RESERVAS INTERNACIONALES

 

en MUSD

14.173

12.901

12.270

11.540

11.140 (abril)

 

en meses de importación de b. y s.

8,3

7,4

6,9

6,3

6

 

INVERSIÓN EXTRANJERA DIRECTA

 

en MUSD

1.605

1.557

2.035

953

 

 

TIPO DE CAMBIO FRENTE AL DÓLAR

 

media anual

1,412

1,412

1,412

1,412

1,412

 

fin de período

1,412

1,412

1,412

1,412

 

 
 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Principales objetivos de política económica

Existe un amplio consenso entre los expertos en que la economía jordana, con escasos recursos naturales, necesita desarrollar nichos de oportunidad en sectores como el turismo y otros servicios, pero también algunos sectores de industria ligera. Jordania no debe seguir esperando a que se establezca una estabilidad política regional, sino que tiene que mirar más lejos de sus fronteras, a los mercados asiáticos y europeos. Su excelente relación comercial con EE. UU. muestran los frutos del temprano acuerdo de libre comercio entre ambos países. Las relaciones comerciales con la UE -con quien también tiene firmado un acuerdo de libre comercio-, extremadamente deficitarias para Jordania, deben incrementarse mediante el aprovechamiento del acuerdo de ‘Relajación de reglas de Origen’. Además, para mejorar los débiles índices de crecimiento, el país debe acometer reformas que puedan atraer mayor Inversión Directa Extranjera. 

 

Por otra parte, los sucesivos Gobiernos de los últimos años se aplican con mayor o menor éxito a una serie de objetivos para salvar los grandes desequilibrios macroeconómicos, obstáculos a la buena marcha de la economía, entre los que destacan: 

 

 

Ø El bajo ritmo de crecimiento, determinante del nivel de empleo y de la mejora de las condiciones de vida.

 

Ø Los altos niveles de déficit presupuestarios, que limitan en gran medida el gasto público no corriente, desatendiendo la inversión pública, y a la vez sitúan el nivel de deuda en niveles de más del 90% del PIB.

Ø El déficit de las balanzas comercial y por cuenta corriente, que en una economía tan abierta como la jordana pueden causar estrangulamientos del sistema productivo.

Ø El bajo nivel de vida de amplias capas de la población.

Ø El alto nivel de paro, que ha alcanzado el 19% en el primer cuatrimestre de 2019 y se sitúa en torno 35 % entre la población más joven.

Ø La presión demográfica sobre servicios e infraestructuras que supone la llegada masiva de refugiados sirios. 

 

El objetivo de Jordania debe ser mantener la estabilidad económica y política que la caracteriza dentro de la región, mientras lidia con la crisis de los refugiados y los agentes exógenos de la economía.  

 

Para ello, debe prestar una atención especial a los sectores que se espera que tengan mayor incidencia en el futuro económico del país, como sucede con la energía, el agua y las infraestructuras. 

Además, el único camino hacia delante debe ser la introducción de reformas que mejoren el clima de negocios y la confianza de los inversores e incentivar al sistema financiero para que invierta en los grandes proyectos pendientes, además de combatir la corrupción y la evasión fiscal, creando una mayor transparencia en el gasto público. 

 

La ayuda de las organizaciones multilaterales, como FMI, Banco Mundial y Unión Europea, van a seguir siendo imprescindibles en los próximos años para que el país pueda cumplir estos objetivos.

 

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Previsiones macroeconómicas

El 2017 cerró con un crecimiento del PIB del 2%, dato que da continuidad a los niveles de crecimiento vistos en 2016. El crecimiento registrado en 2018 fue de 1,9%. 

En el primer semestre de 2017, el gobierno de Jordania lanzó el Plan de Crecimiento Económico de Jordania que tiene como objetivo duplicar el crecimiento económico durante 2018-2022. A pesar de estas iniciativas, según predicciones del FMI en abril 2019, la tasa de crecimiento económico en Jordania se situará en 2.2% en 2019 y 2,4% en 2020, frente al 1,9% de 2018. Esto significa que se espera que el crecimiento aumente, aunque a un ritmo muy lento en los próximos años. 

 

Respecto a la deuda pública, el FMI modificó el objetivo de deuda, pasando de un esperado 77% del PIB en 2022 al 89,2%. 

 

Los tipos de interés seguirán la tendencia de la Reserva Federal siguiendo la recomendación del FMI para que el dinar se mantenga anclado al dólar. Esta situación aportará estabilidad a la economía jordana, que cuenta con reservas suficientes para mantener esta relación de tipos fijos. 

 

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política fiscal y presupuestaria

Las políticas fiscales, por su parte, buscan revertir las pérdidas de los últimos años a través de una política de impuestos apropiada y reformas en la administración. En este sentido, siguiendo las sugerencias del FMI, en enero de 2019 ha introducido una reforma fiscal.

  

En términos interanuales, los ingresos fiscales crecieron un 4,4% en 2018; los ingresos no fiscales y las donaciones aumentaron un 1,5% y un 26,4%, respectivamente. El déficit presupuestario en el 2018 alcanzó los 727,6 millones de dinares. 

 

Se mantiene la tendencia deficitaria de los presupuestos según los datos disponibles de 2018: los ingresos aumentaron de media un 3,4% mientras que los gastos lo hicieron 4,8% -principalmente por el aumento de los gastos corrientes un 7,1%, aunque los gastos de capital disminuyeron un 10,6%. El déficit público, incluyendo las ayudas, alcanzó los 727,6 millones de dinares en 2018, lo que supone una disminución del 2,7% si lo con 2017.   

 

En total, los ingresos en 2018 aumentaron un 3,4% interanual hasta los 6.945 millones de dinares. Los impuestos sobre bienes y servicios representan el 45,9% de los ingresos; la recaudación sobre rentas y beneficios empresariales un 13,9%; las aduanas  un 3,8%.  

 

El gasto corriente total creció un 7,1%. Los gastos de capital disminuyeron un 10,6%. En conjunto, el gasto total alcanzó los 8.567 millones de dinares (un 4,8% más que en 2017).  

 

En 2018, las partidas de gasto que más ponderan son: salarios (15,1%), pago de intereses (11,7%), subsidios (4,6%), ayudas sociales (18%), defensa (29%).

 

El pago de intereses por la deuda interna creció un 10,3% interanual en 2018; un 32,7% los intereses de la deuda externa. 

 

Por el lado del gasto, nos encontramos con un fuerte componente de gasto en defensa, en torno al 29% del total del presupuesto, que se destina principalmente a sueldos y salarios del cuerpo militar. El gasto en defensa representa aproximadamente el 8,3% del PIB.  

 

La financiación del déficit se hace con cargo a deuda pública. El 2017 cerró con una deuda pública bruta del 94,4% del PIB, y un 89,4% de deuda neta.   

 

Alcanzar el equilibrio entre la necesidad de reducir el gasto y el déficit, con la necesidad de mantener los servicios sociales y el poder de compra, puede resultar difícil para el gobierno, porque la estabilidad social y económica son tan vitales para los planes a largo plazo de Jordania como la reducción de la deuda. Ante las recomendaciones del FMI, el gobierno ha procedido a hacer una reestructuración de los organismos autónomos.  

 

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política monetaria

En cuanto a la política monetaria, el sistema financiero jordano sigue mostrando una posición sólida, está muy regulado y presenta muy poca exposición internacional. 

El Banco Central es el encargado de manejar los tipos de interés. El tipo de interés de intervención cerró el 2018 en el 4,25% (media anual) y, en 2018, el Banco Central elevando el tipo hasta el 4,75% (final de periodo). 

 

El FMI visitó Jordania en mayo de 2018 y nuevamente en enero-febrero de 2019 para analizar la situación económica del país y elaborar la segunda revisión que permitiría al país acceder a otro tramo de financiación de unos 175 millones de dólares, sumados a los 142 millones que ya se han desembolsado en el marco del Extended Fund Facility. La valoración general del FMI fue favorable, aunque persisten dificultades importantes y puntos de mejora.  

 

 

 

Según el FMI el Gobierno ha trabajado en la dirección correcta y se observan resultados positivos que, no obstante, no son percibidos por la sociedad. El Gobierno no solo debe trabajar en materia fiscal y presupuestaria sino en desarrollar políticas de crecimientos que den resultados que sean tangibles para la población. 

 

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Políticas estructurales (programas, reformas, etc.)

En el año 2015, el Gobierno diseñó el “Plan Jordania 2015- 2025”, una estrategia a largo plazo que estructura y recopila las reformas de la anterior Agenda nacional. Este documento promueve fundamentalmente un estado de derecho, la igualdad de oportunidades, el fortalecimiento de las instituciones y el logro de sostenibilidad fiscal. Se ofrecen dos escenarios, en función del progreso realizado y el grado de compromiso. Incluye más de 400 leyes para todos los Ministerios que se espera implementar a través de un enfoque participativo entre el gobierno, el sector privado y la sociedad civil. 

En base a los planes nacionales existentes, también se ha elaborado un Plan Nacional de Crecimiento Verde (NGGP, por sus siglas en inglés). Éste servirá de referencia para guiar los proyectos sostenibles y alinear las políticas e inversiones de desarrollo en el país. Incluye varios proyectos calificados de prioritarios como el Green Growth Corridor y Smart Urban. Se puede consultar en el siguiente enlace: 

http://www.moenv.gov.jo/AR/EnvImpactAssessmentStudies/Documents/A%20National%20Green%20Growth%20Plan%20for%20Jordan.pdf

En esta línea, hay que mencionar el Plan de crecimiento 2018-2022 que incluye medidas económicas, fiscales y estrategias sectoriales. Su éxito depende de la aplicación satisfactoria del programa de reformas dictadas por el FMI: 

- Incrementar los ingresos del Estado, a través de una mayor participación fiscal de la población.

- Mejorar la transparencia e introducir sistemas de control del gasto público.

- Reformar sectores prioritarios (agua y energía) a través de proyectos de diversificación energética e incremento de tarifas.

- Reducir la tasa de desempleo.

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex