Demanda y Coyuntura

Estructura del PIB por sectores y por componentes del gasto

El PIB en términos constantes se situó en 2018 en 491.200 millones de dólares de Singapur (SGD), 318.961 millones de euros, frente a los 467.300 millones de SGD en 2017. En el año 2018 se registró un crecimiento de la economía de Singapur del 3,1% frente al 3,7% de 2017. El crecimiento sectorial en general se ha moderado tras años de expansión. Las manufacturas se desaceleraron pero aún así crecieron al 7%. El sector servicios creció un 4,1% respecto al 6,2% 2017, destacando almacenaje, retail y finanzas.

El consumo privado creció en 2018 un 3,1% frente al 4% en 2017. El gasto público creció en 2018 al 6,1% frente al 7,2% de 2017. La formación bruta de capital disminuyó un 3%, frente al aumento de un 6% en 2017. El, saldo neto del sector exterior aumenta un 11%, frente al 0,1% que lo hizo un año antes.
 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de PIB por sectores de actividad y por componentes del gasto

PIB POR SECTORES DE ACTIVIDAD

2015 2016 2017 2018
INDUSTRIAL        

MINERÍA

n.d. n.d. n.d. n.d.

MANUFACTURAS

18,33% 18,35% 19,40% 21,14%

CONSTRUCCIÓN

4,88% 4,72% 4,50% 3,50%

ELECTRICIDAD Y AGUA

1,39% 1,39% 1,39% 1,20%
SERVICIOS        

COMERCIO

13,96% 13,31% 13,96% 14,90%

HOTELES, BARES Y RESTAURANTES

2,06% 2,10% 2,06% 2,10%

TRANSPORTE

7,28% 7,12% 7,28% 6,90%

COMUNICACIONES

3,83% 3,96% 3,99% 4,10%

FINANZAS

12,23% 12,25% 12,54% 12,90%

SERVICIOS EMPRESARIALES

14,97% 14,77% 14,80% 14,90%

INMOBILIARIO

4,21% 4,10% 4,00% 3,60%

Impuestos sobre productos

5,90% 6,44% 6,50% 6,55%

OTROS SERVICIOS

10,95% 11,46% 10,95% 11,46%

 

PIB POR COMPONENTES DEL GASTO

2015

2016

2017

2018

CONSUMO PRIVADO

36,82%

36,52%

35,62%

34,94%

CONSUMO PÚBLICO

10,63%

11,28%

10,42%

10,53%

FORMACIÓN BRUTA DE CAPITAL FIJO

26,07%

24,87%

26,19%

24,12%

CAMBIOS EN INVENTARIOS

0,70%

0,48%

1,96%

2,40%

SALDO COMERCIO EXTERIOR BIENES Y SERVICIOS

25,92%

25,88%

25,00%

26,50%

DISCREPANCIA ESTADÍSTICA

-0,14%

0,98%

0,77%

1,13%

TOTAL

100,00%

100,00%

100,00%

100%

 Fuente: SINGSTAT 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Evolución de las principales variables económicas: crecimiento, inflación…

La economía de Singapur ha experimentado un proceso de recuperación muy importante tras el crecimiento negativo (-1,2%) en 2010. Desde entonces (8 años de crecimiento ininterrumpido) la tasa de crecimiento medio anual supera el 3,5% y en 2018 el crecimiento económico fue del 3,2% (había sido de 3,9% en 2017). El desempleo se mantiene estabilizado en torno al 2% y para 2019 y 2020 se esperaba un crecimiento económico del 2,8% y del 2,4%, respectivamente, de acuerdo a FMI, y de un 2,5% para 2019 y de una horquilla entre 1,5% y 3,5% para 2020 de acuerdo al Gobierno de Singapur, todo ello en un contexto de cierta incertidumbre por la posible guerra comercial (y tecnológica como la definen en Singapur) entre potencias que podría desencadenarse, cierta desaceleración en China y un posible Brexit con resultados de incertidumbre en el comercio mundial. Singapur es muy dependiente de la evolución del comercio internacional mundial. De hecho, analistas privados ya marcan una mayor desaceleración de la economía de Singapur, estableciendo la expectativa de crecimiento para 2019 en 1,9%, mientras que la Autoridad Monetaria de Singapur ya modificó  la horquilla expectativa de crecimiento, al pasarla al 1,5% - 2,5%. De nuevo a mitad del mes de agosto se ha rebajado la horquilla al 0-1%. Las tensiones comerciales entre Japón y Corea del Sur, la inestabilidad de Corea del Norte, la caída de actividad en Japón y Hong Kong se suman a las incertidumbres. Fuentes privadas realistas proponen un 0,7% de crecimiento para todo el 2019, pero la situación  puede seguir deteriorándose aceleradamente.

se adelantan posibles expansiones de gasto público para apoyar a las empresas en su adaptación a la desaceleración y una bajada de tipos que aplane su senda frente a la política de ligera apreciación de la moneda que se sigue actualmente. 

Hay desde luego preocupación en Singapur, sobre todo en los sectores vinculados al comercio - industria, retail, almacenaje y transporte - ya que se están desacelerando de forma intensa. La industria en particular ya enlaza 3 trimestres de crecimiento negativo con lo que está en recesión técnica. Las exportaciones en junio cayeron un 15% interanual.

Además, Singapur se está viendo envuelta en decisiones aparentemente políticas como la de EEUU de incluir al país en la lista de países que manipulan el tipo de cambio para mejorar sus balanzas comerciales. A pesar de que la política de tipo de cambio en Singapur se utiliza para controlar la inflación interna, estos movimientos de EEUU podrían estar cambiando algunos aspectos de gestión de la Autoridad Monetaria de Singapur, aunque se esté negando. En todo caso, la tensión comercial entre sus dos máximos aliados, EEUU y China, está afectando en la práctica y en la aproximación política y económica a los problemas a la ciudad estado. 

De acuerdo a una recientes declaraciones del PM del país, el futuro de Singapur pasa por ser una smart nation con 4 elementos principales: nuevos desarrollos de ingeniería, directivos que sean capaces de liderar la tecnología, un sector público del mismo nivel o mayor que el privado, y una ciudadanía que vea a la ciencia y tecnología como aliados y que no estén temerosos de las mismas.  

En 2018 los motores de la economía fueron el sector manufacturero (+7,2%), la inversión (no solo industrial sino también en innovación y capital riesgo), el sector financiero (+5,9%) y el comercio exterior (+9,2%). Se espera cada vez más una moderación del crecimiento del sector industrial y una aceleración del sector servicios.  

Los nuevos presupuestos 2019, presentan una senda expansiva con un déficit de 3.500 millones de SG$ (el primero de los últimos años) y la productividad del país ha sido del +3,6% de media anual en los últimos 3 años, en gran parte gracias a las medidas instauradas en el presupuesto de hace 4 años, por las que 23 mapas de transformación industrial-clusters fueron creados (a día de hoy ya están todos operativos) con el objetivo de recuperar para la industria, así como desarrollar los servicios auxiliares ligados a esta. Entre los sectores en transformación caben mencionar, principalmente: energía, químico, ingeniería de precisión, marítimo, aeroespacial, electrónica; construcción (incluyendo servicios de ingeniería y arquitectura); logística, transportes; sanidad, educación; servicios modernos (profesionales; TIC, financieros) relativos a alimentación, entre otro. 

Singapur se orienta  hacia la digitalización de sus PYMES, las ganancias de productividad, la industria 4.0 y la inteligencia artificial aplicada, la cooperación tecnológica aplicada a la comercialización de soluciones que respondan a necesidades (el ratio de I+D/PIB en Singapur es del 2,5% eminentemente privado) y la internacionalización en sentido amplio, donde la innovación abierta y el capital riesgo tienen cada vez más papel. Ahora cada vez más en el 5G, habiendo aprobado un fondo para invertir 40 millones SG$ en I+D en 5G y sus aplicaciones.

Como la historia del Singapur moderno es tan breve como espectacular, conviene hacer un repaso corto pero pormenorizado de la historia económica reciente de Singapur. Desde su independencia del Reino Unido y tras su expulsión de la Federación Malaya (1965) Singapur se constituye en república independiente, experimentando en menos de 50 años un caso único de desarrollo económico por el que el país, en la actualidad, se considera la economía más avanzada del Sudeste Asiático con la estructura económica y política más estable de la zona.

Desde 1960 hasta la actualidad, Singapur ha experimentado cinco décadas de profunda transformación: hasta mediada la década de 1960 se caracterizó por un modelo de desarrollo centrado en la sustitución de importaciones y con aranceles sobre éstas. Como resultado, la tasa de crecimiento anual se situó en el 5,2% de promedio y la participación del sector manufacturero en el PIB aumentó hasta el 11%.

Coincidiendo con la separación de Malasia, entre 1965 y 1978 el país cambia de rumbo hacia un enfoque basado en las exportaciones y en la atracción de capital exterior para fomentar el crecimiento de la industria manufacturera y el sector financiero. Se promovió la inversión en infraestructuras y la nacionalización de aquellas empresas en las que no había suficiente experiencia empresarial privada. En esta época la tasa de crecimiento anualizado del PIB ascendió al 10% anual y el desempleo descendió hasta un 3,6% en 1978 (venía de tasas superiores al 10% de la fase anterior que coincidió con el cierre de la principal base naval británica en la zona). El peso del sector manufacturero creció desde el 14% en 1965 hasta el 24% en 1978.

El periodo 1979-1985 se inicia con tensiones en el mercado de trabajo derivadas de los crecientes costes laborales junto con los primeros indicios de aumento de competencia de otros países de la región más competitivos en coste. El gobierno comienza a liderar un cambio hacia inversiones intensivas en capacidades y actividades de alto valor añadido, teniendo lugar en 1981 la primera campaña pública sobre la necesidad de mejora de la competitividad, con énfasis en el desarrollo del capital humano y de la automatización.

Durante el periodo 1985-1991 tiene lugar la primera recesión en el país desde su independencia causada principalmente por una caída en la demanda exterior y problemas de fundamentales internos (pérdida de competitividad, desplome de la construcción y exceso de ahorro). El sector público lidera medidas destinadas a reducir los costes productivos con medidas en la reducción de las cotizaciones sociales empresariales y el control del alza salarial. Asimismo, se decide promover otros sectores económicos (turismo y sector financiero) tan activamente como las manufacturas. Como resultado el PIB creció a doble dígito en 1987 sobre el año precedente (11,1%).

Entre 1991 y 1997 se pasa a un estadio de economía madura, experimentando tasas más lentas de crecimiento, junto con mayores y más rápidos costes y limitaciones de recursos productivos. Se constata una creciente competencia de mercados exteriores así como una base productiva de baja tecnología. El gobierno se pone como objetivo hacia la transición a una economía desarrollada la mejora de los recursos humanos, la inversión en infraestructuras blandas y el apoyo a la internacionalización de la empresa local. Como resultado de estas medidas, la tasa de crecimiento anualizada del PIB se sitúa en el 8,5% de promedio y la inversión extranjera directa pasa de unos 17.000 millones de SGD en 1990 hasta los 75.800 millones de SGD en 1997.

El periodo de 1997 a 2001 se caracteriza por el impacto negativo de la Crisis Financiera Asiática y de la emergencia internacional a nivel económico de China e India que presentarán tanto retos como oportunidades a la economía singapurense. Las directrices gubernamentales en ese periodo se centrarán en que Singapur llegue a ser una economía de conocimiento competitiva globalmente, en la que tanto las manufacturas como los servicios sean los dos motores económicos de crecimiento y el rol del gobierno sea el de facilitador de los negocios.

La crisis de las puntocom así como los atentados terroristas de 2001 marcarán el periodo 2001 a 2010, en el que la economía singapurense sufre contracciones en la tasa de crecimiento del PIB (-1,2% en 2010) y en el que las estrategias de crecimiento se centrarán en asegurar la competitividad, como por ejemplo, la reducción del Impuesto de Sociedades del 25% al 20% (en la actualidad dicho tipo se encuentra en el 17%), políticas de flexibilidad en la contratación de trabajadores extranjeros así como educación y formación continua. Como resultado la economía creció fuertemente, en parte debido a los notables flujos de entrada de trabajadores extranjeros. Como contrapartida, el apoyo en esta mano de obra barata condujo a un menor crecimiento de productividad así como a tensiones en las infraestructuras existentes.

La década de 2010 (hasta la actualidad) se caracteriza por un nuevo y volátil entorno económico global en el que el gobierno trata de construir capacidades, maximizar oportunidades e impulsar un crecimiento sostenible e inclusivo. Para ello se centra en estrategias encaminadas a logra el incremento de la productividad de los empleados en todos los sectores de la economía, con el incremento de los salarios como fin último. Por otra parte, se reduce el recurso a la mano de obra extranjera (penalizando con cotizaciones crecientes su contratación).

Para 2017, la previsión del Ministerio de Comercio e Industria se enmarcó dentro del rango de crecimiento moderado de entre 1% y 3%. Finalmente, el dato anual oficial situó el crecimiento en el 3,9%. Por otra parte, la Autoridad Monetaria de Singapur (MAS) se orientó a una política monetaria de neutralidad (o de leve apreciación del tipo de cambio nominal efectivo del SGD, dólar singapurense).  Los tipos de interés a corto plazo de Singapur han repuntado (interbancario al 1,183%) así como las letras del Tesoro a un año desde el 1,2% al 1,5 %. La tendencia esperada de los próximos meses es de crecimiento de los tipos ante cierta aceleración de la inflación subyacente.

La inflación en 2017 se situó en 0% interanual con una inflación subyacente del 1,4%. El MAS utiliza activamente una política de tipo de cambio para mantener un equilibrio entre inflación y crecimiento más bien que para determinación de los tipos de interés del país. La inflación en 2018 se ha incrementado, siendo del 0,6% con 1,6% de inflación subyacente, de ahí la tendencia creciente en los tipos.

La previsión de crecimiento del PIB para 2018 se estimaba como es habitual en un rango del 2,5% al 3,5%. Sin embargo, una inflación mayor ya hizo adelantarse al MAS para plantear una revisión a la baja en abril 2018 (realiza dos revisiones al año: abril y octubre), y una modesta y gradual apreciación del SGD respecto al USD, y a un nuevo rango de crecimiento del PIB entre el 1,5% y el 3,5% para 2019 y 2020. Finalmente el crecimiento de 2018 quedó en 3,2%.

Con relación a las cuentas públicas, los nuevos presupuestos 2019, presentan una senda expansiva con un déficit de 3.500 millones de SG$ (el primero de los últimos años) pero no se consideran todo lo expansivos que las aseadas cuentas públicas en Singapur permiten. Por ello, no se consideran premonitorios de elecciones en 2019, sino de quizás en 2020. Los nuevos presupuestos no imponen también subidas impositivas especialmente relevantes (los ingresos fiscales se siguen manteniendo alrededor del 14% del PIB, muy por debajo de otros socios de la OCDE como la UE, EE.UU. y Japón (media del 34 %). 

En definitiva, el Presupuesto avanza en la senda de que la economía singapurense sea de las más avanzadas, basada en la digitalización, inteligencia artificial, industria 4.0, productividad, prestando mucha atención a la defensa y a la seguridad por un lado y a compensar con gasto social (transferencias directas a la denominada generación Merdeka (nacidos en los 50s), salud y educación) por otro. Los gastos en defensa, transferencias directas, educación, salud y transporte significan el 70% del gasto total presupuestado. Las autoridades singapurenses no dejan de lado las preocupaciones por el cambio climático en los presupuestos con aprobación de varias medidas para luchas contra el mismo y, por otro lado, busca nuevos mecanismos de financiación de infraestructuras, que repartan en más generaciones el gasto.  Sigue dando la iniciativa al sector privado en el campo del emprendimiento y la innovación, creando un marco que consolide a Singapur no solo como hub comercial mundial sino también como hub innovación mundial. En todo caso quiere mantener el ADN singapurense, reduciendo participación de multinacionales (ex patriados) en el mercado laboral pero manteniendo su peso en la innovación y producción. 

La agencia de calificación MOODY’S mantiene el rating de triple A para Singapur con perspectiva estable (dada su posición fiscal favorables, amplias reservas de divisas y las políticas económicas aplicadas). Ahora bien, MOODY’S considera a Singapur como una economía "madura" que debe gestionar adecuadamente su transición hacia un crecimiento económico estructural con menores tasas.

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de principales indicadores macroeconómicos

 

Superficie (km2) 721,5 Km2 (2018)
Capital Singapur
Población total (M habitantes) 5,640 (2018)
Moneda y tipo de cambio Dólar de Singapur. Tipo de cambio 27-6-2019= 1,541 SG$/€
Tipo cambio final 2018 EUR/SGD=1,5601
Tipo cambio final 2017 EUR/SGD=1,5589
Tipo cambio final 2016 EUR/SGD=1,5286
Jefe de Estado Presidenta Halimah Yacob
Primer Ministro LEE HSIEN LOONG
DATOS ECONÓMICOS 2015 2016 2017 2018
Evolución del PIB (%) respecto corrientes 2010 2,0% 2,0% 3,9% 3,2%
PIB por habitante PPP 48.337 47.847 51.124 54.704
PIB absoluto (M€ p. corrientes 2005) 258.262 263.090  286.923 306.344
IPC (variación últimos 12 meses, %) -0,5% -0,5% 0% 0,4%

(SIBOR a 3 meses %)

Tipo de interés de referencia
1,25% 0,82% 1,13% 1,89%
Desempleo (%) 2,0% 2,2% 2,1% 2,1%
Exportaciones (M€) 312.223  305.450 330.361 345.126
Exportaciones a UE (M€)  18.956 19.475 20.105 21.057
Importaciones (M€) 267.307  276.987 290.013 314.591
Importaciones de UE (M€) 29.691 31.432  33.195 37.070
IED recibida (MUS$) flujo UNCTAD 62.446 77.456 62.016

77.000

 
IED emitida (MUS$) flujo UNCTAD 31.405 23.888 n.d. n.d.
Saldo por cuenta corriente ( % PIB) 18,74% 19,41% 18,8% 17,7%
Reservas exteriores, (M€) 229.902 233.059 247.764 293.889
Saldo presupuestario (% PIB) -0,13% -0,4% -0,1% 0,4%
Deuda externa (M $/€) 0 0 0 0
% servicio de la deuda/exportaciones 0 0 0 0
Tamaño sector público (% PIB)  17,83% 17,73% 17,69% 18,45%
RIESGO SOBERANO (Rating)

Moody’s: Aaa

Fitch: AAAS&P: AAA

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Principales objetivos de política económica

ESTRATEGIA Y PRIORIDADES DE POLÍTICA ECONÓMICA DEL GOBIERNO DE SINGAPUR

Desde su independencia (1965), y muy especialmente desde los años 70, Singapur ha seguido una fuerte política de captación de inversión extranjera, especialmente de multinacionales, y para ello ha seguido la estrategia "A First World Oasis in a Third World Region". Optó por diferenciarse a base de ser más seguro y estable, con seguridad jurídica e imperio de la ley -administrada imparcialmente- y con normas y políticas previsibles. Singapur siempre rechazó la política de sustitución de importaciones y eligió una economía abierta al exterior. Ha estado en paz con sus vecinos, tiene una Administración muy eficiente, la ausencia de corrupción es un valor social, el nivel de educación (occidental y en inglés) es alto, se cuida el medio ambiente, y el país cuenta en general con buen nivel en telecomunicaciones, transporte y servicios. El origen chino del 74% de su población hace que tenga una relación especial con las comunidades chinas de los países de la región.

En los años inmediatamente anteriores a 2003, la economía de Singapur estuvo sometida a una serie de impactos externos –la crisis asiática de 1997/98, el pinchazo de la burbuja tecnológica en 2001, el brote de la gripe aviar en 2003– que afectó a una expansión económica apenas interrumpida desde los años 70. Los impactos llegaron cuando Singapur también se enfrentaba a la competencia creciente de las economías de otros países asiáticos de niveles salariales muy bajos, principalmente la China e India, que han erosionado parcialmente las ventajas tradicionales de Singapur. Para responder a estos desafíos, el Gobierno adoptó las recomendaciones formuladas en 2003 por el Comité de Revisión Económica encaminadas a mejorar la competitividad, fomentar la empresa privada y facilitar la diversificación económica. Se ha avanzado en la puesta en práctica de esas recomendaciones. Se han reducido los costes empresariales y las cargas fiscales; ha aumentado tanto la expansión exterior de sus empresas como la promoción de Singapur como centro empresarial de la región y de prestación de servicios sanitarios y financieros, así como la gestión de patrimonios. En el mismo orden de cosas, han avanzado los centros de investigación y desarrollo y la inversión en capital humano y ha mejorado la calidad de la producción industrial respecto a la de otros países asiáticos, aunque está todavía por debajo de la del Japón y algunos países desarrollados. La cuota de mercado de las exportaciones electrónicas ha aumentado y están creciendo a buen ritmo nuevas industrias tales como la bioquímica y la farmacéutica. En general, las empresas tienen buenos niveles de rentabilidad. La capitalización y la rentabilidad de la banca son altas, la seguridad jurídica es también alta, y las reglas contables y de buen gobierno correctas. La banca local se ha consolidado internamente y se ha expandido en el extranjero como respuesta al aumento de la competencia local derivado de la entrada de la banca extranjera.

El Gobierno sigue comprometido con la mejora del atractivo de Singapur como destino de la inversión directa extranjera. En esta línea, además de reducciones fiscales de carácter general, se ofrecen incentivos fiscales en sectores considerados de alto potencial de crecimiento, especialmente aquéllos que incorporan alto valor añadido.

Singapur ha anunciado su apoyo pleno al código de buena conducta GAPP (Generally Accepted Principles and Practices) negociado durante varios meses en el grupo de trabajo internacional sobre Fondos de Riqueza Soberanos (SWFs), que se publicó el 11 de octubre de 2008 y ha manifestado que tanto GIC como Temasek Holdings se adherirán a estos principios y prácticas.

Por otro lado, Singapur ha optado por seguir y adoptar las normas de la OCDE en materia de información fiscal y tratados de doble imposición, pasando a formar parte de la "Lista blanca de la OCDE" a efectos de su consideración como paraíso fiscal. Para ello tuvo que firmar nuevos convenios con los principales países de Europa Occidental siguiendo los criterios de la OCDE.

En estos momentos el Gobierno de Singapur está poniendo el acento en los siguientes objetivos:

  1. Incremento de la productividad de las empresas. Para ello ha incrementado las dotaciones y ha extendido los plazos para los gastos de las empresas adscritas al programa “Productivity and Innovation Credit” (PIC) y las subvenciones para los programas de desarrollo de la capacidad de las PYMES y de formación del personal.
  2. Internacionalización de la empresa singapurense. Para ello se ha aumentado de 15 a 30 millones de euros la máxima cantidad de crédito apoyada por el Internationalisation Finance Scheme (IFS), programa que financia a las empresas singapurenses que quieren hacer negocios en el exterior. 
  3. Incremento de las ayudas a las familias más desfavorecidas. Se elevan los importes de las becas para educación, se aumentan las deducciones fiscales especialmente para las familias con mayores dependientes a su cargo, y aumenta la subvención de los gastos sanitarios, sobre todo para los más mayores. Esta política de mayor gasto social tiene que ver con los resultados de las últimas elecciones generales en las que se constató el avance del Partido de los Trabajadores frente al oficialista PAP.
  4. Controlar la inflación. Las políticas de "enfriamiento" del mercado inmobiliario han dado sus frutos, pero las presiones salariales están provocando que la inflación subyacente lleve unos meses apuntando al alza. Se ha iniciado un debate sobre la eficacia de tales políticas, sobre cuándo es el momento de retirarlas, y sobre la posible conveniencia de utilizar los tipos de interés como instrumento de lucha contra la inflación.
  5. La digitalización de la economía de Singapur ha sido uno de los principales objetivos implantados recientemente. Singapur busca convertirse en la primera Smart Nation del mundo a través de inversión en proyectos relacionados con la robótica, IA, el internet de las cosas y las telecomunicaciones. En 2016, Singapur creó un nuevo cuerpo gubernamental llamado Info-communications Media Development Authority (IMDA) cuyo principal cometido hacer de Singapur una Smart Nation en los próximos años.
  6. Fomentar la innovación abierta.
  7. Lograr sufrir el menor impacto de las tensiones comerciales y tecnológicas mundiales.

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Previsiones macroeconómicas

 

Las previsiones para la economía global muestran cierta aceleración provocada por la tensión comercial internacional, y este hecho está afectando a Singapur.

MAS ha cambiado la tradicional horquilla de crecimiento esperado del 1,5%-3,5% al 1,5%-2,5%, anunciando también que el dato de crecimiento de 2019 se acercará más al 1,5% que al 2,5%. Las ýltimas estimaciones fiables hablan ya de un 1,9% lo que significaría una ralentización importante de la economía. Algunos datos interanuales a la altura de abril de 2019 muestran un parón económico y comercial importante.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política fiscal y presupuestaria

PRESUPUESTO 2019

Por primera vez desde 2015, el Gobierno anunció un déficit presupuestario equivalente al -0,7% del PIB. El principal incremento en comparación con el año pasado se encuentra en las áreas de i) sanidad, ii) defensa, iii) medio ambiente y recursos hídricos, así como en transferencias especiales a ciertos colectivos. Son parcialmente compensados por una disminución en los gastos de transporte después de un máximo en el año fiscal 2018.

Es importante resaltar que en es el primer déficit presupuestario en los últimos años, ya que en 2018 si bien se preveía un déficit presupuestario, al liquidar las cuentas la cifra definitiva de déficit/superávit de las cuentas públicas ha quedado en un superávit de 0,4%, un poco más de 2.000 millones de SG$, unos 1.500 millones de €.

La política fiscal expansiva 2019 está dirigida a construir mayor capacidad de seguridad, reestructuración económica, luchar contra desafíos ambientales, así como contra un envejecimiento de la población y una desigualdad en los ingresos. La creciente preocupación por la geopolítica global, la incertidumbre y amenazas como el terrorismo y los ciberataques resultan en una parte sustancial del presupuesto de 2019 dedicada a la seguridad y la defensa

Los gastos totales en 2019 se estiman en 80,25 mil millones SG$ (menos del 17% del PIB), están en aumento (1,6%) en comparación con 2018. Los ingresos también están aumentando gracias a una mayor recaudación de impuestos y un mayor retorno de la inversión.

 

El presupuesto de este año contiene una serie de beneficios fiscales para las personas: el presupuesto pone un gran énfasis en mejorar la vida de familias y hogares con la introducción de nuevos programas de apoyo social dirigidos a personas de bajos recursos. Los ancianos también se benefician fuertemente con la introducción de los llamados Merdeka Generation Fund que se dirige a las personas nacidas en la década de 1950 y les proporcionará mejores coberturas médicas. Otros años los presupuestos se volcaron en las generaciones de los años 40s. Los gastos en asistencia sanitaria aumentarán un 10,3%. El aumento proyectado de la tasa de GST (IVA) entre 2021 y 2025, que constituye un tema delicado para los menos privilegiados también se abordó en el discurso del presupuesto y se dio la seguridad de que el aumento se mitigará para los hogares con menores ingresos mediante un paquete de compensación del GST. Actualmente el IVA se encuentra en un tipo general del 7% y se está planteando su subida al 9% (tipos máximos IRPF – 22%, tipo máximo para las empresas 17%).

 

Singapur sí endurecerá el GST para los viajeros y reducirá la concesión libre de impuestos para los viajeros de 3 litros a 2 litros de alcohol. También se espera que los ingresos aumenten (aunque más lentamente que el gasto) gracias a la contribución de retorno de inversión neta (NIRC) proyectada que será de un 4,5% más que en 2018 y mayores ingresos generados a partir de la recaudación del impuesto a la renta corporativa (+ 3,6%).

 

Un aumento del 28,4% en el gasto en medio ambiente y recursos hídricos en el presupuesto de 2019 también destaca los esfuerzos del Gobierno por hacer más ecológica la economía incorporando factores ambientales como la calidad del aire, el cambio climático y la gestión de residuos en un plan de desarrollo urbano a largo plazo de Singapur.

 

Gastos relacionados con el desarrollo económico (incluidos el transporte, el comercio, la industria y mano de obra) asumen un papel menos destacado en el presupuesto de este año y están disminuyendo. Esto es, en parte, como resultado de la suspensión del proyecto del tren de alta velocidad Kuala Lumpur –Singapore. Además, Singapur está empezando a plantear fuentes de financiación alternativas a los PGE para proyectos de infraestructuras con la idea de repartir entre diferentes generaciones los altos costes de estas obras.

 

Singapur no tiene deuda externa neta, es decir no se endeuda en el exterior para gastar en la actualidad, si bien sí que tiene deuda externa bruta por los activos que los extranjeros colocan en Singapur. Singapur sí que tiene un 112% de deuda pública/PIB, si bien se va reduciendo.

 

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política monetaria

POLÍTICA MONETARIA

Desde 1981 la política monetaria, cuyo principal objetivo es la estabilidad de precios, se ha centrado en la gestión del tipo de cambio. El dólar de Singapur (SGD) se gestiona teniendo en cuenta una cesta de monedas de los principales socios comerciales y competidores y a las que se da una ponderación diferente que se revisa periódicamente. Se permite que la cotización del SGD fluctúe dentro de una banda que no se publica. Si el SGD se sitúa fuera de la banda, la Monetary Authority of Singapore (MAS) interviene comprando o vendiendo SGD para que el tipo de cambio vuelva a la banda de fluctuación. La política monetaria se revisa dos veces al año: abril y octubre.

Desde 2012 la Monetary Authority of Singapore (MAS) tomó la decisión de ajustar el tipo de cambio nominal efectivo del dólar de Singapur permitiendo “una modesta y gradual apreciación del dólar de Singapur", para paliar los efectos de la inflación. En la segunda revisión anual de la política cambiaria (12 de octubre de 2012), la MAS decidió mantener sin cambios la política monetaria establecida en abril de ese año dando a entender dos mensajes del Gobierno de Singapur: que la lucha contra la inflación sigue siendo una prioridad máxima, y que la política cambiaria es el instrumento adecuado para combatirla.

En enero de 2015, el MAS redujo la pendiente creciente que estaba experimentando el tipo de cambio efectivo del dólar de Singapur, sin ningún cambio de la amplitud ni del nivel de la banda de fluctuación. Este ajuste mantuvo el tipo de cambio en un camino apreciación modesta y gradual, adecuada a las buenas previsiones sobre la inflación, si bien temporalmente se permitió una ligera depreciación del dólar singapurense durante unos meses motivado por la notable apreciación del dólar USA.

En Abril de 2016 la MAS optó, en su revisión semestral, por seguir  una politica de apreciación del 0% respecto al dólar USA, esperando una inflación subyacente algo más moderada de entre 5% a 1,5% en 2016 (a medio plazo ligeramente por debajo del 2%).

En abril de 2017 la MAS optó, en su revisión semestral, por seguir una política de apreciación del 0% respecto al dólar USA, esperando una inflación subyacente algo mayor que la de 2016 debido principalmente a la subida de los precios del petróleo y al aumento de los precios administrativos, aunque seguirá manteniéndose ligeramente por debajo del 2%, al igual que en 2016.

En 2018, se decidió aumentar el ritmo de apreciación del dólar de Singapur ante las ligeras presiones inflacionistas que hubo.

 

En 2019, a pesar de no cambiar la política monetaria/tipo de cambio, Estados Unidos incluyó a Singapur en la lista de países que utilizan el tipo de cambio para ganar competitividad exterior, lo que produjo enfado y preocupación entre las autoridades singapurenses.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Políticas estructurales (programas, reformas, etc.)

Singapur mantiene una amplia gama de programas de incentivos en forma de incentivos fiscales y donaciones para ayudar a las empresas. Dichos programas tienen por objeto, entre otras cosas, incitar a las empresas implantadas en Singapur a ampliar e internacionalizar su producción; invertir en investigación y desarrollo (I+D), y en formación; promover la inversión en tecnología; facilitar el acceso a las oportunidades de contratación y respaldar la creación de pequeñas y medianas empresas (PYME) y el desarrollo de empresas nuevas. Varios programas de incentivos también están orientados a hacer que Singapur resulte atractivo como centro de actividades relacionadas con los servicios y como base para sedes mundiales y regionales de empresas.

Las autoridades de Singapur tienen los siguientes programas de incentivos fiscales:

  • Programa de Créditos para la Productividad y la Innovación (PIC)
  • Desgravación por la Intensificación del Uso de la Tierra (LIA)
  • Incentivos fiscales para los corredores marítimos y los agentes que negocian acuerdos de fletamento
  • Incentivo para la promoción de las actividades de corretaje de seguros y reaseguros

 Programas de donaciones:

  • QUEST
  • Fondo Nacional de Productividad
  • Asociaciones para la Transformación de las Capacidades (PACT)
  • Programa de Incubación Tecnológica (TIS)
  • Fondo de Capital-Riesgo de Inicio (ESVF)

En Singapur destacan también las siguientes inciativas:

-Programa para que las startup escalen: Scale-up SG.

-Programa para comercializar tecnología: Innovation Agents programme.

-Recientemente se ha anunciado un potente fondo para el desarrollo de aplicaciones productivas 5G.

-Para la digitalización de las PYMEs: SMEs Go Digital programme.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex