Estructura de la oferta

Resumen de la estructura de la oferta

Letonia tiene una superficie de 64.559 km2 y una población de 1.933.200 habitantes (octubre de 2017) con una densidad de población de 29,9 habitantes por Km2.
 
Es un país con un poder adquisitivo medio-bajo dentro de la UE. En 2016 el PIB se situó en 25.021 M€ - el español es 45 veces mayor, y en términos per cápita en 12.762 €, un 53% del español.  A pesar del relativamente bajo poder adquisitivo que muestra el país (la renta per cápita en el 2016 ascendió tan solo al 65% de la media comunitaria), Letonia es uno de los países que más ha progresado en materia de convergencia real con el resto de la Unión en los últimos años.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Precios (minoristas y mayoristas)

Durante los años de intenso crecimiento económico (2003-2007) la oferta fue incapaz de satisfacer la creciente demanda generándose una presión creciente sobre los precios. La tasa de inflación llegó a alcanzar el 16%, una tasa absolutamente insostenible propia de una economía con sobrecalentamiento.
La llegada de la crisis se tradujo en una gran contracción de la demanda y un exceso de oferta que deprimió los precios. Además de la contracción del crédito por el lado de la demanda, se produjo una intensa reducción de los salarios que disminuyó el poder adquisitivo de los agentes económicos.
Como resultado, la tasa de crecimiento de los precios se fue desacelerando hasta alcanzar valores negativos en el 2010, año en que los precios cayeron un 1,1%. Sin embargo, en los años posteriores el crecimiento no fue negativo y la recuperación de la economía letona en 2011 hizo remontar la inflación a un 4,4% y en 2012 a un 2,3%, permitiendo así a Letonia cumplir el criterio de Maastricht para la adhesión al euro. Las tasas de inflación en los últimos años  muestran cifras muy bajas: un 0,2% en 2015 y un 0,1% en 2016. La previsión es que en 2017 y 2018 el IPC se sitúe en el 2,2% y 2,0% respectivamente.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Infraestructuras económicas (transporte, telecomunicaciones y energía)

Puertos marítimos

Los puertos de Ventspils, Riga y Liepaja desempeñan un papel clave en el comercio de tránsito. Son puertas de entrada importantes para las importaciones de países de la CEI y Rusia y puertas de salida de productos letones. Riga, como zona industrial y de consumo, y los puertos libres de hielo de Ventspils y Liepaja, ofrecen buenas condiciones para el desarrollo de servicios de tránsito y transporte. Los principales productos cargados en los puertos letones son los derivados de petróleo, carbón, cereales, fertilizantes, madera.
El puerto de liderazgo en términos de volumen de carga y descarga es Riga (el volumen de mercancías cargadas/descargadas en 2016 ascendió a 37 millones de toneladas). Existen conexiones de transporte con Alemania y Suecia, así como importantes servicios logísticos disponibles en los tres puertos francos.
 
Carreteras
El sistema de carreteras de Letonia consta de 73.592 km, de los que 20.131 km son carreteras estatales. Las carreteras principales tienen 1.749,5 kms y las regionales cerca de 5.800 kms. Las carreteras constituyen el principal medio de transporte de viajeros y mercancías en el interior del país. Con el apoyo financiero de la UE, Letonia se ha embarcado en la mejora de su red de carreteras, respecto a la que el Ministerio de Transporte gestiona un cronograma de necesidades a medio y largo plazo Este ministerio tiene identificados numerosos proyectos futuros de carreteras. Asimismo, se ejecutan obras basadas en el “Programa de Reconstrucción de Carreteras del Estado”, que se va adaptando a las necesidades y que se financian con apoyo de fondos CEF. 
 
Ferrocarriles
La red principal de ferrocarriles tiene una longitud de 1.860 km, conectando el país a destinos tan distantes como el Lejano Oriente ruso. Rusia y Letonia comparten ancho de vía común, facilitando el transporte ferroviario. En la actualidad, los ferrocarriles de Letonia sobre todo sirven como línea troncal de tránsito.
Con el fin de facilitar los flujos comerciales en la dirección norte-sur e integrar las redes de Letonia, y demás países bálticos, con las de la Unión Europea, se está construyendo una ruta de tren panbáltica con Estonia y Lituania (Rail Baltica). Se trata de la construcción de una línea doble de ferrocarril de ancho europeo, para pasajeros y mercancías, de 870 kms de largo (desde Tallin hasta la frontera entre Lituania y Polonia), de velocidad alta (hasta 240 kms/h para pasajeros y 120 kms/h para mercancías), que forma parte del Corredor Mar del Norte – Báltico. El coste de construcción del tramo báltico es de unos 5.800 millones de euros, de los que 1.900 millones de euros corresponden al tramo de Letonia. Los fondos provienen de la Unión Europea (CEF, hasta un 85%) y de los tres países bálticos. Esta línea está previsto que continúe a través de Polonia para enlazar con las redes ferroviarias europeas. El proyecto ya está iniciado y avanza a base de subsecuentes convocatorias de concursos. Se prevé que se haya terminado en 2026. Letonia juega un papel central en este proyecto ya que los tres países bálticos han formado una empresa mixta, RB Rail AS, que coordina de manera muy estricta todo el proyecto y está ubicada en Riga, la capital letona.
 
Transporte aéreo
Hay solo un  aeropuerto internacional que opera en Letonia: el Aeropuerto Internacional de Riga, RIX, propiedad del estado. Entre 2005 y 2015 ha crecido desde 1 millón de pasajeros hasta 5 millones en 2015. El aeropuerto Internacional de Riga es el líder en el transporte aéreo y el centro de tránsito de los tres Estados bálticos.El aeropuerto de Liepaja solo tiene vuelos a/de Riga y el aeropuerto de Ventspils fue cerrado en 1983 (fue reabierto en 2008 solo para un par de meses). El desarrollo de aerolíneas de bajo coste como Air Baltic ha cambiado de manera significativa la estructura de vuelos, pasajeros y servicios aeroportuarios. Como resultado, en 2006 la nueva terminal norte fue construida y abierta al público. En octubre de 2008, se terminó de ampliar la pista actual a 3,2 km, actualmente es categoría 2, de modo que cualquier tipo de avión puede aterrizar en Riga. En noviembre de 2016 se inauguró una nueva terminal del aeropuerto que ha permitido aumentar la capacidad del aeropuerto hasta 7-10 millones de pasajeros al año. El Ministerio de Transporte tiene hasta cuatro proyectos de mejora del aeropuerto de Riga, para su posible implementación a medio plazo.
 
Oleoductos
El sistema de oleoductos y gaseoductos en Letonia ofrece servicios de transporte y almacenamiento de petróleo, productos derivados del petróleo y el gas. La longitud total de los mismos en Letonia es de 417 kilómetros y 1.242 kilómetros respectivamente. Permiten conectar las plantas de extracción de petróleo y refinería en Rusia y la CEI (la más cercana está en Polock, en Bielorrusia), a los puertos de Letonia.
En cuanto a interconexiones gasísticas con Estonia y Lituania, las interconexiones actuales parece que se consideran suficientes, pero podría haber oportunidades futuras con respecto al almacén subterráneo de gas de Inculkans.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Población activa y mercado de trabajo. Desempleo

La intensa crisis internacional de 2008 sufrida también por Letonia tuvo repercusiones muy intensas en el mercado de trabajo. En el trienio 2008-2010 se perdieron más de 200.000 puestos de trabajo, la tasa de desempleo se triplicó desde la situación de práctico pleno empleo en 2008 (6,5% de desempleo),  llegando a alcanzar el 22% de la población activa en los peores momentos de la crisis.
La tasa de desempleo habría sido aún mayor si la población activa no hubiese disminuido un 6% en ese período, fruto del efecto “desánimo” y de la emigración a otras economías de la UE.
No obstante, debido a la recuperación de la economía, la tasa de desempleo empezó a caer: desde el máximo del 15,4% en 2011 ha ido descendiendo hasta el  9,6% en 2016. Se prevé que en 2017 y 2018 la tasa siga descendiendo hasta el 9,2% y 8,7% respectivamente.
En 2016, la tasa de desempleo masculina fue del 10,9%, mientras que la femenina se situó en el 8,4%.  Las tasas más altas de desempleo se registran entre los jóvenes (un 17,1% en el grupo de edad de 20-24 años y un 10,8% en el grupo de 25-29 años) y entre los cincuentones (un 10,7%).

Volver a índice de Estructura de la oferta

PIB per capita y distribución de la renta

En 2016 el índice de GINI, según Eurostat, se situó en 34,5 y fue igual que el de España (el ranking de 2016 todavía no está disponible). La relación entre la renta del 20% de la población más rica y el 20% de la población más pobre, índice S80/S20 de desigualdad de ingresos, según Eurostat, en el año 2016 se situó en un 6,2 (en España en 6,6).

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector primario

El sector agrícola se ha reducido tanto en términos absolutos como relativos desde la independencia del país, el porcentaje de la agricultura en el PIB pasó del 23,1% en 1990 al 3,2% en 2016, la caída en la mano de obra ha sido aún más pronunciada (lo que ha mejorado la escasa productividad de las explotaciones) hasta situarse en el 7,7% de la población activa en el 2016.

Según datos del censo agrícola de 2014 existen un total de 83.386 explotaciones agrícolas de todos los tamaños repartidas en 2.879.100 ha. de suelo de las que 1.933.800 hectáreas han sido clasificadas como suelo agrícola, lo que arroja un promedio de 23 ha. de suelo por explotación. El suelo agrícola utilizable se elevó a 1.796.300 ha. representando el área cultivable el 62,6% del total de suelo agrícola. El 73% de las explotaciones agrícolas presentan una estructura de autoconsumo.

Tras la pérdida de mercados tradicionales en los 90, la producción agraria aumentó hasta un 11,3% en el 2000, debido a un aumento de las cosechas y de la producción ganadera, para irse ralentizando a partir de entonces, mostrando un crecimiento en torno al 6% anual. Este crecimiento estuvo muy por debajo de otros sectores de la economía acusando el proceso de terciarización de la economía en detrimento del sector primario.

Los principales subsectores son el cultivo de cereales, granjas de productos lácteos y cría de ganado porcino. Los cultivos más importantes son los cereales (trigo, cebada, avena y centeno), lino, remolacha, patatas y otros vegetales. La producción ganadera (carne de cerdo y de vaca, fundamentalmente), disminuyó en la década de los 90, pasando el país a depender de las importaciones de carne (durante los 25 años de independencia la producción de carne se redujo casi tres veces, la producción de leche - dos veces).

El sector agrícola está desempeñando un papel cada vez más reducido en la economía por el desarrollo del sector servicios. Por otro lado, con motivo de la adhesión a la UE Letonia ha debido adaptar sus explotaciones agrícolas viéndose afectadas por la imposición de cuotas de producción por parte de la UE.

Los bosques, que cubren el 49,5% del territorio, constituyen un recurso crucial para la producción maderera, la industria de papel y el turismo.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector secundario

La industria letona de la época soviética se caracterizaba por su integración en el sistema  de la URSS, su elevado grado de concentración, y una fuerte dependencia de las importaciones de materias primas, energía y mano de obra en el seno de la Unión Soviética. De ahí que, económicamente, se haya visto muy negativamente afectada por su desaparición, al igual que otros países que formaban parte de la misma.
Desde un punto de vista general, la industria letona se caracteriza por el uso intensivo de mano de obra en sectores de bajo valor añadido como los de preparados de alimentos, productos derivados de la madera y textiles. Además, Letonia dispone de escasos minerales representando la minería un mero 0,5% del PIB. Sus recursos naturales incluyen turba, dolomita, caliza, yeso, gravilla y ámbar.
Las industrias de maquinaria y ligera han comenzado a recuperarse después de la profunda reconversión realizada durante la década transcurrida desde la independencia. Después de este período las empresas letonas reorientaron sus exportaciones a los países de la UE15. Más recientemente, tras la adhesión a la UE, se han intensificado los intercambios con los países miembros así como con los países CIS (Rusia, Ucrania y Bielorrusia).
Aún así, el sector manufacturero presenta un reducido peso en la economía del país que llegó a ser inferior al 10% del PIB en el 2009. Si bien la reciente recuperación del sector exterior ha reactivado la producción industrial de manera que en el 2016 el sector aportó al PIB el 12,5% y empleó al 13,8% del total de la población activa.
Mención aparte merece el sector de la construcción, caracterizado por un explosivo crecimiento en los años posteriores a la adhesión a la UE que se tradujo en un significativo peso en la economía del país. Tras el estallido de la burbuja, el sector ha acometido una intensa reestructuración en los últimos años que ha reducido su peso en la economía prácticamente a la mitad y se espera que su aportación se estabilice en ese nivel en los próximos años. En 2016 su importancia se redujo con respecto a años anteriores, suponiendo un 5,2 en PIB y 7,4% en población ocupada.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector terciario

La evolución del sector de servicios refleja la terciarización de la economía letona (a expensas de la agricultura y del sector manufacturero). Además, el proceso de reformas estructurales para transformar una economía típicamente centralizada en una economía de mercado, implicó una reducción ostensible del sector público en general.

Desde 1992 este sector ha crecido de forma continuada. En la actualidad el sector servicios representa casi un 75% del PIB. Los sectores más relevantes son los típicos en una economía desarrollada, encabezada por el comercio, servicios de educación y salud, así como la logística, telecomunicaciones y servicios a la vivienda.

Volver a índice de Estructura de la oferta