Información del mercado

El mercado (nivel de vida, rasgos de la demanda, centros económicos)

Existen en Portugal dos centros de consumo principales que son la “Gran Lisboa” y el “Gran Oporto” que, con un radio de influencia de tan sólo 50 km en cada caso, atienden a una demanda potencial de unos tres millones de consumidores en la zona norte y unos 3,5 millones en la zona centro. Siendo la población total del territorio de unos 10,3 millones de habitantes, esto significa que el 63% de la misma queda dentro del perímetro de las zonas de influencia anteriormente citadas. También cabe destacar que los centros regionales de Braga (norte de Oporto) y Setúbal (sur de Lisboa) han cobrado importancia en los últimos años.

El área metropolitana de Lisboa es el mayor centro comercial del país y presenta la mayor concentración de servicios, con un 30% del total de establecimientos comerciales, seguido a cierta distancia por Oporto.

Según datos de Informa - D&B, más de 2.400 empresas españolas tienen actualmente inversiones estables en Portugal, dando empleo a casi 100.000 portugueses. Las inversiones abarcan prácticamente todo el abanico de sectores, aunque se concentran fundamentalmente en el de servicios.
 

Volver a índice de Información del mercado

Canales de distribución. Estructura y marco legal de la distribución comercial

El sistema de distribución portugués ha venido registrando un proceso de transformación intenso en los últimos 30 años, más visible en el comercio minorista que en el mayorista. Los cambios ocurridos han tenido un fuerte impacto en las relaciones entre pequeñas y grandes empresas y entre comerciantes independientes y cadenas, motivando el nacimiento a finales de los años 80 de una nueva legislación en materia de licencias comerciales y, más tarde, nuevas reglas sobre los horarios comerciales.

La composición del comercio mayorista es bastante diversificada. Sin embargo, dos de sus subsectores, bienes alimenticios y otros bienes de consumo representan el 50% de su volumen de ventas y otro tanto en términos de empleo total. En lo que se refiere al peso en el número total de empresas, éste no es tan significativo ya que buena parte de ellas están dominadas por los agentes comerciales, subsector de reducida dimensión empresarial y con frecuencia constituido por empresas en nombre individual.

Los distritos de Lisboa y Oporto son los que concentran un mayor número de mayoristas (un 49,44% de las empresas). También en estas dos regiones, consecuentemente, es donde se concentra una mayor densidad de trabajadores. En lo que a la antigüedad se refiere, el 90,80% de las empresas tienen más de 10 años, lo que demuestra que las empresas mayoristas han soportado la crisis y han logrado mantenerse, pese a las dificultades.

La estructura del comercio minorista se caracteriza todavía por un elevado número de pequeñas empresas de carácter familiar que, en función de la proliferación de las grandes cadenas, se están viendo obligadas a la especialización y modernización, con vistas a su adaptación a los cambios del mercado. No obstante, este proceso ha ido ocurriendo de forma desigual en los diferentes sectores del comercio minorista.

Tras una serie de medidas de austeridad, el sector de venta minorista decayó entre 2011 y 2014. Sin embargo, efectos de la pandemia del Covid-19 al margen, desde entonces ha repuntado en un contexto económico mejorado, junto con una bajada del desempleo y una estabilización de los ingresos de los hogares.

Las nuevas formas de distribución han ido rompiendo con los patrones tradicionales de localización y organización espacial del comercio. Los principios de la centralidad y proximidad que durante años han organizado espacialmente la actividad comercial, han dado lugar a la accesibilidad y facilidad de circular, con lo cual la periferia de los grandes centros urbanos es claramente el emplazamiento más favorable a la localización de las grandes superficies. No obstante, el surgimiento de nuevas técnicas de venta, han hecho que el fabricante haya pasado de necesitar intermediarios a dirigirse directamente al consumidor final, gracias a internet. La situación de las empresas minoristas tiene similitudes con las de los mayoristas. Se concentran también en las principales dos ciudades de Portugal, en Lisboa y Oporto, siendo en Lisboa donde las ventas alcanzan un mayor valor, poco menos del doble que las realizadas en Oporto. Por otra parte, casi la totalidad de las empresas también se constituyeron hace más de 10 años.

Los principales grupos son:

- El grupo Sonae, que incluye a Continente, Modelo-Continente - líderes de hipermercados; es el vendedor minorista de comestibles más popular en el país.

- El grupo Jerónimo Martins es el segundo distribuidor de alimentación de Portugal con las marcas Pingo Doce y Feira Nova.

- Minipreço - líder de tiendas de descuento, propiedad del grupo español Dia.

El surgimiento de las grandes superficies en Portugal, tanto en el formato "hipermercado" como en el de "centro comercial" tiene sus primeros reflejos en el marco legislativo en 1989 con la publicación del Decreto Ley nº190/89 en el que se establecían reglas específicas de licenciamiento de las denominadas "grandes superficies comerciales". Posteriores alteraciones en legislación han sustituido la denominación "gran superficie" por la de "unidad comercial de dimensión relevante", en la que el concepto de dimensión no se basa solamente en el área de venta considerada aisladamente, sino que abarca el área de venta acumulada del conjunto de establecimientos pertenecientes a un mismo grupo o empresa.

En el marco legal del comercio y distribución podemos destacar los siguientes textos legales:

- Decreto Ley 178/86 de 3 de julio, alterado por el Decreto Ley 118/93 de 13 de abril sobre agentes comerciales;
- Decreto Ley 238/86 de 19 de agosto, alterado por el Decreto Ley 42/88 de 6 de febrero, establece la obligatoriedad de que las informaciones sobre características esenciales de los bienes destinados a la venta al público estén redactadas en idioma portugués con independencia de su reproducción en otros idiomas;
- Decreto Ley 138/90 de 26 de abril, alterado por el Decreto Ley 162/99 de 13 de mayo, establece la obligatoriedad de fijar los precios en todos los productos destinados a la venta al por menor y que todas las prestaciones de servicios han de exhibir el correspondiente precio de venta al consumidor;
- Decreto Ley 70/2007 de 26 de marzo, regula las promociones, rebajas y liquidaciones;
- Decreto Ley 111/2010 de 15 de octubre, altera el régimen de los horarios de funcionamiento de las superficies comerciales, descentralizando la decisión de alargamiento o restricción al poder local (Ayuntamientos);
- Decreto Ley 48/2011 de 1 de abril, define las actividades de comercio y establece las condiciones básicas de acceso a la actividad comercial; simplifica el régimen de acceso y el ejercicio de diversas actividades, a la vez que crea una ventanilla única electrónica llamada “ventanilla del emprendedor”;
- Decreto Ley 62/2013 de 10 de mayo: transpone al derecho interno la Directiva nº2011/7/UE del Parlamento y del Consejo, estableciendo medidas contra los atrasos en los pagos de las transacciones comerciales;
- Decreto Ley 24/2014 de 14 de febrero, transpone la directiva 2011/83/UE del Parlamento y del Consejo sobre derechos de los consumidores;
- Decreto Ley 10/2015 de 16 de enero, establece el régimen jurídico de acceso y regula el ejercicio de las actividades de comercio, servicios y restauración;
- Decreto Ley 12/2021 de 9 de febrero: Asegura la implementación en el ordenamiento jurídico interno del Reglamento (UE) 910/2014 sobre identificación electrónica y servicios de confianza para transacciones electrónicas en el mercado interior.
 

Volver a índice de Información del mercado

Importancia económica del país en la región

   

 Crecimiento real del PIB 2016 2017 2018 2019 2020 2021 
Portugal 1,6 3,5 2,6 2,5 -7,6 4,9
España 3,2 3,0 2,4 2,0 -10,8 5,0
UE 27 2,0 2,5 2,0 1,3 -6,5 5,1

 

PIB per cápita en PPS 2021
UE27 32.330
DE - Alemania 42.920
AT - Austria 45.040
BE - Bélgica 43.740
BG - Bulgaria 9.850
CY - Chipre 25.940
HR - Croacia 14.740
DK - Dinamarca 57.140
SK - Eslovaquia 17.820
SI - Eslovenia 24.680
ES - España 25.410
EE - Estonia 23.060
FI - Finlandia 45.620
FR - Francia 36.520
GR - Grecia 17.140
HU - Hungría 15.810
IE - Irlanda 83.990
IT - Italia 30.130
LV - Letonia 17.480
LT - Lituania 19.740
LU - Luxemburgo 114.370
MT - Malta 27.930
NL - Países Bajos 49.090
PL - Polonia 14.940
PT - Portugal 20.530
CZ - República Checa 22.340
RO - Rumanía 12.480
SE - Suecia 50.910

Fuente: INE

 

 

Volver a índice de Información del mercado

Perspectivas de desarrollo económico

Las últimas proyecciones del Banco de Portugal apuntan a un crecimiento del PIB del 4,8% en 2021 y del 5,6% en 2022, mientras que la Comisión Europea espera un crecimiento del 4,1% y 4,3%, respectivamente.

Esta proyección asume que las medidas de contención se mantendrán o restablecerán hasta finales de 2021 y luego se aliviarán de forma paulatina, y que la actividad volverá al nivel prepandemia a finales de 2022 por lo que para 2023 el Banco Central de Portugal estima un crecimiento económico del 2,4%. En el mercado laboral, se espera un aumento del empleo y una reducción de la tasa de desempleo a partir de mediados de 2022.

Para 2021 se espera un crecimiento real del 4,9% en el consumo público. Esta aceleración refleja el regreso de los servicios públicos a su funcionamiento normal. El consumo privado, con una disminución del 5,9% en 2020, debería experimentar un crecimiento del 3,3% en 2021 y 4,9% en 2022 y, en 2023 deberá acercarse al nivel observado antes de la crisis pandémica.

Para el período 2021-23 se espera una recuperación paulatina del empleo y un aumento de la productividad. La lenta recuperación del empleo se deriva de la evolución esperada para los sectores más expuestos a los contactos personales, vinculados al alojamiento, la restauración, los viajes y los servicios recreativos. En este contexto, el empleo debería volver al nivel prepandemia a finales de 2023. En un entorno de cierta incertidumbre, y con la tasa de desempleo por encima del nivel prepandemia, la tasa de ahorro se mantendrá por encima de la observada en 2019, aunque con tendencia a la baja.

La formación bruta de capital fijo (FBCF) tendrá un crecimiento medio de 7% entre 2021-2023. Después de una caída bastante moderada del 1,9% en 2020, debido a la contribución positiva del sector de construcción en un escenario de intensa reducción de la actividad económica, se espera que la inversión se recupere más rápido que en ciclos anteriores. La FBCF empresarial se redujo un 4,4% en 2020, y para el periodo 2021-23 se proyecta una variación media anual de este componente del 6,4%, sostenida por los fondos europeos y la recuperación de la demanda.

Según el Banco de Portugal, la contracción experimentada en las exportaciones de bienes y servicios durante 2020 se compensará a lo largo de 2021 y 2022 pero se espera que los niveles anteriores a la crisis no lleguen a alcanzarse hasta 2023. La caída de las exportaciones refleja principalmente un descenso muy acusado de servicios asociados al turismo (-57,6%). Las importaciones de bienes y servicios muestran una trayectoria similar a las exportaciones (-15,1% en 2020 y crecimiento del 8,8% y 9,1% en 2021 y 2022, respectivamente). La capacidad de financiación de la economía, medida por el saldo combinado de la cuenta corriente y de capital, registró el 0.1% del PIB en 2020, y se espera que se mantenga positiva en los próximos años (0.5% y 2.3% en 2021 y 2022, respectivamente).

Durante los próximos dos años, se espera que la inflación, medida por el índice de precios al consumidor armonizado, se mantenga baja, aumentando el 0,3% en 2021 y el 0,9% en 2022.
 

 

Volver a índice de Información del mercado

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex