Marco Político

Sistema de gobierno, partidos políticos y división de poderes

El sistema político jordano se define como una monarquía constitucional que proclama el Estado de Derecho, pero la Constitución de 1952 y las leyes que la desarrollan conceden al Rey facultades de carácter ejecutivo y amplios poderes, de modo que Jordania se puede considerar una autocracia liberal. El Rey es el Jefe del Estado, que ejerce de manera compartida poderes ejecutivos y legislativos. 
 
Desde el 7 de febrero de 1999 el Rey es Abdullah II, hijo primogénito del Rey Hussein. El poder ejecutivo recae en el Rey, el Primer Ministro y el Consejo de Ministros, y el poder legislativo reside en el Rey y la Asamblea Nacional. El poder judicial lo ejercen los tribunales civiles, especiales y religiosos.
 
El Parlamento es bicameral, compuesto por un Senado de 60 miembros elegidos directamente por el Rey y una Cámara de Representantes de 130 miembros – tras la modificación introducida en 2012 - que es elegida democráticamente. La Ley Electoral, aprobada en 2012, prevé un sistema mixto: los electores votan a listas e individuos a nivel nacional que compiten por 27 escaños según una fórmula proporcional; y el resto de los escaños (123) según la denominada fórmula “un hombre-un voto”, divididos en las 43 demarcaciones.
 
En Jordania no existe una tradición de partidos políticos, en parte por motivos culturales y en parte porque el sistema político no favorece su creación y funcionamiento. Los partidos políticos fueron prohibidos en distintos momentos de la historia del país. En 1989, el Rey Hussein permitió un proceso de apertura democrática y legalizó los partidos políticos. Desde entonces, numerosas formaciones se han inscrito en el registro. Entre ellas, destaca poderosamente el Frente de Acción Islámica (FAI), brazo político de los Hermanos Musulmanes, creado en 1993. Se trata de la única fuerza política organizada con un mensaje atractivo para amplios sectores desfavorecidos de la población. Además de propugnar un conservadurismo social, reclaman transparencia y austeridad en el Gobierno y la erradicación de la corrupción.
 
Junto con el FAI, se pueden mencionar otros partidos políticos de escaso peso: el Partido de la Corriente Nacional (pro-régimen), el Partido Jordano Baath Árabe Socialista (pan arabista, nacionalista árabe y socialista), el Partido de Unidad Democrática, el Partido de Centro Islamista (conservador), el Partido de la Unión de la Nación (nacionalista jordano y conservador), el Partido Comunista o el Partido “Hashd”.
 
Con el inicio de la “Primavera Árabe”, el Gobierno jordano aprobó una nueva Ley de Partidos Políticos que tenía por objetivo fomentar la creación de nuevas formaciones. En estos momentos figuran inscritos 23 partidos en el Registro del Ministerio de Desarrollo Político.
 
El 20 de septiembre 2016 se celebraron las últimas elecciones parlamentarias, con una tasa de abstención del 63%. El partido más votado fue el Frente de Acción Islámica (FAI), la facción política de los Hermanos musulmanes, con un 12%, aunque la mayor parte de los 150 escaños de la Cámara Baja están en poder de los líderes de las tribus, que constituyen el apoyo político de la monarquía hachemita. De los 130 representantes elegidos, sólo 27 pertenecen a la lista nacional, 15 forman la cuota femenina y el resto pertenecen a grupos y partidos políticos, o son independientes. Ningún partido ha conseguido relevancia suficiente para ostentar de forma clara el poder. 
 
El sistema político jordano se define como una monarquía constitucional que proclama el Estado de Derecho, pero la Constitución de 1952 y las leyes que la desarrollan conceden al Rey facultades de carácter ejecutivo y amplios poderes, de modo que Jordania se puede considerar una autocracia liberal. El Rey es el Jefe del Estado, que ejerce de manera compartida poderes ejecutivos y legislativos. El Rey nombra al Jefe del Gobierno y a sus ministros.
 
La Cámara Baja es la responsable de realizar el control del gobierno, emitir el voto de investidura y, en su caso, los de confianza o censura.
 
En junio de 2018 el Rey Abdullah II nombró a un nuevo Primer Ministro, Omar Razzaz, y a un nuevo equipo de gobierno. Desde entonces, ha sustituido a alguno de sus ministros y asignado nuevas carteras en diferentes fechas: octubre de 2018, enero de 2019 y noviembre de 2019.
 
Actualmente, el gobierno se compone de la siguiente forma:
 
Omar Razzaz: Primer Ministro y Ministro de Defensa
 
Sami Daoud: Ministro de Estado para Asuntos de primer ministerio
 
Rajai Muasher: Viceprimer Ministro y Ministro de Estado
 
Ayman Safadi: Ministro de Asuntos Exteriores y Expatriados
 
Tayseer Nueimi: Ministro de Educación
 
Muhyiddine Touq: Ministro de Educación Superior e Investigación Científica
 
Basma Ishaqat: Ministra de Desarrollo Social
 
Musa Maaytah: Ministro de Asuntos Políticos y Parlamentarios 
 
Sami Kamel Dawood: Ministro de Estado para Asuntos del Gabinete
 
Nidal Faisal Al Batayneh: Ministro de Trabajo
 
Dr. Saad Fayez Jaber: Ministro de Sanidad
 
Falah Al Amoush: Ministro de Obras Públicas y Vivienda
 
Walid Masri: Ministro de Asuntos Municipales
 
Majd Mohammad Shweikeh: Ministra de Turismo y Antigüedades
 
Ibrahim Al Shehaidah: Ministro de Agricultura 
 
Saleh Kharabsheh: Ministro Medio Ambiente
 
Bassam Talhouni: Ministro de Justicia
 
Waleed Mohiuddin: Ministro de Administración Local.
 
Salama Hammad Al-Seheem: Ministro del Interior
 
Mohammad Khalaileh: Ministro de Awqaf y Asuntos Islámicos
 
Ezzeddine Kanakrieh: Ministro de Finanzas
 
Raed Abu Al-Saud: Ministro de Agua y Riego
 
Khalid Saif: Ministro de Transporte
 
Tareq Hammouri: Ministro de Industria, Comercio y Abastecimiento
 
Amjad Adaileh: Ministro de Estado para Asuntos de Medios
 
Hala Zawati: Ministra de Energía y Recursos Minerales
 
Mohammed Al-Ississ: Ministro de Estado para Asuntos Económicos
 
Wissam Rabadi: Ministro de Planificación y Cooperación Internacional
 
Fares Braizat: Ministro de Juventud 
 
Basim Tweisi: Ministro de Cultura
 
Muthana Gharaibeh: Ministro de Economía Digital y Liderazgo
 
Yasera Assem Ghosheh: Ministra de Estado para el Desarrollo Administrativo e Institucional
 
Mubarak Abu Yamin: Ministro de Estado de Asuntos Jurídicos
 
En cuanto al Poder Judicial, la constitución jordana, cuya modificación de 2011 consagra su independencia, prevé tres categorías de tribunales: 
 
  • Tribunales civiles: tribunales de primera instancia, de apelación y el Tribunal de casación, para la jurisdicción civil. Asimismo, el Alto Tribunal de Justicia opera en lo contencioso-administrativo. 
  • Tribunales religiosos: Tribunales de “Sharia”, con jurisdicción en asuntos de ley personal según la ley islámica; tribunales eclesiásticos, para comunidades no musulmanas en asuntos de ley personal.
  • Tribunales especiales: tribunales extraordinarios y el Tribunal de Seguridad del Estado; una reforma de 2011 limita la jurisdicción de este último tribunal a casos especialmente graves.

 

 

Volver a índice de Marco Político

Organización administrativa y territorial del Estado

La división administrativa del Estado está regulada por la Normativa Nº 46/2000, que entró en vigor el 1 de enero de 2001. 
 
Jordania tiene dividido su territorio en 12 provincias denominadas “regional governorates” o “muhafathat”. Éstas son Amman, Irbid, Balqa, Karak, Ma´an, Zarqa, Mafraq, Tafileh, Madaba, Jerash, Ajloun y Aqaba. Cada provincia a su vez se divide en distritos, subdistritos, municipalidades, ciudades y villas.
 
Aunque se ha intentado llevar a cabo una descentralización progresiva del Gobierno, actualmente, a la excepción de Aqaba, las provincias poseen pocas competencias. Actúan fundamentalmente como órganos de apoyo en la ejecución de las decisiones del Gobierno Central. 
 
Los Gobernadores de cada provincia son designados por el Rey a través del Ministerio de Interior. Dentro de cada provincia a un nivel inferior están las ciudades y villas cuyos alcaldes sí son elegidos democráticamente, con la excepción de la capital, Amman, cuyo alcalde es designado por el Consejo de Ministros. Existe un Ministerio de Asuntos Municipales que intenta velar por que los alcaldes cumplan con su cometido.

Volver a índice de Marco Político

La administración económica y su distribución de competencias

Hay más de 29 ministerios en Jordania, de entre los cuales los siguientes tienen contenido económico:
 
-      El Ministerio de Finanzas: elabora anualmente el presupuesto, negocia la deuda pública y ejecuta la política fiscal.
 
-      El Ministerio de Planificación y Cooperación Internacional: elabora los planes de desarrollo a largo plazo y gestiona la ayuda financiera (préstamos y donaciones). Participa en el establecimiento de prioridades y en la asignación de ayuda internacional entre los distintos proyectos públicos planteados.
 
-      El Ministerio de Industria, Comercio y Abastecimiento: presta apoyo a la inversión y al comercio exterior. Se encarga de las negociaciones con Instituciones Multilaterales y otros países relacionadas con el comercio. 
 
-      El Ministerio de Energía y Recursos Minerales: se encarga de la gestión y organización del sector de la energía y la planificación general del proceso de sector y el desarrollo de políticas públicas y garantizar su aplicación con el fin de alcanzar los objetivos generales del sector de la energía, que es el ahorro de energía y la organización de sus asuntos y el intercambio de electricidad con los países vecinos, y atraer capital global para invertir en esta área. 
 
-      Ministerio de Agua e Irrigación: entre sus objetivos se encuentra aumentar la proporción de la cantidad de fuentes de agua y disminuir la brecha entre la demanda y los recursos acuíferos.
 
-      Ministerio de Transporte: su objetivo es el desarrollo de la política pública para el transporte y la supervisión de su ejecución en coordinación y cooperación con las autoridades competentes.
 
Las divisiones administrativas regionales (gobernorates, en inglés) no disfrutan de competencias apreciables de orden económico. Constituye una excepción el territorio en torno al puerto de Aqaba (única salida al mar de Jordania) al que se ha dotado de un estatuto especial con el objetivo de lograr un desarrollo integral en torno al puerto comercial y la zona turística e industrial. Para ello, la autoridad de la zona de ASEZA, ‘Aqaba Special Economic Zone Authority’, goza de amplia autonomía y de ventajas fiscales, más allá de su carácter de zona franca. En el 2004 constituyó una empresa pública de desarrollo, ‘Aqaba Development Co.’, con 50 % del capital de ASEZA y 50% del Gobierno Jordano. Esta sociedad es la propietaria del 100% de los activos, incluido el puerto y el aeropuerto, el suelo de la zona y de todos los ingresos que se produzcan en el transcurso de su actividad.

 

Volver a índice de Marco Político

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex