Información práctica

Formalidades de entrada y salida

Para los ciudadanos españoles, en visitas de hasta noventa días, es suficiente contar con el pasaporte en vigor. Hasta septiembre de 2011 era posible prorrogar ese periodo por otros 90 días. Desde esa fecha, aunque el plazo de permanencia máximo por año sigue siendo de 180 días, se ha establecido un periodo máximo de 90 días por semestre (dos entradas respetando los plazos de espera para la segunda entrada), lo que imposibilita la extensión automática. Para estancias más largas, es necesario visado. Es conveniente informarse con antecedencia en la Embajada o consulados de Brasil en España acerca de posibles requisitos sanitarios o documentación requerida para la entrada en el país. A finales de 2017 se produjeron varios brotes de fiebre amarilla en diversas regiones brasileñas y también se dan periódicamente frecuentes casos de dengue, zika y chicunguña.
Desde el 2 de abril de 2012, las autoridades brasileñas exigen los siguientes requisitos para ingreso de turistas españoles en territorio brasileño:
a) Pasaporte en vigor (mínimo seis meses);
b) Billete aéreo de ida y vuelta, confirmando así la fecha de regreso. El máximo de permanencia sin visado es de 90 días;
c) Comprobación de medios económicos suficientes para manutención durante su estancia en Brasil. El valor mínimo corresponde a 170,00 reales, aproximadamente 50,00 euros al día, que deberán ser comprobados, por ejemplo, mediante presentación de tarjeta de crédito y su última factura, para verificación del límite;
d) En caso de hospedaje en hotel: documento comprobatorio de reserva ya abonada o garantizada por medio de tarjeta de crédito;
e) En caso de hospedaje en residencia particular: carta invitación de un particular residente en la ciudad brasileña de destino, informando el plazo de estancia del turista español, con firma del declarante compulsada en notario brasileño (cartório), acompañada de comprobación de residencia (por ejemplo, cuenta de electricidad) emitida a nombre del declarante. Obs.: no hay formulario específico de carta invitación, siendo suficiente la declaración del interesado conteniendo las informaciones anteriormente mencionadas.
Estas medidas se aplican solamente a turistas.
Cuando el motivo del viaje fuera negocios deberán ser presentados documentos que comprueben las actividades que serán desarrolladas en esa condición durante la estancia en Brasil. En el caso de que no fuera posible, recibirán el mismo tratamiento que los viajeros en calidad de turistas.
 

Volver a índice de Información práctica

Lengua oficial y religión

El idioma oficial es el portugués. El español es generalmente bien entendido y en ocasiones se puede utilizar en las relaciones comerciales, pero es recomendable tener nociones de portugués a la hora de hacer negocios.

La religión predominantemente es la católica, si bien en los últimos 40 años la proporción de católicos se ha reducido desde el 92% en 1970 al 55% en 2017. Frente a este descenso de la población católica hay que destacar el auge del evangelismo, que ha pasado de representar el 5% de la población en 1970 al 30% en 2017. Las otras religiones con mayor protagonismo son el protestantismo así como diversas religiones animistas africanas, sobre todo, en el Nordeste.
 

Volver a índice de Información práctica

Moneda y tipo de cambio

La unidad monetaria desde 1994 es el Real, dividido en 100 centavos. Hay monedas de 5, 10, 25 y 50 centavos y de 1 Real. Los billetes son de 2, 5, 10, 20, 50 y 100 Reales. Los billetes de 1 Real han dejado de emitirse aunque todavía son admitidos. En 2013 se renovaron los billetes con un nuevo diseño, similar al anterior, pero con un mayor grado de seguridad.

Con respecto al tipo de cambio, en los últimos meses el real se ha depreciado de manera muy importante con respecto al dólar y al euro. El cambio actual (junio de 2018) se sitúa en torno a los 3,70 R$ el dólar y 4,40 R$ el euro.
 

Volver a índice de Información práctica

Corriente eléctrica

Como se comentaba, la energía eléctrica en Brasil puede ser 110v o 220v dependiendo del área geográfica. En Brasilia la tensión es de 220v, y en Rio de Janeiro y São Paulo de 110v. Además, la frecuencia de la red es de 60 Hz (en Europa, es de 50Hz). Hay que tener cuidado al viajar con los enseres personales eléctricos puesto que se pueden registrar sustos por esta razón.

El suministro eléctrico se encuentra en la actualidad en un estado algo precario, por un aumento de la demanda que no ha sido acompañado por un incremento de las inversiones en el sector. Por ello, en ciertas partes de la ciudad (sobre todo en la zona del lago, donde se encuentran las casas/mansiones) es muy habitual que se produzcan  apagones y subidas de tensión durante las tormentas. Se recomienda el uso de protectores de tensión en los aparatos electrónicos, como ordenadores, equipos de sonido de alta calidad, televisores, neveras, etc. Están disponibles en el mercado a precios bastante económicos, rozando los 25 USD para protectores de 500W.

La frecuencia de la red eléctrica en todo Brasil es de 60hz (50 hz en España), por ello ha de tomarse cuidado en las compras de todo tipo de aparatos eléctricos. Esto es especialmente indicado para los ordenadores y los lectores de CD, ya que utilizan el reloj de la toma eléctrica en su funcionamiento habitual y pueden provocar desagradables sorpresas. Los productos de video y sonido de calidad, así como muchos fabricantes de ordenadores, ya ofrecen sus productos con fuentes de alimentación bi-frecuencia y bi-tensión.
 

Volver a índice de Información práctica

Seguridad

La situación en casi todas las grandes ciudades de Brasil es de creciente inseguridad. Si bien en muchos casos el clima de violencia no llega a ser percibido por el visitante, por limitarse éste a recorrer las áreas de la ciudad mejor protegidas, es necesario tomar las debidas precauciones.

Los informes oficiales apuntan a que la situación de inseguridad que desde unos años atrás vive el país no queda reflejada solamente en los altos índices de criminalidad, y de proporciones semejantes a países de muy bajo desarrollo económico y social o bien cercanas a las cifras estimadas en los denominados “estados fallidos”, sino que la sensación de inseguridad que experimenta la población brasileña se expande hasta incluso formar parte de la cotidianeidad, derivando en unas prácticas personales de autoprotección o de asunción de la violencia que no se asemeja a la vida diaria en las diferentes naciones europeas. 

De acuerdo con el Índice de Progreso Social en el Mundo 2017 (Institute for Economics & Peace, 2017), Brasil ocupaba en ese año el lugar 108 de un total de 163 países en lo referente a paz global (descendiendo tres posiciones respecto al índice de 2016), constituyendo la violencia un coste de 1.210 dólares anuales per cápita (ocupando el puesto número 37 en coste, por delante de países como Mali, Chad o Turquía) y siendo el tercer país de Sudamérica peor valorado en situación global, tras Colombia y Venezuela. Es significativo también que el mismo informe lo sitúa en el puesto 142 en lo concerniente a seguridad pública y personal, empeorando también en tres posiciones la clasificación anual anterior. 

Según el Estudio de la ONG Seguridad, Justicia y Paz, la brecha socioeconómica latente en Brasil ha ocasionado un fenómeno estructural de la violencia exponencial en los últimos años que ha llevado a que 20 ciudades brasileñas se sitúen entre las 50 clasificadas como más violentas del mundo (la 49 es Curitiba, con una tasa de de homicidios por cada 100.000 habitantes de 34,9 y Brasilia, capital del país, registró una tasa de 27). Asimismo, datos estadísticos aportados por el Fórum Brasileiro de Segurança Pública (FBSP) para 2017 muestran la tragedia diaria que vive el país. Así, en apenas tres semanas de un período de 2017 murieron más personas en Brasil que en todo el resto del mundo por acciones terroristas en los cinco primeros meses del mismo año, resultando 3.314 individuos fallecidos. Para poder percibir mejor la realidad del país, se puede acudir a una breve comparativa estadística con España. De ese modo, mientras que Brasil ocupa el lugar 142 en seguridad pública y personal de un total de 163 países, España se sitúa en el puesto 22 del mismo listado. Otro ejemplo viene a ser la tasa de homicidios en el país: mientras que el número de homicidios dolosos alcanza en Brasil el 26,2 por cada 100.000 habitantes, en España se sitúa en 0,63 bajo la misma proporción.

 

 

Volver a índice de Información práctica

Condiciones sanitarias

En las grandes ciudades brasileñas se ofrece toda clase de servicios médicos y hospitalarios, tanto de carácter público como privado. En lo que se refiere a los privados, son caros.

En Brasilia existen varios hospitales privados de calidad razonable, si bien ante un problema grave, se recomienda ir a sao Paulo, pues en esa ciudad se encuentran los mejores hospitales de América Latina.

En lo que se refiere a farmacias y medicamentos, Brasilia no presenta ninguna carencia, encontrándose todo sin problema. Se encuentran facilmente  medicamentos genéricos.

En lo que se refiere a vacunación, es importante revisar los consejos recogidos en la web del Ministerio de Asuntos Exteriores español. Es recomendable la vacunación de fiebre amarilla.

De hecho, por resolución SG N° 033/18 del Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social, se exigirá el Certificado Internacional de Vacunación Contra la Fiebre Amarilla para viajeros con destino o Procedencia de Zonas de Riesgo.

La presentación del Certificado de Vacunación Internacional en los Puntos de Entrada y Salida es una exigencia para las personas que viajan o regresan al país de los sitios señalados por la OMS, que son actualmente los siguientes estados Brasil: Estado de Río de Janeiro, Estado de San Pablo, Estado de Espíritu Santo, Estado de Bahía.

También es recomendable visitar la página web de la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria de Brasil.

http://www.msc.es/profesionales/saludPublica/sanidadExterior/salud/centrosvacu.htm
http://portal.anvisa.gov.br/dicas-de-saude-para-viagem

Aunque el agua en Brasilia es potable, no se aconseja beberla, por su dureza y efectos sobre el sistema renal. Por tanto, debe beberse o bien agua mineral o bien, agua filtrada. 

Es conveniente tomar precauciones también en la limpieza de verduras y frutas.

En cuanto a picaduras de insectos (mosquitos) es importante el uso de repelentes fuertes en las horas de caida del sol. Y si es posible, cubrir las zonas con ropa (pantalón largo, camisas, etc). Hay que estar atento a la posible picadura de arañas y escorpiones.

Los nombres y direcciones de los principales hospitales pueden encontrarse en la página web de la Federación Brasileña de Hospitales: http://www.fbh.com.br

 

Volver a índice de Información práctica

Comunicaciones y conexiones con España

Desde España hay vuelos directos a Brasil desde Madrid y Barcelona, si bien ninguno de estos vuelos llega de manera directa a la capital, Brasilia.

Las aerolíneas que tienen vuelos regulares de España a Brasil son Iberia, Air Europa, LATAM y Air China.

Iberia vuela directo a Rio de Janeiro y São Paulo, Air Europa vuela a Sao Paulo, Recife y Bahía, Air China y LATAM vuelan a São Paulo. Las frecuencias de estos vuelos quedan recogidas en el siguiente cuadro: 

Frecuencia de vuelos España-Brasil (semanal)

Compañía 

 Embarque

Destino 

 Días

 Frecuencia

Air Europa

Salvador

Madrid

Martes, jueves y sábado

3

Air Europa

São Paulo

Madrid

diario

7

Air Europa

Recife

Madrid

Marte y viernes

2

Iberia

São Paulo

Madrid

diario

12*

Iberia

Rio de Janeiro

Madrid

diario

7

LATAM

São Paulo

Madrid

diario

9**

LATAM

São Paulo

Barcelona

martes, jueves y domingo

3

Air China

São Paulo

Madrid

jueves y domingo

2

 

 

 

Total 

 45

*Dos vuelos diarios, excepto lunes y viernes que solo tiene un vuelo. / ** Un vuelo diario, excepto lunes y viernes que tiene dos vuelos.

España, con 10.627 plazas, es el segundo país europeo, tan solo por detrás de Portugal (16.858 plazas), por número de pasajeros en vuelos de Europa a Brasil. Le siguen Francia (10.369 plazas), Alemania (9.812 plazas) y Reino Unido (7.466 plazas).

Además de estas opciones de vuelos directos o con escala en Madrid, casi todas las aerolíneas europeas ofrecen vuelos a Brasil desde España con conexión en sus países de origen. Entre esas aerolíneas se encuentra Tap (conexión en Lisboa), Air France (conexión en París), KLM (conexión en Amsterdam), British Airways (conexión en Londres), Lufthansa (conexión en varias ciudades alemanas) y, más recientemente, Turkish (conexión en Estambul).

 

Volver a índice de Información práctica

Vestido y etiqueta

Vestido y calzado

La indumentaria recomendable en Brasilia es la propia de un país con clima suave, como se ha comentado. En general, se recomienda la utilización de ropa fresca y ligera, aunque no conviene olvidar algo de ropa de más abrigo para las noches de la estación seca (una chaqueta, un jersey...). Para el trabajo (en el sector público), tanto los caballeros como las señoras se arreglan bastante. Los caballeros usan siempre traje y corbata (a pesar de que cada vez se ve más en las empresas privadas un relajamiento en esta etiqueta) y las mujeres se arreglan mucho, tanto en su vestimenta como en su aspecto personal (peluquería, maquillaje, etc).

En lo que se refiere a eventos de fuera del trabajo, los caballeros relajan la formalidad, siendo habitual que se utilicen shorts y polos de manga corta, aunque las señoras mantienen la etiqueta y suelen arreglarse bastante, aunque con un estilo más desenfadado. En lo que se refiere a los niños, el estilo es mucho más relajado.

Oferta local

La oferta brasileña en prendas de vestir es muy amplia. Existe una gran diferencia entre el vestido y el calzado. En lo que se refiere a la ropa, el gusto, el estilo y la calidad de las prendas son cuestionables. En Brasilia es posible comprar algunos productos de importación (de Zara, por ejemplo) – aunque no con la oferta disponible en São Paulo o Rio de Janeiro - pero los precios son extremadamente caros (se multiplica por uans 4 veces el valor facilmente). En cuanto al calzado, es abundante y de calidad algo mejor.

En general, se recomienda traer la ropa de España (en las vacaciones de verano se puede adquirir la ropa en rebajas en España y es la de temporada todo el año en Brasilia, así que merece la pena). También se puede aprovechar para hacer compras en los viajes al extranjero.

Etiqueta Oficial

La indumentaria mantiene la influencia europea. Para caballeros, el traje y la corbata son esenciales para cualquier asunto oficial, y las señoras vestido cocktail e incluso largo. Aunque se recomiendan los tejidos frescos, en las reuniones interiores el aire acondicionado está siempre puesto muy fuerte y llega a hacer frío. En las celebraciones de la Fiesta Nacional de los diferentes países también se tiene por costumbre el mantener la etiqueta descrita.

Volver a índice de Información práctica

Hora local, vacaciones y días festivos

En Brasil hay 4, 5, 6 o 7 horas menos respecto al horario español (UTC +1), dependiendo del huso horario y de la época del año. En Brasil hay tres husos horarios dentro del continente y también un huso horario de las islas.Respecto a la hora de Brasilia (la principal en el país), en la mitad oeste del país (Mato Grosso y Mato Grosso do Sul) se marca una hora menos al igual que en los Estados de Amazonas, Rondônia y Roraima, mientras que en el Estado de Acre son dos horas menos. El nordeste, el sudeste y el sur del país tienen el mismo huso horario que Brasilia (Distrito Federal). Todas las islas marcan una hora más que en Brasilia, siendo este huso el que menor diferencia marca con España, únicamente de 4 horas.

Las vacaciones retribuidas son de 30 días; suelen disfrutarse en enero o febrero (verano) o en julio (invierno)

Los días festivos nacionales son:


• 1 de Enero (Año Nuevo)
• 12, 13 y 14 de Febrero (Lunes, martes de Carnaval y miércoles de Ceniza)
• 19 de Marzo Día de San José
• 30 de Marzo (Viernes de Santo)
• 1 de Abril (Pascua)
• 21 de Abril (Tiradentes)
• 23 de Abril (Día de San Jorge)
• 1 de Mayo (Día del Trabajo)
• 31 de Mayo (Corpus Christi)
• 15 de Agosto (Nossa Senhora da Assunção)
• 7 de Septiembre (Independencia de Brasil)
• 12 de Octubre (Nossa Senhora da Aparecida)
• 2 de Noviembre (Día de los Difuntos)
• 15 de Noviembre (Proclamación de la República)
• 25 de Diciembre (Navidad)

Además de estos días, hay que tener en cuenta que existen otras festividades a nivel de los Estados y Municipios.
 

Volver a índice de Información práctica

Horarios laborales (bancos, comercios, empresas y AA.PP.)

Las oficinas, tanto públicas como privadas, suelen estar abiertas de 08h00 hasta mediodía (hora del almuerzo en Brasil) y de las 13h30/14h00hasta las 18h00. El pequeño comercio suele tener horario continuo de 08h30 a 18h00. Los "shopping centers" y grandes superficies tienen también horario continuo, de 10h00 a 22h00. Por su parte, las entidades bancarias tienen un horario comercial 10:00 a 16:00/17:00, de lunes a viernes.

Volver a índice de Información práctica

Transporte interior

Transportes Urbanos en Brasilia

Por la propia configuración de la ciudad, donde es complicado crear una red de transporte colectivo, los servicios de transporte urbano  son deficientes, salvo algunas líneas de autobuses urbanos. Su alcance es, en todo caso, muy limitado y su frecuencia demasiado espaciada. Actualmente existe una línea de metro en Brasilia pero su fin es más comunicar la capital con las ciudades satélite que el propio transporte dentro de la ciudad. Así, su trazado es "horizontal", no interconectando nada más que algunas supercuadras próximas a la L2 en el Asa Sul con ciudades periféricas como Guará o Aguas Claras. Excepto el metro, con sus limitaciones, no se recomienda el uso de transporte público por cuestiones de seguridad. Existe sin embargo un buen servicio de taxis y VTC (uber y cabify, por ejemplo).

Transportes interiores desde Brasilia: carreteras

Las distancias en Brasil son enormes y para cualquier desplazamiento dentro del país partiendo de Brasilia, prácticamente es imprescindible tomar un avión. 

Las carreteras al norte de Brasilia dejan mucho que desear: no hay autovías y  las condiciones de mantenimiento son muy malas. Sin embargo, las vías hacia el sur del país (hacia los Estados de Minas Gerais, Sao Paulo y el de Río de Janeiro) están en mejores condiciones, tratándose de autopistas, la mayoría de peaje, en buen estado.

Una característica de las carreteras brasileñas es la combinación de turismos y camiones nuevos que circulan a gran velocidad, con otros vehículos viejos que van a velocidades considerablemente más bajas. A ello hay que unir el temerario carácter del brasileño al volante, lo que da como resultado numerosos accidentes de carretera. En definitiva, pues, mejor viajar en avión, o sino con cuidado.

En la ciduad de Brasilia la velocidad está limitada a un máximo de 80 km por hora, con múltiples puntos donde este límite desciende a 60 y hasta 40km/h. Asimismo, existe un gran número de radares para controlar esta velocidad. Es prácticamente imposible no contar con alguna multa por exceso de velocidad al año. Al mismo tiempo, estos límites ayudan a que los numerosos accidentes que se producen por la pésima calidad conductora sean poco graves en términos de daños personales.

Automóviles.  Servicio Técnico, gasolina

El automóvil en Brasilia es  imprescindible. No es posible encontrar ningún medio de transporte alternativo (quizá la bicicleta, pero es peligroso, tanto por la criminalidad como por la mala conducción de los locales). Toda la ciudad está diseñada para circular en coche, con grandes distancias. En este sentido se pronuncian los informes de Naciones Unidas sobre la calidad de vida de sus funcionarios con residencia en esta ciudad, recomendando un mínimo de dos vehículos por familia.

El tráfico en general es fluido; solamente en horas puntas suele producirse alguna retención. Las vías son mínimo de dos carriles en cada sentido, aunque abundan también las arterias de tres y hasta más carriles por sentido. Esto, unido a la limitada presencia de semáforos y a la disciplina que poco a poco se impone en la conducción en Brasilia, hace mucho más agradable el conducir.

Por marcas, prácticamente todas tienen ya Servicio Técnico Oficial en Brasilia, en especial aquellas que cuenten con vehículos de gasolina. Aunque en principio todos los automóviles de importación tienen asistencia, se recomienda no comprar vehículos que no se comercialicen en Brasil por dos razones: por un lado, por los precios de los repuestos, que pueden llegar a ser muy altos (los aranceles a la importación de estos productos pueden llegar a multiplicar por 4 su valor y  tardan en llegar varios meses), y por otro, por que el valor de recompra del coche es inferior al de modelos similares en características. Los servicios técnicos en Brasil son muy caros, y los plazos para realizar cualquier tipo de operación rara vez baja de las 48 horas.

En cuanto a combustibles, la calidad de la gasolina en Brasil es bastante inferior a la europea. En Brasil están disponibles tres tipos de gasolina: la Común, con un octanaje mínimo de 80 oct.; la Regular Aditivada, que difiere de la Común apenas por la presencia de aditivos detergentes/dispersantes, añadidos por las distribuidoras, y finalmente la gasolina Premium, que tiene un octanaje mínimo de 91 oct. Actualmente (agosto 2018) el precio del litro de la Gasolina, ya sea común, aditivada o premium, oscila en torno a los 5 reales el litro, estando el diesel S10 ligeramente por debajo.

Ningún tipo de gasolina brasileña lleva plomo, puesto que utilizan un derivado del alcohol como antidetonante. Los catalizadores y sistemas de inyección de los fabricantes europeos, japoneses y norteamericanos funcionan adecuadamente en Brasil, y sólo en algunos casos es necesario hacer pequeños ajustes en los inyectores para adaptar el octanaje. Hay que mencionar también que existe una flota creciente de vehículos que funcionan con alcohol o que pueden funcionar indistintamente con gasolina o alcohol, gracias al llamado sistema flexifuel. La única ventaja del alcohol es su menor coste, unos 2,29 reales el litro, pero con el inconveniente de un rendimiento un 35-40% inferior a la gasolina.

La actual Consejera trajo consigo su vehículo diesel y no ha experimentado ningún problema para su mantenimiento.

Volver a índice de Información práctica

Vivienda

La vivienda en Brasilia se divide en casas y apartamentos. La construcción en general es de baja calidad, especialmente en lo que se refiere a aislamientos (térmicos y sonoros) conducciones de agua y de ventanas. El aislamiento no es de calidad, por tratarse de una ciudad sin grandes oscilaciones térmicas. Tampoco cuenta con calefacción y en muchos casos, tampoco cuentan con agua caliente, debiendo ser instaladas duchas eléctricas para calentar el agua. Las cocinas no suelen contar tampoco con agua caliente ni con campanas extractoras de humos. En cuanto al saneamiento, suele estar realizado con pozos asépticos y las ventanas no tienen rotura de puente térmico ni aislante, además de no contar tampoco con persianas en la mayoría de los casos. Las casas suelen presentar problemas de humedad en la temporada de lluvias.

Las viviendas suelen contar en su gran mayoría  con área de servicio independiente (por lo menos una habitación con ropero y cuarto de baño independiente) si bien las dimensiones son muy pequeñas y a veces el estado de esas estancias es regular. Cada vez es más complicado encontrar personal de servicio que acepte trabajar en régimen interno, por lo que estas habitaciones suelen estar en desuso.

Gran parte del personal diplomático opta por alquilar casas unifamiliares, que suelen ser muy espaciosas (mínimo 400 metros cuadrados de vivienda y en la mayoría de casos unos 1.000 metros de parcela) aunque requieren mayor cuidado desde el punto de vista de seguridad y mantenimiento.

Las casas (apartamentos o unifamiliares) suelen alquilarse sin muebles y electrodomésticos, y las condiciones de alquiler son muy severas (sobre todo en lo que se refiere al denominado termo de vista, documento que especifica pormenorizadamente las condiciones en las que se entrega la casa al inquilino).

 

Volver a índice de Información práctica

Menaje doméstico. Mobiliario y electrodomésticos

Mobiliario

En Brasilia, como se ha comentado anteriormente, las viviendas se suelen alquilar alquilan vacías. Comprar de muebles es una opción a considerar, pues existen tiendas de muebles de diseño situadas en los centros comerciales. Los precios elevados, sobre todo en lo que se refiere a muebles importados. Existen un par de cadenas de muebles similares a Ikea: Etna (se encuentra sobre todo menaje, utensilios de decoración, vajilla y muebles pequeños) y Tock and Stock (muy parecido a Ikea). También existe una amplia oferta para muebles de jardín a precios asequibles.

Electrodomésticos

Los grandes y pequeños electrodomésticos que lleven motor no son compatibles con el sistema brasileño. Aunque la red puede ser de 220 V (aunque es muy habitual 110v), la velocidad de giro es de 60Hz (en Europa, 50Hz). Asimismo, los enchufes son generalmente finos o de tres puntas. Existen adaptadores. Tampoco sirve el sistema europeo de televisión ni de reproductor de CDs. Los aparatdos que sean ambivalentes (50Hz/60Hz) sí se pueden utilizar.

En los últimos años se ha ido incrementando la oferta de electrodomésticos en Brasil y se puede adquirir de todo en el mercado nacional, a precios algo más caros que en España, y con una gama/calidad algo menor. No conviene traer de importación las cocinas, puesto que en Brasil se cocina siempre a gas y las cocinas y hornos fabricados localmente son de calidad suficiente. 

 

Volver a índice de Información práctica

Sistema educativo y colegios

 

12. 1. Servicios religiosos

 En Brasil existen muchísimas opciones de culto. En Brasilia hay iglesias católicas, protestantes, una sinagoga, una mezquita, y un sin fin de religiones que en España serían marginales, pero que aquí pueden tener gran importancia. Hay algunas religiones autóctonas que incluso son una cierta atracción turística, como la del Valle del Amanecer (a unos treinta minutos de Brasilia).

12. 2. Servicios educativos

 

Brasilia cuenta con colegio americano, inglés y liceo francés, donde van la mayor parte de los hijos de expatriados, ya que los colegios locales no son una opción en la mayor parte de los casos, ni por nivel ni por idioma ni por servicios proporcionados. El colegio americano y el británico son muy caros. No existen colegios en español.

España cuenta en Sao Paulo con el colegio Miguel de Cervantes, de carácter privado pero vinculado a la Embajada.

Los colegios locales tienen ciclos escolares que empiezan en febrero y terminan en diciembre. Las vacaciones de invierno se realizan durante el mes de julio (unas 3 semanas) y las de verano de mitad de diciembre a mitad de febrero (hasta después de carnaval).

 

Los colegios internacionales adecuan algo más su calendario al del Hemisferio Norte: suelen comenzar en agosto (a principios y/o a finales) con un descanso en Navidad y vacaciones en junio/julio.
 

Volver a índice de Información práctica

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex