Marco jurídico

Resumen del marco jurídico para los negocios

El régimen empresarial de Irlanda es flexible y permite elegir distintas formas jurídicas. Contempla distintas modalidades para crear empresas, siendo la más frecuente la limited liability company, que en España correspondería a una sociedad de responsabilidad limitada.

En el último ranking “Doing Business 2017” que elabora el Banco Mundial (y que valora la facilidad para hacer negocios a nivel mundial), Irlanda se situó en 18º lugar. Según este índice, son necesarios únicamente tres procedimientos para la apertura de un negocio, en un período máximo de cinco días, con unos costes que varían de 70,28€ a 120,28€.

No se requiere permiso para establecer una empresa, aunque en algunos sectores se requiere licencia o autorización, como la venta de bebidas alcohólicas, restauración, petróleo, etc.

Volver a índice de Marco jurídico

Organismos de apoyo a la inversión extranjera

El régimen empresarial de Irlanda es flexible y permite elegir distintas formas jurídicas. Contempla distintas modalidades para crear empresas, siendo la más frecuente la limited liability company, que en España correspondería a una sociedad de responsabilidad limitada.

En el último ranking “Doing Business 2017” que elabora el Banco Mundial (y que valora la facilidad para hacer negocios a nivel mundial), Irlanda se situó en 18º lugar. Según este índice, son necesarios únicamente tres procedimientos para la apertura de un negocio, en un período máximo de cinco días, con unos costes que varían de 70,28€ a 120,28€.

No se requiere permiso para establecer una empresa, aunque en algunos sectores se requiere licencia o autorización, como la venta de bebidas alcohólicas, restauración, petróleo, etc.

Volver a índice de Marco jurídico

Cuadro de organismos de apoyo a la inversión extranjera

El régimen empresarial de Irlanda es flexible y permite elegir distintas formas jurídicas. Contempla distintas modalidades para crear empresas, siendo la más frecuente la limited liability company, que en España correspondería a una sociedad de responsabilidad limitada.

En el último ranking “Doing Business 2017” que elabora el Banco Mundial (y que valora la facilidad para hacer negocios a nivel mundial), Irlanda se situó en 18º lugar. Según este índice, son necesarios únicamente tres procedimientos para la apertura de un negocio, en un período máximo de cinco días, con unos costes que varían de 70,28€ a 120,28€.

No se requiere permiso para establecer una empresa, aunque en algunos sectores se requiere licencia o autorización, como la venta de bebidas alcohólicas, restauración, petróleo, etc.

Volver a índice de Marco jurídico

Detalle del APPRI con España

El régimen empresarial de Irlanda es flexible y permite elegir distintas formas jurídicas. Contempla distintas modalidades para crear empresas, siendo la más frecuente la limited liability company, que en España correspondería a una sociedad de responsabilidad limitada.

En el último ranking “Doing Business 2017” que elabora el Banco Mundial (y que valora la facilidad para hacer negocios a nivel mundial), Irlanda se situó en 18º lugar. Según este índice, son necesarios únicamente tres procedimientos para la apertura de un negocio, en un período máximo de cinco días, con unos costes que varían de 70,28€ a 120,28€.

No se requiere permiso para establecer una empresa, aunque en algunos sectores se requiere licencia o autorización, como la venta de bebidas alcohólicas, restauración, petróleo, etc.

Volver a índice de Marco jurídico

Otros incentivos a la inversión

El régimen empresarial de Irlanda es flexible y permite elegir distintas formas jurídicas. Contempla distintas modalidades para crear empresas, siendo la más frecuente la limited liability company, que en España correspondería a una sociedad de responsabilidad limitada.

En el último ranking “Doing Business 2017” que elabora el Banco Mundial (y que valora la facilidad para hacer negocios a nivel mundial), Irlanda se situó en 18º lugar. Según este índice, son necesarios únicamente tres procedimientos para la apertura de un negocio, en un período máximo de cinco días, con unos costes que varían de 70,28€ a 120,28€.

No se requiere permiso para establecer una empresa, aunque en algunos sectores se requiere licencia o autorización, como la venta de bebidas alcohólicas, restauración, petróleo, etc.

Volver a índice de Marco jurídico

Contratación Pública. Criterios de adjudicación de contratos

Para licitaciones vigentes a partir del 18 de abril de 2016 con la Administración Pública irlandesa son de aplicación los reglamentos S.I. No. 284 de 2016 (Award of Public Authority Contracts), S.I. No. 286 de 2016 (Award of Contracts by Utility Undertakings) y S.I. No. 203 de 2017 (Award of Concession Contracts), que transponen las Directivas Comunitarias[1] en materia de contratación pública a la legislación nacional irlandesa.

Las nuevas normas no se aplican a procedimientos de adjudicación de contratos o a concursos de proyectos iniciados antes del 18 de abril de 2016 (la fecha de entrada en vigor). En este contexto, véase el Artículo 86 del Reglamento de la Unión Europea (Adjudicación de Contratos Públicos) 2016.

En el caso de contratos con valores estimados superiores a los umbrales establecidos por las Directivas Comunitarias, se seguirán las disposiciones de dichas Directivas en cuanto a que el concurso debe estar abierto a ofertas de toda la UE y debe ser publicado en el DOUE[2]. Asimismo, cuando un proyecto esté total o parcialmente financiado con fondos europeos, será también necesario acogerse a las citadas disposiciones.

En cuanto a las normas irlandesas, el principio general es seguir un procedimiento competitivo de licitación, salvo que existan circunstancias excepcionales, en cuyo caso será necesario contar con la autorización del "Government Contracts Committee".

Puede consultarse toda la normativa vigente para los contratos públicos irlandeses, así como los umbrales y las disposiciones de las Directivas europeas en la siguiente página: www.etenders.gov.ie

Cabe llamar la atención sobre la lentitud del proceso irlandés de adjudicación de contratos públicos, que en ocasiones se ve ralentizado por el excesivo recurso a consultores externos y las amplias posibilidades para presentar recursos legales.

[1] Directiva 2014/24/EU sobre contratación pública; Directiva 2014/25/EU sobre la contratación pública de las entidades que operan en los sectores del agua, la energía, los transportes y los servicios postales; y Directiva 2014/23/EU sobre la adjudicación de contratos de concesión.

[2] Dichos umbrales se revisan cada dos años (última revisión en enero de 2016) y pueden ser consultados en la página web de la Unión Europea para contratación pública: http://simap.ted.europa.eu/

Volver a índice de Marco jurídico

Régimen de inversiones

Irlanda ofrece un marco fiscal y de flexibilidad regulatoria muy atractivo para la inversión extranjera. No se requiere permiso para establecer una empresa, aunque en algunos sectores se requiere licencia o autorización, como la venta de bebidas alcohólicas, restauración, petróleo, etc.

A continuación se expone en detalle el régimen regulatorio de la inversión extranjera en Irlanda:

• Marco general: No existe un marco normativo específico para la inversión extranjera. Ésta está sometida a la normativa general societaria[1], fiscal y de competencia[2], sin que haya provisiones diferenciadoras respecto a la inversión de origen irlandés.

• Procedimiento: La inversión exterior está liberalizada, no existiendo procedimiento específico alguno de autorización, ni análisis previo de consideraciones de seguridad nacional u otras restricciones específicas, ni requerimientos de notificación ex ante o ex post[3], ni previsión de procedimientos de suspensión.

• Restricciones sectoriales específicas: En Irlanda no hay restricciones normativas específicas para la inversión extranjera. Aplican las mismas reglas a los inversores nacionales que a los extranjeros. En determinados sectores se exigen autorizaciones para poder operar que bien pudieran contener previsiones relevantes para un inversor potencial. Estos son algunos ejemplos:

- Energía: para poder operar en los sectores del gas y la electricidad las compañías necesitan disponer de un permiso que concede la comisión reguladora de la energía. Este permiso es susceptible de contener previsiones relevantes relativas a la potencial adquisición de un operador.

- Servicios de comunicación: para poder proveer servicios de radio o televisión se requiere una licencia de la comisión reguladora de las comunicaciones. Estas licencias son susceptibles de incluir la obligación de notificar cualquier cambio en el control de un operador. No obstante, cualquier restricción al control de un operador aplicará de igual manera a un inversor nacional que a uno extranjero.

- Tratamiento de aguas: ciertas actividades requieren la concesión de permisos por parte de la agencia de protección medioambiental. La transferencia de estas licencias exige la autorización previa de esta agencia, que estará condicionada al cumplimiento por el adquirente de ciertos requisitos técnicos y financieros.

- Sector de defensa: Tampoco hay una regulación específica para la inversión extranjera en el sector de defensa. Cabría señalar que Irlanda no dispone de un sector de defensa tradicional y que sus niveles de exportación de material de defensa son mínimos (y se trata de componentes, más que de equipo militar, que está sujeto a las correspondientes licencias de exportación).

[1] Los vehículos de inversión más frecuentes son la creación de una sociedad privada de responsabilidad limitada y la creación de una filial. En ambos casos, los requerimientos administrativos son muy limitados. La constitución de una sociedad privada de responsabilidad limitada exige disponer de un secretario y dos directores, uno de los cuales ha de residir en el EEE, si bien la compañía queda exenta del cumplimiento de estos requisitos si adquiere un bono por importe de aproximadamente 35.000€ para hacer frente a posibles multas (por infracción de la normativa societaria o fiscal). Hay, no obstante, un tipo de sociedad, la Private Limited by Shares Company (Ltd. Company), para la que solo se requiere un director y un secretario. También se exige proporcionar anualmente las cuentas de la compañía al registro mercantil. La creación de una filial exige disponer de una estructura de gestión de la empresa y su registro mercantil.

[2] Los procesos de concentración empresarial que reúnen ciertas características (respecto del volumen de negocios de las partes) han de ser notificados ex ante y requieren autorización previa de la autoridad nacional de competencia.

[3] En ausencia de un procedimiento de notificación, la elaboración de estadísticas sobre inversión extranjera es llevada a cabo por el instituto nacional de estadística y por el órgano asesor del Gobierno en materia de política empresarial, comercial, científica, tecnológica y de innovación, que realizan un seguimiento de las empresas que invierten en Irlanda empleando procedimientos propios (como el contacto con los organismos de atracción de la inversión extranjera para localizar a las empresas, etc.).

Volver a índice de Marco jurídico

Incentivos a la inversión (fiscales, sectoriales, regionales y locales)

5.2.1 INCENTIVOS FISCALES

Durante muchos años, Irlanda ha utilizado medidas fiscales para facilitar el asentamiento y la expansión de empresas locales e internacionales. La más destacada es el bajo Impuesto de Sociedades.

Impuesto sobre sociedades

Irlanda cuenta con uno de los impuestos de sociedades más bajos de la UE, con un tipo del 12,5%. No obstante, a los ingresos pasivos, o los ingresos que obtiene la empresa procedente de la rentabilidad de activos no gestionados (intereses, inversiones, royalties y rentas de propiedades), así como a los beneficios generados fuera de Irlanda, se les aplica un tipo del 25%.

Las ganancias de capital están gravadas a un tipo del 33%, siempre y cuando sean generadas a partir del 6 diciembre de 2012 (Finance Act 2012). Para ganancias anteriores a esta fecha, el tipo es del 30% (disposición del 8 de diciembre del 2012). Existe una deducción por doble imposición sobre los dividendos pagados a las empresas matriz (la empresa matriz debe poseer al menos un 5% de la filial) que quedará regulada bajo el convenio de doble imposición entre el país origen de los dividendos e Irlanda.

Por otro lado, las empresas “start-ups” que hayan sido creadas después del 14 de Octubre de 2008 y empiecen a comercializar entre los años 2009 al 2018 incluido, están sujetas a una excepción del pago del impuesto de sociedades “Corporate tax” durante tres años, excluyendo las ganancias de capital. Como requisito, el montante total de impuesto de sociedades no ha de superar los 40.000€ en los últimos tres años.

Para más información sobre el impuesto de sociedades en Irlanda se recomienda visitar: http://www.revenue.ie/en/companies-and-charities/corporation-tax-for-companies/index.aspx

Propiedad intelectual

Como propiedad intelectual se entienden: patentes, marcas, “know-how”, investigación científica y software. Existe en Irlanda un impuesto por transferencias de propiedad intelectual, llamado “Stamp Duty”. Este impuesto responde a una tasa única del 2% para todas las transferencias de propiedad no residencial. Para más información visitar el siguiente enlace: http://www.revenue.ie/en/property/stamp-duty/index.aspx

Crédito fiscal a las actividades de I+D

Desde el 2004 existe un crédito fiscal del 25% sobre el gasto en I+D en que incurran las empresas registradas en Irlanda. Este crédito es adicional a la deducción que tienen los gastos en I+D en el impuesto de sociedades del 12,5%. Los primeros 100.000 € quedan automáticamente incluidos dentro del crédito. Para gastos en I+D superiores a 100.000 €, el crédito fiscal aplicable se calcula en base a estimaciones de incremento de gasto en I+D del año 2003.

El crédito permite que, como máximo, un 5% del gasto en I+D proceda de la subcontratación de estos servicios a universidades dentro de la UE. Por otro lado, esta subcontratación puede representar hasta el 10% del gasto de la empresa en I+D por parte de otro tipo de organismos.

En líneas generales, para que el incentivo fiscal se aplique es necesario que la empresa que incurre en el gasto y realiza la actividades de I+D desarrolle una actividad económica dentro del mercado. Cabe llamar la atención que el gasto en I+D no debe realizarse necesariamente en Irlanda, sino que el incentivo también se aplicará a las actividades de I+D realizadas en todos los países de la AEE (Área Económica Europea), excepto en el caso de que el país en el que se realice el gasto también conceda desgravaciones fiscales a la compañía irlandesa.

El crédito fiscal se aplica tanto a actividades de investigación básica, como aplicada y de desarrollo experimental. Esas actividades deben tener como objetivo conseguir avances científicos o tecnológicos. Este incentivo fiscal no será de aplicación para aquellas actividades que cuenten con financiación pública, aunque se admite financiación parcial con el límite máximo de un tercio de fondos públicos.

Para más información sobre el crédito fiscal se puede visitar el siguiente enlace:
http://www.revenue.ie/en/companies-and-charities/reliefs-and-exemptions/research-and-development-rd-tax-credit/index.aspx

Acuerdos de doble imposición

Existe un Convenio entre Irlanda y España para evitar la Doble Imposición y Prevención de la Evasión Fiscal, publicado en el B.O.E. de 27 de diciembre de 1994 que entró en vigor en enero de 1995:
http://www.revenue.ie/en/tax-professionals/tax-agreements/double-taxation-treaties/s/spain.pdf

5.2.2 INCENTIVOS SECTORIALES

Existen dos organismos principales en Irlanda centrados en la mejora del comercio internacional. “Enterprise Ireland” es el encargado de ayudar a las empresas residentes en Irlanda a aumentar sus exportaciones. A su vez, “IDA Ireland” es el organismo encargado de la atracción de inversión extranjera en el país. Si bien se trata de dos organismos independientes, ambos basan su actividad en sectores que ofrezcan productos y servicios de alto valor añadido para así situar a Irlanda a la vanguardia de la economía global. Es por ello que los incentivos que existen en Irlanda se focalizan en los sectores que ofrecen el mejor potencial de crecimiento y con las mejores perspectivas de generación de empleo sostenible y a largo plazo. Sectores como los de productos químicos, farmacéuticos y servicios sanitarios; la ingeniería; las tecnologías de la información y la comunicación; y el software y medios digitales. Para más información, véase el siguiente enlace: http://www.idaireland.com/business-in-ireland/activities/

Sectores tecnológicos de alto valor añadido: Incentivos para empresas que deseen localizar en Irlanda sus actividades de I+D

En 2015, el gobierno irlandés anunció la nueva Estrategia de Ciencia, Tecnología y de Innovación 2020, que pretende alcanzar los 5 mil millones de euros en inversión en innovación del sector público y privado en el año 2020. “IDA Ireland”, “Entreprise Ireland” y “The Science Foundation Ireland”, en colaboración con la “Higher Education Authority”, son los organismos que, en mayor parte, realizan la gestión de los fondos y administran las subvenciones destinadas a apoyar proyectos de I+D destinados a incentivar a las empresas a que desarrollen procesos tecnológicos más avanzados. Los principales programas a través de los cuales se están canalizando las ayudas financieras son:

- Programa del “IDA Ireland” de apoyo a la Investigación, el Desarrollo y la Innovación: Bajo esta iniciativa se apoya financieramente a las empresas que pretendan llevar a cabo su primer proyecto de I+D y a aquellas que busquen un desarrollo sustancial de sus actividades actuales de I+D. Para más información, véase el siguiente enlace: http://www.idaireland.com/business-in-ireland/activities/research-development-and-innovation/

- Programa de Partenariado para la Innovación de “Enterprise Ireland”: A través de esta iniciativa “Enterprise Ireland” ofrece apoyo financiero para incentivar a las PYMES a llevar a cabo proyectos de colaboración con Universidades e Institutos de Tecnología en Irlanda. El proyecto debe implicar a una PYME y a su socio del Sector de Educación Superior, que de forma conjunta presenten un proyecto de investigación del que la compañía obtenga beneficios comerciales. Para más información, véase el siguiente enlace:
https://www.enterprise-ireland.com/en/Funding-Supports/Researcher/Funding-to-Collaborate-with-Industry-in-Ireland/Innovation-Partnerships.shortcut.html

Finalmente, señalar que “Enterprise Ireland” es el organismo encargado de administrar los fondos en el país del VIII Programa Marco de la UE para investigación y Desarrollo Tecnológico 2014-2020 (Horizonte 2020).

5.2.3 INCENTIVOS REGIONALES

“Shannon Group” es la agencia gubernamental encargada del desarrollo de la industria, turismo y sector rural en el área de Shannon y alrededores. La región de Shannon se extiende sobre un área de 10.000 km2 que abarca los condados de Clare, Limerick, North Tipperary, South Offaly y North Kerry. Tradicionalmente este organismo se estableció para fomentar proyectos relacionados con el desarrollo del aeropuerto de Shannon, pero su ámbito se ha ampliado a promover el crecimiento económico del área.

Esta misma agencia se dedica también a fomentar la inversión en la Zona Franca de Shannon. Se trata de un parque de negocios internacional adyacente al Aeropuerto Internacional de Shannon y ocupa 243 hectáreas. Desde su apertura en 1959, unas 110 empresas extranjeras se han establecido en esta Zona Franca, principalmente procedentes de Estados Unidos.

Para más información, visite el siguiente enlace: www.shannongroup.ie

Por su parte, “Údarás na Gaeltachta” es el organismo público regional encargado del desarrollo económico, social y cultural del Gaeltacht o irlandés. El área Gaeltacht abarca gran parte de los condados de Donegal, Mayo, Galway y Kerry, todos ellos en la costa oeste, junto a algunas regiones de los condados de Cork, Meath y Waterford. Se trata en general de una zona rural y con baja densidad de población. Para lograr dicho objetivo, este organismo ofrece subvenciones en proyectos de fomento empresarial y creación de puestos de trabajo, así como estrategias para el desarrollo de la lengua irlandesa y su mantenimiento para futuras generaciones. El nivel de ayuda económica suele ser de los más altos ofrecidos en Irlanda. Se puede obtener información adicional en: www.udaras.ie/en

5.2.4 OTRO TIPO DE INCENTIVOS

Otros incentivos con los que viene contando tradicionalmente Irlanda para la captación de inversión directa extranjera son los siguientes:

- Relaciones privilegiadas e interpersonales entre EE.UU e Irlanda. Muchos ejecutivos de multinacionales estadounidenses son de origen irlandés o emigrantes irlandeses. Irlanda se ha convertido en la puerta de entrada a la UE para las empresas estadounidenses, lo que supone un acceso a 493 millones de habitantes y 27 países sin tasas aduaneras.

- Programas de estudios en escuelas superiores y universidades adaptados a las necesidades de las multinacionales.

- Población joven, altamente especializada y de habla inglesa.

- Buenas comunicaciones con América del Norte y con Europa.

Volver a índice de Marco jurídico

Representación y agencia

La incorporación al derecho irlandés del contenido normativo de la Directiva 86/653/CEE, de 18 de diciembre de 1986, relativa a la coordinación de los Estados miembros en lo referente a los agentes comerciales independientes, se ha realizado por medio de los Reglamentos (Regulations) S.I. No. 33 of 1994 S.I. No. 31 of 1997. La Directiva Europea y estos dos instrumentos componen el marco legal para la normalización y protección de los agentes comerciales en Irlanda.

El agente comercial tiene derecho a comisión por una operación siempre que se concluya gracias a su intervención o con una clientela proporcionada por el agente. Igualmente si existe exclusividad para una determinada zona geográfica o un determinado grupo de personas y la operación se concluye con un cliente que pertenezca a dicha zona o grupo. El agente comercial también devenga comisión por operaciones concluidas después de la terminación del contrato de agencia si dichas operaciones se deben a la actividad desarrollada durante la vigencia del contrato y si se han concluido dentro de un plazo razonable desde su terminación. La legislación irlandesa no reconoce al agente comercial el derecho a consultar los libros de contabilidad del empresario para verificar el importe de las comisiones que le deben entregar.

El contrato de agencia debe quedar plasmado por escrito. Para poner fin a un contrato, siempre que no se haya pactado algo distinto, el plazo de preaviso es de un mes para el primer año de contrato, de dos meses para el segundo y de tres meses para el tercero y siguientes (el plazo de preaviso del agente no puede ser superior al del empresario cuando se pactan plazos más largos).

Los agentes comerciales, tras la terminación del contrato de agencia (también si se debe a fallecimiento) tienen derecho a percibir una compensación económica como reparación del perjuicio causado y si hubiere aportado nuevos clientes al empresario o hubiere desarrollado sensiblemente las operaciones con los clientes existentes, siempre y cuando dicha actividad pueda reportar todavía ventajas sustanciales al empresario. Este derecho prescribe en el plazo de un año desde la terminación del contrato, y no se aplica si existe incumplimiento por parte del agente comercial.

La cláusula de no competencia (convenio que prevé una restricción de las actividades profesionales del agente tras la terminación del contrato) sólo es válida si está dirigida al área geográfica o grupo de personas confiados al agente, así como al tipo de mercancías cuya representación ha corrido a su cargo en virtud del contrato, y únicamente para un periodo máximo de dos años después de la terminación del contrato.

Volver a índice de Marco jurídico

Formación de "joint-ventures". Socios locales

Bajo la regulación irlandesa, Act 1907, las Joint Ventures suelen tomar la forma de un Limited Partnership o acuerdos de partenariado. Se define como un tipo de sociedad formada por un mínimo de dos socios y un máximo de veinte con el objetivo común de obtención de la rentabilidad. Los socios pueden comprender individuos y sociedades mercantiles.

Para más información, véase el Leaflet nº6 de Registration of Limited Partnerthip en el siguiente enlace: https://www.cro.ie/Registration/Limited-Partnership 

Volver a índice de Marco jurídico

Tipos de sociedades

La entidad oficial que regula la incorporación de nuevas compañías irlandesas y el registro de nombres, por sus siglas en inglés es el CRO (https://www.cro.ie). Podemos encontrar los diferentes tipos de compañías y la información necesaria para crear una compañía en el siguiente link: https://www.cro.ie/Registration/Company  

Tipos de sociedades: Ver el siguiente enlace para mayor información: https://www.cro.ie/Registration/Company/Company-Type-Information

Entre los tipos de sociedades, cabría destacar las siguientes:

La sociedad privada de responsabilidad limitada (LTD), es la forma más común de crear una sociedad mercantil en Irlanda. La mayoría de pequeñas y medianas empresas tienen esta forma jurídica.

La sociedad pública de responsabilidad limitada (PLC), es una forma jurídica para empresas de mayor tamaño, cuyo capital se debe dividir en acciones emitidas al público e incluso pueden cotizar en bolsa.

Las sociedades de responsabilidad ilimitada (ULC).

La figura del Sole Trader que se asemeja a la del empresario autónomo del modelo español. Tan solo personas residentes en la República de Irlanda pueden registrarse bajo esta denominación. Bajo esta figura, se deberá pagar impuestos bajo el selfassessment system del Revenue Commissioners y en materia de Seguridad Social, se pagará Class S, social insurance contributions.

Si se está interesado en usar un nombre de empresa, este deberá registrase el en CRO. Para más información, véase el siguiente enlace:

https://www.cro.ie/en-ie/Registration/Business-Name

Por otra parte, una sociedad que esté constituida fuera de Irlanda puede actuar en el país a través de una filial "branch" o un lugar de negocios "place of business", dependiendo del nivel de independencia de la operación irlandesa. Para más información, véase el enlace Registration of a Foreign Company Branch y el Leaflet nº1 de company incorporation:

https://www.cro.ie/Registration/Foreign-Company

http://www.cro.ie/en/downloads-information-leaflets.aspx

En resumen, para determinar el tipo de negocio que puede llevarse a cabo, hay que acudir a la comprobación de una serie de factores tales como:

-      La cantidad de capital requerido.

-      El interés personal que determina, por ejemplo en el caso del empresario individual, la posibilidad de tomar autónomamente las decisiones y controlar los beneficios (con lo que el modelo sole trader pudiera ser la mejor opción). 

Volver a índice de Marco jurídico

Propiedad industrial (marcas, patentes, diseños, licencias)

La Intellectual Property Unit del Ministerio de trabajo, empresa e innovación, es el organismo con competencias legislativas sobre propiedad intelectual (https://www.djei.ie/en/What-We-Do/Innovation-Research-Development/Intellectual-Property/). Asociado a dicho Ministerio se encuentra la "Patents Office" u Oficina de Patentes en Irlanda (www.patentsoffice.ie), agencia independiente encargada de la asesoría y aplicación de la legislación en la materia.

Irlanda es miembro de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (WIPO). Asimismo, ha suscrito los Convenios de Roma, París y Berna relativos a la protección de la propiedad intelectual. En materia específica de patentes, es signataria del Tratado de Cooperación en Materia de Patentes (PCT) y del Convenio de Múnich sobre Patentes Europeas, además del Acuerdo de Estrasburgo sobre Clasificación Internacional de Patentes (IPC). Por lo que a marcas comerciales se refiere, Irlanda forma parte del Acuerdo de Niza sobre Clasificación Internacional de Bienes y Servicios para el Registro de Marcas, del Acuerdo de Locarno que establece una clasificación Internacional para los Dibujos y Modelos Industriales y del Protocolo de Madrid relativo al Registro Internacional de Marcas.

Existen dos modalidades para registrar una patente en Irlanda: a largo plazo (válida por 20 años y de más fácil protección) y a corto plazo (más rápida de lograr, válida por 10 años, pero con mayor dificultad de protección). Esta última está diseñada para invenciones con una vida de mercado esperada reducida o de poco valor tecnológico). Para mayor información, ver el siguiente enlace:

https://www.patentsoffice.ie/en/Patents/What-is-a-Patent-/Types-of-Patents/ 

La legislación principal en Irlanda es la siguiente:

- En materia de patentes:

- En materia de marcas:

- En material de copyright:

- En relación con los diseños industriales:

Volver a índice de Marco jurídico

Razones y ventajas para la implantación de empresas españolas

Irlanda ha basado su política de atracción de Inversión Directa Extranjera y de expansión del tejido empresarial nacional en un régimen fiscal favorable, en la implementación de una serie de incentivos a las actividades de I+D y los sectores tecnológicos y en la existencia de mano de obra cualificada en un país angloparlante.

De este modo, el Banco Mundial calificaba Irlanda en el 2014 como el 17º mejor país del mundo para empezar un negocio debido al bajo número de trámites y al bajo coste y al menor tiempo requerido en los procedimientos administrativos. Las previsiones para 2015 es que ascienda tres puestos en la lista global.

Impuesto de Sociedades:

Irlanda posee uno de los Impuestos de Sociedades más bajos de la Unión Europea con un gravamen del 12,5% a los beneficios empresariales.

Los ingresos pasivos tales como aquellos derivados de inversiones o alquileres, de beneficios obtenidos fuera de Irlanda y de las explotaciones minerales y de gas y petróleo se ven sometidos a un tipo impositivo del 25%. Las ganancias de capital están gravadas desde el 6 de diciembre de 2013 en un 33%. A las ganancias de capital generadas con anterioridad a esta fecha se les aplica un tipo del 30%. No obstante, existe una deducción por doble imposición sobre los dividendos pagados por las filiales irlandesas a la empresa matriz extranjera siempre y cuando la matriz posea un 5% de la filial y ésta esté constituida en un país con Tratado de Doble Imposición.

Por otro lado, las empresas (“start-ups”) constituidas a partir del 14 de octubre de 2008 y que comiencen a operar entre el 1 de enero de 2009 y el 31 de diciembre de 2015 gozarán de una exención total de tres años en el pago del Impuesto de Sociedades durante tres años, excluyendo las ganancias de capital y siempre y cuando el monto total del impuesto no supere los 40.000 euros. A partir de 2016, las empresas de nueva creación para poder beneficiarse de esta rebaja fiscal, tendrán que contratar al menos un trabajador.

Crédito fiscal a las actividades de I+D:

Desde 2004 existe un crédito fiscal del 25% sobre los incrementos de gasto en I+D en los que incurran las empresas registradas en Irlanda adicional a la deducción del 12,5% que tienen los gastos de esta naturaleza en el Impuesto de Sociedades. Con los Presupuestos de 2014 los primeros 300.000 euros de gasto en I+D quedan incluidos automáticamente en el crédito fiscal (200.000 euros para los gastos en 2013 y 100.000 euros para aquellos hasta 2012). Para gastos superiores a 300.000 €, el crédito fiscal se calcula en relación al gasto del año base 2003 y teniendo como límite máximo el gasto en I+D de ese año. La totalidad del gasto en I+D de las start-ups es elegible para este régimen.

El crédito fiscal afecta tanto a actividades de investigación básica y aplicada como de desarrollo experimental cuyo objetivo sea conseguir avances científicos o tecnológicos y siempre y cuando dichas actividades no cuenten con financiación pública. El crédito fiscal será aplicable a todo gasto en Investigación y Desarrollo realizado en el Espacio Económico Europeo excepto en el caso de que el país en el que se realice el gasto también conceda desgravaciones fiscales a la compañía irlandesa.

El crédito fiscal considera como gastos los derivados de las actividades de I+D subcontratadas a universidades europeas (incluidas las irlandesas) u otros organismos. En 2014 el límite permitido para los gastos de investigación subcontratada se incrementará al mayor de entre el 5% del total de los gastos o 100.000 euros para las universidades y al mayor de entre el 15% del total de los gastos o 100.000 euros para otros organismos.

Además, un aspecto especialmente beneficioso para compañías con pérdidas y start-ups es que para periodos contables a partir del 1 de enero de 2009 el crédito fiscal podrá recibirse en forma de reembolso en efectivo durante los siguientes 33 meses.

Propiedad intelectual:

En 2009 Irlanda introdujo una serie de beneficios fiscales para los gastos de adquisición de activos intangibles (patentes, diseños, marcas, know-how, dominios de internet, cierto tipo de software etc.). De este modo, la empresa podrá elegir entre deducir los gastos de adquisición incurridos a partir del 7 de mayo de dicho año a lo largo de los 15 años siguientes (un 7% durante los primeros 14 años y un 2% en el último) o deducir la amortización contable. No habrá devolución de las deducciones si el activo objeto de las mismas no se vende antes de cinco años (diez años para adquisiciones antes del 13 de febrero de 2013). Asimismo, desde 2013 las transferencias de activos intangibles se ven exentas del Impuesto de Timbre (“Stamp Duty”).

Acuerdos de Doble Imposición:

Existe un Convenio entre Irlanda y España para evitar la Doble Imposición y Prevención de la Evasión Fiscal, publicado en el B.O.E. de 27 de diciembre de 1994 que entró en vigor en enero de 1995.[1]

Además existen acuerdos bilaterales con ciertos países con los que no se ha firmado un Convenio de Doble Imposición, que permiten desgravar pagos efectuados a haciendas extranjeras.

Incentivos estatales:

En 2010, IDA (Agencia Nacional para Inversión Extranjera Directa) publicó “Horizon 2020”, un programa de actuación para la década siguiente con la finalidad de atraer IED especialmente en los sectores de: las ciencias de la salud (farmacéutico, biofarmacéutico y equipamiento médico), las Tecnologías de la Información, los servicios financieros, los servicios empresariales, la ingeniería y las tecnologías limpias. La estrategia prioriza las actividades de Investigación y Desarrollo y establece la colaboración con Enterprise Ireland (Agencia de Promoción Empresarial) y The Science Foundation Ireland (Fundación Nacional para la Investigación).

Una de sus iniciativas mencionadas en “Horizon 2020” es el “Innovation Partnership Programme” por el cual se promueve que las empresas del sector de manufacturas y de los servicios comercializables con base operativa en la República cooperen con los institutos de investigación. Para eso, la empresa debe contribuir con un mínimo de un 20% de efectivo del coste total del proyecto y así obtener una subvención de hasta el 80% de los costes del proyecto de investigación compartido con un máximo de 200.000 euros.

En esta misma línea se encuentran también “Technology Centres Initiatives”, que financia 12 centros de colaboración de empresas e instituciones de investigación e “Industry-led Research Networks Programme” que apoya a las pequeñas y medianas empresas en proyectos de investigación de entre nueve y dos años de duración.

Otras vías de atracción de IED son los “Innovation Vouchers” consistentes en 5.000 euros de subsidio a PYMES para la búsqueda de soluciones tecnológicas o los fondos de financiación de entre 150.000 y 650.000 euros para programas de investigación.

Incentivos regionales:          

Shannon Development es la agencia gubernamental encargada del desarrollo de la industria, turismo y sector rural en el área de Shannon y alrededores. Esta misma agencia se dedica también a fomentar la inversión en la Zona Franca de Shannon, parque empresarial de 243 hectáreas en el que en la actualidad más de 100 empresas se benefician de ventajas de diversa naturaleza.

Por su parte, Údarás na Gaeltachta es el organismo público regional encargado del desarrollo económico, social y cultural de los condados de Donegal, Mayo, Galway y Kerry mediante subvenciones en proyectos de fomento empresarial y creación de puestos de trabajo así como estrategias para el desarrollo de la lengua irlandesa y su mantenimiento para futuras generaciones.

Otras ventajas:

En la capital se encuentra el International Financial Services Centre (IFSC), un centro financiero que agrupa a más de 500 empresas y que en 2010 aportaba el 7,4% del PIB. Si bien en 2010 las empresas allí establecidas dejaron de beneficiarse de un tipo del Impuesto de Sociedades del 10%, el centro sigue actuando como un polo de atracción para empresas internacionales del sector financiero, bancario y de los seguros, convirtiendo a Irlanda en el séptimo mayor proveedor de servicios financieros al por mayor de la U.E.[2]

Por otro lado, Irlanda posee una población joven (con una edad promedio de 35 años) y altamente preparada (con un porcentaje de graduados universitarios superior al Reino Unido y la media de la OCDE)[3] que posicionan al país como el primero del mundo en cuanto a mano de obra cualificada.[4] Asimismo, Irlanda es el único país angloparlante de la Eurozona y posee fuertes relaciones históricas y culturales con EE.UU lo que concede a la República una posición ventajosa ante el mercado estadounidense.



[2] “Investing in Ireland 2013”, Deloitte

[3] “Tax Guide 2013”, IDA

Volver a índice de Marco jurídico

Barreras de entrada para inversores españoles

Al ser un país miembro de la Unión Europea, no hay ninguna barrera de entrada para inversores españoles.

No obstante, uno de los aspectos negativos que las empresas españolas pueden encontrar a la hora de implantarse en Irlanda se refiere a los costes más elevados existentes. De este modo, según un estudio de The Economist Intelligence Unit, los potenciales inversores de la Eurozona consideran a Irlanda como una localización cara en términos de costes de negocio, coste de vida, alquileres, salarios y servicios públicos. Así, si el alquiler medio anual por metro cuadrado de oficina en Madrid es de 335€ en Dublín es de 550€ y si el salario mínimo se sitúa en España en 2017 en 707,7€/mes en Irlanda es de 1.480€/mes. Además, en 2010 Irlanda era el tercer país con mayores costes de electricidad para PYMES y el país con mayores costes de tratamientos de residuos.

Pese a todo, de acuerdo con el informe "Doing Business" del Banco Mundial, Irlanda ocupa el puesto número 18 en una lista de 190 países ordenada según facilidad para hacer negocios.

La Oficina no tiene conocimiento de ninguna otra barrera a la entrada que pudiera afectar. De hecho, la inversión española cuenta con una buena imagen.

Volver a índice de Marco jurídico

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex