Sistema financiero

Sistema financiero

Entre los agentes que operan en el sistema financiero irlandés podemos distinguir entre el regulador, el Banco Central de Irlanda, y los regulados, entre los que destaca el sector bancario, aparte de otros actores como aseguradoras, administradores de fondos, sociedades de capital riesgo, etc. Mención especial merece el International Financial Service Centre (IFSC). En principio se constituyó para incentivar la instalación de empresas del sector de servicios financieros, a través de exenciones fiscales. A día de hoy esas exenciones ya no existen pero sigue siendo la ubicación específica en la que se encuentran la mayoría de empresas del sector financiero.

Hasta octubre de 2010 dos entidades tenían el encargo de la supervisión bancaria: el Banco Central de Irlanda y la Autoridad Irlandesa Reguladora de asuntos financieros (IFSRA por sus siglas en inglés). Tras la crisis económica y financiera ambas entidades se han fusionado, por lo que todas las funciones de supervisión y reguladoras están en manos del Banco Central de Irlanda (www.centralbank.ie). El Banco se creó en 1943, sustituyendo a la anterior entidad emisora de moneda. El BCI es miembro del Sistema Europeo de Bancos Centrales y participa, por tanto, en la definición de la política monetaria de la UEM, aparte de sus funciones como banquero y asesor del gobierno, y se encarga también de la elaboración de estudios y análisis estadísticos, económicos y financieros.

Dentro del sector bancario, cabe diferenciar el sector mayorista del minorista. El primero se dedica con gran eficiencia a las operaciones con gobiernos y grandes corporaciones, así como a labores de asesoría financiera, y opera generalmente en el marco del IFSC. El sector minorista, por su parte, se centra en economías domésticas y pequeñas y medianas empresas. No existe una gran segmentación de agentes por operaciones, sino que más bien se sigue el modelo de banca universal.

Más de 70 instituciones financieras ofrecen servicios bancarios en Irlanda. La Federación Irlandesa de Bancos y Pagos (BPFI) (www.bpfi.ie), establecida en 2014 tras la unión de de la federación irlandesa de bancos y la asociación irlandesa de servicios de pago, representa a la mayoría de ellas. Dentro de la BPFI se encuentran también afiliados la Federación de bancos internacionales en Irlanda (FIBI) y el consejo hipotecario en Irlanda (IMC). El primero representa a todos los bancos internacionales establecidos en el país y el segundo representa a todas las instituciones hipotecarias y sociedades de crédito hipotecario operantes en Irlanda.

Hasta la crisis financiera de septiembre de 2008, Irlanda contaba en el sector minorista con 6 bancos de propiedad irlandesa: Anglo Irish Bank, Allied Irish Bank (AIB), Bank of Ireland (BOI), Irish Nationwide Building Society, Irish Life and Permanent TSB y el EBS Building Society. El National Irish Bank (www.nib.ie), si bien de origen irlandés, contaba con menor presencia en el país y pertenece, desde finales de 2004, al Danske Bank, el mayor banco danés que en 2013 anunció que dejaba su actividad en Irlanda.

Tras el anuncio en septiembre de 2008 del respaldo del Gobierno a todo el pasivo de la banca, EBS, el Irish Nationwide Building Society y el Anglo Irish Bank fueron nacionalizados y posteriormente liquidados. Por otra parte, el Estado se hizo con un porcentaje de participación en los principales bancos irlandeses: un 36% en el Bank of Ireland y un 49,9 % en el AIB (que realmente es un 92,8% debido al resto de participación, que depende de deuda subordinada y se encuentran sometido a "test de estrés" periódicos para cumplir los objetivos de capital impuestos por el Banco Central de Irlanda). A día de hoy, el estado se encuentra en proceso de desinversión en los bancos anteriormente mencionados. Durante el 2017 vendió el 25% de las acciones que posee sobre AIB. Por otro lado, el Estado posee actualmente un 14% de la propiedad del Bank of Ireland y un 75% del Permanent TSB.

La situación actual dista mucho de la vivida en los años anteriores. La banca Irlandesa vuelve a prestar dinero, es solvente y obtiene beneficios. En los últimos test de estrés que el BCE llevó a cabo en 2015, los dos mayores bancos irlandeses estudiados (AIB y Bank of Ireland) obtuvieron un core ratio por encima del exigido (no siendo éste el caso de Permanent TSB, que sin embargo, ha comenzado a obtener beneficios a partir de 2016).

El sector bancario cuenta con uno de los más bajos ratios en la UE de cajeros automáticos por habitante, aunque con uno de los porcentajes más altos de uso. En cuanto a los medios de pago, las tarjetas de crédito o de débito son las más,  luego la domiciliación de pagos y finalmente y en claro descenso, los cheques.

Otras entidades que operan en el sector minorista son las "Building Societies" o sociedades de crédito hipotecario. En su origen, se trataba de instituciones especializadas en la financiación para la adquisición de viviendas. Desde 1989 se les permite ampliar su gama de servicios y actualmente la mayoría de ellas ofrecen todo tipo de servicios bancarios. La principal es el EBS Building Society. En una escala menor, cabe mencionar las credit unions o cajas de crédito. Son instituciones sin ánimo de lucro y que generalmente operan en las comunidades más pobres, concediendo créditos a sus miembros a un tipo de interés inferior al del mercado, remunerando también sus depósitos a un menor tipo.

Por otro lado, expresamente para la financiación de PYMES irlandesas (SME´s por sus siglas en inglés) se creó en 2014 el Strategic Banking Corporation of Ireland (SBCI). Su objetivo es el de proporcionar financiación para las PYMES irlandesas (las cuales componen una gran parte del tejido empresarial de Irlanda) a un tipo de interés bajo y a largo plazo. Las principales entidades que prestan financiación a través del SBCI son el European Investment Bank (EBI), el Kreditanstalt für Wiederaufbau (KfW) y el Ireland Strategic Investment Fund (ISIF), anteriormente conocido como el Fondo Nacional de Reserva de Pensiones (NPRF).

El fondo del ISIF está controlado por el Tesoro y cuenta con 8.000 millones de euros para invertir en actividades que mejoren la actividad económica de Irlanda y con una visión más a largo plazo. Más información en el siguiente enlace:

http://www.ntma.ie/business-areas/ireland-strategic-investment-fund/  

Finalmente, una entidad de ahorro peculiar es An Post (empresa estatal de correos), con funciones de caja postal, y que constituye actualmente la única entidad financiera pública. Entre sus servicios, ofrece seguros (vida, coche, hogar, etc.), depósitos de ahorro e inversión, financiación para la compra de coches, pago de facturas, transferencias, cambio de monedas y pronto introducirá su nueva cuenta corriente (Smart current account).

http://www.anpost.ie/AnPost/MainContent/Personal+Customers/Money+Matters/

 

En cuanto al sector de los seguros, la Irish Insurance Federation (www.iif.ie) representa a todas las compañías de seguros en Irlanda. En general, los costes de los seguros en Irlanda son muy elevados. Esto se debe en parte al sistema legal, que permite reclamaciones millonarias, y en parte al reducido nivel de competencia existente en el mercado. No obstante, se han introducido cambios legislativos para reducir dichos costes.

Los atractivos beneficios que existen en el sector atrajeron a líderes mundiales, como Great American Insurance International (EEUU) y Quanta Capital (EEUU). Los operadores británicos Brit Insurance, la segunda aseguradora del Reino Unido, y ARB Underwriting también se encuentran operando en el mercado.

El Pensions Board (www.pensionsboard.ie) es el organismo encargado de regular las pensiones, tanto la contributiva como la voluntaria a través de los llamados Personal Retirement Savings Account (PRSA). Desde septiembre de 2003, todas aquellas empresas que cuentan con personal contratado deben ofrecer a los empleados que no tengan acceso a un fondo de pensiones corporativo la posibilidad de contribuir a algún PRSA. Los fondos de pensiones están gestionados por los principales bancos y compañías de seguros, y constituyen un instrumento para completar las pensiones estatales, que son mínimas.

Mencionar también que Irlanda se ha convertido en un país con gran actividad e importancia en cuanto a los fondos de inversión. Un claro ejemplo de ello es el crecimiento que ha experimentado este mercado: de administrar un total de 2 billones de euros en activos en 2012, a administrar un total de más de 4 billones de euros en 2017. http://www.irishfunds.ie/about

Pasando a las actividades mayoristas, en su mayoría tienen lugar en el marco del IFSC (www.ifsc.ie). Aparte de no aplicar retenciones a los intereses pagados a no residentes y estar exentos de pagar el Impuesto de Sociedades los fondos de inversión colectiva y de seguros de vida, el principal atractivo de Irlanda es el bajo Impuesto de Sociedades. En su esquema original, las entidades financieras que se establecían en el IFSC sólo debía pagar un Impuesto de Sociedades del 10%. Actualmente se aplica el nuevo tipo general del 12,5%, sin ser ya necesario localizarse en el distrito financiero. El IFSC emplea de manera directa a 35.000 personas, con un salario anual medio de 60.000€ y aporta el 7.4% del PIB Irlandés.

La Bolsa irlandesa, que data de 1793, ha sido parte integrante del International Stock Exchange of the United Kingdom & the Republic of Ireland Limited hasta que por la norma The Stock Exchange Act, 1995, se separó de la misma convirtiéndose en la Bolsa irlandesa como ente independiente. Se compone de cuatro mercados, el mercado principal o lista oficial, el tecnológico, el de exploración de valores y el de compañías en desarrollo. Su índice es el ISEQ.

Por otro lado, cabe mencionar que en Irlanda existen dos mercados de futuros y opciones Irish futures and options exchange:

- FINEX Europe, sucursal europea del Financial Instrument Exchange estadounidense, que empezó a operar en Irlanda en 1994.

- NYMEX Europe, sucursal europea del New York Mercantile Exchange, que empezó a operar en Irlanda en noviembre de 2004. 

Volver a índice de Sistema financiero

Régimen de cobros y pagos al exterior. Control de cambios

Los cobros y pagos con el exterior en moneda convertible se encuentran liberalizados, de acuerdo con la normativa comunitaria, si bien se mantienen ciertas obligaciones de notificación a efectos estadísticos. Así, bajo la nueva regulación del Parlamento Europeo y del Consejo respecto a la información que acompaña a las transferencias de fondos -Regulation (EC) No 1781/2006-, en vigor desde el 26 de junio de 2017, es necesario incluir nuevos detalles tales como el nombre del beneficiario, el lugar y la fecha de nacimiento, el documento nacional de identidad, etc.

Volver a índice de Sistema financiero

Repatriación de capital/control de cambios

No existen restricciones en la repatriación de beneficios, capital, royalties o intereses y pueden realizarse en cualquier divisa. Tampoco existen restricciones a la importación de capital. Tanto residentes como no residentes pueden operar cuentas bancarias en cualquier divisa y las empresas irlandesas son libres para abrir cuentas bancarias en cualquier lugar fuera de Irlanda. Los inversores extranjeros, en todo caso, tienen que atenerse a la normativa de control de cambios de sus países de origen.

Volver a índice de Sistema financiero

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex