Sistema financiero

Sistema financiero

El sistema financiero irlandés está basado en el Banco Central de Irlanda (BCI), que tiene las competencias financieras de regulación, supervisión y protección al consumidor en los ámbitos, no solamente bancarios, sino también de seguros y de empresas de inversión. El sistema financiero irlandés es un ejemplo de una autoridad única financiera, el BCI. 

El Banco Central de Irlanda se creó en 1943. Ha tenido en su historia escasas oportunidades de desarrollar una política monetaria autónoma ya que hasta 1979 dependía del Banco de Inglaterra, al tener la libra irlandesa una paridad de uno a uno  con la libra esterlina, era de hecho una unión monetaria con el Reino Unido. Este "régimen cambiario" de moneda única se mantuvo hasta la entrada de la libra irlandesa en el mecanismo de cambios del sistema monetaria europeo en 1979. La libra esterlina se quedó fuera y entonces se rompió la paridad entre las dos libras. A partir del uno de enero de 1999 se crea el euro e Irlanda participa desde el primer momento en la moneda única. El BCI es miembro del Sistema Europeo de Bancos Centrales y participa, por tanto, en la definición de la política monetaria de la zona euro, con un peso del 1,3772 % del total (España 9,6981%,  aunque su población es más de 9 veces mayor, pero su PIB oficial es sólo tres veces el de Irlanda, que fue de 370 m.m. de euros en 2020).

La Federación Irlandesa de Bancos y Pagos (BPFI por sus siglas en inglés) establecida en 2014 tras la unión de la federación irlandesa de bancos y la asociación irlandesa de servicios de pago, representa a más de 100 instituciones miembros nacionales e internacionales y se encarga de movilizar los recursos y conocimientos del sector para ofrecer valor y beneficio a sus miembros (About BPFI, 2021).

Dentro de la BPFI se encuentran también afiliada la Federación de bancos internacionales en Irlanda (FIBI) la cual representa a todos los bancos internacionales establecidos en el país. La Federación de Bancos Internacionales de Irlanda (FIBI) es la voz principal del sector de servicios bancarios y financieros internacionales en Irlanda. Como afiliada de BPFI, los miembros de la Federación incluyen a muchos de los proveedores de servicios financieros más grandes del mundo y emplean colectivamente a casi diez mil personas en Irlanda.  

Mención especial merece el International Financial Service Centre (IFSC) el cual se ha convertido en uno de los principales centros de servicios de fondos de cobertura en Europa contando con la presencia de muchas de las instituciones financieras más importantes del mundo. En principio se constituyó para incentivar la instalación de empresas del sector de servicios financieros, a través de exenciones fiscales. Hoy en día esas exenciones ya no existen, pero eso no ha impedido que siga siendo la ubicación específica en la que se encuentran la mayoría de las empresas del sector financiero.

La financiación basada en el mercado “Market-based finance” ha crecido rápidamente en los últimos años tanto en Irlanda como a nivel Internacional. Irlanda se ha convertido en uno de los principales centros mundiales de este tipo de financiación definida como la obtención de deuda o liquidez a través de los mercados financieros en lugar de a través del sistema bancario. En Irlanda, este sector está dominado principalmente por fondos de inversión y fondos del mercado monetario los cuales representan alrededor de dos tercios de los activos totales. Como resultado del crecimiento sustancial de este sector financiero, la estructura del sistema financiero irlandés ha experimentado cambios significativos durante la última década. Esta pasó de estar equilibrada entre las actividades financieras bancarias y no bancarias a estar completamente dominada por las instituciones financieras no bancarias en la actualidad.

Dentro del sector bancario, cabe diferenciar el sector mayorista del minorista. El primero se dedica con gran eficiencia a las operaciones con gobiernos y grandes corporaciones, así como a labores de asesoría financiera, y opera generalmente en el marco del IFSC. El sector minorista, por su parte, se centra en economías domésticas y pequeñas y medianas empresas. Este sector bancario doméstico sigue el modelo de banca universal. El sector minorista hoy en día Irlanda cuenta con 5 bancos operativos: AIB Group, Bank of Ireland Group y Permanent TSB (PTSB), que son bancos constituidos en Irlanda y Ulster Bank Ireland y KBC Bank Ireland, que son filiales de grupos bancarios extranjeros. Estos dos últimos han anunciado, recientemente en 2021, que desean reducir, e incluso, eliminar sus actividades bancarias minoristas en Irlanda. El ministro de finanzas irlandés ha calificado como lamentables estas decisiones, ya que reducirán la competencia bancaria, en perjuicio de consumidores y empresas locales. Hoy en día, el gobierno irlandés tiene participaciones mayoritarias en dos grupos bancarios (71% en AIB y un 75% en Permanent TSB) y una participación minoritaria (14% en el Banco de Irlanda). 

Otras entidades que operan en el sector minorista son las "Building Societies" o sociedades de crédito hipotecario. En su origen, se trataba de instituciones especializadas en la financiación para la adquisición de viviendas. Desde 1989 se les permite ampliar su gama de servicios y actualmente la mayoría de ellas ofrecen todo tipo de servicios bancarios. La principal es el EBS Building Society. En una escala menor, cabe mencionar las credit unions o cajas de crédito. Se trata de instituciones sin ánimo de lucro y que generalmente operan en las comunidades más pobres, concediendo créditos a sus miembros a un tipo de interés inferior al del mercado, remunerando también sus depósitos a un menor tipo.

Por otro lado, expresamente para la financiación de PYMES irlandesas se creó la Strategic Banking Corporation of Ireland (SBCI), que es la institución hermana del Instituto de  Crédito  Oficial (ICO) en España. Su objetivo es proporcionar financiación al por mayor a bancos e instituciones financieras no bancarias para otorgar préstamos a las PYME (las cuales componen una gran parte del tejido empresarial de Irlanda) a un tipo de interés bajo y a largo plazo. Las principales entidades que prestan financiación a través del SBCI son el European Investment Bank (EBI), el Ireland Strategic Investment Fund (ISIF), el Council of Europe Development Bank (CEB) y el Funding and Debt Management unit of the National Treasury Management Agency (NTMA). Para más información visitar: https://sbci.gov.ie/our-partners/funding-partners.

El fondo del ISIF está controlado por el Tesoro (NTMA) y cuenta con 10.500 millones de euros para invertir en actividades que mejoren la actividad económica de Irlanda. Tras una revisión por parte del Ministro de Finanzas de los posibles apoyos para la economía de Irlanda durante la pandemia Covid-19, se decidió que el ISIF centrara la inversión en empresas de mediana y gran escala en Irlanda a través del Pandemic Stabilisation and Recovery Fund (PSRF por sus siglas en inglés). Este fondo se centrará en la inversión en empresas grandes y medianas que empleen a más de 250 empleados o con una facturación anual superior a 50 millones de euros. El ISIF podría considerar invertir en empresas por debajo de estos niveles si se considera que son de escala sustancial y de importancia significativa a nivel nacional o regional).

En cuanto a los medios de pago, los pagos con tarjeta han continuado creciendo con fuerza, impulsados por las tarjetas de débito, cuyos volúmenes crecieron un 18,3% en 2019 a más de 1.100 millones. La expansión de los pagos con tarjeta contactless ha contribuido a reducir la dependencia de los consumidores del efectivo. Los volúmenes de pagos contactless crecieron un 40% en 2019 y representaron alrededor del 40% del volumen total de pagos con tarjeta. Irlanda es uno de los pocos países del mundo donde los cheques todavía se usan regularmente, sin embargo, el uso de cheques ha disminuido drásticamente en los últimos años: el uso de cheques irlandeses per cápita bajó de 22,1 en 2009 a 6,4 en 2019.

Finalmente, una entidad de ahorro a destacar es An Post (empresa estatal de correos en Irlanda), la cual está autorizada por el Ministro de Finanzas para proporcionar servicios de pago y está regulada por el Banco Central de Irlanda en la prestación de dichos servicios. Entre dichos servicios se incluyen la oferta de seguros, depósitos de ahorro e inversión, préstamos, pago de facturas, transferencias, cambio de monedas, cuenta corriente, etc.

En cuanto al sector de los seguros, la Ireland Insurance es la organización representativa del sector de los seguros en Irlanda. Sus miembros representan alrededor del 95% de las empresas que operan en el mercado irlandés, lo que la convierte en líder del sector. Irlanda es uno de los seis principales mercados de seguros de Europa y el segundo más grande de reaseguros en la UE y presta servicios a 25 millones de asegurados en 110 países a nivel internacional.

En general, los costes de los seguros en Irlanda son muy elevados. Esto se debe en parte al sistema legal, que permite reclamaciones millonarias y en parte al reducido nivel de competencia existente en el mercado. Los atractivos beneficios que existen en el sector atrajeron a líderes mundiales, como Great American Insurance International (EEUU) y Quanta Capital (EEUU). Los operadores británicos Brit Insurance, la segunda aseguradora del Reino Unido, y ARB Underwriting, también se encuentran operando en el mercado irlandés.

El Pensions Board es el organismo encargado de regular las pensiones, tanto la contributiva como la voluntaria, a través de los llamados Personal Retirement Savings Account (PRSA). Desde septiembre de 2003, todas aquellas empresas que cuentan con personal contratado deben ofrecer a los empleados que no tengan acceso a un fondo de pensiones corporativo la posibilidad de contribuir a algún PRSA. Los fondos de pensiones están gestionados por los principales bancos y compañías de seguros, y constituyen un instrumento para completar las pensiones estatales, que son bastante bajas..

Hay que mencionar también que Irlanda se ha convertido en un país con gran actividad e importancia en cuanto a los fondos de inversión. La Irish Funds Industry Association (Irish Funds), es el organismo representativo de la comunidad internacional de fondos de inversión en Irlanda. Representa a gestores de fondos, depositarios, administradores, agentes de transferencias, firmas de asesoría profesional y otras empresas especializadas involucradas en la industria de servicios de fondos internacionales en Irlanda. Irlanda es un miembro de habla inglesa de la UE y la Eurozona y es conocida por su apoyo a la industria de fondos lo que ha generado que hoy en día más de 1000 gestores de fondos de más de 50 países tengan activos administrados en el país.

Pasando a las actividades mayoristas, en su mayoría tienen lugar en el marco del IFSC. Aparte de no aplicar retenciones a los intereses pagados a no residentes y estar exentos de pagar el Impuesto de Sociedades los fondos de inversión colectiva y de seguros de vida, el principal atractivo de Irlanda es el bajo Impuesto de Sociedades. El IFSC emplea de manera directa a 35.000 personas, con un salario anual medio de 60.000€ y aporta el 7.4% del PIB Irlandés.

La Bolsa irlandesa (ISE por sus siglas en inglés), que data de 1793, fue parte integrante del International Stock Exchange of the United Kingdom & the Republic of Ireland Limited hasta que por la norma The Stock Exchange Act, 1995, se separó de la misma convirtiéndose en la Bolsa irlandesa como ente independiente.

En 2018, la Bolsa irlandesa pasó a formar parte del Euronext y empezó a operar bajo el nombre de Euronext Dublin. El Euronext es una bolsa de valores paneuropea que se formó en 2000 como resultado de la fusión de las bolsas de valores de París, Ámsterdam y Bruselas. A lo largo de los años, se ha fusionado con otras bolsas de valores regulando hoy en día los mercados de Ámsterdam, Bruselas, Dublin, Lisboa, Oslo y Paris.

Euronext Dublin también está autorizado por el Banco Central de Irlanda para operar sus cuatro mercados de valores: Euronext Dublin, Euronext Growth, Global Exchange Market (GEM) y Atlantic Securities Market (ASM).

Volver a índice de Sistema financiero

Régimen de cobros y pagos al exterior. Control de cambios

Los cobros y pagos con el exterior en moneda convertible se encuentran liberalizados, de acuerdo con la normativa comunitaria, si bien se mantienen ciertas obligaciones de notificación a efectos estadísticos. Así, bajo la nueva regulación del Parlamento Europeo y del Consejo respecto a la información que acompaña a las transferencias de fondos – Reglamento (UE) 2015/847 de 20 de mayo de 2015 –, es necesario incluir nuevos detalles tales como el nombre del beneficiario, el lugar y la fecha de nacimiento, el documento nacional de identidad, etc.

Volver a índice de Sistema financiero

Repatriación de capital/control de cambios

No existen restricciones en la repatriación de beneficios, capital, royalties o intereses y pueden realizarse en cualquier divisa. Tampoco existen restricciones a la importación de capital. Tanto residentes como no residentes pueden operar cuentas bancarias en cualquier divisa y las empresas irlandesas son libres para abrir cuentas bancarias en cualquier lugar fuera de Irlanda. Los inversores extranjeros, en todo caso, tienen que atenerse a la normativa de control de cambios de sus países de origen.

Volver a índice de Sistema financiero

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex