Sistema financiero

Sistema financiero

La contribución del sector financiero y asegurador al PIB en 2017 ha sido del 18,65%. El sector está bien capitalizado, ya que los préstamos han incrementado con respecto al año anterior, los depósitos siguen incrementando.

 

Existen en Jordania 25 instituciones con licencia para prestar servicios bancarios: 13 bancos comerciales jordanos, entre los cuales destaca el Arab Bank como principal entidad financiera del país; 8 sucursales permanentes de bancos extranjeros;  y 4 bancos que siguen las prácticas financieras islámicas.

 

El sistema bancario jordano se encuentra entre los más desarrollados y eficientes de la región. Tiene capacidad para realizar todas las operaciones bancarias internacionales mayoritariamente aceptadas (apertura de letras de crédito en todas sus modalidades, prestación de distintos tipos de avales, etc.) y las entidades financieras españolas no tienen problema para reconocer la solvencia de los principales bancos jordanos.

 

Los activos totales de los bancos con licencia ascendían a 63.732 millones de euros a finales del año 2018. Por otro lado, las reservas de divisa extranjera alcanzaron los 9.365 millones de euros.

 

Los depósitos son el principal producto financiero del país, y suponen dos tercios del balance total del sector bancario del país. El volumen total de depósitos del país se incrementó un 1,5% en 2016, hasta alcanzar los 55.630 millones de dólares, habiéndose depositado 54.825 millones de dólares en 2015. El principal grupo depositante es el sector privado jordano (69% del total de los depósitos), seguido del sector privado no residente en el país (20% del total de depósitos), y en tercer lugar el Gobierno Central del país (11% del total de depósitos), aunque este último aumentó su volumen de depósitos en un 6,6% respecto al año anterior.

 

Respecto a los préstamos, pese a que el Banco Central Jordano ha recortado los tipos de interés 5 veces desde 2011 en un intento de adoptar una política monetaria expansiva, estas medidas no se han transformado en un incremento de los préstamos concedidos. Los principales usuarios de los créditos siguen el sector privado local, no acudiendo a las instituciones de crédito locales las grandes corporaciones extranjeras.

 

Según el Oxford Business Report, aunque en el pasado la liquidez había sido un aspecto por el que preocuparse, actualmente Jordania goza de un  ratio de liquidez del 36,7%, mientras que su ratio de adecuación de capitales (CAR) que mide el riesgo bancario generalizado de insolvencia por perdidas mantenidas se sitúa en el 17,4%, siendo el mínimo internacional del 8%, y habiendo fijado el límite para Jordania el Banco Central Jordano en el 12%. Mantener un nivel de CAR aceptable es un indicativo de confianza de los depositantes en el sector financiero del país

 

El Banco Central Jordano (BCJ) es uno de los principales actores del sector, y ha tenido un papel predominante en los últimos años desarrollando un marco regulatorio que permite mayor control sobre el sistema bancario y sobre las transferencias internacionales. El Banco Central lleva a cabo una gestión de riesgos enfocada a la prudencia y a las garantías.

 

Recientemente, el BCJ ha publicado una Normativa Interna de Gobierno Corporativo destinada a mejorar la transparencia, la publicación de cuentas y la estructuración de la propiedad del sector. Junto con estas medidas, destaca la creación del Credit Bureau, una institución dedicada al estudio del historial crediticio de empresas y particulares para facilitar el acceso a la financiación en el país. El Credit Bureau ha comenzado a funcionar a finales de 2015, pero no se espera que este 100% operativo hasta finales de 2016.

 

En lo que se refiere al mercado de valores, pese a que la ley de Valores nº 76/ 2002 autoriza el establecimiento de otros mercados financieros, en la práctica el monopolio del mercado primario y secundario de acciones, bonos y letras del tesoro corresponde a la Bolsa de Amman (Amman Stock Exchange).

 

La Bolsa de Amman se crea en Enero de 1978, en aquel entonces la Bolsa de Amman eran tanto mercado de valores como órgano regulador. El mercado de valores comenzó su transición a su composición actual en los años 90, concretamente con la publicación de la Ley sobre el Mercado de Valores No. 23 de 1997. En esta se separan por primera vez las funciones de mercado de valores, de las de órgano regulador, y se reestructura el mercado de valores de acuerdo con los estándares internacionales.  Para ellos, la ley creó tres instituciones diferenciadas, La Bolsa de Amman (ASE – Amman Stock Exchange), la Comisión del Mercado de Valores de Jordania (JSC – Jordan Securities Commission) y el Centro de Depósitos Bursátiles (SDC – Securities Depository Centre).

 

El 20 de febrero 2017, la ASE ha sido registrada como una compañía accionaria pública completamente poseída por el Gobierno bajo el nombre “La Compañía de Bolsa de Amman (ASE Company)”.

ASE actúa como el único mercado de valores de Jordania, con 194 compañías registradas en 2016 y una capitalización bursátil total de 22.383 millones de euros.

 

Pese a que el sector bancario jordano ha reportado un crecimiento continuado en los últimos años, lo contrario ha ocurrido con el Mercado de Valores, que tuvo una caída de precios generalizada en 2014, de la que no se ha recuperado por completo en 2015. Para potenciar la recuperación del Mercado de Valores, en Junio de 2015 se aprobó la conversión de la Bolsa de Amman en una sociedad anónima cotizada con ánimo de lucro. De acuerdo con la información facilitada por ASE en su página web, la Bolsa de Amman será propiedad de Estado durante los primeros años, y posteriormente se lanzará una Oferta Pública Inicial.

 

Uno de los productos que más relevancia tienen actualmente en la Bolsa de Amman son los Bonos Islámicos – SUKUK. Aunque el sector bancario islámico está bien asentado en el país, todavía no es de especial relevancia, por lo que el desarrollo de nuevos productos financieros islámicos tiene gran potencial de capitalización dentro de la Bolsa de Amman. Un ejemplo del potencial de estos productos fue la emisión de Bonos Islámicos Soberanos en abril de 2015, con el apoyo del Banco Islámico para el Desarrollo de Arabia Saudí.

 

El sector asegurador, aunque representa una porción más pequeña de los servicios financieros de Jordania, ha sido uno de los sectores que mayor crecimiento ha experimentado en los últimos años, con un 30,5% de crecimiento en 2014.

 

De acuerdo con la información facilitada en el Oxford Business Report, en Jordania hay 25 compañías aseguradoras, de las cuales 3 – Arab Orient Insurance Company, Jordan Insurance y Middle East Insurance Company – ostentan las mayores cuotas de mercado con el 17,6%, 9,6% y 7,1% respectivamente.

 

Entre los productos más relevantes dentro del sector asegurador, están los seguros de no-vida, seguidos de seguros médicos y seguros bancarios.  

 

Las empresas están asociadas en la Federación Jordana de Compañías Aseguradoras (www.joif.org) y son objeto de supervisión y control por la Comisión Reguladora del sector.

 

Volver a índice de Sistema financiero

Líneas de crédito, acuerdos multilaterales de financiación

Jordania tiene una gran dependencia de la ayuda internacional, lo que provoca que la inmensa mayoría de los proyectos, además de la financiación propia del gobierno jordano, cuenten con financiación multilateral o de algún donante bilateral.

Los esquemas PPP (Partenariado Público Privado) son de especial relevancia en Jordania, ya que implican la participación de los capitales privados en la producción o renovación de infraestructuras de un país, así como en la creación o la mejora de servicios.  

La Ley Nº 31 de 2014 – PPP Law – busca fomentar la participación del sector privado en el desarrollo económico del país, a la vez que provee de un marco legal que fomente la colaboración entre ambos sectores – público y privado.

 

La Ley PPP establece el Consejo entre los Sectores Público y Privado – Association Council between the Public and Private Sector – para evaluar y aprobar los contratos concedidos al sector privado. La Ley también establece la Unidad de Participación entre los sectores Público y Privado – Partnership Unit Between the Public and Private Sector – que en esencia es un registro de los proyectos llevados a cabo bajo este modelo de financiación.

 

Dentro de la financiación multilateral destaca la ofrecida por el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, el Banco Europeo de Inversiones o el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo. 

 

Dentro de la financiación bilateral hay varios fondos árabes, como el de países del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) de ayuda al desarrollo, así como USAID (aunque es habitual que realiza sus licitaciones restringidas a empresas americanas), la Comisión Europea, Alemania (KFW), Francia (AFD) y otros países de la UE. 

 

Por parte de España, hay que señalar que en el 2009 la AECID abrió una Oficina Técnica de Cooperación en Amman. Según los últimos datos disponibles, la OTC gestiona un presupuesto para Jordania de 34,6 millones de euros, de los cuales 5,8 se corresponden a donaciones de la AECID; 10,6 a créditos concesionales de FONPRODE; y los restantes provienen de la UE, los cuales se destinan a ayuda humanitaria y desarrollo.

Volver a índice de Sistema financiero

Régimen de cobros y pagos al exterior. Control de cambios

Dentro de los sucesivos programas del FMI, y como condición para acceder a la financiación ofrecida dentro del programa SBA, Jordania ha ido liberalizando el régimen de cobros y pagos con el exterior. Actualmente han desaparecido todas las trabas que existían (depósito previo para las importaciones, aprobación previa del Banco Central etc.) siendo el coste medio de las transacciones internacionales a Jordania del 7% del valor de la transacción.

En la página Web del Banco Central Jordano www.cbj.gov.jo se puede consultar la legislación relevante en este tema, como es la “Money Exchange Business Law”, la “Foreign Currency Control Law” y la “Electronic Transactions Law”.

 

Los datos mínimos para poder llevar a cabo una transferencia internacional en Jordania son: El nombre del beneficiario, el número de cuenta, código Swift, nombre de la entidad bancaria y cantidad a transferir.  

 

Es importante señalar que Jordania ha adaptado su legislación a las prácticas internacionales sobre medidas para prevenir el blanqueo del dinero. Estas medidas incluyen una perfecta identificación del emisor y del receptor de las transferencias y de la naturaleza de las mismas, también exigen hacer un seguimiento de aquellas transferencias que superen un importe determinado (10.000JD – 12.300 Euros). 

 

Volver a índice de Sistema financiero

Repatriación de capital/control de cambios

La entidad encargada de gestionar y promover la inversión en Jordania es el JIC (Jordan Investment Comission). Este organismo gubernamental es el sucesor de la Jordan Investment Board y de la Jordan Export Development & Commercial Centers Corporation.

-        Las diferentes leyes que regulan la inversión en Jordania ofrecen un tratamiento igualitario entre inversores jordanos y no jordanos, además de permitir a inversores no jordanos la inversión en el país a través de cualquier actividad económica (con la excepción de aquella que tienen limitada o prohibida la participación extranjera).

-        Excepto cuando se trate de participaciones en empresas cotizadas, el inversor extranjero debe invertir al menos 50.000 Dinares Jordanos (aproximadamente 65.600 Euros).

-        El inversor extranjero tiene derecho a manejar el proyecto de la manera que considere oportuna, y a través de la/s persona/s que el elija para esta tarea.

-        El inversor no jordano está autorizado a remitir al extranjero, en cualquier divisa convertible, el capital invertido así como cualquier ganancia o beneficio que haya obtenido de la liquidación de su inversión o como resultado de la venta de una parte o de la totalidad del proyecto.

-        Los técnicos y administradores no jordanos que se encuentren trabajando en un proyecto podrán enviar sus salarios y remuneraciones al extranjero.

-        No será permitida la expropiación de ningún proyecto, o la sujeción del mismo a medidas equivalentes a la expropiación, a no ser que se realice por interés público y recompensado de una manera justa. El pago a los inversores extranjeros deberá hacerse siempre en una divisa convertible.

-        Las disputas entre inversores extranjeros y las Agencias del Gobierno Jordano se intentarán resolver de manera amigable. Si no fuera posible llegar a un acuerdo en un plazo de 6 meses, cualquiera de las partes podrá dirigir la disputa al Centro para la Resolución de Disputas de Inversión (ICSID).

-        Cualquier inversor cuya inversión esté garantizada por su país o por una agencia oficial, podrá asignar a dicho país o agencia los beneficios sobre su inversión que considere apropiados.

-        Con previa aprobación del Comité de Incentivos, el inversor puede re-exportar los activos fijos que se han beneficiado de la exención.

El hecho de que el Dinar Jordano (JOD) esté anclado al dólar desde 1995 disminuye el riesgo de tipo de cambio de cualquier proyecto. 

Volver a índice de Sistema financiero

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex