Demanda y Coyuntura

Estructura del PIB por sectores y por componentes del gasto

En 2019 el PIB a precios corrientes se cifró en €1.789.357 millones, presentando una variación nominal del 1,2% con respecto al mismo periodo del ejercicio anterior. En cuanto a la variación real del PIB, ésta se situó en un +0,3% en comparación con 2018.

Por el lado de la demanda, la formación bruta de capital fijo aumentó un 1,4% mientras que el gasto por consumo final de los hogares se incrementó en un 0,2% en volumen con respecto al ejercicio anterior. Las exportaciones de bienes y servicios han aumentado un 1,2% mientras que las importaciones han disminuido un 0,4%.

Por sectores, en 2019 el valor añadido registró un aumento en el último ejercicio del 0,2%. Aumentaron los sectores de construcción (+2,6%), los servicios de información y comunicación (+2,2%), las actividades inmobiliarias (+1,7%) y los servicios de actividades artísticas, de entretenimiento; reparación de bienes para el hogar y otros servicios (+1,1%) mientras que disminuyen el resto de los sectores.

En el segundo trimestre de 2020 el PIB a precios corrientes se cifró en €373.113, en descenso del 13% respecto al trimestre anterior. 

 

 

 


 

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de PIB por sectores de actividad y por componentes del gasto

PIB (por sectores de origen y componentes del gasto) 2016% 2017% 2018% 2019%
POR SECTORES DE ORIGEN        
AGROPECUARIO 2,1 2,1  2,1  2,2
INDUSTRIA 24,1 23,9  24,2  23,9
En sentido estricto 19,3 19,2  19,5  19,6
Construcción 4,8 4,7  4,7  4,3
SERVICIOS 73,8 74  73,7  73,9
Comercio, hostelería, transporte y comunicaciones 20,9 24,8  21,3  21,6
Crédito, inmobiliarias y servicios profesionales 28,6 28,7  28,2  28,1
Otras actividades de servicios 24,3 20,5  24,2  24,2
TOTAL 100 100  100  100
         
POR COMPONENTES DEL GASTO        
CONSUMO 79,5 79,7 79,5 79
Consumo Privado 60,1 60,5 60,3 60,9
Consumo Público 18,9 18,6 18,7 19,3
FORMACIÓN BRUTA DE CAPITAL FIJO 17 17,5 18 18,1
EXPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS 30 31,3 31,8 31,6
IMPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS 26,5 28,2 29,3 28,5

Fuentes: ISTAT (Actualizado 2/03/20)

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Evolución de las principales variables económicas: crecimiento, inflación…

Coyuntura económica: En 2019 el PIB registró un incremento del 0,3%.  La epidemia de coronavirus ha modificado drásticamente la situación económica de Italia así como, las mismas previsiones del Gobierno. El Istat ha confirmado que, en el segundo trimestre de 2020 el PIB ha disminuido el 12,8% con respecto al trimestre anterior  ( un 17,7% con respecto al mismo periodo del 2019)  Según las últimas previsiones del Instituto de Estadística italiano, en el tercer trimestre el PIB ha registrado un incremento del 16,1% con respecto al trimestre anterior, y un -4,7 % con respecto al mismo periodo del año anterior.  A raíz de estos datos, la variación prevista del PIB en 2020 es del -8,2%.

Precios: El índice de precios al consumo en el año 2019 registró un crecimiento medio del 0,6%. En octubre de 2020 el índice aumentó un 0,2% con respecto al mes anterior mientras que registra un -0,3 respecto a octubre de 2019. La inflación subyacente, calculada excluyendo energía y alimentos frescos, aumentó tres décimas con respecto al mes anterior (0,5%).

Producción industrial: En la media del 2019 el índice de producción industrial disminuyó un 1,3% respecto al año anterior. En septiembre de 2020  el índice de producción industrial registró n descenso del 5,6% respecto al mes anterior y un 5,1% respecto al mismo mes de 2019.

Mercado de trabajo: En 2019 el empleo siguió en ascenso por quinto año consecutivo con un aumento del 0,6%. En el mes de septiembre de 2020 el empleo se mantuvo estable en comparación con el mes anterior (+0,1%) y la tasa de desempleo desciende este mes al 9,6%, así como la tasa de desempleo juvenil (15-24 años), al 29,7%. 

Cuentas públicas: El déficit público en 2019 ha disminuido hasta el 1,6% del PIB, seis décimas menos que el año anterior. Según la nota de actualización del DEF publicada en octubre de 2020, el déficit aumentará hasta un 10,4% del PIB (5,7% en 2021) mientras que la deuda pública alcanzará el 155,7% ( en 2021 el 152,7%).

Balanza comercial: En 2019 se registró un saldo comercial positivo de €53.417 millones (corregido a la temporalidad), un 33,7% superior al de 2018. Las exportaciones se incrementaron en un 2,3% con respecto al año anterior, registrando €476.483 millones, mientras que las importaciones disminuyeron un 0,7% en este periodo, cifrándose en €423.066 millones. El flujo comercial hacia países de la UE registró un saldo de €266.621 millones, lo que supone un aumento del 1% con respecto al año anterior, al igual que hacia los países extra UE (+3,6%), registrando €209.862 millones. Las importaciones se mantuvieron en los mismos niveles desde países de la UE cifrándose en €250.956 millones mientras que aquellas desde países de fuera de la UE disminuyeron (-1,9%), con €172.110 millones.

En septiembre de 2020, se ha producido una mejora respecto a los meses precedentes y aumentan las exportaciones un 2,1% con respecto al mismo mes del año anterior, mientras que las importaciones disminuyen un 6,4%.

Para el periodo enero-septiembre 2020 las exportaciones han disminuido un 12%, mientras que las importaciones un 15,7%. Analizando los datos por áreas geográficas, se observa que la disminución de las importaciones se debe principalmente a los mercados extra UE (-18,5%) y a los mercados de la UE (-13,5%). Las exportaciones también disminuyen tanto desde los mercados UE (-11,1%) como desde los mercados extra UE (-13%).

Balanza de pagos: En 2019, la balanza por cuenta corriente  de Italia registró un saldo de €53.351 millones, en aumento comparado con el saldo de €45.974 millones de 2018, lo que supone casi un 3% del PIB. 

En el primer semestre de 2020 la balanza por cuenta corriente registró un saldo de €47.498 millones, en aumento comparado con el saldo de €45.379 millones del primer semestre de 2019. La balanza comercial también se incrementó en este ejercicio, con un saldo de €55.558 millones frente a los €47.145 millones del año anterior. La balanza de servicios fue en este periodo de -€6.723 millones (-€2.526 millones en 2019). La cuenta financiera por su parte, registró un saldo de €27.562 millones registrando una sensible reducción frente a los €38.204 millones del mismo periodo del año anterior.

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de principales indicadores macroeconómicos

 

PRINCIPALES INDICADORES ECONÓMICOS 2017  2018  2019 2020 (IIIT)
PIB        
PIB (M€ a precios corrientes) 1.738.382  1.765.088 1.787.664 411.642
Tasa de variación real (%)  +1,6  +0,9  +0,3 +16,1
Tasa de variación nominal (%)  +2,1  +1,7  +1,2  -
INFLACIÓN        
Media anual (%)  +1,2  +1,2  0,6 -0,2
Fin de período (%)  +0,9  +1,1  0,5 -0,6
TIPOS DE INTERÉS DE INTERVENCIÓN DEL BANCO CENTRAL        
Media anual (%)  n.d.  n.d.  n.d. n.d.
Fin de periodo (%)  2,6  1,9  1,8 1,1
EMPLEO Y TASA DE PARO        
Población 60.589  60.391  60.317 60.244
Población activa (en miles) 25.928  25.958  25.923 25.392
% Desempleo sobre población activa 11,2  10,3  9,8 9,6
DÉFICIT PÚBLICO        
en M€  -41.285  -37.505  -29.301  
% de PIB  -2,4  -2,1  -1,6  
DEUDA PÚBLICA        Ago.
en M€  2.329.553  2.380.947  2.409.904  2.578.856
en % de PIB  134,1  134,4  134,7  
EXPORTACIONES DE BIENES        
en M€  449.129  466.441  476.483 314.916
% variación respecto a período anterior  +8  +2,9  +2,3  -12
IMPORTACIONES DE BIENES        
en M€ 401.487  426.478  423.066 269.840
% variación respecto a período anterior  +9,4  +5,1  -0,7  -15,7
SALDO B. COMERCIAL        
en M€  47.642 39.963  53.417 38.005
en % de PIB  - -  -  -
SALDO B. CUENTA CORRIENTE        
en M€  49.961  45.272  53.351  57.033
en % de PIB  2,9  2,6  3  3,4
DEUDA EXTERNA       IIT
en M€  2.131.704  2.133.634 2.229.541 2.276.159
en % de PIB  -  -    
SERVICIO DE LA DEUDA EXTERNA        
en M€  -  -    
en % de exportaciones de b. y s.  -  -    
RESERVAS INTERNACIONALES        Oct.
en M€  126.072,6  133.192,6  156.047,5 178.442,6
en meses de importación de b. y s.  -  -  - -
INVERSIÓN EXTRANJERA DIRECTA        
IED recibida (M€) 21.287 27.847  - -
IED emitida (M€) 14.618 21.715  - -
TIPO DE CAMBIO FRENTE AL DÓLAR        
media anual  1,14  1,14  1,11  
Fin de período  1,07  1,13  1,10 1,2

 Fuente: Istat, Banca d'Italia. 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Principales objetivos de política económica

En 2018 el PIB registró un aumento del 0,9%, ya que la economía se ha desacelerado significativamente. La evolución reciente del Índice de Producción Industrial no hace sino confirmar dicha desaceleración: en noviembre de 2018 cayó un 1,6% en relación al mes anterior y un 2,6% interanual.

En el mercado de trabajo, en 2018 el número de personas empleadas en Italia aumentó un 0,9% respecto al año anterior y la tasa de empleo se sitúa en el 58,8%, 0,7 puntos porcentuales por encima de la tasa del  2017.

La inflación se ha mantenido en niveles históricamente bajos, aunque en los últimos meses ha aumentado significativamente como consecuencia de la evolución de sus componentes más volátiles. El IPC aumentó un 1,2% en 2018.

En septiembre de 2018 el CdM aprobó la Nota de Actualización del DEF, anunciando un déficit del 2.4% para el 2019 y los dos siguientes. El Gobierno modificó posteriormente los objetivos manteniendo el 2,4% para el 2019 y bajando al 2,1% y al 1,8% la relación déficit/PIL en 2020 y 2021 respectivamente. Estas son las cifras de déficit que finalmente se incluyeron en el borrador de presupuestos enviado a la Comisión Europea a mediados de octubre y que suponían, en todo caso, una senda fiscal incompatible con las exigencias del PEC.

Tras su rechazo por Bruselas, el gobierno modificó los objetivos del borrador inicial de presupuestos en una dirección más prudente para llegar a un acuerdo con la Comisión Europea y evitar la apertura de un procedimiento de infracción. Los nuevos objetivos prevén una senda de déficit para el trienio (2%, 1.8% y 1.5% en 2019, 2020 y 2021 respectivamente) entre 3 y 4 décimas menor que la prevista inicialmente.


 


 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Previsiones macroeconómicas

La economía italiana en 2019 creció aunque aún menos que en el ejercicio anterior, agudizando la ralentización del año anterior. Ha registrado una tasa de crecimiento del PIB del 0,3% en volumen y del 1,2% de variación nominal. La situación del mercado de trabajo ha mejorado y la inflación se ha mantenido en niveles bajos.

El escenario de pronóstico actual se caracteriza por algunos riesgos a la baja representados por una evolución más moderada del comercio internacional y un aumento del nivel de incertidumbre de los operadores y de las decisiones sobre la política monetaria del BCE. 

El FMI también acaba de revisar sus previsiones de crecimiento para Italia: del 0,0% para 2019, y del 0,5% en 2020.
 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política fiscal y presupuestaria

Según los últimos Presupuestos Generales para 2020  se aprobaron un conjunto de medidas por un valor de 32.000 millones de euros, en las que, queda congelada la subida del IVA (del 22% actual al 25%)

La congelación del aumento del IVA a través de acciones puntuales de revisión del gasto público y la lucha a la evasión fiscal, la puesta en marcha de nuevas inversiones en los sectores estratégicos sobre todo, infraestructuras e innovación. El Gobierno apuesta sobre todo por las inversiones públicas en innovación y economía verde y por el desarrollo de las estructuras y bienes materiales destinados al bienestar público. Asimismo, el Gobierno planeaba mantener el déficit público en el 2,2% y la deuda en el 135,2% del PIB. El conjunto de medidas aprobadas no modificaban sustancialmente las previsiones económicas y apuntaban hacia una relativa consolidación de los indicadores más sensibles (déficit y endeudamiento) De todas formas, los contenidos y las orientaciones de esta Ley Presupuestaria no se podían definir medidas expansivas con una clara estrategia de crecimiento. De hecho, se estimaba que la situación en 2020 permanecería casi sin cambios con respecto al 2019, con un ligero crecimiento, una ratio déficit/PIB equilibrado y un nivel de deuda por encima de los valores programados, factores que confirman el delicado estado de salud de la economía italiana.

A pesar del deterioro de los principales indicadores macroeconómicos, el ejecutivo confirmó la realización de los programas previstos con el compromiso a mantener las medidas de mayor impacto social, sobre todo la reforma de las pensiones con la llamada “Quota 100” (jubilación anticipada con 62 años de edad y 38 de contribución).

La epidemia de coronavirus ha modificado drásticamente la situación económica de Italia, así como las previsiones del Gobierno. En el segundo trimestre de 2020 el PIB cayó un -12,8% respecto al trimestre anterior, y un -17,7% respecto de ese trimestre del año anterior, el consumo interno disminuyó un 17,3%, la inversión un 21,6%, las exportaciones un 33,1% y el IPC de agosto fue del - 0,5%. En el tercer trimestre la economía italiana ha experimentado un crecimiento por encima de las previsiones, registrando un 16,1% sobre el trimestre anterior. Por lo que se refiere a la programación de las finanzas públicas, el pasado 7 de octubre se aprobó la Nota de actualización de la programación económica y financiera del Gobierno (Nadef) que fija para el año 2021 un objetivo de déficit equivalente al 7% del PIB.


Las medidas previstas en la próxima Ley de Presupuestos se dirigirán principalmente, al apoyo del empleo y a los sectores más afectados por la crisis Covid-19; a la valorización de los recursos de la Next Generation EU, en el plan global de un horizonte amplio de inversiones y reformas estructurales de gran impacto socio económico.
Gracias a las medidas expansivas previstas, después de una disminución del PIB del 9% en 2020, se prevé para el 2021 una recuperación y un crecimiento de la economía italiana del 6%, mientras que en los años siguientes 2022 y en 2023 se prevé una fase de consolidación (3,8% y 2,5% respectivamente).En relación a la elevada deuda pública italiana, el Gobierno prevé un descenso estructural más sólido. En comparación con el año 2020, la ratio deuda/PIB disminuirá en 2021 del 158% previsto para el 2020, al 155,6%.
 

 


 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política monetaria

Italia está integrada en la zona Euro y siendo una de las principales monedas de referencia a nivel mundial, el tipo de cambio con respecto al resto se fija a diario en los mercados de divisas de un modo regulado y normalizado. Al ser un país integrante de la Unión Monetaria, su política monetaria está cedida al Banco Central Europeo. 

Como consecuencia de la aplicación de los principios de descentralización y subsidiariedad definidos a nivel europeo, el Banco de Italia participa a la definición y actuación de la política monetaria y al Consejo Directivo del BCE. 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Políticas estructurales (programas, reformas, etc.)

El perímetro de las finanzas públicas en el que se incluirán las medidas de la próxima Ley de Presupuestos, cuyo objetivo es apoyar la recuperación de la economía italiana en el trienio 2021-2023, se va perfilando un escenario macroeconómico y financiero público que incorpora los recursos europeos que pondrán a disposición la Next Generation EU (NGEU) y el Recovery and Resilience Facility (RRF).

Las medidas de la Ley de Presupuestos estarán dirigidas principalmente, a apoyar al mercado laboral afectado por la crisis del Covid-19; a la mejora de los recursos de la próxima generación de la UE, en el diseño global de un amplio horizonte de inversiones y de reformas estructurales de gran envergadura; a la implementación de una reforma tributaria integral que mejore la equidad, eficiencia y transparencia del sistema tributario, reduciendo también la carga tributaria en los ingresos medios y bajos. Además, en este contexto, jugarán un papel esencial las inversiones públicas, que se incrementarán significativamente con el objetivo de devolverlas a niveles por encima, tanto de los anteriores a la crisis de 2008, como de la media europea.

Según el Plan de Recuperación y Resiliencia, el Gobierno italiano prevé el relanzamiento de las inversiones públicas y privadas y la implementación de importantes reformas estructurales, en un marco de reactivación general del país y transición hacia una economía más innovadora, sostenible e inclusiva. Además de las intervenciones destinadas a acelerar la transición ecológica y digital y aumentar la competitividad y la resiliencia de las empresas italianas, se prestará especial atención a las inversiones y reformas en educación e investigación.

 


 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex