Demanda y Coyuntura

Estructura del PIB por sectores y por componentes del gasto

En 2018 el PIB a precios corrientes se cifró en €1.756.614 millones, presentando una variación nominal del 1,7% con respecto al mismo periodo del ejercicio anterior. En cuanto a la variación real del PIB, ésta se situó en un +0,9% en comparación con 2017.

Por el lado de la demanda, el gasto por consumo final de los hogares creció un 0,6% en volumen (1,5% en 2017). El gasto por consumo de bienes aumentó un 0,7%, al igual que el de los servicios. Los aumentos más relevantes en cuanto a volumen se dieron en vestuario y calzado (+2,3%), muebles, electrodomésticos y mantenimiento de la vivienda (+1,6%) y comunicaciones (+1,2%), mientras que descienden los capítulos de bebidas alcohólicas, tabaco y narcóticos (-1,4%), sanidad (-0,6%) y bienes alimentarios y bebidas no alcohólicas (-0,1%).

El gasto de la administración pública registró un aumento en volumen del 0,2%. La formación bruta de capital fijo aumentó un 3,4%, en comparación con el 4,4% registrado en 2017; la inversión en medios de transporte aumentó un 14,5%, al igual que en maquinaria (+2,8%), construcción (+2,7%) y productos de la propiedad intelectual (+0,8%).

Por sectores, en 2018 el valor añadido registró un aumento en el último ejercicio del 0,9%. Aumentaron los sectores de actividad extractiva manufacturiera y otras actividades industriales (+1,8%), la construcción (+1,7%), la agricultura (+0,9%) y los servicios (+0,7%).

En el primer trimestre de 2019 por el lado de la demanda, las exportaciones de bienes y servicios han aumentado un 0,2%, las inversiones brutas fijas un 0,6% y el consumo final nacional un 0,2% con respecto al trimestre anterior. Las importaciones han disminuido del 1,5% y el gasto de las familias ha aumentado un 0,1% mientras que el de la Administración Pública un 0,2%.

El aumento en las inversiones se debe al gasto en inmuebles residenciales (+2,5%), fabricados no residenciales y otras obras (+2,8%) y a productos de propiedad intelectual (+1,6%). Disminuye en cambio el gasto en maquinaria y armamento (-2,2%), medios de transporte (-5%) y las inversiones en recursos biológicos cultivados (-0,7%).

 



 

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de PIB por sectores de actividad y por componentes del gasto

PIB (por sectores de origen y componentes del gasto) 2016% 2017% 2018% 2019 (IT)%
POR SECTORES DE ORIGEN        
AGROPECUARIO 2,1 2,1  2,1  
INDUSTRIA 24,1 23,9  24,2  
En sentido estricto 19,3 19,2  19,5  
Construcción 4,8 4,7  4,7  
SERVICIOS 73,8 74  73,7  
Comercio, hostelería, transporte y comunicaciones 20,9 24,8  21,3  
Crédito, inmobiliarias y servicios profesionales 28,6 28,7  28,2  
Otras actividades de servicios 24,3 20,5  24,2  
TOTAL 100 100  100  
         
POR COMPONENTES DEL GASTO        
CONSUMO 79,5 79,7 79,5 79,6
Consumo Privado 60,1 60,5 60,3 60,8
Consumo Público 18,9 18,6 18,7 18,8
FORMACIÓN BRUTA DE CAPITAL FIJO 17 17,5 18 18,1
EXPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS 30 31,3 31,8 32,2
IMPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS 26,5 28,2 29,3 29,1

Fuentes: ISTAT (Actualizado 31/05/19)

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Evolución de las principales variables económicas: crecimiento, inflación…

Coyuntura económica: En 2018 el PIB registró un incremento del 0,9% en volumen frente al 1,6% de 2017 y un 1,7% de variación nominal en comparación con el año precedente. En el primer trimestre de 2019, el PIB italiano ha continuado con la tendencia negativa del segundo semestre de 2018, registrando una disminución del 0,2% en relación con el mismo trimestre de 2018, mientras que ha aumentado un 0,1% con respecto al mes anterior . En 2019, se espera que el producto interno bruto (PIB) crezca un 0,3% en términos reales, con una marcada desaceleración en comparación con el año anterior .

Precios: El índice de precios al consumo en el año 2018 registró un crecimiento medio del 1,2%, al igual que en 2017. En mayo de 2019 se mantuvo invariable respecto al mes anterior y aumentó del 0,8% con respecto a mayo de 2018. La inflación subyacente, calculada excluyendo energía y alimentos frescos, fue del 0,4% en tasa anual, dos décimas menor que el mes anterior.

Producción industrial: En la media del 2018 el índice de producción industrial aumentó un 0,8% respecto al año anterior. En abril de 2019 el índice disminuyó un 0,7% con respecto al mes anterior y un 1,5% respecto a abril de 2018.

Mercado de trabajo: En 2018 el empleo continúa en ascenso por quinto año consecutivo y crece un 0,9%. En el mes de abril de 2019 el empleo se mantiene estable con respecto al mes anterior, mientras que aumenta en tendencia anual (+0,2%); la tasa de desempleo se situó de nuevo este mes en el 10,2%, en descenso del 0,7% con respecto a abril de 2018. La tasa de desempleo juvenil (15-24 años) registró un 31,4%, en aumento respecto al mes anterior (+0,8%) mientras que desciende un 1,6% respecto al mismo mes del ejercicio anterior.

Cuentas públicas: el déficit público en 2018 ha disminuido ligeramente hasta el 2,1% del PIB, dos décimas menos que el año anterior. La relación entre el PIB y la deuda en cambio ha aumentado ocho décimas hasta el 132,2% del PIB mientras que la presión fiscal que se sitúa en el 42,1% del PIB, un punto porcentual inferior a la de 2015 (43%).

Balanza comercial: En 2018 se registró un saldo comercial positivo de €40.694 millones (corregido por efectos del calendario), un 15,2% inferior al de 2017. Las exportaciones se incrementaron un 2,9% con respecto al año anterior, registrando €464.320 millones, mientras que las importaciones aumentaron un 5,1% en este periodo, cifrándose en €423.626 millones. El flujo comercial hacia países de la UE registró un saldo de €261.849 millones, lo que supone un aumento del 4% con respecto al año anterior, al igual que hacia los países extra UE (1,6%), registrando €202.471 millones. Las importaciones aumentaron un 2,9% desde países de la UE cifrándose en €249.643 millones del mismo modo que aquellas desde países de fuera de la UE (8,4%), con €173.983 millones.

En el periodo enero-abril de 2019, se registró un aumento de las exportaciones del 2,8% en comparación con el mismo periodo de 2018, por un valor de €157.353 millones. En cuanto a las importaciones, estas también aumentan en un 2,7% con respecto al mismo periodo de 2018, cifrándose en €141.162 millones. La balanza comercial para este periodo fue positiva (€16.191 millones), un 3,8% mayor con respecto al mismo periodo de 2018.

Balanza de pagos: En 2018, la balanza por cuenta corriente registró un saldo de €45.272 millones, en descenso comparado con el saldo de €48.042 millones del 2017.

 

 

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de principales indicadores macroeconómicos

 

PRINCIPALES INDICADORES ECONÓMICOS 2016 2017  2018  2019 (IT)
PIB        
PIB (M€ a precios corrientes)  1.690.539 1.729.238  1.756.614  
Tasa de variación real (%)  +0,9  +1,6  +0,9  +0,1
Tasa de variación nominal (%)  +1,7  +2,1  +1,7  
INFLACIÓN        
Media anual (%)  -0,1  +1,2  +1,2  
Fin de período (%)  +0,5  +0,9  +1,1
TIPOS DE INTERÉS DE INTERVENCIÓN DEL BANCO CENTRAL        
Media anual (%)  n.d.  n.d.  n.d.  
Fin de periodo (%)  3,0  2,6  1,8  2
EMPLEO Y TASA DE PARO        
Población  60.665 60.589  60.391  60.391
Población activa (en miles)  25.886 25.928  25.958  25.932
% Desempleo sobre población activa  12 11,2  10,3  10,2
DÉFICIT PÚBLICO        
en M€  -42.656  -41.285  -37.505  
% de PIB  -2,5  -2,4  -2,1  
DEUDA PÚBLICA        
en M€  2.220.370  2.269.010  2.321.957  
en % de PIB  131,4  131,4  132,2  
EXPORTACIONES DE BIENES        
en M€  417.269  449.129  464.320  117.915
% variación respecto a período anterior  +1.2  +8  +2,9  +2,5
IMPORTACIONES DE BIENES        
en M€  367.626 401.487  423.626  105.410
% variación respecto a período anterior  -0.8  +9,4  +5,1  +2,1
SALDO B. COMERCIAL        
en M€  49.643  47.642 40.694  12.505
en % de PIB  18,7  -4  -15,2  +6,2
SALDO B. CUENTA CORRIENTE        
en M€  45.572  49.961  45.272  
en % de PIB  2,8  2,9  2,6  
DEUDA EXTERNA        
en M€   2.073.554  2.131.704  2.113.580  
en % de PIB  -  -  -  
SERVICIO DE LA DEUDA EXTERNA        
en M€  -  -  -  
en % de exportaciones de b. y s.  -  -  -  
RESERVAS INTERNACIONALES        
en M€  135.208,4  126.072,6  133.192,6  137.723,2
en meses de importación de b. y s.  -  -  -  -
INVERSIÓN EXTRANJERA DIRECTA        
IED recibida (M€)  17.774  17.758  -  
IED emitida (M€)  13.678  6.523  -  
TIPO DE CAMBIO FRENTE AL DÓLAR        
media anual  1,1  1,14  1,14  
fin de período 1,14  1,07  1,13  1,11


 Fuente: Istat, Banca d'Italia. 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Principales objetivos de política económica

En 2018 el PIB registró un aumento del 0,9%, ya que la economía se ha desacelerado significativamente. La evolución reciente del Índice de Producción Industrial no hace sino confirmar dicha desaceleración: en noviembre de 2018 cayó un 1,6% en relación al mes anterior y un 2,6% interanual.

En el mercado de trabajo, en 2018 el número de personas empleadas en Italia aumentó un 0,9% respecto al año anterior y la tasa de empleo se sitúa en el 58,8%, 0,7 puntos porcentuales por encima de la tasa del  2017.

La inflación se ha mantenido en niveles históricamente bajos, aunque en los últimos meses ha aumentado significativamente como consecuencia de la evolución de sus componentes más volátiles. El IPC aumentó un 1,2% en 2018.

En septiembre de 2018 el CdM aprobó la Nota de Actualización del DEF, anunciando un déficit del 2.4% para el 2019 y los dos siguientes. El Gobierno modificó posteriormente los objetivos manteniendo el 2,4% para el 2019 y bajando al 2,1% y al 1,8% la relación déficit/PIL en 2020 y 2021 respectivamente. Estas son las cifras de déficit que finalmente se incluyeron en el borrador de presupuestos enviado a la Comisión Europea a mediados de octubre y que suponían, en todo caso, una senda fiscal incompatible con las exigencias del PEC.

Tras su rechazo por Bruselas, el gobierno modificó los objetivos del borrador inicial de presupuestos en una dirección más prudente para llegar a un acuerdo con la Comisión Europea y evitar la apertura de un procedimiento de infracción. Los nuevos objetivos prevén una senda de déficit para el trienio (2%, 1.8% y 1.5% en 2019, 2020 y 2021 respectivamente) entre 3 y 4 décimas menor que la prevista inicialmente.


 


 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Previsiones macroeconómicas

La economía italiana en 2018 ha vuelto a crecer, aunque menos que en el ejercicio anterior, registrando una tasa de crecimiento del PIB del 0,9% en volumen y del 1,7% de variación nominal. La situación del mercado de trabajo ha mejorado y la inflación se ha mantenido en niveles bajos.

En 2019 está previsto que el PIB aumente un 0,3% en términos reales, continuando la ralentización del año anterior. El consumo de las familias aportará menos al crecimiento (+0,5%) que en 2018. La inversión a su vez tan solo aportará un 0,3% a la mejora del PIB en 2019. En cuanto al empleo en 2019 se registrará un ligero aumento en la tasa de desempleo (10,8%) mientras que la ocupación se mantendrá estable (+0,1%).

El escenario de pronóstico actual se caracteriza por algunos riesgos a la baja representados por una evolución más moderada del comercio internacional y un aumento del nivel de incertidumbre de los operadores y de las decisiones sobre la política monetaria del BCE. 

El FMI también acaba de revisar sus previsiones de crecimiento para Italia: del 0,6% para 2019, y del 0,9% en 2020.
 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política fiscal y presupuestaria

El Ejecutivo formado por el Movimiento 5 Estrellas (M5S) y la Liga, propuso en su contrato de Gobierno, entre otras, medidas para reactivar el empleo, introducir una renta de ciudadanía, modificar la anterior reforma de las pensiones (Ley Fornero), aplicar a empresas y autónomos un impuesto fijo (Flat tax), reducir la presión fiscal, simplificar los procedimientos tributarios y mejorar la relación entre la administración y los contribuyentes.

Con objeto de adecuarlos a los nuevos objetivos pactados con Bruselas, se aprobaron medidas adicionales de ajuste a los Presupuestos que ya se estaban discutiendo en el Parlamento. En particular, medidas de reducción de gasto corriente y de inversión en 2019, en parte de carácter temporal y en parte de naturaleza incierta.

Para el bienio sucesivo, la contención del gasto es escasa, respecto a lo previsto inicialmente, y ello exige, para respetar los nuevos objetivos de déficit, prever un aumento notable de los ingresos, que descansa sobre todo en el reforzamiento de la cláusula de salvaguardia (aumentos de IVA y Accisas)

Entre dichas medidas adicionales, se pueden destacar por el lado de los ingresos:

- El reforzamiento de las cláusulas de salvaguardia en 2020-21
- La introducción de una web tax
- La eliminación del IRAP por contratación permanente en determinadas regiones
- La eliminación de la desgravación por inversiones en nuevos bienes instrumentales (Nueva Sabatini)
- Aumento de los impuestos en el sector del juego
- Regularización extraordinaria de deudas fiscales
- Ventas de patrimonio inmobiliario público

Y por el lado de los gastos:

- Además de la remodelación/reprogramación de algunos Fondos (Desarrollo y Cohesión; Cofinanciación Nacional; Fondo Social….)
- Medidas para limitar el gasto de las pensiones más altas (menor indiciación y gravamen de solidaridad)
- Priorizar la utilización de Fondos Europeos
- Retrasar los planes de contratación pública

Hasta el momento, el nuevo Ejecutivo se ha caracterizado por su escasa ambición en el ámbito estructural y su disposición a revertir reformas clave de los últimos años: en el nuevo presupuesto se da marcha atrás en la reforma de las pensiones de 2011 (Ley Fornero), facilitando la jubilación anticipada con objeto de incentivar la contratación de jóvenes; como se hizo previamente con la reforma del mercado de trabajo de 2015 (Jobs Act), endureciendo el acceso a la contratación temporal y aumentando el coste de rescisión de los contratos permanentes. También se está discutiendo la posibilidad de restringir la liberalización de horarios comerciales aprobada en 2011.

 

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política monetaria

Italia está integrada en la zona Euro y siendo una de las principales monedas de referencia a nivel mundial, el tipo de cambio con respecto al resto se fija a diario en los mercados de divisas de un modo regulado y normalizado. Al ser un país integrante de la Unión Monetaria, su política monetaria está cedida al Banco Central Europeo. 

Como consecuencia de la aplicación de los principios de descentralización y subsidiariedad definidos a nivel europeo, el Banco de Italia participa a la actuación de la política monetaria y al Consejo Directivo del BCE. 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Políticas estructurales (programas, reformas, etc.)

El actual Gobierno ha planteado la posibilidad de revertir algunas reformas estructurales importantes de los últimos años, en particular en materia de pensiones y en el mercado de trabajo.
En este último ámbito, se han endurecido las condiciones de acceso a la contratación temporal y se ha aumentado el coste de rescisión de los contratos permanentes.

Además, en el nuevo presupuesto se revisan las directrices de la reforma de las pensiones de 2011 (Ley Fornero), facilitando la jubilación anticipada con objeto de incentivar la contratación de jóvenes. También se está discutiendo la posibilidad de restringir la liberalización de horarios comerciales aprobada en 2011.

 

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex