Demanda y Coyuntura

Estructura del PIB por sectores y por componentes del gasto

En 2017 el PIB a precios corrientes se cifró en €1.716.935 millones, presentando una variación nominal del 2,1% con respecto al mismo periodo del ejercicio anterior. En cuanto a la variación real del PIB, ésta se situó en un +1,5% en comparación con 2016.

Por el lado de la demanda, el gasto por consumo final de los hogares creció un 1,3% en volumen (1,4% en 2016). El gasto por consumo de bienes aumentó un 1,2%, al igual que el de los servicios, que se incrementaron un 1,6%. Los aumentos más relevantes en cuanto a volumen se dieron en comunicaciones (+5%), muebles, electrodomésticos y mantenimiento de la vivienda (+2,5%), hoteles y restaurantes (+3,6%) y educación (+3%). El único componente que registra un descenso es el gasto en bebidas alcohólicas, tabaco y narcóticos (-1,3%).

El gasto de la administración pública registró un aumento en volumen del 0,1%. La formación bruta de capital fijo aumentó un 3,7%, en comparación con el 3,2% registrado en 2016; la inversión en medios de transporte aumentó un 35,5%, al igual que en maquinaria (+2,2%), productos de la propiedad intelectual (+1,4%) y construcción (+1,1%).

Por sectores, en 2017 el valor añadido registró un aumento en el último ejercicio del 1,4%. Aumentaron en mayor medida los sectores de servicios (+1,5%) en concreto el comercio (+2,9%), la actividad extractiva manufacturiera y otras actividades industriales (+2%) y la construcción (+0,8%), mientras que la agricultura continúa su descenso (-4,4%).

En el segundo trimestre de 2018 el PIB a precios corrientes se cifró en €439.341 millones, presentando una variación nominal del 2,7% con respecto al mismo periodo del ejercicio anterior. En cuanto a la variación real del PIB, ésta se situó en un +1,2% en comparación con el mismo trimestre de 2017.

Por el lado de la demanda, el consumo final nacional ha aumentado un 0,1%, la inversión bruta fija un 2,9%, mientras que las exportaciones de bienes y servicios han disminuido un 0,2% con respecto al mismo trimestre de 2017. Las importaciones han aumentado en este periodo un 1,8% y el consumo final nacional, tanto el gasto de las familias residentes como el gasto de la Administración Pública, aumentaron un 0,1%.

Por sectores, en este trimestre el valor añadido registró un aumento en comparación con el mismo trimestre del año anterior del 1,2%. Aumentaron en mayor medida los sectores de la industria (+1,9%) seguida de servicios (+1%) y la agricultura, que continúa con su crecimiento (+0,4%). 

 

 

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de PIB por sectores de actividad y por componentes del gasto

PIB (por sectores de origen y componentes del gasto)  2015%  2016% 2017% 2018% (IIT)
POR SECTORES DE ORIGEN        
AGROPECUARIO 2,3 2,1 2,1  1,9
INDUSTRIA 23,7 24,1 23,9  23,4
En sentido estricto 18,8 19,3 19,2  19
Construcción 4,9 4,8 4,7  4,5
SERVICIOS 74 73,8 74  74,6
Comercio, hostelería, transporte y comunicaciones 24,1 20,9 24,8  21,3
Crédito, inmobiliarias y servicios profesionales 28,8 28,6 28,7  28,2
Otras actividades de servicios 21,1 24,3 20,5  21,1
TOTAL 100 100 100  100
         
POR COMPONENTES DEL GASTO        
CONSUMO 80 79,5 79,7 79,6
Consumo Privado 60,5 60,1 60,5 60,8
Consumo Público 19 18,9 18,6 18,8
FORMACIÓN BRUTA DE CAPITAL FIJO 16,5 17 17,5 17,8
EXPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS 30,2 30 31,3 31,1
IMPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS 27 26,5 28,2 28,4

Fuentes: ISTAT (Actualizado 05/10/18)

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Evolución de las principales variables económicas: crecimiento, inflación…

En 2017 el PIB siguió al alza y registró un incremento del 1,6% en volumen- frente al 0,9% de 2016 y un  2,1% de variación nominal en comparación con el año precedente. El PIB en el tercer trimestre de 2018 se mantuvo invariable con respecto al trimestre anterior y aumentó un 0,8% con respecto al mismo trimestre del año anterior.

El índice de producción industrial correspondiente a septiembre de 2018, disminuyó un 0,2% con respecto a agosto de 2018, mientras que aumenta un 1,3% con respecto a septiembre de 2017. En la media del 2017 el índice aumentó un 3,6% respecto al año anterior, mientras que en la media de los primeros nueve meses de 2018, el índice aumentó un 1,7%.

Tras decrecer de media un 0,1% en 2016, el índice de precios al consumo en 2017 registra un crecimiento medio del 1,2%. En octubre de 2018 se mantuvo invariable respecto al mes anterior y aumentó un 1,6% con respecto a octubre de 2017. La inflación subyacente, calculada excluyendo energía y alimentos frescos, fue del 0,8% en tasa anual, un 0,1% mayor que en el mes anterior.

Respecto al mercado de trabajo, en 2017 el empleo continúa en ascenso por cuarto año consecutivo y crece un 1,2% comparado con el año anterior. La tasa de desempleo media en el año fue del 11,2%, medio punto porcentual inferior a la de 2016. En el mes de septiembre de 2018 el empleo disminuye volviendo a cambiar la tendencia del mes anterior, un -0,1% respecto a agosto, mientras que aumenta un 0,9% en tendencia anual; la tasa de desempleo se situó en el 10,1%, en aumento respecto al mes anterior (+0,3%) y descendiendo un 1,1% con respecto a septiembre de 2017. La tasa de desempleo juvenil (15-24 años) registró un 31,6%, en ligero aumento respecto al mes anterior (+0,6%) mientras que desciende un 3% respecto al mismo mes del ejercicio anterior.

Con respecto a la situación de las cuentas de la Administración Pública, el déficit público en 2017 ha disminuido ligeramente hasta el 2,3% del PIB, dos décimas menos que el año anterior. La relación entre el PIB y la deuda también ha disminuido dos décimas hasta el 131.8% del PIB al igual que la presión fiscal que se sitúa en el  42,5% del PIB, casi un punto porcentual inferior a la de 2013 (43.6%).

En 2017 se registró un saldo comercial positivo de €47.566 millones, un 2,6% inferior al de 2016. Las exportaciones se incrementaron un 8% con respecto al año anterior, registrando €452.188 millones, mientras que las importaciones aumentaron un 9,4% en este periodo, cifrándose en €404.622 millones.

El flujo comercial hacia países de la UE registró un saldo de €251.972 millones, lo que supone un aumento del 7,4% con respecto al año anterior, al igual que hacia los países extra UE (8,9%), registrando €161.263 millones. Las importaciones aumentaron un 8,4% desde países de la UE cifrándose en €243.359 millones del mismo modo que aquellas desde países de fuera de la UE (11,1%), con €161.263 millones.

En septiembre de 2018 las exportaciones se cifraron en €38.503 millones, lo que supuso un aumento del 1,2% con respecto al mismo mes del año anterior y una disminución del 2,1% con respecto al mes anterior, corregido por efectos del calendario. Por el lado de las importaciones, éstas alcanzaron los €35.992 millones, registrando un crecimiento del 9,3% con respecto al mismo mes del año anterior y un descenso del 0,3% respecto al mes anterior, corregido por efectos del calendario. El saldo de la balanza comercial fue positivo (€2.511 millones), un 50,9% inferior que en el mismo mes del año anterior.

En este mes, la exportación hacia países de la UE registró un saldo de €21.977 millones, lo que supone un incremento del 4,5% con respecto al mismo mes del año anterior, al contrario que hacia los países extra UE que disminuyó un 2,9%, registrando €16.526 millones. Las importaciones aumentaron con respecto al mismo mes del 2017 un 1,8% desde países de la UE, cifrándose en €20.541 millones, así como en el caso de países de fuera de la UE que aumentaron un 21,1% registrando €15.451 millones.

En el periodo enero-septiembre de 2018 se registró un saldo comercial positivo de €31.809 millones, un 10,8% inferior al del mismo periodo en 2017. Las exportaciones aumentaron un 3,4% con respecto al mismo periodo del año anterior, registrando €347.156 millones, al igual que las importaciones que aumentaron un 5,1% en este periodo, cifrándose en €315.347 millones. La exportación hacia países de la UE registró un saldo de €196.348 millones, lo que supone un aumento del 4,7% con respecto al mismo periodo del año anterior, así como hacia los países extra UE que se incrementó en un 1,8%, registrando €150.808 millones. Las importaciones aumentaron un 3,7% desde países de la UE cifrándose en €186.659 millones mientras que aquellas desde países de fuera de la UE aumentaron un 7,1%, con €128.688 millones.
 

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de principales indicadores macroeconómicos

 

PRINCIPALES INDICADORES ECONÓMICOS 2015  2016 2017  2018 (IIIT)
PIB        
PIB (M€ a precios corrientes)  1.652.622  1.680.948 1.724.954  404.509
Tasa de variación real (%)  +1  +0,9  +1,6  +0,8
Tasa de variación nominal (%)  +1,9  +1,7  +2,1  
INFLACIÓN        
Media anual (%)  +0,1   -0,1  +1,2  +1,2
Fin de período (%)  +0,1  +0,5  +0,9  +1,4
TIPOS DE INTERÉS DE INTERVENCIÓN DEL BANCO CENTRAL        
Media anual (%)  n.d.  n.d.  n.d.  n.d.
Fin de periodo (%)  3,1  3,0  2,6  2,1
EMPLEO Y TASA DE PARO        
Población  60.795  60.665 60.589  60.484
Población activa (en miles)  25.498  25.886 25.928  25.921
% Desempleo sobre población activa  11,9  12 11,2  10,1
DÉFICIT PÚBLICO        
en M€  -43.153  -42.937  -41.060  
% de PIB  -2,6  -2,5  -2,4  
DEUDA PÚBLICA        
en M€  2.173.387  2.219.546  2.263.056  
en % de PIB 131,6  131,4  131,2  
EXPORTACIONES DE BIENES        IIT
en M€  412.291  417.269  452.188  229.265
% variación respecto a período anterior  3,8  +1.2  +8  +2,9
IMPORTACIONES DE BIENES        
en M€ 370.484  367.626 404.622  206.685
% variación respecto a período anterior  3,7  -0.8  +9,4  +3,6
SALDO B. COMERCIAL        
en M€ 41.807  49.643  47.566 22.580
en % de PIB 2,7  -  -  -
SALDO B. CUENTA CORRIENTE        
en M€ 25.562  45.572  49.961  48.368
en % de PIB  2,2  2,8  2,9  2,8
DEUDA EXTERNA        IIT
en M€  2.083.550   2.073.554  2.131.704  2.138.556
en % de PIB  128,4  -  -  -
SERVICIO DE LA DEUDA EXTERNA        
en M€  -  -  -  -
en % de exportaciones de b. y s.  -  -  -  -
RESERVAS INTERNACIONALES        
en M€  120.115  135.208,4  126.072,6  123.989
en meses de importación de b. y s.  -  -  -
INVERSIÓN EXTRANJERA DIRECTA        
IED recibida (M€)  11.708  25.427  -  -
IED emitida (M€)  12.564  18.206  -  -
TIPO DE CAMBIO FRENTE AL DÓLAR        
media anual  1,1  1,1  1,14  
fin de período  1,08 1,14  1,07  1,13

Fuente: Istat, Banca d'Italia. 

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Principales objetivos de política económica

Tras un periodo caracterizado por la inestabilidad política e institucional y la urgencia financiera, en los últimos años el Gobierno ha dedicado especial atención a la política económica en una perspectiva enfocada al saneamiento financiero y al proceso de cambio estructural. La economía italiana ha seguido registrando cifras positivas en 2017 con un crecimiento del PIB del 1,5%.

También se ha recuperado la competitividad de la economía italiana, reflejada en unos buenos resultados de la exportación y en una ampliación del superávit por cuenta corriente.

La situación del mercado de trabajo también ha mejorado. De hecho, la recuperación está siendo intensiva en creación de empleo como consecuencia de las reformas en el mercado de trabajo (Jobs Act) y la reducción temporal de las cotizaciones a la seguridad social. 

La mejora del crecimiento y de la competitividad se ha beneficiado de medidas fiscales expansivas de carácter selectivo, en un contexto de consolidación de las cuentas públicas. El déficit público disminuyó del 3% del PIB en 2014 al 2.5% en 2016.

Junto a las medidas presupuestarias y de reducción de impuestos, en los últimos años se ha puesto en marcha un amplio paquete de reformas estructurales con objeto de acelerar la recuperación de la economía, la productividad y el empleo (en el mercado de trabajo, el sistema de pensiones, el sector bancario y el mercado de capitales, la Administración Pública, el sector educativo, la justicia o en el ámbito de la política industrial).
Por otra parte se asignaron recursos a apoyar a las familias en dificultad y mejorar la inclusión social y desgravaciones fiscales a la rehabilitación de edificios, la mejora de su eficiencia energética y su adecuación a las normas antisismicas.


 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Previsiones macroeconómicas

La economía italiana en 2017 ha vuelto a crecer, como en el ejercicio anterior, registrando una tasa de crecimiento del PIB del 1,6% en volumen y del 2,1% de variación nominal. La situación del mercado de trabajo también ha mejorado y la inflación se ha mantenido en niveles bajos.

En 2018 está previsto que el PIB aumente un 1,5% en términos reales debido al incremento progresivo de la demanda interna. El consumo de las familias continuará aportando al crecimiento, debido a la mejora del empleo y a los bajos intereses. La inversión también contribuirán en gran medida a la mejora del PIB, con tasas de crecimiento en línea con las del ejercicio anterior. El empleo registrarán una mejora adicional con un aumento de la ocupación del 0,8% en unidades de trabajo unida a una lenta pero progresiva disminución de la tasa de desempleo (10,8%).

El escenario de pronóstico actual se caracteriza por algunos riesgos a la baja representados por una evolución más moderada del comercio internacional y un aumento más marcado en el precio del petróleo. Un efecto más incisivo de las medidas a favor de las inversiones podría, en cambio, ser un elemento de estímulo para la economía.

El FMI también acaba de revisar sus previsiones de crecimiento para Italia: del 1,4% para 2018, y del 1,1% en 2019.
 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política fiscal y presupuestaria

Italia insiste en la importancia y la oportunidad de aprovechar al máximo la flexibilidad que han ofrecido los mecanismos del Pacto de Estabilidad y Crecimiento en una situación de vulnerabilidad coyuntural y por la realización de importantes reformas estructurales.

En un contexto de consolidación de las cuentas públicas, la política presupuestaria en 2017 priorizó las medidas favorables a la inversión, la mejora de la productividad y el reforzamiento de la cohesión social.

Para ello, se redujeron los impuestos a cargo de las empresas, entre ellos el impuesto de sociedades, que se reduce del 27.5% al 24%; aumentó el gasto en inversión pública y se incentivó fiscalmente la inversión privada, la innovación y la productividad, en buena parte en el marco del nuevo programa industria 4.0; también se asignaron recursos a apoyar a las familias en dificultad y mejorar la inclusión social y desgravaciones fiscales a la rehabilitación de edificios, la mejora de su eficiencia energética y su adecuación a las normas antisísmicas.

Los Presupuestos de 2018 (Legge di Bilancio) incluyen un conjunto de nuevas medidas e intervenciones por un valor neto de 22.5 mm€, de los que casi el 75% se destinarán a esterilizar el aumento previsto del IVA por la aplicación de las cláusulas de salvaguardia (unos 15.7 mm€). Las prioridades son el crecimiento de la inversión y el empleo, la lucha contra la pobreza y la cohesión territorial.

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política monetaria

Italia está integrada en la zona Euro y siendo una de las principales monedas de referencia a nivel mundial, el tipo de cambio con respecto al resto se fija a diario en los mercados de divisas de un modo regulado y normalizado. Al ser un país integrante de la Unión Monetaria, su política monetaria está cedida al Banco Central Europeo. 

Como consecuencia de la aplicación de los principios de descentralización y subsidiariedad definidos a nivel europeo, el Banco de Italia participa a la actuación de la política monetaria y al Consejo Directivo del BCE. 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Políticas estructurales (programas, reformas, etc.)

En el último Programa Nacional de Reformas se prioriza la apertura al mercado de varios sectores (servicios profesionales, comercio al por menor, servicios públicos locales etc.) Asimismo se prevé continuar las reformas en el mercado de trabajo, reforzando las políticas activas de empleo y promoviendo la negociación salarial descentralizada.

En el sector bancario, se pretende seguir aplicando las medidas aprobadas en los últimos dos años con objeto de acelerar la reducción del stock de créditos problemáticos y la fragmentación del sector.

Se plantea reforzar la centralidad de la política de cohesión territorial y la cuestión meridional mediante el reforzamiento de los incentivos fiscales a la inversión privada y la aportación de la inversión pública en favor del Sur y las reformas institucionales para mejorar la eficacia y la celeridad de los programas de gasto.

Al mismo tiempo se perfila la lucha contra la pobreza, con la aprobación de un mecanismo permanente de renta de inclusión, la reorganización de las prestaciones asistenciales y el reforzamiento y mayor coordinación de los servicios sociales para garantizar una mayor homogeneidad territorial.

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex