Demanda y Coyuntura

Estructura del PIB por sectores y por componentes del gasto

En cuanto a su estructura, Lituania es una economía de servicios, sector que ha ido ganando peso desde que el país recobró su independencia en 1991, pasando de generar sobre el 50% del PIB en los primeros años de independencia hasta generar aproximadamente el 70% del PIB en el primer trimestre de 2020, según el Departamento de Estadísticas lituano. Por el contrario, los sectores industrial y primario han ido perdiendo peso gradualmente en la estructura de la economía, especialmente este último.

La pérdida de peso del sector primario se registra tanto desde el punto de vista de su contribución al PIB (3,6% en 2019) como de la generación de empleo, con un continuo proceso de expulsión de mano de obra hacia otros sectores productivos. El sector secundario (industria y construcción) generó en 2019 un 28,1% del Valor Añadido Bruto, concentrándose la actividad industrial sobre todo en los sectores de manufacturas textiles, madera y mueble, procesamiento de metal y maquinaria, industria alimentaria y la industria energética, esta última principalmente en la refinería de petróleo de Orlen Lietuva.

El sector servicios, como es característico en las economías desarrolladas, va ganando peso gracias al desarrollo del comercio, los transportes, el turismo y las telecomunicaciones. Se prevé que la modernización de las infraestructuras de transporte, unido al creciente peso del sector logístico y el fuerte desarrollo del sector Fintech en el país impulsarán el aumento de peso de los servicios en la economía lituana durante los próximos años.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de PIB por sectores de actividad y por componentes del gasto

VAB POR SECTORES DE ACTIVIDAD (%) 2016 2017 2018 2019
POR SECTORES DE ORIGEN
AGROPECUARIO 3,5 3,9 3,2  3,6
AGRICULTURA n.d. n.d. n.d. n.d.
GANADERÍA n.d. n.d. n.d. n.d.
SILVICULTURA Y PESCA n.d. n.d. n.d. n.d.
INDUSTRIAL 28,8 28,8 28,5 28,1 
MINERÍA 0,3 0,3 0,3  0,3
MANUFACTURAS 18,8 18,9 18,4 17,9
CONSTRUCCIÓN 6,7 6,7 7,0 7,3 
ELECTRICIDAD Y AGUA 3,0 3,0 2,7  2,5
SERVICIOS 67,7 67,3 68,3 68,3 
TRANSPORTE, COMUNICACIONES Y ALMACENAMIENTO 11,7 12,0 12,2 12,8
COMERCIO 18,1 17,9 17,7 16,8
FINANZAS 2,2 2,0 2,2 2,3
INMOBILIARIO 6,8 6,6 6,8 6,4
ADMINISTRACIÓN PÚBLICA 6,0 5,7 5,6 5,7
OTROS SERVICIOS 22,9 23,1 23,8 24,3
TOTAL 100,0 100,0 100,0 100,0
PIB POR COMPONENTES DEL GASTO (%)
CONSUMO 80,1 78,5 77,9 77,3
Consumo Privado 63,1 62,2 61,5 60,5
Consumo Público 17,0 16,3 16,4 16,8 
FORMACIÓN BRUTA DE CAPITAL FIJO 19,9 20,1 21,0 21,4 
FBCF n.d. n.d. n.d. n.d.
Var. existencias -0,6 -0,9 -0,7 -3,9 
EXPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS 67,6 73,6 75,2 77,5
IMPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS 66,9 71,3 73,4 72,2
DISCREPANCIA ESTADÍSTICA        
TOTAL 100,0 100,0 100,0 100,0

 Fuente: Departamento de Estadísticas Lituano
Última actualización: octubre, 2020

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Evolución de las principales variables económicas: crecimiento, inflación…

El impacto económico de la pandemia en Lituania continúa siendo por el momento más suave que en otros países de la UE gracias al bajo nivel de contagios de la primera ola que permitió la rápida recuperación de la actividad económica durante los meses de verano y a una estructura económica en la que pesan menos los sectores más golpeados por las medidas aplicadas a nivel mundial para luchar contra el Covid-19.  A estos factores se le suma las medidas de estímulo puestas en marcha por las autoridades desde el inicio de la crisis, entre las que destacan las destinada al sostenimiento de las rentas de los hogares y empresas afectadas por las medidas de confinamiento. En consecuencia, en los tres primeros trimestres de 2020 el PIB descendió tan solo un -1,3% respecto al mismo periodo del año anterior, creciendo incluso un 0,1% en el tercer trimestre, en tasa interanual. La gradual recuperación del consumo, tras los meses más duros del confinamiento y de la demanda exterior, han sido los factores que han sustentado principalmente la menor caida del PIB. En septiembre, el Banco central de Lituania revisó al alza las previsiones sobre la evolución del PIB para 2020, que se estima caíga un -2,0% en el conjunto del año,  frente al -9,7% recogido en las previsiones de junio. 

La negativa evolución de la pandemia en Lituania en los últimos meses de 2020, con niveles de contagios y muertos no conocidos en la primera ola, ha obligado en noviembre a volver a confinar al país, afectando sobre todo a las actividades de restauración, ocio y viajes Los efectos sobre la economía se verán en los próximos meses, si bien el indicador de confianza económica ya recoge un empeoramiento, con una clara tendencia negativa en los dos últimos meses, arrastrado por todos sus componentes (confianza de los consumidores, industria, servicios, construcción y comercio exterior).

En este entorno de menor confianza, las previsiones de otoño de la Comisión Europea fijan la caída del consumo privado en 2020 en el -3,5%, inferior no obstante a lo avanzado en las previsiones de primavera. No obstante, se espera que esta caída sea pasajera gracias a las medidas de estímulo fiscal del gobierno destinadas a sustentar los ingresos de los hogares y al crecimiento de los salarios, que se espera cierren el año con un aumento del 6,8%, según el Banco central de Lituania. Ambos factores compensan la negativa evolución del mercados laboral, alcanzando la tasa de desempleo en el III trimestre del año el 9,3% de la población activa.La inversión, por su parte ha mantenido un comportamiento muy negativo a lo largo del año, en medio de un clima de elevada incertidumbre. La Comisión anticipa una caída de esta variable en el conjunto del año del -13,1%. No obstante, se espera que la inversión pública y la recepción de los fondos procedentes de la UE a lo largo de 2021 contribuyan a recuperar esta variable en los próximos meses.

La demanda exterior también se ha visto afectada por las restricciones de movimiento, cayendo en el el perido enero-septiembre de 2020 las exportaciones y las importaciones de bienes y servicios, un -5,9% y un -11,7% respectivamente. La mayor caida relativa de las importaciones en relación con las exportaciones ha permitido, no obstante,  una mejora de la balanza comercial, cuyo déficit alcanzó los -352,9 millones de € en los nueve primeros meses de 2020, frente a los 1.867 millones de € alcanzado en el mismo periodo de 2019.. Uno de los motivos por los que las exportaciones están resistiendo mejor la crisis es el peso en las mismas de los productos con bajo valor añadido cuya demanda exterior se ha mantenido más estable. Rusia siguió a la cabeza como destino de las exportaciones (13,4%, debido principalmente a las reexportaciones) seguida de Letonia (9,3%) y Alemania y Polonia. Si consideramos los bienes de origen lituano, Alemania es el principal destino de sus exportaciones (10,6%). En cuanto al origen de las importaciones, Rusia también encabeza la clasificación de importaciones con el 12,7%, seguida de Alemania (12,.1%), y Polonia y Letonia. Frente al tradicional déficit comercial de la balanza de mercancías, el país continúa disfrutando del tradicional superávit de su balanza por cuenta corriente, que en el segundo trimestre del año representaba el 6,5% del PIB. Este resultado se sustenta principalmente en el superávit de la balanza de servicios, que, si bien se contrajo en un 8,2% en el segundo trimestre del año, sigue alcanzando un valor positivo de 1.200 millones de €. El transporte representa el 64% y el 55,9% de las exportaciones y las importaciones de servicios, respectivamente.

Lituania ha mantenido unas cuentas públicas saneadas en los últimos años, lo que ha permitido poner en marcha medidas de estimulo fiscal y apoyo a los sectores más afectados por la pandemia, una vez que la Comisión Europea levantó la regla de gasto para luchar contra los efectos económicos del Covid-19. Como consecuencia, la Comisión Europea en sus previsiones de otoño ha avanzado un déficit público para Lituania del -8,4% en 2020, lejos del 0,2% previsto en los Presupuestos del Estado. Esta evolución  deriva en parte de la menor recaudación, sobre todo por IVA, y sobre todo por el fuerte aumento de los gastos, sobre todo en forma subsidios y subvenciones.  El llamado plan de choque para luchar contra el impacto de la pandemia puesto en marcha en marzo pasado ha movilizando recursos por valor de más de 5.000 millones de €.  La Deuda pública se elevará en consecuencia en 2020 hasta el 47,2% del PIB según la COM, lo que refleja un significativo aumento frente al ratio del 35,9% registrado en 2019.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de principales indicadores macroeconómicos

 PRINCIPALES INDICADORES ECONÓMICOS20162017201820192020Fecha último dato
PIB
PIB (M€ a precios corrientes)38.89342.27645.49148.79711.572T2 2020
Tasa de variación real (%)2,44,33,94,3-4,6 T2 2020
Tasa de variación nominal (%)3,88,77,67,3-4,4 T2 2020
INFLACIÓN
Media anual (%)0,93,72,72,31,6M09 2020
Fin de período (%)1,73,91,92,70,7M09 2020
TIPOS DE INTERÉS DE INTERVENCIÓN DEL BANCO CENTRAL
Media anual (%)------
Fin de período (%)------
EMPLEO Y TASA DE PARO
Población (x 1.000 habitantes)2.8682.8282.8022.7942.795M10 2020
Población activa (x 1.000 habitantes)1.4781.4581.4651.4701.477T2 2020
% Desempleo sobre población activa7,67,16,26,39,6M08 2020
DÉFICIT PÚBLICO
% de PIB0,20,50,60,3- 2019
DEUDA PÚBLICA
en M€15.44716.54015.32217.524-2019
en % de PIB39,739,133,735,9-2019
EXPORTACIONES DE BIENES (BP)
en M€22.60726.41128.27129.62317.971M08 2020
% variación respecto al período anterior-1,316,87,04,8- 
IMPORTACIONES DE BIENES (BP)
en M€24.73728.51630.94331.94918.466M08 2020
% variación respecto al período anterior-2,615,38,53,3- 
SALDO B. COMERCIAL
en M€-2.130-2.105-2.672-2.326-495 M08 2020
en % de PIB-5,5-5,0-5,9-4,8- 
SALDO B. CUENTA CORRIENTE
en M€-4162311371.632758T2 2020
en % de PIB-1,10,50,33,36,6 T2 2020
DEUDA EXTERNA
en M€33.51534.94035.54233.04734.240T2 2020
en % de PIB86,282,678,167,7- 
SERVICIO DE LA DEUDA EXTERNA
en M€n.d.n.d.n.d.n.d.n.d. 
en % de exportaciones de b. y s.n.d.n.d.n.d.n.d.n.d. 
RESERVAS INTERNACIONALES
en M€2.2633.5094.8314.2733.940M09 2020
en meses de importación de b. y s.1,11,51,91,6  
INVERSIÓN EXTRANJERA DIRECTA
en M€ (stock de inversión)15.22416.36116.95918.56418.659T2 2020 
TIPO DE CAMBIO FRENTE AL EURO
media anualn.a.n.a.n.a.n.a.n.a. 
fin de períodon.a.n.a.n.a.n.a.n.a. 
  

Fuente: Departamento de Estadísticas de Lituania, Banco de Lituania (Central)

Déficit público: símbolo - implica déficit. Última actualización: octubre, 2020

(1) Actualizado con los últimos datos publicados a fecha de octubre 2020.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Principales objetivos de política económica

El objetivo a medio plazo de Lituania se establece de conformidad con el Pacto de Estabilidad y Crecimiento y la Constitución. El objetivo a medio plazo para 2019-2021 establecido por el Seimas es un saldo estructural que no supere el 1% del PIB a precios actuales.

Debido al impacto negativo del Covid-19 sobre las finanzas del gobierno general, la desviación del objetivo a medio plazo ocurrirá en 2020, sin embargo, no se aplicarán reglas de disciplina fiscal nacionales .
Tras el vencimiento de la imposición de las medidas específicas impuestas en el plan Covid-19 y la disminución de los efectos negativos del Covid-19, el equilibrio estructural debería mejorar. Además, se llevarán a cabo esfuerzos para fortalecer la posición financiera del gobierno y restaurar gradualmente los colchones fiscales.

Siguiendo las recomendaciones de la Comisión Europea y cuando las condiciones económicas lo permitan, Lituania debería fijarse como objetivos:
1. Aplicar políticas presupuestarias destinadas a lograr situaciones presupuestarias prudentes a medio plazo y garantizar la sostenibilidad de la deuda, al mismo tiempo que se fomenta la inversión.
2. Mitigar la repercusión de la crisis en el empleo. Aumentar la financiación y la cobertura de las medidas activas de empleo y fomentar el desarrollo de competencias.
3.Respaldar la liquidez de las empresas, especialmente la de las pymes y los sectores exportadores. Anticipar los proyectos de inversión pública que se encuentran en una fase avanzada de desarrollo y promover la inversión privada para impulsar la recuperación económica. Concentrar la inversión en las transiciones ecológica y digital, en particular en la cobertura y asimilación de banda ancha de muy alta capacidad, en un transporte sostenible y en lo que se refiere a la producción y el uso limpios y eficientes de energía. Fomentar la innovación tecnológica en las pymes.
 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Previsiones macroeconómicas

En septiembre el Banco Central de Lituania ha revisado al alza las previsiones sobre la evolución del PIB para 2020, que se estima se mueva entre una caída del -2,4% al -0,2% en el escenario más favorable. En ambos casos, valores mucho más favorables que los previstos en junio, que anticipaban una caída del PIB del -9,7%.


En general, la contracción económica en 2020 será menos pronunciada de lo esperado gracias a una dinámica económica más favorable, a condiciones del mercado laboral menos severas y a las medidas adicionales de política fiscal, regulatoria y monetaria implementadas para apoyar la economía. Según las previsiones actuales, se espera que la economía de Lituania se recupere en la segunda mitad de 2020 y alcance sus niveles anteriores a la crisis en 2021.


Se prevé que el PIB real de Lituania aumente un 3,1% en 2021. La economía se beneficiará sustancialmente de las medidas fiscales, que pueden añadir 2,3 puntos porcentuales al crecimiento del PIB del país en 2020 y 2,6 puntos porcentuales en 2021.


La pandemia y sus medidas de contención introducidas por los gobiernos de los principales socios exportadores de Lituania han provocado una caída significativa de la demanda externa. Se prevé que las exportaciones caigan un 3,8% este año, es decir, mucho menos de lo esperado anteriormente. En 2021, la recuperación de la demanda externa impulsará el crecimiento de las exportaciones hasta el 6,9%, que se convertirá en el motor clave de la recuperación económica.
 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política fiscal y presupuestaria

Lituania está sujeta al brazo preventivo del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, que le obliga, entre otras medidas, a preservar una posición fiscal sólida, que garantice el cumplimiento de su objetivo presupuestario a medio plazo, permitiendo la Comisión Europea una desviación temporal del mismo para la implementación de las reformas estructurales. Lituania presentó su borrador de Presupuestos para 2020 a la Comisión Europea, quien emitió una opinión favorable el 20 de noviembre de 2019, al considerar que Lituania fijaba un saldo estructural por encima del objetivo marcado a mediano plazo y, por lo tanto, cumplía con los establecido en el brazo preventivo.

La irrupción de la crisis desatada por el Covid-19, ha llevado a la Comisión Europea a suspender el 20 de marzo de 2020 las reglas presupuestarias incluidas en el PEC para permitir a los países de la Unión Europea aumentar sus niveles de gasto público y poner en marcha medidas que limiten el impacto sanitario, social y económico del Covid-19.

En este contexto, Lituania lanzó un Plan Económico y Financiero para luchar contra los efectos del Covid-19 incluyendo medidas de tipo sanitario, social y económico por valor de 5.000 millones de € (10% del PB). Para su financiación, el Parlamento aprobó aumentar el límite de endeudamiento del Estado hasta los 5.400 millones de €, fijado hasta el momento en los 904 millones de €.

El objetivo, es impulsar la recuperación de la actividad económica afectada por la pandemia, esperando las autoridades que, si la propagación del virus se contiene adecuadamente a nivel internacional y se implementan medidas internas de estabilización económica, la recuperación en Lituania podría comenzar en 2021.Además de las medidas de corte social, las primeras medidas económicas implementadas han sido de carácter fiscal y se han destinado principalmente a diferir el pago de impuestos a las empresas, apoyar a los autónomos y garantizar el salario mínimo a los empleados. Cabe destacar:

Medidas destinadas a preservar el empleo y los ingresos (500 millones de €).

• El Estado se ha hecho cargo de una parte de los salarios de los empleados contratados en sectores afectadas por la inactividad total o parcial resultado de la cuarentena. El Estado ha subsidiado el 90% o el 60% del salario en caso de inactividad total o parcial respectivamente, con un límite de 607€ netos.
• Bajas remuneradas por enfermedad a los trabajadores que se han visto obligados a dedicarse al cuidado de niños o personas discapacidad durante el cierre de los centros educativos o sociales como consecuencia de la cuarentena.
• Una paga de 275 €/mes a los autónomos cuya actividad cesó por la cuarentena.
• Aplazamiento de los pagos de la hipoteca entre 3 a 6 meses para aquellos residentes que han perdido su trabajos, así como el aplazamiento de los pagos de electricidad y gas natural a la empresa pública Ignitis.

Medidas destinadas a dar liquidez a las empresas afectada por la inactividad parcial o total (500 millones de €)

• Aplazar el pago de impuestos o establecer un pago de impuesto a plazos sin intereses de demora.
• Suspender los procesos de recuperación de las deudas pendientes con Hacienda en determinadas circunstancias, así como determinadas multas o intereses de demora derivados de cargas impositivas.
• Posibilidad de aplazar el pago del IRPF.
• Aumentar los avales concedidos por el Fondo de Garantía para Préstamos Agrícolas y por el INVEGA (empresa pública destinada a la financiación de las Pymes) en 500 millones de € y flexibilizar las condiciones para acceder a esos avales.
• Aplazar los pagos de electricidad y gas suministrado por Ignitis a las empresas o establecer un pago a plazos.
• Recomendaciones de establecer exenciones a los impuestos sobre los locales comerciales y la propiedad.
• Recomendar a municipalidades aplazar los pagos de los suministros municipales y la calefacción o dar la posibilidad de pagarlos a plazos.

Medidas destinadas a impulsar la economía (1.000 millones de €)

• Acelerar los programas de inversión en curso, agilizando el ritmo de desembolsos de los fondos disponibles.
• Redirigir los fondos comunitarios hacia las áreas de salud, empleo y empresas.
• Acelerar el ritmo del uso del gasto presupuestario.
• Acelerar el ritmo de desembolsos de los fondos incluidos en los programas de Cambio Climático, de mantenimiento de carreteras y para la renovación de edificios.
• Uso de garantías del Estado para facilitar la financiación a las empresas.
• Líneas de liquidez para municipalidades que desarrollen proyectos de inversión.

Aumentar la capacidad prestamista del sector financiero (2.500 millones de €)

El Banco Central de Lituania ha suavizado ciertas requerimientos a las instituciones financieras con el objetivo último de incrementar su potencial de préstamos en 2.500 millones de €. Entre las actuaciones destaca:
• Reducción de los requerimientos de capital contracíclicos
• Reducción de las colchones de liquidez del 1% al 0%.
• Flexibilización de otras medidas regulatorias en línea con las recomendaciones del Banco Central Europeo, entre las que se encuentra la flexibilización de forma temporal de contabilizar los préstamos de difícil recuperación.
• Poner a disposición de los bancos una línea de liquidez a cambio de colateral que permita incrementar el volumen de préstamos a las empresas. Las líneas de crédito se han concedido a un tipo de un punto porcentual del sobre la Facilidad de préstamo del BCE.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política monetaria

El sistema bancario lituano opera con elevados niveles de capitalización (TIER 1 del 18,7), buena liquidez y rentabilidad. Su tasa de morosidad se sitúa en el 3% y la rentabilidad sobre su equity a finales de 2019 era del 12,6%. El tamaño de los depósitos de residentes alcanzaba casi los 24.000 millones de € a finales de 2019 mientras que el de préstamos a residentes ascendía a unos 20.400 millones de €.

El Banco de Lituania señala que los últimos test de stress realizados a la banca indican que el sistema está preparado para absorber shocks económicos. En una recesión similar a la del año 2009, el nivel de capitalización terminaría en una ratio en torno al 12%, en niveles muy superiores a los requerimientos regulatorios mínimos.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Políticas estructurales (programas, reformas, etc.)

Finalmente, y a parte de las medidas puestas en marcha en el corto plazo para mitigar el impacto económico de la pandemia, es necesario retomar el proceso de implementación de las reformas estructurales puestas en marcha en los sectores de educación, sanitario, así como en las políticas de corte social y reforma del sistema fiscal que contribuyan a reducir la desigualdad social del país. Esta desigualdad es el origen de uno de los uno de los principales retos para el Gobierno lituano: acabar con el continuo descenso de la población del país. Las elevadas tasas de emigración, sobre todo de población cualificada ha llevado a Lituania a perder desde la independencia casi 700.000 habitantes.

En este contexto, se inscribe asimismo el Plan de choque, aprobado en septiembre por las autoridades,el  llamado "DNA of the future economy", un ambicioso plan de inversiones  cuya intención es movilizar inversiones públicas en el medio plazo por valor de 6.300 millones de € (parte de las cuales ya estaban planeadas) con el objetivo último de sentar las bases de una economía digitalizada, innovadora, competitiva y sostenible en términos de cambio climático. Para ello se destinarán 4.500 millones de € a capital humano, economía digital, I+D, infraestructuras económicas y desarrollo de energías verdes. Se reserva 1.800 millones para inversiones adicionales. Se espera que la inversión pública haga de palanca de la inversión privada, teniendo un efecto multiplicador sobre la misma. No obstante, las recientes elecciones que han supuesto un cambio de gobierno arroja serias dudas sobre la implementación de este plan. El nuevo gobierno deberá decidir sobre el mencionado plan económico, así como sobre el uso de los fondos europeos obtenidos a través de la nueva Facilidad para la Recuperación y la Resiliencia que en el caso de Lituania ascienden a 2.432 millones de euros en forma de subvenciones y 3.000 millones de € en préstamos. Dichos fondos estarán disponibles a partir de 2021 para ser utilizados en los próximos 3 años.

 

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex