Demanda y Coyuntura

Estructura del PIB por sectores y por componentes del gasto

En cuanto a su estructura, Lituania es una economía de servicios, sector que ha ido ganando peso desde que el país recobró su independencia en 1991, pasando de generar sobre el 50% del PIB en los primeros años de independencia hasta generar casi el 70% del PIB en 2019, según el Departamento de Estadísticas lituano. Por el contrario, los sectores industrial y primario han ido perdiendo peso gradualmente en la estructura de la economía, especialmente este último.

La pérdida de peso del sector primario se registra tanto desde el punto de vista de su contribución al PIB (3,3% en 2019) como de la generación de empleo, con un continuo proceso de expulsión de mano de obra hacia otros sectores productivos. La industria y construcción, generó en 2019 un 28% del Valor Añadido Bruto, concentrándose la actividad industrial sobre todo en los sectores de manufacturas textiles, madera y mueble, procesamiento de metal y maquinaria, industria alimentaria y la industria energética, esta última principalmente en la refinería de petróleo de Orlen Lietuva.

El sector servicios, como es característico en las economías desarrolladas, va ganando peso gracias al desarrollo del comercio, los transportes, el turismo y las telecomunicaciones. Se prevé que la modernización de las infraestructuras de transporte, unido al creciente peso del sector logístico y el fuerte desarrollo del sector Fintech en el país impulsarán el aumento de peso de los servicios en la economía lituana durante los próximos años.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de PIB por sectores de actividad y por componentes del gasto

VAB POR SECTORES DE ACTIVIDAD (%)
2015201620172018
POR SECTORES DE ORIGEN
AGROPECUARIO3,83,43,53,0
AGRICULTURAn.d.n.d.n.d.n.d.
GANADERÍAn.d.n.d.n.d.n.d.
SILVICULTURA Y PESCAn.d.n.d.n.d.n.d.
INDUSTRIAL29,628,629,029,0
MINERÍA0,30,30,30,3
MANUFACTURAS19,318,819,119,1
CONSTRUCCIÓN7,26,56,66,6
ELECTRICIDAD Y AGUA2,83,03,03,0
SERVICIOS66,768,067,568,0
TRANSPORTE, COMUNICACIONES Y ALMACENAMIENTO11,711,712,1n.d.
COMERCIO18,118,118,0n.d.
FINANZAS2,12,22,02,1
INMOBILIARIO6,86,96,76,4
ADMINISTRACIÓN PÚBLICA14,014,314,414,3
OTROS SERVICIOS14,014,814,312,4
TOTAL100,0100,0100,0100,0
PIB POR COMPONENTES DEL GASTO (%)
CONSUMO79,981,079,479,1
Consumo Privado62,463,862,762,4
Consumo Público17,217,016,416,5
FORMACIÓN BRUTA DE CAPITAL FIJO20,617,717,918,2
FBCFn.d.n.d.n.d.n.d.
Var. existencias1,0-1,6-1,3-1,0
EXPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS75,874,180,982,3
IMPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS76,372,878,179,1
DISCREPANCIA ESTADÍSTICA
 

 

 

 
TOTAL100,0100,0100,0100,0
Fuente: Departamento de Estadísticas Lituano
Última actualización: abril, 2019

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Evolución de las principales variables económicas: crecimiento, inflación…

El pasado 16 de marzo, Lituania aprobó establecer un periodo de cuarentena, que estaba previsto terminara el 2 de abril, pero que ha sido posteriormente extendido en varias ocasiones, la última hasta el 16 de junio. En cada ampliación las condiciones se han ido suavizando, comenzando en la última ampliación aprobada el 31 de mayo a abrirse de manera gradual y controlada las fronteras.  La cuarentena ha tenido un impacto significativo sobre la economía del país, no tanto por la paralización de los sectores económicas, que ha sido limitada en tiempo y extensión sectorial, sí no sobre todo por el cierre y paralización de  de la mayor parte del mundo. Lituania es un país pequeño y muy abierto a los mercados internacionales, por lo que cualquier ralentización del comercio internacional y de la economía sus socios impactan directamente en su economía. El Fondo Monetario Internacional ha estimado una caída del PIB lituano del -8,1% en 2020 que será puntual y que será seguida de un crecimiento del 8,2% en 2021.

Las crisis provocada por el Covid-19 impactó en Lituania en un momento en el que la economía atravesaba una senda de crecimiento mantenido, a pesar de que ya aparecían ciertas señales que anticipaban una ligera moderación de la tendencia. En 2019, el PIB aumentó un 3,9%  muy por encima del  2,7% estimado a principio de ese año. Lituania estaba resistiendo mejor de lo esperado al período de incertidumbre internacional de los últimos años generado, entre otros factores, por la guerra comercial entre China y Estados Unidos, con el consecuente proteccionismo comercial, por las largas negociaciones del Brexit y por la desaceleración económica de sus principales socios comerciales. En 2020, la todavía dinámica actividad económica en los meses de enero y febrero han compensado las consecuencias negativas de la cuarentena introducida a mediados de marzo, permitiendo que el crecimiento del PIB se mantenga en valores positivos, 2,4% en el primer trimestre, según cifras revisadas publicadas por la Central de Estadísticas lituana. A pesar de este crecimiento, el PIB lituano ha descendido un -0,3% respecto al último trimestre de 2019, lastrado por la práctica totalidad de los sectores, con la única excepción del sector de la construcción que creció a una tasa intertrimestral del 0,31%, gracias a las temperaturas suaves registradas en el invierno 2020.

Todos los componentes del PIB han caído, en tasa intertrimestral, en los tres primeros meses del año 2020. El consumo privado, con un descenso del -0,2%, es el que mejor ha resistido. Cabe recordar que la fortaleza de la demanda interna y más concretamente del consumo de los hogares ha sido uno de los pilares del crecimiento económico de los últimos años, creciendo con fuerza en 2018 y 2019, 3,9% y 3,2%, respectivamente. El aumento del empleo y al notable incremento de los salarios han venido sustentando la fortaleza del consumo privado. El aumento del desempleo esperado para 2020, 12,5% según previsiones del Banco Central de Lituania y una bajada de los salarios del -2,6% permiten anticipar un cambio significativo de tendencia en la evolución del consumo, que según la Comisión Europea se reducirá en un -9,9%. En  el primer trimestre de 2020, y con solo 15 días de cuarentena, el desempleo ha alcanzado una tasa del 7,1% creciendo 8 puntos porcentuales respecto al trimestre anterior. El último dato de abril arroja una tasa de paro del 9,4%. 

En cuanto a la inversión, que durante los últimos años había mantenido un ritmo muy dinámico, ha registrado un descenso del -1,6% en el primer trimestre respecto al trimestre anterior. La incertidumbre del entorno y la falta de liquidez de las empresas por la el cierre de ciertas actividades, a nivel nacional e internacional,  impactan muy negativamente sobre esta variable. Habrá que esperar para ver el impacto real sobre la inversión productiva de los planes de inversión pública que se van a poner en marchas, tanto por las autoridades lituanas como por la Unión Europea.

En cuanto a la demanda externa, ésta ha contribuido tradicionalmente al crecimiento de la economía lituana con superávits de la balanza por cuenta corriente durante los últimos años,  1,6% en 2018 y  4,3% en 2019. Sin embargo, es la que más se ha visto afectada por la crisis del Covid-19. En el primer trimestre de 2020, las exportaciones de bienes y servicios cayeron un -2,8% y un -1,3%, respectivamente, en tasa intertrimestral. Las mayores caídas han afectado al comercio de mercancías, cayendo las exportaciones un -1,3% y las exportaciones un -4,7%, ambas en tasa interanual. Consecuentemente, el déficit la balanza comercial se redujo un- 2,7% respecto al mismo trimestre del año 2019, alcanzando un saldo negativo de -295,4 millones de euros. Rusia siguió a la cabeza como destino de las exportaciones (13,4%, debido principalmente a las reexportaciones) seguida de Letonia (9,3%) y  Alemania ( 8,4%). Si consideramos los bienes de origen lituano, Alemania es el principal destino de sus exportaciones (10,6%). En cuanto al origen de las importaciones, Rusia también encabeza la clasificación de importaciones con el 12,7%, seguida de Alemania (12,.1%) , Polonia (12,1%) y Letonia (7,3%). La balanza de servicios ha continuado manteniendo su tradicional saldo positivo  aunque menor que en el último trimestre de 2019, debido a un descenso de las exportaciones e importaciones de servicios. En consecuencia a finales de marzo, Lituania seguía disfrutando de un saldo positivo de su balanza por cuenta corriente de 263,8 millones de €.  

En 2019, las cuentas públicas se mantuvieron saneadas, registrando el quinto superávit consecutivo, del 0,3%, ligeramente inferior al del año anterior (0,6% del PIB), según el Ministerio de Finanzas. No obstante, la crisis del Coronavirus ha anulado todas las previsiones de ingresos y gastos realizadas por el gobierno incluidas en los presupuestos del Estado de 2020. En efecto, se espera una fuerte caída de la recaudación que se estima se sitúe en torno al  12% del total de los ingresos inicialmente contabilizados en los presupuestos de 2020. Si a esto se le suma el aumento del gasto previsto por las políticas aprobadas para limitar el impacto económico del Covid-19, se prevé que 2020 cierre con un déficit público del -6,9% y una deuda pública del 48,5% del PIB (36,2% en 2019). Los datos provisionales de mayo confirman las previsiones, arrojando un descenso de la recaudación del 29,6% respecto a lo previsto en los Presupuestos del Estado para 2020 y un 19,9% respecto a lo recaudado el mes de mayo del año anterior.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de principales indicadores macroeconómicos

 PRINCIPALES INDICADORES ECONÓMICOS 2016 2017 2018 2019 2020 Fecha último dato
PIB
PIB (M€ a precios corrientes) 38.849 42.269 45.264 48.339 - (k4 2019)
Tasa de variación real (%) 2,4 4,1 3,6 3,9 -  
Tasa de variación nominal (%) 3,8 8,8 7,1 6,8 -  
INFLACIÓN
Media anual (%) 0,9 3,7 2,7 2,2 2,4 M02 2020
Fin de período (%) 1,7 3,9 1,9 2,7 2,8 M02 2020
TIPOS DE INTERÉS DE INTERVENCIÓN DEL BANCO CENTRAL
Media anual (%) - - - - - -
Fin de período (%) - - - - - -
EMPLEO Y TASA DE PARO
Población (x 1.000 habitantes) 2.868 2.828 2.802 2.794 2.794 Enero 2020
Población activa (x 1.000 habitantes) 1.478 1.458 1.465 1.470 - (k4 2019)
% Desempleo sobre población activa 7,9 7,1 6,0 6,4 - (k4 2019)
DÉFICIT PÚBLICO
% de PIB 0,2 0,5 0,6 O,1 -  
DEUDA PÚBLICA
en M€ 15.524 16.630 15.425 - - 2018
en % de PIB 39,9 39,3 34,1 - -  
EXPORTACIONES DE BIENES (BP)
en M€ 22.607 26.411 28.271 29.599 2.189 M01 2020
% variación respecto al período anterior -1,3 16,8 7,0 4,7 -  
IMPORTACIONES DE BIENES (BP)
en M€ 24.737 28.516 30.943 31.817 2.301 M01 2020
% variación respecto al período anterior -2,8 15,4 8,5 2,8 -  
SALDO B. COMERCIAL
en M€ -2.130 -2.105 -2.672 -2.218 -  
en % de PIB -5,5 -5,0 -5,9 -4,6 -  
SALDO B. CUENTA CORRIENTE
en M€ -434 212 132 2.066 - Q4 2019
en % de PIB -1,1 0,5 0,3 4,3 -  
DEUDA EXTERNA
en M€ 33.515 35.448 35.533 32.940 - Q4 2019
en % de PIB 86,3 84,0 78,8 68,1 -  
SERVICIO DE LA DEUDA EXTERNA
en M€ n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.  
en % de exportaciones de b. y s. n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.  
RESERVAS INTERNACIONALES
en M€ 2.263 3.509 4.831 4.273 4.041 M02 2020
en meses de importación de b. y s. 1,1 1,5 1,9 1,6    
INVERSIÓN EXTRANJERA DIRECTA
en M€ (stock de inversión) 15.224 16.305 17.032 18.169 -  
TIPO DE CAMBIO FRENTE AL EURO
media anual n.a. n.a. n.a. n.a. n.a.  
fin de período n.a. n.a. n.a. n.a. n.a.  
   

Fuente: Departamento de Estadísticas de Lituania, Banco de Lituania (Central)
Déficit público: símbolo - implica déficit. Última actualización: marzo, 2020

(1)  Actualizado con los últimos datos publicados a fecha de marzo 2020. Cuarto trimestre en datos trimestrales y a enero en datos mensuales-inflación, empleo y datos de comercio exterior-) 

 

 

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Principales objetivos de política económica

Sin lugar a duda, la economía lituana está mejor preparada para enfrentar la actual crisis que en 2008, tanto por lo saneado de sus cuentas públicas como por los avances conseguidos en las reformas estructurales. La situación de superávit presupuestarios de los últimos ejercicios permite  a las autoridades implementar las necesarias políticas sociales y de impulso económico. Una vez superada la actual fase, Lituania debe continuar avanzando en las reformas fiscal, de pensiones, educativa y social, que impacte sobre el todavía elevado nivel de desigualdad social, el cual se agudizará probablemente por la crisis del Covid-19. 

Asimismo, para los próximos ejercicios la economía lituana debe recuperar los equilibrios macro, continuar con las reformas estructurales, la convergencia con la Unión Europea y la reducción de la dinámica migratoria.

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Previsiones macroeconómicas

La expansión de la crisis del Covid-19 a nivel mundial y su consecuente impacto económico ha alterado las previsiones económicas realizadas tan solo hace un mes por cualquier país u organismo internacional. En el momento actual, en el que la mayoría de los países, entre ellos Lituania, continúan inmersos en un periodo de cuarentena y donde el proceso de salida de la misma no está todavía claramente definido no es posible contar con unas previsiones fiables sobre la evolución de la economía en los próximos años.

Como se ha comentado en el epígrafe de política económica, el Banco Central de Lituania ha considerado la posibilidad de 3 escenarios posteriores a la crisis sanitaria. De ellos, el Banco considera como el más probable el de una recesión en U, en el cual a una brusca desaceleración de la actividad le seguirá una rápida y dinámica recuperación. Se anticipa por lo tanto una fuerte caída de la actividad en 2020, con una reducción del PIB del -11,4%, seguida de una rápida recuperación económica en 2021, con un aumento del PIB del 9,4%. El frenazo de la economía se sustenta tanto en la demanda interna, con caídas previstas del consumo privado del -15,2% y de la inversión del -8,0%, como en la demanda externa con una reducción de las exportaciones y las importaciones del -13,2% y del -12,9%, respectivamente. Como consecuencia el desempleo se doblará, hasta una tasa del 12,6% en medio de un periodo de deflación, con una caída de los precios en torno al -2,6% en este ejercicio. No obstante, se espera que la recuperación también sea rápida y que en 2021 el consumo crezca un 11,2% y la inversión un 5,5%, la demanda externa vuelva  recuperar su dinamismo con un aumento delas exportaciones del 15,1% y de las importaciones del 13,6%. La economía volvería a crear empleo, si bien la tasa de desempleo se situará en 2021 en el 9,1%, lejos todavía del 6,7% registrado en 2019. A medida que se vaya saliendo del periodo de cuarentena y se vayan poniendo en marcha las medidas de amortiguación del impacto económico del Covid-19 tanto en Lituania como a nivel de la UE, se irán revisando y ajustando las previsiones a la realidad cambiante.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política fiscal y presupuestaria

Lituania está sujeta al brazo preventivo del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, que le obliga, entre otras medidas, a preservar una posición fiscal sólida, que garantice el cumplimiento de su objetivo presupuestario a medio plazo, permitiendo la Comisión Europea una desviación temporal del mismo para la implementación de las reformas estructurales. Lituania presentó su borrador de Presupuestos para 2020 a la Comisión Europea, quien emitió una opinión favorable el 20 de noviembre de 2019, al considerar que Lituania fijaba un saldo estructural por encima del objetivo marcado a mediano plazo y, por lo tanto, cumplía con los establecido en el brazo preventivo.

La irrupción de la crisis desatada por el Covid-19, ha llevado a la Comisión Europea a suspender el 20 de marzo de 2020 las reglas presupuestarias incluidas en el PEC para permitir a los países de la Unión Europea aumentar sus niveles de gasto público y poner en marcha medidas que limiten el impacto sanitario, social y económico del Covid-19.

En este contexto, Lituania ha lanzado un Plan Económico y Financiero para luchar contra los efectos del Covid-19 incluyendo medidas de tipo sanitario, social y económico por valor de 5.000 millones de € (10% del PB). Para su financiación, el Parlamento ha aprobado aumentar el límite de endeudamiento del Estado hasta los 5.400 millones de €, fijado hasta el momento en los 904 millones de €.  El 6 de marzo, Lituania salió a los mercados colocando bonos por valor de 1.500 millones de €, que asegura la liquidez inmediata del Tesoro. A esto se le une la línea de financiación acordada por el BEI a favor de Lituania por valor de l700 millones de euros y un préstamo del Nordic Investment Bank y otro del Banco del Consejo de Europa por valor cada uno de 400 millones de €.

A parte de las actuaciones destinadas a la adquisición de material sanitario, mejora de las instalaciones hospitalarias y bonificaciones al personal sanitario, el Plan Económico y Financiero se estructura sobre los siguientes objetivos: 

Medidas destinadas a preservar el empleo y los ingresos (500 millones de €). 

Las principales medidas son:

  • El Estado se hará cargo de una parte de los salarios de los empleados contratados en sectores afectadas por la inactividad total o parcial resultado de la cuarentena establecida para luchar contra la pandemia.El Estado subsidiará el 90% o el 60% del salario en caso de inactividad total o parcial respectivamente, con un límite de 607€ netos. Obliga además a la empresa a mantener al empleado contratado un mínimo de 3 o 6 meses tras el fin de la cuarentena, respectivamente.
  • Bajas remuneradas por enfermedad a los trabajadores que deban dedicarse al cuidado de niños o personas discapacidad durante el cierre de los centros educativos o sociales como consecuencia de la cuarentena.
  • Una paga de 275 €/mes a los autónomos cuya actividad deba cesar por la cuarentena.
  • Aplazamiento de los pagos de la hipoteca entre 3 a 6 meses para aquellos residentes que han perdido su trabajos, así como el aplazamiento de los pagos de electricidad y gas natural a la empresa pública Ignitis. Se pondrán en marcha un sistema de garantías del Estado para implementar estos aplazamientos.

Medidas destinadas a dar liquidez a las empresas (500 millones de €)

Las medidas destinadas a frenar la expansión del Covid-19 han supuesto una paralización casi completa de la actividad económica en la UE. Consecuentemente, las empresas se enfrentan a una falta de liquidez fruto de la inactividad total o parcial de la economía. El gobierno plantea entre otras medidas:

  • Aplazar el pago de impuestos o establecer un pago de impuesto a plazos sin intereses de demora.
  • Suspender los procesos de recuperación de las deudas pendientes con Hacienda en determinadas circunstancias, así como determinadas multas o intereses de demora derivados de cargas impositivas.
  • Posibilidad de aplazar el pago del IRPF.
  • Aumentar los avales concedidos por el Fondo de Garantía para Préstamos Agrícolas y por el INVEGA (empresa pública destinada a la financiación de las Pymes) en 500 millones de € y flexibilizar las condiciones para acceder a esos avales.
  • Aplazar los pagos de electricidad y gas suministrado por Ignitis a las empresas o establecer un pago a plazos.
  • Recomendaciones de establecer exenciones a los impuestos sobre los locales comerciales y la propiedad.
  • Recomendar a municipalidades aplazar los pagos de los suministros municipales y la calefacción o dar la posibilidad de pagarlos a plazos.

Medidas destinadas a impulsar la economía (1.000 millones de €).

Las principales medidas incluidas son:

  • Acelerar los programas de inversión actualmente en curso, agilizando el ritmo de desembolsos de los fondos disponibles.
  • Redirigir los fondos comunitarios hacia las áreas de salud, empleo y empresas.
  • Acelerar el ritmo en el ritmo del uso del gasto presupuestario incluido en los Presupuestos del Estado para 2020.
  • Acelerar el ritmo de desembolsos de los fondos incluidos en los programas de Cambio Climático, de mantenimiento de carreteras y para la renovación de edificios.
  • Desarrollar nuevos instrumentos financieros o suplementar los existentes a través de garantías del Estado, quien soportara la posición de mas riesgo en el instrumento.
  • Poner a disposición de las municipalidades un linea de liquidez, que les permita desarrollar sus proyectos de inversión lo antes posible.
  • Se crea un Fondo de Mitigación del Impacto del Covid-19 para gestionar y centralizar las donaciones. 

Aumentar la capacidad prestamista del sector financiero (2.500 millones de €)

El Banco Central de Lituania va a suavizar ciertas requerimientos a las instituciones financieras con el objetivo último de incrementar su potencial de préstamos en 2.500 millones de €. Esta flexibilización, que ha sido a su vez propuesta por el Banco Central Europea conllevará la apertura de una línea de avales a los bancos. Se incluye:

  • Reducción de los requerimientos de capital contracíclicos
  • Reducción de las colchones de liquidez
  • Flexibilización de otras medidas regulatorias en línea con las recomendaciones del Banco Central Europeo, entre las que se encuentra la flexibilización de forma temporal de contabilizar los préstamos de difícil recuperación.
  • Poner a disposición de los bancos una línea de liquidez a cambio de colateral que permita incrementar el volumen de préstamos a las empresas. Las líneas de crédito serán concedidas a un tpo de un punto porcentual del sobre la Facilidad de préstamo del BCE (1,25% actualmente).

     

 

 

 

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política monetaria

El sistema bancario lituano opera con elevados niveles de capitalización (TIER 1 del 18,7), buena liquidez y rentabilidad. Su tasa de morosidad se sitúa en el 3% y la rentabilidad sobre su equity a finales de 2019 era del 12,6%. El tamaño de los depósitos de residentes alcanzaba casi los 24.000 millones de € a finales de 2019 mientras que el de préstamos a residentes ascendía a unos 20.400 millones de €. 

El Banco de Lituania señala que los últimos test de stress realizados a la banca indican que el sistema está preparado para absorber shocks económicos. En una recesión similar a la del año 2009, el nivel de capitalización terminaría en una ratio en torno al 12%, en niveles muy superiores a los requerimientos regulatorios mínimos. 

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Políticas estructurales (programas, reformas, etc.)

Tras la crisis del Covid-19 y tras recuperar los equilibrios macroeconómicas, Lituania debe de continuar con los principales líneas de actuación incluidos en sus Programas Nacionales de Reforma.  Los principales reformas algunas de ellas ya implementadas o en proceso de implementación son:

  • Sector de educación y ciencia: Mejora del salario de los profesores, aumento de los días de escolaridad, mejora de la formación profesional, desarrollo de la educación para adultos a través del desarrollo de programas de educación no formal, avanzar en la aplicación de las leyes para la reforma del sistema universitario de investigación.
  • Políticas sociales: destaca la reforma del sistema de pensiones con cambios en la base de cálculo, en el método de indexación y en el cálculo de las pensiones ligadas a la incapacidad laboral (la pensión media en 2020 se situará en los 377 € mensuales); En 2018 se aprobó una ley encaminada a dar mayor protección a las familias desfavorecidas con hijos a su cargo, asimismo se aprobó una ayuda directa por hijo que en 2020 se verá incrementada; se está incrementando anualmente el salario mínimo y la contribución presupuestaria en las bajas de maternidad y paternidad; en 2019 entró en vigor una ley encaminada a ligar la evolución de los beneficios sociales del Estado a la evolución de los precios de los productos alimentarios y no alimentarios.
  • En el ámbito sanitario: desarrollar la medicina preventiva, campaña contra el consumo de alcohol (se inició en 2018 con la prohibición de cualquier publicidad relativa al alcohol, la elevación a 20 años de la edad para su consumo y el aumento de los impuestos especiales), mejorar los servicios de salud mental (Lituania es el país de la UE con mayor tasa de suicidios), reformar el sistema hospitalario dando mayor relevancia a los centros de asistencia primaria, reducir el coste del medicamento asumido por el paciente, etc. En 2020, está previsto un nuevo aumento en el salario de los profesionales del sector sanitario.
  • Sistema fiscal. El 1 de enero de 2018 entraron en vigor una serie de reformas ligadas al IRPF como fueron: el aumento el 1 de enero de 2018 de la base exenta de cotización de 310€ a 380€, la supresión del impuesto directo ligado al tipo de actividades económicas, la inclusión de importantes bonificaciones tanto para los inversores como para las empresas que reinviertan los beneficios en I+D+i. En 2020, está previsto continuar con las reformas del sistema fiscal encaminadas a reducir la economía sumergida, incentivar el pago voluntario de impuesto, luchar contra el fraude ampliando, entre otras medidas, el tamaño de la administración tributaria e incrementar la progresividad fiscal.
  • Innovación, digitalización y desarrollo de start-up. En el periodo 2000-2016, Lituania fue una de las economías con una productividad del trabajo más elevada. Con objeto de continuar con esta tendencia, los presupuestos generales de los últimos años, así como el de 2020 incluyen medidas destinadas a apoyar la I+D+i, la digitalización de la economía y la mejora general del entorno empresarial, a través tanto de mejoras fiscales como del apoyo financiero a iniciativas concretas (por ejemplo, la creación de un centro de asesoría para el desarrollo de start-ups).

Convergencia con la UE. Uno de los principales objetivos de política económica de Lituania es la convergencia real con la Unión Europea. Antes del inicio de la crisis, la renta per cápita lituana se situaba según Eurostat en el 78% de la media comunitaria.

Población. Uno de los principales retos para el Gobierno lituano es acabar con las elevadas tasas de emigración, sobre todo de población cualificada. Durante los años de independencia (desde el 1990) el número de habitantes de Lituania se redujo casi en 700.000 y, según las estimaciones del Gobierno, durante el mismo periodo emigraron más de 870.000 personas, o sea casi un cuarto de la población. En 2019, el número de emigrantes descendió por tercer año consecutivo (29.273 en 2019 frente a 32.206 en 2018) siendo por primera vez superior al de inmigrantes (40.067). Gracias a estos flujos, en 2019 se registró una pequeña estabilización de la población en torno a los 2,79 millones.   

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex