Demanda y Coyuntura

Estructura del PIB por sectores y por componentes del gasto

Lituania es una economía de servicios, actividad que representó el 67,1% del PIB español en 2017, según el Departamento de Estadísticas lituano (DdE). Por el contrario,  los sectores industrial (29,4%) y primario (3,4%) han ido perdiendo peso gradualmente en la estructura de la economía lituana, especialmente este último.

En efecto, el sector primario continúa con su proceso de expulsión de mano de obra hacia otros sectores productivos y perdiendo  importancia relativa en el PIB. La industria, que en 2017 representó un 29,4% del PIB lituano, se concentra sobre todo en los sectores de manufacturas textiles, madera y mueble, procesamiento de metal y maquinaria, industria alimentaria y la industria energética, centrada esta última en la refinería de petróleo de Orlen Lietuva. 

El sector servicios, como es característico en la economías desarrolladas, va ganando peso gracias al desarrollo del comercio, los transportes, el turismo y las telecomunicaciones. Se prevé que la modernización de las infraestructuras de transporte, de la distribución y del sector financiero continuarán impulsando el aumento de peso de los servicios en la economía lituana durante los próximos años. 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de PIB por sectores de actividad y por componentes del gasto

PIB POR SECTORES DE ACTIVIDAD Y POR COMPONENTES DEL GASTO (%)2013201420152016
POR SECTORES DE ORIGEN
AGROPECUARIO3,93,83,63,3
AGRICULTURAn.d.n.d.n.d.n.d.
GANADERÍAn.d.n.d.n.d.n.d.
SILVICULTURA Y PESCAn.d.n.d.n.d.n.d.
INDUSTRIAL30,130,429,828,7
MINERÍA0,40,40,3n.d.
MANUFACTURAS19,419,219,319,0
CONSTRUCCIÓN6,67,37,36,6
ELECTRICIDAD Y AGUA3,73,52,9n.d.
SERVICIOS66,065,866,568,0
TRANSPORTE, COMUNICACIONES Y ALMACENAMIENTO12,512,311,7n.d.
COMERCIO18,418,318,2n.d.
FINANZAS2,22,02,12,2
INMOBILIARIO6,36,46,76,8
ADMINISTRACIÓN PÚBLICA13,913,914,214,4
OTROS SERVICIOS12,712,913,6n.d.
TOTAL100,0100,0100,0100,0
POR COMPONENTES DEL GASTO
CONSUMO79,579,480,882,8
Consumo Privado62,362,262,964,8
Consumo Público16,916,917,617,7
FORMACIÓN BRUTA DE CAPITAL FIJO19,318,719,915,8
FBCFn.d.n.d.n.d.n.d.
Var. existencias0,80,10,6-2,8
EXPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS84,080,975,974,0
IMPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS82,779,076,572,6
DISCREPANCIA ESTADÍSTICA
 

 

 

 
TOTAL100,0100,0100,0100,0
Fuente: Departamento de Estadísticas Lituano
Ultima actualización: abril, 2017

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Evolución de las principales variables económicas: crecimiento, inflación…

Desde su entrada en la UE, Lituania se  ha caracterizado por ser uno de los países con mayor crecimiento económico, si bien fue también uno de los países más afectados por la crisis de 2008 de la que no comenzó a recuperarse hasta 2011 (El PIB se contrajo en 2009 un 14,8%).

En 2017, la economía lituania creció con fuerza, un 3,9%, según datos del Ministerio de Finanzas. Las previsiones, tanto de la COM y de la OCDE como de las propias autoridades lituanas, apuntan a un evolución favorable de la economía en los próximos años, con tasas de crecimiento del PIB del 3,1% y del 2,6% en 2018 y 2019, respectivamente. De esta manera, se consolida la recuperación y se da por cerrado el periodo 2015-2016 en los que las sanciones impuestas por Rusia a los productos de la UE, principal socio comercial de Lituania, moderaron la actividad económica del país.  El dinamismo de la economía en 2017 se sustentó en el buen comportamiento de las exportaciones y en la fortaleza de la inversión principalmente privada. La inversión pública registró tasas de crecimiento moderadas consecuencia del ritmo lento de desembolso de los fondos comunitarios, lo cuales suponen el 70% de la inversión pública en Lituania y el 3% de su PIB anual. Dentro del marco comunitario plurianual 2014-2020, Lituania recibirá hasta 8.400 millones de euros en fondos estructurales. La obligada aceleración en el desembolso de los fondos europeo en el plazo establecido presionará al alza sobre la inversión pública en los próximos años. El aumento en el consumo también jugó un papel fundamental en el crecimiento económico en 2017, el cual se explica por el notable incremento de los salarios que a más que compensado el efecto negativo de la inflación creciente.

Tras años de tendencia a la baja, la inflación ascendió hasta el 3,7% en 2017, consecuencia del crecimiento económico, la presión sobre los salarios y el descenso de la población.  La COM prevé que los precios  se moderen, terminando los dos próximos años 2018 y 2019 en el  2,7% y 2,2%, en línea con un ritmo de crecimiento económico más suave.En este contexto, la tasa de paro ha bajado desde el 15,9% en 2010  hasta el 7,1% en 2017 y según las previsiones (tanto del Gobierno como de las agencias internacionales) debería mantener la misma tendencia a la baja en los próximos años. Sin embargo, una buena parte del descenso de la tasa de desempleo se debe a la disminución de la población activa lituana, que emigra, de manera creciente en los últimos años, a otros países europeos. Este fenómeno es un factor que impulsa al alza los salarios, ya que las empresas lituanas deben mejorarlos para intentar retener a sus empleados cualificados. Esta emigración no ha sido compensada por los flujos de inmigración, que son cuantitativamente menores y esencialmente de ciudadanos ucranianos, poco cualificados, para trabajar en el sector del transporte por carretera. Los datos a mitad de 2018 parecen mostrar una posible moderación de este problema al registrarse por primera vez un mayor flujo de inmigrantes que de emigrantes.

Las exportaciones también ha registrado un significativo ritmo de crecimiento en el año 2017, del 10,7%, consecuencia de la mejora económica de los países del entorno. Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de principales indicadores macroeconómicos

PRINCIPALES INDICADORES ECONÓMICOS 2014201520162017
PIB
PIB (M€ a precios corrientes)36.56937.42738.66841.857
Tasa de variación real (%)3,52,02,33,8
Tasa de variación nominal (%)4,52,33,38,2
INFLACIÓN
Media anual (%)0,2-0,90,93,7
Fin de período (%)-0,3-0,11,73,9
TIPOS DE INTERÉS DE INTERVENCIÓN DEL BANCO CENTRAL
Media anual (%)0,52---
Fin de período (%)0,30---
EMPLEO Y TASA DE PARO
Población (x 1.000 habitantes)2.9322.9052.8682.829
Población activa (x 1.000 habitantes)1.4771.4691.4781.458
% Desempleo sobre población activa10,79,17,97,1
DÉFICIT PÚBLICO
% de PIB-0,6-0,20,30,5
DEUDA PÚBLICA
en M€14.82615.94015.53616.246
en % de PIB40,742,740,238,8
EXPORTACIONES DE BIENES (BP)
en M€24.36122.90422.60726.429
% variación respecto a período anterior-0,7-5,7-1,316,9
IMPORTACIONES DE BIENES (BP)
en M€25.89025.40024.70028.763
% variación respecto a período anterior-1,2-1,9-2,816,4
SALDO B. COMERCIAL
en M€-1.529-2.496-2.093-2.334
en % de PIB-4,2-6,7-5,4-5,6
SALDO B. CUENTA CORRIENTE
en M€1.158-1.050-433323
en % de PIB3,2-2,8-1,10,8
DEUDA EXTERNA
en M€25.72328.33233.09134.823
en % de PIB70,675,785,683,2
SERVICIO DE LA DEUDA EXTERNA
en M€12.046n.d.n.d.n.d.
en % de exportaciones de b. y s.49,4n.d.n.d.n.d.
RESERVAS INTERNACIONALES
en M€6.9921.3762.2633.509
en meses de importación de b. y s.3,20,71,11,5
INVERSIÓN EXTRANJERA DIRECTA
en M€ (stock de inversión)12.86513.49713.92614.656
TIPO DE CAMBIO FRENTE AL EURO
media anual3,451,01,01,0
fin de período3,451,01,01,0
Fuente: Departamento de Estadísticas de Lituania, Banco de Lituania (Central)
Déficit público: símbolo - implica déficit. Ultima actualización: abril, 2018

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Principales objetivos de política económica

Principales objetivos de política económica

Muy resumidamente, los objetivos del gobierno son mantener los equilibrios macro, continuar en la senda de las reformas estructurales, promover el crecimiento y converger con la Unión Europea, así como reducir la desigualdad y frenar la dinámica emigratoria.

Formalmente, los objetivos del gobierno se presentaron en el Programa del Gobierno “Una Lituania sostenible”, que se materializa en la Resolución XIII-82 de 13 de diciembre de 2016 y que contiene un elevado número de objetivos, económicos y otros.

El “Draft Budgetary Plan 2019” presentado en 15 de octubre de 2018 a la Comisión Europea y al Eurogrupo, para análisis, aborda como principales objetivos de política económica: Reducir la pobreza y desigualdad incrementando pensiones y otros beneficios sociales; Promover el emprendimiento y la innovación mediante incentivos fiscales; Priorización de los sistemas de salud y defensa, incrementando el gasto en línea con las obligaciones con la OTAN; Introducción de progresividad en la fiscalidad y reducción del tratamiento fiscal preferencial de ciertos sectores de la economía.

De manera más concreta, el DBP 2019 pretende: Desarrollar la política fiscal en consideración del ciclo, para evitar sobrecalentamientos; Incrementar la recaudación fiscal – ratio recaudación/PIB, mejorando la eficiencia de la Administración; Reducir la pobreza y desigualdad rebajando el umbral impositivo de los más desfavorecidos y mejorando el tratamiento fiscal de la natalidad y aumentando los beneficios sociales a la población en riego; Introducir un tratamiento preferencial de los beneficios para las actividades de investigación y desarrollo de la innovación; Eliminar obstáculos al desarrollo de un mercado de capitales alternativo para mejorar el acceso a la financiación de start-ups y empresas en crecimiento y facilitar exenciones fiscales para nuevas Pymes; Transferir carga fiscal y ampliar la base fiscal hacia actividades que no perjudiquen al crecimiento; Mejorar el sistema educativo sobre todo en lo relativo en la educación de adultos; mejorar el sistema sanitario a nivel atención primaria y ambulatoria. .

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Previsiones macroeconómicas

Previsiones macroeconómicas.

Las previsiones para el medio plazo apuntan hacia la continuidad de la actual senda de  crecimiento económico en Lituania. Los principales factores que están sustentando la actual fase del crecimiento económico, demanda interna y exportaciones, seguirán registrando un comportamiento muy dinámico. En un marco de estabilidad presupuestaria y superávit fiscal, las autoridades lituanas están poniendo en marcha algunas de las necesarias reformas estructurales (impositivas, pensiones, beneficios sociales, etc) que tendrán un efecto positivo sobre la evolución de la economía, el problema persistente de la pérdida de población y sobre la atracción de inversiones. No obstante,  en el medio plazo pueden surgir una serie de elementos que pueden afectar muy negativamente a la economía de este  país,  pequeño, muy abierto al exterior, y por tanto muy afectado por las tensiones proteccionistas que están surgiendo a nivel mundial. A este proteccionismo creciente se le une la tensión recurrente con Rusia, todavía principal mercado de exportación y un potencial Brexit duro. Estos factores no solo afectarían a su sector exterior si no a la propia confianza de las empresas y los consumidores y consecuentemente a la demanda interna. Otro factor a tener en cuenta es la más que probable disminución de fondos estructurales comunitarios a partir de 2020, con el consecuente impacto negativo sobre la inversión pública, al representar el 60% de dicha inversión. En cualquier caso, la economía lituana está mejor preparada actualmente que en la pasada crisis de 2008 para afrontar shock externos. 

A corto plazo, el futuro económico macro del país es bueno, tanto la UE como el FMI coinciden en prever un crecimiento sostenido del PIB basado en el consumo interno (crecimiento del empleo y los salarios), la inversión y  un comportamiento de las exportaciones mejor de lo esperado.  Fiscalmente, el gobierno disfruta de unas cuentas saneadas que le permite desarrollar políticas procíclicas y afrontar una serie de reformas estructurales necesarias, ya comentadas en anteriores epígrafes. Las principales magnitudes macro estimadas para 2019 según el “Draft Budgetary Plan de Lituania para 2019” son consistentes con las estimaciones de los organismos internacionales y son:

  • Crecimiento del PIB:  2,8%
  • Crecimiento de las exportaciones: 5,1%
  • Crecimiento de las importaciones: 5,8%
  • Inflación (IPC): 2,5%
  • Desempleo: 5,9%
  • Superávit público: 0,5% del PIB
  • Deuda pública: 38,1% del PIB

A medio plazo, el futuro económico del país vendrá determinados tanto por los factores exógenos anteriormente mencionados como por la capacidad del actual gobierno de avanzar en la implementación de las reformas estructurales. Hasta el momento ha conseguido poner en marcha algunas de ellas, pero la pérdida de su socio de gobierno antes del verano de 2018, el Partido Socialdemócrata, ha restado estabilidad a sus apoyos parlamentarios.

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política fiscal y presupuestaria

  
La política fiscal en Lituania, como país miembro de la zona euro, se enmarca en los objetivos establecidos anualmente  en el Programa de Estabilidad. Durante el año 2017,la situación de las finanzas públicas ha sido excelente, registrando el país un superávit  del 0,5%, suponiendo el segundo años en el que las cuentas públicas arrojan un saldo positivo desde la independencia del país. Este dato marca además el 4 año consecutivo de finanzas saneadas, dentro de los límites máximo de déficit establecidos en el Pacto de Estabilidad y de Crecimiento (deficit máximo 2,5%). Estos resultados se obtienen tras el esfuerzo realizado por las autoridades para superar el fuerte deterioro sufrido por las finanzas públicas durante la crisis económica que llevó a Lituania a registrar en 2009 un déficit público del 9,4%, según datos del Ministerio de Finanzas. A partir de 2013, el Gobierno consiguió reducir el déficit público hasta el 2,5%,  límite máximo permitido. La Previsión de Primavera (mayo 2018) de la UE estima que el déficit público acabará el año 2018 también con superávit del 0,5%. De acuerdo al FMI, el objetivo de déficit estructural debería ser del 0,5% del PIB, lo que permitiría tanto financiar las reformas estructurales, como reducir la deuda pública hasta el 31% del PIB en 2022. 
 
La positiva evolución de las finanzas públicas se sustenta en unos ingresos crecientes, consecuencia fundamentalmente del aumento de la recaudación por impuestos indirectos y por el aumento de las contribuciones sociales. Esta evolución es lógica si se tiene en cuenta el dinamismo registrado por la actividad económica y el empleo en los último años. El peso de los ingresos por impuestos directos es sin embargo muy limitado lo que pone de manifiesto el poco carácter redistributivo del sistema impositivo,  siendo la reforma fiscal una de las reformas estructurales pendientes actualmente.
 
   
Una parte importante del presupuesto nacional lituano la constituye los fondos procedentes de la UE que suponen casi el 30% del mismo. Lituania fue uno de los líderes en tasa de absorción de fondos comunitarios en el período de 2007-2013. Por el contrario, bajo el actual marco financiero plurianual,  2014-2020 en el que Lituania tiene asignada una financiación de 8.386 millones de euros, el ritmo de absorción está siendo muy bajo, lo que se ha plasmado en una inversión pública menor.  En el escenario post 2020, es probable que las transferencias procedentes de la UE se reduzcan, tanto por el Brexit como por el aumento del nivel de renta per cápita, especialmente en la región de Vilnius.
 
 
 
La saneada situación de las finanzas en los últimos años está permitiendo estabilizar el nivel de la deuda pública. Si bien esta partía de un ratio bajo, 15,6% del PIB en 2008, aumentó drásticamente hasta el 37,9% en 2010. En 2017 la deuda pública representaba el 36,6% del PIB, anticipando las previsiones del Ministerio de Finanzas lituano una disminución del ratio en 2018 hasta el 35,2% del PIB, tendencia que continuará en los próximos años hasta situarse la deuda pública en torno al 33% del PIB. A pesar del aumento de la denda durante la crisis,  el nivel de la deuda pública lituana sigue siendo uno de los más bajos en la UE y se sitúa muy por debajo de lo fijado en el Pacto de Estabilidad.
 

En septiembre de 2018, Lituania  ha enviado el borrador de Presupuesto para 2019 a la Comisión Europea para su conformidad. Este Presupuesto estima unos ingresos de 16.082 millardos de € (37% del PIB), gastos de 15.839 millardos de € (36,4% del PIB), con un superávit de 240,7 millones de €. Para el periodo 2019-2021 las previsiones del gobierno lituano apuntan hacia una moderación del superávit público resultado de la suave desaceleración de la economía. No obstante se prevé que a finales de 2018 Lituania tendrá unas reservas acumuladas de 1.500  millones de euros que le permitirá mantener la disciplina fiscal en momentos de menor crecimiento económico.

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política monetaria

Política Monetaria. Está determinada al formar Lituania parte de la zona euro desde el 1 de enero de 2015. El sistema bancario tiene una buena capitalización, liquidez y rentabilidad.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Políticas estructurales (programas, reformas, etc.)

Hay tres cuestiones de especial relevancia al considerar la política económica de Lituania: las Reformas estructurales, La Convergencia con la UE y el problema de la Emigración. El éxito en la convergencia con la UE y la emigración está en función del éxito en aprobar las reformas estructurales pendientes.  El actual Gobierno es consciente de ello y empezó su mandato a mediados de diciembre de 2016 publicando un plan de prioridades, entre otras: intentar frenar la emigración y llevar a cabo reformas estructurales en materia de educación, sanidad, política fiscal, social y laboral y administración del estado.

Reformas estructurales. El actual gobierno ha conseguido, en estos años aprobar algunas reformas: la Reforma Laboral (aprobada en julio de 2017); la de las Empresas Públicas forestales; y recientemente, el 28 de junio de 2018, un paquete de reforma fiscal que incluye ocho leyes que atañen al IRPF, la seguridad social estatal, el seguro de salud, la administración fiscal, los beneficios, las compras públicas, y el IVA. Esta última reforma fiscal es demasiado reciente por lo que no se pueden valorar sus efectos. La reforma de la ley del IRPF ha introducido cierta progresividad en las rentas de trabajo, aligerando la carga fiscal de las rentas bajas y medias, de manera que los sueldos netos bajos y medios serán marginalmente más altos. En la reforma de la ley de la Seguridad Social, el objetivo es el de transferir la mayor parte de la cuota patronal a la parte obrera a cambio de un incremento de los sueldos brutos que se multiplicarán por el factor 1,289. Esto tendrá un resultado solamente estadístico, ya que subirán los sueldos brutos pero con impacto cero en los netos y en el coste a las empresas del factor trabajo.  

Las reformas que ha conseguido aprobar este gobierno han supuesto, por lo tanto, algunos avances. Sin embargo siguen por reformar en profundidad diversas áreas, tal como vienen apuntando desde hace tiempo múltiples fuentes, entre las más recientes el "Country Report Lithuania" de la EC, de 7 de marzo de 2018, o el "IMF Country Report No. 18/185 (Art. IV)" del FMI sobre Lituania, de junio de 2018: Para incrementar la oferta de trabajo: reducir la fiscalidad sobre el trabajo, incrementar la edad de jubilación y reformar la legislación relativa a la inmigración con el objetivo de atraer a población más cualificada. Para aumentar la productividad se propone reformas en los sistemas educativo, poniendo un énfasis especial en la educación de la población adulta, y en el tratamiento fiscal a las actividades de innovación. Asimismo, se  proponen mejoras en el sistema sanitario y la reforma de las pensiones. Aunque se ha avanzado en su sostenibilidad fiscal hay que avanzar en su sostenibilidad social. Las pensiones son bajas y hay que asegurar su sostenibilidad en un país con una población crecientemente envejecida. 

Convergencia con la UE. Uno de los principales objetivos de política económica de Lituania es la convergencia real con la Unión Europea. Actualmente la renta per cápita lituana se sitúa según Eurostat en el 78% de la media comunitaria y, aunque el diferencial de renta con la UE se ha estado reduciendo, en los últimos tres años no se ha logrado minorar el diferencial de productividad, lo que puede frenar la convergencia de rentas.
 
Emigración. Uno de los principales retos para el Gobierno lituano son las elevadas tasas de emigración. Durante los años de independencia (desde el 1990) el número de habitantes de Lituania se redujo casi en 700.000 y, según las estimaciones del Gobierno, durante el mismo periodo emigraron más de 870.000 personas, o sea casi un cuarto de la población. En los dos primeros trimestre de 2018, por primera vez desde la independencia parece haberse revertido la tendencia, registrándose más inmigrantes que emigrantes. No obstante, las autoridades consideran que es pronto para hablar de un cambio de tendencia.  

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex