Estructura de la oferta

Resumen de la estructura de la oferta

 

Lituania tiene una superficie de 65.286 km2, una población de 2.800.700 habitantes (junio de 2018), y una densidad de población de 42,9 habitantes por Km2.

Es un país con un poder adquisitivo medio dentro de la UE. En 2017 el PIB alcanzó los 41.857 M€, un treintavo del español (en términos per cápita 14.800€, un 59% del español), mostrando un crecimiento en términos reales de un 3,8%. A pesar del relativamente bajo poder adquisitivo (la renta per cápita en el 2017 ascendió al 75,4% de la media comunitaria), Lituania es uno de los países que más ha progresado en materia de convergencia real con el resto de la Unión en los últimos años. Entró en la zona euro en 2015.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Precios (minoristas y mayoristas)

Hasta hace poco Lituania era considerada una economía en transición del sistema comunista, donde la cantidad de bienes disponibles se establecía por la planificación estatal del gobierno, al sistema de libre mercado, donde el valor de los bienes es acordado mediante las leyes de la oferta y la demanda. Hoy en día podemos afirmar que la transición concluyó hace ya algunos años y que de hecho la economía lituana es una de las más liberales del mundo, ocupando el puesto 13 en el Índice de Libertad Económica.

Prueba de esto último es el comportamiento que ha tenido su inflación durante los últimos años. En los años de la crisis, la caída de la demanda propició un fuerte descenso de su índice de precios, que pasó del 11% en 2008 al 3,8% en 2010. Recordar que en 2006 se denegó a Lituania la entrada en la Zona Euro por su elevada inflación. En el año 2015, se registró una deflación de un 0,7%.

Por sectores, es importante destacar el comportamiento del mercado de las siguientes industrias:

ELECTRICIDAD

El cierre en 2009 de la compañía Ignalina NPP supuso el fin del monopolio en el abastecimiento de electricidad y dejó espacio para nuevos agentes en el sector. Sin embargo, no fue hasta 2012 con la implantación del modelo Nord Pool Spot que el mercado mayorista eléctrico lituano quedó realmente liberalizado. Con este modelo el sistema de precios queda fijado a través de intercambios bilaterales entre productores, importadores y distribuidores de varios países. En la actualidad operan en bajo este sistema alrededor de 370 agentes de 20 países. En cuanto al mercado minorista, la fusión a finales de 2010 entre los dos mayores operadores creó la empresa Lesto, que actualmente posee más de la mitad de la cuota de mercado, la mayor parte entre los clientes particulares. Existen tasas reguladas para el consumo de los hogares que en teoría verán su fin, según Decreto del gobierno lituano, en 2015.

GAS

En teoría el mercado del gas está 100% liberalizado. Sin embargo Lituania carece de yacimientos propios de gas natural y en la actualidad la totalidad del gas es importado desde Rusia a través del gaseoducto de Bielorrusia. Debido a ello, no existía competencia en el mercado mayorista y las 5 compañías distribuidoras de gas (3 de ellas suman solo el 1,2% del mercado) compraban a un único suministrador (Gazprom RAB) por lo que en la práctica se podía hablar de un monopolio en el mercado del gas natural. Sin embargo, en 2014 Lituania firmó un contrato de compraventa con la compañía noruega Statoil para la adquisición anual de gas natural licuado, lo que supuso una ruptura con la absoluta dependencia del suministro por parte de Gazprom.

TELECOMUNICACIONES

El mercado de las telecomunicaciones lituanas se encuentra entre los más desarrollo de Europa del Este y está muy liberalizado. Existe un variado número de operadores que ofrecen sus servicios como alternativa al operador tradicional (Teo Group), que sigue teniendo la mayor cuota de mercado. Actualmente Lituania cuenta una de las tarifas de telefonía e internet más baratas de Europa.

 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Infraestructuras económicas (transporte, telecomunicaciones y energía)

El subsector de transportes y comunicaciones es otro de los sectores estratégicos para Lituania, la buena ubicación geoestratégica como vía de comunicación entre el este y el oeste han favorecido un gran desarrollo del transporte terrestre de mercancías. Al mismo tiempo la actividad portuaria sigue aumentando su importancia gracias a las inversiones realizadas en los últimos años. El sector de transporte y almacenamiento representó un 11,7% del valor añadido bruto en 2015, lo que supuso un ligero descenso con respecto al año anterior, no obstante sigue siendo uno de los principales sectores exportadores de servicios (casi el 60% del total de exportaciones lituanas de servicios). En general, en los últimos años este sector ha experimentado un crecimiento sostenido.

TRANSPORTE POR CARRETERA:

La red total de vías urbanas y carreteras se extiende a lo largo de 63.684 Km. La red nacional de carreteras a finales de 2015 constaba de 21.250 Km. de los cuales 1.750 Km correspondían a vías principales, 4.925 Km a carreteras nacionales y 14.575 Km a carreteras regionales. De las carreteras principales 309 Km son autopistas y 1.750 carreteras con el estándar europeo E.

Las rutas con una mayor densidad de circulación son las de Vilnius-Kaunas-Klaipeda y Vilnius-Panevezys, y son autopistas que cumplen con los estándares europeos.

En el siguiente enlace se puede acceder al mapa oficial de la red de carreteras en Lituania:

http://www.lakd.lt/lt.php/lietuvos_keliai/keliu_tinklas/536

Actualmente, la flota de camiones en Lituania perteneciente a más de 5.000 empresas con licencias de transporte por carretera supera las 38.000 unidades (equivalente a la flota sueca). Lituania tiene acuerdos con 34 países de Europa y Asia en materia de transporte por carretera.

En el primer trimestre del 2016 el sector de transporte por carretera transportó 9,1 millones de toneladas, un 14,9% más respecto al primer trimestre del 2015. Como consecuencia las ganancias del primer trimestre de 2016 han aumentado un 7,5% en comparación con el mismo periodo del año anterior.

TRANSPORTE FERROVIARIO:

Con una longitud de 1.877 Km, el sistema ferroviario lituano tiene conexiones con las redes del resto de los países Bálticos, así como con los países del CIS. Ahora mismo las líneas ferroviarias que unen Lituania con Polonia, Estonia y Letonia, están siendo ampliadas y modernizadas para la construcción de la línea “Rail Báltica” que unirá los cuatro países. Dicho proyecto se financia principalmente con los fondos del Mecanismo “Conectar Europa” (Connecting Europe Facility) y está previsto que en 2025 esté operativa la línea que unirá los tres países bálticos con Polonia. En junio de 2016 se ha inaugurado un tramo de ancho europeo de 120 km de longitud que une Kaunas con Bialystok (Polonia) y que probablemente se integrará en el proyecto Rail Baltica.

En el 2016 los ferrocarriles lituanos transportaron 47,7 millones de toneladas de mercancías, un 0,8% menos que en 2015. Principalmente se transportaron productos químicos, fibras y productos plásticos (29,6%), coque y productos refinados de petróleo (29,1%), productos de minería y turba (9,7%), carbón, crudo y gas natural (6,7%), productos de agricultura y silvicultura (6,5%).

TRANSPORTE MARÍTIMO:

El único puerto relevante de Lituania se ubica en Klaipeda. Actualmente, tras su ampliación a finales de 2002 y posteriores reconstrucciones llevadas a cabo hasta 2014, el puerto tiene una capacidad de carga de 65 millones de toneladas. De importancia logística es también la terminal petrolera de Butinge.

El puerto registró un volumen de carga y descarga de 40,1 millones de toneladas en el 2016, un 4,2% más que en 2015. Según los datos del 2016 el puerto de Klaipeda ocupó el primer puesto en cuanto al volumen de cargas entre los puertos de los Estados Bálticos. La terminal petrolera Butinge durante 2016 también ha aumentado el volumen de carga en casi un 60% respecto al año anterior.

Aunque es considerado como estratégico y por ello sigue en manos del Estado, muchos de los servicios e infraestructuras adyacentes al puerto de Klaipeda (astilleros, estibadores, etc.) están ya privatizados y han recibido una importante inyección de inversión directa extranjera.

Teniendo en cuenta que el puerto está creciendo a un ritmo del 5,5% anual, están previstas la ampliación y dragado del mismo.

TRANSPORTE AÉREO:

En Lituania existen tres aeropuertos de pasajeros: Vilnius, Kaunas y Palanga y cuatro de carga: los tres anteriores a los que se suma el de Siauliai, actual base de la OTAN.

En el año 2016 4,8 millones de pasajeros hicieron uso de los tres aeropuertos (aproximadamente el 80% del tráfico correspondía al aeropuerto internacional de Vilnius). Cabe destacar que desde 2000 el número de pasajeros en los aeropuertos lituanos está creciendo constantemente, la cifra total se multiplicó por 8. En 2016 se dieron los primeros pasos para desarrollar un proceso de concesión de la gestión de los tres aeropuertos civiles.

COMUNICACIONES:

El sector de comunicaciones está dominado por la operadora TELIA LIETUVA en el mercado de telefonía fija y las empresas TELIA LIETUVA, BITE LIETUVA y TELE2 en el mercado de telefonía móvil. La empresa TELIA LIETUVA es fruto de la fusión de dos empresas líderes en el sector de telecomunicaciones: TEO LT y OMNITEL que fueron compradas por el grupo TELIA SONERA y por lo tanto en el 2015 se produjo la fusión de las dos empresas (TEO LT adquirió 100% de las acciones de OMNITEL).

En el 2015, el índice de penetración de telefonía móvil en Lituania fue de 4,2 millones de teléfonos móviles para un país de 3 millones de personas. Es decir, existen 144,8 teléfonos por cada 100 habitantes.

Por el contrario, sólo existen 553.400 líneas de telefonía fija, lo cual representa 19,2 líneas por cada 100 habitantes, una cifra que ha disminuido en los últimos años.

Otros hitos destacables en materia de comunicaciones son la existencia de una red de Internet móvil 4G que cubre al 80% de la población, así como una de las redes más densas de puntos de acceso público a Internet de Europa (1200 puntos de acceso). Además, según las recientes pruebas Rotten Lituania tiene la conexión Wifi pública más rápida en todo el mundo (16.1 Mbps).

 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Población activa y mercado de trabajo. Desempleo

El mercado de trabajo reflejó fielmente el brusco cambio producido en las condiciones económicas a raíz de la recesión de 2009: de una situación de pleno empleo en 2007 (4,3%) se pasó a encabezar las listas del paro en la UE (3º según Eurostat en 2010 con un paro del 17,8%).

Sin embargo desde 2011 la tasa de desempleo ha ido disminuyendo de forma paulatina y en 2015, se situó en torno al 11%. Este cambio se debe en gran parte a la reducción de la población activa que ha mermado en casi 63.000 personas (-4,1%) debido a una fuerte emigración desde 2009.

En total 134.000 personas figuraban como demandantes de empleo en el 2014. El desempleo fue más acusado en las zonas rurales y entre la población masculina.

Por segmentos de edad, el desempleo se dio con más intensidad en el colectivo de jóvenes (15-24 años) alcanzando el 19,3% en 2014. En el colectivo de población activa entre 15 y 64 años la tasa de empleo fue del 65,7% en 2014.

Volver a índice de Estructura de la oferta

PIB per capita y distribución de la renta

El índice GINI de Lituania en 2010 era el más alto de la UE – según los datos de Eurostat se situaba en 37,0 (100 representa la desigualdad absoluta y 0 la igualdad absoluta), no obstante en los siguientes años fue superado por Bulgaria y Letonia. En el 2016 (los datos de 2017 todavía no están disponibles) Lituania se situó en el segundo puesto en cuanto a la desigualdad con un índice GINI equivalente a 37,0 y fue superada solo por Bulgaria (el índice de España equivalió a un 34,5). La relación entre la renta del 20% de la población más rica y el 20% de la población más pobre (índice S80/S20 de desigualdad de ingresos según Eurostat) en 2016 se situó en un 7,1 (en España 6,6).

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector primario

El sector primario representa entre el 3% y 4% del PIB del país. El sector agrícola lituano es más importante que el de sus países vecinos debido a sus tradiciones de cultivo desde la época medieval, así como por el relieve favorable al mismo y las condiciones climáticas.

La superficie agrícola utilizada ascendió a 2,95 millones de hectáreas en el 2014, de las cuales 2,35 millones son terrenos cultivables y 0,6 millones de Ha. son pastos. Las condiciones climáticas lituanas y la productividad de la tierra permiten el cultivo de las siguientes plantas: trigo, centeno, colza, lino, remolacha azucarera, etc. La reducida contaminación del suelo, agua y aire permite así mismo el desarrollo de la producción de productos naturales y ecológicos.

La organización del sector agrario ha sufrido importantes cambios en los últimos años. Desde la independencia del país, la principal reforma ha consistido en la privatización de las tierras creándose dos tipos de explotaciones agrícolas en Lituania: empresas y sociedades agrarias (las llamadas farmer's farms, las compañías agrícolas) y los agricultores individuales. Si bien en un primer momento se crearon numerosas sociedades del primer tipo, la tendencia viene caracterizada por un descenso en la proporción de estas sociedades en beneficio de las explotaciones individuales.

El sector está perdiendo importancia tanto en lo que se refiere a su contribución a la producción nacional, como en cuanto a personas empleadas, debido principalmente al aumento de los costes que, en muchos casos, ha convertido en no rentable la actividad agrícola y a los bajos sueldos del sector, junto con el auge experimentado por el sector servicios, que atrae a la inversión y a la juventud rural hacia las ciudades.

Para competir en los mercados occidentales, el sector ha de mejorar su productividad, lo cual implica un importante descenso en el empleo rural, mayor aun que el registrado hasta ahora.

Uno de los mayores inconvenientes a la hora de competir en el mercado europeo es el tamaño de las explotaciones agrícolas puesto que estas son demasiado pequeñas en Lituania y se encuentran geográficamente dispersas, por lo que la maquinaria y el personal de trabajo solo pueden responder a las necesidades de una explotación en concreto y no se pueden aprovechar de forma eficiente.

En resumen, los factores que impiden el desarrollo de la agricultura son el pobre funcionamiento del mercado agrario, el pequeño tamaño de las explotaciones, producción no suficientemente eficiente, ingeniería e infraestructuras sociales escasamente desarrolladas y una situación demográfica poco favorable.

Dada su pertenencia a la Unión Europea, Lituania recibe fondos para la modernización de su sector agrario. El presupuesto para el período 2014-2020 contempla como una de sus prioridades promover la competitividad de las pequeñas y medianas empresas, sobre todo en el sector agrícola y el pesquero. Destaca el objetivo específico de aumentar la inversión en PYMES en innovación ecológica y otras tecnologías eficientes en cuanto a recursos.

La actividad forestal en Lituania es muy importante puesto que cerca del 33% del país es bosque, siendo la parte suroeste donde se concentra la mayor parte del área maderera. Los árboles predominantes son el pino en la costa, el abedul y el junípero. La industria maderera se ha desarrollado mucho desde su independencia y en la actualidad está orientada hacia la exportación, siendo Alemania, Letonia, Dinamarca y Polonia los principales mercados.

En cuanto al sector pesquero, Lituania cuenta con una antigua tradición pesquera puesto que los países bálticos tenían una importante participación en las capturas pesqueras de la ex Unión Soviética. Klaipeda es el principal puerto pesquero lituano y en el año 2003 se terminó en el mismo la construcción de un puerto especial para la pesca con la ayuda de los fondos de la Unión Europea.

La industria de este sector ocupa a 4.400 trabajadores (500 en industria pesquera, 400 en explotación acuícola y 3.500 en procesado de pescado) y tiene una participación de alrededor de un 0,5% en el PIB anual del país.

El sector ganadero ha experimentado una fortísima reducción de sus cabañas desde la independencia del país. Así, la cabaña vacuna ha pasado de 2,4 millones de cabezas en 1990 a sólo 737.000 en 2015, la porcina se ha reducido de 2,7 millones en 1990 a 714.000 mientras que la producción avícola ha pasado de 17,5 millones en 1990 a 10 millones en 2015. Paralelamente se ha producido una reducción significativa en el número de granjas así como un aumento en el número medio de animales existente en cada una.

Lituania no cuenta con recursos minerales salvo la turba de la que existen unas reservas estimadas en unos 4.000 millones de Tm. Sin embargo, según las prospecciones realizadas, existen considerables depósitos de crudo, especialmente en la costa. En este aspecto debe encuadrarse el contencioso de Lituania con Letonia sobre la explotación de los yacimientos de petróleo y gas del Mar Báltico, situados en aguas limítrofes entre los dos países. Los dos países llegaron a un acuerdo en julio de 1999 sobre frontera marítima, zona económica exclusiva y plataforma continental, que fue ratificado por el Parlamento el 28 de octubre de 1999.

 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector secundario

El sector industrial ha sufrido fuertes convulsiones en el periodo que va desde la independencia hasta la actualidad, disminuyendo fuertemente su participación en la economía del país debido al desarrollo del sector servicios. En el año 2014 el sector de las manufacturas supuso el 23,6% del PIB del país, manteniendo su pérdida de peso frente al sector servicios (73% del PIB).
a) Maquinaria y Equipamiento. La primera industria de este tipo se estableció a principios del siglo XIX en Klaipeda, (a través de un desarrollo considerable y diversificado), atendiendo parcialmente las necesidades del país. Sin embargo a partir de la Segunda Guerra Mundial, la producción en este sector fue corregida para satisfacer las necesidades de la Unión Soviética, centrándose en la fabricación de productos para cuya elaboración se necesitaba una pequeña cantidad de materia prima y de energía pero, en cambio, una alta competencia profesional.
Las principales empresas lituanas del sector son SNAIGE, UAB (frigoríficos y congeladores), VINGRIAI, UAB (fresadoras y máquina-herramienta maderera), ASTRA, AB (productos de acero inoxidable) y KAZLU RUDOS METALAS, AB (calderas de biocombustible)
Hoy en día el sector representa en torno al 5% de la producción industrial y centra su producción en maquinaria y herramientas agrícolas, máquina-herramienta y electrodomésticos.
b) Industria química y petroquímica.
Un buen ejemplo de las posibilidades de la industria química lituana es la rama de la biotecnología. La biotecnología en Lituania es una de las industrias más desarrolladas en el Centro y Este de Europa. El 80% de los ingresos que obtienen las empresas de biotecnología, los producen las tres grandes compañías del sector, “FERMENTAS”, “SICOR BIOTECH” y “BIOCENTRAS”.
Dentro del sector químico, también hay que destacar el sub-sector de los fertilizantes, muy competitivo y con una clara vertiente exportadora, dominado por grandes empresas como LIFOSA y AGROCHEMA.
En cuanto a la industria petrolífera, cabe mencionar que el petróleo juega un papel muy importante en la balanza de energía primaria del país. La importancia estratégica del petróleo se comprende cuando se observa que entre el 25% y el 30% de los flujos comerciales de Lituania se deben únicamente a este producto.
Lituania cuenta con la única refinería de los países bálticos, la refinería de Mazeikiai, con una capacidad de procesado de 15 millones de toneladas de petróleo crudo, y que representa casi el 25% de la producción industrial del país.
c) Industria energética. El sector de la energía es uno de los sectores más importantes de la economía lituana. Implica en su actividad a un 14% de la masa laboral. Los bienes físicos de las compañías energéticas suponen un 25% del total de los bienes de las compañías lituanas y la importación de energía es un componente a tener en cuenta a la hora de obtener el saldo de la balanza de pagos del país. Casi todas las fuentes de energía primaria disponibles en Lituania son importadas, en particular gas, petróleo y combustible nuclear, que se importan de Rusia y Bielorrusia. El petróleo supone actualmente el 50% de los recursos naturales de energía de Lituania, seguido por importancia por la energía nuclear (27,9%), el gas natural (16,10%) y otros recursos como carbón y energía hidroeléctrica.
Lituania era el mayor productor de electricidad de las Repúblicas Bálticas gracias a la central nuclear de Ignalina. En los últimos años la Central de Ignalina generó entre el 76-86% del total de energía eléctrica del país. El 2 de mayo de 2000 se aprobó en el Parlamento la Ley para el Desmantelamiento del Reactor nº 1 que se produjo el 31 de diciembre de 2004.
En cuanto al segundo reactor de la central, tal y como establecía el tratado de Adhesión de Lituania a la UE, fue cerrado el 31/12/2009. Se espera compensar en parte el abastecimiento de energía con la construcción de una planta de ciclo combinado cuyo concurso ha sido adjudicado a la empresa española IBERDROLA, la planta entró en funcionamiento en el primer semestre del 2012.
También está proyectada la apertura de una nueva central nuclear que compensará el cierre de la anterior, en cuya construcción participan Lituania, Letonia, Estonia y Polonia. A mediados de 2014 el Ministerio de Energía de Lituania y la compañía Hitachi Nuclear Energy firmaron una declaración de intenciones para llevar a cabo conjuntamente los trabajos preparatorios para la creación de una sociedad del proyecto provisional.
A más corto plazo el Gobierno lituano decidió impulsar la construcción de una terminal de gas licuado para superar la dependencia del gigante energético ruso Gazprom, diversificando las fuentes energéticas de tan crucial materia prima. Dicha terminal, la FSRU Independencia, llegó al puerto de Klaipeda en octubre de 2014 Cuenta con una capacidad de 170.000 m3 y la gestiona la compañía Klaipedos Nafta AB, un operador energético de propiedad estatal.
Por lo que respecta a las interconexiones eléctricas, se ha llegado a un acuerdo con Polonia para la construcción del puente energético que unirá los países Bálticos con el resto de la UE, cuya conclusión está prevista en diciembre de 2019. Paralelamente, Letonia, Lituania y Suecia han alcanzado un acuerdo de interconexión que permitirá a los países bálticos el acceso al mercado eléctrico escandinavo. Este proyecto integrará el sistema de gas de la región del mar Báltico en el mercado Europeo de gas, de acuerdo con la estrategia de seguridad de la Comisión Europea.
En materia de energías renovables, Lituania ha asumido el compromiso con la Unión Europea de lograr el 20% de generación primaria a partir de las energías renovables para el año 2020.
 Actualmente la proporción de energía renovable con respecto al total de energía consumido en el país de forma anual es del 23%. Los biocombustibles sólidos son la fuente de energía que muestra un mayor potencial (supuso el 46,9% de lo producido por renovables en 2014). También ha tenido repercusión sobre el incremento del consumo de las renovables la instalación de nuevos parques eólicos, que implicó la generación en 2014 de 639 millones de kWh de electricidad. Por su parte, la energía hidráulica generó 398,2 millones de kWh en 2014.
En materia de energía solar, a principios de 2010 Lituania aprobó una tarifa de producción fotovoltaica de 46ct/kWh, una de las más altas de la UE, con el objetivo de estimular el desarrollo de un sector cuya presencia hasta la fecha era testimonial. Existen significativas potencialidades teniendo en cuenta que Lituania goza de un nivel de radiación similar al de Alemania.
d) Madera y papel. Se trata de uno de los sectores industriales de mayor tradición en el país, que hasta el año 1940 cubría todas las necesidades del mismo, fundamentándose en unos bosques de gran importancia que cubren más de la cuarta parte del país. Se trata de una de las industrias con un crecimiento más rápido de Lituania. Actualmente el sector representa el 7% de la producción industrial y está compuesto por 650 empresas forestales (93,3% de ellas PYMES) y 60 compañías grandes, de más de 100 trabajadores, empleando a 52.000 trabajadores. Las ventas de las principales empresas del sector ascendieron al 20% del total de la industria. Las empresas de manufacturas de madera ascienden a casi 1.000, mientras que las de manufacturas de papel son 80.
e) Industria de materiales de construcción. Esta industria utiliza las materias primas disponibles -arcilla, arena, gravilla y dolomita- para la fabricación de materiales para la construcción, ladrillos, lana mineral, estructuras prefabricadas de vidrio, tuberías, etc. Una gran parte de esta producción se exporta.
f) Industria ligera. Antes de 1940 existía una importante industria artesanal, dirigida a la producción de bienes de consumo, entre los que destacaba el textil y el calzado. Actualmente, las principales plantas textiles y de géneros de punto utilizan lino, algodón y seda. La industria del cuero y de artículos de piel es también relevante. Es en este ramo de la industria de la confección donde se ha desarrollado intensamente la actividad de maquila o subcontratación por parte de productores extranjeros.
La industria textil sigue siendo uno de los principales sectores a nivel de exportación. La industria de la confección de prendas textiles de vestir lituana supone alrededor del 50% de la industria total del sector textil y de la confección. Esta última está caracterizada por su peso económico en Lituania, siendo el segundo grupo de productos exportados y empleando a más de 60.000 personas en el país.
La mayoría de las empresas estatales fueron privatizadas y hoy en día, en torno al 65% de las empresas que forman parte del sector son PYMES, las medianas alcanzan más del 20% y las grandes cerca del 12%.
La inversión directa extranjera en este sector se realiza principalmente a través de joint ventures, y la reinversión de la parte de los beneficios ha hecho posible la introducción de las nuevas tecnologías y de métodos de trabajo más innovadores en más de tres cuartas partes de las empresas del sector. A pesar de ello, la productividad en este sector y los niveles de eficiencia en Lituania, son de los más bajos entre los países de la Unión Europea de los 25.
Lituania es un país principalmente exportador de prendas textiles de vestir donde en torno al 80% de su producción se vende en otros mercados, fundamentalmente de la UE, aunque también algunas empresas han dado el salto al mercado estadounidense.
En todo caso, la industria está acusando la actual crisis económica mundial y algunas empresas señeras como UTENOS TRIKOTAZAS se encuentran en una situación muy delicada.
g) Industria alimenticia. Actualmente, el sector está dominado por la producción de carne y lácteos (más del 30% de la producción de este sector), así como por la industria pesquera, distribuidas por las principales ciudades del país. Klaipeda, con su puerto pesquero, es el centro de la industria pesquera, en la que también se realiza actividad de maquila (por ejemplo el fileteado). Otros subsectores importantes son el azúcar, alcohol, cerveza, tabaco, conservas y aceites vegetales.
Éste es precisamente uno de los sectores con mayor futuro en la economía lituana, pero que al mismo tiempo precisa de una mayor capitalización, ya que ni los procesos de producción ni el envasado, marketing, etc., responden a las exigencias de los nuevos mercados a los que pretenden dirigirse. Muchas de las empresas dedicadas al procesamiento de alimentos fueron creadas como grandes plantas que abastecían tanto al mercado local como a otros mercados del bloque soviético. Tras la desaparición de la Unión Soviética, estos mercados se redujeron drásticamente, de tal forma que estas grandes plantas productivas cuentan con un evidente exceso de capacidad que la crisis actual ha agravado.
El sector cervecero, de gran desarrollo en los últimos años es uno de los pocos que escapó a los efectos de la crisis rusa. La práctica totalidad de empresas lituanas del sector está en manos de grupos empresariales extranjeros, principalmente escandinavos. De hecho, el grupo danés Carlsberg, se ha visto obligado por el Consejo de Libre Competencia a deshacerse de una de las tres empresas cerveceras lituanas sobre las que mantenía control, por la excesiva posición dominante que tenía en el mercado.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector terciario

a) Construcción.
El sector de la construcción, el cual había registrado un crecimiento explosivo en los últimos años hasta generar más del 10% del PIB del país, se encuentra inmerso en un proceso de profunda contracción de la actividad consecuencia del estallido de la burbuja inmobiliaria
El sector se encuentra casi totalmente privatizado, ya que las empresas estatales no representan sino aproximadamente el 10-15% de las obras realizadas. También existen muchas empresas lituanas que colaboran con empresas de capital extranjero. En los últimos años se ha producido un importante proceso de construcción o renovación de un importante número de edificios de oficinas, bancos, hoteles y centros comerciales.
Muchas de las empresas lituanas están tratando en los últimos tiempos de conseguir los certificados más reconocidos de gestión de calidad, como ISO-9000 o ISO-14.000 que les permitan no sólo participar en concursos nacionales, sino también internacionales.
Las previsiones para los próximos años son muy negativas para un sector que deberá redimensionarse hasta volver a los niveles previos a la burbuja (2001-2002). Aunque entre el 2010 y el 2012 el porcentaje del sector de la construcción con respecto al PIB parecía mantener una tendencia de ajuste, en 2013 y 2014 experimentó un incremento, situándose en un 7,5% del PIB.
Como única nota positiva, la pérdida de actividad en los segmentos residencial, oficinas y logística podría paliarse con los proyectos de construcción de infraestructuras y transporte que cuenten con subvención de los fondos europeos.
b) Turismo
Lituania resulta un destino atractivo como lugar de recreo favorecido por sus recursos naturales: bosques, parques naturales, playas y balnearios. A esto se suma el potencial de desarrollo del turismo de congresos y los viajes de negocios. El emplazamiento geoestratégico del país podría situar a Lituania en un lugar clave para el comercio entre el Este y el Oeste de Europa.
Del turismo extranjero entrante, cabe señalar que a pesar de un ligero descenso con respecto al año anterior, la cuota de turistas procedentes de Rusia es la más elevada (con 220.000 personas en 2014). También destaca el número de turistas procedentes de países como Bielorrusia, Alemania, Polonia y Letonia, que se han ido incrementando progresivamente en los últimos años.
Sin embargo, la realidad dista mucho de ser favorable para potenciar este sector: las pésimas comunicaciones aéreas junto con la crisis económica y las recientes subidas impositivas al sector plantean un escenario muy difícil a corto plazo.
La Oficina de Turismo de la Embajada de España en Copenhague es la competente en materia de turismo en Lituania.
c) Comercio. El sector comercio es posiblemente el que ha experimentado un cambio más profundo en estos años, aunque, en lo que se refiere al minorista conviven los comercios tradicionales junto a los más modernos supermercados. Este sector aportó el 16,2% del valor añadido bruto a la economía en el año 2014.
La tendencia del comercio hacia las grandes superficies se ha ido agudizando en los dos últimos años. La cadena más importante es la lituana, VP Market, que comprende tiendas de distintos tamaños bajo el nombre de Máxima. VP Market es hoy un gran emporio con más de 195 supermercados en Lituania y con presencia en Letonia, Estonia,  Bulgaria y Polonia. Otras cadenas importantes son IKI, RIMI y Norfa. La cadena Norfa ha incorporado servicios de distribución farmacéutica en sus supermercados.
Estas grandes cadenas, muy presentes en las principales ciudades del país se están expandiendo en otras ciudades secundarias donde existe todavía potencial de crecimiento.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Privatizaciones

El proceso de privatización en Lituania se empezó con la declaración de la independencia en el 1990 cuando el país hizo una transición de una economía planificada a una economía de libre mercado. La gran mayoría de las empresas estatales fueron privatizadas durante los primeros 10 años, aunque en ciertos sectores de más importancia para el estado (por ejemplo, telecomunicaciones, energía) las principales empresas se privatizaron durante la siguiente década. En los últimos años la privatización se centra en los bienes inmuebles que son propiedad de estado y los importes de las operaciones son relativamente bajos.

Volver a índice de Estructura de la oferta

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex