Estructura de la oferta

Resumen de la estructura de la oferta

Mozambique es un país de renta baja con niveles elevados de pobreza y con una economía muy poco desarrollada. La mayoría de la población se dedica a la agricultura de subsitencia. El desarrollo del sector privado industrial es muy escaso.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Precios (minoristas y mayoristas)

Después de que en 2016 la inflación rozara el 20%, la ejecución de una política monetaria restrictiva ha permitido su progresiva reducción: 15,1% en 2017, 3,9% en 2018 y 2,8% en 2019.


La escasa producción nacional y los servicios intensivos en mano de obra son baratos en comparación con Sudáfrica. Los bienes importados pueden ser significativamente más caros. Tanto la infraestructura, ferroviaria y de carreteras, como los medios de transporte son muy deficientes, lo que encarece, dificulta y en algunos casos imposibilita, el transporte de mercancías, especialmente en el interior del país. Los servicios básicos de suministro de agua y electricidad son monopolio estatal y cubren solo a una reducida parte de la población, fundamentalmente en las zonas urbanas y con frecuentes interrupciones de suministro. El monopolio de telecomunicaciones se desmanteló hace unos años y actualmente hay tres proveedores, aunque los precios siguen siendo elevados.
 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Infraestructuras económicas (transporte, telecomunicaciones y energía)

La larga guerra civil destruyó la práctica totalidad de las infraestructuras existentes y, a pesar de los progresos realizados en los últimos años, la situación es aún muy precaria, tanto en infraestructuras de transporte como de suministro de energía. Muchos de los proyectos de las agencias multilaterales y de la cooperación bilateral tienen por objeto el desarrollo de infraestructuras de transporte y de energía.

La inversión en los corredores de transporte ha sido muy importante en los últimos años, especialmente en las vías este-oeste. Mozambique es la vía de acceso al mar para países vecinos sin costa como Zambia, Zimbabue y Malawi. Los productos de Zambia y Malawi pueden acceder al puerto de Nacala a través de una línea de ferrocarril de reciente modernización. Esta línea fue renovada por la filial portuguesa del grupo Sacyr (Sacyr Somague) y está ahora gestionada por la brasileña Vale. El corredor permite transportar el carbón desde la mina que la multinacional brasileña tiene en el centro del país hasta el puerto de Nacala, atravesando el territorio de Malawi. Además, en la actualidad el puerto de Nacala está siendo ampliado y en las obras también participa Sacyr Somague. Los productos de Zimbabue también tienen un corredor ferroviario hasta el puerto de Beira y los sudafricanos tienen un corredor ferroviario hasta el puerto de Maputo.

Aparte de estos corredores, la red de carreteras rurales se encuentra en mal estado. El transporte norte-sur del país nunca ha sido desarrollado en profundidad, especialmente las carreteras que destacan por su pésimo estado y que provocan grandes inconvenientes, principalmente en el sector agrícola, dejando aisladas amplias regiones del norte.

La congestión del puerto sudafricano de Durban puede ofrecer oportunidades al puerto de Maputo, gestionado por un consorcio entre la empresa pública CFM (Caminhos de Ferro de Moçambique), DP World de Dubai, Grindrod de Sudáfrica y la empresa privada mozambiqueña Mozambique Gestores.

Las infraestructuras energéticas de transmisión y distribución también son insuficientes. El país sufre una de las menores tasas de electrificación del mundo, inferior al 30%; en las zonas rurales la electrificación no llega al 10%. El problema se inicia con la falta de conexión entre la red eléctrica del centro-norte (donde están los centros generadores) y la red eléctrica del sur (donde están los grandes centros consumidores): parte de la energía producida en el norte tiene que enviarse a Sudáfrica, viajar por la red del país vecino y volverla a introducir en el sur de Mozambique.

El proyecto STE (Sistema de Transporte de Energía) para construir la red de transmisión centro-sur ha avanzado recientemente. En octubre de 2020, se adjudicaron dos lotes de la fase inicial: conexión de Maputo con Temane para transportar la energía generada en la futura central térmica de 420 MW. Además, también en 2020 salieron a licitación algunos lotes para la construcción de una línea de interconexión entre Mozambique y Malawi. En todas estas licitaciones participan numerosas instituciones financieras internacionales, tanto bilaterales como multilaterales. El proyecto incluye la construcción de subestaciones en puntos intermedios de la red. Así, se espera que en el futuro la central hidroeléctrica de Cahora Bassa esté conectada con el sur del país, aunque no existen datos fiables sobre la fecha estimada de finalización del proyecto. A fecha de abril de 2021, esta Oficina no tiene constancia de avances en el mismo.

El sector de las telecomunicaciones está regulado por el Instituto Nacional das Comunicações de Moçambique. En 2019, Moçambique Telecom (Tmcel) surgió de la fusión entre TDM (Telecomunicações de Moçambique, SA) y mcel Moçambique Celular SA. Actualmente la estatal Tmcel es la única operadora de telefonía fija. En telefonía móvil tres empresas tienen licencia para operar: Tmcel, Vodacom Moçambique y Movitel. Por otra parte, existen 17 empresas con licencia para la transmisión de datos e Internet, 10 empresas que ofrecen servicio de acceso a Internet y 2 empresas de televisión por cable (TV Cabo y Global TV).

Volver a índice de Estructura de la oferta

Población activa y mercado de trabajo. Desempleo

Según estimaciones del Banco Mundial, la población activa se situaría en el entorno de los 13 millones de habitantes, aproximadamente el 40% de la población total. El sector agrícola emplea aproximadamente al 80% de la población activa. La gran mayoría de las explotaciones son de carácter familiar con muy bajos niveles de productividad. El principal proveedor de empleo en el sector formal de la economía es el Estado. Menos del 10% del trabajo formal se encuentra en las empresas privadas, destacando las instalaciones de Vale (carbón) y Mozal (aluminio).

En cuanto a los datos de desempleo, no existen indicadores oficiales fiables; ello es habitual en países donde la economía informal es importante. El Banco Mundial reporta un 3,2%, pero el Banco Africano de Desarrollo ha estimado que puede superar el 20%.

Volver a índice de Estructura de la oferta

PIB per capita y distribución de la renta

Mozambique sigue siendo uno de los países más pobres del mundo, a pesar de las elevadas tasas de crecimiento registradas hasta la crisis de 2015. Según la estimación del FMI su PIB per cápita en 2019 fue de 484 dólares corrientes. Este nivel es inferior al alcanzado en 2014 (623 dólares corrientes). Asimismo, Mozambique ocupa uno de los últimos lugares en el ranking del Índice de Desarrollo Humano del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (180 de 189 países en 2019).

La proporción de población por debajo del umbral de pobreza, medida según las propias estimaciones nacionales, ha descendido progresivamente en las últimas décadas pero todavía permanece en niveles muy elevados. En 1996 era del 69,4% de la población y en 2015 -últimos datos disponibles- del 49,2%. Sin embargo, debido al elevado crecimiento de la población, el número absoluto de personas bajo el umbral de la pobreza ha aumentado durante este periodo.

Por otra parte, la reducción de la pobreza se ha concentrado en la zona sur, alrededor de la capital, Maputo, impactando en mucha menor medida en las zonas más pobres y rurales del centro y norte.  De hecho, las desigualdades han aumentado en Mozambique en las últimas décadas. El Banco Mundial estima que el índice de Gini ha empeorado de un 0,47 en 2008 a un 0,56 en 2015 (último dato disponible).

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector primario

Agricultura, ganadería y silvicultura

El sector agropecuario es el principal empleador en Mozambique, ya que ocupa a más de tres cuartas partes de la población. No obstante, debido a que en gran medida se trata de una agricultura de subsistencia, su aportación al PIB es considerablemente inferior: alrededor de un 24% en 2019 . Su desarrollo se ve limitado por deficiencias estructurales: escasez de infraestructuras de almacenamiento, transporte y comercialización; baja productividad del trabajo por la falta de mecanización; escaso uso de fertilizantes; y difícil acceso al crédito. Estas deficiencias provocan que buena parte del abastecimiento de Maputo se importe de Sudáfrica.

La caña de azúcar, el algodón y, en menor medida, el tabaco, son las principales cosechas comerciales. El sector del azúcar ha conocido un periodo de auge gracias a la inversión extranjera procedente de Mauricio, Sudáfrica y, más recientemente, empresas europeas que buscan diversificar su producción tras la reforma del sector en Europa. El azúcar es la única exportación agrícola que incorpora cierta actividad de transformación y valor añadido.

Pesca

La flota pesquera local es, en su mayor parte, artesanal; utiliza medios primitivos y su aportación al PIB no llega al 2%. Sin embargo, Mozambique tiene 2.770 km de costa y una zona económica exclusiva de 571.955 km2, por lo que tiene un considerable potencial pesquero. Las principales especies capturadas son túnidos y crustáceos (langostino, gamba).

Minería

Mozambique cuenta con considerables reservas minerales. Desde hace años ha sido el sector que ha generado las mayores inversiones extranjeras en el país debido a los llamados megaproyectos de extracción. Estos proyectos han sido los principales impulsores del crecimiento económico hasta el año 2019, cuando se han reflejado los efectos de la caída de precios de las materias primas. Representa aproximadamente el 8% del PIB de Mozambique.

En cuanto al gas natural, Mozambique se sitúa entre los trece primeros países con mayores reservas del mundo y entre los tres primeros de África (por detrás de Nigeria y Argelia). Las primeras reservas en explotarse fueron las del centro del país en Pande y Temane (5 trillones de pies cúbicos). La sudafricana SASOL extrae y comercializa este gas desde 2004, que transporta a través de un gasoducto de 865 kilómetros hasta Secunda en Sudáfrica.

En 2010, varias empresas multinacionales descubrieron extensas reservas de gas en la Bahía de Rovuma, en la costa norte de Mozambique (provincia de Cabo Delgado). De acuerdo con las últimas estimaciones de la Agencia de Energía de Estados Unidos (abril de 2021), el volumen de reservas de gas probadas en Mozambique asciende a 100 trillones de pies cúbicos. Actualmente, los megaproyectos de extracción de gas (LNG) del país se encuentran divididos en función de su ámbito geográfico. Así, existen dos áreas principales que incluyen prácticamente la totalidad de los proyectos:

• Área 1: el área cubre aproximadamente 2,6 millones de hectáreas y está situada en la cuenca del río Rovuma, a unos 40 kilómetros de la costa. Las principales empresas adjudicatarias de esta área son Total, ENH Rovuma, Bharat Petroresources Limited y Ventures Mozambique. En 2019, Occidental Petroleum compró a Anadarko (principal adjudicataria del área 1 hasta la fecha) y a continuación vendió los activos en el continente africano de Anadarko a Total. El día 26 de abril 2021, la empresa Total comunicó la paralización indefinida de todas sus actividades en el proyecto de gas natural debido a las insurrecciones terroristas. La decisión tendrá efectos indirectos, ya que, tal y como aseguraba la Confederación de Asociaciones Económicas de Mozambique (CTA) la semana pasada al anuncio, Total suspendería los contratos que tenía con varias sociedades indirectamente vinculadas al proyecto de extracción de gas.

• Área 4: las principales empresas adjudicatarias de esta área son ENI, ExxonMobil y GALP.

El Gobierno tiene como objetivo utilizar parte del gas al que tiene derecho para promover el nacimiento de una industria química y gasística en el país. Al mismo tiempo, tendrá derecho a una serie de ingresos fiscales que podrán ser muy elevados; según Total, el proyecto generará alrededor de 2.000 millones de dólares al año para el Gobierno de Mozambique, lo que supondría un incremento de la recaudación de aproximadamente el 50%. En cuanto a la situación debido al terrorismo, cabe señalar que, en abril de 2021, la comunidad de los países SADC envió a un equipo del personal técnico con la tarea de considerar qué tipo de apoyo necesitaba Mozambique para contener la amenaza de insurgencia que ha desestabilizado su región norte de Cabo Delgado. A fecha de 30 de abril de 2021, la SADC se encuentra a la espera de los resultados de dicha misión, de los cuales dependerá la estrategia de los países en su ayuda a Mozambique.

El país tiene también grandes reservas de carbón. En la cuenca carbonífera de Moatize, en la provincia de Tete, se calcula que existen reservas de 750 millones de toneladas, que han atraído con fuerza la atención de la inversión extranjera. La brasileña Vale comenzó la explotación de la mina de Moatize a finales de 2011. La australiana Rio Tinto operó la mina de Benga desde 2012 a 2014, cuando vendió sus activos en Mozambique al consorcio indio International Coal Ventures Private Limited (ICVL). En enero de 2021, Vale con la japonesa Mitsui la compra de sus activos en la mina de carbón de Moatize y el corredor logístico de Nacala, para su futura desinversión, como parte del plan de la brasileña para alcanzar su descarbonización en 2050 y reducir en un 33%.

 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector secundario

Energía

Mozambique cuenta con un enorme potencial en generación de energía, debido a sus recursos hídricos y de gas. El país tiene una capacidad instalada de unos 2,6 GW; un 82% proviene de energía hidroeléctrica, un 17% del gas natural y el resto de otras centrales térmicas y energía solar. Del total instalado, Mozambique solo utiliza alrededor de 1 GW para su propio consumo y exporta el resto a Sudáfrica, Zimbabue, Botsuana y demás países del Grupo de Energía del África Meridional . En 2019, la producción y distribución de electricidad y gas contribuyó un 2,7% en el PIB.

La principal planta generadora de electricidad está en la presa de Cahora Bassa. A fecha de abril de 2021, la central hidroeléctrica tiene una capacidad de 2.075 MW, de los cuales se exportan 1.575 MW. A lo largo del gasoducto que transporta el gas de Pande y Temane a Sudáfrica se han instalado varias plantas térmicas de gas natural con aproximadamente 450 MW instalados. Los restantes 150 MW son aportados por otras hidroeléctricas de menor tamaño.

Además, en la región de Temane se construirá una central térmica de gas de 450 MW. De hecho, en diciembre de 2020, la empresa española TSK resultó adjudicataria para el suministro de gas de para esta central. TSK se encargará de la ejecución llave en mano de la planta y contará, una vez más, con la alemana SIEMENS para el suministro de las turbinas. La central suministrará energía a EDM durante 25 años, y cuenta con la participación de la propia EDM, Sasol y Eleqtra y en la financiación participan instituciones internacionales como U.S. International Development Finance Corporation (DFC) y OPEC Fund.

Construcción

La mayor parte de las empresas de construcción están dominadas por la inversión sudafricana y portuguesa. Sin embargo, la finalización de la construcción de algunos megaproyectos, el débil crecimiento económico y la contención de la inversión pública en el marco del actual sobreendeudamiento público han afectado especialmente al sector. Solo la materialización de los megaproyectos de gas en el norte podría reactivar el sector. En 2019 contribuyó un 1,9% en el PIB.

Industria

El sector industrial presenta una aportación escasa al empleo y una contribuyó con un 8,8% al PIB en 2019. Se concentra en torno a las grandes ciudades, Maputo, Matola, Nampula y Beira. Las principales actividades se desarrollan en torno a la transformación de materias primas, especialmente agroalimentarias. Como excepción hay que destacar la producción de cemento y, sobre todo, la planta de aluminio de MOZAL, propiedad de la multinacional BHP Billiton, en las proximidades de Maputo, con una capacidad de producción de más de 500.000 toneladas, una de las mayores del mundo. Es el principal empleador y exportador en Mozambique.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector terciario

En el sector terciario ninguna industria está especialmente desarrollada en Mozambique y hay mucha dependencia de empresas extranjeras, tanto sudafricanas como europeas.  El sector del comercio al por menor es el principal. La distribución comercial está poco desarrollada fuera de las grandes ciudades, donde destaca la presencia de los grandes grupos sudafricanos, sobre todo en Maputo.

El sector turístico en Mozambique no está desarrollado debido a la escasez de infraestructuras, la competencia sudafricana y la presencia de malaria. No obstante, cuenta con importantes atractivos turísticos, especialmente sus kilómetros de costa y numerosas playas, así como varias reservas naturales. El número de turistas ha aumentado significativamente en los últimos años; la mayoría provienen de Sudáfrica. Mientras que en 2016 se registraron 1,6 millones de visitas, en 2018 se tuvieron más de 2,7 millones.

El sector financiero ha sufrido una profunda transformación desde finales de los 90 con la privatización de los principales bancos públicos y la entrada de bancos extranjeros. Sin embargo, el sector sigue siendo reducido (con una contribución al PIB del 6%), poco diversificado y con unos costes de intermediación todavía muy elevados. El sector lo dominan 10 entidades de las cuales destacan los siguientes bancos extranjeros: Banco Comercial e de Investimentos (capital portugués), Standard Bank (Sudáfrica), Barclays Bank (Reino Unido), Mauritius Commercial Bank (Isla Mauricio), Banco Internacional de Comercio (grupo suizo ICB), Banco Terra (grupo holandés Rabobank). 

Volver a índice de Estructura de la oferta