Estructura de la oferta

Precios (minoristas y mayoristas)

La inflación minorista de Nueva Zelanda ha seguido una evolución moderada, siendo su techo máximo de los últimos 10 años el 4% anual, y situándose por norma general dentro de la banda objetivo del banco central neozelandés: entre el 1% y el 3%, tendiendo hacia el 2%.

Así, a finales de 2019 la inflación minorista se situaba en el 1,9%, frente al 1,9% de 2018, 1,6% de 2017 y el 1,3% de 2016.

Por productos, los mayores niveles de inflación minorista en el año terminado en junio de 2020 (que en total fue de 1,5%) se han concentrado en tabaco (por la subida de la presión fiscal), y los productos de alimentación. En cambio, han experimentado importantes descensos los combustibles.

No existen actualmente presiones inflacionistas significativas, si bien actualmente la política monetaria es muy expansiva, para hacer frente a la crisis del covid-19. En todo caso, los salarios han repuntado en los últimos meses, habiendo crecido en el año terminado en junio de 2020 un 4,3% interanual, si bien los ingresos de los autónomos se han hundido un 12,5%.

En lo que respecta a los precios mayoristas, los precios de los outputs industriales crecieron un 1,4% en 2019, mientras que su crecimiento fue del 2,9% en 2018, 8,9% en 2017 y del 0,8% en 2016. En el año terminado en junio de 2020 este crecimiento fue del 1,5%.

En cuanto a los inputs industriales, su crecimiento anual fue del 0,3% en 2019, frente al 4,6% en 2018, del 6,7% en 2017 y del 6,2% en 2016. En el año terminado en junio de 2020 estos precios cayeron un -0,1%.

Por lo que respecta a los precios mayoristas de los bienes de capital, su crecimiento anual fue del 2,8% en 2019, igualando el nivel de 2018, frente al 2,6% de 2017 y el 3,4% de 2016. En el año terminado en junio de 2020 este crecimiento fue del 2,3%.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Infraestructuras económicas (transporte, telecomunicaciones y energía)

ENERGÍA

Nueva Zelanda cuenta con importantes reservas energéticas (especialmente de carbón, gas natural y petróleo), a las que hay que añadir la producción de energías renovables (hidroeléctrica, geotérmica y eólica). Esto hizo que su autosuficiencia energética fuese del 75% en 2019, aunque se ha reducido en los últimos años, por las mayores importaciones de productos refinados del petróleo, especialmente diésel.

A estos efectos, Nueva Zelanda cubre sus necesidades energéticas de gas con producción interna (no tiene exportaciones ni importaciones significativas), es exportador neto de carbón y de gas licuado de petróleo y es importador neto de petróleo. Respecto a este último punto, hay que tener en cuenta que prácticamente todo el petróleo producido en Nueva Zelanda se exporta (fundamentalmente a Australia, porque su calidad es muy alta y Nueva Zelanda sólo dispone de una refinería) y, por otro lado, importa petróleo más barato en el exterior.

La oferta de energía primaria en 2019 alcanzó los 903 PJ, de los cuales las energías renovables supusieron un 39,5% (unos 356 PJ), un poco menos que el año anterior. De hecho, Nueva Zelanda es, tras Islandia, Noruega y Suiza, el cuarto país de la OCDE en lo que respecta a contribución de las energías renovables a la oferta primaria.

No obstante, el petróleo sigue siendo la principal fuente de energía, ya que en 2019 supuso el 32,8% de la oferta de energía primaria, seguido de la energía hidroeléctrica (21,7%) y del gas (20,5%).

Carbón

Nueva Zelanda cuenta con amplios recursos del mineral carbón. Se estima que por encima de 15.000 millones de toneladas (80% de éstas son lignito, obtenido en la Isla Sur). En 2019 la producción nacional de carbón alcanzó los 3,0 millones de toneladas, y ha caído cerca de un 50% desde la producción máxima alcanzada en 2006, como consecuencia de la caída de los precios internacionales de carbón (que llevó a una reducción de las exportaciones, que alcanzaron 2,7 millones de toneladas en 2006, frente a 1,4 millones en 2019) y a un menor uso del carbón como fuente de generación eléctrica en el país .

Petróleo y gas

En 2019 la producción local de crudo se estabilizó en 59 PJ, aunque la tendencia de años anteriores ha sido de caída, fundamentalmente debido al agotamiento de los yacimientos existentes y falta de nuevos desde 2007. A esto hay que añadir que Nueva Zelanda ha prohibido la apertura de nuevos yacimientos de petróleo y gas.

Las importaciones de crudo y productos derivados cayeron un 4,2% en 2019, hasta los 361 PJ.

Los principales proveedores de crudo en 2019 fueron Emiratos Árabes Unidos (58,7%), Malasia (16,5%) y Rusia (14,2%), y los de productos derivados del petróleo fueron Singapur (52,5%) y Corea del Sur (30,3%).

En lo que respecta al gas, se produce en la región de Taranaki, en la Isla Norte. La producción neta se situó en 185 PJ en 2019, un 7,6% más que el año anterior, una vez resueltas las incidencias puntuales en algunos campos de producción. Los principales demandantes de esta fuente de energía son las empresas de generación eléctrica, las de producción petroquímica y la producción de fuel para usos industriales.

Electricidad

El porcentaje de las renovables como fuentes de energía eléctrica se situó en el 82,4% en 2019 (84,0% en 2018), correspondiendo 58,5 puntos porcentuales a la energía hidroeléctrica, 17,2 puntos a la geotérmica y 5,2 puntos a la eólica.

La generación eléctrica no renovable corresponde fundamentalmente al gas natural (12,6 puntos porcentuales en 2019).

La capacidad total instalada se sitúa en 2019 en los 9.276 MW, de los que 5.389 MW corresponden a la energía hidroeléctrica, 1.786 MW al gas natural (incluyendo centrales mixtas con diésel y cogeneración) y 957 a la energía geotérmica.

El sector eléctrico de Nueva Zelanda cuenta con los siguientes participantes:

- Generadores: empresas privadas que venden la producción de sus centrales eléctricas en el mercado mayorista. El grado de integración vertical con las empresas que comercializan a nivel minorista es de alrededor del 75%, en términos de energía generada. Esta cifra sube al 80-85% en el caso de los cinco primeros operadores.

- La red transporte eléctrico nacional: la empresa pública Transpower posee la red de transmisión (torres, cables, etc.). Asimismo, Transpower actúa como operador del mercado, de manera que la oferta de energía se ajuste a la demanda. Esta entidad presta sus servicios a precios regulados.

- Propietarios de redes de distribución: en la actualidad hay 29 empresas que operan en el sector, como monopolios locales-regionales. Son los propietarios de la red de transporte de la electricidad desde la red nacional hasta el consumidor final, cobrando por ello un precio regulado por la Comisión de Comercio.

- Comercializadores minoristas: compran la electricidad en el mercado mayorista y lo revenden al consumidor final a precios de mercado (determinados por cada minorista en lo que se refiere a la parte del precio no regulada). Las cuotas de mercado en términos de conexiones en julio de 2020 son: Genesis Energy (22,8%), Contact Energy (19,2%), Mercury (16,0%), Meridian Energy (15,0%) y Trustpower (12,1%).

TRANSPORTE

Transporte por carretera

La red de carreteras supera los 95.000 km., de los que más de 64.000 km. están asfaltados. En 2017 sólo existían 363 km. de autovías, que se espera que se amplíen 487 km en 2022.

Los vehículos circulan por la izquierda y la preferencia es por la derecha. Dado el tamaño de las ciudades y la limitada cobertura que ofrecen los servicios de transporte urbano, el medio de desplazamiento más utilizado es el automóvil (83% del tiempo de desplazamiento en 2018).

Transporte aéreo

Nueva Zelanda cuenta con 5 aeropuertos internacionales: Auckland, Wellington, Queenstown, Christchurch y Dunedin, de los 122 que existen en el país (40 de ellos con pistas pavimentadas). El avión es el medio de transporte más común entre las principales ciudades para lo que cuenta con las compañías Air New Zealand (compañía de bandera perteneciente al Estado en un 51,9%), sus filiales regionales y Jet Star. Para cubrir los vuelos internacionales participan en 2018 28 aerolíneas extranjeras.

Cerca del 19% del comercio internacional de bienes de Nueva Zelanda en valor se transporta por avión en el año terminado en junio de 2018.

Ferrocarril

La red ferroviaria supera los 4.000 km que conectan las principales ciudades. KiwiRail, una entidad pública, que fue rescatada de manos privadas en 2008, gestiona la infraestructura, así como el transporte de pasajeros y de mercancías.

La única excepción es el servicio de transporte de pasajeros de metro ligero en Auckland y Wellington, que es gestionado por una compañía privada del grupo francés Veolia, Transdev .

Tráfico marítimo

El 99% del volumen total del comercio internacional en volumen de Nueva Zelanda se transporta por barco, existiendo 14 puertos internacionales. En el año terminado en junio de 2018, los puertos neozelandeses despacharon 48,6 millones de toneladas de carga de comercio internacional. Los más importantes son los puertos de Tauranga (40,9%), Whangarei (18,8%) y Auckland (15,6%).

TELECOMUNICACIONES

Nueva Zelanda fue el primer país del mundo en abrir a la competencia su mercado de las telecomunicaciones en el año 1989. El monopolio público Telecom New Zealand fue privatizado en agosto de 1990 y hoy todas las empresas del sector son privadas.

En el ámbito de las comunicaciones móviles, donde había en septiembre de 2019 122 líneas activas por cada 100 habitantes, existen tres operadores con red propia (Vodafone, Spark y 2Degrees), que han desplegado redes de 3G y 4G, que cubren entre el 92% y el 98,5% de la población (pero sólo alrededor del 50% del territorio). Únicamente Vodafone mantiene una red 2G, como solución de backup. Además, estos tres operadores comparten los despliegues en las zonas rurales con menor densidad de población. En relación con el 5G, Vodafone ha iniciado el despliegue de su red en las principales ciudades de Nueva Zelanda.

Las cuotas de estos operadores móviles en términos de líneas en junio de 2019 son: Vodafone 40%, Spark 37%, 2Degrees 22%. Asimismo, existen cuatro Operadores Móviles Virtuales (Compass, Vocus, Warehouse Mobile y Kogan), que prestan servicios sobre las redes de Spark (los dos primeros), 2Degrees (el tercero) y Vodafone (el cuarto), si bien su cuota conjunta es del 1%.

En el ámbito de las comunicaciones fijas, existe un gran operador de red, Chorus, que no opera a nivel minorista, que tiene una red de cobre que cubre a casi toda la población. Asimismo, a través de un proyecto público, la iniciativa Ultra-Fast Broadband (UFB), se ha financiado el despliegue de una red de fibra que cubrirá al 75% de los hogares en 2019 y al 87% en 2022. Este despliegue se realiza por Chorus (en el 69% del área cubierta) y por tres operadores mayorista locales (que tampoco prestan servicios a nivel minorista). En septiembre de 2019, las conexiones de fibra representaban cerca del 48% de las conexiones de banda ancha fija.

En el nivel minorista, hay 34,4 conexiones de banda ancha fija por cada 100 habitantes en junio de 2019 y existen números proveedores de servicios de telefonía fija y banda ancha fija, entre los que destacan: Spark (41% líneas), Vodafone (24%) y Vocus (13%).

Volver a índice de Estructura de la oferta

Población activa y mercado de trabajo. Desempleo

La población en edad de trabajar en junio de 2020 alcanzó las 3.984.000 personas (un incremento del 2,0% respecto a un año antes). El número de personas trabajando se situó en 2.665.000 (un incremento anual de 1,1%) con un número de desempleados de 111.000 (una tasa de paro del 4,0%). En general, el desempleo es reducido en todas las regiones de Nueva Zelanda, registrándose el mayor nivel en Northland (5,7% en diciembre de 2019). El empleo se ha mantenido a pesar de la crisis del covid-19 gracias a los subsidios salariales. No obstante, una vez que han terminado dichos apoyos públicos en septiembre de 2020, se espera que la tasa de paro suba significativamente.

La tasa de actividad fue del 69,7% en junio de 2020, siendo del 74,8% para los hombres y del 64,9% para las mujeres.

Por sectores, los que más contribuyeron a la creación de empleo fueron los sectores de salud, servicios sociales y construcción.

El cierre de las fronteras va a afectar al crecimiento poblacional y del empleo en los próximos meses, si bien la eliminación de las llegadas de trabajadores extranjeros está siendo parcialmente compensada por el retorno de neozelandeses que se encontraban viviendo en el extranjero.

Volver a índice de Estructura de la oferta

PIB per capita y distribución de la renta

El PIB per cápita alcanzó en 2019 los 37.223 EUR en términos nominales.

Según la OCDE el índice de Gini de Nueva Zelanda en 2014 en términos de renta disponible fue 349 sobre un máximo de 100 (siendo 100 la mayor de las desigualdades) ligeramente por encima de la media de países de esta organización. También mantiene una posición elevada según el índice de desarrollo humano de las Naciones Unidas, alcanzando 0,921, lo que le sitúa en el puesto número 14 de los 189 países analizados en 2019.

En Nueva Zelanda existen programas del Gobierno para apoyar a la población en materia de recursos sociales y económicos. Entre los mencionados programas se encuentran aquellos que subvencionan a los pensionistas, discapacitados, cuidadores, parados, estudiantes y familias con hijos. Existen además otros que favorecen las condiciones de vida de los veteranos de guerra y las viudas. En el último año, los sueldos fueron la principal fuente de ingresos de los hogares de nivel medio-alto, mientras que las pensiones y subvenciones lo fueron para los hogares con menos recursos.

De cara a reducir las desigualdades sociales, el gobierno ha introducido una subida gradual, entre 2018 y 2021 del salario mínimo, que crecerá en este periodo un 27%, lo que va a situar el mismo en uno de los niveles relativos más elevados de la OCDE (cerca del 70% del sueldo medio).

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector primario

El sector primario desempeña un papel relevante en la economía de Nueva Zelanda y muy especialmente en su sector exportador, si bien su peso se ha reducido gradualmente en los últimos años. Así, el sector primario era responsable en el año terminado en junio de 2020 del 7,3% del PIB neozelandés (sin tener en cuenta impuestos y aranceles), significativamente por encima de la media de países OCDE, y del 69,6% de las exportaciones de bienes de Nueva Zelanda (49,2% de las exportaciones de bienes y servicios), empleando en junio de 2020 al 5,9% de la población ocupada de este país. Además, no se debe olvidar su importancia capital como proveedor de la industria transformadora de alimentos (una de las más competitivas en Nueva Zelanda). La agricultura, silvicultura y pesca suponen el 6,0% del PIB y la minería el 1,3% restante.

AGRICULTURA Y GANADERÍA

En el año terminado en marzo de 2018, la agricultura y ganadería representaron el 4,7% del PIB neozelandés (sin tener en cuenta impuestos y aranceles) y su industria transformadora (alimentación, bebidas y tabaco) representó otro 4,0% de la producción nacional, al que habría que añadir las contribuciones de servicios (transporte, seguros, etc.) asociados a la producción agrícola.

En el año terminado en marzo de 2018, el 49,5% de la producción en este ámbito correspondió a los productos lácteos seguido por la producción de carne de vacuno, ovino y cereales (28,7%), frutas y verduras (16,6%), producción de carne de ave, huevos y otras carnes (5,2%).

Respecto a las exportaciones, en el año terminado en junio de 2020 agricultura y ganadería representaron el 62,0% de las exportaciones de bienes y el 43,9% de las exportaciones de bienes y servicios. De estas, el 40,3% corresponden a productos lácteos.

Así, Nueva Zelanda es el principal exportador de productos lácteos del mundo, con una cuota del 13,0% en 2019, a pesar de que es el octavo país productor, exportando cerca del 95% de la producción. Esta actividad exportadora se concentra fundamentalmente en Fonterra, una cooperativa de ganaderos que es la quinta empresa láctea más grande del mundo, si bien ahora sus dificultades económicas están haciendo que esté desinvirtiendo una parte importante de sus negocios fuera de Nueva Zelanda.

En lo que respecta a la carne de cordero, Nueva Zelanda es el segundo país exportador del mundo, por detrás de Australia, con una cuota del 32,3% en 2019. Asimismo, el rebaño de ovejas de Nueva Zelanda es uno de los más importantes del mundo, alcanzando cerca de 26,8 millones de cabezas en junio de 2019, un 1,7% menos que el año anterior, si bien muy por debajo del máximo de 70 millones de ovejas logrado en 1982.

Por último, Nueva Zelanda tiene una cuota del 51,5% en las exportaciones mundiales de kiwis en 2019, que se realizan fundamentalmente a través de Zespri, una cooperativa de productores de kiwis, que tiene el monopolio legal de la exportación a todo el mundo menos Australia.

SILVICULTURA

Cerca del 6,3% (1,70 millones de hectáreas en abril de 2019) del total de superficie de Nueva Zelanda se dedica a bosques maderables, fundamentalmente pino de Monterrey. Esta industria representa en torno al 0,7% del PIB de Nueva Zelanda (sin tener en cuenta impuestos y aranceles) en el año terminado en marzo de 2018 y es la base de una importante industria exportadora, que representó el 6,3% de las exportaciones de bienes y servicios (8,9% de las exportaciones de bienes) de Nueva Zelanda en el año terminado en junio de 2020 (incluyendo los productos transformados, como papel y muebles). China, Australia, Corea del Sur y Japón son sus principales clientes.

PESCA

Nueva Zelanda cuenta con una de las Zonas de Exclusividad Económica (ZEE) más extensas del mundo, con 4,4 millones de kilómetros cuadrados, a la que se debe sumar una importante actividad de la acuicultura.

Aproximadamente se capturan 600.000 toneladas de pesca al año y la industria emplea a más de 13.000 trabajadores. En 2018, las exportaciones alcanzaron los 1.810 millones de dólares neozelandeses (cerca de 280.000 toneladas), siendo los principales mercados China, Australia, EE.UU. y Japón.

En lo que respecta al sector de la acuicultura, en 2019 generó más de 600 millones de dólares neozelandeses de ingresos y en el año terminado en junio de 2018 exportó cerca de 40.000 toneladas, con unos ingresos cercanos a los 400 millones de dólares neozelandeses. El sector se ha fijado el objetivo de alcanzar unas ventas de 1.000 millones de dólares neozelandeses en 2025.

Las principales especies capturadas son bonito, atún y calamar y la producción en piscifactorías se centra en las ostras del pacífico, mejillón "green-lip" y salmón "quinnat". Con el fin de no agotar los caladeros, Nueva Zelanda impone un severo sistema de cuotas y vedas (Quota Management System - QMS).

Su peso en el PIB es reducido, y alcanzó el 0,2% (sin tener en cuenta impuestos y aranceles) en el año terminado en marzo de 2018.

MINERÍA

Destaca la producción de carbón, del que se extrajeron 3,0 millones de toneladas en 2019, el oro (10,0 toneladas en 2018) y los áridos para el sector de la construcción. Esta industria representa el 1,3% del PIB de Nueva Zelanda (sin tener en cuenta impuestos y aranceles) en el año terminado en junio de 2020. Su peso en las exportaciones es reducido (3,6% de las exportaciones de bienes en el año terminado en junio de 2020).

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector secundario

En  junio de 2020, el sector secundario emplea al 20,1% de la población ocupada (la construcción emplea al 9,8% del total, mientras que a las manufacturas les corresponde el 9,3%). Por otra parte, en  el año terminado en junio de 2020, este sector representa el 19,8% del PIB neozelandés (10,2% para las manufacturas, 6,6% para la construcción y 3,0% para la energía; datos sin tener en cuenta impuestos y aranceles).

Dentro de las manufacturas, destacan las relativas a la alimentación (35,8% de este ámbito en el año terminado en marzo de 2018), industria química (18,4%), maquinaria y equipamiento (16,5%) y producción metálica (10,3%; acero y aluminio, principalmente).

El principal problema que afronta el sector secundario en Nueva Zelanda es su baja productividad y la falta de personal cualificado.

Precisamente, en el ámbito de la construcción, la importante demanda de vivienda y de desarrollo de nuevas infraestructuras, en parte impulsadas por las políticas públicas para hacer frente al fuerte crecimiento poblacional que experimenta Nueva Zelanda (fundamentalmente por los grandes volúmenes anuales de inmigración), se ve frenada por los cuellos de botella que genera la falta de personal y su baja productividad.

Por ello, Nueva Zelanda se ha puesto como objetivo incrementar la inversión I+D hasta el 2% del PIB, y fomentar el desarrollo de soluciones innovadoras en los distintos sectores, especialmente tecnología, biotecnología y construcción.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector terciario

El sector servicios representa en el año terminado en junio de 2020 el 72,8% del PIB neozelandés (sin tener en cuenta impuestos y aranceles) y, en junio de 2020, el 74,0% del empleo, repartiéndose entre un gran número de actividades donde destacan: el comercio minorista, alojamientos y restauración (14,4% del empleo total), el sector de los servicios profesionales, con el 12,6%, el sector sanitario y de asistencia social (11,0%) y otros servicios tales como la educación, cuyo empleo representa el 7,7% del empleo total.

El sector servicios ha ido incrementando gradualmente su peso en la economía neozelandesa, siguiendo la tendencia de otras economías avanzadas, y su crecimiento es mucho más estable que en el sector primario y secundario.

En lo que respecta al sector turístico, ha jugado un papel fundamental en la economía neozelandesa, tanto en lo que respecta a la producción de bienes y servicios como a la creación de empleo. El sector representaba el 5,8% del PIB en el año terminado en marzo de 2019 (como contribución directa; si se tiene en cuenta el valor añadido indirecto de la industria relacionada con el turismo habría que añadir 4,0 puntos más) y empleaba directamente a casi 240.000 personas, es decir, el 8,4% del empleo total (14,4% si se incluye el empleo indirecto).

En el periodo abril 2018 – marzo 2019 el gasto en turismo fue de 40.859 millones de dólares neozelandeses (un 4,0% más en el mismo periodo del año anterior): 17.162 millones proceden del turismo internacional y 23.696 millones del nacional. El gasto del turismo internacional supuso el 20,4% de las exportaciones de bienes y servicios del país.

Sin embargo, con la crisis del covid-19 y el cierre de fronteras acordado por el gobierno neozelandés, que previsiblemente se va a prolongar durante varios meses, el turismo internacional (que representaba aproximadamente el 40% del sector turístico) ha desaparecido, lo que está teniendo un impacto notable en el sector, si bien todavía no se han publicado estadísticas sectoriales oficiales.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Privatizaciones

Durante los años 2013 y 2014 el Gobierno de Nueva Zelanda acometió el programa de privatizaciones más importante desde los 90's, vendiendo sus participaciones en las siguientes empresas estatales: 49% de Genesis Energy, la mayor empresa distribuidora de energía (NZ$ 733 millones); 49% de Meridian Energy, principal empresa generadora de electricidad (NZ$ 1.900 millones); 49% en Mighty River Power, también generadora de energía (NZ$ 1.700 millones); 20% de la aerolínea Air New Zealand (NZ$ 365 millones).

Volver a índice de Estructura de la oferta