Información del mercado

El mercado (nivel de vida, rasgos de la demanda, centros económicos)

Omán es una economía abierta en continua expansión que sigue dependiendo en gran parte del sector del petróleo y el gas como actividad económica básica. En 2018 el PIB de 79.295M de dólares es una muestra de que se trata de un mercado relativamente pequeño. En ese mismo año la renta per cápita fue de 17.238 dólares y en términos de paridad de compra de 46.584 dólares. Sin embargo, la distribución es muy desigual tanto individual como geográficamente, dando lugar a un mercado de consumidores muy segmentado y con una gran concentración de riqueza en torno a la capital, que registra alrededor de un tercio de la población del país.

No obstante, la integración de Omán en la Organización Mundial del Comercio (OMC), en el Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) y la firma de Acuerdos de Libre Comercio con otros países han impulsado el desarrollo de una economía de mercado con amplia presencia de productos extranjeros, tal como muestra la magnitud y estabilidad de la participación de las importaciones en la economía (32% del PIB en 2018). El impulso dado por las autoridades económicas al desarrollo industrial del país, la elevada inmigración y el crecimiento del poder adquisitivo en los años anteriores han transformado radicalmente la economía omaní.

Hay que destacar que Omán es un país con un 45% de población extranjera, la mayoría, inmigrantes del subcontinente indio con hábitos de consumo diferenciados de los de la población local. Adicionalmente, debido al nivel de inmigración, la población masculina representa más del 60% del total. Hay que señalar también el hecho de que, según el Centro Nacional de Estadística, el 68% de la población omaní es menor de 30 años y más del 80% de los trabajadores en el sector privado, tanto locales como expatriados, carecen de estudios o tienen estudios básicos.

Los principales centros económicos son los núcleos urbanos de Mascate, Sohar y Salalah y los industriales se encuentran alrededor de los puertos marítimos de Salalah y Sohar. 

Volver a índice de Información del mercado

Canales de distribución. Estructura y marco legal de la distribución comercial

Las empresas extranjeras que quieran distribuir sus productos en Omán tienen que contratar a un agente local. No obstante, ya no es requisito legal que el contrato de agencia sea en exclusiva, aunque sea una costumbre en el país. Si bien el canal de distribución más común es a través del importador/distribuidor mayorista, en los últimos años ha tenido una gran implantación la entrada en el mercado mediante franquicias, gracias a la construcción de centros comerciales en los principales centros urbanos del país. Otras fórmulas de distribución, como la venta directa, el comercio electrónico, la televenta o venta por catálogo son marginales y escasamente extendidas.

Las empresas españolas que desean entrar en el mercado omaní deben tener siempre en cuenta las siguientes cuestiones clave: 

  • Es muy aconsejable visitar previamente Omán para entender las peculiaridades del mercado. Una forma de tener una toma de contacto es participando en una misión comercial, patrocinada por alguna Asociación Sectorial o Cámara de Comercio, o comunicándose con la Oficina Económica y Comercial en Mascate.
  • La relación personal es fundamental. Si ésta es buena, con el tiempo, su cliente/socio depositará en usted su confianza. Intente comprender sus puntos de vista. Si tras unos contactos iniciales estima que se puede eventualmente alcanzar un acuerdo, sea muy generoso en el uso de su tiempo. Su interlocutor lo será con usted y espera sentirse correspondido. A pesar de que la población local suele ser hospitalaria, receptiva y tolerante, es aconsejable respetar las costumbres locales.
  • Resulta fundamental dominar el inglés en las relaciones comerciales, ya sea directamente o a través de intérpretes. Disponga de una página web y de catálogos de sus productos en este idioma, ya que el empresario local suele no tener una buena imagen de aquellas empresas que no están acostumbradas a comunicarse en este idioma. La comunicación en árabe, aunque no sea necesaria, es un activo importante que ayuda a crear una mayor afinidad con el empresario local.
  • Intente que visiten su empresa. Es el mejor método para disipar recelos, potenciar la proyección de su empresa y jugar la baza de las afinidades culturales y de la hospitalidad. El resultado es extraordinario.
  • Los contratos requieren la dedicación de mucho tiempo y un seguimiento exhaustivo antes de su finalización. La petición a la que generalmente se enfrentará, una vez que haya despertado el interés del empresario, es la de un contrato en exclusiva. Limítelo todo lo que le sea posible: acótelo en el tiempo, defínalo regionalmente, por productos, etc. Insista asimismo en lograr compromisos de colocación o períodos de prueba, incluya disposiciones de protección de marca y cuantifique las indemnizaciones por resolución, si puede. Tenga en cuenta que la formalización de los contratos dista de las costumbres occidentales.
  • Se aconseja consultar el calendario previamente a la organización de la visita. El fin de semana en Omán es viernes y sábado.
  • No se debe considerar a Omán como un mercado único, sino como parte del mercado de los países miembros del Consejo de Cooperación del Golfo con extraordinarios vínculos comerciales con el subcontinente indio y cercanía geográfica con el este de África.
  • Los importadores deben registrarse en el Ministerio de Comercio y ser miembros de la Cámara de Comercio e Industria de Omán.

Volver a índice de Información del mercado

Importancia económica del país en la región

En 2018 Omán era la quinta economía de la Península Arábiga en términos del PIB (79.295M de dólares), por detrás de Arabia Saudí (782.500M dólares), Emiratos Árabes Unidos (424.600M de dólares), Catar (192.500M dólares) y Kuwait (141.100M dólares), representando el 4,8% del PIB de la región.

Respecto a la renta per cápita, Omán ocupa el 6º y último lugar (17.238 dólares per cápita) tras Catar (70.779 dólares), Emiratos Árabes Unidos (40.711 dólares), Kuwait (30.839 dólares), Bahréin (25.850 dólares) y Arabia Saudí (23.566 dólares).

Omán es el 4º exportador de petróleo de la Península Arábiga, con el 6,2% del total y sus reservas son el 1,1%, sólo por delante de Bahréin. 

Volver a índice de Información del mercado

Perspectivas de desarrollo económico

Dada la fuerte dependencia de Omán de sus recursos de hidrocarburos, sus perspectivas económicas están muy ligadas a la evolución del mercado mundial del petróleo. Así, el objetivo de la política económica del gobierno es seguir reduciendo esta situación de vulnerabilidad acelerando la actividad de sectores no basados en esta materia prima, principalmente, la logística, la industria manufacturera y el turismo, y en el medio plazo la pesca y la minería.

En relación con los sectores calificados como prioritarios en la política de diversificación económica:

  • El turismo ofrece buenas perspectivas y se espera que aumente su contribución al PIB en el periodo 2019-2023. El sector será muy sensible a las tensiones geopolíticas en la región; el desarrollo de las infraestructuras necesarias se verá condicionado por el estado de las finanzas públicas. En la medida en que aumenten los ingresos por turismo, la balanza de servicios coadyuvará a reducir el déficit por cuenta corriente.
  • La minería. El país dispone de excelentes recursos como cromita, dolomita, zinc, caliza, yeso, sílice, cobre, oro, cobalto, hierro, etc. El gobierno se está planteando iniciativas que incluyen entre otras: el establecimiento del sistema de bloques y licencias, un marco flexible para el desarrollo de los royalties, un mecanismo de regulación de la responsabilidad social corporativa, etc. En 2018 un 60% del output del sector se refería a materiales de construcción. La producción ascendió a 47M de Tm frente a 40M de Tm en 2017. La producción de yeso se incrementó marginalmente pasando de 8,662M de TM a 9,08M de Tm., en 2018 y 2017, respectivamente.

Un aspecto clave en las perspectivas de desarrollo económico del país son los factores demográficos, como la juventud de la población omaní y las tendencias migratorias internacionales. Asimismo, la política laboral denominada omanización, mediante la cual se imponen unas cuotas de trabajadores locales a las plantillas de las empresas que ejercen su actividad en el país.

Por otra parte, Omán dispone de un fondo soberano, el Fondo de Reserva General del Estado (State General Reserve Fund), que tiene por objeto asegurar la equidad económica intergeneracional en la explotación de las riquezas naturales no renovables. El fondo invierte en múltiples empresas estatales mediante participaciones preferenciales en Oman Oil, ORPIC, Oman LNG, Oman Gas, Takamul, OMIFCO, Omran ... para el desarrollo de sectores, principalmente en torno al petróleo y el gas y cualquier otro de interés para la economía nacional.

Por otra parte, se podría esperar que de los eventuales avances en la integración económica de los estados miembros del CCG se vaya registrando un aumento de las transacciones comerciales y financieras en la región. La unión aduanera del CCG, junto con las inversiones en infraestructuras y las medidas promulgadas para liberalizar la economía podrían mejorar las perspectivas de crecimiento de Omán aprovechándose este país de la ventaja geográfica que supone ser el único con litoral en el Océano Índico. Los proyectos de puertos y zonas francas en Salalah, Duqm y Sohar van en este sentido. La situación de bloqueo a Qatar desde junio de 2017 está condicionando esta evolución.

Para concluir, para alcanzar los objetivos desarrollo planteados las autoridades deberán perseverar en las reformas estructurales pendientes y, en particular, en la supresión de los obstáculos a la inversión extranjera, en el fomento del papel del sector privado y en la reducción del tamaño del sector público por la vía de las privatizaciones. 

Volver a índice de Información del mercado

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex