Relaciones económicas internacionales

Resumen de las relaciones económicas internacionales

En el marco de las relaciones multilaterales, China es miembro de la Organización de Naciones Unidas (ONU) y miembro permanente de su Consejo de Seguridad. También es miembro de la APEC (Asociación para la Cooperación Económica en la región Asia-Pacífico) desde 1991 y del Fondo Monetario Internacional (FMI), donde su importancia relativa se ha incrementado con la última revisión de cuotas de septiembre de 2006. China concluyó con el Banco Mundial la estrategia de asociación para el período 2013-2016 y apoya sus actividades en la agenda reformista del gobierno "China 2030". China es miembro de pleno derecho de la Organización Mundial del Comercio (OMC) desde diciembre de 2001. 

En el marco de las relaciones regionales, China accede al Tratado de Amistad y Cooperación del Sudeste Asiático, estableciendo, por tanto, una relación privilegiada con la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN). En noviembre de 2002, China firmó con la ASEAN el Acuerdo marco de Cooperación económica y mantiene con sus miembros un área de libre comercio. 

En 1986, China se unió al Banco Asiático de Desarrollo (ADB). En una reunión en enero de 2007, el primer ministro Wen Jiabao solicitó que el ADB ejerciese un papel más activo en el desarrollo social y rural de China. El impacto de las ayudas del ADB de los últimos años ha impulsado el desarrollo económico, la reducción sostenible de la pobreza, la ampliación de oportunidades de empleo y el aumento del acceso a los servicios sociales. Los proyectos de asistencia técnica se han centrado en finanzas, seguridad en las minas de carbón, desarrollo sostenible, energía renovable, gestión de recursos de agua y reforma legal. 

Las relaciones China-Estados Unidos se canalizan en la actualidad bajo el marco del llamado “Diálogo Económico Estratégico”, acordado en septiembre de 2006 por los presidentes de ambos países. Dos veces al año, delegaciones de ambos países se reúnen en Pekín y Washington, respectivamente. Las diferencias políticas, las consecuencias de la interdependencia económica en un periodo de crisis internacional y la influencia militar en Asia, además de la venta de armas a Taiwán, son importantes obstáculos para las relaciones. 

Las relaciones UE-China se enmarcan dentro del Acuerdo de Cooperación Comercial y Económica de 1985 que, desde comienzos de 2007, trata de transformarse en un Acuerdo de Cooperación y Asociación, si bien las negociaciones para cerrar el acuerdo continúan en marcha. El acuerdo pretende desarrollar la cooperación en diversas materias, destacando la propiedad intelectual, el desarrollo sostenible, los asuntos financieros, laborales y macroeconómicos, el sector textil y la aviación civil. En los últimos años, la actualidad de las relaciones UE-China ha estado también fuertemente marcada por la compra por parte de China de deuda de los países que más están acusando la crisis de confianza, como España. 

Adicionalmente, en los últimos años, la UE y China han alcanzado numerosos acuerdos y diálogos sectoriales en los siguientes ámbitos: agricultura, tecnologías de la información, aviación civil, derechos de propiedad intelectual, competencia, políticas macroeconómicas y regulación de los mercados financieros, seguridad del consumidor, aduanas marítimas, políticas regionales, educación y cultura, marco legislativo industrial, empleo y asuntos sociales, ciencia y tecnología, energía, cooperación espacial, medioambiente, políticas comerciales, seguridad alimentaria, comercio textil, servicios de navegación vía satélite y transporte. 

En el plano internacional, China va incrementando paulatinamente sus cuotas de protagonismo, conforme el país va adquiriendo un mayor peso económico. Dos hechos de la actualidad internacional han puesto de manifiesto este incremento de su influencia: el primero fue en la conferencia sobre el cambio climático de Copenhague de 2009, en la que la posición de China dificultó la obtención de una acuerdo más ambicioso; el segundo fue el nombramiento de la antigua Ministra de Finanzas francesa, Christine Lagarde, como Directora del FMI, que vino acompañado del nombramiento del economista chino Zhu Min como “Deputy Managing Director”. 

Finalmente, los sucesos ocurridos en 2011 en el mundo árabe, conocidos como “La Primavera Árabe”, generaron cierta incomodidad en el Gobierno chino que se movió en posiciones ambiguas intentando salvaguardar sus intereses económicos y no dar, en los primeros momentos, excesiva legitimidad a los movimientos populares. Como ejemplo de esta política, está su “no veto” a la Resolución del Consejo de Seguridad de la ONU (donde es miembro permanente) que autorizó la operación militar de la OTAN en Libia para, posteriormente, criticarla con dureza.

Volver a índice de Relaciones económicas internacionales

Relaciones con IFI (FMI, BM, bancos regionales y otras)

En el marco de las relaciones multilaterales, China es miembro de la Organización de Naciones Unidas y miembro permanente del Consejo de Seguridad. Además, es miembro de la APEC (Asociación para la Cooperación Económica en la región Asia-Pacífico) desde 1991 y del Fondo Monetario Internacional, donde su importancia relativa se ha incrementado con las últimas revisiones de cuotas y las consiguientes ponderaciones del voto. Aún así, en abril de 2010, el gobernador del Banco Central (PBC) reclamó un mejor ajuste de cuotas.

Fondo Monetario Internacional

En virtud del artículo IV de su carta constitutiva, el FMI somete a examen la política y la evolución económica de los países miembro. En el último informe de China, realizado en julio de 2019, se hace hincapié en las siguientes cuestiones:

  • Elogio al progreso de las reformas, en particular, a la reducción de las fragilidades del sector financiero y a la continua apertura de la economía. En un entorno con crecientes tensiones comerciales como el actual se aconseja continuar con el desapalancamiento y el fortalecimiento de los esfuerzos para el reequilibrio de la economía.
  • Acuerdo en que las medidas políticas anunciadas son suficientes para estabilizar el crecimiento en 2019, y en que los estímulos adicionales y un crecimiento crediticio excesivo deben evitarse. Si las tensiones comerciales aumentaran y pusieran en riesgo la estabilidad económica y financiera, se justificaría un estímulo adicional, principalmente fiscal.
  • Importancia de las reformas fiscales estructurales para fomentar el crecimiento a medio plazo.
  • Felicitación a las autoridades chinas por su compromiso con el multilateralismo y el sistema de comercio basado en normas. China debe trabajar de manera constructiva con los socios comerciales para abordar mejor las deficiencias en el sistema comercial internacional y resolver su conflicto con Estados Unidos mediante un acuerdo integral que evite socavar el sistema internacional.
  • Respecto a las reformas de regulación financiera, necesidad de garantizar un crecimiento más sostenible a través del fortalecimiento del capital bancario, el desarrollo de un régimen de resolución claro para los bancos, y la contención de vulnerabilidades por el aumento de la deuda de los hogares.
  • Énfasis en impulsar el consumo y reducir la desigualdad a través de las reformas para mejorar la red de seguridad social y hacer que el sistema tributario sea más progresivo. Una mayor flexibilidad del tipo de cambio y un desarrollo profundo del mercados de divisas ayudarían al sistema financiero a afrontar una mayor volatilidad del flujo de capital. 
  • Necesidad de un amplio conjunto de reformas para impulsar la productividad y la convergencia de ingresos a largo plazo. Se aconseja aumentar el papel del mercado y reducir el dominio del sector público en muchas industrias garantizando una competencia leal, acelerar la apertura del sector privado, e intensificar la reforma de las empresas estatales.
  • Recomendaciones para la modernización del marco de las políticas económicas, evolucionando hacia una política monetaria basada más en precios y abordando la desalineación de las responsabilidades fiscales de los gobiernos locales.

Bancos de desarrollo

El Banco Mundial (BM) mantiene una posición activa en China donde continúan siendo financiadores importantes. La estrategia de su actividad financiera se orienta en gran medida hacia las áreas más atrasadas de la economía y sobre todo hacia los territorios del centro y oeste del país.

El BM estructura su actividad en torno a cuatro grandes líneas:

  • Garantizar el marco adecuado en políticas fiscales, sistema financiero y niveles mínimos de prestaciones sociales. El medio ambiente y los recursos naturales son también prioritarios.
  • Reforzar la competitividad de las regiones atrasadas, mejorando la dotación de sus infraestructuras de transporte, energéticas y tecnológicas.
  • Crear empleo mediante apoyos industriales, especialmente orientados a las pymes, y aplicar una política de formación y capacitación de los recursos humanos, con especial atención a las minorías étnicas.
  • Fomentar las capacidades locales, involucrando a los gobiernos municipales en los desarrollos rurales y urbanos y en las cuestiones medioambientales.

En el informe “China 2030: Construyendo una sociedad moderna, armoniosa y creativa”, realizado a principios de 2012, el BM formula una serie de recomendaciones para que en el futuro se eviten riesgos económicos, sociales, medioambientales y externos:

  • Completar la transición a una economía de mercado.
  • Acelerar el ritmo de la innovación “abierta”.
  • Adoptar medidas ecológicas para transformar las tensiones ambientales en un crecimiento “verde” que impulse el desarrollo.
  • Aumentar las oportunidades y los servicios tales como la salud, la educación y el acceso al empleo para toda la población.
  • Modernizar y fortalecer el sistema fiscal nacional.
  • Tratar de entablar con el mundo relaciones mutuamente beneficiosas conectando las reformas estructurales de China con los cambios en la economía internacional.

 

Volver a índice de Relaciones económicas internacionales

Relaciones con la Organización Mundial de Comercio

Tras acceder a la OMC, en diciembre de 2001, resultan muy numerosas las actuaciones de China para adaptarse a las obligaciones impuestas por la Organización. El Mecanismo de Revisión de Políticas Comerciales de la OMC pone de manifiesto periódicamente estos avances. Sin embargo, junto a este patrón de cumplimiento e integración en el sistema multilateral, aparecen nuevas barreras técnicas y regulatorias al comercio y la inversión, así como una agresiva política industrial que moviliza recursos y operadores públicos en diversos sectores.

China aplica, al menos, el tratamiento de Nación Más Favorecida (NMF) a todos los miembros de la OMC, salvo El Salvador y algunos territorios de algunos estados miembros de la UE. No es signataria del Acuerdo de Compras Públicas (ACP; observador desde 2002) ni del Acuerdo de Comercio de Aeronaves Civiles (observador) ni del Acuerdo Farmacéutico, pero sí es miembro, desde abril de 2003, del Acuerdo sobre Tecnologías de la Información.

China solicitó su adhesión al ACP en diciembre de 2007, presentando su primera oferta el 7 de enero de 2008. Hasta ahora, el marco regulador chino continúa priorizando los bienes y servicios nacionales, lo que vulnera los principios del ACP. El 21  de octubre de 2019 China presentó su 6ª oferta considerada por la UE como insuficiente. La UE quiere un acceso al mercado real, en sectores de oportunidad, y no solo nominal. Si bien es cierto que existen ciertas mejoras de la 6ª oferta en relación con la anterior (inclusión de todas las provincias, reducción de umbrales y de periodos de transición, aumento de la cobertura en servicios, sobre todo en servicios de construcción, inclusión de algunas utilities), aún siguen existiendo aspectos negativos como la cobertura limitada de las SOEs, numerosas excepciones y reservas, exclusión de las prefecturas, y acceso restringido en determinados servicios.

Por otro lado, la OMC ha llevado a debate algunos de los retos que el gobierno chino deberá afrontar en el futuro para mejorar las relaciones comerciales con terceros. Aunque se reconocen los ejercicios de apertura del gobierno central, uno de los aspectos que más preocupación suscita entre los socios es la falta de información sobre muchas medidas que se toman en los niveles inferiores de la administración. Esa falta de transparencia se hace extensible a las investigaciones en la aplicación de medidas de protección comercial, que cada vez son más recurrentes en China, como las antidumping o antisubvención, o en la imposición de contingentes. Lo mismo puede aplicarse a los regímenes de exportación, que incluyen restricciones, licencias, cuotas o impuestos.

La OMC también considera que China tiene aún margen para proteger las marcas comerciales y los derechos de los inversores internacionales ante transferencias de tecnología. Esta recomendación se extiende a las numerosas empresas públicas que operan en China y a la necesidad de garantizar la competencia y la igualdad de trato, tanto a los inversores públicos como privados.

Desde 2004 China viene solicitando a la UE que se les reconozca estatus de economía de mercado, criterio que solo tiene implicaciones a efectos de medidas antidumping. China consideraba que tal concesión se produciría de forma automática a partir del 11 de diciembre de 2016, en base al protocolo de adhesión a la OMC. Sin embargo, en octubre de 2017 la UE aprobaba un acuerdo sobre la modificación de los reglamentos antidumping y antisubvención para adaptarlos a la situación derivada de la expiración de parte del protocolo de adhesión de China a la OMC, y cuya entrada en vigor se produjo el 20 de diciembre de 2017. El acuerdo desarrolla una metodología neutra para el cálculo del margen dumping de aplicación para aquellos países donde se pruebe que los costes y precios de sus empresas no responden a la dinámica del mercado.

Volver a índice de Relaciones económicas internacionales

Marco institucional de la Política Comercial con la Unión Europea

Desde enero de 2007 la UE negocia con China un nuevo Acuerdo de Asociación y Cooperación (PCA en sus siglas en inglés) para modernizar el marco de las relaciones bilaterales UE y China y actualizar el Acuerdo de Cooperación y Comercio de 1985. En el aspecto comercial se trata de un acuerdo no preferencial basado en la cláusula de nación más favorecida. El futuro PCA será un acuerdo no preferencial sin compromisos concretos de acceso al mercado. Desde 2011 las negociaciones del PCA con China no han avanzado.

En 2013 la UE y China firmaron la Agenda Estratégica para la Cooperación UE-China 2020 que cubre las áreas de paz y seguridad, prosperidad, desarrollo sostenible y relaciones entre ciudadanos.

El 24 de octubre de 2013, con ocasión de la 4ª reunión de alto nivel UE-China, se lanzaron las negociaciones de un Acuerdo UE-China sobre Inversiones (CAI, en sus siglas en inglés). Hasta la fecha se han celebrado 23 rondas de negociación, la última en Pekín del 6 al 8 de noviembre de 2019. Las partes esperan alcanzar un acuerdo definitivo de inversiones en 2020.

El 6 de noviembre de 2019 la UE y China firmaron el Acuerdo sobre Cooperación y Protección de Indicaciones Geográficas, el primero que garantiza la protección completa y efectiva en China de un centenar de Indicaciones Geográficas europeas. Cuatro años después de su entrada en vigor (segundo semestre de 2020) se ampliará hasta incluir 175 nombres de indicaciones adicionales de ambas partes.

En la actualidad existen más de 50 diálogos de la Unión Europea  con China. Los temas comerciales se abordan en las reuniones anuales entre el Director General de Comercio de la Comisión y el Vice Ministro del MOFCOM Chino en el marco del Diálogo de Política Comercial y de Inversiones y en el Diálogo Económico y Comercial de Alto NivelEstos diálogos tienen su culminación con la celebración de las Cumbres bilaterales UE- China, normalmente anuales. La primera Cumbre tuvo lugar en Londres en 1998 y la última se celebró el 9 de abril de 2019 en Bruselas. 

China es miembro de la OMC desde el 11 de diciembre de 2001. Al adherirse a la OMC, China se comprometió a aplicar su normativa de contratación pública de manera transparente y no discriminatoria. Desde su adhesión a la OMC, China ha estado actualizando su normativa en materia de protección de los Derechos de Propiedad Intelectual (DPI) hasta lograr un marco legislativo comparable al de otros países miembros de la OMC. Sin embargo, la debilidad en la implementación continúa haciendo posible una floreciente industria de la falsificación en el país, en detrimento de unas rentas que parcialmente podrían compensar el notable déficit comercial de la UE con China. China no es miembro del Acuerdo Comercial de Lucha contra la Falsificación, más conocido por sus siglas en inglés como ACTA.

China no es miembro del Consenso OCDE sobre limitaciones al apoyo oficial de las operaciones con seguro de crédito a la exportación.

Volver a índice de Relaciones económicas internacionales

Cuadro de Exportaciones de bienes a la Unión Europea

INTERCAMBIOS COMERCIALES CON LOS PAÍSES DE LA UE
en millones de euros 2015 2016  Var. % 2017 Var. % 2018 
Var. %
Exportaciones 351.045352.2790,4375.3726,6394.6985,2
Importaciones 170.360169.705-0,4197.64916,8209.9066,2

Fuente: Euroestacom

Volver a índice de Relaciones económicas internacionales

Relaciones con otros organismos y asociaciones regionales

En 1986 China pasó a ser miembro del Banco Asiático de Desarrollo (ADB). En 2007 la participación del país en el ADB representaba el 6,4% del total del capital, ocupando el tercer lugar por detrás de EE.UU y Japón. Desde 1986 hasta 2018 el ADB ha otorgado a China 39.100 millones de dólares para 324 proyectos, lo que le convierte en el segundo prestatario más grande del banco, y 500 millones de dólares en subvenciones de asistencia técnica para 862 proyectos.

En noviembre de 2002 China firmó con la ASEAN el Acuerdo Marco de Cooperación económica. En el marco del mismo, se rubricó y entró en vigor en 2010 el Acuerdo de libre cambio China-ASEAN (CAFTA) con los seis países fundadores de ASEAN (Brunei, Indonesia, Malasia, Filipinas, Singapur y Tailandia) y se concedió flexibilidad hasta 2015 a Camboya, Laos, Myanmar y Vietnam. Además, se firmó el Acuerdo de Comercio Asia-Pacífico (APTA), un acuerdo comercial preferencial entre países de desarrollo de la zona que incluye a Bangladesh, India, Corea del Sur, Laos y Sri Lanka.

China también pertenece al Asia Europe Meeting (ASEM), considerado importante para acercarse a la UE.

Durante la 5ª cumbre de los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), celebrada en marzo de 2013, se planteó la creación de un banco BRICS, que pueda financiar proyectos de desarrollo en los países emergentes, y un fondo de reservas común. Su creación formal fue anunciada en julio de 2014 y un año después, en julio de 2015, se inauguró el Nuevo Banco de Desarrollo de los BRICS, con sede en Shanghai y un capital estimado de 100.000 millones de dólares. Estos cinco países representan en torno al 40% de la población mundial, el 20% del PIB mundial y el 20% de la inversión extranjera directa. Con esta iniciativa los países BRICS plantan cara a la hegemonía de los EE.UU. y Europa en las instituciones financieras internacionales, y su objetivo es que los países emergentes puedan financiarse con un sistema alternativo a las instituciones internacionales.

En 2014 China impulsó la creación de una nueva institución financiera multilateral, el Banco Asiático de Inversión en Infraestructuras (AIIB), abierta a la participación de todos los países y cuyo objetivo es la inversión en proyectos de infraestructuras y en otros sectores productivos en los países de Asia y Oceanía. El AIIB se creó oficialmente en julio de 2015, con sede en Pekín, con un capital autorizado de 100.000 millones de dólares, contando China con una participación del 31%. En la actualidad cuenta con 70 países miembros (entre ellos España que cuenta con una participación del 1,8272%). EE.UU. y Japón no se han adherido al nuevo banco multilateral impulsado por China.

Volver a índice de Relaciones económicas internacionales

Acuerdos económicos bilaterales con terceros países

Actualmente, China tiene firmados y están en vigor acuerdos económicos bilaterales con 15 países y zonas económicas. Tras firmar los acuerdos denominados Closer Economic Partnership Arrangements con las Regiones Administrativas Especiales de Hong Kong y Macao (2002 y 2003), China ha seguido tejiendo un entramado de acuerdos bilaterales de libre comercio en los últimos años. Además de los acuerdos con Hong Kong y Macao, China tiene acuerdos de libre comercio en vigor con Australia, Corea del Sur, Suiza, Islandia, Costa Rica, Pakistán, Perú, Chile, Singapur, Nueva Zelanda, Maldivas, Georgia y ASEAN.

Además, están en negociación otros nueve Acuerdos de Libre Comercio: con el Consejo de Cooperación del Golfo, Noruega, Sri Lanka, Japón-Corea, Moldavia, Panamá, Mauricio, Israel, Palestina y Regional Comprehensive Economic Partnership (RCEP).

Por último, se encuentran en fase de estudios de viabilidad los posibles Acuerdos de Libre Comercio de China con Bengala, Colombia, Fiji, Nepal, Papúa Nueva Guinea, Canadá, Mongolia y Bangladesh.

China es signataria del Acuerdo Comercial Asia-Pacífico (APTA, por las siglas en inglés de Asia-Pacific Trade Agreement), que es un acuerdo comercial preferencial entre países en desarrollo (China, Bangladesh, India, Laos, República de Corea y Sri Lanka), firmado en 1975, una iniciativa de la Comisión Económica y Social para Asia y el Pacífico de las Naciones Unidas (UNESCAP). Se han realizado tres rondas negociadoras de reducción de aranceles, y en la actualidad se encuentra en la cuarta ronda negociadora sobre concesiones arancelarias en comercio de mercancías, comercio de servicios, inversiones, facilitación de comercio, barreras no arancelarias.

Por otro lado, China concedió unilateralmente tratamiento preferencial a algunos productos de 41 países de la categoría Países Menos Avanzados (PMA) en 2009.

Volver a índice de Relaciones económicas internacionales

Cuadro de organizaciones internacionales económicas y comerciales de la que el país es miembro

ORGANIZACIONES INTERNACIONALES ECONÓMICAS Y COMERCIALES
Organización de las Naciones UnidasUNDP, UNEP, UNCTAD, UNICEF, WFP, WFC UNIDO, FAO
Banco MundialWB
Fondo Monetario InternacionalIMF
Organización Mundial del ComercioWTO
Banco Asiático de DesarrolloADB
Banco Europeo de Reconstrucción y DesarrolloEBRD
Nuevo Banco de Desarrollo de los BRICSNDB
Banco Asiático de Inversión en InfraestructurasAIIB
Conferencia de Cooperación Económica Asia-PacíficoAPEC
Corporación Financiera InternacionalIFC
Organización Marítima InternacionalIMO
Organización Mundial de la Propiedad IntelectualWIPO
Fondo Internacional para el Desarrollo AgrícolaIFAD
Agencia Internacional de la Energía AtómicaIAEA
Organización Mundial del TrabajoILO
Organización Internacional para la EstandarizaciónISO
Asia Europe Meeting

ASEM

Asociación de Naciones del Sudeste Asiático

ASEAN 

Volver a índice de Relaciones económicas internacionales

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex