Sectores de oportunidad

Sectores más interesantes para nuestro comercio

Los sectores de interés son muy diversos. Destacan entre ellos los productos agroalimentarios, especialmente frutas y hortalizas, que supone nuestra principal partida exportadora. Los vinos españoles están muy bien posicionados en el mercado lituano por su buena relación de calidad–precio; entre los bienes de consumo destacan el calzado y el textil; y, en la industria manufacturera, destaca la máquina-herramienta y las herramientas de mano junto con el material de transporte, los vehículos y las piezas de recambio, que representan nuestras principales partidas de exportación a Lituania.

En el sector servicios hay oportunidades significativas ligadas a la construcción de infraestructuras de transporte, principalmente ferroviario, y en las infraestructuras energéticas, como las de transmisión de electricidad, relacionadas con la sincronización de las redes bálticas con las redes europeas.

Lituania tiene importantes planes de inversión, los cuales cuentan con apoyo de fondos comunitarios, ligados a la mejora y construcción en algunos casos en aeropuertos, puertos y ferrocarriles. Por otro lado, y como ya se ha comentado anteriormente, el proyecto greenfield para unir a las tres capitales bálticas a través de una infraestructura ferroviaria de ancho europeo y alta velocidad es sin duda el de mayor relevancia en la región. Durante la fase de diseño de este proyecto, Rail Baltica, las empresas españolas han tenido un éxito remarcable.

En el campo de la energía, destaca el proyecto de sincronización de las redes eléctricas bálticas con las de la Europa continental. Este proyecto con un valor en torno a los 1.200 millones de € y financiado en un 75% con fondos de la UE, prevé que los tres países bálticos puedan en 2025 desconectarse del actual anillo eléctrico BRELL (Bielorrusia, Rusia, Lituania, letonia y Estonia) y unirse a la red europea. Entre los principales proyectos pendientes destaca la construcción de una segunda conexión entre Lituania y Polonia a través de un cable submarino, el Harmony, y diversas actuaciones de adaptación y mejora de los tendidos eléctricos de alta tensión de la red lituana y la construcción de sincronizadores.

Por otro lado, el Ministerio de Energía adjudicó en enero de 2019 la primera subasta de energías renovables, por una cantidad de 300 GWh. Esta subasta se enmarcaba en las planeadas durante el periodo 2019-2023, cuyo objetivo final era conseguir que en 2025 Lituania produzca 5TWh con energías renovables. No obstante, la subasta de 2020 quedo desierta y no está previsto que vuelva a realizarse una subasta en 2021, por lo que previsiblemente se cambiará el modelo de desarrollo de las renovables. Por otro lado, se ha lanzado un programa de desarrollo de energía fotovoltaica en edificios residenciales e industrias, para fomentar el autoconsumo, que contarán con ayudas por un importe de 4,5 millones de euros.

Lituania prevé construir un parque eólico off-shore con una capacidad de 700 MW. Estará situado a una distancia de 30km del puerto de Klaipéda, en el mar báltico, con una profundidad aproximada de -25 a -40 metros. Ya se han aprobado los cambios legislativos que posibilitan el desarrollo de la energía renovable offshore en Lituania y se espera que las primeras licitaciones se lancen en 2023. Los trabajos de construcción se espera que finalicen entre 2028-2030.

Finalmente, continúan los trabajos preparatorios para el desmantelamiento de la Central Nuclear de Ignalina, valorados en 1.600 millones de €, que se realizarán a lo largo de un período de tiempo de unos diez años y que cuentan con el apoyo de fondos comunitarios. 

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex