Régimen fiscal

Estructura general del sistema fiscal

Según el acuerdo EEA firmado con la UE, Noruega ha de fundamentar sus regulaciones en materia fiscal en la normativa europea. Esta normativa, en principio, no incluye los impuestos directos, aunque sentencias de la Corte Suprema noruega y del Tribunal de Justicia europeo han declarado que la legislación doméstica noruega sobre impuestos también debería cumplir con los principios legislativos europeos.

La estructura fiscal básica no difiere de la del resto de los Estados miembro de la UE, con un impuesto sobre la renta de tipo progresivo, un impuesto de sociedades y un impuesto sobre el valor añadido (IVA) como figuras impositivas principales. Existen además impuestos específicos sobre los carburantes, el alcohol y el tabaco, cuyos tipos se han elevado en 2016, 2017 y 2018, y otro tipo de tasas. En 2019 se elevó adicionalmente el tipo que recae sobre el azúcar.

Volver a índice de Régimen fiscal

Sistema impositivo (estatal, regional y local)

Las principales normas que rigen el sistema fiscal son la Ley Fiscal General de 1911, la Ley de Impuestos sobre sociedades y otras entidades de 1991. También se debe citar la Ley de Valoración de Impuestos y el Convenio para evitar la doble imposición y prevenir la evasión fiscal firmado entre España y Noruega en 2001.
 
Los impuestos directos son el impuesto municipal sobre la renta; el impuesto nacional sobre la renta y el impuesto municipal sobre el patrimonio.
 
El principal impuesto indirecto es el IVA (25%). El resto de los impuestos incluyen el impuesto sobre la inversión, el impuesto sobre donaciones y transmisiones patrimoniales y las contribuciones a la seguridad social.
 
Impuesto municipal y nacional sobre el patrimonio
 
Tanto la renta obtenida por una sociedad, como la obtenida por una persona física, están sujetas a los impuestos municipales.
 
Las personas físicas residentes en Noruega, es decir, aquellas que residan en el país más de 183 días al año, están sujetas al impuesto municipal sobre la renta (sobre su renta total con independencia del país en el que la hayan obtenido), incluyendo las ganancias de capital y todas las fuentes diversas de ingresos. Todos los gastos necesarios para la adquisición de dicha renta son en principio deducibles.
 
Cualquier sociedad residente en Noruega está sujeta al impuesto municipal por la renta obtenida en todo el mundo. La renta derivada de un país extranjero procedente de una filial extranjera está exenta si Noruega tiene un tratado de doble imposición con dicho país. Con España, por ejemplo, existe dicho acuerdo desde 2001, como ya se indicó en el apartado anterior.
 
Los municipios tienen derecho a percibir un porcentaje, el 0,7% de los ingresos sujetos a tributación que excedan de 1.500.000 coronas (unos 140.000 euros). Este impuesto se suma al 0’15% que el Gobierno central puede reclamar por el mismo concepto. En definitiva, los noruegos podrán pagar hasta el 0,85% en concepto de impuesto sobre el patrimonio. Las empresas con responsabilidad limitada están exentas de este impuesto.
 
Sociedades no residentes
 
Una sociedad no residente solamente pagará el impuesto municipal por la renta generada en Noruega, incluyendo los beneficios de la filial noruega, la renta procedente de los bienes inmuebles y las rentas de capital derivadas de los bienes inmuebles situados en Noruega. Los dividendos pagados por una sociedad no residente están sujetos a retención. Sin embargo, si dichos dividendos son parte del beneficio originado por la filial en Noruega, entonces sí están sometidos al impuesto municipal sobre la renta y no a retención. Los intereses o royalties pagados a sociedades no residentes no están sujetos a retención.

Volver a índice de Régimen fiscal

Resumen de la imposición sobre la renta de las personas físicas

El impuesto sobre la renta de las personas físicas es de tipo de progresivo, por lo que varía según el nivel de ingresos. El empleador deduce el impuesto sobre la renta en nombre del estado noruego.
 
El impuesto sobre la renta se divide en varios elementos y la base es diferente.
 
La base impositiva es el ingreso personal menos las deducciones a las que tiene derecho, las cuales varían. Por lo general, en Noruega todos reciben una deducción estándar (minstefradrag) equivalente al 45% de sus ingresos laborales brutos, hasta un máximo de 104,450kr, aunque la mayoría de los empleados también reciben una deducción personal (personfradrag), que es de 51.300 kr.
 
El impuesto sobre la renta se divide en una tasa base y un impuesto escalonado, para permitir una tributación progresiva.
 
La tasa base (fellesskatt) del impuesto sobre la renta en Noruega en 2020 es del 22%. Quienes vivan en Finnmark o Nord-Troms pagarán el 18,5%.
 
El impuesto escalonado o por tramos (trinnskatt) es una tasa impositiva progresiva basada en cuatro niveles, que son los siguientes:
 
Por las primeras 180,800 kr de ingresos, no se pagará ningún impuesto escalonado. A partir de las 180.000 kr y hasta las 254.500 kr se pagará un 1,9%. De 245.000 kr a 639.750 kr se debe pagar un 4.2%. A partir de esta ultima cantidad y hasta las 999.550 kr se paga un 13.2% y por ingresos superiores a dicha cuantía un 16.2%.
 
Para más información se puede visitar la página web de skatteetaten.
 

Skatteetaten
Schweigaards gate 17, 0191 Oslo.
Postboks 9200 Grønland, 0134 Oslo
Tel.: +47 22 07 70 00 .
E-mail: skattost@skatteetaten.no
Web (noruego): http://www.skatteetaten.no
Web (inglés): http://www.skatteetaten.no/en/International-pages/

Volver a índice de Régimen fiscal

Resumen de la imposición sobre sociedades

El impuesto de sociedades, en general, se establece en un tipo del 22%, aunque ciertas empresas del sector financiero tienen un tipo del 25%. Las compañías con domicilio fiscal en Noruega tributarán por los ingresos obtenidos en cualquier país, mientras que las compañías sin domicilio fiscal en Noruega sólo tributarán por los ingresos imputables a operaciones dentro del país.
 
Por su parte, las compañías de actividad petrolera se rigen por un tipo impositivo diferente, establecido en un 78% que comprende el impuesto de sociedad del 22% más un impuesto especial del 56%. De esta manera todos los ingresos están sujetos al 22% del ISOC, mientras que solo los ingresos de la producción en alta mar y el transporte de petróleo por oleoductos del NCS (régimen fiscal en alta mar) están sujetos al impuesto especial adicional del 56%.

Volver a índice de Régimen fiscal

Resumen de la imposición sobre la el patrimonio

Las tasas aplicables sobre el patrimonio serán variables según el valor de las propiedades y el lugar de residencia, siempre por debajo del 0.85% del valor de éstas. Estas tasas empiezan a pagarse a partir de un valor de 1.500.000 coronas (140.000 euros aproximadamente).

 

Volver a índice de Régimen fiscal

Resumen de la imposición sobre el consumo

El porcentaje más habitual de IVA suele ser del 25% para los bienes y servicios. Existen sin embargo porcentajes reducidos del 15%, el 10% y hasta el 0%, en función de los bienes o servicios a gravar. Así, por ejemplo, los productos alimentarios están gravados con un 15%. El alojamiento en hoteles, el transporte de pasajeros, los servicios de comunicaciones y las entradas para los cines, museos y eventos deportivos están gravados con un 12%. Cabe destacar que hasta el 31 de octubre de 2020 está previsto que este último tipo impositivo esté reducido a un 6%.
 
La exportación de bienes, los suministros relacionados con los barcos y las aeronaves, los libros, las revistas, periódicos y los servicios de construcción relacionados con las carreteras públicas tributan al 0%. Ciertos bienes y servicios están exentos: servicios sanitarios y servicios sociales, educación, servicios financieros, etc. Existen algunas excepciones al tipo impositivo del 25%, como en el caso de la actividad de asesoría que está exenta del pago de esta tasa.
 
Hay también excepciones regionales, como en Svalbard, donde el IVA es de 0% en cualquier tipo de productos. Además, en las regiones de Finnmark y Nord-Troms, al norte del país, no se pagan impuestos indirectos por la electricidad para uso doméstico.
 
Las sociedades extranjeras registradas en Noruega están sujetas a misma regulación que las compañías locales en cuanto a IVA se refiere. Una compañía extranjera que comercie con bienes o preste servicios sometidos a IVA en Noruega y no tenga establecimiento permanente en el país debe nombrar un representante que se ocupe de la gestión de los Impuestos.

Volver a índice de Régimen fiscal

Otros impuestos y tasas

- Impuestos medioambientales: el gobierno aplica políticas “verdes” a la hora de favorecer a las actividades medioambientales. Por ejemplo, los coches que funcionan con hidrógeno están exentos de la tasa por registrar el vehículo y de los impuestos anuales. También tienen beneficios para las empresas que participan en el comercio de emisiones de CO2. Por el contrario, aplica impuestos a las emisiones de dióxido de carbono (CO2) y de óxidos de nitrógeno (NOx).

-Tasas: existen tasas muy elevadas para los automóviles, la gasolina y los bienes muebles.

-Aspectos legales para las empresas extranjeras: las empresas extranjeras que desarrollan sus actividades o participan en actividades en Noruega y que están sujetas a impuestos noruegos están obligadas a llevar sus cuentas según la Ley de Contabilidad. Todos los registros deben ser conservados en Noruega por un período de 10 años. Si se utiliza un contable externo, este debe contar con la autorización requerida y estar registrado como contable.

Volver a índice de Régimen fiscal

Tratamiento fiscal de la inversión extranjera

La fiscalidad que afecta a la inversión extranjera no presenta ninguna diferencia particular con el tratamiento fiscal que recibe la inversión de los nacionales noruegos, en cumplimento con la normativa europea.

Volver a índice de Régimen fiscal

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex