Sistema financiero

Sistema financiero

El sistema financiero griego es universal (realiza todo tipo de operaciones de crédito) y mixto (de depósito, de crédito y de participación directa en la actividad financiera).

La supervisión de este sistema es llevada a cabo, principalmente, por tres instituciones:

  • Banco de Grecia (www.bankofgreece.gr): supervisa las instituciones de crédito y está integrado en el Eurosistema y el Sistema Europeo de Bancos Centrales en lo que a la conducción de la política monetaria se refiere.
  • Comisión Helena de Mercados de Capital (www.hcmc.gr): es la autoridad competente de la supervisión del mercado de valores.
  • Comité de Supervisión de Aseguradoras Privadas: actúa en el sector de los seguros.

 El Banco de Grecia es el banco central de país. Desde el año 2001, el Banco Grecia está integrado en el Eurosistema, autoridad monetaria de la zona euro compuesta por el Banco Central Europeo (BCE) y por los Bancos Centrales nacionales de los Estados miembros de la UE que han adoptado el euro.

 El Banco de Grecia es responsable de la implementación en el país de la política monetaria del Eurosistema y de salvaguardar la estabilidad del sistema financiero griego. De acuerdo con sus estatutos, el objetivo principal es asegurar la estabilidad del nivel general de precios. Sin perjuicio de este objetivo, el banco apoya la política económica general del Gobierno. Para la consecución de estas tareas, el Banco disfruta de independencia institucional, personal y operativa. Su gestión es evaluada por el Parlamento griego.

 El sistema bancario griego opera en un entorno liberalizado, a pesar del control limitado aún ejercido por el gobierno a través del Banco de Grecia. Este control se ejerce directamente a través de las regulaciones bancarias que reflejan los objetivos a corto plazo de la política económica y monetaria del Gobierno.

Por otro lado, cabe mencionar la existencia del Fondo Helénico de Estabilidad Financiera (Hellenic Financial Stability Fund o HFSF), entidad privada creada en 2010 por medio de la Ley 386/2010, y tiene por objetivo principal el mantenimiento de la estabilidad del sistema bancario griego. Entre sus principales cometidos figura el de proveer de apoyo al capital de las entidades de crédito griegas, así como de supervisar cómo las entidades receptoras de dicho apoyo cumplen con sus planes de reestructuración

Situación actual del sistema financiero

 A principios de la década pasada, el deterioro de la situación macroeconómica y la situación de incertidumbre provocaron una fuerte caída en depósitos bancarios y un deterioro significativo de la calidad de las carteras de préstamos bancarios, impidiendo el acceso al mercado interbancario, a lo que se unieron las fuertes pérdidas derivadas de las tenencias de deuda pública griega en el balance de los bancos.

 Ante tales perspectivas, se sometió al sistema bancario del país a una profunda recapitalización bancaria para restaurar la liquidez en el sistema. Así, tras realizar un ejercicio de test de stress en marzo de 2014, el Banco Central de Grecia publicó que las necesidades de recapitalización de la banca griega ascendían a 6.400 M€, importe que se logró captar a través del mercado, sin precisarse participación alguna del 'Hellenic Financial Stability Fund'. En octubre de 2014 se publicaron los resultados de los test de stress realizados por el BCE, con un resultado satisfactorio para las autoridades griegas. En el contexto del 3º Programa de Asistencia Financiera (PAF), y tras un nuevo ejercicio de test de stress, se llevó a cabo una nueva recapitalización de en diciembre de 2016 por importe de 14.400 M€. En mayo de 2018 la banca griega superó una nueva ronda de test de stress sin precisar recapitalización de ningún tipo. 

La grave crisis económica y financiera que afectó al país hasta entrada la segunda mitad de la última década provocó una profunda transformación del sistema bancario griego. Así, el número de entidades crediticias domésticas se redujo drásticamente desde las 35 existentes en 2009 hasta las 15 actuales, de las cuales 8 son bancos comerciales. De dichos bancos comerciales, cuatro de ellos (National Bank of Greece, Alpha Bank, Eurobank y Piraeus Bank) concentran el 96% de los activos bancarios en Grecia y tienen la consideración de sistémicos (systemically significant) según la definición del Mecanismo Europeo de Supervisión (SSM). Por su parte, el número de sucursales bancarias es de cerca de 2.000, un 50% inferior a las existentes en 2010. De igual forma, el número de empleados del sector bancario, cercano a los 40.000, y el número de cajeros automáticos, de alrededor de 5.500, cayeron desde 2010 un 38% y un 35%, respectivamente.

La cuota de mercado de los bancos extranjeros es insignificante: salvo uno, todos los bancos dedicados a banca minorista con redes propias que estaban instalados en Grecia antes de la mencionada crisis financiera han salido del país. Actualmente, operan en Grecia 20 bancos extranjeros con redes locales.

En lo que respecta a la posición de capital, según datos de la Comisión Europea, los bancos griegos cumplen con sus requerimientos de capital (CET1 medio del 15,9% en septiembre de 2019), aunque su estructura de capital es muy dependiente de activos muy relacionados con el Estado griego (a finales de 2019, la proporción de activos fiscales diferidos -DTAs- en el CET1 alcanzaba el 55,4%) y está muy expuesto a un incremento en la demanda de capital en el corto plazo.

La situación de liquidez de los bancos griegos y su elevado stock de préstamos morosos se analizan en dos puntos diferenciados más adelante.

Marco legal

 Las principales normas que regulan el marco operativo de las entidades de crédito griegas son las siguientes: 

  • Ley 4261/2014 (Ley Bancaria) sobre el acceso a la actividad de las entidades de crédito y la supervisión prudencial de las entidades de crédito (transposición de la Directiva 2013/36/EU sobre requerimientos de capital).
  • Marco de la adecuación de las entidades de crédito a la adecuación de capital, de acuerdo con el Comité de Basilea sobre Normas de Supervisión Bancaria.
  • Reglamento (EU) 575/2013 sobre requisitos prudenciales para instituciones de crédito y empresas de inversión
  • Reglamento 468/2014 por el que se establece el marco de cooperación con el Mecanismo Único de Supervisión entre el BCE y las autoridades de supervisión nacionales.
  • Ley 4270/2016 sobre el Mecanismo de Garantía de Depósitos (transposición de la Directiva 2014/49/EU) y sobre el Fondo Helénico de Garantía de Inversiones y Depósitos.

Para otra normativa relevante relacionada con el sector financiero griego (normativa antiblanqueo, MIFID-2, gobernanza corporativa, secreto bancario, etc.) consultar aquí.

Liquidez

 La crisis financiera provocó que, a principios de la década pasada, la capacidad de financiación de los bancos griegos en los mercados internacionales se viese muy limitada, aumentando la dependencia de los bancos griegos respecto de mecanismos de la UE y de la financiación procedente del Eurosistema. Para asegurar la suficiencia de liquidez, las autoridades griegas y el BCE adoptaron medidas excepcionales, como el establecimiento de un “waiver” para aceptar títulos de deuda soberana y otros títulos bancarios como ‘colateral’ en las operaciones de refinanciación del BCE, a pesar de los sucesivos recortes de la calificación crediticia de la deuda soberana griega y la de los propios bancos. En abril de 2015 este 'waiver' perdió validez, por lo que los bancos griegos perdieron su acceso a las líneas de liquidez normales del BCE, viéndose obligado recurrir a la facilidad de liquidez de emergencia (ELA), con un coste de financiación superior. Las tensiones de liquidez y las fugas de depósitos bancarios que se produjeron en 2015 provocaron la implantación de medidas de control de capitales, que no se levantaron por completo hasta septiembre de 2019. Entre junio de 2016 y agosto de 2018, coincidiendo con la salida del 3º PAF, el BCE reinstaló el 'waiver', permitiendo el uso de bonos como colateral. Desde entonces los bancos griegos han mejorado su posición de liquidez y conseguido aumentar su nivel de depósitos, lo permitió eliminar la dependencia de los bancos griegos de la facilidad ELA en marzo de 2019. 

Como consecuencia de la pandemia por el COVID-19, en abril de 2020 el BCE anunció una relajación generalizada de los criterios de colateral en sus operaciones de financiación. En el caso concreto de Grecia, el BCE estableció un nuevo “waiver” para permitir que la deuda pública griega pudiese ser utilizada como colateral en operaciones de refinanciación, independientemente de su calificación crediticia.

Préstamos morosos (NPLs)

Uno de los principales retos del sistema bancario griego es el elevado stock de préstamos morosos (NPLs) en el balance de sus bancos. En efecto, la ratio de NPLs de los bancos griegos (37,3% a finales de marzo de 2020) es el mayor de todos los Estados miembros de la UE. Se ha establecido un ambicioso objetivo de reducción de dicho ratio de NPLs, por el cual las instituciones financieras griegas comunicaron al Banco Central de Grecia y al SSM el objetivo operativo de reducir el ratio de NPLs por debajo del 20% para finales de 2021. No obstante, se trata de un objetivo que podría complicarse como consecuencia de la recesión que se espera que provoque el COVID-19. Es por ello por lo que, además de las medidas adoptadas hasta la fecha (venta de carteras de NPLs, mejora de los procedimientos de insolvencia, creación del “Plan Hércules” a finales de 2019, consistente en la titulización de NPLs con garantías del Estado), el Banco Central de Grecia aboga por la creación de un “banco malo”.

En este contexto de crisis por el COVID-19, las autoridades supervisoras han proporcionado orientación a las instituciones financieras sobre la interpretación y aplicación de los requisitos regulatorios, para los que se considera necesario aplicar la flexibilidad que este permite. Entre otras cuestiones, para los bancos griegos esto supone que el BCE utilizará toda la flexibilidad de la que dispone para evaluar el progreso en los planes de reducción del stock de NPLs acumulados en sus balances.

Listado de entidades de crédito autorizadas en Grecia bajo la Ley 4261/2014 (Ley bancaria) a fecha de agosto de 2020

 Entidades de crédito constituidas en Grecia

  • NATIONAL BANK OF GREECE S.A.
  • ALPHA BANK A.E.
  • ATTICA BANK S.A.
  • PIRAEUS BANK S.A.
  • EUROBANK S.A.
  • OPTIMA BANK S.A.
  • AEGEAN BALTIC BANK S.A.
  • PRAXIA BANK S.A
  • COOPERATIVE BANK OF CHANIA COOPERATIVE OF LIMITED LIABILITIES
  • COOPERATIVE BANK OF EPIRUS LTD.
  • PANCRETA BANK S.A.
  • COOPERATIVE BANK OF KARDITSA COOP. L.L.
  • COOPERATIVE BANK OF THESSALY COOP. L.L.
  • COOPERATIVE BANK OF DRAMA
  • COOPERATIVE BANK OF CENTRAL MACEDONIA LTD

Entidades de crédito constituidas en otros Estados miembros de la UE bajo el régimen de licencia única

  • BNP PARIBAS SECURITIES SERVICES
  • FCA BANK GmbH
  • OPEL BANK S.A.
  • HSBC FRANCE ATHENS BRANCH
  • UNICREDIT BANK A.G.
  • BANK OF CYPRUS PUBLIC COMPANY LTD*
  • CITIBANK EUROPE PLC (CEP)
  • VOLKSWAGEN BANK GmbH
  • BMW AUSTRIA BANK GmbH
  • DEUTSCHE BANK AG
  • FIMBANK PLC.
  • HAMBURG COMMERCIAL BANK AG
  • PROCREDIT BANK (BULGARIA) EAD
  • DVB BANK SE
  • EFG BANK (LUXEMBOURG) S.A
  • ABN AMRO BANK N.V
  • BANK OF CHINA (LUXEMBOURG) S.A-ATHENS BRANCH

Entidades de crédito constituidas en terceros países

  • BANK OF AMERICA N.A.
  • BANK SADERAT IRAN
  • T.C. ZIRAAT BANKASI A.S.

 Fuente: Banco Central de Grecia

Volver a índice de Sistema financiero

Líneas de crédito, acuerdos multilaterales de financiación

La crisis de deuda que afectó a Grecia desde 2009, llevó al país heleno a solicitar ayuda financiera al FMI y a sus socios europeos. Dicha ayuda se materializó a través de 3 programas de asistencia financiera:

Primer Programa de Asistencia Financiera.

En mayo 2010 se acordó un primer Plan de rescate a 3 años por la UE y el FMI, por importe de 110.000 M€, a cambio del que Grecia se comprometió a aplicar un programa de ajuste para reconducir sus finanzas y reformar su economía. El déficit se recortó en más de 5pp, cerrándose 2010 con el 10,6%, aunque la producción cayó un 3,5% y la deuda pública alcanzó el 142,8% del PIB.

Un año después Grecia seguía sin controlar sus finanzas públicas y veía deteriorarse gravemente su situación económica: aunque se mejoraron las condiciones del préstamo, pero ya estaba claro que sería necesario un segundo rescate.

Segundo Programa de Asistencia Financiera.

El segundo rescate contemplaba la aportación oficial de 100.000 M€ (incluyendo la recapitalización de los bancos griegos) y 30.000 M€ para reestructurar la deuda. Aprobado en 2012, estuvo vigente hasta 2015.  

 Tercer Programa de Asistencia Financiera. 

En verano de 2015 se acordó el tercer programa, con una aportación máxima de 86.000 millones para el periodo 2015-2018. El tercer programa de asistencia financiera a Grecia se cerró con éxito en agosto de 2018. Cabe señalar que el último desembolso realizado, de 15.000 millones de euros, permitió a Grecia abandonar el programa de asistencia financiera con un considerable colchón de efectivo de más de 24.000 millones de euros, lo que le permitiría cubrir sus necesidades de financiación durante un periodo estimado de 22 meses.

Supervisión reforzada post-programa

Actualmente, y desde agosto de 2018, Grecia está sujeta a supervisión reforzada post-programa. En función de los resultados obtenidos derivados de este proceso de supervisión, el Eurogrupo puede autorizar el desembolso de fondos procedentes de las medidas de alivio de la deuda a medio plazo, acordadas en el contexto de la salida del tercer Programa de Asistencia Financiera. Hasta la fecha, han tenido lugar dos desembolsos de €970mn y €764mn, y está previsto que tras el verano de 2020 tenga lugar un tercero, que ascendería a €748mn.

Volver a índice de Sistema financiero

Régimen de cobros y pagos al exterior. Control de cambios

Con motivo de la situación generada en el marco de la negociación del tercer Programa de Asistencia Financiera, en junio de 2015 Grecia se vio obligada a establecer medidas de control de capitales. estas medidas supusieron la imposición de restricciones a los cobros, pagos y transferencias realizados en el exterior, entre otros Las medidas se fueron flexibilizando progresivamente hasta su supresión definitiva en septiembre de 2019.

Volver a índice de Sistema financiero

Repatriación de capital/control de cambios

La importación y exportación de divisas hacia y desde Grecia es libre. Sin embargo, todas las remesas de divisas deben realizarse a través de bancos comerciales, que examinarán la autenticidad de las transacciones y solicitarán la documentación necesaria. Los cobros podrán utilizarse para compensar pagos en moneda extranjera.

Por otro lado, cabe señalar que en junio de 2015 Grecia impuso medidas de control de capitales, que fueron flexibilizando progresivamente desde entonces hasta su supresión definitiva en septiembre de 2019.

Volver a índice de Sistema financiero

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex