Sistema financiero

Sistema financiero

El sistema financiero griego es universal (realiza todo tipo de operaciones de crédito) y mixto (de depósito, de crédito y de participación directa en la actividad financiera).

La supervisión de este sistema es llevada a cabo, principalmente, por tres instituciones:

-      Banco de Grecia (www.bankofgreece.gr): supervisa las instituciones de crédito y, de acuerdo a las directivas comunitarias, traza la política monetaria.

-      Comisión Helena de Mercados de Capital (www.hcmc.gr): es la autoridad competente de la supervisión del mercado de valores.

-      Comité de Supervisión de Aseguradoras Privadas: actúa en el sector de los seguros.

El Banco de Grecia es el Banco Central de país. Desde el año 2001, el Banco Central de Grecia está integrado en el Eurosistema, autoridad monetaria de la zona euro compuesta por el Banco Central Europeo (BCE) y por los Bancos Centrales nacionales de los Estados miembros de la UE que han adoptado el euro.

El Banco de Grecia es responsable de la implementación en el país de la política monetaria del Eurosistema y de salvaguardar la estabilidad del sistema financiero griego. De acuerdo con sus estatutos, el objetivo principal es asegurar la estabilidad del nivel general de precios. Sin perjuicio de este objetivo, el banco apoya la política económica general del Gobierno. Para la consecución de estas tareas, el Banco disfruta de independencia institucional, personal y operativa. Su gestión es evaluada por el Parlamento griego.

El sistema bancario griego opera en un entorno liberalizado, a pesar del control limitado aún ejercido por el gobierno a través del Banco de Grecia. Este control se ejerce directamente a través de las regulaciones bancarias que reflejan los objetivos a corto plazo de la política económica y monetaria del Gobierno.

El sistema financiero griego ha experimentado una profunda transformación derivada de la grave crisis económica y financiera que afectó al país hasta entrada la segunda mitad de la presente década. Así, cabe destacar el proceso de fusiones y adquisiciones que ha tenido lugar en Grecia, y que ha resultado en que el escenario bancario griego esté dominado por 4 grandes bancos: National Bank of Greece, Alpha Bank, Eurobank y Piraeus Bank.

Situación actual del sistema financiero derivada de la crisis

La presión sobre el sistema bancario griego aumentó considerablemente durante 2011. El deterioro de la situación macroeconómica general y el aumento de la incertidumbre produjeron un grave efecto negativo sobre los depósitos y la calidad de las carteras de préstamos de los bancos, desencadenando una incapacidad continuada de los bancos para acceder a fondos del mercado interbancario. Además, durante la primera mitad del 2011, los balances bancarios se vieron afectados por el impacto del descenso del valor de mercado de los bonos del gobierno griego, provocando que las pérdidas registradas en los resultados anuales de los bancos fuesen mayores de las esperadas. 

Ante tales perspectivas, se sometió al sistema bancario del país a una profunda recapitalización bancaria, una condición necesaria para restaurar la liquidez en el sistema. Así, en marzo de 2014, y tras realizar los test de stress siguiendo recomendaciones de la Troika, el Banco Central de Grecia publicó las necesidades de recapitalización de la banca griega, que ascendían a 6.400 M€. La recapitalización se logró a través del mercado, sin precisarse participación alguna del 'Hellenic Financial Stability Fund'. En el mes de octubre de 2014 se publicaron los resultados de los test de stress realizados por el BCE, con un resultado satisfactorio para las autoridades griegas. El 3º Programa de Asistencia Financiera (PAF), vigente desde 2015 a agosto de 2018, supuso de nuevo una recapitalización de los bancos que, tras realizar los oportunos test de stress, se llevó a cabo en diciembre de 2016 y alcanzó los 14.400 M€. En mayo de 2018 la banca griega superó una nueva ronda de test de stress sin precisar recapitalización de ningún tipo. 

Liquidez

La crisis financiera provocó que la capacidad de financiación bancaria se viese muy limitada desde finales de 2009 por la imposibilidad de acceder a los mercados internacionales de capital, aumentando, en materia de liquidez, la dependencia de los bancos griegos respecto de mecanismos de la UE y de la financiación procedente del Eurosistema. Para asegurar la suficiencia de liquidez, las autoridades griegas y el BCE adoptaron medidas excepcionales, tales como aceptar títulos de deuda soberana y otros títulos bancarios como ‘colateral’ a efectos de refinanciar operaciones con el BCE, a pesar de los sucesivos recortes de calificación del país y de los propios bancos.

Desde abril de 2015 el 'waiver' otorgado a Grecia perdió validez, teniendo limitado el acceso a las líneas de liquidez normales del BCE, utilizando la facilidad de liquidez de emergencia (ELA), con un coste de financiación superior. Las tensiones de liquidez y las fugas de depósitos bancarios que se produjeron en 2015 dieron lugar a la implementación de medidas de control de capitales que aún hoy persisten parcialmente.

En junio de 2016 el BCE reinstaló el 'waiver' a la economía griega permitiendo el uso de bonos como colaterales. Desde entonces los bancos griegos han mejorado su posición de liquidez y conseguido aumentar su nivel de depósitos. Todo ello ha permitido reducir su exposición a la facilidad ELA hasta alcanzar un importe marginal en el segundo trimestre de 2019. 

 Adopción de medidas de mejora de la supervisión bancaria

Una medida muy positiva fue la introducción de una ley adoptando mejoras en la supervisión bancaria (Ley 4021/2011). Esta Ley proporcionaba nuevas opciones para gestionar y tratar de forma efectiva las vulnerabilidades de las instituciones individuales de crédito y, lo que es más importante, opciones de acción para prevenir que los problemas de un banco concreto deriven en un problema sistémico. El objetivo final era salvaguardar la estabilidad financiera y asegurar, en la medida de lo posible, el flujo ininterrumpido de crédito hacia la economía real, a través del sistema bancario.

Con la Ley 4146/2013, “Creación de un Entorno de Desarrollo Respetuoso para Inversiones Estratégicas y Privadas y otras Disposiciones”, se han establecido nuevas disposiciones destinadas a mejorar los procedimientos de transparencia y las tramitaciones de control de la ley de inversión. Esta ley quedó sustituida por la Ley 4399/2016 de junio de 2016 "Creación de un marco institucional para el establecimiento de esquemas de inversión privados para el desarrollo regional y económico del país", que profundiza en los mismos aspectos.

Restricción crediticia y control de capitales

Aunque los bancos griegos permanecieron excluidos de los mercados de capitales globales desde 2011, en abril de 2014, volvieron a emitir bonos, aunque poco después, debido a la incertidumbre financiera del país, los bancos volvieron a perder su capacidad de financiación en los mercados de capital.

El 28 de junio de 2015, el Gobierno griego impuso controles de capital para limitar el movimiento de fondos, a través del Acta Legislativa "Short-term bank holiday" (OGG 65/28-6-2015). Según dicha ley, se permitirían las transferencias bancarias y operaciones a través de banca electrónica que afectasen a pagos dentro de Grecia. Sin embargo, no sería posible ejecutar órdenes de pago cuyo receptor se situase fuera del país. Las transacciones en los mercado bursátiles griegos y otras operaciones financieras también fueron limitadas o suspendidas. Además, los cajeros automáticos solo permitían retiradas de 60 euros como máximo por persona y día. Posteriormente, a pesar de que el máximo se mantuvo en 420 euros semanales, se permitió que esta cantidad pudiese ser retirada de una sola vez.

El 22 de julio de 2016 entró en vigor la propuesta del Gobernador del Banco de Grecia de nuevas medidas que suavizasen, en cierta forma, el control en el movimiento de capitales. Entre estas medidas destaca la de que el dinero que entre en el sistema procedente de cajas de seguridad o de los hogares no quede sujeto a las medidas de control de capitales, así como tampoco los préstamos, ni un tercio de los capitales repatriados (ahora una décima parte).

El 4 de junio de 2017 entraron en vigor nuevas medidas que nuevamente suavizan el control en el movimiento de capitales. Así, se amplió la la cantidad máxima de retirada de dinero en efectivo y las transferencias al extranjero. La nueva orden permite a los ciudadanos retirar hasta 5.000 euros mensuales en efectivo en lugar de los 2.300 euros vigentes anteriormente. Además, se aumenta hasta 3.000 euros el dinero en efectivo que cada persona que viaja al extranjero puede portar consigo. En cuanto a las transferencias al extranjero, se eleva de 2.000 euros a 4.000 euros la cantidad que se puede transferir cada dos meses al extranjero. Esta última medida entrará en vigor a partir del 1 de julio. Las empresas por sus parte, pueden duplicar de 20.000 euros a 40.000 euros la cantidad diaria que pueden abonar a sus clientes en el extranjero.

El 1 de octubre de 2018 entraron en vigor nuevas medidas que, de nuevo, suavizaron las medidas de control de capitales. Entre las nuevas medidas destaca la supresión de última restricción existente al límite mensual a la retirada de efectivo, fijada hasta entonces en 5.000 euros, el incremento hasta los 10.000 euros, por cada viaje, la cantidad de efectivo que las personas físicas pueden llevar consigo al extranjero, el aumento del límite diario para transferencias de dinero al extranjero por parte de empresas, desde los 40.000 a los 100.000 euros, o la posibilidad de transferir al extranjero beneficios procedentes de capital extranjero invertido en Grecia en un importe de hasta el 100% del capital invertido.

 Listado de Instituciones Financieras Monetarias que operan en Grecia

Banco Central

Bank of Greece, S.A

Instituciones de crédito autorizadas en Grecia a julio de 2019

NATIONAL BANK OF GREECE S.A.
ALPHA BANK S.A.
ATTICA ΒΑΝΚ S.A.
PIRAEUS BANK S.A.
EUROBANK ERGASIAS S.A.
INVESTMENT BANK OF GREECE S.A.
AEGEAN BALTIC BANK S.A.
PRAXIA BANK S.A
COOPERATIVE BANK OF CHANIA COOPERATIVE OF LIMITED LIABILITIES
COOPERATIVE BANK OF EPIRUS LTD.
PANCRETAN COOPERATIVE BANK LTD.
COOPERATIVE BANK OF KARDITSA COOP. L.L.
COOPERATIVE BANK OF THESSALY COOP. L.L.
COOPERATIVE BANK OF DRAMA
COOPERATIVE BANK OF CENTRAL MACEDONIA LTD
BNP PARIBAS SECURITIES SERVICES
FCA BANK GmbH
OPEL BANK GmbH
HSBC FRANCE ATHENS BRANCH
UNICREDIT BANK A.G.
BANK OF CYPRUS PUBLIC COMPANY LTD*
CITIBANK EUROPE PLC (CEP)
VOLKSWAGEN BANK GmbH
BMW AUSTRIA BANK GmbH
DEUTSCHE BANK AG
FIMBANK PLC.
HAMBURG COMMERCIAL BANK AG
PROCREDIT BANK (BULGARIA) EAD
DVB BANK SE
EFG BANK (LUXEMBOURG) S.A
ABN AMRO BANK N.V
BANK OF AMERICA N.A.
BANK SADERAT IRAN
PUBLIC JOINT-STOCK COMPANY "BANK OTKRITIE FINANCIAL CORPORATION" GREEK BRANCH
T.C. ZIRAAT BANKASI A.S.

Fuente: Banco Central de Grecia

Volver a índice de Sistema financiero

Líneas de crédito, acuerdos multilaterales de financiación

La crisis de deuda que afectó a Grecia desde 2009, llevó al país heleno a solicitar ayuda financiera al FMI y a sus socios europeos. Dicha ayuda se materializó a través de 3 programas de asistencia financiera:

Primer Programa de Asistencia Financiera.

En mayo 2010 se acordó un primer Plan de rescate a 3 años por la UE y el FMI, por importe de 110.000 M€, a cambio del que Grecia se comprometió a aplicar un programa de ajuste para reconducir sus finanzas y reformar su economía. El déficit se recortó en más de 5pp, cerrándose 2010 con el 10,6%, aunque la producción cayó un 3,5% y la deuda pública alcanzó el 142,8% del PIB.

Un año después Grecia seguía sin controlar sus finanzas públicas y veía deteriorarse gravemente su situación económica: se mejoraron las condiciones del préstamo, pero ya estaba claro que sería necesario un segundo rescate.

Segundo Programa de Asistencia Financiera.

El segundo rescate contemplaba la aportación oficial de 100.000 M€  (incluyendo la recapitalización de los bancos griegos) y 30.000 M€ para reestructurar la deuda. Aprobado en 2012, estuvo vigente hasta 2015.  

Tercer Programa de Asistencia Financiera. 

En verano de 2015 se acordó el tercer programa, con una aportación máxima de 86.000 millones para el periodo 2015-2018. El tercer programa de asistencia financiera a Grecia se cerró con éxito en agosto de 2018. Cabe señalar que el último desembolso realizado, de 15.000 millones de euros, permitió a Grecia abandonar el programa de asistencia financiera con un considerable colchón de efectivo de más de 24.000 millones de euros, lo que le permitiría cubrir sus necesidades de financiación durante un periodo estimado de 22 meses.

Volver a índice de Sistema financiero

Régimen de cobros y pagos al exterior. Control de cambios

Grecia estableció medidas de control de capitales en junio de 2015, que establecían restricciones a los cobros, pagos y transferencias realizados en el exterior, entre otros, con motivo de la situación generada en el marco de negociación del tercer Programa de Asistencia Financiera. Las medidas se han ido flexibilizando progresivamente (la última relajación de las medidas tuvo lugar en octubre de 2018, 3 meses después de la salida de Grecia del programa de asistencia).

Las restricciones a las retiradas de efectivo y transferencias de capital aún vigentes, se encuentran en el  texto consolidado  (actualizado a 28 de septiembre de 2018, con entrada en vigor en octubre) de la ley que establece dichos controles de capitales https://www.hba.gr/UplDocs/PNP_kodikop_v19_ENn.pdf

Se espera que las medidas de control de capitales aún vigentes se sigan flexibilizando e, incluso, se supriman definitivamente, a lo largo de 2019.

Volver a índice de Sistema financiero

Repatriación de capital/control de cambios

La importación y exportación de divisas hacia y desde Grecia es libre. Sin embargo, todas las remesas de divisas deben realizarse a través de bancos comerciales, que examinarán la autenticidad de las transacciones y solicitarán la documentación necesaria. Los cobros podrán utilizarse para compensar pagos en moneda extranjera. En verano de 2015 Grecia impuso medidas para el control de capitales, que se han ido flexibilizando progresivamente desde entonces (la última relajación tuvo lugar en octubre de 2018) y cuyo detalle aparece en algunos de los epígrafes a continuación.

 Ingresos en moneda extranjera

Los exportadores griegos de bienes y servicios cuentan con permiso para mantener sus ingresos en bancos que operan tanto en Grecia como en el extranjero. Lo mismo ocurre con los beneficios, comisiones, u otros conceptos en divisas, obtenidas por los residentes griegos en la prestación de servicios en Grecia. Las rentas de arrendamiento de inmuebles de propiedad en Grecia, o el producto de la venta de los mismos a personas establecidas en el extranjero pueden ser depositados en cuentas de moneda extranjera.

Cuentas en moneda extranjera

Tanto los residentes como los no residentes pueden tener cuentas en divisas domiciliadas en bancos de Grecia. Dichas cuentas podrán acreditarse con cualquier moneda extranjera que se origine en Grecia o en el extranjero, incluyendo billetes de banco extranjeros y divisas compradas con euros. Los fondos y los intereses pueden ser transferidos al extranjero por residentes y no residentes.

Residentes

Las medidas de control de capitales implementadas en 2015 establecían restricciones a la retirada de efectivo de las cuentas corrientes griegas. No obstante, en octubre de 2018 se suprimió la última restricción existente, que fijaba en 5.000 euros el límite mensual a la retirada de efectivo. De igual forma, en octubre de 2018 se aumentó hasta los 10.000 euros, por cada viaje, la cantidad de efectivo que las personas físicas pueden llevar consigo al extranjero. 

Aquellas personas que residan permanentemente en el extranjero cuentan con permiso para reexportar libremente cheques y cartas de crédito en moneda extranjera, publicadas directamente en su nombre (no por endoso). A los no residentes se les permite el libre movimiento de billetes extranjeros (hasta un determinado importe) no declarados a la entrada en Grecia, probando que no han permanecido más de un año en el país.

Transferencias de dinero al extranjero

Se fija en 4.000 euros la cantidad de dinero que se puede transmitir desde cuentas griegas al extranjero cada dos meses. Por otro lado, en octubre de 2018 se aumentó el límite diario para transferencias de dinero al extranjero por parte de empresas, desde los 40.000 a los 100.000 euros. Igualmente, en octubre de 2018 se pasó a permitir la transferencia al extranjero de beneficios procedentes de capital extranjero invertido en Grecia hasta el 100% del capital invertido. Cabe señalar que la repatriación de importes elevados conlleva una engorrosa tramitación, debiendo ser aprobada por un comité del Ministerio de Finanzas, que se reúne con escasa frecuencia.  

En principio, se espera que las medidas de control de capitales aún vigentes en el país sean suprimidas definitivamente a lo largo de la segunda mitad de 2019. El texto consolidado, actualizado y en vigor desde a octubre de 2018 se puede encontrar en el siguiente link: https://www.hba.gr/UplDocs/PNP_kodikop_v19_ENn.pdf

Volver a índice de Sistema financiero

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex