Noticias

Sube el precio del petróleo y de los metales que podrían ayudar a sustituirlo

Febrero - 2021 | Punch Nigeria | Comentarios (0)

El petróleo está remontando, al menos en apariencia. El 8 de febrero, el precio del crudo brent superó los 60 dólares por barril por primera vez en más de un año. Los metales de las baterías también están en alza. Los precios del cobalto, el litio y algunos metales de tierras raras se han disparado desde finales de 2020 y el cobre y el níquel han experimentado una subida más prolongada. Podría considerarse esta subida como una prueba de la competencia en las apuestas sobre los combustibles del futuro. Tanto para el petróleo como para los metales de las baterías, la realidad es más compleja.

El petróleo se descubrió en Nigeria en 1956 y la producción comenzó a finales de los años cincuenta. En la década siguiente, la exploración petrolífera se abrió a las empresas extranjeras y para entonces, con algunas excepciones debidas a las circunstancias económicas, la industria petrolera creció constantemente hasta convertirse en un gigante mundial. En 1977 se fundó la empresa estatal Nigerian National Petroleum Company (NNPC), cuyo objetivo es regular y participar en el negocio petrolero del país. Hoy en día, Nigeria es el principal productor de petróleo de África. Con 18 oleoductos en funcionamiento y una producción media diaria de más de dos millones de barriles en 2020, Nigeria es el undécimo productor mundial de petróleo. La industria petrolera representa alrededor del 9 % del PIB del país y más del 90 % del valor de todas las exportaciones. Por ello, la subida de los precios del petróleo es muy relevante para el devenir del país africano.

Parte de la subida de los precios del petróleo está vinculada a las expectativas sobre la demanda. Los inversores en petróleo tienen la esperanza de que el aumento de la demanda china pueda tener su correspondencia en otros lugares. En la India, el consumo de gas licuado de petróleo, utilizado como combustible para cocinar, ha aumentado. En Estados Unidos, el estímulo propuesto por el presidente Joe Biden, de 1,9 billones de dólares, puede suponer un salto en la actividad económica y, por tanto, en la demanda de petróleo. Sin embargo, el ritmo de la recuperación económica no está asegurado. La vacilante puesta en marcha de las vacunas y la aparición de nuevas cepas más contagiosas de la covid-19 siguen pesando en los mercados del petróleo. De hecho, esta subida de precios tiene mucho más que ver con las limitaciones de la oferta que con la confianza en la demanda.

Arabia Saudí, líder de facto de la Organización de Países Exportadores de Petróleo, parece decidida a apoyar los precios. En enero, el reino dijo que reduciría la producción en 1 millón de barriles diarios más en febrero y marzo. En otros lugares, la producción sigue siendo limitada. Entre algunos productores africanos, la oferta empieza a resentirse por el aplazamiento de las inversiones en nuevos proyectos y el descenso de la producción de los existentes. En América, la producción de crudo en enero fue un 13 % inferior a la del año anterior, según el banco Goldman Sachs.

En el pasado, los precios más altos provocaron un mayor gasto en proyectos, lo que aumentaba la producción y bajaba los precios. Ya hay indicios de que este mecanismo se está rompiendo. En los últimos años, los pésimos rendimientos y el miedo a la regulación han hecho que los inversores sean reacios a los gastos en capital. Ello se ha intensificado, gracias a la rápida caída de la demanda de la covid-19 y a la elección de Biden que, desde que asumió el cargo en enero, ha anunciado una moratoria temporal sobre nuevos arrendamientos de perforación en tierras federales, así como planes para una regulación más estricta de las emisiones de metano y un mayor escrutinio de los oleoductos. Nada de esto tiene un efecto inmediato en el suministro de petróleo, pero sirve para que los inversores se muestren aún más escépticos ante cualquier gran aumento de los programas de capital de las empresas.

En enero, BlackRock, el mayor gestor de activos del mundo, instó a las empresas a revelar cómo sus estrategias se ajustan a una economía neutra en carbono para 2050. No es de extrañar que en las últimas semanas ExxonMobil y otras grandes petroleras, sacudidas por las pérdidas anuales, hayan reiterado sus promesas de disciplina de capital.

Mientras tanto, una oleada de entusiasmo ecológico recorre los mercados. Tesla, un fabricante de vehículos eléctricos, tiene más valor que los ocho siguientes fabricantes de automóviles juntos. El banco JPMorgan Chase calcula que el porcentaje de vehículos eléctricos (excluyendo los híbridos) en las ventas mundiales de vehículos nuevos pasará del 3 % en 2020 al 15 % en 2030. Los coches eléctricos representan una cuarta parte de la demanda de cobalto, una parte similar de neodimio y praseodimio, y casi la mitad de la demanda de litio, según la consultora Cru Group. Otras tecnologías verdes también están apoyando los precios. El cobre es esencial no solo para los coches eléctricos, sino también para los paneles solares, las turbinas eólicas y la infraestructura 5g.

El reciente repunte puede ser, por tanto, una señal de un extraño patrón por venir: precios más altos tanto para el petróleo como para los metales que pueden ayudar a sustituirlo.

La mejora del precio del crudo dispara las reservas externas de Nigeria

Nigeria mejorará los servicios y el acceso a la electricidad con ayuda del Banco Mundial

 

 

 

 

 


Añadir un comentario

ICEX se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que, entra otras cuestiones:

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex