Demanda y Coyuntura

Estructura del PIB por sectores y por componentes del gasto

Estructura del PIB por sectores y por componentes del gasto

Según datos preliminares del NSI, la estructura del PIB de Bulgaria por el lado de la oferta (valor añadido bruto) en 2021 es la siguiente: el sector con mayor peso es el de minería, manufacturas y energía (19,21%), seguido de comercio, transporte y distribución, hostelería, reparación de vehículos (17,97%), administración pública y defensa (14,86%), actividades inmobiliarias (8,12%), información y comunicación (6,98%), actividades profesionales, científicas y técnicas (5,72%), actividades financieras y seguros (4,85%), construcción (3,83%), agricultura, ganadería y pesca (3,73%) y las artes, el entretenimiento y el ocio (1,70%).
La evolución de los distintos sectores en los últimos años refleja los efectos de la crisis causada por la COVID-19 y da muestras de una lenta incipiente recuperación: El sector de la minería mantiene su aportación al PIB desde el 2017 hasta el 2019, se observa un desplome relevante en 2020 (-9,5%) y una recuperación en 2021 (+9,4% respecto al periodo anterior). El sector de la administración pública y defensa no sufre cambios relevantes, aunque si muestra una tendencia alcista. Este, junto al sector de información y comunicación fueron los únicos que aumentaron su aportación al PIB durante el periodo de 2019 a 2020, ambos sectores ya venían con una tendencia alcista que han mantenido en 2021. La agricultura, ganadería y pesca alterna años de subidas y bajadas, aunque su aportación al PIB se mantiene prácticamente estable desde 2017.
La industria del arte, el entretenimiento y el ocio es la que más sufre en 2020 cayendo un 24,2 % pero la que más recupera en 2021 (11,9%). Las actividades profesionales, científicas y técnicas crecieron en 2018 y 2019 (8,7% y 13,1% respectivamente), cayeron un 4,8 en 2020 pero ya han experimentado una ligera recuperación con una subida del 3,2% en el 2021.

 

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de PIB por sectores de actividad y por componentes del gasto

 

  2017 2018 2019 2020
PIB POR SECTORES DE ACTIVIDAD (% PIB)
VAB POR SECTORES        
Sector primario (agricultura, silvicultura, pesca) 4,24 3,83 3,38 3,51
Minería, manufacturas y energía 20,79 19,78 17,84 17,66
Construcción 3,41 3,50 3,62 4,26
Comercio, transporte y distribución, hostelería, reparación de vehículos 19,05 19,42 19,94 18,57
Información y telecomunicaciones 5,45 5,65 6,42 7,18
Actividades financieras y de seguros 5,97 5,63 5,73 4,85
Actividades inmobiliarias 8,50 9,33 9,28 8,51
Actividades profesionales, científicas y técnicas 5,30 5,53 6,10 6,03
Administración pública y defensa, seguridad social, educación, sanidad y trabajo social 11,84 11,98 12,09 14,47
Actividades artísticas, de entretenimiento y recreo; otros servicios 2,10 2,00 1,91 1,65
TOTAL VAB 86,62 86,67 86,31 86,68
Ajustes (impuestos menos subsidios a la producción) 13,38 13,33 13,69 13,32
PIB 100,00 100,00 100,00 100,00
PIB POR COMPONENTES DE GASTO (% PIB)
CONSUMO 76,3 82,4 75,77 78,19
   Privado 68,3 73,6 67,36 68,49
   Público 8,0 8,7 8,41 9,70
Formación Bruta de Capital 19,6 22,8 21 20,34
   FBC Fijo 18,4 20,1 18,61 19,16
   Var. existencias 1,1 2,7 2,39 1,18
Exportaciones de bienes y servicios 65,5 71,1 63,93 55,32
Importaciones de bienes y servicios 61,3 69,2 60,71 53,85
PIB 100,0 100,0 100,0 100,0

Fuente: NSI, última actualización abril 2021

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Evolución de las principales variables económicas: crecimiento, inflación…

 

Entre 2015 y 2019, Bulgaria mantuvo una tasa media anual de crecimiento del PIB cercana al 3,5%, que se vio interrumpida en 2020 por el impacto de la COVID-19, decreciendo un 4,4%. En 2021 el PIB creció un 4,2 % y la renta per cápita alcanzó los 9.857 euros, lo que supone el 55% de la media comunitaria (2019), la más baja de toda la UE y lejos del segundo país con menor renta, Rumanía (69%). Antes de la pandemia (2019) la economía búlgara rozaba el desempleo friccional (5,9%), para aumentar hasta el 6,7% en 2020 y volver a bajar hasta el 4,8 en 2021. La emigración de una buena parte de la población búlgara en edad de trabajar también es un factor explicativo.
El saldo por cuenta corriente presenta en los últimos años superávit de entorno al 1% del PIB, si bien en 2020 el déficit fue del 0,1% y en 2021 del 0,4%. Una contribución positiva y decisiva al equilibrio exterior es la balanza de rentas secundarias, en concreto las remesas de emigrantes: en 2003 alcanzaron su máximo (8,1% del PIB), en 2011 su mínimo (2,7%) y desde entonces crecieron de forma ininterrumpida hasta 2019 en que alcanzaron los 1.219 M EUR (2,0 % del PIB), siendo los principales países de origen Alemania (251,6 M EUR), EE.UU. (229,6 M EUR) y España (139,1 M EUR). La cuantía de las remesas ha sido similar, en términos de impacto sobre el PIB, al de los fondos europeos recibidos y es particularmente relevante en las relaciones bilaterales España-Bulgaria. Las remesas descendieron bruscamente como consecuencia del COVID-19 a 359 M EUR en 2020, habiéndose registrado en los nueve primeros meses de 2021 un mínimo histórico de 125 M EUR. En cambio, la balanza comercial es tradicionalmente deficitaria y muestra la dependencia energética (combustibles fósiles) de Bulgaria, variando el déficit en función de la evolución de los precios de la energía. No obstante, cuando se excluye el componente energético, la balanza es superavitaria.
Una junta monetaria defiende el tipo de cambio fijo del lev al euro desde 1997, evitando así tensiones inflacionistas derivadas de fluctuaciones en la balanza de pagos. No obstante, los cuellos de botella en la industria y en la logística derivados de la demanda embalsada originada por el COVID19, y el aumento de los precios de la energía, han presionado al alza el nivel de precios. En 2020 la inflación fue del 1,7%, en 2021 del 7,8% y en marzo de 2022 del 10%.
La política monetaria y financiera búlgara está supeditada a la de la eurozona, no solo por el tipo de cambio fijo lev-euro y por su reciente acceso al MTC-II, sino también por su reciente ingreso en la Unión Bancaria, desde 1 de octubre de 2020, momento en el que el BCE asumió la supervisión de los 5 principales bancos del país. Ello es un paso crucial en la introducción del euro, con fecha probable 2024 según el comisario Valdis Dombrovskis, y reiterada por el primer ministro K. Petkov en enero de 2022.
Tras su adhesión a la UE en 2007, la IDE experimentó un crecimiento muy importante atraído por las expectativas generadas, si bien el flujo se redujo de 6.727 M EUR (19,0 % del PIB) en 2008, a 1.639 M EUR (2,7 % del PIB) en 2019, a 2.272 MEUR (3,7 % del PIB) en 2020 y a 1.265 MEUR (1,9 % del PIB, datos preliminares) en 2021. La caída de la IDE se atribuye al clima de negocios poco favorable para el inversor (indefensión jurídica del inversor, comportamiento de los competidores locales y aguda escasez de mano de obra cualificada).
Tanto la crisis financiera de 2008 (un año después de su adhesión a la UE), como el clima de negocios poco favorable y la reducida absorción de fondos comunitarios relacionada con una mala gestión (en el periodo 2014-2020 absorbió solo cerca del 60% de los 9.900 M EUR previstos), han restado velocidad al proceso de convergencia real de Bulgaria frente a sus socios comunitarios. En el momento de la adhesión, la renta pc de Rumanía se encontraba por debajo de la de Bulgaria, si bien sus vecinos del norte han convergido más rápido, sobrepasando a Bulgaria.
Bulgaria viene manteniendo unas cuentas públicas saneadas: 2019 cerró con un déficit público del 1% del PIB y una deuda del 18,4%. La respuesta fiscal ante el COVID19, de las más moderadas de los EEMM de la UE, llevó el déficit público en 2020 al 4,0% y la deuda al 25%. Se espera que 2022 cierre con un déficit público del 4,1% y una deuda del 22,6% del PIB. Las Previsiones Presupuestarias a Medio Plazo 2023-2025 aprobadas por el Ministerio de Finanzas a principios de abril de 2022 confirman la expansión fiscal en 2022 pero sientan las bases para una consolidación fiscal que alcance el 2,8% PIB en 2025. Según las mismas, se espera que la ratio de deuda pública continúe aumentando hasta alcanzar el 29,5% del PIB en 2025. Con una fiscalidad muy ventajosa para el contribuyente (imp. sociedades con tipo del 10%; IRPF también proporcional del 10%), la administración búlgara ha venido practicando una gran moderación en el gasto público, alineada con la aspiración de adhesión a la eurozona en 2024 (criterios de Maastricht) reiterada por el primer ministro Petkov en enero de 2022.
Siguen existiendo grandes reformas estructurales pendientes que den respuesta a varios problemas estructurales, como son la falta de rule of law, la falta de independencia de los medios de comunicación, la necesaria reforma de la administración pública y acceso a la misma, la corrupción, la carencia de infraestructuras, incluidas las sanitarias, con un excesivo copago en un país con salarios medios de 550 € y pensiones medias de 193 € o la gran economía sumergida que resta potencial recaudatorio a un sistema impositivo ya de por sí muy laxo.
Como consecuencia del conflicto en Ucrania, el Ministerio de Finanzas prevé que la inflación media anual de Bulgaria en 2022 alcance el 10,4%. En sus previsiones de otoño, el Ministerio esperaba una inflación media anual del 2,2% y un crecimiento del PIB del 4,9%. Sin embargo, la nueva previsión contempla un aumento medio anual de los precios del 10,4% y un crecimiento económico de sólo el 2,6%. El principal contribuyente al aumento de la inflación será la alimentación, cuyo precio podría acelerarse hasta el 16,4% anual en diciembre, y los combustibles para el transporte, cuyo precio podría aumentar un 25,1%. El nuevo escenario de referencia señala que la invasión rusa de Ucrania cambia las perspectivas económicas de Bulgaria en 2022 y a medio plazo.

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de principales indicadores macroeconómicos

 

PRINCIPALES INDICADORES ECONÓMICOS  2017 2018 2019 2020 2021
PIB
PIB (millones de € a precios corrientes) 52.531 56.225 61.558 61.331 67.871
Tasa de variación real (%) 2,8 2,7 4,0 (-4,4)  4,2
INFLACIÓN
IPC (variación media anual %) 2,1 2,8 3,1 1,7 3,3
IPC (variación fin de período %) 1 -3,6 0,3 0,1 7,8
TIPOS DE INTERÉS DE INTERVENCIÓN DEL BANCO CENTRAL
Fin de período (%) -0,3 -0,49 -0,49 -0,62 -0,62
EMPLEO Y TASA DE PARO
Población (x 1.000 habitantes) 7.101 7.050 7.000 6.916 6.520*
Población activa (x 1.000 habitantes) 3.264 3.357 3.326 3.194 3.458
% Desempleo sobre población activa 7,1 6,1 5,9 6,7 4,8
DÉFICIT PÚBLICO  
% de PIB 1,2 2 2,1 -4 Q3 0,8
DEUDA PÚBLICA  
en millones de euros 13.284,20 12.528,20 12.145,89 15.124,17 Q3 15.824
en % de PIB 25,3 22,3 20,2 24,7 Q3 24,2
EXPORTACIONES DE BIENES  
en millones de euros 26.947,60 27.741,70 29.119,40 27.271,17 34.277,66
tasa de variación respecto a período anterior (%) 16,7 2,9 5 -6,3 25,7
IMPORTACIONES DE BIENES  
en millones de euros 27.720,90 30.448 32.027,70 29.217,10 37.573,4
tasa de variación respecto a período anterior (%) 15,1 9,8 5,2 -8,8 28,6
SALDO B. COMERCIAL  
en millones de euros -773,2 -2.706,30 -2.908,30 -1.945,40 -3.295,7
en % de PIB -1,5 -4,8 -4,7 -3,2 -5,2
SALDO B. CUENTA CORRIENTE  
en millones de euros 1.736,00 531,6 1.121,20 -41,4 -271,4
en % de PIB 3,3 0,9 1,8 -0,1 -0.4
DEUDA EXTERNA NETA  
en millones de euros (-5.653) (-9.327,90) (-13.232,80) (-15.657,40) (-19.828,2)
en % de PIB 10,8 16,6 21,5 25,5 29,2
SERVICIO DE LA DEUDA EXTERNA  
en millones de euros 6.888,90 7.415,40 6.957,50 7.041,30 -
en porcentaje de exportaciones de bienes y servicios 19,6 20,1 17,7 20,5 -
RESERVAS INTERNACIONALES  
en millones de euros 23.662,10 25.076,00 24.839,90 30.851,60 34.598,6
en meses de importación de bienes y servicios 8,6 8,5 8 11,1 9,8
INVERSIÓN EXTRANJERA DIRECTA  
en millones de euros 1.605,60 967,5 1.533,80 2.123,90 1265,1
en % de PIB 3,1 1,7 2,5 3,5 1,9
TIPO DE CAMBIO FRENTE AL DÓLAR  
fin de período 1,63081 1,70815 1,74099 1,59386 1,72685

 Fuente: Banco Nacional de Bulgaria (BNB), abril 2021 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Principales objetivos de política económica

Principales objetivos de política económica

Las prioridades del Gobierno  se fijaron en base a un objetivo único: potenciar el crecimiento económico. Las políticas estaban enfocadas a mantener la estabilidad macroeconómica y fiscal, incrementar la productividad y competitividad de la economía,  mejorar la eficiencia de la administración, la transparente absorción de los fondos UE y la lucha contra la corrupción y eliminar las barreras de inversión del sector privado.  Otra de las prioridades es la Unión Económica y Monetaria.

Con la aparición de la COVID-19 en Gobierno búlgaro adoptó una serie de medidas de política económica cuyo objetivo es apoyar a las empresas y a los trabajadores para evitar la destrucción de empleo y el cese de la actividad de los operadores económicos, especialmente en los sectores del transporte y el turismo, así como el rápido restablecimiento de la actividad.  La principal medida es la llamada “60/40” destinada a la preservación del empleo por la que el Estado asume el 60 % del salario bruto y de las contribuciones sociales mientras el empleador se compromete a continuar pagando el 40%. Otras medidas incluyen la financiación de las pymes mediante fondos provenientes del Programa Operativo “Innovación y competitividad”, la concesión de créditos en condiciones favorables garantizados por el Banco Búlgaro de Desarrollo, microcréditos para particulares y autónomos, etc.

Entre las medidas que se está estudiando adoptar como consecuencia de la crisis energética y la guerra en Ucrania, es la disminución del IVA para algunos grupos de p roductos, como ya se hizo durante la pandemia para algunos servicios hoteleros y productos infantiles.

 

 

 

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Previsiones macroeconómicas

Como consecuencia del conflicto en Ucrania, el Ministerio de Finanzas prevé que la inflación media anual de Bulgaria en 2022 alcance el 10,4%. En sus previsiones de otoño, el Ministerio esperaba una inflación media anual del 2,2% y un crecimiento del PIB del 4,9%. Sin embargo, la nueva previsión contempla un aumento medio anual de los precios del 10,4% y un crecimiento económico de sólo el 2,6%. El principal contribuyente al aumento de la inflación será la alimentación, cuyo precio podría acelerarse hasta el 16,4% anual en diciembre, y los combustibles para el transporte, cuyo precio podría aumentar un 25,1%. El nuevo escenario de referencia señala que la invasión rusa de Ucrania cambia las perspectivas económicas de Bulgaria en 2022 y a medio plazo, limitando significativamente el crecimiento económico.
A largo plazo, el potencial de crecimiento del mercado búlgaro es evidente y se pone de manifiesto en el hecho de que su economía se encuentra en una fase de transición, desde una fase de desindustrialización a una fase de re- o alter-industrialización en la que las tecnologías digitales y la interconexión juegan un papel relevante.
Así, mientras que los fundamentales son indicativos de una economía de la que cabría esperar una convergencia rápida con el resto de socios europeos, las instituciones débiles actuan de freno al desarrollo. El respeto al Estado de derecho, las normas de juego claras, la regulación eficaz y no interesada, y unos mecanismo de política social modernos, podrían actuar de desencadenante de un proceso de convergencia real que aumentara tanto el bienestar de los ciudadanos búlgaros como las oportunidades de comercio e inversión bilaterales. Existen sectores muy competitivos internacionalemente en el tejido empresarial español que ven limitados sus oportunidades en el mercado búlgaro por lo anteriormente expuesto. Por ello, se estima que el fortalecimiento de las instituciones búlgaras podría suponer un nuevo impulse a las relaciones económicas bilaterales.

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política fiscal y presupuestaria

Política fiscal y presupuestaria

La política fiscal ha sido prudente-no expansiva a lo largo de los últimos años, manteniendo los niveles de deuda pública por debajo del 30% y superávit público, en línea con las aspiraciones de Bulgaria de adhesión a la Eurozona.

La deuda pública fue del 1,2 % del PIB en 2017, 2 % en 2018 y 2,1 % en 2019. En 2020 el déficit fue del -3,4 % debido a la acción de los estabilizadores automáticos, a las medidas extraordinarias de gasto y a la caída de la actividad económica derivada de las restricciones para frenar la expansión de la COVID-19.
El presupuesto de gasto de los presupuestos generales del Estado búlgaro aprobados en la Asamblea Nacional en 2021, destina el 21% de sus recursos (BGN 6.736 millones) a gastos de personal, transfiere el 15% a municipios, destina 7% a gastos de capital, 4% a subsidios a empresas, 2% al pago de intereses, entre otros.
Por otro lado, los ingresos públicos contenidos en los presupuestos generales de 2021 indica que aproximadamente el 41% de los ingresos públicos del Estado búlgaro proceden del impuesto sobre el valor añadido (BGN 11.220 millones), el 21% de los impuestos especiales, el 16% del impuesto sobre la renta de las personas físicas y el 11% de ingresos no tributarios (precios públicos, enajenación de patrimonio, etc.). Ello contrasta fuertemente con España, donde la recaudación por imposición directa (sobre las rentas) supera a la recaudación por imposición indirecta (sobre el consumo).

En el marco de la guerra de Ucrania, el nuevo Gobierno se ha visto obligado a modificar partidas presupuestarias de gasto. Por un lado, se vienen destinando fondos para financiar gastos directamente relacionados con el conflicto, como el envío de ayuda humanitaria (0,7 m€), un generoso paquete de ayuda a refugiados (que ya cuenta con más de 25.000 beneficiarios receptors de una transferencia de 20 €/día, alojamiento, manutención, entre otros) y un aumento del gasto en defensa (con el objetivo de alcanzar el 2 % del PIB en 2024). Por otro lado, se han aprobado gastos extraordinarios para mitigar el impacto económico derivado del conflicto. Entre ellos destacan las (1) subvenciones al consumo de electricidad (compensación a las empresas por el 75 % de la diferencia entre el precio real promedio mensual de cotización del mercado spot y el precio base de 92,8 €/MWh), (2) el aumento de la producción de electricidad por parte de empresas estatales (la única central nuclear búlgara -Kozloduy- y la mayor central térmica de carbón -Maritza- han aumentado su generación con el objetivo de amortiguar la subida de precios) y (3) las compras públicas de trigo, maíz y semillas de girasol (ante la salida forzada del mercado de la oferta ucraniana y las restricciones voluntarias a la exportación de Rusia, el Estado búlgaro, ante el temor de un posible desabastecimiento del mercado nacional, ha anunciado objetivos de compras de trigo, maíz y semillas de girasol, a la vez que utiliza los medios legales a su disposición para ralentizar sus exportaciones de estos bienes).

 

 

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política monetaria

El tipo de cambio BGN-EUR (lev búlgaro-euro) es fijo, por lo que el Banco Nacional de Bulgaria (BNB), para mantener el libre movimiento de capitales, tiene consecuentemente limitada su capacidad de desarrollar una política monetaria activa.
Bulgaria fue admitida en el MTC-2 el 13 de julio de 2020. El BCE, de acuerdo con el BNB, ha aceptado la junta monetaria búlgara como mecanismo de mantenimiento del tipo de cambio fijo (1 EUR= 1,95583 BGN). Según el Comisario Valdis Dombrovskis, la fecha más probable de ingreso en la Eurozona es el 1 de enero de 2024, lo cual coincide con las expectativas marcadas por el nuevo Gobierno nombrado el 13 de diciembre de 2021.
Dada la adhesión de Bulgaria a la unión bancaria en 2020, desde el 1 de octubre de 2020 el BCE supervisa a las 5 entidades financieras significativas búlgaras, todas ellas pertenecientes a matrices con sede en el extranjero. El BNB se encarga de la supervisión del resto de entidades.
El sector financiero en su conjunto ha mostrado una fuerte capacidad de resistencia a la crisis, gracias a una política de provisiones prudente y colchones de capital. El BNB es independiente del resto de autoridades en sus políticas y sigue una estricta política de supervisión.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Políticas estructurales (programas, reformas, etc.)

Políticas estructurales (programas, reformas, etc.)

 

El programa del Gobierno incluye diversas medidas en el ámbito económico, de las que destacan:
- Desarrollo regional: continuar la creación de capacidad en infraestructuras clave como rehabilitación de vías ferreas, construcción de carreteras, mejora de la infraestructura social (centros sanitarios y educativos), inversiones prioritarias en aguas y tratamiento de residuos, estudios de emergencia de varias presas, entre otros.
- Finanzas públicas: no se prevén cambios radicales en el sistema impositivo aunque sí una orientación sensiblemente más expansiva de la política fiscal, y una mayor descentralización fiscal de los ingresos y los gastos públicos a los Ayuntamientos.
- Energía: gran aumento de la capacidad de almacenamiento de energía eléctrica a través de la instalación de baterías capaces de generar 6.000 MWh, reforma de la Ley de Energías Renovables para incentivar el autoconsumo a nivel industrial, creación del llamado Balkan Hub gasístico para la diversificación de las fuentes primarias de energía y disminución de la dependencia de Rusia.
- Economía: objetivo de “tolerancia cero” contra la corrupción, fomento de la innovación como fuente de competitividad, favorecer el vínculo innovación-defensa, dotar a la Agencia de Crédito a la Exportación de Bulgaria de nuevas herramientas,
- Trabajo y política social. Aumentos acelerados del salario mínimo interprofessional, complementos a las pensiones mínimas, a medio plazo: gratuidad de guarderías, gratuidad de los medicamentos para menores de 14 años, nueva definición del umbral de la pobreza acorde con los criterios europeos, vincular la Educación a las necesidades del mercado laboral, revision de la estrategia de los cuidados de larga duración a los mayores e incapacitados, entre otros.
- Transportes y Comunicaciones: continuar rehabilitando la infraestructura de las líneas ferroviarias, modernización del parque de máquinas y material rodante, reestructuración de la Compañía Nacional de Ferrocarriles para dotarla de mayor capacidad financiera a través de la posibilidad de financiarse en el mercado de capitales, entre otros.
- Gobierno electrónico: extender la identificación electronica de los ciudadanos, como paso paralelo a la ampliación de los servicios de e-Gobierno.

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex