Demanda y Coyuntura

Estructura del PIB por sectores y por componentes del gasto

Estructura del PIB por sectores y por componentes del gasto

La estructura del PIB de Bulgaria en 2019 es la siguiente: el sector con mayor peso es el del distribución y comercio mayorista y minorista (19,17%), seguido las manufacturas, minería y energía (18,38%), administración pública y defensa (13,35%), actividades inmobiliarias (9,02%), información y comunicación (5,83%), actividades financieras y seguros (5,68%), actividades profesionales, científicas y técnicas (5,65%), construcción (3,93%), agricultura, ganadería y pesca (3,13%) y las artes, el entretenimiento y el ocio (1,99%).

La evolución de los distintos sectores en los últimos años refleja en parte la crisis global y sus efectos sobre Bulgaria: el sector de la construcción creció a tasas superiores al 10% entre los años 2006 y 2008, para caer en un 17,9% en el año 2010. Desde 2011 hasta 2017 la aportación de la construcción al PIB ha sido decreciente, aunque su valor haya aumentado ligeramente cada año. En 2017 el crecimiento anual es del 5,1%, consolidándose en 2018 en torno al 3%, cifra que se incrementa ligeramente en 2019, alcanzando el 3,93%. Las actividades inmobiliarias han evolucionado en paralelo al sector de la construcción, aunque con caídas más moderadas y cierta estabilización a partir de 2011.
El sector primario (agricultura, silvicultura y pesca) se ha comportado de forma irregular, con fuertes crecimientos y caídas hasta la adhesión a la UE en 2007. Su peso disminuye progresivamente desde 2014, pasando de un 5,3% en dicho año a un 3,3% en 2018 y al 3,2% en 2019, con un valor de 3.790 millones de BGN (1.938 millones de €)
La industria mantuvo un crecimiento positivo desde el año 2007 hasta 2009. En 2019 comprendía el 18,38% del PIB.
El sector de la distribución comercial y hostelería ha conseguido recuperarse e incluso aumentar su peso en el PIB en el año 2018, logrando un 22,8% que supuso un crecimiento en el año del 10%. Su crecimiento es más acusado desde 2015. Aunque disminuyó en 2019, cuando se situó en el 19,17%.
Por el lado de la demanda, con datos de 2019, el PIB se distribuyó de la siguiente forma: el consumo representa el 77,09% del PIB, del cual el 59,54% lo constituye el consumo de los hogares y de las ISFL. El consumo público representa el 8,54%% del PIB. Un 18,25% del PIB se destinó a inversión (FBK). Las exportaciones representan el 63,57% del PIB y las importaciones el 60,15%.
La demanda interna ha sido tradicionalmente el motor del crecimiento económico, favorecida por el aumento del poder adquisitivo de la población.
El gasto público se sitúa en el entorno del 36,3% del PIB en 2019, y los ingresos en torno al 35,5%.

 

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de PIB por sectores de actividad y por componentes del gasto

 

2012

2013 

2014 

2015*

PIB POR SECTORES DE ACTIVIDAD (% PIB)

VAB POR SECTORES

 

 

 

 

Sector primario (agricultura, silvicultura, pesca)

4,7

4,2

 4,6

4,4 

Minería, manufacturas y energía

  21,4

 21,6

19,7

19,6

Construcción

5,3

4,8

3,9 

4,0 

Comercio, transporte y distribución, hostelería, reparación de vehículos

18,1

16,8

18,5

18,0 

Información y telecomunicaciones

4,7

4,6

4,8

4,6 

Actividades financieras y de seguros

5,8

6,2

6,3

6,6 

Actividades inmobiliarias

8,2

8,3

9,0

9,0 

Actividades profesionales, científicas y técnicas

4,9

4,8

4,9 

4,8 

Administración pública y defensa, seguridad social, educación, sanidad y trabajo social

10,7

12,4

12,9

12,4

Actividades artísticas, de entretenimiento y recreo; otros servicios

 2,0

2,1

2,2

2,1

TOTAL VAB

85,9

85,9

86,8 

85,4 

Ajustes (impuestos menos subsidios a la producción)

14,1

 14,1

13,2

14,6 

PIB

100,0

100,0

100,0

 100

PIB POR COMPONENTES DE GASTO (% PIB)

CONSUMO

79,9

79,5

79,4

77,2 

Privado

72,1 

71,5

71,4

69,2 

Público

7,8 

7,9

8,4

8,3 

Formación Bruta de Capital

22,6

21,5

21,4

21,3

   FBCFijo

 22,3

21,1

21,1

21,2

   Var. existencias

 0,3 

0,4

0,3

0,2

Exportaciones de bienes y servicios

65,8

71,2

65,1

 66,5

Importaciones de bienes y servicios

68,3

73,0

66,0

65,0

PIB

100,0

100,0

100,0

100,0

*Estimaciones para 2015

Fuente: NSI, última actualización abril 2015

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Evolución de las principales variables económicas: crecimiento, inflación…

 

Bulgaria mantiene un  ritmo de crecimiento sostenido: 3,6% en 2015, 3,4% en 2016 y 3,6% en 2017, impulsado por el aumento de las exportaciones netas y de la inversión pública, mientras que el consumo doméstico mejoró gracias a la recuperación del mercado laboral. Durante 2018 se observa cierta desaceleración (3,1 %), y un mayor protagonismo del consumo y de las inversiones (construcción y maquinaria) que de las exportaciones. En 2019, el PIB creció un 3,4 % respecto al mismo periodo del año anterior.
En 2019 la renta per cápita era en términos nominales de 8.678 euros, lo que supone en PPA el 53% de la media comunitaria, la más baja de toda la UE, lejos del segundo país con menor renta, Rumanía (69%). Tanto la crisis, hasta 2014, como el descenso temporal en la absorción de Fondos comunitarios, relacionado con una mala planificación- gestión, a su vez resultado de una falta de eficacia administrativa, han restado velocidad al proceso de convergencia real de Bulgaria frente a sus socios comunitarios.
En el mercado de trabajo la recuperación tras la crisis es estable, rozando el desempleo friccional (7,1 % en 2017, 6,1 % en 2018 y 5,9 % en 2019). No obstante, siguen existiendo problemas estructurales, entre los que destacan la escasa empleabilidad de los desempleados a largo plazo, el paro y la inactividad de los jóvenes, así como la no adecuación entre la formación requerida por la demanda y la poseída por la oferta. El salario mínimo mensual es de 312 EUR (610 BGN) desde el 1 de enero de 2020.
La depreciación del Euro (la Leva tiene un tipo de cambio fijo respecto del Euro) y la flexibilidad cuantitativa del BCE, junto con la recuperación en los precios de la energía, han presionado al alza el nivel de precios tras la deflación del periodo 2013-2016. El año 2017 cerró con una inflación del 2,1%, y 2018 registró una tasa de inflación del 2,8 %, asociada, como factor adicional, a la recuperación de la actividad económica. El año 2019 finalizó con una tasa del 3,1 % de inflación.
El saldo por cuenta corriente presenta en los últimos años superávit, 3,5% en 2017 y 1,4 % en 2018 y 4,0 % en 2019. A él contribuye de manera decisiva, como factor estructural, las remesas de emigrantes. Dichas remesas alcanzaron su máximo valor en 2003 (8,1% del PIB) y su mínimo valor en 2011 con el 2,7%, creciendo desde entonces de forma ininterrumpida. En 2019 las remesas ascendieron a 1.218,8 M EUR (2,0 % del PIB) siendo los principales países de origen Alemania (251,6 M EUR), EE.UU. (229,6 M EUR), y España (139,1).. España se mantiene, a lo largo de los años, entre los tres primeros países de origen de las remesas. La cuantía de las remesas, similar en su impacto sobre el PIB al de los Fondos UE recibidos, es particularmente relevante en las relaciones bilaterales España-Bulgaria.
En cambio, la balanza comercial, cuando se incluye el componente energético, es tradicionalmente deficitaria, variando el déficit en función de la evolución de los precios de la energía (- 0,2% en 2019 en comparación con el - 3,3 % en 2018). No obstante, cuando se excluye la energía muestra, al igual que la balanza por cuenta corriente, un superávit, consecuencia básicamente de las ganancias en la RRI.
Desde 2008 el déficit tradicional dejó de ser compensado por la inversión extranjera directa (IED). Desde ese año, la IED cayó de 6.727 millones de euros (19,0 % del PIB) a 1.028 M EUR (1,8 % del PIB) en 2018. A finales de 2019 la IED ascendía a 1.092 M EUR (1,8% del PIB). La reducida IED es atribuible a la desviación de los flujos hacia mercados de mayor potencial, así como a la indefensión jurídica del inversor, el comportamiento de los competidores locales (p.e. en la agricultura y la construcción) y, en los últimos tiempos una aguda escasez de mano de obra cualificada.
Las cuentas públicas mantienen un relativo equilibrio, siendo Bulgaria uno de los pocos países que actualmente cumplen plenamente con todos los criterios de Maastricht. Este equilibrio se ha mantenido inalterado a través de los años salvo en 2014 (déficit de 3,7% del PIB y aumento de 8 pp en la deuda pública, hasta el 27,6% del PIB) debido a la quiebra del. Corporate Commercial Bank. Una vez solucionada la crisis bancaria, Bulgaria recuperó su tradicional equilibrio macroeconómico, que cerró 2018 con un superávit del 0,1% (1,6 % en 2016 y 0,8% en 2017).
En 2019 el déficit público fue del 1,0 % (menor del 2,0% previsto) debido a la necesidad de pagar en efectivo la adquisición de los 8 cazas F16B70. Para ello el gobierno propuso en julio de 2019 una revisión del Presupuesto con un endeudamiento adicional de 1.820 millones de BGN. Este proceso puede repetirse en años posteriores dado el firme compromiso de Bulgaria de cumplir con el 2% de gasto de defensa que marcó la OTAN.
El 6 de abril de 2020 la Asamblea Nacional voto la actualización del Presupuesto propuesta por el Gobierno debido a la pandemia del COVID-19. Se prevé que el déficit alcance los 3.500 M BGN y que la deuda pública ascienda a 10.000 millones (frente a los 2.200 inicialmente previstos). La actualización prevé además una capitalización del Banco Búlgaro de Desarrollo de 700 m BGN.

Aunque el sistema financiero ha demostrado su resistencia, no obstante, sigue habiendo riesgos asociados a comportamientos empresariales imprudentes en el sector financiero y a una supervisión poco eficaz. Es posible que esto fuera lo que llevó a la UE y al BCE a condicionar la entrada de Bulgaria en el ERM2 a su ingreso previo en la Unión Bancaria. Tras varios aplazamientos, Bulgaria fue admitida en el ERM2 el 13 de julio de 2020. Según el Comisario Valdis Dombrovskis la fecha más probable de ingreso en la Eurozona es el 1 de enero de 2024.

 El 13 de marzo se introdujo un estado de emergencia en Bulgaria, que impuso una serie de medidas de contención contra la propagación de COVID-19. Los efectos de esas medidas se evidencian a través de los indicadores económicos en marzo y abril.
Según las estimaciones preliminares del NSI, el PIB aumentó un 1,2% interanual en el primer trimestre. El ritmo se desaceleró ligeramente en comparación con el cuarto trimestre de 2019, a medida que disminuyó la formación bruta de capital fijo, el crecimiento del consumo se desaceleró y la contribución neta a la exportación mejoró. Como reflejo de los primeros signos negativos del brote de COVID-19, las tasas de participación y empleo disminuyeron en el primer trimestre, mientras que el crecimiento salarial promedio nominal se desaceleró. La producción industrial y de la construcción, así como el comercio minorista, también se deterioraron en marzo con respecto al año anterior. Al mismo tiempo, a fines de abril, el superávit fiscal fue del 1,4% del PIB proyectado.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de principales indicadores macroeconómicos

  

PRINCIPALES INDICADORES ECONÓMICOS  2015 2016 2017 2018 2019
PIB  
PIB (millones de € a precios corrientes) 44.156  47.363 50.429 55.181 60.674
Tasa de variación real (%) 3,0 3,9 3,8 3,1 3,4
INFLACIÓN  
IPC (variación media anual %) -0,1 -0,8 2,1 2,8 3,1
IPC (variación fin de período %) -0,4 - 0,8 2,1 2,8 3,1
TIPOS DE INTERÉS DE INTERVENCIÓN DEL BANCO CENTRAL  
Media anual (%)  0,01  0,00  0,00  0,00 0,00
Fin de período (%)  0,02 - 0,06 - 0,30 - 0,49 -0,49
EMPLEO Y TASA DE PARO  
Población (x 1.000 habitantes) 7.153 7.101 7.050 7.000 7.000
Población activa (x 1.000 habitantes) 3.337 3.264 3.357 3.326 3.194
% Desempleo sobre población activa 10,0 8,0 7,1 6,1 5,9
DÉFICIT PÚBLICO  
% de PIB -2,1 1,6 0,8 0,1 -0,01
DEUDA PÚBLICA  
en millones de euros 11.906,3 14.286,3 13.284,2 12.528,2 12.145,89
en % de PIB  26,2  29,6  25,6  22,6 20,01
EXPORTACIONES DE BIENES  
en millones de euros 21 919,4 23 103,6 26 950,0 27 744,2 28.875,8
tasa de variación respecto a período anterior (%)  4,2  5,4  16,6  2,9 3,9
IMPORTACIONES DE BIENES  
en millones de euros 24 541,8 24 088,0 27 715,9 29 602,2 29.003,8
tasa de variación respecto a período anterior (%)  3,1 - 1,8  15,1  6,8 -2,02
SALDO B. COMERCIAL  
en millones de euros -2 622,4 - 984,4 - 765,8 -1 858,0 2.452,3
en % de PIB - 5,8 - 2,0 - 1,5 - 3,4 -2,8
SALDO B. CUENTA CORRIENTE  
en millones de euros  55,1 1 550,9 1 825,0 3 002,2 2.426,96
en % de PIB  0,1  3,2  3,5  5,4 4
DEUDA EXTERNA NETA  
en millones de euros 6.847,4 2.416,9 1.692,6 -1.392,3 -2.161,1
en % de PIB 15,1 5,0 3,3 -2,5 -3,6
SERVICIO DE LA DEUDA EXTERNA  
en millones de euros 9.465 7.099 6.889 7.302,4 6.157,1
en porcentaje de exportaciones de bienes y servicios 32,4 22,8 19,6 19,8 16,0
RESERVAS INTERNACIONALES  
en millones de euros 20.285 23.899 23.662 25.076 24.839,9
en meses de importación de bienes y servicios 8,5 10,0 8,6 8,6 8,2
INVERSIÓN EXTRANJERA DIRECTA  
en millones de euros 1.593 1.003 2.314 1.744 1.092,4
TIPO DE CAMBIO FRENTE AL DÓLAR  
fin de período 1,79 1,86 1,63 1,71 1,71
 
Fuente: Banco Nacional  de Bulgaria (BNB)
Última actualización: julio 2020

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Principales objetivos de política económica

Principales objetivos de política económica

El Gobierno búlgaro adoptó en su toma de posesión, un plan de acción de tres años para la implementación del Programa Nacional de Desarrollo, Bulgaria 2020.   

Las prioridades del Gobierno para el período 2018-2021 se fijaron en base a un objetivo único: potenciar el crecimiento económico. Las políticas estaban enfocadas a mantener la estabilidad macroeconómica y fiscal, incrementar la productividad y competitividad de la economía,  mejorar la eficiencia de la administración, la transparente absorción de los fondos UE y eliminar las barreras de inversión del sector privado.  Otra de las prioridades era la Unión Económica y Monetaria.

Con la aparición de la COVID-19 en Gobierno búlgaro ha adoptado una serie de medidas de política económica cuyo objetivo es apoyar a las empresas y a los trabajadores para evitar la destrucción de empleo y el cese de la actividad de los operadores económicos, especialmente en los sectores del transporte y el turismo, así como el rápido restablecimiento de la actividad.  La principal medida es la llamada “60/40” destinada a la preservación del empleo por la que el Estado asume el 60 % del salario bruto y de las contribuciones sociales mientras el empleador se compromete a continuar pagando el 40%. Otras medidas incluyen la financiación de las pymes mediante fondos provenientes del Programa Operativo “Innovación y competitividad”, la concesión de créditos en condiciones favorables garantizados por el Banco Búlgaro de Desarrollo, microcréditos para particulares y autónomos, etc.

 

 

 

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Previsiones macroeconómicas

Previsiones macroeconómicas

El 6 de abril de 2020 la Asamblea Nacional voto la actualización del Presupuesto propuesta por el Gobierno debido a la pandemia del COVID-19. Se prevé que el déficit alcance los 3.500 M BGN y que la deuda pública ascienda a 10.000 millones (frente a los 2.200 inicialmente previstos). La actualización prevé además una capitalización del Banco Búlgaro de Desarrollo de 700 m BGN. Se espera que el crecimiento del PIB para 2020 presente signo negativo de en torno al -7,2 %.

A pesar de un buen desempeño económico a principios de año, la pandemia de COVID-19 y las medidas necesarias para contenerla desde mediados de marzo han tenido un impacto adverso en la actividad económica. El crecimiento anual real del PIB cayó de 3,4% en 2019 a 1,2% (interanual) en el primer trimestre de 2020. La demanda interna disminuyó debido al menor consumo privado y la reducción de la inversión. El deterioro en el sentimiento empresarial y los indicadores a corto plazo, que comenzaron en abril, apuntan a una fuerte caída en la actividad económica en el segundo trimestre. El consumo privado se ha desplomado como resultado de las medidas de contención, mientras que la reducción de los ingresos, la menor utilización de la capacidad y la gran incertidumbre retrasan la inversión. Desde marzo de 2020, el empeoramiento del entorno externo ha afectado las exportaciones de bienes, mientras que las restricciones de viaje han resultado en una fuerte caída en el comercio de servicios.
Con la flexibilización de las medidas de bloqueo, se espera que el consumo privado se recupere en la segunda mitad del año y continúe expandiéndose a un ritmo moderado en 2021 a medida que se restablezca gradualmente la confianza del consumidor. Se espera que la inversión regrese a un crecimiento trimestral positivo solo el próximo año, principalmente porque la incertidumbre sigue siendo alta. Las exportaciones aumentarán gradualmente durante la segunda mitad del año y hasta 2021. En general, se espera que el PIB real disminuya alrededor de un 7% en 2020 y luego aumente un 5,3% en 2021. Los riesgos están en línea con los riesgos para la economía de la UE.
Se espera que la inflación se sitúe en torno al 1% en 2020 y 2021. La inflación general ha seguido una tendencia descendente desde principios de año, debido a la caída de los precios de la energía. La contracción esperada de la demanda estacional de servicios turísticos y la reducción temporal de las tasas de IVA para el sector, amortiguarán la inflación de los precios de los servicios en la segunda mitad del año. En 2021, se espera que la inflación se mantenga baja, con contribuciones positivas de los precios de los alimentos y servicios.

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política fiscal y presupuestaria

Política fiscal y presupuestaria

La política fiscal ha sido prudente a lo largo de los últimos años, manteniendo los niveles de deuda pública por debajo del 30% y superávit decreciente en los últimos años: 1,6 % del PIB en 2016, 0,8 % en 2017 y 0,1 % en 2018. En 2019 el déficit fue del 1,0 % a pesar de que estaba previsto un 2,0% debido al gasto extraordinario en Defensa.

 

 

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política monetaria

Política monetaria

Bajo la Caja de Conversión, el lev está ligado al euro por lo que el Banco Nacional de Bulgaria (BNB) tiene limitada su capacidad de desarrollar la política monetaria.

El BNB supervisa los niveles de adecuación del capital y de la liquidez del sistema bancario. El sector financiero en su conjunto ha mostrado una fuerte capacidad de resistencia a la crisis, gracias a una política de provisiones prudente y colchones de capital. El BNB es completamente independiente del resto de autoridades en sus políticas y sigue una estricta política de supervisión.

Bulgaria fue admitida en el ERM2 el 13 de julio de 2020. El BCE, de acuerdo con el BNB, ha establecido como tipo obligatorio de intervención el mismo tipo de cambio de la Caja de Conversión (1 EUR= 1,95583 BGN). Según el Comisario Valdis Dombrovskis la fecha más probable de ingreso en la Eurozona es el 1 de enero de 2024.

 

 

 

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Políticas estructurales (programas, reformas, etc.)

Políticas estructurales (programas, reformas, etc.)

El programa del Gobierno incluye diversas medidas en el ámbito económico, de las que destacan:
- Finanzas públicas: mantener el tipo de cambio hasta el acceso al ERM 2.
- No se prevén cambios en el sistema impositivo aunque sí una mayor descentralización fiscal de los ayuntamientos.
- Energía: creación del llamado Balkan Hub gasístico para la diversificación de las fuentes primarias de energía y disminución de la dependencia de Rusia.
- Política social. El salario mínimo interprofesional está creciendo a ritmo acelerado para mejorar el consumo interno, así pasó de 510 BGN en 2018 a 560 BGN en 2019 y a 610 BGN en 2020.

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex