Estructura de la oferta

Resumen de la estructura de la oferta

Sector primario

La importancia del sector agrícola en Bulgaria es muy alta en comparación con otros países de Europa Central y Oriental miembros de la UE. Sin embargo, durante el periodo de transición hacia una economía de mercado, la participación del sector agrícola en el PIB fluctuó significativamente. Así, se pasó de representar un 14,7% del PIB en 1995 a un 24,9% en 1997. A este año le sigue una tendencia decreciente en toda la serie temporal, hasta alcanzar un 5,6% en el año 2007. En 2011 representaba el 5,4% del PIB y en 2012 y 2013 se mantuvo estable en el 5,3% del PIB. En 2014 se ha reducido la participación del sector primario en el PIB, pasando a representar el 5%.

Los principales productos de la economía agraria búlgara son: cereales, frutas, verduras, vinos, algodón, tabaco, aceite esencial de rosas, forrajes, carne de ovino, alcohol, productos lácteos y huevos. Los principales productos agrícolas exportados por el país son: cereales, semillas oleaginosas y carne. Bulgaria ha perdido gran parte de su competitividad y su capacidad exportadora en dos cultivos industriales muy importantes para su economía: el vino y el tabaco.

Se está produciendo una modernización del sector propiciado por la financiación procedente, primero, de Fondos SAPARD de preadhesión y, posteriormente, por los Fondos Estructurales (perspectivas financieras 2007-2013). Por otra parte, a través de fondos de inversión se está desarrollando un lento pero constante proceso de concentración de las explotaciones, lo que propicia la mecanización y racionalización de la producción. En el periodo de programación 2014-2020, el sector agrícola búlgaro espera obtener 7.500 millones de euros.

Las tierras de aprovechamiento agrícola suman 5,5 millones de Ha, lo que representa cerca del 50 % del territorio nacional de Bulgaria. El número de explotaciones agrarias es de 371.070 con una superficie total de 3,6 millones de Ha. La superficie media de las explotaciones agrarias se ha duplicado entre 2003 y 2010, pasando de 4,4 Ha a 10,4 Ha.

En 2017 la producción agrícola bruta fue de 8.032 millones de levas (un 6,2% más que en 2016). El 68,3% corresponden a la agricultura; 23,1% a la ganadería; 5,8 % a servicios agrarios, y 2,8%; a la producción de otras actividades secundarias.

Ganadería

Desde 1990, la cabaña ganadera se ha reducido drásticamente, debido a los altos precios de los forrajes y los piensos y a los problemas de la privatización que llevaron al sacrificio de parte significativa de la cabaña.

Entre 2001 y 2007, con la perspectiva del ingreso en la UE, la cabaña ganadera fue recuperándose. Los factores clave fueron, al igual que en el cultivo, el comienzo de la concentración parcelaria a través de la compra-venta de terrenos y, sobre todo, el efecto de los Fondos SAPARD.

Algunas de las características de las distintas cabañas se resumen a continuación:

- Ganado bovino: la mayor parte de la cabaña bovina se destina a la producción de leche y no a la de carne. La cría de búfalos tiene un importante potencial ya que implica un menor coste en la alimentación y varios de los productos derivados de su leche (yogur, queso tipo mozzarella, etc.) tienen oportunidad de encontrar un nicho de mercado lucrativo.

- Ganado porcino: La cabaña es insuficiente para cubrir la demanda nacional de carne y sus derivados, por lo que se recurre a las importaciones de diferentes países entre ellos España.

- Ganado ovino y caprino: Bulgaria ha sido tradicionalmente un lugar de cría de ovejas y cabras y presenta condiciones naturales favorables para el sector, exportando ganado vivo a países como Turquía, Grecia o Jordania. Bulgaria también es un exportador tradicional de carne de cordero.

- Aves: Es el sector de más progresos tecnológicos en los últimos años habiéndose industrializado de forma definitiva. Un ejemplo de esto es el aumento de la productividad del sector.

En 2014 los principales productos ganaderos por valor de la producción fueron: leche (38,1% del total de la producción animal); avicultura (15%) y productos ovinos y caprinos (15,7%).

Minería y recursos energéticos

Bulgaria depende en gran medida de las importaciones para atender sus necesidades energéticas, importa el 70% de los recursos energéticos que necesita. El único recurso natural del que dispone de manera abundante es el carbón de bajo poder calorífico (lignitos marrones) que se transforma en briquetas.

En los últimos años el sector minero se está reanimando, sobre todo en lo referente a la extracción y refino de metales no ferrosos (cobre, cinc, plomo, oro) y de minerales, recuperando cierto protagonismo en la atracción de inversiones exteriores, sobre todo en la extracción y refino de cobre y  oro debido al fuerte aumento de precios en los mercados internacionales.

Por otra parte, Bulgaria es uno de los principales productores de electricidad de la Península Balcánica, lo que le ha permitido generar excedentes que exporta a los países vecinos como Macedonia del Norte, Grecia, Montenegro, Rumania, Serbia y Turquía.

Su situación geográfica estratégica convierte a Bulgaria en zona de tránsito natural del gas y petróleo desde Rusia y Oriente Medio. En los últimos años se ha descartado una serie de proyectos de construcción de gaseoductos y oleoductos que atravesarían Bulgaria: Oleoducto Burgas -Alexandropolis (desechado en 2011 por la presión de la población de Burgas); NABUCCO (de Turquía hasta Austria, comunicando el Mar Caspio con Europa Occidental); AMBO (gaseoducto que conectaría Burgas con Vlore en Albania); TANAP (Trans Anatolian Pipeline) ,y TAP (Trans Adriatic Pipeline) que conectaría con el TANAP en su extremo más occidental.

Actualmente la prioridad es que Bulgaria participe en el "Turkish Stream" que coincide, en buena parte de su recorrido, con el abandonado SOUTH STREAM pero sin los problemas del tercer paquete energético que planteaba el proyecto ruso original.  

Evolución del sector energético

En la etapa soviética, Bulgaria recibía de la URSS petróleo y gas natural a precios inferiores a los de mercado. Esto generó un modelo de desarrollo económico e industrial intensivo en energía, siendo una de las principales causas de los actuales problemas de eficiencia energética del país. Bulgaria necesita para generar una unidad de PIB, seis veces más energía que la media de la UE-15, y dos veces más que la media de los países de Europa del Este.

La liberalización del sector eléctrico comenzó formalmente en 1998, introduciendo sucesivas reformas legislativas para la privatización y desmantelamiento del monopolio de generación, transmisión y distribución de electricidad de la Compañía Nacional Eléctrica (NEK, www.nek.bg), aunque hasta 2006 ésta seguía manteniendo el monopolio de importaciones y exportaciones y el control total de la red de alto voltaje. En el proceso, NEK ha tenido que reestructurarse separando las actividades de generación, distribución y venta de energía, y desprendiéndose de las siete entidades de distribución eléctrica con las que contaba el país, de parte de sus unidades de generación, en especial centrales hidroeléctricas de pequeña capacidad, así como de cuatro de los seis reactores la central nuclear de Kozloduy.

Se ha privatizado toda la red de distribución final de la energía eléctrica y una parte importante de las plantas de generación térmicas y de las Calefacciones Centrales de las grandes ciudades.

También se ha privatizado la compañía nacional del petróleo (Petrol) que ahora compite en igualdad de condiciones con, entre otras, Lukoil, Shell, OMV, EKO, o ROMPETROL.

Finalmente, se han concedido más de 80 licencias para la distribución local de gas natural.

Situación actual del sector energético

En virtud de diferentes acuerdos con la CE, Bulgaria se comprometió a desmantelar los cuatro viejos reactores VVER-440 V230 de la central nuclear de Kozloduy, mientras que las unidades 5 y 6, integradas por los más modernos VVER-1000, e instalados en 1988 y 1993 respectivamente, continúan en funcionamiento. Como consecuencia de este cierre, aumentaron los precios de la electricidad y la capacidad exportadora del sector disminuyó en un 80% en el año 2007, aunque se vuelve a recuperar paulatinamente a partir de 2008.

Pero las principales causas del pobre rendimiento del sector energético búlgaro deben buscarse en la falta de transparencia, el insuficiente respaldo regulatorio y en los constantes retrasos de los proyectos para la rehabilitación de instalaciones termoeléctricas e instalación de nuevas capacidades administrados por el Estado.

A principios de 2013, el encarecimiento en los precios de consumo de la energía tuvo como consecuencia una crisis política y social que terminó con la dimisión en bloque del Gobierno de Boyko Borisov y la convocatoria de elecciones anticipadas. Debido a las altas tasas por utilización de la red eléctrica y las subvenciones a las energías renovables, las facturas energéticas (calefacción) se encarecieron y muy por encima de las posibilidades de la población media. Los monopolios energéticos y la necesidad de cumplir con las directrices comunitarias en materia energética hacen que la solución sea muy difícil. 

En este sector existe, además, un doble factor que desempeña un importante papel: por un lado, la existencia de un mercado que todavía no ha sido completamente liberalizado y en el que los precios finales de la electricidad para el consumidor se fijan por las autoridades sin criterios de mercado. Las presiones de los distintos gupos de intereses con presencia en las térmicas y renovables, que intentan imponer un "policy mix" más favorable para dichos grupos, han promovido en el pasado políticas que han generado excesos de oferta de energía relativamente más cara (especialmente la renovable, frente a la nuclear) y que en la actualidad se traducen en un grave desequilibrio entre ingresos (mantenidos artificialmente bajos) y pagos (responden a políticas pasadas y son difícilmente ajustables sin perjudicar a los inversores).

El sector de las renovables se ha visto sometido a los vaivenes que también han conocido otros Estados Miembros de la UE. Las renovables en Bulgaria ya han alcanzado el peso relativo establecido por Bruselas para la oferta total de electricidad (16%). Si a ello se suma la política de ajuste presupuestario para gestionar de forma adecuada el déficit público no sorprende que el Gobierno haya puesto en marcha una serie de medidas que no sólo desincentivan potenciales nuevas  inversiones en renovables sino que, por la vía de los hechos, incluso aprobando nueva legislación con efectos retroactivos, está penalizando de tal manera las inversiones existentes (como ocurre con la española ENHOL) que no hay que descartar que empresas extranjeras ya establecidas en Bulgaria contemplen abandonar el negocio.

La estrategia de Bulgaria en materia de política energética sigue las siguientes directrices:

- Lucha contra el cambio climático: existe un Plan de Asignación de Derechos de Emisión con el doble objetivo de reducir la emisión de CO y de paliar la crisis a través de la venta de los derechos de emisión. Tienen un Fondo de Carbono ya agotado proveniente de Suiza y un acuerdo con Austria de compra-venta de derechos de emisión con un GIS asociado a eficiencia energética. No prosperan, sin embargo, las negociaciones entre el Gobierno búlgaro y el Banco Mundial para un fondo de carbono de capital español que se destinaría al aprovechamiento forestal y lucha contra incendios. España, como país, es un potencial comprador.

 - Dentro del Plan 2020 de la UE, Bulgaria se ha comprometido a un consumo final de energías renovables del 16% del total para el año 2020. Se considera un objetivo realista para Bulgaria, dado su potencial energético, pero a la vez, complicado de conseguir: la Ley para las Energías de Fuentes Renovables y Alternativas y Biocombustibles, aprobada en abril de 2011 para evitar sanciones de la UE, tiene como principal objetivo establecer un marco normativo claro y un procedimiento de control más estricto aunque desincentiva la entrada de nuevos actores en el mercado eólico y fotovoltaico, dejando la biomasa y la minihidráulica como únicas oportunidades en este campo.

- En febrero de 2012 se prohibieron las prospecciones de gas de esquisto en el territorio del país que, sin embargo parecía presentar buenas perspectivas. No obstante, a partir de 2012 se han dado concesiones de prospección de gas natural en el Mar Negro. En dos de ellas participa REPSOL, en una con TOTAL y OMV, y en otra con SHELL y Woodside Energy .

- Posible construcción de una nueva central nuclear (NPP) en Belene, por el operador ruso Atoemstroyexport, y puesta en funcionamiento de dos reactores de 1.000 MW de capacidad cada uno. Una alternativa nuclear sería ampliar la capacidad de Kozloduy mediante uno o quizá dos reactores adicionales. A principios de 2013 mediante referéndum Bulgaria confirmó que desea ampliar su capacidad de generación de energía nuclear.

- Inversiones en el desarrollo, rehabilitación y mejora de la red de distribución para minimizar las pérdidas de energía.

- Desarrollo de las fuentes de energías renovables (en adelante RES), principalmente la hidroeléctrica a través de centrales mini-hidráulicas y la biomasa. No se contemplan proyectos hidráulicos que impliquen grandes obras de infraestructuras.

- Mejora de la eficiencia energética, especialmente en la industria, que en el año 2005 absorbía un 38,5% del consumo final de energía, frente al 28% de la media UE-27. Se considera difícil mejorar la eficiencia energética de la industria a corto plazo, por ello los esfuerzos se centran en los edificios públicos, las viviendas y el transporte. Cabe resaltar la apuesta de Bulgaria por el vehículo eléctrico.

Sector secundario

Durante el período comunista, Bulgaria desarrolló una estructura industrial autárquica típica de las economías de posguerra. Posteriormente, dentro de la división internacional del trabajo del bloque socialista, se especializó en industria química, electromecánica y ligera (textil, alimentaria, electrónica). Tras el cambio del sistema en 1989, la industria búlgara encontró enormes dificultades para adaptarse a la nueva situación.

Desde mediados de 1996, los precios de los combustibles y el gas se equipararon a los internacionales, obligando a la industria búlgara a competir en igualdad de condiciones con sus rivales comerciales. Otra debilidad que tuvo que afrontar fue la escasa demanda interna debido al tamaño del mercado, y el escaso poder adquisitivo de la población, la no adecuación a los estándares de calidad internacionales y la urgente necesidad de modernización y reestructuración, en un entorno mundial cada vez más competitivo, en el que irrumpían con fuerza, nuevos competidores de Asia e Iberoamérica.

Como ventajas competitivas de Bulgaria destacan la excelente formación de la mano de obra, uno de los sistemas impositivos más favorables de la UE, y la pertenencia al Mercado Único.

El resultado final fue el manteniendo de cierta industria química, farmacéutica, textil y calzado y metalurgia.

Producción Industrial

La producción industrial representa un 22,6% del PIB búlgaro en 2018, un 2,1% más que en 2017. El peso del sector se ha mantenido más o menos estable desde el año 1996, en torno al 20% del PIB.

Los sectores químico y metalúrgico se beneficiaron hasta 1996 de los precios subsidiados de la energía y de la continua depreciación de la moneda, que propiciaron el crecimiento en la competitividad.

La industria química y y la de refino de petróleo han afrontado mejor la crisis dada su orientación exportadora en derivados del petróleo, química básica, farmaquímica, y abonos nitrogenados.

La industria metalúrgica fue uno de los pocos sectores que no sufrieron la recesión del principio de la transición a la economía de libre mercado, debido a su orientación exportadora. La industria metalúrgica no ferrosa evoluciona favorablemente debido a la existencia de materia prima (zinc, plomo, cobre), la inversión realizada en reestructuración, y la entrada de inversores estratégicos que han mejorado la competitividad al introducir nuevas tecnologías y renovar los equipos.

Con la liquidación en 2010 del combinado Kremikovtzi, el mayor productor de acero en Bulgaria y uno de los mayores de los Balcanes, la industria siderúrgica búlgara se ha reducido considerablemente perdiendo buena parte de su capacidad exportadora.

La industria del papel, que se abastecía en un alto porcentaje de materias primas importadas, se vio fuertemente afectada por la gran depreciación de la leva, la subida de los precios de la energía, la caída de la demanda doméstica y el fuerte desarrollo de la competencia extranjera. Para el futuro, al estar el sector principalmente orientado a la demanda doméstica, las perspectivas no son optimistas.

La industria textil y la del calzado sufrieron la pérdida de los mercados ex-soviéticos y la caída del poder de compra de los consumidores búlgaros. Esto llevó a los fabricantes a especializarse con éxito en la subcontratación para fabricantes occidentales de confección. Actualmente, el tráfico de perfeccionamiento es la principal fuerza que mueve el sector, como se aprecia observando el crecimiento del comercio en ambas direcciones en los rubros de productos textiles, que consiste fundamentalmente en este tipo de operaciones.

Por otra parte en los últimos años se ha observado una cierta tendencia a la deslocalización industrial de producciones incluidas en la Directiva de Comercio de Emisiones de CO2 desde países comunitarios de mayor renta o menores cantidades de derechos de emisión asignados hacia Bulgaria.

Asimismo ha habido algunas implantaciones en la industria alimentaria, en particular los sectores de lácteos, cerveza, confitería y vinos.

En los últimos años se está apostando fuertemente por la industria automovilística con el resultado de una factoría china de automóviles convencionales (actualmente parada), así como varias implantaciones de fabricantes de componentes de automoción en las regiones de Ruse y Plovdiv.

En el sector electrónico, también se han registrado nuevas inversiones de multinacionales (ABB, Schneider). Lo mismo ocurre con las TIC, sector en que la formación técnica y la experiencia búlgara durante la época soviética juegan a favor del desarrollo de ciertas ramas (software, servicio técnico, soluciones integradas, entre otras).

Por último, también el sector de la madera y el mueblese ha experimentado un despegue debido a las exportaciones para multinacionales aprovechando los recursos madereros naturales de Bulgaria. Destaca la fabricación de puertas, somieres, muebles prefabricados.

Construcción

Infraestructuras

Bulgaria presenta déficit de infraestructuras y gran parte de las existentes necesitan ser renovadas. Para ello existe una importante financiación con fondos europeos que hasta ahora no se está utilizando a plena capacidad.

Edificación

Durante los últimos años, el mercado de la construcción de viviendas había experimentado un importante crecimiento. La crisis económica ha puesto freno a este desarrollo y la crisis en la construcción en Bulgaria ha arrastrado a toda una serie de industrias auxiliares y conexas, poniendo en dificultades a algunas de las mayores empresas constructoras búlgaras.

Para las empresas extranjeras, entre ellas numerosas empresas españolas que habían adoptado una posición especulativa en este mercado, el resultado ha sido el de un parque significativo de suelo industrial, comercial y residencial y de viviendas, desocupado y sin buenas perspectivas de salida, a corto plazo.

También está saturada la construcción turística en el Mar Negro, a pesar de que Bulgaria se ha beneficiado en los últimos años de un incremento del turismo de sol y playa de bajo coste, proveniente de Inglaterra, Alemania, Rumania y Rusia,

Desde 2017 se observa una mejora del sector, atribuido a la construcción de nuevos edificios.

Sector terciario

Dentro del sector servicios, las principales aportaciones al PIB corresponden al turismo, transporte, comunicaciones, comercio, intermediarios financieros y otros. Este sector supuso el 67,4% en 2013, en 67,5% en 2014, el 67,3% en 2015, el 67,0% en 2016, el 66,9% en 2017 y, preliminarmente, el 68,4% en 2018.

Turismo

El turismo es un sector prioritario para Bulgaria. Desde mediados del S.XX es un centro de atracción turística tanto para los aficionados a los deportes de invierno como para los del sol y playa. Los países emisores son o bien países sin infraestructuras para los deportes de invierno (Reino Unido, Rusia, Grecia) o bien países ribereños de mares fríos (Reino Unido, Alemania, Rusia, Polonia, Irlanda, etc.). En ambos casos, los principales atractivos de los destinos búlgaros son la novedad y los bajos precios.

El desarrollo de este sector requiere continuar invirtiendo en mejorar las infraestructuras de acceso por carretera, transporte aéreo y ferrocarril y una planificación del desarrollo de las zonas turísticas.

En 2009, la Agencia Estatal de Turismo presentó la “Estrategia de Desarrollo del Turismo Sostenible para el período 2009 – 2013”, cuyas prioridades son convertir a Bulgaria en un destino turístico de mayor calidad a través de un incremento de la competitividad y efectividad del sector, la mejora  de las infraestructuras a nivel nacional, regional y municipal y la implantación de prácticas y estándares europeos e internacionales. También se incluían otras propuestas como restringir la construcción en la costa del Mar Negro mediante la Ley de Ordenación del Mar Negro, la creación de un grupo de trabajo conjunto con el Ministerio de Desarrollo Regional y Obras Públicas para definir nuevos requisitos en la densidad de construcción y la altura de los edificios, fomentar la formación del capital humano del sector, etc.

También es parte de la estrategia el diversificar el tipo de turismo, fomentando el turismo de “spa & wellness”, el cultural, de congresos, y otras alternativas, como el turismo rural, de caza o golf.

Las visitas de extranjeros a Bulgaria han aumentado de manera progresiva desde 2009. En 2014 llegaron 9,4 millones de personas, cifra que ha crecido hasta 11.596.167 en 2017. El crecimiento en parte es debido al "cierre" temporal de destinos competidores (Egipto, Turquía, Túnez).
En 2016 visitaron Bulgaria 10.604.396 personas, de las cuales el 58,5% procedían de la UE y el 31,9% de otros países europeos; 2,7% de visitantes de Israel, Canadá y EEUU.
El porcentaje de visitantes de la UE se mantiene desde 2013, destacando en 2017 los turistas procedentes de Rumanía (16,75%), Grecia (10,9%) y Alemania (9%). Fuera de la UE el principal emisor de turistas es Turquía (12,4%), seguido de Macedonia del Norte (5%), Rusia (4,8%) y Serbia (4,7%).
Cerca de la mitad del turismo es con motivo vacacional, seguido de un 38,4% por tránsito, invitados, tratamientos médicos o estudios, y un 13,4% de turismo profesional.

Telecomunicaciones y tecnologías de la información

El sector de las telecomunicaciones se caracteriza por una penetración de telefonía fija y móvil relativamente alta, una digitalización lenta, y una penetración de Internet baja pero que crece a buen ritmo. Con la privatización de BTC (2004) y la liberalización impuesta por la UE, el sector está experimentando un crecimiento importante y la entrada de nuevos competidores ha supuesto un incentivo para su modernización.

En 2017, el 63% de los hogares tenía acceso a Internet (el 99% del acceso es a banda ancha), mientras que en 2012 este porcentaje representaba sólo el 50,9%. Estos datos, si bien suponen un salto de 30 puntos respecto a 2010 (33%), mantiene a Bulgaria en la cola de la UE y muy por detrás de la media europea (84% en 2017).

La penetración de la telefonía móvil ha crecido significativamente: si en 2005 había 80 líneas suscritas por cada 100 habitantes (la media de la UE era 96), en 2009 eran 139 líneas suscritas por cada 100 habitantes (media comunitaria de 125). Existen cuatro operadores de sistema GSM: A1 (58% del mercado), TELENOR (39%), Vivacom (3%) y Max Telecom. Por el contrario, la telefonía fija, está prácticamente en manos de VIVACOM/BTC (Bulgarian Telecommunications Company) a pesar de existir 63 operadores. El 78% de los hogares dispone de teléfono fijo.

En lo referente a las tecnologías de la información, los sectores más informatizados son la banca y los seguros. El mayor problema al que se enfrenta la industria informática del país es que el mercado laboral doméstico no es capaz de retener a los empleados más valiosos que emigran atraídos por unas mayores posibilidades profesionales. No obstante, en los últimos años se observa un incremento de las inversiones extranjeras en TIC en el país, especialmente en outsourcing, de software y servicios técnicos online.

El rápido crecimiento del sector en Bulgaria lo sitúa como uno de los más dinámicos del país y al mismo tiempo como un sector de interés potencial de inversión.

Transporte

La localización geográfica de Bulgaria hace del transporte un sector particularmente importante. Bulgaria tiene una situación estratégica como cruce de caminos en las rutas que unen la UE con Turquía y Oriente Medio, con Ucrania y Asia Central y los mares Egeo y Báltico. Por ello cinco de los diez corredores trans-europeos proyectados atraviesan territorio búlgaro, en concreto los números IV, VII, VIII, IX y X.

La modernización de los servicios de transporte sigue siendo una de las prioridades del gobierno búlgaro, pero la insuficiencia de medios financieros y la falta de capital están produciendo cierto deterioro de las infraestructuras.

Por ello, además de la financiación de la UE y las IFI’s, Bulgaria quiere desarrollar sus infraestructuras, especialmente las portuarias y aeroportuarias mediante PPP.

Actualmente, Bulgaria tiene 19.602 Km. de carreteras en uso, La densidad media de la red vial es de 0,39 km./Km2 , sensiblemente menor a la media de la UE-15 que es de 0,51 Km./ Km2.  Existen 541 Km. de autopistas. El estado de las carreteras es, por lo general, deficiente.

Bulgaria tiene 4.070 Km. de vías férreas (de los cuales el 70% se encuentran electrificados), dos puertos marítimos principales (Varna y Burgas) y uno fluvial (Ruse), que despachan el 60% del comercio internacional del país y 5 aeropuertos internacionales.

De estas infraestructuras, es necesario renovar el sistema ferroviario y rehabilitar la red de carreteras nacionales, incluyendo las autopistas trans-europeas que unen Sofía con el Mar Negro, Grecia, lMacedonia del Norte y Turquía.

El desarrollo de las infraestructuras del país está recibiendo un fuerte impulso gracias a los fondos estructurales asignados por la UE a Bulgaria en sus Perspectivas Financieras 2007-2013 y 2014-2020. Concretamente, se destinaron al sector transporte 1.624 millones de euros en el periodo 2007-2013, esto es, el 23,7% de los fondos estructurales.

Para el período 2014-2020, Bulgaria tiene asignada una cifra total de 15.152,5 millones de euros provenientes de los fondos de la Unión Europea, sin incluir los fondos destinados al Programa de Desmantelamiento Nuclear (293 millones de euros). Esta cifra abarca tanto los Fondos Estructurales y de Cohesión como los Fondos destinados a la Agricultura y Pesca.

Las prioridades para el periodo 2014-2020 serán en primer lugar la mejora de la infraestructura ferroviaria y, en segundo lugar la infraestructura de carretera, con una distribución de fondos del 50/50.

El 30% del dinero se destinará a inversiones en infraestructura básica, el 18% provendrá del Fondo Social Europeo y el 52% del FEDER.

 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Precios (minoristas y mayoristas)

En Bulgaria los precios de los productos básicos no están sometidos a control del Estado y se fijan libremente. Existen algunas excepciones, tales como los medicamentos o la energía eléctrica para las que el Estado fija los precios o el método para su formación.

En el caso de la energía eléctrica, la reforma de la Ley de la Energía de junio de 2012 prevé que la Comisión Estatal para la Regulación de la Energía y del Agua (DKBR en sus siglas búlgaras) podrá modificar los precios de compra preferenciales de la electricidad generada por fuentes renovables cuando constate una modificación sustancial de los factores determinantes del precio. Para el resto de los casos, se mantiene la fijación de los precios de la electricidad una vez al año antes del 30 de junio.

La Ley de Defensa del Consumidor recoge el acervo comunitario en esta materia y prohíbe la competencia desleal y las prácticas desleales en el comercio minorista y mayorista. Los órganos responsables de velar por el cumplimiento de la Ley son la Comisión de Defensa del Consumidor y la Agencia Estatal de Metrología y Supervisión Técnica.

Por su parte la Ley de Defensa de la Competencia (2008)  recoge la legislación sobre la materia. La Comisión de Defensa de la Competencia tiende a aplicar los criterios de la Comisión Europea aunque estos no sean obligatorios en Bulgaria.

Dadas las dimensiones del país, algunas de las actividades económicas (distribución de electricidad, de combustibles líquidos, medicamentos, gran distribución minorista) son desarrolladas por un número  reducido de empresas. La Comisión de Defensa de la Competencia vigila para que en estos sectores no se produzcan abusos por la posición dominante o de cartelización.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Infraestructuras económicas (transporte, telecomunicaciones y energía)

Telecomunicaciones y tecnologías de la información

El sector de las telecomunicaciones se caracteriza por una penetración de telefonía fija y móvil relativamente alta, una digitalización lenta, y una penetración de Internet baja pero que crece a buen ritmo. Con la privatización de BTC (2004) y la liberalización impuesta por la UE, el sector está experimentando un crecimiento importante y la entrada de nuevos competidores ha supuesto un incentivo para su modernización.

En 2012, el 50,9% de los hogares tenía acceso a Internet (el 99% del acceso es a banda ancha), mientras que en 2011 este porcentaje representaba sólo el 45%, Estos datos, si bien suponen un salto de 12 puntos respecto a 2010 (33%), mantiene a Bulgaria en la cola de la UE y muy por detrás de la media europea (73% en 2011).

La penetración de la telefonía móvil ha crecido significativamente: si en 2005 había 80 líneas suscritas por cada 100 habitantes (la media de la UE era 96), en 2009 eran 139 líneas suscritas por cada 100 habitantes (media comunitaria de 125). Existen cuatro operadores de sistema GSM: M-Tel (58% del mercado), GloBul (39%),Vivacom (3%) y Max Telecom. Por el contrario, la telefonía fija, prácticamente en manos de BTC (Bulgarian Telecommunications Company) a pesar de existir 63 operadores. El 78% de los hogares dispone de teléfono fijo.

En lo referente a las tecnologías de la información, los sectores más informatizados son la banca y los seguros. El mayor problema al que se enfrenta la industria informática del país es que el mercado laboral doméstico no es capaz de retener a los empleados más valiosos que emigran atraídos por unas mayores posibilidades profesionales. No obstante, en los últimos años se observa un incremento de las inversiones extranjeras en TIC en el país, especialmente en outsourcing, de software y servicios técnicos online.

El rápido crecimiento del sector en Bulgaria lo sitúa como uno de los más dinámicos del país y al mismo tiempo como un sector de interés potencial de inversión.

 

Transporte

 

La localización geográfica de Bulgaria hace del transporte un sector particularmente importante. Bulgaria tiene una situación estratégica como cruce de caminos en las rutas que unen la UE con Turquía y Oriente Medio, con Ucrania y Asia Central y los mares Egeo y Báltico. Por ello cinco de los diez corredores trans-europeos proyectados atraviesan territorio búlgaro (los números IV, VII, VIII, IX y X).

 

La modernización de los servicios de transporte sigue siendo una de las prioridades del gobierno búlgaro, pero la insuficiencia de medios financieros y la falta de capital están produciendo cierto deterioro de las infraestructuras.

Por ello, además de la financiación de la UE y las IFI’s, Bulgaria quiere desarrollar sus infraestructuras, especialmente las portuarias y aeroportuarias mediante PPP.

Actualmente, Bulgaria tiene 19.602 Km. de carreteras en uso, La densidad media de la red vial es de 0,39 km./Km2 , sensiblemente menor a la media de la UE-15 que es de 0,51 Km./ Km2. Existen 541 Km. de autopistas. El estado de las carreteras es, por lo general, deficiente.

Bulgaria tiene 4.070 Km. de vías férreas (de los cuales el 70% se encuentran electrificados), dos puertos principales (Varna y Burgas), que despachan el 60% del comercio internacional del país y 5 aeropuertos internacionales.

De estas infraestructuras, es necesario renovar el sistema ferroviario y rehabilitar la red de carreteras nacionales, incluyendo las autopistas trans-europeas que unen Sofía con el Mar Negro, Grecia, la ARY de Macedonia y Turquía.

El desarrollo de las infraestructuras del país esta recibiendo un fuerte impulso gracias a los fondos estructurales asignados por la UE a Bulgaria en sus Perspectivas Financieras 2007-2013 y 2014-2020. Concretamente, se destinarán al sector transporte 1.624 millones de euros en el periodo 2007-2013, esto es, el 23,7% de los fondos estructurales.

A diciembre de 2014 se había utilizado el 67,4% de la financiación disponible y se habíanha comprometido el 100% de los mismos, con una fortísima aceleración en el grado de absorción en los últimos años como resultado, sobre todo, de los fuertes avances en los Programas Operativos de desarrollo Regional y de Transportes. La corrupción, las dificultades para obtener la necesaria cofinanciación y la escasez de personal cualificado están siendo los mayores problemas a los que se enfrenta Bulgaria.

Para el período 2014-2020, Bulgaria tiene asignada una cifra total de 15.152,5 millones de euros provenientes de los fondos de la Unión Europea, sin incluir los fondos destinados al Programa de Desmantelamiento Nuclear (293 millones de euros). Esta cifra abarca tanto los Fondos Estructurales y de Cohesión como los Fondos destinados a la Agricultura y Pesca.

Las prioridades para el periodo 2014-2020 serán en primer lugar la mejora de la infraestructura ferroviaria y, en segundo lugar la infraestructura de carretera, con una distribución de fondos del 50/50.

El 30% del dinero se destinará a inversiones en infraestructura básica, el 18% provendrá del Fondo Social Europeo y el 52% del FEDER.

 

 

Situación actual del sector energético

 

En virtud de diferentes acuerdos con la CE, Bulgaria se comprometió a desmantelar los cuatro viejos reactores VVER-440 V230 de la central nuclear de Kozloduy, mientras que las unidades 5 y 6, integradas por los más modernos VVER-1000, e instalados en 1988 y 1993 respectivamente, continúan en funcionamiento.

Como consecuencia de este cierre, aumentaron los precios de la electricidad y la capacidad exportadora del sector disminuyó en un 80% en el año 2007.

Pero las principales causas del pobre rendimiento del sector energético búlgaro deben buscarse en la falta de transparencia, el insuficiente respaldo regulatorio y en los constantes retrasos de los proyectos para la rehabilitación de instalaciones termoeléctricas e instalación de nuevas capacidades administrados por el Estado.

Los riesgos de fallos en el suministro se acentúan si tenemos en cuenta que algunas de las principales centrales térmicas del país deben hacer frente a las sanciones derivadas del incumplimiento de la regulación europea o cesar en sus actividades.

Dentro del Plan 2020 de la UE, Bulgaria se ha comprometido a un consumo final de energías renovables del 16% del total para el año 2020. Se considera un objetivo realista para Bulgaria, dado su gran potencial energético, pero a la vez, complicado de conseguir debido a las barreras y problemas que afronta dicho sector en este país. La Ley para las Energías de Fuentes Renovables y Alternativas y Biocombustibles, aprobada en abril  de 2011 para evitar sanciones de la UE, tiene como principal objetivo establecer un marco normativo claro y un procedimiento de control más estricto aunque desincentiva la entrada de nuevos actores en el mercado eólico y fotovoltaico, dejando la biomasa y la mini-hidráulica como únicas oportunidades en este campo.

En febrero de 2012 se han prohibido las prospecciones de gas de esquisto en el territorio del país que, sin embargo parecía presentar buenas perspectivas.

La estrategia de Bulgaria en materia de política energética sigue las siguientes directrices:

-         Lucha contra el cambio climático: han elaborado un Plan de Asignación de Derechos de Emisión con el doble objetivo de reducir la emisión de CO2 y de paliar la crisis a través de la venta de los derechos de emisión. Tienen un Fondo de Carbono ya agotado proveniente de Suiza. Acaban de concluir un acuerdo con Austria de compra-venta de derechos de emisión con un GIS asociado a eficiencia energética. No prosperan, sin embargo, las negociaciones entre el Gobierno búlgaro y  el Banco Mundial para un fondo de carbono de capital español que se destinaría al aprovechamiento forestal y lucha contar incendios.   España, como país, es un potencial comprador.

-         Posible construcción de una nueva central nuclear (NPP) en Belene, por el operador ruso Atoemstroyexport, y puesta en funcionamiento de dos reactores de 1.000 MW de capacidad cada uno, en los años 2013 y 2014, respectivamente. El Gobierno está replanteando el proyecto ya que no están interesados en que el operador sea ruso. Una opción del Gobierno en cuanto a  la energía nuclear sería ampliar la capacidad de Kozluduy mediante uno o quizá dos reactores adicionales. de fabricante occidental

-         Inversiones en el desarrollo, rehabilitación y mejora de la red de distribución para minimizar las pérdidas de energía.

-         Desarrollo de las fuentes de energías renovables (en adelante RES), principalmente la hidroeléctrica a través de centrales mini-hidráulicas y la biomasa. No se contemplan proyectos hidráulicos que impliquen grandes obras de infraestructuras, de hecho, va a cesar la explotación energética de la presa de gran tamaño de  Pleven, destinando sus recursos hidráulicos al riego.

-         Mejora de la eficiencia energética, especialmente en la industria, que en el año 2005 absorbía un 38,5% del consumo final de energía, frente al 28% de la media UE-27. El actual Gobierno considera difícil mejorar la eficiencia energética a corto plazo de la industria, por ello, considera prioritario su desarrollo en edificios, viviendas y transporte. Acerca de éste último sector, está teniendo gran interés apostando fuertemente por el vehículo eléctrico. En este sentido, un fondo de inversiones del Reino Unido tiene previsto la inversión de 50 millones de euros en una planta de producción de vehículos eléctricos.

 

 

 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Población activa y mercado de trabajo. Desempleo

 

Las tasas de desempleo presentan fuertes variaciones a lo largo de la última década. Así como en 2006 rozaban el 12%, descendieron hasta menos de la mitad en 2009 para volver a alzarse con fuerza tras la crisis, con el 10% en 2010 y un pico del 12,2% en 2014. A finales de 2015 se situaba de nuevo por debajo de los 10 puntos, barrera que supera en 2016 con una tasa del 10,2% (con un total de 3.446.214 empleados).
Estas oscilaciones se debieron en gran medida a la caída del sector de la construcción entre los años 2009 y 2012 (1/4 de los empleos perdidos se han dado en este sector) y a la reducción de la población en edad de trabajar (1,5% al año) debido a las tendencias negativas demográficas.
El ajuste en el mercado de trabajo se ha llevado a cabo vía cantidad (despidos) y no vía reducción de salarios, que han continuado creciendo por encima de la productividad, de manera especialmente notable en los grupos, sectores y regiones más vulnerables, y como consecuencia con menor capacidad de encontrar otro empleo.
Las disparidades regionales en la tasa de desempleo, previas a la crisis, se han acentuado: el desempleo en la capital es del 6,3%, mientras que en las regiones más pobres alcanza el 20%. Estas disparidades también se dan entre trabajadores poco cualificados  y altamente cualificados.
La negociación salarial es relativamente flexible y se lleva a cabo a nivel de empresa (solo el 14% de los empleados están cubiertos por un convenio colectivo).
La población activa (entre 15 y 64 años) fue a finales de 2015 de 3,28 millones de personas, o un 69,3% del total de personas en este grupo de edad. La tasa de actividad aumentó en 0,3 puntos porcentuales con respecto al período previo. El total de trabajadores ascendía, así, a 9,97 millones de personas y la tasa de población ocupada fue de 62,9%.
Por su parte, el año cerró con un total de 350 mil parados.
La tasa de desempleo entre los jóvenes (de 15 a 29 años) fue del 18%, un 2,7% inferior al 2014.

Volver a índice de Estructura de la oferta

PIB per capita y distribución de la renta

PIB per cápita y distribución de la renta

El PIB per cápita para 2018 se estima en 6.500 euros, un 3,2% superior al de 2017 y un 48,3% superior al de 2014.

En el Índice de Desarrollo Humano del PNUD de 2018, Bulgaria se encuentra en la franja de desarrollo humano alto y ocupa la posición 51 (mejorando una posición respecto a 2017) por detrás de Montenegro y antes que Rumania (nº 52), dentro del grupo de IDH “muy alto”.

 

 

 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector primario

Bulgaria es un país de fuerte tradición y potencial agrícola, un exportador tradicional, salvo de productos mediterráneos típicos (cítricos, olivos, etc.)

De la superficie total de Bulgaria (111.001,9 km2), un 51,4% (57.097,3 km2) es superficie agrícola (según datos del Instituto Nacional de Estadística de 2011).

La importancia del sector agrícola en Bulgaria ha sido muy alta respecto de otros países de reciente adhesión a la UE y de otros PECO (Países Europa Central y Oriental). Sin embargo, durante el periodo de transición hacia una economía de mercado, la participación del sector agrícola en el PIB fluctuó significativamente. Así, se pasó de representar un 14,7% del PIB en 1995 a un 24,9% en 1997. A este año le sigue una tendencia decreciente en toda la serie temporal, hasta alcanzar un 5,6% en el año 2007. En 2011 representaba el 5,4% del PIB y en 2012 y 2013 se mantuvo estable en el 5,3% del PIB. En 2014 se ha reducido la participación del sector primario en el PIB, pasando a representar el 5%.

Los principales cultivos son el trigo (21,7% de la tierra cultivable), el girasol (14,5%), el maíz (7,1%), la cebada (4,9%) y las oleaginosas de uso industrial (4,1%).

En 2014 la producción agrícola bruta fue de 7.841 millones de levas (un 8,8% menos que en 2013). El descenso respecto a 2013 se debe tanto a la caída de los precios (3,9%) como a la caída de la producción real (4,9%). El 61,9% corresponden a la agricultura; 27,1% a la ganadería; 6,2%; a la producción de otras actividades secundarias no separables, y 4,7% a servicios agrarios.

Producción agrícola en 2011 - 2012

2011 (millones de euros)

2012 (millones de euros)

Precios (índice)
2010 = 100

Cereales (incluye semillas)

1.196,52

1.312,02

158,0

Cultivos industriales

921,48

856,77

167,5

Plantas de forraje

143,68

213,29

124,3

Verduras y horticultura

119,94

117,28

89,9

Patatas (incluye semillas)

16,98

26,70

89,5

Frutas

129,20

140,66

99,4

Vino

-

-

-

Otros

15,19

7,26

110,5

Total de cosechas

2.543,02

3.785,16

150,0

Animales

627,51

641,02

107,5

Productos de origen animal

608,85

577,85

112,8

Total (11 + 12)

1.236,36

1.218,87

110,6

Oferta de productos agrícolas (10+13)

3.779,38

3.892,89

137,8

Oferta de servicios agrícolas

260,30

269,31

101,4

Oferta agrícola total (14+15)

4.356,77

4.425,42

117,2

Fuente: Instituto Nacional de Estadística (http://www.nsi.bg).

Uno de los principales problemas que presenta el sector es la excesiva atomización de las explotaciones, consecuencia de la redistribución de tierras que se llevó a cabo tras la caída del comunismo. El proceso de reforma agraria iniciado en 1992 consistió en la restitución de tierras en términos reales a sus legítimos propietarios antes de 1946. El resultado fue que se parcelaron grandes franjas de tierra para los herederos de las propiedades, que, en la mayor parte de los casos hacía tiempo que habían emigrado a las ciudades y cuyo mínimo conocimiento de la agricultura se tradujo en una serie de granjas independientes de escasa productividad, que cuentan con escaso capital y con una mano de obra envejecida y poco formada. Los últimos años han venido marcados por la tendente concentración a través de compra venta de terrenos. En la actualidad destaca la actividad de compañías y fondos de inversión Real Estates Investments Trust (REITS) que están adquiriendo gran cantidad de estas pequeñas propiedades de terreno contribuyendo así a la concentración de la propiedad y a la creación de explotaciones económicamente más rentables.

Los cultivos industriales consisten principalmente en tabaco y remolacha azucarera.

La industria tabaquera, tras haber sido uno de las más importantes, se encuentra sumida en una grave crisis. Bulgartabac Holding (una de las últimas compañías estatales del país) disfrutó de unos precios privilegiados que eliminaban la competencia del tabaco importado. Una vez retirada la protección, tras la entrada en la Unión Europea, la industria búlgara se ha visto incapaz de competir con el tabaco de importación. Los continuos cambios en la estrategia de privatización de Bulgartabac están afectando aún más negativamente a esta industria y esto repercute de forma muy negativa en la minoría turca, cuya principal fuente de ingresos es el cultivo de tabaco, ya que los terrenos montañosos de la región sureste del país dónde se encuentran las plantaciones no permiten un cultivo alternativo.

 

Con el todavía pequeño tamaño relativo de las explotaciones agrícolas búlgaras la mayoría son incapaces de competir con los gigantes internacionales y han optado por una estrategia de especialización. También se ha desarrollado un nicho específico para la producción orgánica y existen unos numerosos proyectos dedicados a la producción de bienes de alta calidad y elevado precio que se están desarrollando en pequeñas granjas. Algunos de estos productos orgánicos dirigidos a los mercados europeos son: frambuesas, fresas salvajes, miel, yogurt o champiñones.

Con la entrada en la UE se redujeron algunos impuestos que han abierto algunos mercados a las frutas y verduras búlgaras, como el alemán, el italiano o el holandés.

En relación con la actividad vitivinícola, aunque algunas empresas extranjeras han realizado inversiones en bodegas búlgaras y la tendencia a la exportación aumenta, la gran mayoría de los productores tienen necesidad de realizar inversiones que mejoren su proceso productivo. Además, muchas no cuentan con viñedos propios, por lo que dependen de pequeños productores que, a su vez, encuentran difícil mantener los requisitos de calidad. En cada campaña adquieren las uvas de una región distinta y no se lleva un control del origen de la uva.

En 2010 existían 56.068 has dedicadas a la producción de vino. Comparado con 2009 se prdujo un incremento del 23%. A la vez, había registradas 246 empresas vitivinícolas, 216 de las cuales tuvieron actividad.

Las exportaciones de vino en 2010 alcanzaron los 50.325.963 litros, aproximadamente un 6% menos que en 2009. El destino de las exportaciones son mercados tradicionales: Rusia y Polonia; aunque se exportan cantidades significativas a Reino Unido, República Checa, Suecia y Alemania.

En el año 2010 las importaciones de vino aumentaron un 52% en comparación con el año anterior, aunque hubo un descenso en las importaciones de vino embotellado del 10% (2.112.116 litros).

Respecto a la ganadería, desde 1990, la cabaña ganadera se ha reducido drásticamente, debido a que los ganaderos no pudieron afrontar los altos precios de los forrajes y los piensos. Por otra parte, una privatización mal planificada llevó al sacrificio de una parte significativa de la cabaña que había sido puesta en manos de propietarios sin los recursos necesarios para realizar las inversiones imprescindibles para la explotación. La tendencia a la reducción de la cabaña se ha moderado en los últimos años.

La cabaña ganadera esperada en diciembre de 2011 y según el ministerio de Agricultura fue la siguiente:

Ganado

Número de cabezas

Bovino

550.000

Búfalos

9.500

Porcino

665.000

Ovino

1.370.000

Caprino

360.000

Fuente: Ministerio de Agricultura.

Bulgaria ha aplicado la normativa comunitaria en lo relativo al control veterinario, alimentación del ganado e introducción de unos estándares mínimos de sanidad e higiene, sin los cuales los productos de origen animal no podrán tener acceso al mercado único.

En relación con la normativa veterinaria, ésta ya está alineada con la comunitaria, excepto en lo relativo al comercio con la UE. También se está procediendo a la mejora de los establecimientos ganaderos, con la creación de un registro de establecimientos y un plan nacional de mejora de los mismos. Bulgaria adoptó ya en 2002 parte del ordenamiento UE en relación con la protección de la vegetación, alimentación del ganado, vino, bosques y legislación secundaria del acervo de la PAC.

Bulgaria ha comprometido en el periodo 2007-2013 11.358 millones de euros del programa de la PAC para Desarrollo Rural. Para el periodo de programación 2014-2020 se esperan fondos por un importe de 2.338 millones de euros, así como 4.540 millones de euros en pagos directos.

El sector pesquero en Bulgaria no es un sector de gran relevancia ya que representa menos del 1% del PIB. El país tiene una balanza comercial deficitaria en lo que a productos de este sector se refiere. Este sector también ha recibido ayuda financiera en el periodo 2007-2013 (unos 272 millones de euros entre Rumanía y Bulgaria) destinados a la financiación de flotas pesqueras, acuicultura, procesado, marketing, desarrollo sostenible y asistencia técnica.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector secundario

Sector industrial

Durante el período comunista, Bulgaria desarrolló una estructura industrial autárquica típica de las economías de posguerra. Posteriormente, dentro de la división internacional del trabajo del bloque socialista, se especializó en industria química, electromecánica y ligera (textil, alimentaria, electrónica). Tras el cambio del sistema en 1989, la industria búlgara encontró enormes dificultades para adaptarse a la nueva situación.Desde mediados de 1996, los precios de los combustibles y el gas se equipararon a los internacionales, obligando a la industria búlgara a competir en igualdad de condiciones con sus rivales comerciales. Otra debilidad que tuvo que afrontar fue la escasa demanda interna debido al tamaño del mercado, y el escaso poder adquisitivo de la población, la no adecuación a los estándares de calidad internacionales y la urgente necesidad de modernización y reestructuración, en un entorno mundial cada vez más competitivo, en el que irrumpían con fuerza, nuevos competidores de Asia e Iberoamérica .El resultado final fue el manteniendo de cierta industria química, farmacéutica, textil y calzado y metalurgia.

La producción industrial representa un 24,4% del PIB búlgaro en 2014, un 4% más que en 2013. El peso del sector se ha mantenido más o menos estable desde el año 1996, en torno al 20% del PIB.

Los sectores químico y metalúrgico se beneficiaron hasta 1996 de los precios subsidiados de la energía y de la continua depreciación de la moneda, que propiciaron el crecimiento en la competitividad.Las industrias química y de refino de petróleo han afrontado mejor la crisis dada su orientación exportadora en derivados del petróleo, química básica, farmaquímica, y abonos nitrogenados. La regulación ambiental más laxa permitió hacer competitivos sus costes con respecto a los de productores europeos.La industria metalúrgica fue uno de los pocos sectores que no sufrieron la recesión del principio de la transición a la economía de libre mercado, debido a su orientación exportadora. La industria metalúrgica no ferrosa evoluciona favorablemente debido a la existencia de materia prima, la inversión realizada en reestructuración, y la entrada de inversores estratégicos que han mejorado la competitividad al introducir nuevas tecnologías y renovar los equipos.

La industria textil y la del calzado sufrieron la pérdida de los mercados ex-soviéticos y la caída del poder de compra de los consumidores búlgaros. Esto llevó a los fabricantes a especializarse con éxito en la subcontratación para fabricantes occidentales de confección.Actualmente, el tráfico de perfeccionamiento es la principal fuerza que mueve el sector.

En los últimos años se está apostando fuertemente por la industria automovilística con el resultado de una planta de producción de vehículos eléctricos con capital británico y una factoría china de automóviles convencionales, así como varias implantaciones de fabricantes de componentes de automoción.

En el sector electrónico, también se han registrado nuevas inversiones de multinacionales (ABB, Schneider). Lo mismo ocurre con las TIC, sector en que la formación técnica y la experiencia búlgara durante la época soviética juegan a favor del desarrollo de ciertas ramas (software, servicio técnico, soluciones integradas, entre otras)

Por último, se ha observado un gran interés en la implantación de producciones relacionadas con la madera: puertas, somieres, aprovechando los recursos madereros naturales de Bulgaria.

Construcción

Bulgaria presenta déficit de infraestructuras y gran parte de las existentes necesitan ser renovadas. Para ello existe una importante financiación con fondos europeos que hasta ahora no se está utilizando a plena capacidad.

Durante los últimos años, el mercado de la construcción de viviendas había experimentado un importante crecimiento. La crisis económica ha puesto freno a este desarrollo y la crisis en la construcción en Bulgaria ha arrastrado a toda una serie de industrias auxiliares y conexas, poniendo en dificultades a algunas de las mayores empresas constructoras búlgaras.

Para las empresas extranjeras, entre ellas numerosas empresas españolas que habían adoptado una posición especulativa en este mercado, el resultado ha sido el de un parque significativo de suelo industrial, comercial y residencial y de viviendas, desocupado y sin buenas perspectivas de salida, a corto plazo.

También está saturada la construcción turística en el Mar Negro, a pesar de que Bulgaria se este beneficiando en los últimos años, de un incremento del turismo de sol y playa de bajo coste, proveniente de Inglaterra, Alemania, Rumania y Rusia.

En 2014 se observa una mejora del sector, tanto en las obras iniciadas como en las ventas.

 

 

 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector terciario

Dentro del sector  servicios, las principales aportaciones al PIB corresponden al turismo, transporte, comunicaciones, comercio, intermediarios financieros y otros.

Este sector supuso el 60,6% en 2006, el 61,5% en 2007, 62,2% en 2008 y 63,7 2009. El 63,6 % en 2010, el 63,3 en 2011, el 63,2% en 2012, el 65,3% en 2013 y el 66,4% en 2014.

Turismo

El turismo es un sector prioritario para Bulgaria. Desde mediados del S.XX es un centro de atracción turística tanto para los aficionados a los deportes de invierno como para los del sol y playa. Los países emisores son o bien países sin infraestructuras para los deportes de invierno (Reino Unido, Rusia, Grecia) o bien países ribereños de mares fríos (Reino Unido, Alemania, Rusia, Polonia, Irlanda, etc.). En ambos casos, los principales atractivos de los destinos búlgaros son  la novedad y los bajos precios.

El desarrollo de este sector requiere continuar invirtiendo en mejorar las infraestructuras de acceso por carretera, transporte aéreo y ferrocarril y una planificación del desarrollo de las zonas turísticas.

En 2009, la Agencia Estatal de Turismo presentó la “Estrategia de Desarrollo del Turismo Sostenible para el período 2009 – 2013”, cuyas prioridades son convertir a Bulgaria en un destino turístico de mayor calidad a través de un incremento de la competitividad y efectividad del sector, la mejora  de las infraestructuras a nivel nacional, regional y municipal y la implantación de prácticas y estándares europeos e internacionales. También se incluían otras propuestas como restringir la construcción en la costa del Mar Negro mediante la Ley de Ordenación del Mar Negro, la creación de un grupo de trabajo conjunto con el Ministerio de Desarrollo Regional y Obras Públicas para definir nuevos requisitos en la densidad de construcción y la altura de los edificios, fomentar la formación del capital humano del sector, etc.

También es parte de la estrategia el diversificar el tipo de turismo, fomentando el turismo de “spa & wellness”, el cultural, de congresos, y otras alternativas, como el turismo rural, de caza o golf.

Entre 2009 y 2013 el número de visitantes extranjero aumento en casi 1.319.000 personas, lo que supuso un incremento  del 13,2% en el periodo.  En 2009 se registró una caída en el número de visitantes que se fue recuperando en los años posteriores con crecimientos del 6,4% en 2010, del 4% en 2011, del 7,2% en 2012 y del 3,7% en 2013.

El 58% de los turistas extranjeros procedían en 2013 de la UE, la mayor parte de Alemania (12,3%), seguido de Rumanía (9,7%), Grecia (6,8%), Portugal (6,4%). De entre los países no comunitarios destacan como países emisores Turquía (8,5%), Rusia (6,8%), Suiza (4,7%), Ucrania (3,4%) y EEUU y Noruega (3,1% cada uno). Solo un 0,6% de los turistas procedían de España.

En los últimos años se ha producido un importante descenso del peso de la UE como emisor de turistas (en 2009 representaba el 69,3% de las llegadas), por la caída especialmente del turismo rumano (ha pasado de casi 14 millones de turistas a menos de 9 millones en 2009-2013). Ha aumentado notablemente el turismo procedente de Rusia (de 3 millones a 6,2 millones en 2009-2013) y Ucrania (de 1,5 millones a 3,1).

En 2014 llegaron al país 9,4 millones de viajeros, un 2,4% más que en el año anterior, a peesar de la situación en Rusia y Ucrania.

Telecomunicaciones y tecnologías de la información

El sector de las telecomunicaciones se caracteriza por una penetración de telefonía fija y móvil relativamente alta, una digitalización lenta, y una penetración de Internet baja pero que crece a buen ritmo. Con la privatización de BTC (2004) y la liberalización impuesta por la UE, el sector está experimentando un crecimiento importante y la entrada de nuevos competidores ha supuesto un incentivo para su modernización.

En 2012, el 50,9% de los hogares tenía acceso a Internet (el 99% del acceso es a banda ancha), mientras que en 2011 este porcentaje representaba sólo el 45%, Estos datos, si bien suponen un salto de 12 puntos respecto a 2010 (33%), mantiene a Bulgaria en la cola de la UE y muy por detrás de la media europea (73% en 2011).

La penetración de la telefonía móvil ha crecido significativamente: si en 2005 había 80 líneas suscritas por cada 100 habitantes (la media de la UE era 96), en 2009 eran 139 líneas suscritas por cada 100 habitantes (media comunitaria de 125). Existen cuatro operadores de sistema GSM: M-Tel (58% del mercado), GloBul (39%),Vivacom (3%) y Max Telecom. Por el contrario, la telefonía fija, prácticamente en manos de BTC (Bulgarian Telecommunications Company) a pesar de existir 63 operadores. El 78% de los hogares dispone de teléfono fijo.

En lo referente a las tecnologías de la información, los sectores más informatizados son la banca y los seguros. El mayor problema al que se enfrenta la industria informática del país es que el mercado laboral doméstico no es capaz de retener a los empleados más valiosos que emigran atraídos por unas mayores posibilidades profesionales. No obstante, en los últimos años se observa un incremento de las inversiones extranjeras en TIC en el país, especialmente en outsourcing, de software y servicios técnicos online.

El rápido crecimiento del sector en Bulgaria lo sitúa como uno de los más dinámicos del país y al mismo tiempo como un sector de interés potencial de inversión.

Transporte

La localización geográfica de Bulgaria hace del transporte un sector particularmente importante. Bulgaria tiene una situación estratégica como cruce de caminos en las rutas que unen la UE con Turquía y Oriente Medio, con Ucrania y Asia Central y los mares Egeo y Báltico. Por ello cinco de los diez corredores  trans-europeos proyectados atraviesan territorio búlgaro (los números IV, VII, VIII, IX y X).

La modernización de los servicios de transporte sigue siendo una de las prioridades del gobierno búlgaro, pero la insuficiencia de medios financieros y la falta de capital están produciendo cierto deterioro de las infraestructuras.

Por ello, además de la financiación de la UE y las IFI’s, Bulgaria quiere desarrollar sus infraestructuras, especialmente las portuarias y aeroportuarias mediante PPP.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Privatizaciones

El gobierno espera recaudar 217 millones de levas del programa de privatizaciones de 2014. Entre las 37 empresas a privatizar (enteras o partes minoritarias) destacan la Bolsa de Valores de Bulgaria y el Depositario Central, y los paquetes minoritarios de BMF (Flota Oceánica de Bulgaria) y de Plovdiv Fair. 

El nuevo gobierno ha sacado de la lista BDZ Cargo (Ferrocarriles del Estado Búlgaro), el resort turístico Sunny Beach, y el mastodonte VMZ - Sopot (parte del complejo militar-industrial búlgaro).

Volver a índice de Estructura de la oferta

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex