Sectores de oportunidad

Sectores más interesantes para nuestro comercio

El Líbano presenta importantes carencias en infraestructuras que podrían traducirse en interesantes oportunidades de negocio. Éstas están condicionadas a la estabilidad política y al desarrollo de la legislación sobre privatización y asociación entre los sectores público y privado (PPP). La mejora de los deficitarios servicios en infraestructuras (transporte, telecomunicaciones, energía y agua) implica la ejecución de grandes proyectos de obras públicas, para lo que es necesario la financiación internacional. En 2017 se aprobó una ley de PPP y ya se han propuesto o están en curso varios proyectos de PPP de conformidad con la ley, que incluyen:

·         la expansión del Aeropuerto Internacional de Beirut, estimada en 500M$;

·         una carretera de peaje desde el extremo sur de Beirut hasta la región de Nahr Ibrahim en el norte (en la que se espera que el sector privado asuma los riesgos de construcción y financiamiento) por un valor de 3.000M$;

·         el establecimiento de un centro nacional de datos.

Por otro lado, siendo un mercado enormemente consumista y marquista, el Líbano responde positivamente a las campañas de promoción de bienes de consumo.

Además, existen numerosos proyectos financiados por organismos multilaterales, especialmente de la Unión Europea, como por ejemplo el que consiste en paliar el problema de los refugiados sirios ante la escasez e inadecuada infraestructura del país que no permite garantizar sus necesidades básicas, y los problemas que municipios afectados. Tras la explosión del puerto de Beirut en agosto 2020, el Banco Mundial, la ONU y la UE junto con la comunidad internacional han desarrollado un marco de recuperación y reconstrucción (3RF) centrado en las personas que servirá de puente entre la respuesta humanitaria inmediata y los esfuerzos de recuperación y reconstrucción a medio plazo para poner al Líbano en el camino del desarrollo sostenible.

Finalmente, el plan de inversión de capital (CIP por sus siglas en inglés) se presentó en la Conferencia de París, a principios de abril 2018 en París. A esta Conferencia le siguió la Conferencia de Bruselas a finales de abril.

La Conferencia de París tenía tres objetivos, conseguir la estabilidad del país, estimular el crecimiento económico y la creación de puestos de trabajo en el Líbano. Por su parte la Conferencia de Bruselas se ocupó de cómo mitigar el impacto y repercusión de los desplazados sirios.

El CIP es un programa ambicioso con el que se pretende modernizar las infraestructuras libanesas, llevando a cabo las reformas estructurales y sectoriales necesarias. Los proyectos del CIP se encuadran en diferentes sectores: agua, electricidad, transporte, saneamiento de aguas, telecomunicaciones, tratamiento residuos sólidos, educación y patrimonio cultural. Hay que destacar que la consultora McKinsey, por encargo del gobierno libanés, ha contribuido muy activamente en la elaboración de este.

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex