Régimen fiscal

Estructura general del sistema fiscal

El sistema fiscal de la República Checa es similar al de la mayoría de los países de la Unión Europea. El tipo general del Impuesto de Sociedades es del 19% y el que se aplica a los ingresos de origen extranjero del 35/15/0% en función del tipo de ingreso del que se trate. Sobre estos tipos se pueden aplicar diversas deducciones y exenciones.

Existe un acuerdo entre España y República Checa para evitar la doble imposición internacional. En República Checa, las empresas nacionales y extranjeras reciben el mismo trato fiscal.

El IVA de tipo general en la República Checa es del 21%. Se aplica un tipo reducido del 15% a alimentos, bebidas, material médico y transporte público entre otros y una del 10% a medicamentos y comida para bebés. Existen impuestos especiales para el tabaco, alcohol, energía y vehículos comerciales.

El Impuesto sobre la Renta es del 15%, al que se le puede aplicar un recargo de solidaridad del 22%.

Volver a índice de Régimen fiscal

Sistema impositivo (estatal, regional y local)

Dentro de sus obligaciones tributarias, las empresas cuya residencia fiscal tenga dirección efectiva en la República Checa están obligadas al pago del Impuesto de Sociedades. El gravamen del impuesto de sociedades es 19% con carácter general, con una tasa reducida del 5% para los ingresos que provienen de la inversión y del 0% para un fondo de pensiones o institución de seguro de pensiones. Los costes deducibles incluyen, al igual que en otros países, amortizaciones sobre bienes y equipamiento, materiales y servicios adquiridos, salarios, cotizaciones a la seguridad social y otros seguros de salud. Suponen deducción del impuesto donaciones a obras caritativas, costes de investigación y desarrollo, pérdidas fiscales acumuladas del año precedente o desgravaciones fiscales. Por otro lado, no son deducibles los gastos por la compra de títulos financieros y los gastos de representación. Hay estímulos disponibles para las inversiones que reúnan los requisitos, incluyendo una exención fiscal de 10 años, subvenciones para la creación de empleo, subvenciones para la retención de empleados, oferta de terrenos a precio reducido y subvenciones para la adquisición de activos fijos.

Los residentes en el país están sujetos por su parte al pago del impuesto sobre la renta. El gravamen estándar de este impuesto es del 15% de la base imponible “superbruta” (134% del salario bruto). Para rentas anuales superiores a 48 veces el salario promedio mensual (4 veces el salario medio anual), existe un “recargo solidario” de un 7% adicional de la cantidad que exceda ese importe.

Dentro de la tributación indirecta, el Impuesto sobre el Valor Añadido es la figura más relevante. es la figura más relevante. Explicado en detalle en el punto 5.3.3.

Si se requiere más información en detalle sobre la fiscalidad en la República Checa, se puede consultar la página Business Info: http://www.businessinfo.cz/es/gestion-de-sociedad-mercantil/tributacion-de-impuestos.html

Volver a índice de Régimen fiscal

Resumen de la imposición sobre la renta de las personas físicas

Este impuesto se aplica a las rentas de las personas físicas residentes en la República Checa (más de 183 días de estancia anual en el país) tanto si éstas provienen de dentro como de fuera del país.

Las personas con residencia habitual fuera de la República Checa tributarán únicamente por las rentas obtenidas dentro del país.

En el caso de nacionales españoles, el Convenio para evitar la doble imposición firmado entre ambos países evita esta situación, sometiéndose los nacionales españoles con residencia habitual en España únicamente a la imposición correspondiente en España.

Los especialistas extranjeros que permanecen en el país sólo para prestar asistencia técnica tienen obligación fiscal relacionada únicamente con los ingresos procedentes de fuentes situadas en el territorio de la República Checa, aún en el caso de permanecer habitualmente en el país.

El gravamen estándar de este impuesto es del 15% de la base imponible “superbruta” (134% del salario bruto). Para rentas anuales superiores a 48 veces el salario promedio mensual (4 veces el salario medio anual), existe un “recargo solidario” de un 7% adicional de la cantidad que exceda ese importe.

Para rentas anuales superiores a 48 veces el salario promedio mensual de referencia estipulado por el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales (4 veces el salario medio anual de referencia), existe un “recargo solidario” de un 7% adicional de la cantidad que exceda ese importe. En 2017 ese salario promedio mensual de referencia es de 28.232 CZK (aproximadamente unos 1.090 euros), por lo cual el umbral para el recargo solidario es de 112.928 CZK (4.365  euros aproximadamente) mensuales o 1.355.136 CZK anuales (52.368 euros aproximadamente).

Son objeto del impuesto las rentas procedentes de la actividad dependiente o independiente, ganancias de capital, arrendamientos u otro tipo de rentas personales. No son objeto del impuesto la obtención de acciones o actas de participación y la entrega o donación de un bien inmueble, pero sí las rentas procedentes de los mismos.

La base imponible se calcula a partir de las reducciones contempladas por la Ley, semejantes a las existentes en España.

El 1 de enero del 2012 entró en vigor una nueva reforma tributaria cuya aplicación efectiva se produjo el 1 de enero del 2014, en función de la cual se elimina el llamado salario “superbruto” reintroduciéndose una base imposible clásica menor que la actual y elevándose el tipo impositivo al 19%.

Volver a índice de Régimen fiscal

Resumen de la imposición sobre sociedades

Las entidades legales con establecimiento en la República Checa tienen obligación tributaria tanto sobre los ingresos procedentes del exterior como sobre los que provienen de su actividad en el país. Aquellas sociedades que no tengan su sede en la República Checa tributarán sólo por las rentas obtenidas en el país. En el caso de empresas españolas, éstas se acogen al Convenio de Doble Imposición (CDI) entre ambos países, sometiéndose así únicamente por la parte correspondiente a las actividades del establecimiento en el país donde se encuentre.

El Impuesto sobre Sociedades tiene un gravamen del 19% existiendo convenio para evitar la doble imposición entre España y la República Checa.

El ejercicio fiscal puede corresponderse con: 

  • el año natural
  • el ejercicio económico
  • el ejercicio contable si éste es superior al año natural o con el plazo correspondiente desde una fusión hasta el final del ejercicio

La liquidación del impuesto se debe realizar en los tres meses siguientes al ejercicio fiscal. Se puede solicitar una ampliación de otros tres meses, que en caso de que la empresa sea auditada se acepta inmediatamente. De forma trimestral se deben pagar unos anticipos de la liquidación del impuesto, en base al ejercicio anterior.

De acuerdo con el Convenio para evitar la doble imposición firmado con España: 

  • El tipo al que tributan los dividendos es del 5% del importe bruto de los dividendos si el beneficiario efectivo fuera una sociedad que posea al menos el 25% del capital de la sociedad que abone los dividendos.
  • El tipo será del 15% del importe bruto de los dividendos en todos los demás casos.
  • Los cánones y pagos por la utilización de la propiedad industrial pagados a residentes en España sufren una retención del 5%. Estos pagos se deducirán posteriormente de la base imponible del impuesto. Si estos pagos se realizan a residentes checos no están sujetos a retenciones.
  • Los intereses pagados a entidades o personas residentes en España no tributan en el sistema fiscal checo.

 

Volver a índice de Régimen fiscal

Resumen de la imposición sobre la el patrimonio

El Impuesto sobre la Propiedad, se impone de acuerdo con el registro oficial del catastro. Es denominado impuesto sobre bienes inmuebles. Varía según el terreno o los edificios. Se calcula según el lugar geográfico del país, según la calidad del terreno, ubicación, uso que se le da, características físicas de los edificios. El catastro se revisa periódicamente.

Volver a índice de Régimen fiscal

Resumen de la imposición sobre el consumo

El IVA de carácter general es del 21% (para bienes y servicios en general salvo excepciones) y el IVA tipo reducido es del 15% (alimentación, bebidas no alcohólicas, actividades culturales, alojamiento en hoteles entre otros). Desde el 1 de enero de 2015, se aplica un IVA reducido del 10% a productos farmacéuticos, libros y productos alimenticios para bebés. Las exportaciones, suministros intracomunitarios, transporte internacional y el suministro de bienes en una zona franca o de depósito franco tienen un IVA del 0%.

También existen impuestos especiales sobre el tabaco, los productos petrolíferos, la cerveza, los vinos y los licores, cuyas características se rigen por la normativa comunitaria.

Para más información sobre estos impuestos se puede consultar la página de la Comisión Europea  

http://ec.europa.eu/taxation_customs/taxation/excise_duties/index_en.htm

Y el portal de negocios y exportación de la República Checa (Business info)

http://www.businessinfo.cz/es/gestion-de-sociedad-mercantil/tributacion-de-impuestos.html

 

Volver a índice de Régimen fiscal

Otros impuestos y tasas

El Impuesto sobre la Propiedad inmobiliaria, se impone de acuerdo con el registro oficial del catastro. Varía según el terreno o los edificios. Se calcula según el lugar geográfico del país, según la calidad del terreno, ubicación, uso al que está dedicado, características físicas de los edificios. El catastro se revisa periódicamente.

Volver a índice de Régimen fiscal

Tratamiento fiscal de la inversión extranjera

No existe ningún tipo de discriminación respecto al pago de impuestos por parte de las inversiones extranjeras. En el caso de las inversiones españolas, como se ha dicho, se aplica el Convenio de Doble Imposición.

España firmó en 1981 con la República Socialista de Checoslovaquia un Convenio para evitar la doble imposición y prevenir la evasión fiscal. Este convenio se mantiene vigente en las relaciones con la República Checa. El Convenio se aplica a los impuestos sobre la renta y el patrimonio para las empresas con establecimiento permanente en uno de los países firmantes o en ambos a la vez. Por establecimiento permanente se entiende en concreto una dirección postal, una sucursal, una oficina, fábrica o taller. Las obras de construcción o montaje de proyectos pueden considerarse establecimiento permanente sólo si su duración excede de doce meses.

Volver a índice de Régimen fiscal

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex